Medida sin precedentes: Venezuela eliminó pesca de arrastre

Venezuela eliminó pesca de arrastre

Yolanda Valery
Yolanda Valery
BBC Mundo, Caracas

Sardinas

La medida busca entre otras cosas promover la pesca artesanal.

La medianoche de este viernes, más de doscientos barcos dedicados a la pesca de arrastre salieron de circulación en Venezuela, cuando entró en vigor una prohibición de esta modalidad de explotación de los recursos marinos.

El ministro de Agricultura, Elías Jaua, había informado una semana antes que no habría más prórrogas, y que a partir del 14 de marzo cesarían todas las operaciones de estas embarcaciones, que atracarían en los muelles y quedarían bajo la vigilancia de las autoridades.

Jaua señaló que con la medida se busca preservar el lecho marino, promover la pesca artesanal, preservar el orden público -ya que, dijo, muchos de estos barcos se dedican al contrabando- y preservar la salud de los marineros, en virtud de que muchos de ellos estaban trabajando en condiciones inadecuadas.

El destino de estos marineros es incierto, aunque el gobierno les ofreció planes para “reciclarse” como pescadores artesanales, agricultores o pequeños empresarios.

Asociaciones de pescadores del occidente del país se declararon “tristes” por la entrada en vigencia de la prohibición, y manifestaron no haber sido escuchadas en sus propuestas para la transformación del sector.

Estos gremios indicaron que unos 50.000 trabajadores, entre marineros y personal de tierra, se quedarían sin sustento, aunque el gobierno señala que el número de hombres de mar no supera los 1.700.

Reconversión o expropiación

En cuanto al efecto que esto tendrá sobre el abastecimiento de pescado, el despacho de Agricultura y Tierras señaló que será mínimo.

El 70% de lo que pescan con arrastre lo venden en altamar, muchas veces de manera ilegal, o lo desechan
Elías Jaua, ministro de Agricultura

“El 70% de lo que pescan con arrastre lo venden en altamar, muchas veces de manera ilegal, o lo desechan”, afirmó Elías Jaua, quien indicó que lo que efectivamente llega a los mercados representa sólo el 6% del total de la producción.

Algunas de las embarcaciones podrán operar en otras modalidades. En concreto, son 40 las que estarían en condiciones de reconvertirse para otros usos, con la anuencia de sus propietarios. El proceso de adaptación duraría de 3 a 6 meses.

Aquellas cuyos dueños no se manifestaran a favor de las adaptaciones técnicas, “serán expropiadas para ponerlas al servicio de la pesca socialista”, dijo el ministro.

Para el resto de las unidades, se maneja la idea de hundirlas para fomentar la creación de arrecifes.

Redes

200 marineros dijeron querer dejar las redes para transformase en agricultores o ganaderos.

De paso, este mismo sábado comenzarán a operar las dos primeras embarcaciones atuneras “de la empresa socialista del ALBA”.

Precisamente, en esa compañía el gobierno estará ofreciendo “cien vacantes en el segundo semestre de 2009”. Otros 200 marineros manifestaron su deseo de transformarse en agricultores o ganaderos.

“No los dejaremos desamparados”, garantizó Elías Jaua.

Anuncios

Peces del mundo están amenazados

Peces del mundo, amenazados

La captura de estos peces tiene además un efecto colateral especialmente nefasto: la destrucción de corales de agua fría milenarios.

PROTECCIÓN. La WWF pide se prohíba la pesca en aguas profundas y apela a la conciencia de los consumidores. EFE

EFE. BERLÍN, ALEMANIA

Más de tres cuartas partes de la población de peces del mundo está amenazada a causa de la sobrepesca, según un estudio presentado en Hamburgo por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés).

Una de las especies más amenazadas es la gallineta, por lo que el WWF recomienda a los consumidores no incluir este pescado en su menú.

La captura de estos peces tienen además un efecto colateral especialmente nefasto: la destrucción de corales de agua fría milenarios.

