Ambientalistas defienden a Bahía de Panamá en la Corte

Grupos de la sociedad civil defienden a Bahía de Panamá en la Corte

Presentan argumentos en apoyo a una decisión del Estado Panameño en el caso de conservación del refugio de vida silvestre

Ciudad de Panamá, Panamá — Hoy, en el día internacional del manglar, dos organizaciones de la sociedad civil anunciaron su apoyo al Estado Panameño en el juicio iniciado por desarrolladores requiriendo la nulidad de la protección de la Bahía de Panamá. Las organizaciones, Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente (AIDA) y el Centro de Incidencia Ambiental (CIAM), presentaron un documento legal de amicus curiae que contiene detalles sobre argumentos legales internacionales y nacionales en los cuales se sobrepone la protección legal establecida mediante Resolución expedida por la autoridad ambiental Panameña.

Los desarrolladores, Panama Bay Development y Compañía Lefevre, presentaron las demandas para promover la construcción y desarrollo de vastos complejos turísticos en la zona. El turismo extensivo en el área traerá impactos ambientales devastadores para este ecosistema sensible.

La costa de la Bahía de Panamá contiene miles de manglares pristinos, los cuales son sitios importantes de anidación para especies de las que depende la industria pesquera Panameña. Cada kilómetro de cubierta de manglar costero genera cerca de los $100,000 USD para el país anualmente.

Millones de aves utilizan la Bahía de Panamá como hábitat, especialmente en los meses de migración desde el norte (septiembre, octubre y noviembre).

Los manglares también ayudan a la protección de los efectos del cambio climático global a través del amortiguamiento de la costa de las tormentas tropicales cada vez más frecuentes y siendo ecosistema que secuestra carbono de la atmósfera en sus raíces. Un bosque de mangle puede secuestrar casi 50 veces más carbono que un bosque tropical del mismo tamaño, razón por la cual se hace una prioridad de conservación de manglares si los países quieren mitigar las catástrofes del cambio climático.

El área protegida de Bahía de Panamá tiene una extensión aproximada de 85,652 hectáreas, casi un tercio del Parque Nacional Coiba en Panamá. La Bahía de Panamá es uno de los sitios más biodiversos del mundo y es un hábitat esencial para las aves migratorias y especies amenazadas como jaguares y tortugas caguamas o amarillas.

“De frente a cada vez más tormentas tropicales devastadoras y ponderosas, derivadas del cambio climático, la destrucción de manglar es una de las peores decisiones que un país como Panamá podría hacer,” dijo Anna Cederstav, co-directora de AIDA.

En palabras de Sandra Moguel, asesora legal de AIDA en México, “El artículo cuarto de la Constitución de Panamá obliga a la observancia de las reglas de derecho internacional en el territorio, por lo que las obligaciones contraídas a través de la Convención Ramsar de Humedales de Importancia Prioritaria y la Convención de la Diversidad Biológica—ambas ratificadas por Panamá—deberán tomarse en consideración al decidir si se revierte la Resolución mediante la cual se crea el área protegida de Bahía de Panamá.”

“La creación o declaración de un área protegida en ningún momento constituye una expropiación. Lo que hace e proteger y garantizar el derecho al medio ambiente sano contenido en la Constitución Política Panameña,” dijo María Acuña, abogada del CIAM.

La Bahía de Panamá con 48,919 hectáreas fue incluida en la Lista de Humedales de Importancia Internacional de la Convención de Ramsar el 20 de octubre de 2003. En 2005 fue designada, en la categoría más alta, como “Sitio de Importancia Hemisférica” por la Red Hemisférica de Reservas para Aves Playeras (48,919ha)39. En el año 2009 fue declarada oficialmente como un área protegida oficial del Estado Panameño con la Resolución ANAM-AG- 0072 -2009 y publicada en la Gaceta Oficial Digital No. 26221 del 11 de febrero de 2009.

Los límites del Área Protegida Humedal Bahía de Panamá comprende los ambientes terrestres, fluviales, lacustres, estuarinos y marino costeros de la porción de la costa de la Bahía de Panamá entre Costa del Este, en la Ciudad de Panamá, distrito de Panamá, hasta el estero de la comunidad de Chimán en el distrito de Chimán en la Provincia de Panamá, colinda al norte con parte de los corregimientos de Parque Lefevre, Juan Díaz, Tocumen, Pacora, Chepo, Santa Cruz de Chinina, Pásiga, Unión Santeña y Chimán, al este con parte del corregimiento de Chimán, al sur con el Océano Pacífico y al oeste con parte del corregimiento de Parque Lefevre; formando parte de los Distritos de Panamá, Chepo y Chimán, Provincia de Panamá.

Anuncios

Destrucción gráfica del Parque Nacional Soberanía (sector este) desde Chilibre hasta Colón

Luchan por la naturaleza citadina

MEDIO AMBIENTE

Amarrados a la naturaleza

LA PRENSA/Carlos Lemos
Ciudadanos amarrados a un gran árbol de corotú en Altos de Curundú.

