Descifran el genoma del VIH

Descifran genoma del VIH

BBC Ciencia

Un grupo de científicos descifró el mapa genético completo del virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Virus VIHEl virus afecta al sistema inmunológico.

La investigación, realizada por expertos de la Universidad de Carolina del Norte (Estados Unidos), fue publicada en la revista especializada Nature y permitiría a los científicos acceder a información hasta ahora oculta sobre el virus del SIDA.

Se espera que este avance permita entender mejor cómo actúa el virus y acelerar el desarrollo de nuevos tratamientos contra esta enfermedad hasta ahora incurable.

El procedimiento también podría servir para tratar otros virus, como el de la influenza y los microorganismos que causan el resfrío común, informaron los expertos.

En el artículo de la revista Nature, afirman que “los virus de ARN de una sola hebra (como el VIH) abarcan una amplia gama de agentes infecciosos que causan el resfrío común, el cáncer, el SIDA y otras enfermedades graves”.

El VIH transporta su información genética con una estructura más complicada que la de otros virus. Al igual que la influenza, la hepatitis C y la poliomielitis, usa el ARN en lugar del ADN para transportar su información.

La información del ADN –que tiene dos hebras- es relativamente fácil de decodificar, pero la del ARN (ácido ribonucleico), de una sola hebra, es mucho más difícil.

Fuentes de ONUSIDA, el programa conjunto de las Naciones Unidas sobre el SIDA, saludaron la noticia y dijeron a BBC Ciencia que “todo descubrimiento científico que eche luz sobre cómo se estructura el virus del VIH es un paso importante. Cuanto más sepamos sobre el carácter del virus, más cerca estaremos de encontrar una cura y desarrollar nuevos tratamientos para combatir la infección”.

Esperanzas

Por consiguiente, el haber descifrado el genoma completo permite acceder a nueva información y podría dar claves sobre el modo de operar del virus.

“Estamos esperanzados de que esto abra muchas oportunidades nuevas para el descubrimiento de medicamentos”, dijo Kevin Weeks, quien dirigió el estudio. “Tenemos una lista enorme de cosas que podemos intentar”, añadió.

Estamos esperanzados de que esto abra muchas oportunidades nuevas para el descubrimiento de medicamentos.

Kevin Weeks, Universidad de Carolina del Norte

“Hay demasiada estructura en el genoma de ARN del VIH, que jugaba anteriormente un papel casi desconocido en la expresión del código genético”.

El equipo desarrolló un nuevo método químico llamado SHAPE, que crea una imagen de las formas y pliegues de las hebras de ARN.

Los investigadores anunciaron que esperan utilizar esta información para ver si pueden realizar pequeñas modificaciones al virus. “Estamos empezando a entender trucos que el genoma usa para evitar ser detectado por el huésped”, dijo el profesor Ron Swanstrom, otro de los autores.

Actualmente hay en el mercado más de 20 medicamentos contra el VIH, y se necesitan varias combinaciones para mantener al virus bajo control. Además, muchas cepas de la gripe resisten los antivirales antiguos.

Weeks manifestó que la nueva técnica de obtención de imágenes ayudará a los investigadores a buscar nuevos enfoques, como el llamado “Sirna”, que detiene el funcionamiento del ARN y puede interferir en las células defectuosas o las bacterias y virus.

Varias compañías farmacéuticas ya están trabajando sobre el uso de este enfoque.

Cuidado con las ratas

Descubren plaga del siglo XXI

BBC Ciencia

Una bacteria que causa una grave infección cardiaca en humanos está siendo propagada por pulgas de ratas, afirma una investigación.

Rata

La rata porta la bacteria Bartonella que puede ocasionar infecciones graves en humanos.

Se trata de una nueva especie de la bacteria Bartonella y los expertos temen que la infección se convierta en un problema serio de salud en los seres humanos.

Según el estudio publicado en Journal of Medical Microbiology (Revista de Microbiología Médica), las ratas marrones (o ratas de ciudad) -las más grandes y comunes- podrían estar propagando esta bacteria.

