Arrasan Isla Viveros: historia vieja

ECOSISTEMAS. CONSTRUCCIÓN EN VIVEROS CONTINÚA A TODA MARCHA.

Arrasan con isla

La compañía que desarrolla el proyecto fue multada por segunda ocasión por tala no autorizada.

Gremios ambientalistas consideran que se debió aplicar una sanción más fuerte y paralizar la obra.

 

LA PRENSA/Carlos Lemos
Isla Viveros Panama
CON LICENCIA. La Anam sostiene que solo ha dado permiso para intervenir 27 hectáreas en la isla.

Rafael E. Berrocal R.
rberrocal@prensa.com

El desarrollo de la isla Viveros parece no estar teniendo compasión con la vegetación del lugar ubicado en el archipiélago de Las Perlas. La empresa que desarrolla el proyecto por 100 millones de dólares, Viveros Development, ha vuelto a ser multada por la tala no autorizada de más de dos hectáreas en el lugar.

Esta vez la sanción aplicada por la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) es de solo 9 mil 214 dólares, que se suman a la primera multa de 40 mil dólares también por tala no autorizada en el lugar. El monto de las sanciones incluyen la indemnización por daños ambientales.

Lizandro Arias, director de la Anam para la región metropolitana, señaló que las inspecciones en ese proyecto son constantes ya que el mismo se encuentra dentro de un área ecológica delicada.

Arias indicó que en la primera violación que cometió Viveros Development, la Anam ordenó la paralización del proyecto por siete meses hasta que cumplieran con algunas correcciones, entre ellas la colocación de mallas para que la erosión de la tierra no fuera a afectar las cristalinas aguas marinas.

La empresa alega estar cumpliendo con las normas ambientales y continúa adelante con el desarrollo del proyecto que contempla la intervención directa de 27 hectáreas, incluyendo la construcción de una pista aérea, canchas de golf, carreteras, hotel, residencias, muelles y marina.

La Asociación para la Conservación de la Naturaleza (Ancon) advirtió que el proyecto también le está haciendo un daño enorme a una de las zonas coralinas más importantes del país debido a que la deforestación en la isla genera sedimentación de tierra a las aguas marinas. La institución señaló que por la reincidencia en la tala no autorizada el proyecto debió paralizarse.

“No se puede jugar con nuestro futuro y la naturaleza so pretexto de que inversiones generan unos cuantos empleos temporales y lucran por mucho tiempo a unos pocos”, comentó el ecólogo Elvin Britton.

Viveros Development. INVERSIONISTAS ALEGAN ‘CONFUSIÓN’ EN LOS PERMISOS TRAMITADOS CON LA ANAM.

‘Multas no fueron ejemplares’

Por la reincidencia de tala no autorizada en isla Viveros, la empresa fue sancionada con 9 mil dólares. Ambientalistas critican la medida, pero los inversionistas dicen que el proyecto es compatible con el medio ambiente del lugar.

 

LA PRENSA/Carlos Lemos
ALERTA. La compañía ha presentado un proyecto en cuatro partes para intervenir toda la isla, que está ubicada en el archipiélago de Las Perlas.

Rafael E. Berrocal R.
rberrocal@prensa.com

Grupos ambientalistas, como la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (Ancon), califican de irrisoria la multa aplicada por la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) a Viveros Development por un monto de 9 mil 214 dólares, incluyendo la indemnización ecológica debido a su reincidencia en la tala no autorizada de bosques en diciembre de 2007.

“La multa es irrisoria, debió ser mucho mayor. Incluso se debió considerar paralizar nuevamente el desarrollo de la obra”, dijo Alida Spadafora, directora ejecutiva de Ancon, quien sostiene que el proyecto en la isla Viveros está afectando uno de los ecosistemas coralinos más importantes de Panamá.

