Tiburones amos y guardianes del mar

ESPECIES.  EQUILIBRIO NATURAL EN LOS OCÉANOS.

Guardianes del mar

Los tiburones tardan entre cinco y siete años en llegar a su madurez sexual y estar listos para su reproducción.Pueden producir desde uno hasta 100 organismos por camada, y el índice de mortalidad es de 50%.

CORTESÍA/Fundación Mar Viva
Tiburón martillo

Crisly Florez
cflorez@prensa.com

Aunque los tiburones tienen una mala reputación, porque en ocasiones han causado la muerte de seres humanos, son parte importante de la cadena alimenticia.

Además, son animales que contribuyen en gran medida con el equilibrio natural de los océanos, eliminando a los peces u otros animales viejos, enfermos o heridos; de esta manera, los que sobreviven son animales en plenitud y pueden reproducirse manteniendo la fuerza genética de las especies, explica el biólogo marino de la Universidad de Panamá, Aramís Averza.

Los tiburones existen hace 400 millones de años. Hay unas 340 especies de distintas formas y hábitos. Los hay tan grandes, como el tiburón ballena, que puede medir hasta 15 metros, y otros tan pequeños que llegan a medir solo medio metro.

Son animales de hábitos alimenticios nocturnos, y principalmente comen peces, moluscos y crustáceos; un grupo minoritario se alimenta de mamíferos, tortugas y aves marinas e, incluso, de otros tiburones, cuenta Gabriela Etchelecu, directora ejecutiva de la Fundación Mar Viva.

Tienen un ciclo de reproducción lento. Tardan de cinco a siete años en llegar a su madurez sexual para su reproducción. Pueden producir de uno a 100 organismos por camada, y el índice de mortalidad es de 50%, dice el biólogo marino.

Averza añade que algunos de los tiburones presentan lo que se conoce como canibalismo intrauterino (el primer animal en formarse dentro del útero de la madre se alimenta de los demás, dando como resultado un solo bebé, muy fuerte). Otros ponen huevos y algunos, que se consideran los más evolucionados, tienen una especie de cordón umbilical.

La mayoría de las especies se reproduce una vez al año, pero hay algunas que deben esperar hasta dos años para ello.

El biólogo hace referencia al explorador y científico Jaques Cousteau quien decía, según un artículo publicado en la revista Selecciones en 1977, que los grandes depredadores sobre la tierra habían sucumbido ante el hombre, menos el tiburón. Pero esto ha cambiado en los últimos años.

Etchelecu afirma que los tiburones contribuyen a mantener estables las poblaciones de determinadas especies, que si llegaran a sobrepoblar los mares causarían un desequilibro tremendo en el ecosistema. Esto ocurrió en Australia, cuando al disminuir las poblaciones de tiburones, también disminuyeron las de langostas debido a que eran depredadas por los pulpos. Estudios determinaron que los tiburones contribuían a mantener las poblaciones de pulpo equilibradas, de manera tal que estas no depredaran excesivamente las langostas.

En el caso de Panamá, dice Averza, en la isla Taboga hay un incremento en la población del pez globo, también llamado puercoespín de mar, cuyo nombre científico es Arothron meleagris, el cual depreda todos los organismos que tienen conchas, como almejas y caracoles, entre otros.

Este pez normalmente sirve de alimento a los tiburones, pero ha habido una disminución de tiburones por el aumento del consumo de productos hechos a base de su aleta.

Actualmente, algunas especies se encuentran bajo la categoría de la lista roja de la Unión Mundial para la Naturaleza como “especie vulnerable” o “especie próxima a ser amenazada”, lo cual da una alerta sobre el descenso en algunas de sus poblaciones.

DATOS CLAVES

PROBLEMÁTICA – Los pescadores industriales y artesanales cortan las aletas del animal y luego lo tiran vivo al mar, dejando al tiburón sufriendo y desperdiciando el resto del cuerpo.

