No quieren oleoducto ni en Isla Taboga, ni en Taboguilla

Taboga Island, Isla Taboga Panama

FOTO: TOMÁS ÁBREGO. SECTOR DEL PUERTO PRINCIPAL DE LA ISLA TABOGA

PROYECTO DE CENTRO ENERGÉTICO. MORADORES DEFIENDEN SU ISLA Y SU TRABAJO.

‘Ni en Taboga ni Taboguilla’

Los isleños aprobaron una resolución en la que piden que no se construya el oleoducto en las islas.

En la reunión no estuvieron presentes los representantes del Centro Energético ni de la Anam y la AMP.

LA PRENSA/ Ana Rentería

no-oleoducto-en-taboga-1.jpg

La isla de Taboga recibe al año aproximadamente 10 mil 220 turistas de diferentes partes del mundo que llegan por referencia histórica, donde pintores y poetas nacionales se inspiraban por el entorno de su belleza natural. 0

Edgar Enrique Figueroa
efigueroa@prensa.com

Las consignas escritas en trozos de tela, que están colocadas en distintos lugares en la Isla de la Flores, lo dicen todo: “No queremos tanques de petróleo, no al oleoducto en Taboga, y afuera el proyecto devastador”.

El Consejo Municipal del distrito presentará la próxima semana una resolución que aprobaron ayer los residentes de la isla, en la que solicitan que no se construya el oleoducto que forma parte del Centro Energético de las Américas (CELA), que inversionistas extranjeros pretenden llevar a cabo en Panamá.

Azael Ortiz, presidente del Consejo Municipal, anunció que la decisión de oponerse a la construcción del oleoducto fue aprobada de forma unánime por los moradores. A la reunión llegaron alrededor de 110 personas, entre habitantes del distrito, algunos políticos y autoridades locales.

Los tabogueños estuvieron en espera de representantes del CELA, de miembros de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) y de la Autoridad Marítima de Panamá, pero éstos nunca llegaron.

LA PRENSA/ Ana Rentería

no-oleoducto-en-taboga-2.jpg

CONTAMINACIÓN El pasado 7 de abril, las aguas en las orillas de la isla amanecieron con manchas de petróleo. La zona rocosa ubicada a 150 metros de la playa era el lugar donde la mancha de combustible era más visible.

Ante el anuncio de que el oleoducto ya no llegaría hasta Taboga, sino a Taboguilla, los residentes de la isla volvieron a dejar sentir su voz de protesta: “Ni en Taboga y mucho menos en Taboguilla permitiremos que se construya la planta de petróleo”.

Vino Garate, quien tiene un puesto de buhonería en la entrada de la isla, participó de la reunión. Él no cree que la resolución aprobada por los moradores –en la que se oponen a la instalación del megaproyecto– detenga la obra. “Si las autoridades, que deberían estar presentes en esta reunión, no llegaron es porque no tienen interés de salvar la isla”, dijo.

Garate dice que los dueños del proyecto moverán cielo y tierra para instalar el oleoducto en Taboguilla, porque alegan que es una zona donde ya hay industrias operando.

Garate se refiere, entre otras, a la Procesadora de Harinas de Pescado que funciona en Taboguilla.

Omar López también vive en Taboga. Dice que espera que las autoridades cumplan con su papel y no se dejen comprar. “Claramente hay un negocio millonario amarrado”, afirmó.

LA PRENSA/ Ana Rentería

no-oleoducto-en-taboga-3.jpg

CONSERVACIÓN La sociedad cívica de Taboga protege la isla, porque dentro de ella se conservan refugios de aves migratorias, bancos de peces y corales exóticos y, además, porque es un sitio de patrimonio histórico.

“No dejaremos que contaminen esta isla, porque entonces los turistas dejarán de venir y muchos tabogueños dependemos del ingreso del turismo”, agregó López.

