Inician campaña ambiental en Panamá

CAMPAÑA AMBIENTAL.

‘Lo que le haces a la tierra te lo haces a ti’

Las personas que hagan denuncias que generen multas podrían recibir hasta el 50% del dinero.

 


Crisly Florez
cflorez@prensa.com

Cárcel y multas en dinero son las sanciones que se interpondrá a las personas que sean encontradas realizando delitos ecológicos, con el nuevo Código Penal que empieza a regir en mayo de 2008.

La Autoridad Nacional del Ambiente, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, TVN y la empresa Digital Design, realizaron el lanzamiento oficial de la campaña “Lo que le haces a la tierra te lo haces a ti”.

Esta campaña consta de 16 cortes de televisión, que tienen como objetivo crear conciencia en las personas para que no continúen destruyendo el medio ambiente. Las pautas definen con ejemplos gráficos cuáles son los delitos que se multarán y cuáles son los penados con cárcel. Algunos de los delitos que serán penalizados son: tirar basura, vertir desechos tóxicos en ríos y quebradas; venta ilegal de animales silvestres; quema de vegetación sin permiso; a empresas constructoras sin estudio de impacto ambiental y a los funcionarios que vendan estos permisos ilegalmente.

La campaña también llama a la conciencia de los ciudadanos para que denuncien los delitos ambientales. “Si la denuncia genera una multa, el denunciante podría recibir hasta el 50% de esa multa”.

Solicitan creación de área protegida en El Valle

India dormida.

Solicitan se declare área protegida

Rafael Quezada

EL VALLE, Coclé

Un comunicado emitido por los residentes de El Valle de Antón fue entregado ayer por el representante José Fernández al pleno del Consejo Municipal de este distrito para solicitar que esta región sea declarada como área protegida.

La solicitud de los valleros se origina debido a que el agua, recurso principal de la región, se ve amenazada por la devastación de que son objeto sus bosques.

Bosques del Valle de Antón

Foto: Eduardo Bethancourt. El Valle Antón, Provincia de Coclé. http://www.panoramio.com

La devastación origina que las corrientes de agua subterránea desaparezcan o se vayan a lo más profundo, lo que limita que las poblaciones de esa zona tengan agua segura.

Fernández dijo que sin bosque y sin agua se pone en peligro el microclima de la zona, lo mismo que la micro flora y fauna del área boscosa de El Valle de Antón.

José Fernández también acuerpó la solicitud de los moradores que ahora pasará a ser aceptada o rechazada por el pleno del Concejo.

De igual forma se expresó Viviana Rodríguez, del grupo ambientalista Aprovaca, que conserva las orquídeas, al señalar que la región de El Valle es conocida por su amplia condición natural para practicar turismo y por el buen ambiente que tiene para desarrollar la agricultura.

Las inquietudes de los moradores de El Valle se dieron a conocer en la sesión ordinaria del Consejo Municipal de Antón que se realizó ayer viernes.

Humberto Díaz, representante del presidente del Consejo Provincial de Coclé, manifestó que la solicitud de los valleros merece todo el respaldo de los concejales del distrito de Antón.

Gilma Ramos, de asuntos comunitarios del Ministerio de Obras Públicas, dijo que dentro de 10 días se va a proceder a hacer un parcheo de calles y luego tras una inspección se rehabilitarán las calles que queden por reparar.

Una ciudad de Panamá secuestrada

POSTURA INDIFERENTE.

La ciudad secuestrada

Álvaro González Clare

El domingo 3 de junio participé en la caminata que convocó Alianza Pro Ciudad para reclamar los exabruptos que están cometiendo en la ciudad de Panamá. Lo hice para conformar mi abrumada conciencia ante la postura indiferente que junto con la gran mayoría de los ciudadanos aceptamos con sumisión, conformismo y miedo la apabullante destrucción de nuestro medio ambiente urbano.

Un minúsculo grupo de caminantes acompañamos a los organizadores de esta importante convocatoria, que terminó sin pena ni gloria; debimos haber sido miles de ciudadanos inconformes, hartos del malestar que causa vivir en esta ciudad gótica creada por las más aberrantes gestiones kafkanianas.