PRODUCTOS – No solo la aleta del tiburón es un producto consumible, también lo es el cuero y la carne, que puede ser usada para hacer ceviche, explican los expertos.

Protección de especies

En Panamá se prohíbe la descarga de aletas que no estén pegadas parcialmente al cuerpo del animal.

CORTESÍA/Fundación Mar Viva
ESPECIES. En el país los tiburones más capturados son el punta negra, azul, oceánico, sierra, toro, tigre y el zorro ojón.

Crisly Florez
cflorez@prensa.com

El aumento del consumo de aleta de tiburón mantiene a estos animales en peligro y amenaza con hacerlos desaparecer. Algunas especies ya se encuentran en listas rojas.

En el mercado, la aleta de tiburón se vende como un afrodisíaco, sin embargo, esto no funciona como tal, explica el biólogo marino Aramís Averza. El especialista afirma que esos “son cuentos, la aleta no sirve para eso, pero con esa falsedad es que la venden”.

Explica que como consecuencia, cada vez se ven menos especies donde antes eran abundantes, como por ejemplo, en Taboga, Taboguilla y Las Perlas, entre otros sitios. Además, sus tallas han disminuido, ahora los tiburones son más pequeños.

Las principales actividades de pesca que están impactando negativamente en algunas poblaciones son: el aleteo (cortar la aleta y desechar el cuerpo), la captura incidental (cuando un arte de pesca no selectiva captura especies no objetivos que luego son desechados) y la pesca de juveniles (cuando aún no se han reproducido ni una sola vez), explica Gabriela Etchelecu, bióloga marina y directora ejecutiva de la Fundación Mar Viva.

Por su parte, Leyka Martínez, directora general de ordenación y manejo integral de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), explica que en el país se está capacitando con talleres a los cerca de mil 500 pescadores industriales y a casi 13 mil 060 pescadores artesanales para que se conciencien sobre la pesca adecuada y aprovechamiento del animal.

Además, afirma la funcionaria que se está informando sobre la llamada ley del aleteo, que es la Ley 9 de 16 de marzo de 2006, por medio de la cual se prohíbe la práctica del aleteo de tiburones y se incentiva a utilizar el resto del producto.

Además, prohíbe la descarga de aletas que no estén pegadas parcialmente al cuerpo del animal. Tampoco se están dando nuevas licencias de pesca de tiburón.

Según un informe de la Fundación Mar Viva, en Panamá las especies de tiburón más capturadas son: punta negra, azul, oceánico, sierra, toro, tigre, zorro ojón, y tres especies de tiburones martillo, la mayoría de ellos aparecen en la lista roja 2007 de la Unión Mundial para la Naturaleza, bajo las categorías de especies vulnerables o como especies con bajo riesgo de amenaza. “Lo que indica que si no tomamos acciones preventivas ahora para mantener sus poblaciones, en unos años pudieran ubicarse en otras categorías más críticas, como es la de especie amenazada o especie críticamente amenazada (disminución del 80% de su población)”.

El informe agrega: “basados en los datos de exportación de carne de tiburón, suministrados por la Contraloría General de la República y los datos de oferta y demanda registrados por el Mercado de Marisco, en Panamá, para 1997 el 72% de la producción de carne de tiburón fue absorbida por el mercado nacional (este dato no incluye las ventas de otros mercados, supermercados y pescaderías ni plantas procesadoras a lo largo y ancho de la República)”.

FAO advierte sobre pérdida de manglares en el mundo

FAO advierte sobre pérdida de manglares

ROMA, Italia (EFE). -El planeta perdió alrededor de 3.6 millones de hectáreas de manglares desde 1980, lo que equivale a “una pérdida alarmante” del 20% del área total, según un estudio de evaluación de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

El informe “Los manglares del mundo 1980-2005” indica que el área total de este tipo de bosque cayó de 18.8 millones de hectáreas en 1980 a 15.2 millones en 2005. Asia sufrió la mayor disminución desde 1980, con más de 1.9 millones de hectáreas destruidas, fundamentalmente debido a cambios en el uso de la tierra.

