Investigan destrucción ambiental y corrupción en Playa Barqueta

PROYECTO TURÍSTICO PLAYA BARQUETA, en CHIRIQUÍ.

Investigan destrucción ambiental y anomalías en cobro de impuestos

La Contraloría objetó los beneficios que otorgó el Consejo Municipal a la empresa dueña del proyecto.

LA PRENSA/Víctor Arosemena

alanje. Brisas del Mar Development draga actualmente un canal que ha afectado áreas del Refugio Agrícola Playa La Barqueta, donde llegan a anidar tortugas.

José Arcia
jarcia@prensa.com

El Ministerio Público investiga irregularidades en el cobro de impuestos municipales a un proyecto turístico y residencial en playa La Barqueta, distrito de Alanje, sobre el cual también pesan denuncias de destrucción de manglares y apropiación de servidumbre pública.

La empresa Brisas del Mar Development –cuyo propietario es la familia Araúz Anguizola–, que desarrolla un proyecto residencial de siete edificios, declaró en su estudio de impacto ambiental una inversión de 3 millones de dólares, pero el Municipio de Alanje solo le cobró impuestos por la mitad de ese valor, lo que fue objetado por la Contraloría.

Además de haber declarado un monto de inversión inferior, el Consejo Municipal rebajó a la empresa a 1%, el cobro del 2% de impuesto que exige la ley. Tras denuncias de anomalías, el Consejo se vio obligado a rectificar. El alcalde, Carlos Justavino, quien defiende la legalidad de lo actuado, firmó el permiso de construcción de los edificios estando de vacaciones.

AMBIENTE.EL MINISTERIO PÚBLICO BUSCA PROBAR CORRUPCIÓN Y DESTRUCCIÓN DE MANGLARES EN CHIRIQUÍ.

Investigación ecológica

La Barqueta, una tormenta en la playa

Tras denuncias de moradores del área, la Fiscalía Segunda Superior de Chiriquí inició una investigación para determinar si hubo delito ecológico en un millonario proyecto que se levanta en las costas del distrito de Alanje, en Chiriquí. La Fiscalía Anticorrupción, en tanto, investiga la participación de funcionarios en la confección de planos para beneficiar a un grupo empresarial sin cumplir con todos los procedimientos que exige la ley.

LA PRENSA/Víctor Arosemena

CANAL. El permiso de limpieza para esta zanja sirvió para hacer un dragado, según la denuncia de los residentes.
17_barqueta.jpg

José Arcia
jarcia@prensa.com

Una tormenta sacude la playa La Barqueta, en el distrito de Alanje en Chiriquí. En el centro están autoridades municipales, el Gobierno Central y el empresario Juan Gabriel Araúz Anguizola.

Se trata de denuncias por supuesto delito ecológico y corrupción de funcionarios, que hablan de la destrucción de manglar en área protegida y edificaciones dentro de los 22 metros de servidumbre pública.

El Ministerio Público investiga ambas denuncias a través de la Fiscalía Segunda Superior de Chiriquí y de la Fiscalía Anticorrupción.

Tres empresas: Brisas del Mar Development Group, A.R Siyex, y Arkansas Valley Feathers Inc., relacionadas con el empresario Araúz Anguizola, construyen un complejo residencial de siete edificios, venden lotes para residencias y desde hace cuatro años operan el hotel Las Olas.

UNA LIMPIEZA PROFUNDA

El pasado 30 de abril, la dirección regional de Chiriquí de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) autorizó al empresario Araúz realizar una limpieza de un estero que pasa detrás del refugio de Vida Silvestre La Barqueta.

La autorización de estos trabajos ha sido la génesis de la investigación que realiza la Fiscalía Segunda Superior de Chiriquí por el supuesto delito ecológico, atendiendo una denuncia de los moradores.

La limpieza del estero se convirtió en un trabajo de dragado de un canal de tres kilómetros de longitud, 15 metros de ancho y 10 de profundidad que ha afectado parte del manglar de un área protegida, denunciaron el representante del corregimiento de Guaramal, Octavio Manuel Sánchez, y el ciudadano Alexis Aparicio.