Según la Anam, Viveros Development solo puede intervenir de manera directa 27 hectáreas de las 81 hectáreas que tiene en concesión en esa isla. Pero las vistas tomadas por La Prensa, el pasado viernes 4 de enero, muestran que el daño puede ser mayor, incluso, resalta entre las islas del archipiélago de Las Perlas.

“Situaciones como estas dan un mal mensaje a la ciudadanía y a otros promotores o inversores para poder hacer lo que les plazca con los recursos naturales”, dijo el ecólogo Elvin Britton.

Mientras tanto, el proyecto de desarrollo turístico en isla Viveros continúa a toda marcha. De hecho, la empresa señaló que no apelará a la segunda multa que le aplicó la Anam [la primera también fue por tala no autorizada en el lugar]. Sin embargo, Saly Vargas, representante legal de Viveros Development, dijo que las áreas por las cuales fueron multados eran excedentes de los primeros permisos de tala que la propia Anam ya les había aprobado.

“Hemos hecho el esfuerzo de cumplir con los trámites correspondientes”, agregó Roderick García, gerente de mercadeo de la empresa. Viveros Development asegura que el proyecto es compatible con el medio ambiente.

————————————-

environment

Groups call Viveros fine ridiculous

ANAM had imposed a fine of less than $10,000 on a developer for violating an environmental impact assessment for the Las Perlas Islas project.

 

CARLOS LEMOS/LA PRENSA
too big: The Viveros Development in Las Perlas Islas was recently fined by Anam for environmental violations for a second time.

Environmental groups, including the Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (Ancon), are up in arms over the amount of a fine imposed on a developer working in one of Panama’s most environmentally-sensitive areas.

The Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) levied a $9,214 fine against Viveros Development for violating the parameters of its environmental impact statement.

The development, located in the Las Perlas Islas, is being marketed as one of the most upscale, and ambitious, of Panama’s real estate projects. The development includes a golf course, a private airstrip and a marina.

The project is located near some of Panama’s most spectacular coral reefs, which has prompted criticism from various environmental groups. That criticism has grown more voluble since Anam announced the amount of the fine it levied against the project.

“The fine was ridiculous. It had to be much higher,” said Ancon Executive Director Alida Spadafora. “They should have stopped the work.”

According to Anam, the developers can work on only 27 of the island’s 81 hectares. But aerial photographs of the project show that it has far exceeded its boundaries.

“Situations like this send a bad message to other promoters and investors that they can do whatever they want with natural resources,” said ecologist Elvin Britton.

Viveros officials have claimed that they did not violate their agreement with Anam. “We have made every effort to comply with the relevant procedures,” said Roderick García, the development’s marketing manager.

This is the second time that Anam has fined the developer for environemntal violations. The other fine, which totalled $40,000, was for the unauthorized removal of trees.

Together, the two fines amount to .0005 percent of the project’s $100 million cost.

———

Ver además:

http://mensual.prensa.com/mensual/contenido/2006/01/12/hoy/negocios/464779.html

 

 

Panama vende sus islas al mejor postor (inglés)

Islands of the Month: Panama

The market in Panama is hot, hot, hot… Panama has quite a few archipelagos for island lovers and investors to choose from. Isla Quiros sits in the famed Perlas Archipelago on the Pacific side of Panama. This little pearl offers the perfect opportunity for a private retreat. If you like your islands already developed, Cabra Island on the Caribbean Sea could function as a large personal estate or a modest turnkey resort. This month we’re also offering the chance to buy your own archipelago of three islands; Mamay, Sordo and Paulina Island are offered as a package deal for the island lover who likes to buy in bulk.

> view our islands for sale in Panama

Dear Island Enthusiasts,

Investing in Panamanian real estate offers advantages for expats, retirees and developers alike. Panama provides an amazing lifestyle for half the cost of living in the United States. The infrastructure, amenities and remarkable beauty of Panama are the reasons why Panama is the new ‘it’ country. Whether you’re considering full or part time private island living, Panama’s islands still represent great investment potential and a unique lifestyle all year round. Visit our Panama section to see what’s on offer. Until next time, Happy Island Hunting.
Best Regards,
—————————-

All is possible in a Banana Republic with people hungry of easy money and libertarian government!

