Minería pirata se toma los ríos y el ambiente

COLÓN Y DARIÉN. BANDAS DE COLOMBIANOS.

Resurge saqueo de oro

Por falta de apoyo policial, uno de los operativos para desmantelar las bandas fue cancelado este año.

Ambientalistas advierten de que los daños que causa la minería ilegal son iguales a los de la minería industrial.

Rafael E. Berrocal R.
Unidad de Investigación

rberrocal@prensa.com

En Panamá, no solo la minería industrial ha encontrado espacio, también la ilegal. Ambas, impulsadas por la subida que ha tenido el precio internacional de los metales, entre ellos el oro, que se cotiza en 905 dólares la onza.

En la estación seca que recién termina, resurgieron las bandas organizadas de colombianos que han estado extrayendo oro de forma clandestina en varios ríos del país: Caimito y Belén, en Colón; y Tucutí, Pito, Balsa y Cupe, en Darién.

La Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) y el Ministerio de Comercio e Industrias cancelaron, por falta de apoyo policial, un operativo para desmantelar los campamentos que se construyeron en el río Belén, límite entre la provincia de Colón y Veraguas.

Natalia Young, directora de Protección de la Calidad Ambiental de la Anam, dijo estar enterada del problema y que se coordina con los estamentos del Estado una estrategia para combatir a estos grupos considerados “mineros piratas”.

Ariel Rodríguez, biólogo y activista ambiental, señaló que los daños que causa al medio ambiente la minería pirata son iguales a los que deja la minería industrial, ya que se usa mercurio y cianuro para separar el oro de los otros minerales, y luego descargan esos químicos en los ríos donde operan. “No hay control, esto ya es anarquía”, afirmó.

la nueva fiebre del oro. ADVIERTEN QUE EL DAÑO AMBIENTAL ES GRAVE e irreparable.

Minería pirata se toma los ríos

Con precios que alcanzan los 905 dólares la onza en el mercado internacional, la minería ilegal de oro ha cobrado fuerza en Panamá. La actividad la realizan grupos colombianos que han lanzado amenazas contra las autoridades.

En las áreas donde se reporta que hay minería ilegal, se ha comprobado también la actividad de narcotráfico y trasiego de armas, según información del Consejo de Seguridad.

CORTESÍA/Geo Info
LOS INFRACTORES. Vista aérea de campamentos de minería pirata en el río Belén, límite de Colón con Veraguas. La foto fue tomada en diciembre pasado por el equipo de ‘Geo Info’.

Rafael E. Berrocal R.
Unidad de Investigación

rberrocal@prensa.com

La que ha sido considerada como la nueva fiebre del oro en el mundo, disparando los precios del metal a niveles récord, ha ocasionado en Panamá el resurgimiento de bandas organizadas de colombianos que se dedican a la extracción ilegal del metal dorado en ríos que se encuentran en zonas boscosas y apartadas del país.

A 905 dólares la onza en el mercado internacional, la piratería de oro ha cobrado fuerza.

Las autoridades panameñas saben del problema, pero su capacidad de acción sobre la minería clandestina es poca.

En abril pasado el Ministerio de Comercio e Industrias, la dirección de Migración y la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) intentaron hacer un operativo para desarticular los campamentos que hay en la orilla del río Caimito, en Colón, pero la Policía Nacional no confirmó su participación y la misión fue cancelada por falta de seguridad.

Los sitios de donde se está sacando oro de manera ilegal están identificados: los ríos Caimito y Belén, en Colón; y Tucutí, Balsas y Cupe, en Darién.

Informes del Consejo de Seguridad revelan que se trata de un negocio ilegal, controlado por los colombianos, el cual se mezcla con un problema de tráfico de drogas y armas.

En el área casi no hay población y menos presencia policial. El puesto policial más cercano a los ríos Belén y Caimito está en la población de Miguel de la Borda, a 180 kilómetros de distancia, y no tiene servicios de telecomunicación.

Llegar al lugar donde opera la minería pirata es complicado, y es necesario bordear la costa hasta la desembocadura de los ríos y luego se debe recorrer toda su orilla.

En diciembre del año pasado se tomaron nuevas fotos del área problemática, identificando varios campamentos de extracción de oro ilegal en el río Belén, confirmaron las autoridades.

“Hemos estado recibiendo múltiples denuncias sobre la extracción de oro de forma artesanal”, señaló Natalia Young, directora de Protección de la Calidad Ambiental de la Anam.

Los daños son drásticos: toda la vida animal en las aguas cercanas a los campamentos muere o desaparece. La actividad va acompañada de un problema de deforestación y destrucción de las riberas naturales de los ríos.

Los mineros piratas utilizan bombas de agua para destruir las orillas de los ríos en donde hay mayor posibilidad de que se concentren pequeñas partículas de oro provenientes de las montañas.

Para separar el oro de los otros minerales –según reportes de la Anam– los piratas aplican mercurio y cianuro de contrabando, lo que contamina las aguas de los ríos donde operan.

Partícula a partícula, el oro es acumulado para comercializarlo en el mercado negro. “Es sumamente difícil dar con los infractores ambientales. No hemos podido abrir los procesos administrativos correspondientes, pero sí hemos podido comprobar el daño ambiental que causa esta actividad ilegal”, agregó Young.

Indicó que todos los reportes han sido enviados a las instituciones que tienen que ver con el tema, a fin de establecer “una estrategia mucho más eficaz para controlar la actividad”.

La dirección regional de la Anam en Colón informó que en el último operativo que realizó, decomisó siete bombas de aguas utilizadas para la extracción ilegal de oro.

También se encontró parte del oro que había sido sacado de estos ríos, pero la Policía Nacional lo reportó como perdido “debido a que el bote donde era transportado se volcó”, informó la regional.

Empresas privadas que sobrevuelan el área, entre ellas Minera Petaquilla, han sido amenazadas por los mineros piratas de que sus helicópteros serán derribados.

