El derecho, los medios y el caso Chávez

Burica Press hasta el momento se ha mantenido al margen de los acontecimientos, más mediáticos que reales sobre Venezuela, en estos últimos días y donde erráticamente el Gobierno de Venezuela ha caído en aclaraciones y explicaciones aparentemente innecesarias, acerca de las razones para la no renovación de una concesión estatal a un medio de comunicación.  Todas las explicaciones debieron darse en la resolución de no renovación, que se debe avocar a su vez a normas jurídicas establecidas.  También el Presidente Chávez ha errado en incitar y vociferar con arrogancia y no aclarar la supuesta decisión basada en derecho.

Lo que sí ha estado claro para Burica Press, es que en este momento, ciertos dueños de medios de comunicación y organizaciones periodísticas del hemisferio le tienen montada una campaña mediática impresionante y costosa de desprestigio al gobierno de Hugo Chávez  y las decisiones soberanas del Estado venezolano.  Recordemos que en Panamá un medio fue cerrado por no pagar las cuotas del seguro social a sus empleados y nadie dijo nada y simplemente quedó cerrado y no ha pasado nada.  Claramente el medio era bastante incisivo en su política editorial contra el gobierno de ese entonces y para el sistema oligarca imperante.  Igualmente hace poco más de un año fue cerrado la línea noticiosa y de opinión y los periodistas fueron despedidos en un canal local, FETV y nadie dijo nada, ni mucho menos hubo, páginas en negro, ni aquí, ni en Venezuela.

Nosotros no apoyamos cierres de medios per se, ni nunca lo haremos.  Nosotros no estamos seguros que los medios supuestamente amordazados, digan que en Venezuela no hay libertad de expresión y todos los días, ellos mismos  incitan a los ciudadanos a manifestarse en las calles.  Labor que no es propia de ningún  medio, mucho menos de un medio que promueve telebasura y no formación y cultura ciudadana.

Ojalá se emplazara a todos los medios que producen telebasura y radiobasura a aportar a la sociedad, programas realmente educativos y formadores de valores y conciencia en todos  los ámbitos del saber humano.  Este mundo de alienados sería otro.

Si el Presidente de Venezuela Hugo Chávez, está actuando arbitrariamente al margen de ley venezolana y de los principios internacionales de libertad de expresión, debidamente tipificados, que sea condenado por ello, de lo contrario, que no se diga más.

En medio de todo esto, las víctimas son los mismos, la gente que no comprende ni remotamente, qué es lo que está pasando realmente.

Terminamos por incorporar un escrito del Dr. Marco Gandásegui cuyos planteamientos avalamos:

El derecho y el caso Chávez

 Marco A. Gandásegui, hijo

DOCENTE E INVESTIGADOR DEL CELA

EN PANAMA y en algunos otros países los medios de comunicación cuestionan al presidente de Venezuela Chávez, por sus actuaciones al frente de la patria de Bolívar. Estados Unidos cuestiona la validez de los antecedentes democráticos de Chávez.

Según el presidente George Bush, para ser democrático no sólo hay que ganar elecciones populares. También hay que respetar la propiedad privada y, sobre todo, las inversiones de Estados Unidos (EE.UU).

Todos los actos del mandatario son sometidos a una inspección minuciosa. Entre otras razones, porque Venezuela es uno de los países exportadores de petróleo más importantes del mundo. No es casual que casi la totalidad de la producción de hidrocarburos de Venezuela tiene como destino el mercado norteamericano. Además, Chávez ha proclamado la República Bolivariana con una agenda que presenta una alternativa a la política exterior de EE.UU. en la región. Promueve la integración energética de Suramérica y una comunidad política con gobiernos del hemisferio; y se muestra solidario con muchos pueblos financiando programas de salud que le devuelve esperanzas a quienes no tienen los recursos para pagar los altos costos de los servicios.

Chávez es visto con sospecha porque logró superar la crisis política interna de Venezuela en un momento en que los partidos políticos tradicionales (COPEI y ADECO) colapsaron y dejaron al país en un vacío difícil de reconstituir.

Chávez representa un tercer momento de la vida política venezolana del último siglo. Con motivo de la crisis del modelo liberal, en 1908 llegó al poder Juan Vicente Gómez con un programa conservador que generó fabulosas fortunas y una nueva oligarquía petro-estatal. En 1958, las capas medias lograron tomarse el poder, desplazando a una oligarquía corrupta e incapaz. El pacto de Punto Fijo gobernó a Venezuela durante 30 años hasta llegar a su fin con el “caracazo”, violenta demostración de frustración del pueblo venezolano ante el desgobierno de los nuevos ricos.