Pedro Miguel Gonzales is a nationalist deputy, the current president of the Assembly. He claims to be nationalist, but he was the person who negotiated an act of islands for sale to the highest bidder. Which man more patriotic not!

Civilized nations never sell its islands. At most of the lease, since the sale is lost once the collective use and ancestral many islands had in the history homeland.

Buy an island for private use, in the full sense of the word, denied the right to the rest of Panamanians access to them, unless they pay a lot of money for their use.

Burica Press

Rubén Blades comienza a reinvindicar la letra de sus canciones

Los ambientalistas han criticado fuertemente al Ministro de Turismo durante su gestión, especialmente al inicio de la misma, debido a que en este tiempo su ministerio amparaba el mal llamado Turismo Residencial, que no es más que una figura inventada en España por los pillos de allá, que los pillos de acá importaron para hacer lo mismo que han hecho en los archipiélagos y costas de España: apoderarse de cada metro cuadrado del patrimonio colectivo de los españoles. La ley 2 que literalmente permite el negociado de nuestro patrimonio costero e insular se lo debemos al corrupto de Pedro y Benjamín pero también a Martín y por supuesto a Rubén, que obedientemente y con urgencia notoria aprobaron al pie de la letra el texto de esta ley escrita en un bufete de abogados que atiende negocios inmobiliarios de especuladores que desean cada metro cuadrado de nuestras prístinas islas y costas y para colmo nuestros diputados de gobierno y de oposición, como buenos primates, hicieron válido el refrán: Por la plata baila el mono, si no voto sí en el pleno no como.

En Panamá, los inversionistas inmobiliarios han querido hacer el negocio de su vida a costa del Patrimonio Natural y de atractivo turístico con proyectos residenciales o inmobiliarios que efectivamente son puro Real state estilo norteamericano, que en el caso de Panamá, está produciendo, literalmente hablando, la depredación y privatización de las mejores áreas naturales y de atractivo turístico reales, ello ha conllevado a la destrucción de la naturaleza y valores culturales y para colmo lo han colado como turismo con tal de acogerse a leyes de incentivo al turismo real que sí es beneficioso para el país.

El Estado a través de sus gobernantes está llamado a defender los valores y patrimonio colectivo de todos los panameños y una forma de hacerlo es justamente evitando que extranjeros, con buenos y con malos propósitos tengan titularidad sobre las mejores regiones y tierras del país, que al ser tomadas por estos ciudadanos, las convierten en espacios vedados a los nacionales so pretexto de Propiedad Privada.

Se han tomado y se siguen tomando lo mejor de nuestras islas y aquí no pasa nada. Ya ni siquiera el agua del mar en las islas Naos, Perico y Flamenco la podemos tocar, ya que todos las playas han sido privatizadas. Pipo Virzi con su cara de inocente le ha robado a los panameños, frente a su narices, la playita de Amador y la de Taboga. Un extranjero se ha robado la isla de Flamenco e impide el acceso a las costas. Este es la inversión y los inversionistas que queremos? No. Esta inversión hace mucho daño y es terriblemente egoísta y enajenadora, que ningún panameño serio debe permitir.

Para colmo narcotraficantes y políticos avivatos se han disfrazado de inversionistas para rematar nuestra tragedia. Y Martín como buen Chicago Boy, sólo dirá: la plata está por encima del honor y la dignidad nacional.

En buena hora Rubén Blades, comienza a reinvindicar las letras de sus canciones con su accionar en la vida pública al servicio de los ciudadanos a los que representa.

Sólo le queda echar por tierra la nefasta Ley 2 que vende mejor especulador inmobiliario nuestras playas y nuestras costas a cambio de míseros centavos para el fisco. Creemos que puede el liderazgo de defendernos de todos estos piratas del siglo XXI.