El fiscal segundo superior, José Antonio Henríquez, dijo que en una inspección con peritos de la Autoridad Marítima de Panamá, como parte del proceso de investigación, se determinó que los trabajos de dragado afectaron el ecosistema. Además, comprobaron que se estaba talando manglar que era rellenado con material que sacaba la pala mecánica e, incluso, con arena.

También se ha afectado el humedal de playa La Barqueta. Todo esto, sin estudio de impacto ambiental y con el aval de la dirección regional de la Anam.

Cortesía

barqueta-con-pala-mecanica.jpg

PALA MECÁNICA.Los trabajos de ‘limpieza’ incluyeron el uso de retroexcavadoras.

Pero no todos cuentan la misma historia. El director regional de la Anam, en Chiriquí, Mario Gómez, y el abogado del empresario Juan Gabriel Araúz, Enoch Rodríguez, alegaron, por separado, que esos trabajos de limpieza se realizan como parte del proyecto ‘Remigio Rojas’ que desarrolla el Gobierno con una inversión de 58 millones de dólares.

El proyecto ‘Remigio Rojas’ consiste en la construcción de un canal que nace en las márgenes del río Chico y se extiende por unos 30 kilómetros entre pueblos y pequeñas fincas de Alanje para llevar agua dulce a los sembradíos.

Gómez dijo que después de varios estudios técnicos se comprobó que el proyecto ‘Remigio Rojas’ podría inundar el área del hotel Las Olas y del proyecto residencial Condominio Brisas del Mar. “Decidimos otorgar un permiso de limpieza a Araúz como una extensión al proyecto ‘Remigio Rojas’’, dijo Gómez.

Rodríguez, por su parte, alega que el trabajo que se realizó consistió en abrir un estero que había sido cubierto de sedimento, malezas y mangle.

Pero el director del proyecto ‘Remigio Rojas’, Jorge Arosemena, niega que esta obra esté conectada con los trabajos que realizó el empresario Araúz.

La Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (Arap) inspeccionó el lugar y determinó que se ha afectado área de manglar. La directora regional de la Arap de Chiriquí, Jessica Chávez, dijo que en los próximos días se estará emitiendo un informe sobre el asunto.

¿SIN SERVIDUMBRE?

LA PRENSA/Víctor Arosemena

barqueta-sin-servidumbre.jpg

SERVIDUMBRE.El proyecto residencial es investigado por supuesta apropiación de espacio público.

Los problemas de La Barqueta no terminan en el manglar. Se extienden hasta la misma playa. Las investigaciones judiciales intentan demostrar que hubo construcciones en la servidumbre pública. Incluso, sale a relucir una denuncia por falsificación de planos.

Alexis Aparicio y Octavio Sánchez denunciaron al empresario Araúz por construir sobre los 22 metros de servidumbre pública sin concesión. La Fiscalía Anticorrupción investiga el supuesto delito contra la propiedad del Estado o contra la fe pública en contra de funcionarios que se prestaron supuestamente a la aprobación de planos ficticios.

Por este caso, la Oficina de Catastro y Bienes Patrimoniales del Ministerio de Economía y Finanzas en Chiriquí fue allanada por la fiscal Mercedes de Mendizábal, el pasado mes de febrero.

Dos meses más tarde, el 9 de abril, el topógrafo Ricardo Sanjur y el ingeniero civil Jorge Ureta, peritos de la Fiscalía, realizaron una inspección ocular y determinaron que los planos de uno de los proyectos de Araúz incluían 12 metros que estaban dentro de los 22 establecidos por ley como tierras inadjudicables.

Sin embargo, el director de Catastro de Chiriquí, Cristóbal Tolato, dijo que su despacho inspeccionó el lugar y corroboró que los tres proyectos que se desarrollan en el lugar cumplen con los 22 metros de servidumbre.

Enoch Rodríguez, representante de la empresa, dice no entender las denuncias y las investigaciones, máxime cuando ellos pretenden invertir un total de 100 millones de dólares que ayudarían a la economía del área.