El diputado del Partido Revolucionario Democrático Tomás Altamirano Duque aseguró que, en principio, no está de acuerdo con el proyecto en la isla por ser considerada refugio de vida silvestre y patrimonio histórico, y que ante la posibilidad de instalarse en Taboguilla la situación sigue siendo igual.

El Consejo Municipal aceptó la petición de los moradores, pese a que el pasado 26 de julio el presidente del CELA, Jesús Barderas, uno de los principales promotores e inversionista, anunció que la empresa no construiría el muelle y los tanques de almacenamiento de hidrocarburo en los terrenos que poseen en la isla. La compañía presentó a la Anam el pasado 3 de julio los estudios de impacto ambiental.

Anuncios

Pero si son consumibles –Otra playa privatizada ahora en Isla Taboga

El siguiente reportaje proviene directamente del sitio amigo www.almanaqueazul.org y se explica por si solo.

Qué hay que hacer? Usted ciudadano tiene muchas cosas que puede hacer. Exija sus derechos. Nadie lo va a hacer por usted. Tampoco olvide quiénes se han prestado en el gobierno para despojarnos de todo.
—————————
La playa Restinga o playa del hotel ha sido por muchos años la playa oficial del pueblo. Amplia y generosa en marea baja, Con olas suaves y El Morro al frente para ir a explorar, playa Restinga (por el pueblo que había antes ahí) es en realidad dos playas. Cuando baja la marea aparece una franja de arena que da al Morro, dividiendo el mar en dos y dejando bastante arena para compartir.

Un día, en el caminito por donde siempre pasaron los taboganos y los turistas para ir a la playa, apareció una cerca y alguien cobrando B/.5 a todo el que pasara. “Son consumibles en el hotel”, decía el empleado cuando la gente protestaba. Los viejos no podían bajar las rocas que ahora había que cruzar para llegar a la playa. Cuando subía la marea no se podía salir. El pueblo tenía una tristeza enorme y muchos protestaron contra la cerca. Pero el dueño del hotel era un señor de plata que se llama Felipe ‘Pipo’ Virzi, que lo había comprado cuando lo privatizaron después de la invasión.

A la familia Virzi se les conoce como “los dueños de Santiago”, el mismo Sr Pipo Virzi dice que él es el hombre más rico del interior. Entre sus negocios se cuenta la especulación inmobiliaria, la ganadería, arrozales y cinco años como vice-presidente de Panamá, entre 1994 y 1999. También es conocido por ser el dueño de los transportes a Taboga (los botes Calypso Queen) y de tener la concesión de La Playita de Amador, otra playa que cobra a la gente por entrar. En 2006 construyó un relleno ilegal en Punta Culebra, a pesar de las protestas del Instituto Smithsonian, las órdenes de detenerse de la ACP y las multas de la ANAM.


Dado que en los países como Panamá la gente como Pipo Virzi hace lo que le da la gana, la puerta usurpadora permaneció ahí. Las escaleritas que hicieron para bajar a la playa se las comen las olas poco a poco y no se pueden usar en marea alta. El hotel cerró en 2006, pero el Sr. Virzi tiene planes para el área: un residencial de vacaciones con unas 50 casas y hotel en El Morro y en los terrenos del antiguo Hotel Taboga. Echándole un ojo a los planos que salen en el sitio web, y a juzgar por su historial, no extrañaría que el Sr Virzi guarde la esperanza de convertir a la playa del hotel y a El Morro en sus playitas privadas.

————–

A continuación el comentario que agregamos al sitio donde aparece esta información:

Este reportaje de Taboga está excelente. Colocaré en nuestro sitio el tema de la playa privada de Pipo Virzi, como ya hizo con La Playita de la Isla Naos, que de facto cobran 5 balboas. Qué cabrón este tipo. Y Martín muy bien y usted! Y Rubén Blades buscando guayaba.

Esta gente es inescrupulosa hay que detenerla.

Saludos