A la cabeza de las manifestaciones populares y sin oposición política organizada, Chávez llegó al poder mediante elecciones en dos ocasiones sucesivas. En 2002 sofocó un golpe cívico-militar organizado por una alianza suelta de fuerzas políticas con apoyo de EE.UU. Entre los conspiradores se destacaron viejos políticos, los dueños de algunos supermercados y Radio Caracas TV.

La oposición, según las últimas elecciones, tiene un caudal electoral que representa un tercio del pueblo venezolano. Sobre el plano político hay dos clases de oposición a Chávez. En primer lugar, quienes se oponen a su proyecto populista de crear alianzas entre empresarios y trabajadores con el objetivo de consolidar una nueva forma de hacer política en Venezuela. Este sector de la oposición está buscando una fórmula que le permita competir con Chávez y recuperar el centro político del país. Representa una mayoría de las fuerzas de oposición. En segundo lugar, hay una oposición que anhela reconquistar el poder perdido mediante la fuerza, si es necesario, estableciendo una alianza entre la vieja oligarquía, capas medias radicalizadas y el gobierno de EE.UU. Washington financia actividades del grupo y le proporciona una red internacional para promover su causa.

El primer sector opositor rechaza la política de Chávez y, también, su estilo de gobierno. El segundo grupo ha convertido a Chávez en su símbolo para recuperar el poder mediante tácticas golpistas. Este grupo tiene lazos ideológicos con la ultra-derecha que organizó golpes contra Allende en Chile (principios de la década de 1970), que apoyó la guerra de EE.UU. contra el gobierno sandinista de Nicaragua (en la década de 1980) y que promueve los movimientos secesionistas bolivianos contra Evo Morales (actualmente).

La lucha en Venezuela se ha convertido en un enfrentamiento entre las fuerzas populares que apoyan a Chávez (el 70% del electorado) y una pequeña fracción de la oposición que esgrime tácticas golpistas. EE.UU. y los golpistas han querido tergiversar el enfrentamiento señalando que Chávez ha perdido legitimidad y debe ser derrocado. Para ello, incluso, cuestionan el derecho de Venezuela de no extender una concesión a la empresa Radio Caracas TV.

La lucha en Venezuela no es por la libertad de propiedad de los medios de comunicación y, mucho menos, por la libertad de expresión. Estas libertades están garantizadas en la Constitución, y los propietarios no han señalado preocupación por estos derechos. La lucha en Venezuela está planteada entre dos sectores de la sociedad con proyectos muy distintos. Por un lado, con Chávez a la cabeza, un proyecto que quiere consolidar la democracia en Venezuela. Por el otro, con un grupo de golpistas aliados con EE.UU. dando la cara, representantes de la vieja oligarquía y sectores medios frustrados que anhelan recuperar el poder sin importarles el derecho constituido de Venezuela.

Confabulario de EPASA confuso y confundido

Estimado Guido

Agradezco su respuesta y los link que me envía.  Definitivamente lo fascinante de todas estas situaciones que nos ponen a investigar, es que mientras más nos sumergimos en la información, más aprendemos y encontramos argumentos que nos ayudan a sustentar nuestras posiciones o a detractarnos si así fuera el caso.

Si se fija en la parte final de la página en ell link de earthecho, quienes son los que están trabajando con el aquarium de Baltimore, dice:  “Earth Echo Internacional has no involvement  with the Custeau Society, its Works or marks”

Es por ello que reitero lo que dije anteriormente, que no existe prueba que relacione lo que sucede en el Aquarium de Baltimore con los trabajos y actividades que realiza la Fundación que lleva adelante Alexandra Custeau.

El hecho que este tipo de actividades se dé todavía en algunos países, no quiere decir que sea la mejor manera de explotar nuestro recurso en función de la industria turística.  Cuando aprendemos que existen formas mucho más sostenibles de llevar adelante actividades a favor de un buen negocio, pero que al mismo tiempo son ética y ambientalmente sostenibles, aplicándolas, ganamos todos, también nuestras futuras generaciones a las cuales les podremos dar un verdadero testimonio de convivencia- en respeto -con nuestra fauna y flora.   Todos los días aprendemos algo, es nuestro deber ponerlo en práctica así evolucionamos como sociedad.

