Especies más amenazadas del mundo

Madrid, 18/5/2007, (Ecoestrategia) .- Delegados de 171 países se
reunirán entre el 3 y el 15 de junio en la La Haya (Holanda) con
motivo de la conferencia del Convenio sobre Comercio Internacional de
Especies Amenazadas (CITES). En vísperas de la apertura de dicha
conferencia, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF/Adena) hizo
pública una lista con las diez especies animales y vegetales que
precisan más desesperadamente medidas para disminuir la amenaza a su
supervivencia procedente del comercio internacional.

Algunas de las especies que figuran entre las diez prioridades de
WWF/Adena se cuentan entre las más amenazadas de extinción. Por
ejemplo, durante las últimas décadas, los tigres y los rinocerontes
asiáticos han necesitado la aplicación de continuas medidas contra
las graves amenazas a su supervivencia, incluidas las representadas
por el furtivismo y el comercio ilegal. Otras, especialmente las
especies marinas, figuran en este listado porque sus poblaciones han
sido diezmadas de modo catastrófico en los últimos años para
abastecer los mercados mundiales.

Susan Lieberman, Directora del Programa Internacional de Especies de
WWF/Adena, explicó: «CITES ha combatido las amenazas del comercio
internacional para un gran número de especies, logrando muchos éxitos
durante más de 30 años. Algunas de estas amenazas son completamente
nuevas, otras aparecen como consecuencia de los cambios en la
dinámica de la economía mundial y, aún para otras, el crimen
organizado continúa comerciando con ellas en todo el mundo».

Lieberman añadió: «Cualquiera que sea su origen y mecánica, nada
cambiará si los gobiernos no se toman en serio este comercio y su
impacto en la conservación y en los medios de vida de las poblaciones
locales».

La lista de los «diez principales» de WWF para los gobiernos es
la siguiente:

Marrajo sardinero: Es un fuerte tiburón de tamaño medio, muy
migratorio. Existe una demanda y comercio internacional de su carne y
aletas, que son muy apreciadas. También se utiliza para fabricar
fertilizantes. WWF/Adena pide a los gobiernos que se incluya en el
Apéndice II de CITES.

Mielga: Es un tiburón grácil, con manchas blancas y de hasta un metro
de longitud. Se desplaza formando bancos y se encuentra en las aguas
costeras frías de todo el mundo. También se le conoce con el nombre
de «salmón de roca», se utiliza en Reino Unido para preparar «fish
and chips» y como delicadeza ahumada en Alemania, recibiendo el
nombre de Schillerlocken. WWF/Adena pide que se incluya en el
Apéndice II de CITES.

Pez sierra: Las poblaciones de las siete especies de peces sierra han
disminuido drásticamente. Se comercia con estos peces en vivo para
los acuarios públicos y también son apreciadas su carne y aletas. El
apéndice rostral en forma de sierra se vende como recuerdo y para
armas ceremoniales. Otras partes del cuerpo se utilizan en medicina
tradicional. WWF/Adena pide su inclusión en el Apéndice I de CITES.

Tigres: Además de la creciente pérdida de hábitat y la transformació n
de los bosques, una vieja amenaza parece estar reactualizándose en
China y podría aumentar el peligro de desaparición de los últimos
tigres. Se trata de la reapertura del comercio de tigres procedentes
de «granjas». WWF/Adena pide una acción concertada de los gobiernos
para detener todo tipo de comercio con tigres, especialmente en
China, así como mejorar la aplicación de las regulaciones en Asia
(por ejemplo, en India).

Rinocerontes asiáticos: Capturados históricamente por sus cuernos, un
ingrediente muy apreciado en las medicinas tradicionales asiáticas, y
diezmados por la destrucción de su hábitat de bosques de llanura, las
poblaciones de rinocerontes asiáticos resultan actualmente
peligrosamente pequeñas. El resurgimiento del furtivismo que afecta a
los escasos rinocerontes asiáticos aumenta la incertidumbre sobre el
futuro de sus últmas poblaciones, incluso de las que se consideraban
estables. WWF/Adena pide a los gobiernos que se esfuercen más en
aplicar las medidas protectoras y que ayuden a países como Nepal a
detener el furtivismo.

Corales rojo y rosa: Tesoros de los fondos marinos, de los arrecifes
y los atolones, son los corales más apreciados de todos los
considerados preciosos. El coral rosa ha sido recolectado desde hace
más de 5.000 años para su uso en joyería y decoración. La
sobreexplotació n y la destrucción de colonias enteras por las artes
de arrastre y dragas han ocasionado un terrible declive de las
poblaciones. WWF/Adena pide que se incluyan todas las especies de
corales rojos y rosas en el Apéndice II de CITES.

Anguila europea: Proceden de todas las costas y los ecosistemas
dulceacuícolas europeos, incluidos los mediterráneos. Durante las
últimas décadas sus stocks han disminuido abruptamente debido a la
sobrepesca y la captura ilegal. Existe una gran demanda internacional
de la especie que se consume en su estado juvenil en la región y se
exporta a Asia para cría en acuicultura; constituyendo, así mismo, un
alimento muy apreciado en su forma adulta. WWF/Adena pide que se
incluya esta especie en el Apéndice II de CITES.

Elefantes: la actual caza furtiva de elefantes y el comercio ilegal
internacional de marfil se ve potenciado por las ventas desmesuradas
de marfil en algunos países, especialmente de África y Asia. A pesar
de las decisiones anteriormente adoptadas por CITES y los decididos
esfuerzos de algunos países, no se ha podido eliminar el mercado.
Para WWF/Adena, ha llegado el momento de mostrar una auténtica
voluntad política para cerrar esos mercados de marfil ilegales y
fuera de control que constituyen el verdadero motor del furtivismo de
elefantes.

Grandes simios: Las poblaciones silvestres de los grandes simios
(gorilas, chimpancés y orangutanes) continúan disminuyendo a ritmo
alarmante. Nuestros parientes evolutivos más cercanos están
amenazados por la combinación del comercio ilegal de especímenes
vivos, la caza furtiva para carne, las enfermedades y el deterioro,
la fragmentación y la destrucción de sus hábitats. WWF/Adena pide a
los gobiernos que tomarán las decisiones en la conferencia del
convenio CITES que detengan este comercio, aplicando firmemente las
leyes existentes e imponiendo penas disuasoras.

Caoba de hoja grande: Esta preciada especie arbórea de las selvas
lluviosas de América Central y del Sur se incluyó en el Apéndice II
de CITES en 2002, como reacción al descenso de sus poblaciones y a la
gran dimensión de las talas y el comercio ilegal. Sólo queda un país,
Perú, que siga exportando grandes partidas comerciales. Tras cinco
años incluidos en este listado CITES, los mismos riesgos continúan
actuando por lo que se precisan medidas más serias.