(Con la colaboración de Sandra Alicia Rivera)

Un pueblo costanero sin salida a la playa

El alcalde de Alanje, Carlos Justavino, defiende al empresario Juan Gabriel Araúz.

Los moradores del corregimiento de Palo Alto amanecieron hace un año sin camino para llegar a la playa La Barqueta. La razón: el empresario Juan Gabriel Araúz decidió cerrar la carretera de acceso a la playa. Así lo han denunciado ante las autoridades municipales y ante los medios de comunicación los residentes del área.

Hasta la fecha no han recibido repuesta, a pesar que tienen como prueba un informe del director regional del Ministerio de Obras Públicas, Luis Fernández, que certifica que es una vía de acceso público que ha sido utilizada por equipo agrícola y personas para comunicarse de un poblado a otro.

Los moradores le solicitaron al alcalde de Alanje, Carlos Justavino, ordenar la apertura de la carretera. Pero aún no lo ha hecho.

Justavino le restó importancia a la nota de Fernández y defendió a la empresa al alegar que esa carretera no es servidumbre pública. Enoch Rodríguez, representante de Araúz, alegó que los terrenos por donde pasa la carretera son de propiedad de su cliente. “El error de Araúz fue permitir que los moradores utilizaran esa calle por muchos años”, dijo Justavino, quien espera un informe del Instituto Tommy Guardia sobre el tema para tomar la decisión.

Fuente: La Prensa, 17 de junio de 200o7.

 

 

Marea roja produce muerte de tortugas marinas en Panamá

‘Marea roja’ mata a tortugas marinas


Evelio Valdés
DAVID, Chiriquí. Cientos de tortugas marinas han muerto a causa de la llamada ‘marea roja’ que se encuentra en gran parte del Golfo de Chiriquí, denunció el presidente de la Asociación de Pescadores Artesanales de Puerto Pedregal, Osvaldo Grenald.
Señaló que varios pescadores han denunciado la presencia de las tortugas flotando mar adentro debido a que han muerto envenenadas.
Sostuvo que los propios pescadores han informado que en alta mar, próximo al Golfo de Chiriquí, se han divisado flotando caparazones de tortugas.
Explicó Grenald que las tortugas consumen pequeñas medusas que a su vez se alimentan de estas microscópicas bacterias, que son altamente tóxicas y traspasan esa toxina a estos animales marinos produciéndole la muerte en poco tiempo.
Indicó que la ‘marea roja’ es una especie de toxina de color rojiza producida por alguna especie de alga marina, que se reproduce rápidamente y produce un reflejo color rojo en el mar, de allí su nombre.
Esto ha provocado que los pescadores se vean afectados en sus ingresos debido a que no encuentran pescado en áreas cercanas donde se encuentra la ‘marea roja’, ya que los peces se alejan de este fenómeno marino.

Fuente: El Siglo Digital, 17 de mayo de 2007.

Continúan estudios de tortugas marinas en el Archipiélago de Las Perlas

Embajada del Reino Unido otorga fondos al Smithsonian y a la Universidad de Herriot-Watt

En reconocimiento al éxito de cuatro años de colaboración entre el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI, por sus siglas en inglés) y la Universidad de Heriot-Watt del Reino Unido (HWU, por sus siglas en inglés) en el proyecto Darwin de Las Perlas, la Embajada del Reino Unido otorgó fondos adicionales a Héctor Guzmán, biólogo marino STRI y James Mair de HWU, para complementar y ampliar el trabajo realizado desde 2003 y concentrarse en estudios adicionales sobre tortugas marinas en Las Perlas hasta 2008. El proyecto busca identificar las principales áreas de anidación de tortugas y revelar información importante sobre el comportamiento migratorio de estos reptiles. La información que genere este estudio será de utilidad para que conservacionistas y administradores de recursos fortalezcan los esfuerzos de protección de estas especies en peligro de extinción.