Familias enteras, residentes en el corregimiento de Ancón, se manifestaron ayer de una manera muy singular: se amarraron a inmensos árboles como medida de protesta contra la destrucción de los bosques de la ciudad.

La protesta duró cerca de dos horas y tuvo como escenario Altos de Curundú y la calle principal de Clayton. Este martes se celebra el Día Internacional de la Tierra.

PROTESTA. CONMEMORACIÓN DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA TIERRA.

Se amarran y dicen ‘no’ a la destrucción

En tres puntos del corregimiento de Ancón hubo manifestaciones en defensa de los bosques urbanos.

LA PRENSA/Carlos Lemos
CLAMOR. A los moradores de Clayton les preocupa que se acabe con los bosques por la tala indiscriminada.

José Arcia
jarcia@prensa.com

Residentes del corregimiento de Ancón se amarraron ayer a los árboles en protesta por la destrucción de los bosques urbanos de la ciudad capital.

La medida, que duró dos horas, se realizó en tres puntos del corregimiento: en las escalinatas del Edificio de la Administración del Canal de Panamá, en Altos de Curundú y en la calle principal de Clayton, a la altura de la Embajada de Estados Unidos. Soga en mano, familias enteras llegaban a los puntos de la manifestación y se amarraban para pedir un alto a la destrucción de los bosques.

“Bebé, ¿cómo es qué se dice?”, le preguntaba Nilva de Riviello a su hijo Eugenio de tres años, y el pequeño, bien instruido, respondía: “no es justo que tumben los árboles”. Ambos estaban amarrados a un árbol en Clayton, donde unas 15 personas apoyaban la causa.

En las escalinatas del Edificio de la Administración del Canal de Panamá los manifestantes se encadenaron a un árbol de mango. Allí repartieron plantones de guayacán para concienciar sobre la necesidad de reforestar. “No solo queremos protestar, sino también proponer alternativas”, dijo Bernarda Osorio.

Mientras que en Altos de Curundú los residentes se amarraron a un árbol de corotú centenario. Todos se oponen a la venta de zonas boscosas en las áreas revertidas. La medida de ayer formó parte de una serie de actividades que se llevan a cabo para celebrar el Día internacional de la Tierra, que es mañana martes.

Peces deformes en caudal ecológico aguas abajo de represas

HIDROELÉCTRICA.

Hallan peces deformes en caudal

Sandra Alicia Rivera
DAVID, Chiriquí

La detección de peces deformes en el caudal dejado por el proyecto hidroeléctrico Estí, en el distrito de Gualaca, preocupa a ambientalistas y profesores de la Universidad Autónoma de Chiriquí, quienes solicitan una investigación en el área.

Uno de los profesores universitarios que participó en la inspección, quien prefirió omitir su nombre, aseguró que los peces fueron recolectados en el caudal ecológico que dejaron en el proyecto hidroeléctrico Estí.

Dijo que se cree que la deformidad puede haberse causado por efecto de la elevación de la temperatura o por venenos, debido a que aparentemente se dejó poco flujo para el caudal ecológico.

“Es la primera vez que observo esta anomalía en los peces de agua dulce de Chiriquí, desde que empecé a trabajar en estas especies, a finales de la década de 1980. Lo malo es que no conozco ni he visto un plan de mitigación para este daño a la ictiofauna”, afirmó el profesor.

Por su parte, Ezequiel Miranda, presidente de la Asociación para la Conservación de la Biosfera, manifestó que el problema de los peces deformes ya ha sido denunciado varias veces.

Según contó, los proyectos hidroeléctricos abandonan algunas zonas y, al bajarles el caudal, perjudican a los animales acuáticos.

Pidió a los funcionarios de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) y del Ministerio de Salud realizar una inspección para ver por qué los peces se deformaron.

La directora nacional de la Dirección de Protección de Calidad Ambiental de Anam, Natalia Young, dijo desconocer la situación. Sin embargo, dijo que los llamará para informarse al respecto y luego mandar a funcionarios a inspeccionar el área.

Plan del Sistema Nacional de Áreas Protegidas y Corredores Biológicos (1996)

A continuación un resumen ejecutivo del Plan del Sistema Nacional de Áreas Protegidas y Corredores Biológicos que fue diseñado en julio de 1996 (hace 12 años) a través de una consultoría donde hubo participación de la sociedad civil en la propuesta final que fue esbozada, sin embargo, como las instituciones ambientales son entidades políticas, gran parte por no decir todo el contenido de esta propuesta no pasó de los pupitres y biblioteca de la fue después la Autoridad Nacional del Ambiente.

PLAN DEL SISTEMA NACIONAL DE ÁREAS PROTEGIDAS Y CORREDORES BIOLÓGICOS

Planes de 1996 que fueron ignorados en un 98 % por administraciones posteriores

 

Elaborado por:

DARÍO TOVAR A.

Consultor Nacional Proyecto RLA-95/G-41

Panamá, Panamá Julio de 1996.