La organización ecologista exige por ese motivo la prohibición absoluta de toda pesca en aguas profundas y apela a los consumidores a comprar solo pescado con el sello ecológico “Marine Stewardship Council” (MSC).

El WWF también desaconseja comprar camarones de piscifactoría procedentes de las costas tropicales de Sudamérica, pues para erigir estas factorías se destruyen numerosos manglares.

Además, por cada camarón que se destina a la cría en la factoría muere un centenar de peces en las redes.

Otro de los productos considerados problemáticos por el WWF son los congelados de paella, pues en la mayoría de los casos no figuran los países de procedencia de los pescados incluidos en este preparado.

La inquietante huella humana en los mares del Mundo

La inquietante huella humana en los mares del Mundo

  Andrew C. Revkin
New York Times, 9 de marzo de 2008 (versión internacional en Español)

Los científicos están en proceso de crear el primer retrato mundial del impacto humano en los océanos, que revela una combinación de recursos agotados, ecosistemas degradados y mezclas biológicas perjudiciales por todo el planeta, al tiempo que especies se trasladan, por accidente y a propósito, por todo el mundo.

Un estudio que aparece en el número del 15 de febrero de la revista Science, es el primer esfuerzo por trazar un mapa de 17 clases de impactos humanos en los mares como la contaminación orgánica, que incluye desechos agrícolas y aguas residuales; daños causados por la pesca de arrastre en el fondo del mar; y pesca tradicional intensiva a lo largo de arrecifes de coral.

 

Science front page february 15, 2007

Aproximadamente el 40 por ciento de las áreas oceánicas está fuertemente afectado y sólo el 4 por ciento está incólume, de acuerdo al estudio. Algunos impactos humanos son conocidos, como el daño a arrecifes de coral y manglares a través de acciones directas, como la construcción, y más sutiles, como la pérdida de ciertos peces que dan forma a los ecosistemas.

Contaminación de los oceanos por barcos

Otros fueron una sorpresa, dijo Benjamín S. Halpern, autor principal del estudio y científico en el Centro Nacional para el Análisis y Síntesis Ecológico, en Santa Bárbara, California. Dijo que las plataformas y taludes continentales demostraron ser las áreas más intensamente afectadas, en particular a lo largo de costas con mayor densidad poblacional.

La huella humana más generalizada es un lento descenso en el pH de las aguas superficiales de todo el mundo, a medida que una porción de los miles de millones de toneladas de dióxido de carbono añadidos a la atmósfera por la quema de combustible y bosques cada año es absorbida en el agua, donde forma ácido carbónico.

Ese cambio progresivo en la química oceánica podría trastornar con el tiempo al plancton que forma conchas, así como a especies que construyen arrecifes, particularmente donde otros impactos, entre ellos las temperaturas en aumento por el calentamiento global provocado por los humanos, crean estrés simultáneo, dicen muchos biólogos marinos.

El análisis brinda una línea de referencia necesaria para estudiar más cambios, dijo Halpern. Muchos biólogos marinos entrevistados afirmaron que desde hace muchos años debería de haberse realizado un análisis así. Las preocupaciones conservacionistas de la gente se han centrado principalmente en tierra firme, aún cuando los mares cubren dos terceras partes del planeta y son una fuente vital de alimentos y placer.

Un esfuerzo por separado de mapeo se centró en especies invasoras y halló que el 84 por ciento de las aguas costeras estaban afectadas, y que las aguas árticas son las siguientes en ser afectadas, al mismo tiempo que aumenta el transporte marítimo en dichas zonas, en un mundo más cálido.

Más de la mitad de las especies invasoras que se afianzan tienen efectos perjudiciales, dijo Jennifer Molnar, científica conservacionista en la organización Na-ture Conservancy, quien encabezó ese estudio.

El agua de lastre y los organismos que se adhieren a los cascos y anclas de los barcos han sido fuente de muchas costosas invasiones marinas.