Nunca es tarde para actuar correctamente.

Ojalá algún la canción Patria, no nos cause náusea como nos ocurre ahora. Un día como el 31 de diciembre de 1999 la vitoreamos.

Burica Press, 19 de octubre de 2007

——————————————–

Rubén Blades responde y aclara

10 DE OCTUBRE.Me siento obligado a responder el artículo firmado por el promotor inmobiliario estadounidense Sam Taliaferro, publicado en la edición del diario La Prensa del 5 de octubre del presente año, en el que expresa sus opiniones interesadas.Taliaferro no se ajusta a la verdad, al aseverar en su artículo que al inicio de mi gestión al frente del Ipat [Instituto Panameño de Turismo], contraté a un consultor español para un estudio sobre turismo, así como tergiversa la información al decir que se intenta cambiar la Ley 8, de incentivos al turismo. Tampoco es cierto, como dice, que yo quiero detener la industria del mal llamado “turismo residencial”. Reto a Taliaferro a que pruebe estas aseveraciones, públicamente.Taliaferro es un atrevido, al decir que yo tengo ideas retorcidas.

Más retorcida parece su mente, y sus intenciones, cuando derrama su diatriba personal diciendo: “nuestro ministro no descansará hasta colocar el último clavo en el ataúd del verdadero turismo“. Es claro que intenta manipular la opinión pública utilizando argumentosfalsos y pedestres, con el propósito de hacernos creer que el negocio de desarrollos inmobiliarios es parte de la industria turística.¿De dónde surge la angustia de Taliaferro? Sus ataques personales se iniciaron cuando dije que el turista promedio no pasa más de 30 días en Panamá, o que existe diferencia entre el turismo y las inmobiliarias.Si Taliaferro tiene otros argumentos, que los presente y nos convenza a todos, pero con cifras. Por lo menos, debería explicar por qué quiere que sus clientes se queden viviendo en Panamá, como turistas.

En infinitas ocasiones he manifestado que no me opongo a los desarrollos inmobiliarios para segunda vivienda, que pueden ser complementarios al turismo. Lo que no puedo aceptar es que se inscriban como actividad turística, para utilizar incentivos fiscales que no les corresponden. Tampoco creo que sea conveniente que esos desarrollos ocupen las áreas de mayor vocación turística, privando al país de la oportunidad de incrementar el turismo, que a largo plazo es más productivo para el país, pues su derrama económica alcanza a más gente y sus beneficios se extienden en el tiempo.El verdadero turista, señor Taliaferro, es el que viene y se va, dejando el cupo abierto para que otro entre y beneficie nuevamente la economía. Más de un millón de turistas llega a Panamá cada año, y estamos seguros de que una ínfima parte de esos turistas tiene casas en Panamá.

El turismo es una actividad que no tiene límites, porque no agota la fuente de ingresos; el desarrollo inmobiliario, lo que se conoce como boom, es una burbuja que en algún momento explosiona y se acaba. Prueba de ello es el grave problema que sufre hoy la economía norteamericana, por la caída de la industria inmobiliaria estadounidense.Señor Taliaferro: no es usted, ni sus negocios ni sus intereses personales los que van a determinar las leyes panameñas, las estrategias nacionales de turismo, o la planificación económica de nuestro país. En Panamá respetamos los derechos ajenos y recibimos con afecto a los visitantes, así como también a los que deciden venir a compartir su vida con nosotros. Si usted cree que Costa Rica es mejor que Panamá, ¿por qué no se quedó allá?Respete al país que le ha dado casa y fortuna, señor Taliaferro.

Rubén Blades
Gerente general del Ipat


Artículo aludido por Rubén Blades

Cuestionan opinión sobre desarrollo del turismo

28 DE SEPTIEMBRE.Un artículo publicado en La Prensa el jueves 27 de septiembre titulado “Reajuste a la Ley 8 podría generar discrepancias” nos ofrece un adelanto de los cambios que vienen en la ya existente ley de incentivos al turismo. Nuestro ministro de Turismo [Rubén Blades, gerente nacional del Instituto Panameño de Turismo] deja claro que él desea cambiarla para evitar que los promotores se aprovechen de la ley para conseguir exoneración de impuesto para condominios/hoteles o los tiempos compartidos.