UNA LUCHA PERDIDA

Los ambientalistas afirman que el daño que causan estos campamentos de mineros piratas es “terrible”, porque es una actividad a gran escala y no controlada, diferente a la que realizan algunos grupos de campesinos o indígenas en Azuero y otros lugares, quienes no utilizan mercurio.

Ariel Rodríguez, biólogo y activista ambiental, manifestó que la minería ilegal es tan nociva como la industrial.

“Contamina los ríos y quebradas. Contribuye a la deforestación, a la cacería ilegal y genera problemas sociales”, dijo Rodríguez.

Señaló que la lucha ambiental en Panamá está “casi perdida”, ya que la minería en general está descontrolada en el país, sin importar si es ilegal o no.

“Es un problema de inacción, acción y corrupción de parte de las autoridades. No hay ningún tipo de control, esto ya es anarquía”, comentó el ambientalista un tanto frustrado.

Mario Pineda, geólogo y ambientalista, también coincide con Rodríguez y sostiene que el impacto en la flora y la fauna de los lugares donde opera la minería ilegal es notable a simple vista por la devastación que deja.

Pero también el uso de mercurio y cianuro causa alta contaminación. Explicó que muchos de estos grupos utilizan la técnica de la sartén de metal, donde calientan el mercurio con el mineral para separar el oro de sus impurezas.

El mercurio no es tóxico al tacto, pero sí al evaporarse. Mientras que el cianuro es tóxico de cualquier forma.

“Es la misma técnica que tenían los españoles cuando llegaron a América”, sostuvo Pineda.

El ambientalista dijo estar informado de las amenazas de los mineros piratas contra la fuerza policial y personas de las comunidades del área.

“Antes del año 1990, la actividad era más controlada, pero ahora nadie se atreve a detenerlos”, comentó Pineda.

Otros casos

No es solo Panamá la que sufre la minería pirata impulsada por colombianos.

También en Venezuela se han reportado diferentes casos, pero a mayor escala, según reportes oficiales.

Incluso se han identificado campamentos de minería ilegal en los límites de concesiones legales para extraer oro.

Pero en el país bolivariano, el ejército se ha tomado el trabajo de combatir la minería ilegal ya que han encontrado resistencia armada de los grupos dedicados a esta actividad.

En lo que va de este año, la Agencia Bolivariana de Noticias reportó que las autoridades ha detenido a más de 600 mineros piratas, en su mayor parte extranjeros provenientes de Brasil, Colombia y Guyana.

El Ministerio de Gobierno y Justicia de Panamá informó que parte de las misiones que tendrá el nuevo Servicio Nacional Aeronaval será el combate a la minería ilegal a través de monitoreos aéreos y marítimos. La entidad se encuentra en formación y podría estar operando en octubre.

En Panamá, las áreas donde se reporta minería ilegal se ha comprobado también la actividad de narcotráfico y trasiego de armas, según información del Consejo de Seguridad.

Concesiones de extracción artesanal

La minería pirata o ilegal está diferenciada de la minería artesanal en Panamá, la cual sí es autorizada por el gobierno. Los grupos indígenas del país tienen la opción de mantener sus costumbres y vestimentas con acabados de oro.

Argollas, aretes y otros accesorios son confeccionados con el oro extraído mediante la llamada minería artesanal que realizan grupos indígenas como los kunas, Emberá Wounaan y los Ngöbe Buglé. Pero la minería artesanal también abre la puerta a grupos urbanos, pero tradicionales, como los santeños para la confección de los accesorios de oro del traje típico: la pollera.

El Código Minero, en sus artículos 17 y 273, regula la minería artesanal y establece los parámetros de cómo puede ser explotada.

En 2007 se otorgaron 10 permisos para el desarrollo de esta actividad en lugares específicos en la provincia de Darién, Azuero y Colón. La dirección de Recursos Minerales del Ministerio de Comercio e Industrias señaló que todas las concesiones dadas están ubicadas en comarcas indígenas.

La institución sostiene que cada permiso es monitoreado periódicamente para verificar que se cumplan las normas. Cada permiso solo tiene una vigencia de un año para evitar una explotación masiva o descontrolada en los ríos, algo que no han podido regular con los grupos extranjeros que se encuentran en el país.

Según el Mici, a estos grupos indígenas se les prohíbe utilizar mercurio y otros químicos para sacar el oro. “Ellos lo hacen mediante el sistema tradicional que utilizaron sus antepasados, a punta de batea (coladera), nada de químicos”, dijo un vocero de la institución.

GALERIA DE FOTOS DE MINERÍA INDUSTRIAL ILEGAL EN PETAQUILLA

Fuente de fotos:

MINERIA CERRO PETAQUILLA A CIELO ABIERTO EN CORREDOR BIOLOGICO

Daños ecológicos en Bahía Honda

Bahía Honda amenazada

Moradores están preocupados por la destrucción del hábitat marino

En el área se mantienen trabajadores realizando extracciones de arena, a pesar de que las autoridades locales manifiestan que no se han dado permisos para esta actividad. / Fotos Mitzila De León
Mitzila De León
periodistas@estrelladepanama.com

Bahía Honda, Soná. —Como un crimen ecológico ha sido catalogado por los moradores de Bahía Honda los daños a los arrecifes coralinos y la extracción de arena en Isla Canales de Afuera.

La Isla Canales de Afuera se encuentra a dos millas del Parque Nacional Coiba, lugar donde se desarrolla el proyecto Liquid Jungla Lab. Inc., el cual tiene como función realizar investigaciones, supuestamente avaladas por el Smitson an Tropical Resourse y Whoi.

De acuerdo con Mauricio Gutiérrez, habitante de Bahía Honda, “el ecosistema hay que cuidarlo y esta (…), gente lo ha dañado todo”, como morador me encuentro preocupado”.

Gutiérrez señaló que lo que se hace en la Isla Canales de Afuera perjudica tanto al Parque Nacional como a los moradores de Bahía Honda, porque se está destruyendo el hábitat marino y las autoridades regionales no hacen nada.