Incluso cuando se intensifican los esfuerzos por medir los efectos humanos, otros científicos simplemente intentan hacer un sondeo de especies marinas grandes y pequeñas, tarea enorme en vista de lo poco que se sabe sobre los océanos.

El eje para este trabajo es el Censo de Vida Marina, proyecto de diez años de duración iniciado bajo los auspicios de la fundación Alfred P. Sloan, que está previsto produzca en 2010 un primer reporte sobre las especies marinas.

El proyecto ha descubierto más de 5300 especies desde 2003, dijo Michael Feldman, del Consortium of Ocean Leadership, grupo en Washington que dirige el proyecto internacional. “Sólo hemos podido describir formalmente unos cuantos centenares hasta el momento. Aún están en proceso de descubrir cosas a un ritmo al cual ni siquiera sabemos cómo manejar”.

——–

Edición digital para dominio público: Centro de Estudios de Recursos Bióticos, Universidad de Panamá.

Pesca panameña fue certificada como protectora de tortugas

MEDIDA GARANTIZA LA EXPORTACIÓN DE CAMARONES

TED

Especialistas de la Autoridad de los Recursos Acuáticos (ARAP) revisan las redes. / Foto cortesía

Gilberto Pérez
periodistas@estrelladepanama.com
El Programa de Implementación del Dispositivo Excluidor de Tortugas Marinas (TED, por sus siglas en inglés) que es utilizado por los barcos camaroneros durante sus faenas de pesca, obtuvo la certificación por parte del servicio pesquero de los Estados Unidos.
El jefe de inspección de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), Plinio Domínguez manifestó que esta es una normativa que exige EEUU para recibir las exportaciones de camarón desde Panamá, que anualmente representa más de 70 millones de dólares y genera a su vez 40 mil empleos.
La inspección se realizó en los puertos de Vacamonte y Coquira.
Los técnicos estadounidenses Clayton Stanger y Robert Hoffman, supervisaron las tareas en alta mar a bordo de los barcos camaroneros.
Sin embargo, pese a que la ARAP mantiene constante monitoreos para hacer cumplir esta norma que está contenida en el Decreto-Ley 82 del 2005, algunos barcos incumplieron las mismas.
En lo que va del año se han realizado 104 inspecciones en alta mar, detectándose violaciones a la reglamentación. Cuando se detectan irregularidades, los infractores pueden ser sancionados con multas que van desde los 7 mil hasta los 9 mil dólares y se le suspende de la licencia por seis meses.
En caso de reincidencia, la ARAP procede a cancelar de por vida el permiso de pesca.
El dispositivo se instala en los barcos de pesca de arrastre, el que está conformado por una parrilla de 32 pulgadas que se ubica en la boca de entrada del saco que mantiene una malla inteligente que permite la salida a la tortuga.

El negocio de las tilapias en el Lago Bayano

Al rescate de las tilapias

La pesca de tilapia, que durante años ha sido el sustento de las familias que viven en las cercanías del lago Bayano, muestra señales de sobreexplotación. La esperanza es un plan de manejo que promete encauzar el desarrollo y salvar la actividad
Zoraida Chong
zchong@prensa.com

DIFICULTADES. La merma del recurso pesquero hace que las procesadoras no puedan desarrollar estrategias de comercialización a largo plazo en el mercado internacional.
LA PRENSA | Ana Rentería

La tilapia es el principal sustento de las comunidades pesqueras del lago Bayano, no solo como alimento, sino como actividad comercial.

Los resultados para los pescadores son tan favorables que los vecinos del lago aseguran que “en los últimos años esto se ha llenado de gente de todos lados”, dice María Cortés, presidenta de la Asociación de Pescadores de la comunidad de Cañitas.

Pero la abundancia de peces, que en las mejores épocas permite a los más disciplinados obtener entre 400 y 500 dólares brutos por semana, no es infinita.

La sobreexplotación que se ha dado por la llegada de nuevos grupos de pescadores está mermando la población de tilapias y generando pérdidas y preocupación entre las familias que viven de la actividad pesquera, al punto que el año pasado implementaron la primera veda voluntaria, es decir, que no fue impuesta por la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), sino acordada de palabra por las asociaciones de pescadores del lago.