 

Resumen Ejecutivo

 

Objetivo

 

El objetivo fundamental de la 1a Fase del Proyecto “Sistema Regional Mesoamericano de Áreas Protegidas, Zonas de Amortiguamiento y Corredores Biológicos”, de la propuesta técnica para determinar la extensión territorial que deban ocupar las áreas protegidas, a fin de garantizar el mayor grado de conservación de la biodiversidad del Istmo de Panamá, de manera compatible con otras necesidades y actividades del país. En este sentido, se utilizó la siguiente metodología de trabajo:

 

Revisión Bibliográfica

 

Se efectuó la revisión bibliográfica de los documentos del INRENARE (ahora ANAM), sobre la situación técnica y financiera del Sistema de Áreas Protegidas, las propuestas técnicas de nuevas áreas, los actuales planes de manejo y de acción, listados de especies protegidas, amenazadas o en vías de extinción, los documentos técnicos sobre los ecosistemas terrestres y marinos del país, la literatura sobre corredores biológicos, los resultados de los Talleres Nacionales sobre Recursos Hídricos y Política Forestal Nacional, los diagnósticos sobre ecoturismo del país y otros documentos afines.

 

Análisis de la Situación Actual de la Biodiversidad

 

Atendiendo a la revisión bibliográfica efectuada, la consulta a los expertos y las visitas de campo, se elaboró el documento contentivo del análisis de la situación actual del estado de la conservación de la biodiversidad en Panamá.

 

Conocimiento actual de la biodiversidad

 

El referido análisis de la Situación Actual de la Biodiversidad, vinculado a la planificación del Sistema de Áreas Protegidas revela que la conformación geográfica del Istmo de Panamá, aunado a las singulares características topográficas que permiten la presencia de varios pisos altitudinales en un estrecho espacio geográfico,

al igual que los determinantes factores climáticos y atmosféricos, hacen de Panamá una singular complejidad ecológica del mundo tropical.

Siendo el Istmo de Panamá la última porción territorial que en el Pleistoceno permitió la unión de las grandes masas continentales de Norte y Sur América y la separación de las aguas del Océano Pacífico y el Mar Caribe, desde entonces está interactuando como verdadero puente biogeográfico que ha permitido el flujo de especímenes de la flora y fauna de ambos continentes y por ende, cuenta con una gran diversidad biológica.

Según el Dr. E. Méndez, los mamíferos son los vertebrados más apreciados y estudiados en Panamá, considerándose que representan unas 220 especies, de las cuales unas 23 son especies endémicas.

El grupo de las Aves es el más representativo, estimándose la presencia de 900 especies, lo cual sobrepasa el número de la avifauna que pertenece al territorio de los Estados Unidos de América y Canadá juntos.

También se debe resaltar que unas 122 especies son aves migratorias, considerándose la existencia de 11 aves endémicas.

El Dr. D. Auth señala que Panamá cuenta con 343 especies de anfibios y reptiles, lo cual significa el 4% de todas las especies del mundo, cifra altamente significativa si consideramos que México tiene el 10% de la herpetofauna del mundo, pero con una extensión territorial 26 veces mayor que Panamá.

La ictiofauna (peces) de las aguas continentales está representada por unas 146 especies de 13 familias que habitan en los 500 ríos principales del país.

Las especies existentes en el Mar Caribe y el Pacífico panameño son abundantes y de gran diversidad, señalando la existencia de unas 1,000 especies de peces marinos.

La flora silvestre de Panamá también es muy abundante, destacándose la presencia de 7,580 plantas superiores, 600 helechos y 1,000 especímenes de musgos y hepáticas, las cuales se enmarcan en las 12 zonas d vida o formaciones vegetales, según el sistema de clasificación de L. Holdridge.

Los ecosistemas costeros y marinos, típicos del ambiente tropical, son las albinas, manglares, lagunas costeras, playas, praderas costeras y arrecifes de coral.

Los manglares se encuentran en ambas costas del país, en una superficie aproximada de 170,800 has, de las cuales el 96% se encuentran en el Océano Pacífico.

En las costas panameñas están representadas tres tipos de formaciones coralinas: los atolones, los arrecifes marginales y los arrecifes de plataforma.

En el Caribe panameño se estima que existen unos 250 km de arrecifes de coral que siguen la línea costera, teniendo su mayor desarrollo en Bocas del Toro, Colón y San Blas.

El Pacífico panameño tiene corales menos abundantes, encontrándose los mejores corales en el Archipiélago de las Perlas, la Isla de Coiba y el Golfo de Chiriquí.

