Derrame de petróleo grave en Bahía de San Francisco, EE.UU

ACCIDENTE. VERTIDO DE PETRÓLEO ES EL MÁS GRAVE EN AÑOS.

Derrame ya mató a 200 aves y hay 500 afectadas

Más de 20 playas, en la bahía de San Francisco, tuvieron que ser cerradas por la mancha de petróleo.

La tripulación de la nave involucrada en el hecho ha sido detenida e interrogada por las autoridades.

Daño a la fauna.940006

SAN FRANCISCO, EU/DPA

La catástrofe petrolera de San Francisco adquiere dimensiones cada vez mayores: hasta ayer lunes, los protectores de animales y los grupos de rescate recuperaron con vida unas 500 aves empetroladas, aunque otras 200 ya murieron, informó ayer el diario San Francisco Chronicle.

Más de 20 playas en la bahía de San Francisco tuvieron que ser cerradas. Toda la tripulación del «Cosco Busan», que sufrió la pérdida, fue detenida e interrogada. Los dueños del barco son investigados penalmente.

La limpieza del mar y de las playas aún podría llevar meses. Los protectores del medio ambiente temen que el número de aves muertas y empetroladas aumente dramáticamente.

También están amenazadas focas y otros animales marinos. Cuarenta y seis botes y más de 700 ayudantes se encuentran trabajando desde hace días para detener la alfombra de petróleo y limpiar las playas.

El barco en cuestión chocó el miércoles contra un poste del puente Bay Bridge entre San Francisco y Oakland. La guardia costera cree que se debió a un error humano. Entre otras cosas se investiga si el barco iba demasiado rápido, con una densa neblina, y si hubo fallos en la comunicación con la tripulación china.

Desde el accidente, más de 220 mil litros de petróleo fueron vertidos al mar y, hasta ahora, solo pudieron ser retirados 75 mil litros.

Al principio, las autoridades habían partido de la base de una cantidad de petróleo mucho menor, lo que hizo que se perdiera un tiempo muy valioso para impedir que la catástrofe fuera mayor. Los críticos afirman que las tareas de limpieza comenzaron muchas horas después de la colisión. Por eso, dicen, el manto de petróleo se extendió más allá de la bahía de San Francisco.

Además, hay discusiones entre voluntarios y las autoridades. Muchas personas que se acercaron a ayudar con bolsas de basura y palas para limpiar fueron echadas de las playas.

Según las autoridades, deben evitar el contacto con el petróleo.

Oleoducto, afectaría parques nacionales

ENERGÍA. LA AUTORIDAD NACIONAL DEL AMBIENTE RECIBIÓ LA NUEVA RUTA DE LA TUBERÍA.

Oleoducto, por área protegida

La planta en el Pacífico se construirá sobre una plataforma marina a solo tres kilómetros de Taboga. La Autoridad Nacional del Ambiente tiene un plazo de dos meses para emitir su aprobación o rechazo.

Edgar Figueroa Lombardo
efigueroa@prensa.com

La antigua ruta del oleoducto transístmico que busca construir en Panamá el Centro Energético de las Américas ya es historia. La empresa –del español Jesús Barderas y su socio dominicano Abraham Hazoury– presentó el 11 de octubre último a la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) un nuevo trazado. Si bien en menor porcentaje, parte de la tubería continúa pasando sobre un área protegida.

Otro de los cambios –que según reconoció el gerente de la empresa, Luis Marín, les costará varios millones de dólares más– se refleja en el parque industrial que pensaban construir en la isla Taboga. Eso fue desechado: ahora la terminal en el Pacífico se instalará en una plataforma marina con dos atracaderos a 3 kms de la llamada isla de las flores.

En el plano anterior, la ruta del oleoducto pasaba sobre la zona del lago Gatún, Gamboa y el Parque Soberanía. Y luego terminaba en Taboga, sitio de refugio de vida silvestre y patrimonio de la humanidad. El Consejo Municipal de la isla –por pedido de los vecinos– emitió una resolución el 28 de julio pasado para oponerse al «megaproyecto». Esa oposición obligó al Centro Energético de las Américas a replantear la ubicación de su planta frente a la ciudad de Panamá.

NUEVA SORPRESA

La instalación de la plataforma marina para las operaciones de trasiego de crudo y otros productos derivados del petróleo costará 5 millones de dólares, indicó Marín.

Este muelle tendrá una superficie total de aproximadamente mil 500 metros cuadrados. La misma contará con dos puestos de amarre para la carga y descarga de buques y se ubicará a 3 kms al noreste de la isla de Taboga.