En el Archipiélago de Las Perlas existen sitios de anidación de tortugas que son de gran importancia pues cuatro de las siete especies de tortugas marinas que hay en el mundo están en Panamá: Eretmochelys imbricata, Chelonia mydas, Lepidochelys olivaceae y Caretta caretta. La ruta que las tortugas marinas siguen luego de anidar en Las Perlas es hasta ahora desconocida, al igual que las playas que prefieren para anidar. Las malas prácticas de desarrollo turístico cerca de las playas de anidación de tortugas y la colecta de huevos tienen un impacto negativo en la conservación de estos reptiles. Las áreas favorables para la anidación de tortugas tienen también gran potencial para atraer actividades de turismo responsable que generan recursos para que la conservación de tortugas sea una actividad sostenible. Como parte del estudio, se han marcado 50 tortugas para estudiar sus rutas migratorias a través de http://www.seaturtle.org/tracking/?project_id=203

El Proyecto de la Iniciativa Darwin con fondos del Departamento del Reino Unido para el Ambiente, Alimentos y Asuntos Rurales (DEFRA, por sus siglas en inglés) que empezó en 2003, ha alcanzado muchos de los objetivos de mapeo y estudio de la biodiversidad marina y pesquerías del Archipiélago de Las Perlas con un enfoque en el apoyo a las decisiones apropiadas sobre manejo  sostenible de estos valiosos recursos. Tres estudiantes panameños recibieron la Beca Darwin para obtener sus maestrías en el Centro de Biodiversidad Marina y Biotecnología (CMBB, por sus siglas en inglés) de HWU. Alrededor de 18 estudiantes de maestría y doctorado han contribuido activamente con la investigación que lideran Héctor Guzmán de STRI y James Mair del CMBB de HWU.

Carta de mexicanos sobre delfines e islas y costas

Carta de ambientalistas de Nayarit al Presidente Torrijos de Panamá

Puerto Vallarta, México a 28 de Febrero, 2007

Exc. Martín Torrijos Espino

Presidente de la República de Panamá

Estimado Señor Presidente,

Grupos Ecologistas de Nayarit, A.C. es una ONG mexicana, fundada en 1997, con la finalidad de realizar labores de protección y conservación de especies marinas: ballenas, delfines y especialmente la tortuga marina. Bajo la premisa de que estos grandes animales marinos viven, se alimentan y reproducen en los mares y océanos de todos, es que nos compete directamente interceder a favor de su cuidado y protección. Dos son los temas que nos preocupan y por los cuales le enviamos la presente misiva.

Nos hemos enterado de la intención de Ocean Embassy, Inc. de capturar 80 delfines nariz de botella (Tursiops truncatus) en aguas Panameñas. Le peticionamos, en nombre de Grupos Ecologistas de Nayarit, A.C. y de todos los mexicanos que apoyamos la observación y la investigación científica de animales marinos en su entorno natural -más no su captura y encarcelamiento-, que usted pronuncie un firme apoyo a la gran mayoría del pueblo panameño, que se opone a la captura de estos animales y exige el cumplimiento de las leyes ambientales vigentes en su país. Le instamos a que se cerciore, personalmente, que la Comisión del Corredor Marino de Panamá actúe de acuerdo a las normas y tratados del CITES (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres) y la Declaración Universal de los Derechos del Animal y reconsidere las decisiones que están siendo tomadas en este asunto.

En nuestra trayectoria, hemos abogado por la observación de animales en su hábitat natural, promoviendo el ecoturismo. NO apoyamos la captura de animales marinos, especialmente delfines, con fines circenses. Determinación respaldada por numerosos estudios científicos que explican todos los motivos por los cuales las prácticas de extracción y captura son perjudiciales y demuestran que los delfines en cautiverio viven muy pocos años. Su tasa de mortalidad es elevada, en gran parte debido al shock y trauma de su captura y al ambiente donde viven con estrés y hambre permanente. A cambio de alimento deben realizar diversas actividades, entre ellas, una de falsa educación: nadar con niños y adultos que pagan por ello, beneficiando únicamente a los intereses privados de la empresa que está detrás y no al pueblo panameño.

En cambio, el turismo de observación in situ, de ballenas, delfines, tortugas y aves es una actividad no extractiva, basada en un concepto de desarrollo sustentable de aprovechamiento de recursos naturales, que contiene los elementos para hacerla altamente compatible con los objetivos de protección y conservación: beneficiar la investigación científica, la educación, la conservación, la conciencia pública y la protección de estas especies. El ecoturismo brinda una alternativa de trabajo y beneficio real a los habitantes de comunidades locales panameñas, a la par que es favorable para la promoción turística.