 

Amenazas a la biodiversidad

 

Sin embargo, la extraordinaria diversidad biológica del Istmo de Panamá está en peligro, dada la continua amenaza a las especies y ecosistemas del país, a causa de diversos factores antropogénicos, entre los cuales de destacan:

  1. La destrucción de los bosques a una tasa estimada de 50,000 has/año, siendo los más presionados los bosques homogéneos de Orey (Campnosperma panamensis), los cativales (Prioria copaifera) y los manglares.
  2. La pérdida de recursos faunísticos a causa de la destrucción de los hábitat críticos, declarándose en peligro de extinción unas 82 especies de la fauna silvestre.
  3. La contaminación de las aguas marinas y continentales.
  4. El descontrolado proceso de colonización espontánea que está produciendo la degradación de las cuencas hidrográficas de la Vertiente del Pacífico.
  5. Los grandes proyectos de desarrollo de infraestructura carretera y de generación de energía hidroeléctrica.
  6. El acceso incontrolado a los recursos genéticos.
  7. El tamaño reducido de la mayor cantidad de las áreas protegidas del país.
  8. La extracción minera efectuada en ecosistemas frágiles, causando la destrucción de recursos naturales, la contaminación de aguas y suelos, el desvío de cauces de ríos, la destrucción de las playas y otros hábitat de la fauna silvestre.

 

Resultados

 

Siguiendo la metodología de trabajo empleada, se presentan en forma regionalizada, las adiciones y supresiones a las actuales áreas protegidas, las nuevas áreas protegidas propuestas para integrar el sistema, así como las propuestas de los Corredores Biológicos locales de la siguiente manera:

Para la Región Occidental de Chiriquí-Bocas del Toro se propuso adicionar nuevos territorios al Parque Internacional La Amistad y al Refugio de Vida Silvestre de Playa La Barqueta.

También se propuso la creación de la Reserva de Vida-Silvestre de Chorogo en

Punta Burica y la Reserva Científica Isla Escudo de Veraguas, al igual que un Corredor Biológico Altitudinal, dos Corredores Biológicos Costeros, dos Corredores Biológicos de Montaña y un Refugio Binacional de Vida Silvestre que actuaría como Corredor Biológico con Costa Rica.

En la Región Central, conformadas por las provincias de Coclé, Veraguas, Herrera y Los Santos, se propuso adicionar territorios al Parque Nacional Cerro Hoya y al Refugio de Vida Silvestre de Isla Iguana; se suprimieron territorios y se propone cambiar de categoría a la Reserva Forestal La Tronosa, proponiéndose como Bosque Protector.

Se propusieron las nuevas áreas protegidas de la Reserva Científica Los Achiotines en Pedasí, Área de Uso Múltiple de Cerro Tijera, Área de Uso Múltiple de Bahía de Parita, Reserva Municipal de Río Indio, Monumento Natural Cerro Gaital, Monumento Natural Cerrezuela, Área de Uso Múltiple de Cerro Picacho de Ola, Área de Uso Múltiple de Cerro La Vieja, Puerto Frío y Juan Lana, Área de Uso Múltiple Cerro Canajagua.

También, se propone un Corredor Biológico de Montaña, un Corredor Biológico Altitudinal, un Corredor Biológico Costero, un Corredor Biológico de Humedal y la Reserva de la Biosfera de Azuero.

En la Región Metropolitana, integrada por las provincias de Panamá y Colón, se adicionan nuevos territorios a los Parques Nacionales de Chagres, Portobelo, Soberanía; Camino de Cruces y al Área Recreativa de Lago Gatún.

Igualmente, se recomienda la creación de las nuevas áreas protegidas del Humedal de Bahía Escribano, el Parque Nacional Fuerte San Lorenzo, la Reserva Científica de Isla Caleta, el Bosque Protector de la Ribera Oeste del Canal de Panamá, el Bosque Protector de Cerro Balboa, la Reserva Hidrológica de JUA.TA.CA. y el Humedal de Tocumen.

Por otro lado, se propone el establecimiento de un Corredor Biológico Costero, un Corredor Biológico Altitudinal, un Corredor Biológico Interoceánico, un Corredor Biológico Lacustre y dos Corredores Biológicos de Montaña.

La Región Oriental, conformada por la Comarca Kuna Yala, la provincia de Darién y el Alto Bayano, presenta la adición de territorio marino costero para el Área Silvestre Corregimiento Narganá N° 1.

Se propone la creación de nuevas áreas protegidas, las cuales son el Refugio de Vida Silvestre de Punta Garachiné, el Monumento Natural Isla El Encanto, la Reserva Hidrológica Serranía de Majé, la Reserva Hidrológica Filo de El Tallo y el Refugio de Vida Silvestre de la Laguna Matusaragatí.

También se proponen dos Corredores Biológicos Montañosos, limítrofes con Colombia y un Corredor Biológico de Humedal.

 

Análisis de la representatividad en los ecosistemas y el uso de los suelos

 

El análisis de la representatividad de los ecosistemas de Zonas de Vida en el nuevo Sistema de Áreas Protegidas y Corredores Biológicos propuesto, señalan que se estaría pasando de un 22% en la actualidad a una representatividad del 47%, lo cual incidiría gradualmente en la conservación de la biodiversidad del país.

Por otro lado, el análisis de la representatividad de los diferentes tipos de uso de suelos en el Sistema de Áreas Protegidas y Corredores Biológicos propuestos, establece que solamente incide en el 29% de los suelos Tipo I-IV. los cuales son los terrenos arables con capacidad para las actividades productivas.