TRADICIÓN. La mayor parte de los pescadores del lago Bayano pertenecen a comunidades kuna y emberá wounaan.
LA PRENSA | David Mesa

“Lo que estamos buscando es que ahora el periodo de veda se establezca de acuerdo al rigor científico, para que sea más efectivo”, afirma Reinaldo Morales, secretario general de la ARAP, en referencia al Plan de Manejo del Lago Bayano, un documento que fue producido con el auspicio de la Organización del Sector Pesquero y Acuícola del Istmo Centroamericano (Ospesca), el Gobierno de Taiwan y el Sistema Integrado de Información en Sanidad Agropecuaria (Oirsa).

El plan de manejo es parte del Plan Regional de Pesca y Acuicultura Continental (Prepac), una estrategia regional que abarca a todos los países de Centroamérica y que se inició con la realización de un inventario sobre los recursos acuícolas de la región.

Posteriormente, en cada país se eligió un lago cuyos recursos incidieran de manera determinante en poblaciones extensas y, al mismo tiempo, tuvieran un gran potencial de explotación sostenible.

En este sentido el lago Bayano tenía todas las de ganar, pues además de proveer sustento a mil 200 pescadores es rico en un producto que tiene buena salida en el mercado internacional.

De este modo, y luego de presentado el Plan de Manejo a las organizaciones internacionales, el mes pasado se aprobó el financiamiento para su implementación, cuyo presupuesto es de 917 mil dólares.

“Parte del financiamiento viene del proyecto, pero dependerá de la ARAP, en conjunto con los diferentes sectores, buscar otras fuentes que nos permitan cumplir con todo lo planeado, ya sea vía cooperación internacional o por otros medios”, explica Morales.

Presione para ver

Exportación a pequeña escala

Panamá está lejos de ser uno de los principales exportadores de tilapia de Centroamérica, pues los líderes de la región son Costa Rica y Honduras (Ver gráfica: Importación de tilapia en EU), que ya llevan casi 20 años en el mercado internacional, mientras que Panamá tiene poco más de cinco años de experiencia.

Valerio de Sanctis, presidente de grupo Panalang (procesador y exportador de productos del mar), explica que la razón primordial por la que la exportación de tilapia no ha despuntado es porque la extracción no se realiza de manera constante.

“Al no poder trabajar conjuntamente con los productores, no podemos desarrollar mercados de exportación a largo plazo. Nunca sabemos cuándo van a parar de pescar”, afirma el empresario.

Por otro lado, mientras Panamá se concentra en la pesca, se ve obligada a competir con países que a través de la acuicultura han conseguido una rentabilidad mayor para su producto.

“Hemos conseguido poco a poco equiparar nuestro precio con la tilapia china, y también la hemos mercadeado dando el enfoque de producto orgánico. Esto en ciertos países ha tenido un nivel de aceptación, aunque obviamente la gran mayoría prefiere la de granja porque es más homogénea en cuanto a tamaño y color”, añade.

CARENCIAS. Los pescadores tienen la ilusión de contar con un muelle para descargar su producto.
LA PRENSA | Archivo

Por estas razones, y porque en Panamá todavía no se consume de manera masiva este tipo de pescado, para las plantas procesadoras la tilapia representa únicamente un producto complementario del negocio.

Si los pescadores han notado que el recurso por excelencia del lago Bayano se está acabando, también las plantas procesadoras confirman el hecho. “Hay menos, pero también vienen más pequeñas. Antes podíamos programar la línea de producción para trabajar filete de tilapia, pero ahora solo estamos sacando el pez entero, porque para eso no se necesita que sea tan grande”, afirma Sofía de Guevara, gerente de planta de Panalang.

Con el nuevo Plan de Manejo, el escenario podría cambiar, aunque algunos de los pescadores son escépticos y aseguran que “gobierno tras gobierno vienen y prometen, pero al final no hacen nada”.