Agregó que hasta el momento no se ha hecho nada por parte de las autoridades de la provincia que tienen que ver con este daño ecológico, Gutiérrez manifestó, un poco molesto que “las autoridades locales no hacen nada, ya que van al lugar y dicen que todo está bien y la realidad es otra”.

La extracción de arena en la parte sur se ha registrado en las playas Blanca, Limón y Naranjo, en las cuales a simple vista se observó el gran daño que se ha ocasionado y el cual es difícil resarcir.

De acuerdo con una investigación realizada, la compañía Liquid Jungle Lab. Inc. lleva más de 14 años de dedicarse a la extracción de la arena en tres playas, pero lo curioso del caso es que se dedicaba a la labor sin contar con los permisos de concesión.

Esta investigación arrojó que la actividad ilegal ha sido respaldada a través de permisos otorgados por la Alcaldía del Distrito de Soná.

Liquid Jungle Lab. Inc. tramitó una concesión con el Estado panameño durante la administración gubernamental de la presidenta Mireya Moscoso, por 60 años, la cual asciende a varios millones de dólares.
El pasado lunes, Eulogio Calles y Mauricio Gutiérrez, ambos moradores de Bahía Honda, presentaron una denuncia por daños ecológicos a la Fiscalía Primera.

El Ministerio de Comercio e Industrias (MICI) conoció que esta compañía no ha tramitado concesiones para extraer arenas.

Este Ministerio realizó una inspección a la zona sur donde se han registrado las anomalías y en el mismo se detectó el daño que existe. Por lo que a su paso se emitirá una orden para que no se continúe extrayendo material.

Elinforme ya fue remitido por el MICI a la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM). e acuerdo con Francisco Carrizo, director Regional del ANAM, ya se han realizado inspecciones por parte de la institución, por lo que se espera que a través de los inspectores se rinda el informe.

La empresa Liquid ha sido sancionada en dos ocasiones. Una por el incumplimiento del estudio de impacto ambiental, por lo que se le multó por la suma de 10 mil dólares por construir una edificación que no estaba prevista, y, la segunda, en el año 2005, por ampliar la pista de aterrizaje.

Arístides Ortiz, alcalde de Soná, dijo que por años a la empresa se le han otorgado permisos de extracción de arena, por la cantidad de 100 y 200 yardas cúbicas, pero reiteró que desde hace seis meses no se le ha dado autorización para que realicen las labores.

Los habitantes piden que se efectúe una inspección exhaustiva a nivel de gobernantes de la ciudad capital, pues confían en las autoridades de la provincia.

Sin evaluación ambiental estratégica romperán corredor biológico del Caribe

VERAGUAS.

Conquista terrestre del Atlántico

Víctor Eliseo Rodríguez
SANTA FE, Veraguas

El Ministerio de Obras Públicas (MOP) dio el primer paso para la denominada conquista terrestre de la costa atlántica de Veraguas, luego que se realizó la licitación pública para la construcción de los 16 kilómetros de la carretera Alto de Piedra-Guabal, que tendrá un costo aproximado a los 7 millones de dólares.

Esta es la primera fase del proyecto de construcción de la carretera de asfalto con la que se pretende comunicar por tierra con el resto del país a los corregimientos de Río Luis y Calovébora, ubicados al norte del distrito de Santa Fe.

José Horacio Echevers, director regional del MOP en Veraguas, informó que este es el proyecto de red vial “más emblemático” de la provincia, ya que por primera vez se podrá tener acceso por tierra a las costas del Atlántico veragüense, lo que por muchos años se intentó concretar por gobiernos anteriores y no se pudo.

Actualmente y desde hace muchos años, el acceso a las comunidades de Calovébora y Río Luis, ubicadas en la costa atlántica al norte de Veraguas, solo se puede llegar por vía aérea en helicóptero o por mar embarcándose en Colón o Bocas del Toro.

No obstante, según Echevers, con este proyecto, que también atravesará la cordillera central, los habitantes de estas comunidades, que tenían que caminar hasta tres días para llegar a la ciudad de Santiago, ahora tendrán acceso terrestre en un tiempo no mayor a cuatro horas hasta la capital de la provincia.

En el proceso de licitación, que se realizó sobre el precio oficial de la obra impuesto por el MOP que era de 6 millones 469 mil dólares, participaron tres empresas, de las cuales Constructora Urbana ofertó el precio más bajo fijado en 7 millones 650 mil dólares.

El funcionario adelantó que luego de esta licitación, una comisión técnica del MOP y la Contraloría revisarán los pliegos de cargos para decidir oficialmente al ganador y entregar la orden de proceder.

Autoridades en contra de la minería en Veraguas

manifestaciones.Las comunidades se han pronunciado en las calles.

Autoridades en contra de la minería en Veraguas

Las resoluciones y acuerdos municipales han rechazado la minería en los distritos de Soná y La Palma. La empresa Oro Gold Panamá, S.A., cuenta con permisos para explorar en nueve hectáreas.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/Ney A. Castillo

Protestas. En las comunidades de Soná y Las Palmas rechazan la actividad minera.

Ney Castillo
SONÁ, Veraguas

“Las resoluciones y acuerdos municipales han sido la mejor respuesta al clamor del pueblo, que ha gritado en las calles un no rotundo a la actividad minera”, expresó Benedicto Santos, secretario del Comité Pro Defensa de los Derechos Ciudadanos Sonaeños.

Indicó que la lucha que se ha emprendido ha encontrado un apoyo en las autoridades municipales, quienes han mostrado su postura a favor de las comunidades.

El Consejo Municipal de Soná emitió el Acuerdo número 41 de 10 de agosto de 2007, que declara al distrito: “Territorio libre de exploración y explotación de minerales, basado en que esta es una región de interés social, económico, ecológico y turístico”.

Una semana antes las autoridades sonaeñas habían aprobado la Resolución número 3 de 1 de agosto de 2007, a través de la cual se rechazaron los permisos de exploración minera con los que cuenta la empresa Oro Gold de Panamá, S.A.