La mayor representatividad de los diferentes tipos de suelos del referido Sistema sería los suelos Tipo VIII y Tipo VIl, con un 62% y 46%, respectivamente, los cuales no son aptos para actividades agropecuarias, siendo limitada la capacidad de uso a plantaciones forestales, parques, reservas con fines de protección y la recreación al aire libre.

Finalmente, se hicieron propuestas de ajustes al marco institucional y las consiguientes recomendaciones sobre algunas líneas programáticas que deberían incluirse en el desarrollo de la propuesta técnica- financiera, al igual que algunos aspectos metodológicos para apoyar el proceso de la planificación participativa.

 

Ajustes al marco institucional para el manejo del Sistema de Áreas Protegidas y Corredores Biológicos

 

Teniendo en consideración la conformación biofísico-geográfica del país, la actual división política-administrativa y atendiendo a los criterios de descentralización de la administración pública para lograr una mayor eficiencia y productividad en la gestión de manejo de las áreas protegidas, se recomienda establecer el proceso de regionalización para la administración del Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Panamá.

En tal sentido, se crearían cuatro Regiones que administrarían las áreas protegidas bajo su jurisdicción, atendiendo a la siguiente configuración.

Región Occidental:                    provincias de Chiriquíy Bocas del Toro.

Región Central:                provincias de Herrera y Los Santos (Sub-Región 1), provincias de Veraguas y Coclé (Sub-Región 2).

Región Metropolitana:     provincias de Panamá y Colón.

Región Oriental:              Comarca Kuna-Yala y provincia de Darién.

 

Cada Región tendría su sede administrativa, jefaturada por un Director Regional que canalizaría estrategias y políticas uniformes para las diferentes áreas protegidas, asignando en forma racional y consultada los respectivos recursos humanos, técnicos y financieros. Sobre el particular, se deberá tener un amplio nivel de consulta en el proceso de la toma de decisiones, para lo cual se propone establecer los Comités Técnicos Regionales conformados por los Directores de las Áreas Protegidas.

La estructura del Comité Regional estaría flexible a la inclusión de autoridades provinciales y/o municipales involucradas en la gestión ambiental, al igual que a la representación de la sociedad civil involucrada en el manejo de las áreas protegidas.

Por otro lado, habría que readecuar las actuales normas legales y/o administrativas para hacer factible la asignación y manejo directo de los fondos y recursos por parte de la administración regional, como requisito indispensable en la estrategia de consolidación del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

 

Elementos a considerar para la formulación de la propuesta de Corredor Biológico Mesoamericano

 

Los principales elementos que deberá considerar la propuesta del Corredor Biológico Mesoamericano son:

1.        Promocionar el conocimiento de la biodiversidad en el Istmo Centroamericano, así como de su valorización, a través de la facilitación de actividades para efectuar la investigación de sus potencialidades, amenazas y formas sostenible para su conservación.

2.        Establecer áreas pilotos y/o módulos replicables en las zonas de transición y Corredores Biológicos de cada uno de los países centroamericanos, en las cuales  se dispongan de todos los elementos del diagnóstico, análisis, planificación participativa, ejecución y seguimiento, para efectuar la correspondiente gestión ambiental encaminada a la conservación y uso de la biodiversidad.

3.        Identificar especies faunísticas claves y sus respectivos hábitat críticos a nivel regional, para garantizar su distribución zoogeográfica y dinámica poblacional, a fin de que sean objeto de programas integrales y regionales de biología de la conservación, protección, manejo y como “insignia” en los programas de educación ambiental.

4.        Definir los ecosistemas con menor representatividad en las áreas protegidas y mayormente amenazados por la reducción de su cobertura vegetal, a fin de priorizaren dichas regiones el establecimiento y/o ampliación de áreas silvestres protegidas, programas de restauración de recursos, inventarios biológicos, planificación  y  gestión  de   proyectos  de   desarrollo  sostenible   para   las comunidades de las áreas de influencia.

5.        Estructurar y  operativizar  una  campaña  educativa  a  nivel   regional,  que promueva el conocimiento de la función e interrelaciones del Sistema de Áreas Protegidas y los Corredores Biológicos en la conservación de la diversidad biológica de los países, a través de los programas de educación formal e informal.

6.        Facilitar las gestiones de planificación, manejo y desarrollo de los Corredores Biológicos Locales, priorizando los que conforman el Corredor Biológico Mesoamericano y los que se interconectan al mismo,  así como los que interactúan en regiones fronterizas.

7.        Consolidar el Sistema de Áreas Protegidas, priorizando las acciones de planificación de sitios de desarrollo, el establecimiento de infraestructuras propuestas y la asignación de recursos técnicos y de personal para el programa de uso público, de manera de procurar la puesta en valor de las áreas protegidas hacia la comunidad, como único mecanismo para garantizar su permanencia y funcionalidad en el largo plazo.