La inversión total proyectada de la obra ronda los 40 mil millones de dólares. Es decir, cinco veces más que el costo de la ampliación del Canal.

El nuevo informe presentado por la empresa al organismo demostró que la vía original de la tubería se modificó alrededor de un 50%. Por eso, unos 45 kms quedaron igual.

Marín aseguró –en diálogo con La Prensa– que el oleoducto no pasará sobre áreas protegidas. Pero los planos indican otra cosa: las tuberías serán construidas paralelas a la autopista Panamá-Colón, que pasa por las entrañas del Parque Nacional Soberanía.

Para el consorcio extranjero, la facilidad de trabajar sobre la autopista Panamá-Colón es un punto favorable para continuar con su ambicioso plan.

Otros punto de impacto del nuevo oleoducto será a la altura del Canal: pasará por debajo del Puente Centenario. Luego, la tubería continuará hacia el oeste de Panamá atravesando el área de explosivos de Arraiján. La conexión se dirige, después, hacia el sur hasta la zona de Howard. En Veracruz, en tanto, iniciará el tramo marino del oleoducto que terminará cerca de Taboga.

Marín aseguró que les conviene el cambio de ruta porque la carretera está avanzada y es un zona donde se puede trabajar mejor. El oleoducto unirá la plataforma marina en el Pacífico con un parque energético en la zona de María Chiquita (Colón). La tubería –según indicó el estudio– estará enterrada a una profundidad mínima de 1.2 metro.

El director de Evaluación y Ordenamiento Ambiental de la Anam, Bolívar Zambrano, mantuvo una reunión, a puerta cerrada, el pasado 30 de octubre con parte de la directiva del Centro Energético de las Américas. En la reunión se abordó el tema del costo de la primera fase de los trabajos: construcción de patio de tanques, muelles, servicio de electricidad, agua y plantas de tratamiento. La inversión de la primera fase será de mil millones de dólares.

Solo resta esperar que dentro de dos meses el equipo de Zambrano estudie la nueva documentación y emita su opinión, mientras los grupos de ambientalistas ya han actuado para dar la suya: se oponen al nuevo trazado.

Seguir leyendo

Centro Energético entrega estudio de impacto ambiental

Centro Energético entrega estudio

Mireya Rodríguez
PA-DIGITAL
Escogieron a Panamá para realizar el proyecto por su marco jurídico, su ventajosa posición geográfica y por centro logístico

La empresa Centro Energético de las Américas entregó a la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) el estudio de impacto ambiental categoría tres para posteriormente iniciar los trabajos del Parque Industrial que se ubicará entre María Chiquita, en la provincia de Colón,  y la isla Taboguilla, en Panamá.
Luis Marín, vicepresidente   ejecutivo de Centro  Energético, explicó que el anterior estudio fue retirado,  ya que consideraba pasar el proyecto por parte del lago Gatún.
El nuevo estudio incluye  otra ruta que pasa paralela al proyecto Odebrecht, agregó  el  empresario.
Se tiene previsto entregar en el día de hoy un estudio de compatibilidad con el Canal de Panamá.
Proyecto El proyecto en su primera fase contempla la construcción de 25 millones de barriles de almacenamiento entre el Atlántico y el Pacífico.
También contempla la construcción de 95 kilómetros de un oleoducto de 36 pulgadas y dos muelles, uno en el Atlántico y el otro en el Pacífico. Invertirán unos $1,070 millones.

Proyecto petrolero espera Estudio de Impacto Ambiental

Proyecto espera estudio de impacto ambiental

Estiman una inversión inicial de $1, 000 millones hasta llegar a $38, 000 millones en 20 años.

Moradores de la isla de Taboga se oponen a esta infraestructura.

Foto: Archivo / EPASA ]

 Xenia De León


PANAMA AMERICA

LA EMPRESA Centro Energético de las Américas reiteró ayer que construirá un parque energético desde la comunidad de María Chiquita, en la provincia de Colón, hasta la isla de Taboguilla, a pesar de las quejas de los moradores de la vecina Taboga.

Representantes de esta empresa manifestaron que decidieron cambiar los tanques de petróleo que iban a construir en la isla de Taboga por una plataforma flotante en Taboguilla, fuera de las corrientes marinas y los vientos que pueden afectar el área.

La empresa ya ha entregado los estudios de impacto ambiental a la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) y a la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), con el fin de buscar la viabilidad del parque energético (ver ilustración).

El parque, que se construirá en 1, 600 hectáreas de la comunidad de María Chiquita, en la provincia de Colón, contempla la creación de una refinería, una planta petroquímica y un complejo de regasificación y almacenamiento de gas natural e hidrocarburos.