La Palmas se suma

Ahora se sumaron los ediles del distrito de Las Palmas, los que impulsaron la Resolución número 14 de 10 de agosto de 2007, por medio del cual se objetaron los permisos otorgados a la empresa Oro Gold de Panamá, S.A., para la exploración minera en esta región.

Los concejales palmeños instaron al Ministerio de Comercio e Industrias a acoger el clamor del pueblo y que se pueda dejar sin efecto cualquier permiso minero en el área.

La Resolución número 2006-68 de 17 de abril de 2006, publicada en la Gaceta Oficial del martes de 23 de mayo de 2006, le otorgó permisos para la exploración de minerales metálicos (oro y otros) a la empresa Oro Gold de Panamá, S.A., en un área de 9 mil hectáreas, ubicadas en los corregimientos de Corozal y El María de Las Palmas y Rodeo Viejo, Quebrada de Oro, Calidonia y Soná Cabecera.

Por el momento esta empresa solo efectuó estudios y exploraciones en el corregimiento de Quebrada de Oro de Soná.

Aristides Ortiz, alcalde de Soná, aseguró que el Consejo Municipal se solidarizó con el pueblo, lo que representa un precedente positivo para el país.

Manifestó que lo importante es que el municipio se está pronunciando en contra de cualquier actividad minera que se pretenda desarrollar en Soná en el presente y para el futuro.

Señaló que dentro de toda esta lucha se ha dejado claro la defensa que ha emprendido el pueblo a favor de sus intereses, lo que ha sido bien acogido por las autoridades.

Ovidio Barría, alcalde de Las Palmas, agregó que se está resguardando la seguridad de las poblaciones, tomando en cuenta el temor que hay en las comunidades.

Además dijo que estas zonas son netamente turísticas, por lo que cualquier estrategia tiene que ser enfocada en este sentido.

Javier Machuca, presidente del Consejo Municipal de Las Palmas, sostuvo que los pobladores conviven en medio de una total zozobra, lo que impulsó a las autoridades a ejecutar medidas tendientes a la protección de estas comunidades.

Después de la serie de acciones de presión que se han emprendido en Soná en contra de la minería, las oficinas de la empresa Oro Gold de Panamá, S.A. han estado cerradas, por lo que no han podido ser contactados.

En el distrito de Soná se han realizado dos acciones de presión significativas, una marcha de más de mil personas y el cierre de la entrada al poblado por unos 600 moradores. En esta ultima el viceministro de Comercio Interior, Manuel José Paredes, estuvo en el poblado y dejó claro que si en las comunidades no se quiere la minería, nada puede forzarlos a aceptarla, pues lo que queda es la suspensión de las actividades.

Además, Paredes se comprometió, a través de un acuerdo extrajudicial, firmado con el comité sonaeño, a darle un rápido y expedito curso a los permisos de exploración otorgados a la empresa Oro Gold de Panamá, S.A.

Contexto geofísico de la Provincia de Veraguas y descripción geográfica del Parque Nacional Santa Fé

Contexto geofísico de la Provincia de Veraguas y descripción geográfica del Parque Nacional Santa Fé

Veraguas está situada en la región central de la República de Panamá y tiene una superficie de 11,239.3271 km2 (Mapa 1 en versión impresa). Limita al norte con el mar Caribe, al sur con el océano Pacífico, al este las provincias de Coclé, Colón, Herrera y Los Santos, al oeste con las provincias de Bocas del Toro y Chiriquí.

Cerro Tute, Santa Fé, Veraguas

Foto: Anel Olivardía. Localización: Cerro Tute, Santa Fé, Provincia de Veraguas. Coordenadas: 8º 31′ 0.00″ N 81º 4′ 60.00″ W

El relieve de Veraguas presenta regiones de montañas altas compuestas por la cordillera Central, que recorre la provincia de oeste a este alcanzando altitudes mayores a 1,900 msnm, además de regiones de cerros altos y bajos, colinas, planicies litorales y costas bajas, con pendientes que varían de suave a fuertemente inclinadas (IGNTG, 1988).

Es la única provincia de la República de Panamá que presenta costas en el océano Pacífico y el mar Caribe. La costa del Pacífico es más accidentada que la del Caribe y encontramos el Golfo de Montijo, bahía Honda, la península de Las Palmas, playas arenosas, rocosas y fangosas, y grandes estuarios, como los de los ríos San Pablo, San Pedro y Tabasará. En el Caribe, en cambio, la costa es muy regular y sólo presenta el golfo de los Mosquitos y los estuarios de algunos ríos importantes, como el Calovébora, Concepción y Belén.

Santa Catalina, Costa Pac�fico, Veraguas

Foto: Rolandoj1. Cerca de Santa Catalina, Pacífico de Veraguas 

Las formaciones geológicas más predominantes son: Cañazas, La Yeguada, Cerro Viejo, San Pedrito, de tipo volcánico; Soná, Santiago, Macaracas, Tonosí, Las Lajas, de tipo sedimentario; y Petaquilla, Loma Montuoso de tipo plútonico (MICI, 1991).

La red hidrográfica está dominada en su mayor parte por un patrón de drenaje de tipo dendrítico y en algunos casos de tipo paralelo. Presenta cuencas importantes como la de los ríos Santa María, San Pablo, Tabasará, San Pedro, Quebro y Caté en la vertiente del Pacífico; y Calovébora, Concepción, Guázaro, Belén y Veraguas en el Caribe.

Según el Atlas Nacional de la República de Panamá (IGNTG, 1988), Veraguas presenta una precipitación pluvial anual desde un poco más de 1,500 a más de 5,000 mm, puesto que está ubicada en su mayoría dentro del clima tropical húmedo. Los valores más altos de 5,000 mm ocurren al norte y oeste de la vertiente del Caribe de la provincia y en el límite con la provincia de Chiriquí, cerca de la desembocadura del río Tabasará; y los menores valores se localizan en los límites con las provincias de Coclé y Herrera, donde las precipitaciones son menores a 1,500 mm anuales.