8.        Reorientar y apoyar los mecanismos de participación privada en la gestión de conservación de la biodiversidad, a través de la creación y fortalecimiento de los grupos de base de las comunidades circunvecinas a las áreas protegidas y la consolidación de las Organismos No Gubernamentales (ONG) Ambientalistas, en las zonas de transición y de uso público de las zonas núcleo.

9.        Establecer un programa de capacitación para los diferentes niveles técnicos y administrativos del personal que conforma el Sistema Regional de Áreas Protegidas, enfatizando la modalidad de entrenamiento en servicio, utilizando la infraestructura de los diferentes centros de capacitación del continente americano.

10.      Promocionar los mecanismos e incentivos adecuados para que los profesionales, investigadores y comunicadores especializados de la Región intervengan con mayor beligerancia en la producción literaria (libros, revistas, periódicos), relacionada con la divulgación de los conocimientos sobre la biodiversidad de la Región, las estrategias y medidas para su conservación y la participación de la sociedad civil en el proceso de la gestión ambiental.

11.      Monitorear los Corredores Biológicos Locales, a fin de determinar la existencia de las especies indicadoras/claves, la dinámica de las poblaciones según los distintos pisos altitudinales, la fluidez del intercambio genético, identificar medidas y programas de manejo y restauración de las especies claves y/o amenazadas, proponer planes de aprovechamiento racional de los recursos restaurados y/o manejados y de los servicios generados por la existencia de dichas especies, por parte de las comunidades rurales localizadas en el área de influencia de los Corredores Biológicos propuestos.

12.      Realizar inventarios biológicos y los correspondientes monitoreos estacionales a las aves playeras migratorias que utilizan los hábitat de la Región Costera del Pacífico Centroamericano, en el marco de obtener la información pertinente y adecuada a las directrices de manejo de los Corredores Biológicos ubicados en las áreas costeras de las Rutas Migratorias.

13.      Realizar estudios zoogeográficos y monitoreos de los diferentes quelonios que migran   por   las   costas   centroamericanas   delimitadas   como   Corredores Biológicos, a fin de establecer las políticas y programas para garantizar la permanencia de  las  especies  y   la  utilización  racional  por  parte  de  las comunidades pesqueras relacionadas.

Establecer   un   Centro   de   Información   Regional   sobre   la   Biodiversidad Mesoamericana, con los correspondientes sub Centros en cada uno de los países, de manera de sistematizar y homogenizar la información especializada, garantizar la difusión adecuada y accesible a todos los entes públicos y privados,  promover la formación de  los  bancos de datos,  así como  la participación de los científicos y especialistas en la documentación del referido Centro de Información.

15.     Apoyar los estudios y acciones de control, manejo y uso de los Corredores Biológicos Costeros cuyos territorios costeros-marinos serán vulnerables a los cambios climáticos globales, y que requieren de planes de ordenamiento territorial y de uso de los recursos básicos de la tierra.

16.     Apoyar el proceso de la planificación detallada de los Corredores Biológicos Locales, definiendo el ámbito de acción, la capacidad y calidad de los recursos existentes,   el   grado  de   aprovechamiento por las comunidades rurales circundantes, las normas de uso sostenible de la tierra, el ordenamiento del territorio, la provisión de servicios y demás acciones conducentes a la práctica de la gestión ambiental en dichas zonas de transición a las áreas núcleos.

17.      Las nuevas áreas silvestres protegidas propuestas para integrarse al Sistema Nacional de Áreas Protegidas y Corredores Biológicos, como parte de la estructuración del  Corredor  Biológico  Mesoamericano,  tendrán la debida priorización para el financiamiento del proceso de la planificación y manejo de infraestructuras y las actividades más afines al proceso de la conservación de la biodiversidad.

18.      Las áreas protegidas actuales deberán ser objeto de un proceso de evaluación para analizar amenazas, consolidar territorios, desarrollar infraestructuras para uso público e investigación y redefinir sus roles como los grandes bancos genéticos   que  deben   ser   manejados adecuadamente en función de la conservación de la biodiversidad.

19.      La concepción de los Corredores Biológicos interactuando con áreas protegidas núcleos para asegurar interconexión y fluido genético de las especies, conlleva el manejo integrado de recursos, la producción de bienes y servicios de los ecosistemas involucrados y por ende, la promoción del uso sustentable.

20.      Priorizar la participación de las acciones del Proyecto CBM en las poblaciones indígenas involucradas en el manejo de los Corredores Biológicos propuestos, a fin de asegurar su incorporación desde el proceso de la planificación participativa, las actividades de investigación, la adecuación de los sistemas nativos de producción, el mejoramiento de los sistemas de comercialización y el desarrollo comunitario conducente a disminuir los niveles de pobreza que caracterizan a los indígenas de la Región.

21.     Apoyar los estudios de tenencia de la tierra y las estrategias para la adquisición de los terrenos claves en los Sistemas de Áreas Protegidas y Corredores Biológicos propuestos, así como los mecanismos legales y financieros para establecer los incentivos de la participación privada en las actividades de conservación de las áreas protegidas y los corredores biológicos locales.