América del Norte y Central y África también contribuyeron significativamente a la desaparición, con la eliminación de unas 690 mil y 510 mil hectáreas, respectivamente.

A nivel nacional, Indonesia, México, Pakistán, Papua Nueva Guinea y Panamá registraron las mayores pérdidas de manglares durante los años ochenta. En total, un millón de hectáreas, extensión comparable a la de Jamaica.

Desde 1990 hasta 2005, Vietnam, Malasia y Madagascar fueron los países que sufrieron una mayor deforestación, aunque otros, como Pakistán y Panamá consiguieron reducir su tasa de pérdida de manglares.

El estudio de la FAO señala como causas principales de la deforestación la presión demográfica, la conversión de zonas a gran escala para la cría de peces y camarones, la agricultura, las infraestructuras y el turismo.

La contaminación y los desastres naturales figuran también entre esas causas. “La tasa de pérdida de manglares es significativamente más alta que la pérdida de cualquier otro tipo de bosques”, según Wulf Killmann, director de la División de los Productos y Economía Forestales de la FAO.

Killmann aseguró que la deforestación conlleva graves pérdidas en la biodiversidad y en los medios de subsistencia, además de la intrusión salina en las áreas costeras y la acumulación de sedimentos en los arrecifes de coral, puertos y rutas de navegación.

Añadió que hasta “el turismo sufrirá las consecuencias”, por lo que pidió que “los países se comprometan a una conservación más eficaz y a la gestión sostenible de los manglares y otros ecosistemas húmedos”.

No obstante, la FAO destaca que ha habido una disminución en el ritmo de pérdida de manglares, ya que en los años ochenta desaparecían unas 187 mil hectáreas al año, cifra que se redujo a las 102 mil hectáreas entre 2000 y 2005.

La FAO explica que ello “refleja una mayor concienciación del valor de estos ecosistemas” y destaca a Ecuador como país que al abandonar las estructuras dedicadas a cría de camarones y a la producción de sal, logró reconstruir varias áreas de manglares.

Los manglares son bosques perennes resistentes a la sal que se extienden a lo largo de los litorales, lagunas, ríos o deltas de 124 regiones y países tropicales y subtropicales, protegiendo el área costera de la erosión, los ciclones y el viento.

Se trata de ecosistemas importantes que suministran agua, comida, forraje, medicina y miel. También son hábitats para muchos animales como cocodrilos y serpientes, tigres, ciervos, nutrias, delfines y pájaros y una amplia variedad de peces y mariscos

Panamá aprueba Ley que protege las tortugas marinas

Panamá aprueba Ley que protege las tortugas marinas

Burica Press. 12 de enero de 2008. Panamá.
BuricaPress@gmail.com

El Estado panameño finalmente ha aprobado la Convención Interamericana para la Protección y Conservación de las Tortugas Marinas, suscrita el 1 de diciembre de 1996 en Caracas, Venezuela con la aprobación de la ley 8 del 4 de enero de 2008. Esta ley fue publicada en la Gaceta Oficial electrónica número 25955.

Esta convención reconoce los derechos y deberes de los Estados establecidos por el derecho internacional, tal como se reflejan en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar de 10 de diciembre de 1982, con respecto a la conservación y ordenación de los recursos marinos vivos; y además invoca al Programa 21, adoptado en 1992 por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, donde se reconoce la necesidad de proteger y recuperar las especies marinas en peligro y conservar sus hábitat. Por lo que acordaron que de acuerdo a los datos científicos más fidedignos disponibles, protegerá las especies de tortugas marinas en el Continente americano ya se encuentran amenazadas o en peligro, y que algunas de esas especies pueden afrontar un riesgo inminente de extinción, debido a que están sujetas a captura, daño o mortalidad como consecuencia directa o indirecta de actividades humanas.