La capacidad agrológica es de suelos arables tipo II, III, IV y suelos no arables de tipo V,VI, VII, VIII. Según el mapa de capacidad agrológica la distribución de los suelos de la provincia de Veraguas, presenta en su parte central suelos arables de tipo II, III y IV específicamente en los distritos de Santiago y Atalaya, aptos para desarrollar actividades productivas. Al norte de la provincia en el distrito de Santa Fe y parte del distrito de Calobre, los suelos son de tipo VIII, aptos únicamente para conservación de la vida silvestre, para el resto de la provincia, los suelos son de tipo V,VI,VII, los cuales requieren medidas especiales de conservación.

La provincia es diversa en condiciones ecológicas, según el concepto de eco-regiones, utilizado para la clasificación de las comunidades naturales de América Latina y el Caribe (Dinerstein et al.,1995), y auspiciado por el Banco Mundial y el Fondo Mundial para la Vida Silvestre (WWF); en Panamá se identificaron dos biorregiones y tres complejos de manglar, los cuales contienen siete eco-regiones y cuatro unidades de manglar. De estas categorías, en el área regional están presentes una biorregión, cuatro de las siete eco-regiones y dos de las cuatro unidades de manglar (Mapa 2). La utilidad de este sistema radica en que fue desarrollado con contribuciones de numerosos científicos, y se basa en la localización geográfica, condiciones ambientales y composición de especies de las comunidades naturales.

Las eco-regiones presentes son la de bosques húmedos del Caribe de América Central, localizada en la costa del Caribe; la de los bosques montanos de Talamanca, en la cordillera Central, el macizo de cerro Hoya y en la península de Las Palmas; la de bosques secos de Panamá, ubicada en las tierras donde aparecen las zonas de vida de bosque húmedo premontano y bosque seco tropical; y la de bosques húmedos del lado Pacífico del istmo de Panamá, que ocupa la mayor parte de las tierras bajas de la provincia.

Por otro lado, según el sistema de clasificación bioclimática de zonas de vida desarrollado por Holdridge (Tosi, 1971), de las doce zonas de vida identificadas en Panamá existen ocho en la provincia de Veraguas: bosque muy húmedo tropical, bosque húmedo tropical, bosque seco tropical, bosque pluvial premontano, bosque muy húmedo premontano, bosque húmedo premontano, bosque pluvial montano bajo y bosque muy húmedo montano bajo (Tosi, 1971) (Mapa 3). Este sistema de clasificación ecológica se basa en datos climáticos como la precipitación media anual, la evapotranspiración potencial anual y la biotemperatura media anual para la diferenciación de las distintas clases.

El bosque muy húmedo tropical se localiza en la costa del Caribe y al oeste de las penínsulas de Azuero y Las Palmas (Mapa 3). El bosque húmedo tropical, ocupa la mayor parte de la provincia, incluyendo las islas, excepto la mitad oeste de Coiba. Además, también hay bosque seco tropical cerca de la población de Divisa.

El bosque muy húmedo premontano está en la península de Las Palmas, la vertiente sur de la cordillera Central, la parte oeste de Coiba, la cuenca del río Calovébora y el golfo de Montijo. El bosque pluvial premontano se localiza en la cordillera Central, el macizo de cerro Hoya y la península de Las Palmas; el bosque húmedo premontano se encuentra al oeste del bosque seco tropical y en la región de Santa Fe. El bosque muy húmedo montano bajo está en la división continental, y el bosque pluvial montano bajo se extiende en la cordillera central y el macizo de cerro Hoya, en la península de Azuero

Descripción geomorfológica y clima del Parque Nacional Santa Fé

El Parque Nacional Santa Fe (PNSF) se encuentra ubicado en las tierras altas de la Cordillera Central del país, dentro de los distritos de Santa Fe y Calobre, provincia de Veraguas y con una superficie de 72 mil 636 hectáreas (766.36 kilómetros cuadrados). El Parque se extiende desde el límite con la comarca Ngöbe-Buglé hasta el límite con las provincias de Colón y Coclé, conectándose de esta manera con el Parque Nacional Omar Torrijos y con el resto del Corredor Biológico Mesoamericano del Atlántico Panameño, hasta este momento integrado por el Parque Internacional La Amistad, el Bosque Protector Palo Seco, el Parque Nacional Marino Isla Bastimentos y la Comarca Ngöbe-Buglé.

Alto de Piedra, Santa Fe, Veraguas, Caribe

Foto: Enrcco. Alto de Piedra, Santa Fé, Veraguas

El área de Santa Fé posee un gradiente altitudinal que va de 1,964 a 89 msnm; la mayor elevación se encuentra en un cerro sin nombre con 1,964 msnm, además de otro cerro sin nombre de 1,902 msnm, y los cerros Chicú con 1,764 msnm, Burral con 1,718 msnm, Negro con 1,481 msnm, Cabeza de Toro con 1,412 msnm, Carita con 1398 msnm y La Gaita con 1,020 msnm, entre otros. Las menores elevaciones se encuentran en las tierras bajas del sector noroeste del área, en la cuenca del río Guázaro, en la confluencia de los ríos Guázaro y Guazarito Arriba, con 89 msnm.

Con respecto a la geología se presentan cuatro formaciones: San Cristóbal, Tucué, La Yeguada y Cerro Viejo (MICI, 1991), las cuales se describen en la Tabla 1.

Tabla 1 Formaciones geológicas en el área de estudio.
Formación Período Origen Descripción Ubicación
San Cristóbal

Terciario

Plutónico

Granodioritas y mangeritas. Se localiza cerca de Cerro Narices
Tucué

Terciario

Volcánico

Andesitas, basaltos, lavas, brechas y tobas Se localiza al este de Cerro Cabeza de Toro
La Yeguada

Terciario

Volcánico

Dacitas, ignimbritas y Tobas Se localiza en el sector norte del área de estudio
Cerro Viejo

Cuaternario

Volcánico

Basaltos, andesitas, amigdaloides vidriosos. Basaltos Post-ignimbriticos Se localiza en el sector noreste del área de estudio

Fuente: IGNTG, 1998.