22.     Propiciar el establecimiento de una red de Estaciones de Investigación Biológica en cada uno de los países, a fin de generar los nuevos conocimientos sobre la biodiversidad de la Región y poder adecuar las tecnologías que garanticen una utilización racional de los recursos básicos de la tierra, en el contexto de un desarrollo sostenible.

Misión de la Unesco evaluará desarrollo hidroeléctrico

energía. la visita obedece a la solicitud de ambientalistas.

Misión de la Unesco evaluará desarrollo hidroeléctrico

Uno de los proyectos que verificarán es Chan 75, que construye AES Changuinola en el río del mismo nombre.

La empresa afirma que ha seguido todos los patrones de mitigación establecidos para proteger el ambiente.

Wilfredo Jordán Serrano
wjordan@prensa.com

Este mes, una misión conjunta de Unesco y de la Unión Mundial para la Naturaleza visitará Panamá para evaluar la solicitud presentada por más de 30 organizaciones nacionales e internacionales para que se declare al Parque Internacional La Amistad (PILA) como Sitio de Patrimonio Mundial en Peligro, informó la Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD).

Los representantes de estos organismos evaluarán los efectos de los cuatro proyectos hidroeléctricos que se piensan construir en la cuenca hidrográfica de Teribe-Changuinola, entre ellos el Chan 75, indicó un vocero de ACD.

Este organismo ha mostrado su preocupación porque, según el grupo, la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) aprobó el estudio de impacto ambiental del proyecto Chan 75, sin que aún existiera un inventario de la fauna y flora ni estudios arqueológicos y personas afectadas en ese lugar.

Este es uno de los 14 puntos desglosados en uno de los últimos comunicados emitidos por la organización ambientalista que se opone al desarrollo de la hidroeléctrica Chan 75.

En respuesta, el gerente de AES Changuinola Humberto González señala que “los inventarios de flora y fauna se están realizando, de acuerdo con lo requerido por la resolución que aprueba el estudio de impacto ambiental de Chan 75”.

Según González, estos estudios los realizan reconocidas empresas de alto prestigio internacional y, como producto de estos trabajos, se brindará un caudal de información científica para la comunidad nacional e internacional.

En mayo de 2007, la ANAM le otorgó a AES Changuinola una concesión administrativa de 6 mil 215 hectáreas del bosque de Palo Seco. De este total, solo mil 300 hectáreas serán inundadas para formar la represa que generará 223 megavatios de energía limpia.

En el caso de la tala de árboles, la empresa se ha comprometido a sembrar 10 plantones por cada árbol talado, tal como lo establece la legislación ambiental.

En otro punto, de acuerdo con ACD, la empresa ” no ha podido garantizar la existencia de tierras suficientes de igual calidad a las que perderán las más de mil personas a ser reubicadas por el proyecto”. Representantes de AES indican que ya han llegado a un acuerdo con el 43% de las 159 familias que tienen que ser reubicadas. Estos acuerdos incluyen la construcción de una nueva casa de madera en mejores condiciones que la que tenían los moradores.

Su reubicación se realizará paulatinamente en la medida que se va desarrollando la obra que concluirá en 2011.

En el cronograma de trabajo, se incluye la construcción de una urbanización rural en la cual cada casa cuenta con su espacio de terreno para la siembra de productos agrícolas o cría de animales.

No obstante, el grupo ambientalista asegura que “AES ha entrado a la fuerza a fincas y ha destruido cultivos sin contar con la autorización de las familias que dependen de estas tierras”, acusación que niega González.

¡Parque Internacional La Amistad en Peligro!

¡Parque Internacional La Amistad en Peligro!

El 31 de enero de 2008, la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) publicó un Boletín de Prensa en el que desestiman una Petición dirigida a la Organización de Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO) para que el Parque Internacional La Amistad (PILA) sea declarado Sitio de Patrimonio Mundial en Peligro.

El PILA, reconocido a nivel internacional como área núcleo de la Reserva de la Biosfera La Amistad, parte del Corredor Biológico Mesoamericano y Patrimonio Natural de la Humanidad por UNESCO, está fuertemente amenazado por la construcción de proyectos hidroeléctricos e infraestructuras incongruentes con los fines de conservación en territorios Naso y Ngöbe, ubicados en el Bosque Protector Palo Seco (BPPS), zona de amortiguamiento del PILA.

Estudios en biología acuática elaborados por la Asociación ANAI y análisis elaborados por juristas internacionales fundamentan la Petición presentada por el Center for Biological Diversity y más de 30 organizaciones ambientalistas panameñas que denuncian los severos daños al ambiente que amenazan este tesoro ecológico.