Una especie, dos productos

Aunque en la región hay otros países que tienen consolidada su actividad de exportación de tilapia, los especialistas aseguran que Panamá tiene oportunidades en el mercado internacional con dos tipos de producto.

Valerio de Sanctis.
LA PRENSA|Ana Rentería

Por un lado, la tilapia que se extrae mediante la pesca y se mercadea en algunos lugares como un alimento orgánico, y por otro la tilapia que se cría en granjas.

El Plan de Manejo del Lago Bayano contempla la explotación sostenible de ambos productos, aunque hace énfasis en la pesca, por ser el método que tradicionalmente ha dado sustento a los habitantes del área.

Uno de los principales retos que enfrentará la implementación de las estrategias es el papel de vigilancia que debe cumplir la ARAP, para lograr que se cumpla con los reglamentos y acuerdos establecidos en aras de conservar el recurso.

“Uno puede dejar de pescar, pero no todo el mundo lo hace, hay gente que no le importa porque no son de aquí. Ellos llegaron por la fama del lago y si se acaba se irán”, explica uno de los pescadores de Bayano, que prefirió mantenerse en el anonimato.

Las asociaciones de pescadores aseguran cumplir con acuerdos, como pescar solo de lunes a viernes, pero denuncian que hay otros que no se ciñen a lo establecido, y que han implementado prácticas como la pesca nocturna.

Para que las reglas sean aplicadas por todos, la ARAP pretende difundir campañas de concienciación en las que cada pescador o vecino del lago se convierta en vigilante y alerte a las autoridades cuando alguien actúe de forma indebida, de modo que pueda ser sancionado.

OPCIONES. La tilapia puede exportarse entera o en filete, pero en este último caso se requieren ejemplares de mayor tamaño.
LA PRENSA| Ana Rentería

Además de la vigilancia, el plan contempla la investigación, seguimiento y evaluación de los resultados e impactos generados, así como el rendimiento de cuentas a un comité integrado por pescadores, intermediarios y exportadores.

En la actualidad algunos de los pescadores notan resultados sobre los pasos que ha dado la ARAP.

“Ellos [la ARAP] vienen a darnos cursos y sí hemos aprendido bastante, aunque mucha gente todavía no va a las clases”, afirma la presidenta de la asociación de Cañitas.

Desde la ARAP consideran que otro de los componentes críticos del plan es el financiamiento de materiales de trabajo para los pescadores, como neveras y redes.

En la actualidad, quienes se dedican a la pesca recurren a préstamos que les otorgan intermediarios a cambio de que les vendan el producto de forma exclusiva, y aunque ambas partes aseguran que ha sido un trato de conveniencia mutua, los pescadores tienen sueños que van más allá de las redes. “Queremos tener una máquina de hacer hielo, porque es una de las cosas que más utilizamos”, una vez han pescado el producto, dice Cortés.

A los pescadores todavía la ARAP no les ha informado sobre la posibilidad de nuevos financiamientos, debido a que aún no se tienen los fondos para tal fin, sin embargo, Morales adelanta que esta facilidad se otorgará a las asociaciones y no como préstamos individuales.

“Con la asociatividad se pueden buscar recursos para que los pescadores puedan adquirir mejores equipos de pesca y se eleve la calidad, porque se pierde producto por no tener ar-tículos apropiados para el enfriamiento”, asegura el funcionario.

Reinaldo Morales.
LA PRENSA| Ana Rentería

Promesa de inversiones

Tras los análisis realizados sobre las características del Bayano, como parte del Prepac se determinó que el lago es propicio para la instalación de granjas de producción de tilapia, aunque siguiendo procedimientos que no deterioren el medio ambiente.

“Desde el punto de vista científico no debe haber problema, porque todas estas granjas tienen sus estudios de impacto ambiental y llevan el control de calidad de agua”, afirma el biólogo Rigoberto González, autor del Plan de Manejo del Lago Bayano, quien añade que en este tipo de industria cuando se detecta alguna anomalía se implementan las medidas apropiadas de mitigación.