Saludos cordiales

Raisa Banfield


Estimada Arquitecta:

Hemos tenido información que la página que le mostraba el profesor Edwin Cabrera, por lo que él mismo decía al aire, era la del  Acuario Nacional de Baltimore, en el que hay un show de delfines, que puede verse mediante un video en la misma página web del Acuario.

Igualmente hemos tenido conocimiento que la Fundación de Alexandra Cousteau, trabaja directamente con el Acuario de Baltimore, según se desprende de la información contenida en la página web de la Fundación Earthecho.

Le remito la dirección de ambas páginas web, de manera que pueda uster constatar lo afirmado.

http://www.earthecho.org/programs-community.html

http://www.aqua.org/animals_atlanticbottlenosedolphin.html

Aprovecho para aclararle que la posición editorial del Panamá América no es a favor de la construcción del delfinario en San Carlos . No es en contra, lo que es totalmente diferente. Lo que planteamos en el editorial del 24 de marzo al que usted hace referencia, es que se estudie seriamente la conveniencia o no de construirlo y luego de analizar los pros y los contras que se tome una decisión seria, y no oponernos por el prurito de oponernos.

Como verá,  en eso coincidimos plenamente, según se desprende de la sugerencia final de su nota aclaratoria.

Atentamente. 

Guido Alejandro Rodríguez Lugari
Director
Panamá América

—–Mensaje original—–

Saludos,

Ayer me comunicaron que en la columna Confabulario, del Panamá América, citaban una reacción de sorpresa que yo había tenido, durante el programa matutino con el profesor Edwin Cabrera en WRadio, cuando hablábamos de Delfines y Delfinarios.  En ese momento destacaba que la participación de la señora Alexandra Custeau en actividades de recuperación de Delfines del mar, estaba exclusivamente relacionada a aquellos ejemplares con enfermedades que eran llevados a un  Centro especializado, allí eran tratados y posteriormente liberados.  Paralelamente, el profesor Cabrera abría direcciones de páginas web que le eran indicadas mientras hablábamos y en una de ellas aparecen delfines haciendo piruetas.

No existe ninguna prueba que la actividad que el video presentara estuviera relacionada a Alexandra Custeau y a la Fundación que ella lleva adelante, tal como lo manifesté en el programa.  Si ustedes, que en sus planteamientos editoriales han dejado muy claro que están a favor de construcción de delfinarios en Panamá (ver editorial P.A. 24 de marzo, Parque de Delfines), quieren demostrar que hay falsedad y doble moral en los planteamientos que Alexandra Custeau expuso cuando estuvo en Panamá, entonces les sugiero hacer un reportaje investigativo serio, con fundamento, basado en información proba y de primera mano, que demuestren lo que en entrelineas, en columnas burlescas, quieren tratar de demostrar.

Respetamos la posición del Diario, más allá de que difiramos, siempre hemos creído que el Panamá América es un periódico serio, entonces con seriedad abordemos el tema.

Raisa Banfield

c.c. Alexandra Custeau

      Profesor Edwin Cabrera,  W Radio

      Fundación Albatros

      Fundación Humanitas

La Prensa y Panamá América elogian a la ANAM en caso de fallo favorable al bien común

Hasta ahora, la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) ha sido tímida, ambigua y hasta esquiva en la materia de su competencia: ser el guardián de nuestros preciosos e irreemplazables recursos naturales. La decisión que ahora adopta con el rechazo de la planta de cemento en Rodman es un paso correcto que todos los habitantes del país seguramente agradecerán.

Y la razón es tan sencilla como vital: ese proyecto no puede estar ubicado en esa zona porque sin duda enfermará a la gente; contaminará los bosques adyacentes; estorbará las actividades de la zona, incluyendo las operaciones del Canal de Panamá, del aeropuerto Marcos A. Gelabert y el tránsito en el puente de Las Américas y la terminal de Albrook; ahuyentará el turismo y perjudicará el paisaje, incluyendo casas y edificios de numerosas zonas pobladas y verdes de la ciudad.

No es poco lo que está en juego, de ahí que esta decisión de la Anam merece todo el apoyo ciudadano para evitar que algún tecnicismo legal logre revocar la medida y nos sorprendan con un escándalo de concreto.