En junio de 2007, el Centro de Patrimonio Mundial de UNESCO admite esta Petición y un Reporte Binacional (2004) de las Cancillería panameña y costarricense, confirmando que la integridad y valores internacionales del PILA están en peligro. Por ello, una delegación del Centro de Patrimonio Mundial de UNESCO y la Unión Mundial para la Conservación (UICN), visitará Panamá en la semana del 18 al 24 de febrero de 2008 para evaluar la situación y reunirse con organizaciones ambientalistas y autoridades panameñas con tal deslindar las responsabilidades y recopilar información complementaria de primera mano en el área afectada.

La Petición establece claramente que los proyectos hidroeléctricos masivos en la cuenca baja y media del Río Changuinola, en el BPPS, perjudica el conjunto ecosistémico de la Reserva de la Biosfera La Amistad, afectando el modo de vida de las etnias Naso y Ngöbe, además de severos daños al ambiente.

Al respecto, el Dr. William McLarney, biológo acuático y director del Programa de Biomonitorio fluvial Talamanca, señaló que: “es posible hacer daño dentro del PILA y hasta eliminar especies de gran parte de su área sin siquiera entrar al Parque. Estos ríos se originan dentro de las montañas del PILA y corren a través de la zona de amortiguamiento en BPPS hasta llegar al mar. Las hidroeléctricas bloquearán la ruta de especies acuáticas que tiene que transitar entre PILA y el mar para completar su ciclo de vida”.

Por su parte, Maribel Mafla, Co-Directora de Programa de Monitorio Fluvial Talamanca, precisó que: “Una sola hidroeléctrica en el Río Changuinola tendrá como efecto eliminar la mayor parte de biomasa y gran parte de la biodiversidad en miles de kilómetros de ríos, quebradas y riachuelos en gran parte del PILA y el BPPS”. Además, hace varios años el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) reconoció este hecho y retiró financiamiento para el proyecto hidroeléctrico en el río Bonyic.

Sin embargo, el Decreto Ejecutivo No. 25 de 28 de septiembre de 1983 fue modificado por el Decreto Ejecutivo No. 71 de 6 de junio de 2006, concediéndoles miles de hectáreas a la Empresa Hidroeléctrica del Teribe (HET), afiliada a las Empresas Públicas de Medellín (EEPPM), y AES Corporation de Norteamérica para proyectos hidroeléctricos dentro del BPPS, en violación directa a las directrices operacionales del Convenio de Patrimonio Mundial de 1975.

Si bien es cierto, la Convención de Diversidad Biológica de 1992, en el artículo 3, reconoce el derecho soberano de cada Estado para aprovechar sus propios recursos según sus propias políticas ambientales y de desarrollo. Pero ésta Convención, en el artículo 8(e), también contempla que cada Estado debe promover un desarrollo ambientalmente adecuado y sostenible en zonas adyacentes a áreas protegidas.

No obstante, la ANAM aprueba Estudios de Impacto Ambiental irregulares, violando la Ley General de Ambiente de 1998 para permitir estos proyectos, sin contar con un análisis adecuado sobre los efectos de la construcción de las represas sobre las especies de peces migratorios y cómo esta pérdida afectará a especies terrestre dentro del PILA. Además, a pesar que la ANAM condicionó a la empresa AES Changuinola que presentará un nuevo estudio ecológico antes de iniciar trabajos de construcción para la represa Chan-75, AES ya inició los trabajos de construcción de carretera y campamentos antes de que se completarán los estudios, en violación al Principio Precautorio de daños ambientales irreversibles.

Es evidente que ANAM actúa contrario a las leyes en materia de conservación ambiental. De allí que se ha interpuesto un Amparo de Garantías Constitucionales por la violaciones a los Derechos Humanos de las comunidades indígenas al ser desplazadas y acosados policialmente de su territorio sin contar con su consentimiento previo, libre e informado, además de varias denuncias penales por subcategorización de Estudio de Impacto Ambiental y daño arqueológico en la zona. Este acoso policial ha sido constante tanto en territorio Naso como en territorio Ngobe, ambos dentro del BPPS y a escasos cientos de metros del PILA.

Contrario a lo señalado por ANAM, la inclusión de un sitio en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro le permite al Comité de Patrimonio Mundial designar asistencia inmediata con Fondos para Patrimonios Mundiales en peligro y desarrollar medidas correctivas para minimizarlas amenazas a la integridad del PILA. Estas medidas correctivas deben incluir justamente la denegación de la construcción de estas represas en el Río Changuinola y Teribe.

Panamá no cuenta con una Política Energética, sólo cuenta con lineamientos generales que promueve la especulación para la exportación de energía a costa de nuestros ríos y las comunidades indígenas que viven en armonía con el ambiente.

Cuando la ANAM cumpla su rol como autoridad rectora en material ambiental y los temas de interés nacional sean discutidos de manera directa y transparente, estaremos dando los pasos correctos a favor del ambiente y las comunidades, mientras tanto es preciso denunciar a la faz internacional que el PILA es un Patrimonio Mundial en Peligro y exigir su rescate de manos de la depredación empresarial e institucional.

Linda Barrera

La autora es ingeniera mecánica y estudiante de derecho ambiental

Center for Biological Diversity