La ruta asignada para la marcha pacífica fue desde la iglesia del Carmen hasta el Mercado del Marisco, a lo largo de las avenidas Federico Boyd y Balboa, sector citadino que está ubicado dentro de lo más elitista del sector central. Sin embargo, al caminar acompañado por mi nieto Álvaro Gabriel, fue eminente protegerlo y protegerme de todas las barreras urbanas que impiden la libre y segura circulación peatonal para los ciudadanos capacitados. ¿Qué pueden esperar los discapacitados para andar por esta insegura urbe? ¡Qué decir de la mugre y fetidez! La basura atesta los tinaqueros desplazando las bolsas abiertas por los piedreros (gallinazos urbanos) al medio de las seudoaceras, obligándonos a caminar encima de los olorosos desperdicios o desplazarnos a la calzada vehicular para competir con el tráfico, que sin temblar amenaza de muerte al peatón que osa invadir su territorio. Cuando caminamos paralelo al muro de la Avenida Balboa contiguo al Hotel Intercontinental, símbolo de la más flagrante invasión del espacio público en la ciudad, vimos en plena expresión abierta, la madre de todos los tanques sépticos. La marea estaba baja, por lo que fue impresionante ver los delicados botes y yates blancos flotar en medio de un lago de excremento. ¡Ni hablar de los olores! Solo los caminantes que por reclamo a la instalación de la cementera de Rodman llevaron mascaras, pudieron caminar este tramo sin arquear de asco. Acto seguido, pasamos frente al Club de Yates y Pesca, otra invasión de galpones y galeras construidas de mal gusto, con una tapia que impide el derecho que tenemos los ciudadanos de ver el mar. Después pudimos constatar que las paradas de buses instaladas a lo largo de la Avenida Balboa por el alcalde Juan Carlos Navarro las usan los mendigos para dormir y defecar; menuda paradoja urbana.

Calle 50 Ciudad de Panamá, telarañas de pais subdesarrollado

Telarañas de Unión Fenosa en plena ciudad de Panamá, vista inequívoca de abuso por un lado, desidia por otro lado y tercermundismo pleno.

Pasamos luego frente a los megaproyectos que se están construyendo o se van construir en nuestra avenida insignia la Balboa, para apreciar en carne propia la despreciable escala urbana a que someterán al ciudadano de a pie junto a estas moles, que se construyen sin la menor consideración de la capacidad que tienen las infraestructuras instaladas. Los 200 caminantes hicimos un minuto de silencio frente a la residencia que fue de la familia Linares, como reclamo simbólico a la destrucción incontenible que está dándose sin reparo de las casas y edificios con valor histórico en los predios de Vista Mar y Bella Vista, que ya no son ni uno ni otro.

A medida que nos acercábamos al Mercado del Marisco, las condiciones de las aceras eran peores y curiosamente la altura de los cordones eran mayores, las tapas de los tragantes faltaban, los cajones de los desagües escasos, las palmas más endebles y el olor del mar cada vez más fétido. Finalmente, ya menguado el grupo al mínimo, debido a que había que regresar a pie y muchos decidieron recortar el camino, concluimos el periplo frente a la Avenida 3 de Noviembre cantando un triste Himno Nacional, con vítores anémicos de ¡viva nuestra noble ciudad!

Con mi pesada carga de conciencia, de la mano de mi nueva casta y esperanza, que me hacía inquisitivas preguntas, le contesté que la razón de todo esto que experimentamos en este pequeño tramo simbólico de nuestra pobre ciudad, se debe a que los ciudadanos estamos secuestrados por un grupo de arquitectos y constructores cuya voracidad por la colonización del territorio parece ser insaciable, por promotores que solo consideran la ciudad para explotarla, por un gobierno local que ha ignorado el liderazgo que le corresponde, por un Gobierno Central que históricamente ha ignorado la planificación y el ordenamiento territorial, por un Ministerio de Vivienda, que como bien lo dice su nombre, se había dedicado exclusivamente al rédito político de la fabricación de casitas, por sindicatos y agrupaciones de transportistas que han manejado el negocio como una mafia en contra de los usuarios, por los comerciantes de publicidad exterior que han convertido la ciudad en un verdadero basurero visual, y sobre todo, por una ciudadanía indiferente a la tragedia urbana que se ha creado en esta ciudad y la gravedad de las consecuencias que tendremos que soportar producto producto de la entropía y el caos que amenaza con acabar la poca calidad de vida que aún tenemos.