La configuración del drenaje es de tipo dendrítico, con una fuerte velocidad de escorrentía superficial, causada por la topografía, la pendiente y la pedregosidad en el fondo de los ríos. Se ubican en el área de estudio, los ríos Santa María, Mulabá, Bermejito, Narices, Gatú, Caloveborita, Guázaro, Bejuco, Concepción, Veraguas y Belén.

A partir de los mapas topográficos escala 1:50,000 y el Atlas Nacional de la República de Panamá (IGNTG, 1988) se indica la presencia de siete unidades geomorfológicas para el área (Tabla 2).

Tabla 2 Formaciones geomorfológicas en el área de estudio

Unidad

Geomorfológica

Descripción

Ubicación

Montañas medias y bajas (valles intermontanos) Producto de efusiones magmáticas, predominando cuerpos intrusivos de carácter sedimentario, con elevaciones de 200 a 399 m, pendientes fuerte por ser vertientes montañosas, pero en áreas de valles intermontanos oscila entre suave a moderadamente inclinada, los suelos tienen buen drenaje con capacidad agrológica de buena a excelente Se localizan en la sección suroeste del área de estudio
Montañas altas(Montañas Horts, estructuras volcánicas) Son productos de rocas ígneas extrusivas, aquí las pendientes son muy fuertes, los suelos son delgados, con capacidad agrológica baja y deben limitarse al uso forestal, con elevaciones de 400 a 599 m. Se localizan en la sección suroeste del área de estudio
Picos y cimas de montañas altas y cumbres del Volcán Barú Constituidas por rocas ígneas extrusivas las pendientes son abruptas, los suelos son delgados con un drenaje interno bueno a excesivo, con elevaciones de 600 m y más Se localizan en el norte, noroeste y noreste del área de estudio

Fuente: IGNTG, 1998.

Los suelos corresponden a los tipos no arables VII y VIII (IGNTG, 1988), los cuales son localizados y descritos en la Tabla 3.

Tabla 3 Tipos de suelo en el área de estudio.

Tipo

Características

Ubicación

VII

No arable, con limitaciones muy severas, apto para pastos, bosques y tierras de reserva Se localizan al sur, sureste, suroeste y parte central del área de estudio

VIII

No arable, con limitaciones que impiden su uso en la producción de plantas comerciales Se localizan en la sección norte y noroeste del área de estudio

Fuente: IGNTG, 1998.

CLIMA

Según la clasificación de climas de Köpen (IGNTG, 1988), en el área de estudio se presentan los siguientes tipos de clima (Tabla 4).

De acuerdo a la clasificación de eco-regiones, en el área de estudio están presentes las cuatro eco-regiones que posee la provincia, sin embargo, sólo dos de ellas están bien representadas. La mayor parte del área de estudio se ubica dentro de la eco-regiones de los bosques montanos de Talamanca que es una de las eco-regiones con mayor biodiversidad en Centroamérica y todavía no enfrenta serias amenazas a su integridad. En la parte norte se encuentra la otra eco-regiones bien representada en el área de estudio, la de los bosques húmedos del Caribe de América Central, la cual también es bastante rica en especies, pero está más amenazada que la anterior por la extracción de madera y la cacería.

Tabla 4 Tipos de clima para el área de estudio.

Tipo

Características

Ubicación

Clima tropical muy húmedo Lluvia copiosa todo el año, durante el mes más seco la precipitación es mayor a 60 mm.; la temperatura media del mes más fresco es mayor a 18C y la temperatura media del mes más cálido y el mes más fresco es menor a 5C. Áreas de influencia en las faldas de la vertiente del Caribe
Clima templado muy húmedo de altura Lluvia copiosa todo el año, durante el mes más seco la precipitación es mayor o igual a 60 mm; la temperatura media del mes más fresco es menor a 18C, la diferencia entre la temperatura del mes más fresco y el mes más cálido es menor a 5C, determinado por la altura del lugar (mayor de 1200 msnm) Elevaciones de la divisoria de aguas
Clima tropical húmedo Precipitación anual mayor que 2,500 mm.; uno o más meses con precipitación menor a 60 mm; la temperatura media del mes más fresco es mayor a 18C; la diferencia entre la temperatura media del mes más cálido y el mes más fresco es menor a 5C. Tierras bajas de la vertiente del Pacífico

Fuente: IGNTG, 1998.

Las otras dos eco-regiones se encuentran marginalmente en el área de estudio, la de los bosques secos de Panamá, está en el lado sur del área de estudio, y la de los bosques húmedos del lado Pacífico de América Central, que está cerca de la región de cerro Tute (Mapa 2). Ambas eco-regiones son relativamente diversas, más la de los bosques húmedos que la de los bosques secos, y están muy amenazadas por el desarrollo de las actividades humanas, debido a que son los ambientes más apropiados para el asentamiento humano.

En el área de estudio se encuentran siete zonas de vida, de las doce que se describen en el documento de Tosi (1971), sin embargo, sólo cuatro de ellas están bien representadas. En dirección sur-norte, las cuatro zonas de vida principales son: el bosque muy húmedo premontano, ubicado al sur de la división continental, en las tierras de menor altura del lado Pacífico del área de estudio; contigua a ella, en una estrecha franja en la vertiente del Pacífico, y más ancha en la vertiente del Caribe, está el bosque pluvial premontano ubicado sobre las laderas altas de la cordillera. En la parte más alta de la cordillera, siguiendo la divisoria de aguas, se encuentra el bosque pluvial montano bajo. Además, al oeste de Santa Fe, en una pequeña porción cerca de cerro Tute, hay bosque muy húmedo montano bajo, que representa la única porción de esta zona de vida fuera del área del macizo del volcán Barú, y la cual está situada a menor altura que las secciones próximas a Cerro Punta, cerro Pando y el norte de Boquete.