La convención igualmente solicita medidas de ordenación de la zona costera indispensables para proteger las poblaciones de tortugas marinas y su hábitat. Igualmente reconoce las tortugas son migratorias en extensas áreas marinas y que su protección y conservación requieren la cooperación y coordinación entre los Estados dentro del área de distribución de tales especies, por tanto el objetivo de esta convención plasmada en esta ley es la de promover la protección, conservación y recuperación de las poblaciones de tortugas marinas y de los hábitat de los cuales dependen, basándose en los datos científicos más fidedignos disponibles y considerando las características ambientales, socioeconómicas y culturales del país signatario.

Por tanto, se espera que Panamá ahora tomará, con más vigor las medidas apropiadas y necesarias, de conformidad con el derecho internacional y sobre la base de los datos científicos más fidedignos disponibles, para la protección, conservación y recuperación de las poblaciones de tortugas marinas y de sus hábitat. Estos hábitat incluyen el territorio terrestre y en las áreas marítimas, incluso debe obligar a todos los barcos que enarbolen la bandera panameña estarán obligados en alta mar a proteger las tortugas. Las medidas de protección en alta mar incluyen:

a) La prohibición de la captura, retención o muerte intencionales de las tortugas marinas, así como del comercio doméstico de las mismas, de sus huevos, partes o productos;

b) El cumplimiento de las obligaciones establecidas en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) en lo relativo a tortugas marinas, sus huevos, partes o productos.

c) En la medida de lo posible, la restricción de las actividades humanas que puedan afectar gravemente a las tortugas marinas, sobre todo durante los períodos de reproducción, incubación y migración;

d) La protección, conservación y, según proceda, la restauración del hábitat y de los lugares de desove de las tortugas marinas, así como el establecimiento de las limitaciones que sean necesarias en cuanto a la utilización de esas zonas mediante, entre otras cosas, la designación de áreas protegidas, tal como está previsto en el Anexo II;

e) El fomento de la investigación científica relacionada con las tortugas marinas, con su hábitat y con otros aspectos pertinentes, que genere información fidedigna y útil para la adopción de las medidas referidas en este Artículo;

f) La promoción de esfuerzos para mejorar las poblaciones de tortugas marinas, incluida la investigación sobre su reproducción experimental, cría y reintroducción en sus hábitat con el fin de determinar la factibilidad de estas prácticas para aumentar las poblaciones, evitando ponerlas en riesgo;

g) La promoción de la educación ambiental y la difusión de información, con miras a estimular la participación de las instituciones gubernamentales, organizaciones no gubernamentales y del público en general en cada Estado, en particular de las comunidades involucradas en la protección, conservación y recuperación de las poblaciones de tortugas marinas y de sus hábitat;
h) La reducción al mínimo posible de la captura, retención, daño o muerte incidentales de las tortugas marinas durante las actividades pesqueras, mediante la regulación apropiada de esas actividades, así como el desarrollo, mejoramiento y utilización de artes, dispositivos o técnicas apropiados, incluidos los dispositivos excluidores de tortugas (DETs) de conformidad con lo dispuesto en el Anexo III, y la correspondiente capacitación, de acuerdo con el principio del uso sostenible de los recursos pesqueros; entre otras.

Nota: la palabra hábitat no tiene forma en plural
—————————-

El texto completo de esta ley se encuentra en el sitio:

http://www.gacetaoficial.gob.pa/pdfTemp/25955/8360.pdf

 
Nombre científico:
Nombre local:
Nombre inglés:

CARETTA CARETTA
Tortuga boba
Loggerhead sea turtle
Nombre científico:
Nombre local:
Nombre inglés:

ERETMOCHELYS IMBRICATA
Tortuga carey
Hawksbill sea turtle
Nombre científico:
Nombre local:
Nombre inglés:

CHELONIA MYDAS AGASSIZI
Tortuga verde
Green sea turtle
Nombre científico:
Nombre local:
Nombre inglés:
Desembarque:
LEPIDOCHELYS OLIVACEA
Tortuga olivácea
Olive Ridley sea turtle
Prohibido
Nombre científico:
Nombre local:
Nombre inglés:

DERMOCHELYS CORIACEA
Tortuga laud; Tortuga coriácea
Leatherback sea turtle

Pesca panameña fue certificada como protectora de tortugas

MEDIDA GARANTIZA LA EXPORTACIÓN DE CAMARONES

TED

Especialistas de la Autoridad de los Recursos Acuáticos (ARAP) revisan las redes. / Foto cortesía

Gilberto Pérez
periodistas@estrelladepanama.com
El Programa de Implementación del Dispositivo Excluidor de Tortugas Marinas (TED, por sus siglas en inglés) que es utilizado por los barcos camaroneros durante sus faenas de pesca, obtuvo la certificación por parte del servicio pesquero de los Estados Unidos.
El jefe de inspección de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), Plinio Domínguez manifestó que esta es una normativa que exige EEUU para recibir las exportaciones de camarón desde Panamá, que anualmente representa más de 70 millones de dólares y genera a su vez 40 mil empleos.
La inspección se realizó en los puertos de Vacamonte y Coquira.
Los técnicos estadounidenses Clayton Stanger y Robert Hoffman, supervisaron las tareas en alta mar a bordo de los barcos camaroneros.
Sin embargo, pese a que la ARAP mantiene constante monitoreos para hacer cumplir esta norma que está contenida en el Decreto-Ley 82 del 2005, algunos barcos incumplieron las mismas.
En lo que va del año se han realizado 104 inspecciones en alta mar, detectándose violaciones a la reglamentación. Cuando se detectan irregularidades, los infractores pueden ser sancionados con multas que van desde los 7 mil hasta los 9 mil dólares y se le suspende de la licencia por seis meses.
En caso de reincidencia, la ARAP procede a cancelar de por vida el permiso de pesca.
El dispositivo se instala en los barcos de pesca de arrastre, el que está conformado por una parrilla de 32 pulgadas que se ubica en la boca de entrada del saco que mantiene una malla inteligente que permite la salida a la tortuga.

Las algas podrían invadir los corales del Caribe

 

NUEVO ECOSISTEMA MARINO

Las algas podrían invadir los corales del Caribe

  • Plantean fomentar las poblaciones de peces loro porque comen las algas

Un pez loro junto nada junto a corales en el Caribe. (Foto: 'Nature')Un pez loro junto nada junto a corales en el Caribe. (Foto: ‘Nature’)

Actualizado jueves 01/11/2007

EFE

LONDRES.- Los arrecifes de coral del Caribe corren el riesgo de convertirse en un nuevo tipo de ecosistema, dominado no por los corales, sino por las algas, según alerta un estudio publicado esta semana por la revista científica ‘Nature’.

La investigación, llevada a cabo por ecólogos británicos y estadounidenses, destaca los contratiempos que han sufrido esas estructuras coralinas en las últimas décadas.Los investigadores, dirigidos por Peter J. Mumby, construyeron un modelo matemático para investigar los efectos sobre los arrecifes de coral de una serie de eventos ocurridos desde la década de 1980, cada uno de los cuales ha tenido un efecto devastador sobre la salud de esos ecosistemas.En un primer momento, los corales resultaron dañados por el huracán Allen en 1980 y poco después, en 1983, sufrieron las consecuencias de la mortalidad en masa de la especie herbívora ‘Diadema antillarum‘.Este erizo se alimenta de algas, por lo que su desaparición ha privado a los arrecifes de un medio para controlar la cantidad de algas y éstas han logrado reproducirse de manera excesiva, lo que le ha arrebatado a los arrecifes espacio para su desarrollo y crecimiento.A esto se suma el impacto del huracán Gilbert, que azotó el Caribe en 1988.

Como explican los expertos, esta combinación de factores dejó a los arrecifes de corales vulnerables de ser invadidos por las algas.Su análisis puede ofrecer estrategias para rescatar los ecosistemas de arrecifes, quizás fomentando las poblaciones de peces loros, que también se alimentan de las algas que crecen en los arrecifes.