La Prensa, 3 de abril de 2007

——————————

RECHAZO
Saludamos la Resolución expedida por la Autoridad Nacional del Ambiente, rechazando el estudio de impacto ambiental presentado con el fin de instalar una planta de molienda de clinker en la entrada pacífica del Canal de Panamá.

POBLACIÓN
Según destaca la ANAM, esa industria en Rodman, estaba en capacidad de afectar ambientalmente áreas densamente pobladas y de especial significado para los panameños.

ALERTA
Cabe también destacar las voces de alerta ciudadana, que manifestaron desde muy temprano su oposición a que este exabrupto pudiera llegar a consumarse. Habrá que seguir de cerca y en detalle, el fin de esta historia, para evitar sorpresas desagradables.

3 de abril de 2007

Se acabó la libertad de expresión en Panamá

EL PANAMA AMERICA
viernes 30 de marzo de 2007

Las mordazas de Martín
Emulan lo actuado por la dictadura de Omar Torrijos y de Manuel A. Noriega…

Miguel Antonio Bernal

EL CÓDIGO Penal recién aprobado, al pasar por encima de claras disposiciones vigentes en el sistema interamericano y de principios universales en materia de libertad de expresión y del derecho de información, servirá de guillotina para dichas garantías, que son pilares fundamentales de un Estado de Derecho y de las instituciones democráticas que deben acompañarlo.

Así pues, las mordazas de Martín emulan lo actuado por la dictadura de Omar Torrijos y de Manuel A. Noriega con los decretos 342 y 343 de 31 de octubre de 1969 (Gaceta Oficial Nº 16.480), que limitaban el derecho a la libertad de investigación, opinión, expresión y difusión, en nombre del “orden público”, al igual que las leyes Nº 7 y 8 de 10 de febrero 1978 (Gaceta Oficial Nº 18.516)

Con las mordazas de Martín se ignora que “una sociedad que no está bien informada no es plenamente libre”.
Las mordazas de Martín se burlan de la reiterada jurisprudencia de tribunales internacionales y regionales, que han dejado claramente establecido que: “la libertad de expresión es una piedra angular en la existencia misma de una sociedad democrática. Es indispensable para la formación de la opinión pública y para que la comunidad, a la hora de ejercer sus opciones, esté suficientemente informada”.

Con las mordazas de Martín se busca impedir el control sobre las instituciones y los actos de gobierno, lo cual es vital en un Estado de Derecho y como instrumento cotidiano para el fortalecimiento de los derechos ciudadanos.

Las mordazas de Martín enfrentan la doctrina de la Corte Interamericana de Derechos Humanos que ha señalado que: “No sería lícito invocar el derecho de la sociedad a estar informada verazmente para fundamentar un régimen de censura previa supuestamente destinado a eliminar las informaciones que serían falsas a criterio del censor”.

Al aprobar en el Capítulo III de Delitos contra la Inviolabilidad del Secreto y el Derecho a la Intimidad, del Nuevo Código el:

“Artículo 162. Quien se apodere o informe indebidamente del contenido de una carta, mensaje de correo           electrónico, pliego, despacho cablegráfico o de otra naturaleza, que no le haya sido dirigido, será sancionado con prisión de uno a tres años o su equivalente en días-multa o arresto de fines de semana.

Cuando la persona que ha cometido el delito obtiene algún beneficio o divulgue la información obtenida y de ello resultara perjuicio, será sancionada con dos a cuatro años de prisión o su equivalente en días-multa, prisión domiciliaria o trabajo comunitario. Si la persona ha obtenido la información a que se refiere el párrafo anterior como servidor público o trabajador de alguna empresa de telecomunicación y la divulga, la sanción se aumentará de una sexta parte a la mitad”.

Lo que buscan las mordazas de Martín, por ejemplo, es que si se publica o difunde la carta que el Binbin le envió a Noriega, diciéndole “¡regáñeme general!”, va preso; el que re-envié un correo electrónico que haya recibido, corre el riesgo de ir a prisión; como preso irían también el periodista, el director y los dueños del medio que publicó la carta donde se pedían róbalos para Martín.

Con las mordazas de Martín, entra a regir el:

Artículo 164: Quien posea legítimamente una correspondencia, grabación o documentos privados y de carácter personal, no destinados a la publicidad, aunque le hubieran sido dirigidos, y los haga públicos sin la debida autorización y de ello resultara un perjuicio sera sancionado con doscientos a quinientos días-multa o arresto de fines de semana.
No se considerará delito la divulgación de documentos indispensables para la comprensión de la historia, las ciencias y las artes. Si media el perdón de la víctima se ordenará el archivo de la causa”.