Asi mismo, con creciente preocupación, escuchamos que importantes playas y zonas de anidamiento de Tortuga Verde (Chelonia mydas), Tortuga Carey (Eretmochelys imbricata), Tortuga Caguama (Caretta caretta) y Tortuga Canales (Dermochelys coriacea) en la zona de Archipiélago de Bocas del Toro, están siendo ocupadas por proyectos inmobiliarios de alto impacto, disfrazados de actividades turísticas, sin haber un ordenamiento territorial, ni estudio alguno sobre la capacidad demográfica e impactos adversos que pudieran provocar. Preocupados por esta amenaza directa a las Tortugas marinas, especies que se encuentran en peligro de extinción y cuya protección compete a la población mundial en general, sin distinción de fronteras políticas, le instamos a prestar atención y tomar cartas en este asunto.

Respetuosamente,

Jessica Soler

Secretaria de Asuntos Ambientales

Grupos Ecologistas de Nayarit, A.C.

Tel. 52 (322) 2211044

grupoecologistanayarit@gmail.com

CC: Dra. Ligia Castro, Administradora General de la ANAM

Dr. Richard Pretto, Administrador de la ARAP

Lic. Samuel Lewis Navarro, Ministro de Relaciones Exteriores

Guillermo Salazar, Ministro de Desarrollo Agropecuario

Dr. Gustavo García de Paredes, Rector de la Universidad de Panamá

Ricardo Parker, Decano de FCNET, Universidad de Panamá

Lic. Gabriela Etchelecu, Representante de la Sociedad Civil Ambiental

Dr. Ira Rubinoff, Director del Instituto Smithsonian

Alianza para Conservación y Desarrolllo Panamá

Grupo Activista Ambiental

Medios de Comunicación

Tortugas en riesgo

Las tortugas valen más vivas que muertas, porque pueden ser un atractivo turístico.

El gran impacto humano ha puesto en riesgo no sólo a las tortugas, sino también a muchas otras especies.

LA PRENSA/ Alejandro Balaguer 03 febrero de 2006
Especial para La Prensa
vivir+@prensa.com

EL SITIO. La playa Chiriquí es el primer lugar de anidación para tortuga Baula.

En Bocas del Toro, hubo un tiempo en que las tortugas eran tantas, que los pilotos del almirante Cristóbal Colón temían que sus barcos encallasen sobre ellas. Pasados los siglos, el gran impacto humano ha puesto en riesgo no sólo a las tortugas, sino también a muchas otras especies.

“Lo poco que nos queda hoy, lo quieren explotar y explotar… Porque han dicho que nosotros no hemos sabido conservar, sin embargo, en nuestra población indígena pueden ver que todavía aun existen recursos naturales. Montañas verdes, árboles, peces, animales, todavía existen. Por lo tanto, le digo a toda la comarca: aseguraremos la tierra, conservemos la tierra, porque nuestros hijos, nuestras familias ¿a donde van a ir a parar sino? Porque esta es la dependencia única del pueblo ngobe bugle”- declara el cacique Justo Buy, llamando a la reflexión-.

Además, áreas de anidación, bosques, islas y humedales del área también están en riesgo -como la isla Escudo de Veraguas- un tesoro hasta ahora intacto que merece ser declarado área protegida. La isla tiene una riqueza única, arrecifes coralinos, especies endémicas y gran diversidad de fauna y flora, como sus pastos marinos.

María Cristina Ordóñez, bióloga marina experta en tortugas, radica en esa playa intentando conservar las tortugas con ayuda de los ngobe buglé de río Caña.

Chiriquí se considera como la playa más importante a nivel de Centroamérica, el primer lugar de anidación para tortuga Baula. Las tortugas, valen más vivas que muertas, pueden ser un atractivo turístico. Muertas, en realidad, tienen poco valor, pero vivas pueden representar un espectáculo natural para el turismo, generando buenos ingresos para los locales.