Nuestro ministro no descansará hasta colocar el último clavo en el ataúd del verdadero turismo.Cuando el ministro asumió su cargo contrató a un consultor español para que hiciera un estudio de turismo en Panamá y luego entregaría un reporte recomendando cómo el país debería desarrollarse. Él pasó varios días en el interior del país y si mal no recuerdo, estuvo un día en Boquete. Durante varias semanas los diarios publicaron su estudio, el que dio advertencias de que Panamá se dirigía hacia un desastre, igual que pasó en la costa de España, debido al turismo residencial.

El ministro se tomó esto a pecho y ha hecho lo posible por detener esta industria basado en la opinión de un solo asesor. En vez de mirar a nuestros vecinos de Costa Rica y tomar en cuenta las verdaderas ventajas del turismo residencial, contrató a un consultor español cuyas ideas retorcidas se parecen a las de él. Este es un ejemplo clásico de un ciego guiando a otro ciego.Ninguno de ellos comprende las diferencias entre los dos países y el efecto beneficioso que el turismo residencial tiene para Panamá. España es un país muy desarrollado donde el estándar de vida del español es igual o superior al de los países de donde el turista residencial está llegando. No tienen el desempleo “verdadero” de más del 20%, ni 40% de su población vive en extrema pobreza como en Panamá.

En los últimos años, ha habido abusos de parte de promotores españoles y políticos que, han lastimado la imagen de la industria. Pero por más de 20 años España ha tenido una expansión del turismo residencial, generando increíbles ventajas económicas que han transformado positivamente a su país y puedo apostar que, no desean cambiar eso.Los turistas residenciales de Norteamérica y Europa que se establecen en Panamá crean millares de trabajos y traen más que dinero. Hemos presentado estudios que demuestran estas ventajas, pero nuestro ministro no quiere hacerles caso, tiene su propia agenda y ninguno de los dos ha consultado con los que han invertido en Panamá, ya sean extranjeros o locales.

Sam Taliaferro
Promotor de Valle Escondido, Boquete

Some Panama squatters losing homes, Bocas del Toro Islands

Some Panama squatters losing homes

Developers are pushing long-established coastal squatters from their picturesque homes.

 

Posted on Mon, Oct. 15, 2007
BY BENJAMIN SHORS
Special to The Miami Herald 

Rosendo Garcia Molina, right, stands in the ruins of his former home, which was destroyed in a fire in Bocas del Toro, Panama. Molina, who was in a land dispute over potential development, believes the fire was set intentionally.

HOLLY PICKETT/FOR THE MIAMI HERALD

Rosendo Garcia Molina, right, stands in the ruins of his former home, which was destroyed in a fire in Bocas del Toro, Panama. Molina, who was in a land dispute over potential development, believes the fire was set intentionally.

» More Photos

In the late 1980s, Nicasio Jiménez built two listing shacks with mangrove beams, a roof of scavenged tin, and rough floor planks that allowed Caribbean breezes and biting flies to flit through the cracks.Jiménez, a 61-year-old retired banana pruner who earned $1 an hour, did not own the waterfront land. Like hundreds of other low-income people living in Bocas del Toro, a stunning archipelago once relegated to some of Panama’s poorest residents, he instead relied on ”squatter rights” written into the country’s law.

Now, as foreign investment transforms these languid islands, Jiménez’ family faces eviction from a Naples developer who claims he bought the property from a third party.

”Before, nobody wanted this land,” said Feliciano Santos, Jiménez’s 36-year-old son-in-law. “You didn’t need documents. This was a garbage disposal area. We are the ones who cut our feet and got dirty working the land.”