Con este artículo, por ejemplo, si a un ciudadano le envían un correo electrónico amenazándolo de muerte y lo difunde y publica para así protegerse ante la opinión pública, va preso.

Gracias a las mordazas de Martín. también tenemos el:

Artículo 166. Quien, sin contar con la autorización correspondiente, practique seguimiento, persecución o   vigilancia contra una persona, con fines ilícitos, será sancionado con dos a cuatro años de prisión. Igual sanción se impondrá a quien patrocine o promueva estos hechos.

Gracias a esta norma, el periodista que investigue un auto Porshe Cayenne para verificar que un diputado lo vendió indebidamente, ¡va preso!, como preso va también el jefe de redacción del medio que permita al periodista realizar esa investigación.

Con las mordazas de Martín, también deberán cerrar los negocios de “investigadores privados”.

Con las mordazas de Martín, en el Título XIV de los Delitos contra la Personalidad Jurídica del Estado, tenemos en Capítulo I de los Delitos contra la Personalidad Internacional del Estado, el.

“Artículo 420: Quien revele información confidencial de acceso restringido, así declarada en virtud de las disposiciones legales vigentes, referente a la seguridad del Estado, será sancionado con prisión de dos a cuatro años.

Si la información revelada cae en poder de un Estado que esté en guerra con Panamá o si la revelación da lugar a que se interrumpan las relaciones amistosas con otro Estado, la sanción será de cinco a ocho años de prisión.

Las sanciones se agravarán hasta en una tercera parte, si el autor conocía la información en su carácter de servidor público o emplea violencia, fraude u otro engaño para obtener los datos o la información”.

En otras palabras, si se negocia otro Centro Multilateral Antidroga o algo parecido, y se clasifica como confidencial y el diario el Excelsior de México lo publica y alguien lo reproduce en Panamá, en algún medio de comunicación o en Internet, irá a la cárcel, gracias… a las mordazas de Martín.

La Estrella y Panamá América en mancuerna con Ocean Embassy

Su glositas los delatan (por lo menos a los glosistas y sus asesores):

DELFINARIO

Con tantos temas humanos que hay en Panamá, el jueves activistas que defienden a los delfines cerraron parcialmente la Calle 50. Esa cantidad de gente no protestó por los muertos del bus del 23 de octubre, ni por las víctimas del envenenamiento por las medicinas de la Caja de Seguro Social.

Fuente: La Estrella de Panamá, 31 de marzo de 2007.

Ocean Embassy Newspaper

PROTESTA “YEYE”.

El observador callejero, me asegura que la protesta del jueves en contra de los delfinarios, tenía fuerte patrocinio, que incluía camisetas, afiches y calcomanías. El chusco afirma que a varios de los que estaban en la Calle 50 los han visto en Sea World y en otros sicuarios viendo a los delfines cautivos, pero en USA. ¡PLOP!

Fuente: El Panamá América, 31 de marzo de 2007.

Ocean Embassy Inc. Newspaper

———————-

Justamente esos absurdos argumentos los mencionan los relacionistas públicos y los periodistas PGP* de Ocean Embassy. Hasta sabemos que un documento técnico sobre excepciones de captura de mamíferos marinos fue confeccionado en el ordenador de un conocido telecomentarista!

Ya quisieran ver a los ambientalistas en todas las protestas para entonces DESCALIFICARLOS, por protestar por todo! Sin temor a equivocarnos, si existe un grupo social solidario y anuente a resolver problemas para el beneficio de todos, son los ambientalistas.

Como ven, cuando hay bille de por medio, no hay forma de quedar bien. Lo importante es que lo que hacen estos ciudadanos demuestra civilidad y nobleza envidiable y quedan bien con el país que es de todos.

Los delfinarios son los circos romanos de nuestra época y eso es incivilidad manifiesta.

En buena hora un grupo de panameños ha dicho basta de abusos y corrupción y le están diciendo con firmeza a los explotadores de delfines y a los funcionarios corruptos gastos pagos: no a la captura y cautiverio de estos gráciles animales.

Sus glosas reflejan que no estuvieron en el magnífico acto cívico y si fueron fue de mala fé.