Hasta ahora se han descubierto más de 20 especies de Bartonella y éstas pueden causar enfermedades como angiomatosis bacilar (infección del bazo), alteraciones del sistema nervioso y endocarditis, entre otras.

Pero ahora, un nuevo patógeno de Bartonella genera una mayor reocupación entre los científicos.

“Es una nueva especie llamada Bartonella rochalimae que fue descubierta recientemente en un paciente que tenía el bazo agrandado y que había viajado a América del Sur”, expresó el profesor Chao-Chin Chang, de la Universidad Nacional Chung Hsing en Taiwán, quien dirigió el estudio.

“Este hecho causó temores de que se trataba de un patógeno zoonótico (que puede transmitir una enfermedad de animales a personas) que surgió recientemente”.

“Por lo tanto decidimos investigar más para entender si los roedores que viven en proximidad de los humanos podrían llevar esta bacteria”, explicó el investigador.

Varias

Se sabe que los roedores no portan una sino varias bacterias.

Exterimio de ratas

La rata marrón o rata de ciudad es la más grande y más común.

Entre éstas, la B. elizabethae que puede causar endocarditis (inflamación del endocardio, el revestimiento interno del corazón) y la b. grahamii, que causa neuroretinitis (inflamación de la retina y el nervio óptico) en humanos.

Aunque no se sabe con seguridad, se cree que la principal ruta de transmisión de infecciones de la rata al humano es una pulga.

Los científicos tomaron muestras de 58 roedores, incluidas 53 ratas marrones, 2 ratones y 3 ratas negras.

Descubrieron que de los seis roedores que portaban la bacteria Bartonella, cinco eran ratas marrones y de éstas, cuatro portaban la B. elizabethae.

Los investigadores, sin embargo, descubrieron una cepa que no se había visto previamente, y que posteriormente fue identificada como B. rochalimae.

“Analizamos las bacterias de la rata marrón y al analizar el ADN descubrimos una cepa que está estrechamente relacionada a la B. rochamilae, que fue aislada recientemente de una infección en humano en Estados Unidos”, explicó el profesor Chang.

El científico subraya sin embargo que este estudio es muy pequeño y no se puede asegurar que la rata marrón común esté propagando B. rochalimae.

Pero lo que sí es seguro, dijo, es que los roedores están transmitiendo la bacteria Bartonella.

“Estos resultados son preocupantes porque revelan la existencia de nuevas reservas y vectores de esta infección emergente” afirmó el científico.

Es por eso, agregó, que será necesario llevar a cabo más investigaciones para confirmar este estudio.

El cobre no se come

El cobre no se come

Pedro Sittón Ureta

ABOGADO

Hace ya algo más de una década pude leer, pintada en una de las paredes de un restaurante popular en Buenos Aires, una frase que rezaba más o menos así: “Cuando se haya cortado el último árbol, contaminado el último rió y pescado el último pez, te darás cuenta que el dinero no se puede comer”.

Esa frase viene a mi memoria con claridad en estos momentos, ya que su fuerza me impactó positivamente y fue la chispa necesaria que me hizo entender que la naturaleza ha de conservarse y protegerse, no como una cuestión de moda sino de principios frente a los grandes intereses económicos y políticos que sólo piensan en sus ganancias y dividendos.

Traigo a colación la cita arriba transcrita, ya que en los momentos actuales observo la danza de millones que se está utilizando para comprar la conciencia ciudadana y crear con ello una atmósfera favorable a un proyecto manifiestamente riesgoso para el ecosistema panameño, como lo es la explotación de la mina de Petaquilla.

Lo más preocupante del caso se da cuando los defensores oficiosos y gubernamentales, sin moral alguna por carecer de principios éticos que respalden su actuar y a la vez con claros intereses personales, atacan con saña a los que de alguna manera expresamos nuestra preocupación en torno a los riesgos del mencionado proyecto.