Alto de Piedra, Santa Fe, Veraguas, Caribe

Foto: Enrcco. Alto de Piedra, Santa Fé, Veraguas. Bosques muy húmedos montanos

De las tres zonas de vida menos representadas, en las tierras bajas del Caribe se encuentran pequeños fragmentos de bosque muy húmedo tropical, que es la zona de vida más característica de la costa Caribe de Panamá. Del bosque húmedo premontano, que es la zona de vida más seca del área de estudio, y de la cual el polígono que rodea el poblado de Santa Fe corresponde a la única porción no transicional encontrada en Panamá, hay un pequeño sector en el límite sur del área de estudio, que conserva muy poca vegetación original. Finalmente, del bosque húmedo tropical, la zona de vida más extensa del país, se encuentra en un pequeño fragmento cercano a cerro Tute, que tampoco tiene mucha vegetación natural remanente.

Según el mapa de vegetación actual que aparece en el Atlas Nacional de la República de Panamá (IGNTG, 1988), en el área de estudio se presentan pequeñas porciones de áreas de cultivos, sabanas y vegetación secundaria pionera, todas ubicadas hacia el sur del área de estudio. En las laderas bajas de ambas vertientes, se encuentran los bosques perennifolios subtropicales, más extensos en la vertiente del Caribe que en la del Pacífico. En las laderas altas y las cimas de la cordillera, se encuentran los bosques perennifolios de tierras altas; y en las partes bajas de la vertiente del Caribe, están los bosques perennifolios tropicales. Estas formaciones ecológicas, corresponden en gran medida a las zonas de vida descritas para el área de estudio y serán tomadas en cuenta en la clasificación final de vegetación del proyecto. Esta clasificación de la vegetación será reemplazada pronto por una más descriptiva de la vegetación, basada en el sistema de UNESCO (Ellemberg & Mueller-Dombois, 1974).

FUENTE:

ANCON. 2000. Informe Técnico. Línea Base Biótica-Propuesta de creación del Parque Nacional Santa Fé. Autoridad Nacional del Ambiente, República de Panamá.

Las referencias técnicas completas pueden consultarse en el documento original que reposa en la biblioteca de la ANAM.

Versión digital para dominio público: Centro de Estudios de Recursos Bióticos, Universidad de Panamá.

Coiba, el parque marino de Panamá está de cumpleaños

El parque marino más grande del país

Uno de los atractivos naturales más exuberantes de Panamá cumple años, lo cual nos llena de mucho orgullo a todos los panameños. En el 2004 fue decretado por Ley de la República como Parque Nacional y un año más tarde la UNESCO la consideró como Sitio de Patrimonio Mundial; desde entonces han sido muchos los esfuerzos que se han realizado para proteger esta riqueza natural invaluable. El Parque Nacional Coiba cuenta con una extensión de 270,125 hectáreas, de las cuales el 80% es territorio marino.


Esa área protegida es hábitat para muchas especies marinas y terrestres, además posee una belleza escénica espectacular compuesta por hermosos atardeceres, lindas playas, densos bosques y manglares, entre otros. Eso sin mencionar la historia de Coiba, que nos cuenta desde la presencia de indígenas y piratas hasta la dura realidad de la colonia penal.


Es tanta la información que existe sobre el Parque Nacional Coiba, que ANAM tomó la decisión de establecer un centro para visitantes en isla que contó con el financiamiento de Conservación Internacional y la Fundación MarViva, y el apoyo de varios colaboradores como: Albatros Media, Instituto Smithsonian, ANCON y personal de ANAM.


A partir de octubre 2007, todo el que visite la isla tendrá accesibilidad a conocer sobre la formación de Coiba, quiénes fueron sus habitantes, la antigua colonia penal, cuándo y cómo se creó el parque, por qué es Sitio de Patrimonio Mundial, su aporte al Corredor Marino del Pacífico Este Tropical, una ruta para especies migratorias, flora de Coiba, sus aportes a la ciencia, las especies endémicas y en peligro de extinción, sus arrecifes de coral, cómo se desarrolla la pesca en el lugar, las comunidades participan en la conservación del Parque Nacional, entre otros temas. Este centro de visitantes también tiene una salita audiovisual donde se realizan seminarios y se proyectan vídeos ambientales educativos.


Con esta herramienta para la educación ambiental esperamos crear conciencia en los usuarios del área protegida para que durante su estadía realicen actividades que no conlleven al deterioro de la riqueza natural que Coiba nos ofrece y por la cual somos conocido en el resto del mundo.


En esta exhibición, además, se presenta el trabajo que durante estos años hemos realizado con las comunidades aledañas al Parque Nacional Coiba con niños, adultos, pescadores, microempresarios y maestros. Durante este tiempo ha sido reconfortante sentir el cariño de estos grupos y su deseo de superación, pues tienen muchas expectativas con respecto al beneficio que puedan recibir del parque, pero también son conscientes de su cuidado. Con el apoyo de varias organizaciones y autoridades se han obtenido algunos avances como la conformación del grupo Educadores Ambientales Veragüenses, integrado por docentes de escuelas primarias de siete comunidades; ecoclub de niños protectores del ambiente en Isla Bahía Honda y Pixvae, el grupo de microempresarios para ecoturismo que capacita ANCON, la integración de los pescadores artesanales a las consultas para la actualización del plan de manejo de Coiba, entre otros. Somos conscientes que la conservación del Parque y los beneficios que nos pueda brindar dependerá mucho de la participación activa de varios actores claves como las autoridades gubernamentales y locales, ong´s, empresa privada, visitantes y comunidades para apoyar esta gestión.