For centuries, this Caribbean island has been a beautiful place to be dirt poor. But in recent years, a booming real estate market has brought American entrepreneurs into direct conflict with Afro-Caribbean and indigenous Indians who occupy these once-isolated isles.

Now, developers have targeted an emerging demographic: retirees from America and Europe.

Although American expatriates have been a part of the funky vibe in Bocas since the 1990s, they remained a relatively minor note in the Caribbean town. But as development in Panama City boomed — construction permits last year topped $1 billion — investors pushed into more remote reaches of the country.

Now, critics say, the size of the new developments threaten to displace hundreds of low-income island residents, many of whom live on prime oceanfront real estate.

In the past year, the conflict has spiraled. Armed private security guards patrol disputed beaches. A powerful union of construction workers has leveled charges of ”colonialism” against several developers. Homes have mysteriously burned and been torn to the ground.

”There is this tremendous lust for the coastline,” said Osvaldo Jordan, executive director of the Alliance for Conservation and Development, a Panamanian nonprofit based in Panama City. “Developers and speculators will use any means necessary to get the land from the people.”

THE ISLAND LAW

In an attempt to restore order last year, President Martín Torrijos signed the Island Law, which provides incentives for investors to develop large residential communities for foreigners, while also attempting to preserve the rights of locals who have lived and farmed the land for decades.

Specifically, the law sought to attract developments with home prices above $300,000 — a fortune in a country with a median income of $5,000.

On the day of the law’s signing, developers unveiled plans for more than $700 million in new projects in Bocas del Toro — evidence, critics say, that the law will only further disenfranchise the island’s poor.

‘The government has said, `Let’s open ourselves to the highest bidders,’ ” said Linda Barrera, a former law clerk with the International Environmental Law Project at Lewis and Clark Law School in Portland, Ore., and a Panamanian citizen. “A small indigenous family may not have the resources that the developers have to establish the title. It’s an expensive process.”

As Panamanian officials attempt to sift through the competing land claims, activists for the poor have criticized the government’s lack of transparency, and local offices have been plagued with accusations of bribery.

The land dispute has spilled into the American legal system, where the owners of the Red Frog Beach project sued two Texas men and a Delaware corporation in a dispute over a 25-acre beach. Both groups have plans to develop the beach, which serves as a critical nesting area for several species of sea turtles.

LEGAL BATTLE

Attorneys for Red Frog — a $400 million development with plans for 900 condos and villas, two marinas, a hotel and spa — allege that a competing group, Cinco Cruces de Oro Holdings, bribed the local sheriff, which led to the jailing of a dozen Red Frog employees. Cinco Cruces denied any wrongdoing.

”Very strange and awful things have been happening here,” said Michelle Slough, marketing director for Red Frog in Bocas. “But little by little, we are trying to solve the land disputes and educate the community.”

As the case makes its way through the Texas legal system, a tense situation continues on the beach. On a hot afternoon this summer, security guards for both companies rested in the shade along the sandy shore, their camps located about 200 yards apart. Some carried automatic weapons. Others slept with shotguns at their sides.

”At first, we were very enthusiastic about these projects,” said Rutilio Milton, 50, director of a small Ngobe Indian crafts cooperative along a bay where Red Frog plans to build a 250-boat marina. “We thought the whole community would be part of this planning. But now this is so big we are afraid we will disappear.”

Some foreigners say they are only now realizing the difficulties of living in a town that, prior to the year 2000, did not have a paved road connecting it to the rest of Panama. On the islands, air travel, healthcare and even clean drinking water can be inconsistent.

EASILY DECEIVED

”It’s not too hard to blind people to how weak their investment is,” said a British citizen who moved to the islands four years ago but asked not to be identified because she runs a small business. “If you scratch beneath the surface, you can see the fault lines.”

Those lines are striking on Isla Carenero, where Jiménez built his tiny home with no running water or electricity.