También se construirá un oleoducto de 90 kilómetros a lo largo del Canal para transportar petróleo, productos terminados y gas, entre otros.

La inversión, valorada en $1, 000 millones en su primer año hasta alcanzar los $38, 000 millones en 20 años, estará a cargo de un consorcio de empresas, entre estas Cryogas de Estados Unidos, Técnicas Reunidas de España y Jurong de Singapur.

Rosa de González, dirigente de los moradores de la isla, dijo que pese a al cambio de Taboga a Taboguilla, la distancia es de tan solo una hora, por lo que la pesca artesanal está en peligro.

Aunque reconoció que se ha ido cambiando la posición de los tanques por una plataforma flotante, luego del reclamo de la comunidad, temen por las afectaciones que podrían darse.

Puso como ejemplo que al romperse un oleoducto o producirse cualquier accidente, los afectados van a ser los moradores de Taboga, trayendo como consecuencia la disminución del número de turistas y la pesca, único sustento de los residentes.

«No es justo que se pierda hacha, calabaza y miel», insistió la moradora, por lo que se espera que la empresa cumpla con todos los requisitos ambientales y, de haber afectación, que reconozcan los daños.

Sobre el tema, el vicepresidente ejecutivo del Centro Energético, Luis Marín, sostuvo que la empresa cumplirá con los estándares ambientales y de seguridad no solo nacional sino también internacional, por lo que esperan los resultados de los estudios de impacto ambiental.

Más demanda para petrolera PTP en Panamá

CONTAMINACIÓN. RESIDUOS DE CRUDO SIGUEN EN LA BAHÍA.

Demandas suman $862 millones

El juzgado undécimo de circuito acogió una demanda en contra de Petroterminal de Panamá.

Los pescadores alegan que sus ingresos económicos han mermado a consecuencia del derrame ocurrido en febrero.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/Flor Bocharel

SANEAMIENTO. Esta foto, tomada el pasado sábado, muestra que después de seis meses del derrame de crudo en Chiriquí Grande, los trabajos de limpieza todavía no terminan. 

José Arcia
Flor Bocharel

panorama@prensa.com

Las demandas civiles en contra de Petroterminal de Panamá por el derrame de petróleo en La Laguna de Chiriquí Grande ya suman 862 millones de dólares y todavía los trabajos de limpieza no terminan.

La última de las dos demandas que enfrenta PTP la presentó el abogado Ricardo Vial, en representación de 194 personas, entre pescadores y comerciantes, quienes consideran que sus ingresos económicos se han visto «perjudicados» a consecuencia del derrame del pasado 4 de febrero.

Vial sustenta la demanda –por la suma de 325 millones de dólares más los gastos que genere el proceso– en que «Petroterminal de Panamá posee responsabilidad objetiva de resarcir el daño y perjuicio» causado a los pescadores y comerciantes.

Además, alega Vial, si dicha responsabilidad no es atribuida a PTP «constituiría un incentivo a nuevos derrames y contaminaciones por parte de esa u otras empresas que operen en nuestro país».

La primera demanda, por 537 millones de dólares que incluye gastos del proceso, la presentó el abogado Silvio Guerra, en representación de 14 comunidades indígenas en las que residen alrededor de 60 mil personas. La acción judicial fue presentada ante el Tribunal Marítimo y fue acogida por el juez Calixto Malcom, el viernes 1 de junio pasado.

Por este proceso, el juez ordenó el secuestro de 5 millones 400 mil barriles de petróleo a la empresa Castor American Inc. (Castor Petroleum) almacenados en los depósitos de las terminales del Atlántico y del Pacífico de PTP. Después, por una orden de la Corte Suprema de Justicia al admitir un recurso en contra del secuestro, el crudo fue liberado.

LA VOZ DE LOS AFECTADOS

El pasado sábado, al mismo tiempo que PTP continuaba con las labores de limpieza del crudo, los nuevos demandantes que viven cerca de las instalaciones de la empresa hablaban de los problemas que les ha ocasionado el incidente. Incluso, un residente que pidió el anonimato dijo que PTP le solicitó que firmará un finiquito para desistir de la demanda.

Este diario llamó ayer al gerente general de PTP, Luis Roquebert, para conocer su versión sobre la nueva demanda y de las alegaciones de los afectados, pero no respondió.

Lo confirmado es que Harmodio Saldaña, uno de los demandantes que alternaba la pesca con la reparación de joyas, dijo que su actividad pesquera dejó de ser la misma.