Isis Pinto
Gerente de Educación Ambiental, Fundación MarViva

Maestros valientes sacrifican sus vidas en áreas remotas

VERAGUAS. Uno de los sobrevivientes pasó 15 horas sobre un árbol

Los dolores del río crecido

Una cabeza de agua sorprendió a los educadores cuando se dirigían a las escuelas de Kusapín. En la tragedia murió la maestra Yamileth Calderón y hay tres personas desaparecidas.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/N. Castillo

maestro-lastimado.jpg

ESFUERZO. Trató de salvar a sus compañeras, pero no pudo. 

Hermes Sucre Serrano
y Ney Castillo
SANTIAGO, Veraguas

El pasado domingo en la tarde, los correntones del río Palmares venían con estruendo de tragedia. En medio del rugido del agua sucia, los entumecidos brazos del maestro Julio César González ya no podían mantener más a flote a su compañera. “Le dije a la maestra Yamileth que no podía más, luego me soltó la mano y se perdió con la corriente…”, contó ayer Julio César, con un nudo en la garganta.

Todo pasó en un instante. El desmedido caudal del Palmares también se llevó a la maestra Doris Gaug Dixon y a su hijo de seis años (ambos desaparecidos). La corriente golpeó fuerte a Julio César contra la roca viva de la orilla. En su desesperación por vivir logró subirse a un árbol. Ahí, abrazado a la curva de una horqueta, se limpió las lágrimas mezcladas con agua turbia.

Los recuerdos pasaban por su mente como un tren ligero. Un concierto de ranas y grillos le advertía que estaba metido en las tierras del “manigordo” (tigrillo). Con una mirada timorata, observaba con espanto la ruidosa serpentina de agua que se había llevado a sus compañeros.

Recordaba los chistes de su padre cuando esa tarde les había dado un aventón en auto hasta Alto Ortiga. Era el papá orgulloso de tener un hijo útil, que no ponía reparos a la hora de enseñar. Ese mismo día Derian Castillo, el hijo de Doris Gaug, se entretenía contando la fila de loros que ponían verdor al cielo gris de la comarca Ngöbe Buglé, cerca de la comunidad de Llano Bonito, camino a las escuelas de Kusapín.

El maestro González permaneció arriba del árbol desde las 3 de la tarde del domingo 20 de mayo hasta las seis de la mañana del lunes 21. No supo más de sus compañeras, el río se las había llevado en un viaje de impredecible retorno. Las orillas del Palmares estaban llenas de “ñangas” (paja llena de lodo) , troncos partidos, ramas y flores silvestres marchitas, como si la naturaleza quisiera presentarse en romería por las víctimas.

RÍO TRAICIONERO

Una de las muchas cualidades que tienen los maestros del campo es la puntualidad. El domingo pasado todos llegaron a tiempo a la cita con el trabajo: Julio César, Yamileth Calderón, Doris Gaug y su hijo Derien Castillo, Yariseth Alaín, Marina Castillo y Yariseh de González.

Les tocaba la clásica misión magisterial de cruzar los ríos, subir montañas, esconderle el talón a las serpientes, hasta llegar a las rústicas escuelas a gastar tizas del conocimiento.

Julio César cuenta que durante la caminata hacia los puestos de trabajo no hubo ningún problema. Pero cuando cruzaban el río Palmares, en la desembocadura del río Grande, el nivel del agua comenzó a subir rápidamente: la cabeza de agua venía a embestir y a sembrar dolor.

“Fuimos traicionados por los nervios y la desesperación, pues en vez de avanzar decidimos retroceder. En la mitad del río el agua nos pasaba de la cintura”, explicó Julio César.

Marina Castillo relató que la cabeza de agua fue repentina y no dio tiempo para nada. El grupo de docentes, que se trasladaba a varias escuelas de Kusapín, en la comarca Ngöbe Buglé, quedó en el centro del río, lo que impidió que ganaran la orilla.

Todo ha sido muy duro para los maestros que se juegan la vida en las montañas de la región. Saben lo que significa retar los caudalosos ríos, pero tienen más claro que allá, en medio de la selva y del ruido de los guacamayos, hay unos niños que esperan que llegue ese conocimiento, que muchas veces es menospreciado en las ciudades.

Como hasta los ríos tienen un límite, el cadáver de la educadora Yamileth Calderón, de 24 años, fue encontrado en el río Cuay. Doris Gaug Dixon y su hijo Derian y el guía, de 15 años, continúan desaparecidos. Los demás educadores fueron encontrados vivos, pero con severas lesiones en diferentes partes del cuerpo, producto de la corriente del río y las piedras.

Julio César González, quien había sido trasladado por tierra a Santiago para recibir atención médica, fue dado de alta ayer de la policlínica Horacio Díaz Gómez.

Fue un golpe duro para el maestro. Será muy difícil olvidar los grandes ojos de Yamileth, cuando se soltó de su mano para caer en la garganta del furibundo río, allá en la comarca. (Colaboración de Zabdy Barría)

La maestra que anhelaba trabajar más cerca

Yamileth Calderón, la maestra que murió ahogada la tarde del domingo pasado en la comarca Ngöbe Buglé, solo tenía 24 años. Residía en la comunidad de El Cortezo, distrito de Natá, con sus padres y hermanos. Se distinguió por ser una joven sencilla, alegre y excelente estudiante, ya que siempre ocupó el primer lugar en su escuela, la Normal Juan Demóstenes Arosemena de Santiago de Veraguas. Por cinco años laboró como maestra en Changuinola y este año fue trasladada a la escuela de Valle Bonito, localizada en un área inaccesible e incomunicada. Su mayor deseo, cuentan sus familiares, era que el Ministerio de Educación la trasladara a un lugar cercano a la ciudad, y a pesar de que hizo varias gestiones, no lo pudo conseguir.

La docente le decía a su hermano, Arquímedes Calderón, que él no se imaginaba el largo camino que tenía que recorrer para llegar a su destino.”De donde la dejaba el carro tenía que caminar cuatro horas para poder llegar. Tenía que cruzar, a pie, cinco veces el mismo río”, comentó Arquímedes.