One hundred yards down the beach, 57-year-old J. Stephen Crabtree, formerly of Naples, built three small casitas for tourists, and lined the paths of his Careening Cay Resort with native flowers. His wife, Joan, opened the Cosmic Crab Café, which sits on stilts above the waters of the Caribbean.

”I’ve put my life savings into making this the most beautiful place in Bocas,” Crabtree said. “This is ideally what the Panamanian government wants to see — an entrepreneur bringing in money and hiring locals at a living wage.”

Crabtree said he paid more than $150,000 to buy the land from an Afro-Caribbean woman whose father once harvested mangrove trees on the property.

Jiménez and his family said they have never received any documents showing that Crabtree owns the land. Crabtree said his attorney continues to work through the legal process, even as the situation between the neighbors worsens.

PUBLIC HUMILIATION

”They have slandered me on television,” said Crabtree, who also works as a real-estate agent in the islands. “They put you in jail for that here.”

Panama, he insisted, should ”serve as a model for Central America” for its efforts to protect the rights of property owners.

”If you have the documents in place, the courts are fair,” Crabtree said, sitting with visitors on his dock above the Caribbean waters. “The next move — once we oust these people — will be to clean up the bay where they have been going to the bathroom for 12 years. When I get done, the place next door is going to look just like this.”

Sigue negociado con costas en Colón

A orillas del mar
Escándalo por tierras en Portobelo


Enrique Watts Ríos
ewatts@cwpanama.net


COLÓN.
Un nuevo escándalo por la adjudicación de terrenos a borde de playa se ha destapado en Portobelo, al ser cercados unos 400 metros lineales a borde de la playa en el sector de Juan Gallegos, corregimiento de Isla Grande, sin haber pasado por las manos del Consejo Municipal de ese distrito y donde se menciona que unos de sus beneficiados es un destacado miembro del Partido Revolucionario Democrático (PRD).
El área, que es un barranco en cuyo fondo existe un arrecife decoral y enormes rocas y que solo puede ser explotado rellenando laorilla de la playa, fue cedida a través de la figura del derecho posesorio a dos ciudadanos, uno extranjero y otro nacional, cuando se mantiene en vigencia disposiciones legales que autorizan a otras instancias en otorgar, mediante concesión, tierras que están a menos de 200 metros de la orilla de mar.
El hecho ha motivado que el Concejo de Portobelo convoque para el martes a los directores regionales de ANAM, MICI y PRONAT, para investigar si estas instituciones han dado permiso para la explotación de estos terrenos.
Emilia Tesis, presidenta de la comuna, reconoció que hay ciertas irregularidades en el otorgamiento de tierras que no han pasado por el Concejo, como personas que han procedido ha cercar con alambres de púas y ellos como gobierno local esperan conocer y que se aclare la situación.
Tesis dijo que las cosas deben hacerse como se establecen para que la cámara edilicia no quede involucrada en problemas que no conoce y donde son los últimos en enterarse.
La edil indicó que fueron informados de una concesión para talar 60 hectáreas en María Chiquita y que aparentemente fue otorgada por la ANAM sin conocimiento del Municipio de Portobelo.
En el caso de Juan Gallego, parte de los 400 metros lineales estaban a nombre de un poblador del área que posteriormente lo traspasa a un extranjero, mientras que el resto a un ex legislador perredista por San Miguelito.
Las tierras, que solo pueden desarrollarse rellenando los arrecifes de coral, fueron cercadas hace algunas semanas y por décadas estuvieron sin restricciones de acceso y solo se ha dejado, entre ambas, una distancia menor al medio metro de distancia.
Una fuente consultada por El Siglo manifestó que constantemente en las costas de Colón se presentan casos donde tierras que han sido vendidas a extranjeros con documentos falsos, posteriormente aparecen los dueños originales reclamando sus derechos.
La acción involucra en algunos casos a ex representantes de corregimiento que sirven de intermediario entre el comprador y los personajes que se dedican a validar la acción ilícita.