 

 

 

El autor es arquitecto

Ecologistas realizan jornada de concienciación ambiental por la defensa de bosques urbanos

Ciudad de Panamá–Burica Press. 26 de julio de 2007

Desde las cuatro de la tarde tres decenas de ecologistas se reunieron en la intersección de la vía La Amistad entre los bosques del Parque Natural Metropolitano y el Parque Nacional Camino de Cruces, donde realizaron una jornada de volanteo, voceo y despliege de letreros que invocan al respeto de la conservación y respeto de los bosques naturales.

Específicamente denunciaban la venta ilegal de 15 hectáreas de bosques pertenecientes al Parque Nacional Camino de Cruces por parte de la Asamblea Nacional, que contraviniendo preceptos constitucionales y leyes nacionales se ha concedido a sí misma como órgano del Estado un lote boscoso de tierras nacionales pertenecientes al Parque Nacional Camino de Cruces y adyacentes al Parque Natural Metropolitano y la Vía la Amistad en las denominadas áreas revertidas de la Ciudad de Panamá.

Los ecologistas desplegaron numerosos carteles en los que se leían lemas tales como:

  • Únete a la lucha, los gobernantes venden nuestro patrimonio. Valiosos bosques de la nación. No a la deforestación.
  • Si se puede progresar sin los bosques devastar.
  • Respeten nuestro patrimonio histórico.
  • Estos son los bosques que venden los diputados. Señor Abraham Sofer compró un problema con la nación.
  • Esta es la ruta por destruir.
  • Si se puede progresar sin los bosques devastar.

Camino de Cruces defensa deEntre las consignas voceadas destacaba el texto de la volante que repartieron a los miles de automovilistas que pasaban por este sector en el cual indicaba que “estos son los bosques que los diputados han vendido!”. “15 hectáreas de bosques con vestigios arqueológicos”; “15 hectáreas de bosques pertenecientes al Parque Nacional Camino de Cruces”.

El mensaje de fondo era de alertar a los ciudadanos a sumarse a esta causa y evitar que con su silencio se concretara este crimen y venta descarada del patrimonio natural de todos.

Camino de Cruces

En la foto, Octavio R. entrega volantes donde solicita a la gente hacer sentir su voz ciudadana en defensa de los bosques naturales, hoy amenazados seriamente.

ANAM propondrá modificación del Decreto 209 que regula la evaluación de impacto ambiental

ANAM propondrá el ejecutivo modificar el Decreto 209 que regula el proceso de evaluación de impacto ambiental

Con el objetivo de hacer las recomendaciones para adecuar los instrumentos de gestión ambiental a las necesidades del país, la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) realizó recientemente, el seminario taller de consulta a las Modificaciones al Decreto Ejecutivo 209.

Bolívar Zambrano, Director Nacional de Evaluación y Ordenamiento Ambiental de la ANAM, manifestó que se realizó una revisión integral de la legislación para adecuarla a los retos del país y agregó, además, que una de las propuestas a modificaciones es el fortalecimiento de la participación conciudadana, el desarrollo de nuevos instrumentos de gestión ambiental y la implementación de la evaluación ambiental estratégica.

Zambrano acotó que se propondrá también la revisión del registro de consultores ambientales, el manual de buenas prácticas ambientales, así como integrar el ordenamiento territorial ambiental a los estudios de impacto ambiental. Estas modificaciones se realizarán mediante Decreto Ejecutivo.

El Decreto Ejecutivo 209 del 5 de septiembre del 2006 establece las disposiciones que rigen el proceso de evaluación de impacto ambiental de acuerdo a lo previsto en la Ley 41 del 1 de julio de 1998, Ley General de Ambiente.

Susana Serracín como jurista ambiental, desconoce el contenido de la propuesta de la ANAM, pero cree que ésta debe recibir un análisis minucioso, especialmente en el tema de participación ciudadana y transparencia que habían sido cercenadas en el reglamento vigente y además exige que se debe hacer una comparación sesuda para ver cómo quedan estas propuestas en relación a la reglamentación vigente. “Cualquier modificación debe estar orientada a fin supremo de preservar y conservar nuestros recursos naturales y promover un desarrollo sustentable ordenado” acotó.

Por su parte el biólogo Ariel Rodríguez, también ve como positivas estos cambios si mejoran lo existente y cree que estas modificaciones las están haciendo para adecuarse a los últimos requerimientos ambientales solicitados por el Gobierno de los Estados Unidos en relación a la aprobación del TLC entre Panamá y ese país.

Burica Press, 20 de julio de 2007