Triste es ver cómo esa danza de millones está beneficiando a unos pocos en detrimento de los pobladores, la fauna y la flora de las comunidades aledañas al proyecto en cuestión y que pareciera poco importarle a las autoridades estatales que están más interesadas en ocupar cargos directivos dentro de la empresa explotadora de la mina y ver cuánto serán los “mameyes” que ganarán por permitir que la misma contamine el ambiente, que ejercer efectivamente sus funciones de servidores públicos en defensa del interés colectivo nacional.

“A la sombra de la ignorancia trabaja el crimen”, nos decía Bolívar, y pareciera ser que este es el lema que utilizan los allegados a la empresa explotadora de la mina que a través de mentiras y falsedades han tratado engañar a los diferentes sectores de la sociedad y atraer a los todavía indecisos.

Es sumamente despreciable la actitud de los abogados de la empresa explotadora de amenazar con presentar demandas temerarias en contra de los moradores para acallar la voz de un pueblo que sabe muy bien, por más que le quieran decir lo contrario, que el cobre como el dinero no se pueden comer.

Usted Decide, El Panamá América

Desarrollo del sida depende de variante genéticas

Identifican variables genéticas

BARCELONA

EFE

UN ESTUDIO internacional en el que han colaborado investigadores españoles ha descubierto las variantes genéticas que pueden hacer que una persona desarrolle el virus del Sida (VIH) más rápido que otra.

El consultor del Servicio de Enfermedades Infecciosas y Sida del Hospital Clínico-IDIBAPS Josep M. Miró, explicó que la descripción de este perfil, permitirá prever la evolución del paciente, además, saber si el individuo desarrollará la mortal enfermedad.

‘El que contamina paga’ el caso de derrame de petróleo en Bocas del Toro

DERRAME DE PETRÓLEO EN BOCAS.

‘El que contamina paga’

Indira Figueroa

La opinión pública lo tiene claro: “El que contamina paga”. Este principio que está ampliamente consagrado en nuestra legislación da la opción de pedir el resarcimiento por daños materiales ocasionados a la fauna, flora, aguas, personas y a los sectores de la pesca y turismo, así como los ingresos que dejarán de percibir dichas industrias en los próximos años (lucro cesante) además de los daños morales a las víctimas.

Existen dos convenciones internacionales suscritas por Panamá que pueden activarse en el caso de derrame de casi 5 mil barriles de petróleo ocurrido el 4 de febrero pasado en la bahía de Chiriquí Grande, Bocas del Toro y que hasta ahora ha afectado un área de más de 4 millas de zona costera. El Fondo Internacional de Indemnización por los Daños Causados por la Contaminación por Hidrocarburos (Fipol) es un presupuesto formado con las contribuciones de las principales compañías petroleras, que se encarga de cubrir indemnizaciones de hasta 300 millones de dólares. Este fondo es administrado por la Organización Marítima Internacional (OMI). Panamá también ha adoptado el Convenio Internacional sobre Responsabilidad Civil por Daños causados por la Contaminación de las Aguas del Mar por Hidrocarburos (CRC), el cual establece la responsabilidad terminante de los propietarios de barcos por la contaminación causada a los mares. Los fondos acordados por estos convenios internacionales se activarán, claro está, luego de que las autoridades judiciales correspondientes hayan deslindado las responsabilidades y evaluado los daños causados en toda su amplitud.

El derrame de crudo más costoso de la historia fue el causado por el buque Exxon Valdez en Alaska (1989); solo el costo de la limpieza alcanzó unos US$2.5 billones y los costos totales (incluyendo multas, faltas, transacciones, etc.) se estimaron en US$9.5 billones. Los reclamos por el derrame del Erika en Francia (1999), aún están siendo procesados y se han calculado por unos US$ 180 millones. Obviamente, es prematuro precisar el costo total de los daños ocasionados por el derrame del Prestige en España (2003), pero solo el Gobierno español está reclamando más de US$ 800 millones a la compañía clasificadora del buque.

Con confianza esperamos que al igual que en Estados Unidos y en la UE, se aprovechen las catástrofes de derrame, en particular la de Chiriquí Grande, para poner a punto normas y convenios de responsabilidad civil.

 

La autora es abogada

La Prensa, 27 de junio de 2007