La respuesta de los inversionistas no se hizo esperar y actualmente hay al menos dos empresas interesadas en invertir en esta actividad.

AquaPanamá, subsidiaria de AquaChile, una de las principales empresas exportadoras de salmón a gran escala, ha avanzado en el establecimiento de una granja de tilapias en el lago Bayano, para lo cual realizó sus propios estudios que determinaron la factibilidad del proyecto.

En noviembre, la empresa recibió la aprobación de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) para el cultivo de tilapias en jaulas flotantes, cuya inversión supera los cinco millones de dólares.

Jennifer Castillo, abogada de la empresa, asegura que la inversión será “altamente positiva” para el sector, pues generará plazas de trabajo y pagará impuestos municipales, además de transmitir tecnología de punta para el desarrollo e implementación de futuros proyectos.

Actualmente AquaPanamá está a la espera del contrato de concesión de uso de agua que otorga la dirección de recursos hídricos de la Anam, algo que Morales estima no será un problema.

A los pescadores de Bayano, sin embargo, no les convence la idea de compartir el lago, pues temen que las granjas compitan con ellos y conviertan en “peones” a los que ahora son dueños de sus propios micronegocios.

Ante este argumento González y Morales coinciden en que la producción pesquera y el cultivo son productos que no necesariamente compiten entre sí, por lo que es factible desarrollar los dos tipos de explotación.

Mientras llegan los recursos para todos los planes, pescadores con ánimos empresariales no pierden la ilusión, ellos quieren ver que bajo el puente del lago Bayano, donde descargan las tilapias, se construya un puerto que les facilite el trabajo y le imprima profesionalismo a su forma de vida.

Bayano, un ambiente multiculturalEl lago Bayano, localizado en el corregimiento de Cañitas, distrito de Chepo, es en realidad un embalse de 350 kilómetros cuadrados, construido en 1976 como parte de la hidroeléctrica Ascanio Villalaz.

El estudio de caracterización del lago arrojó que sus aguas proveen el sustento a 16 comunidades que en conjunto extraen unos 3 millones 900 mil kilos de tilapia al año, lo que se traduce en un ingreso promedio de 47 dólares diarios por pescador, no obstante, a eso hay que restarle los gastos en insumos necesarios para la pesca, como redes y gasolina para los botes.

La mayoría de los pescadores del área pertenece a etnias indígenas (kuna y emberá-wounaan), pero también hay colonos provenientes de las provincias centrales (Coclé, Herrera, Los Santos y Veraguas) y Chiriquí, a quienes también se les conoce como latinos.

Esto se debe a que el 80% del embalse se ubica en la comarca kuna de Madungandí, la cual es regida por el Congreso General Kuna de dicha comarca.

Rosendo Laso, saila de la comunidad kuna Akwayala, explica que en su estructura tienen una directiva de pesca, que se encarga de participar en las actividades y que realizan las instituciones estatales y las organizaciones internacionales.

Esto, dice Laso, les permite controlar la actividad en su área de jurisdicción y establecer reglas que ayuden a conservar el recurso.

Denuncian a pesqueras europeas

ecología.

Greenpeace denuncia a pesqueras europeas

Las grandes empresas pesqueras roban unas 300 mil toneladas anuales de pescado del Pacífico.

SIDNEY, Australia /EFE

Pesqueras europeas y latinoamericanas, como Albacora, Calvopesca, Nirsa y Conservas Garavilla, faenan ilegalmente en el Pacífico central y occidental, denunció Greenpeace en un nuevo informe.

El activista Jason Collins, de Greenpeace, explicó a Efe que presentarán el documento al Comité de Conformidad Técnica de la Comisión de Pesquerías del Pacífico Central y Occidental, en la reunión que celebrará esta semana en los Estados Federados de Micronesia.

Collins dijo que la organización ecologista participará en las sesiones como observador, y explicó que existen dos problemas básicos en el Pacífico: “Agujeros negros” en las zonas económicas exclusivas y traslados de mercancías de un barco a otro para saltarse las regulaciones.

Greenpeace propone a los gobiernos del Pacífico que cuando negocien sus acuerdos de pesca con la Unión Europea o con otros países lo hagan como bloque multilateral, en una acción unificada y concertada, para que se apliquen las mismas normas en toda la región.

Las grandes empresas pesqueras roban unas 300 mil toneladas anuales de pescado del Pacífico, valoradas en cuantías muy superiores a los ingresos que sus licencias generan para los países de la región, según la organización.

 

Especies marinas en peligro

AMBIENTE

Especies marinas en peligro


AMPLIAR

Panamá es el país con mayor diversidad de peces costeros de la región del Pacífico Oriental Tropical y la cuna de especies endémicas en los golfos de Panamá y Chiriquí.(Foto: EFE)

Aleida Samaniego C

PANAMA AMERICA

MIENTRAS QUE el valor comercial de algunas poblaciones de peces ha decaído, en otras su supervivencia está amenazada. En Panamá, la anchoa de Chame (anchoa chamensis) y el bagre cabeza chata, conocido científicamente (Notarius Planiceps), y otra especie de Chaenopsido (Protemblemaria perla) que habita únicamente en al Archipiélago de Las Perlas son tres ejemplos de especies endémicas en peligro.

La pesca, el cambio climático y la destrucción de los manglares arrecifes y otros hábitats costeros, son algunas de las razones, expuestas en el Taller de Evaluación Global de Especies Marinas: Peces Costeros del Pacífico Oriental Tropical realizado por el Instituto de Investigaciones Tropicales Smithsonian.

Los científicos mostraron su interés en detener la destrucción de los manglares, donde habitan estas especies, así como desarrollar programas destinados a la conservación.

Para el científico y biólogo marino, Arturo Dominici coordinador de la base de datos para esta evaluación, el problema de especies como las anchoas del Golfo de Panamá es que los pescadores las capturan en redes junto con los demás peces sin conocer que son endémicas de Panamá.

Agrega que en nuestro país son pocas las especies endémicas en esta situación, sin embargo, los ejemplos mencionados son notables.

EVALUACION INTERNACIONAL
Los especialistas provenientes de Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Estados Unidos, México, Australia, Brasil y Francia investigan la situación de más de 1, 200 especies de peces costeros de la región.

Dominici explicó que Panamá fue seleccionado como sede de este taller debido a que es uno de los países con mayor diversidad de peces costeros de toda la región del Pacífico Oriental Tropical y cuna de especies endémicas que habitan los grandes golfos de Panamá y Chiriquí.

Mientras que los especialistas consideran esta abundante diversidad como un privilegio, por ello representantes de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá participaron como invitados al evento y colaboraron en la preparación de la lista inicial de especies a analizar.

La revisión, la primera en el ámbito global, se enfocó en el estado de conservación de todas las especies de vertebrados marinos y de algunos invertebrados y plantas en el mundo.

Esta es la primera vez que se realiza una categorización de las especies de peces costeros del Pacífico Oriental Tropical (desde Perú hasta México) para analizar el estado actual de sus poblaciones y planificar su conservación y protección a largo plazo.

De acuerdo con Héctor M. Guzmán, biólogo marino del Smithsonian, de aproximadamente 1, 200 especies de peces costeros que existen en el Pacífico Oriental Tropical, 676 se evaluaron e incluirán en la Lista Roja tras el ejercicio de Panamá. De todas las especies que se incluyeron en es lista, el 15.3% podría ser clasificado en categorías de Críticamente Amenazadas (CR), Amenazadas (EN) y Vulnerables (VU), de acuerdo con los criterios de la IUCN.

 

AMPLIAR

Las tortugas marinas, también corren riesgos.

 

AMPLIAR

La pesca con desconocimiento causa la pérdida de especies endémicas en Panamá.