Informe de la UNESCO 2009 sobre el Parque Internacional La Amistad (Panamá-Costa Rica)

INFORME DE LA UNESCO 2009 SOBRE EL PARQUE INTERNACIONAL LA AMISTAD EN COSTA RICA Y PANAMÁ

Traducción

Reservas Cordillera Talamanca-La Amistad / Parque Nacional La Amistad (Costa Rica / Panamá) (N 205 Bis)

Foto: Cortesia - BiodiversidadPanama. Sitios de Represas en la cuenca del Rio Changuinola, Panamá

Sitios de Represas en la cuenca del Rio Changuinola, Panamá. Al fondo el Parque Internacional La Amistad en Panamá. Foto: BiodiversidadPanama.


Fecha de inclusión en el listado del Patrimonio Mundial

1983, extendido 1990

Criterios

(vii) (viii) (ix) (x)

Año de inclusión en el listado de Patrimonio Mundial en Peligro

N/A

Ayuda Internacional

N/A

Fondos extraordinarios de la UNESCO

N/A

Misiones previas de monitoreo

Febrero 2008: Centro de Patrimonio Mundial / Misión de monitoreo reactivo de la IUCN

Principales amenazas identificadas en reportes anteriores.

a) Construcción y efectos relacionados con las represas hidroeléctricas cerca a la Propiedad en Panamá, (mayor presencia humana cerca de la propiedad, interrupción del corredor migratorio de especies acuáticas);

b) Intrusión (asentamientos, fincas ganaderas).

Asuntos actuales relacionados con la conservación

El Centro de Patrimonio Mundial recibió el informe de la Parte Estatal de Costa Rica el 27 de febrero de 2009. La Parte Estatal indica que las preocupaciones que existen sobre la presencia de ganado en la propiedad son pocas en el lado Pacífico, pero que existen problemas que van en aumento en lo que se refiere a la costa del Caribe debido a que las fronteras de la agricultura se han extendido al haber sido promovido por los grupos indígenas, y otros colonos, originándose en parte algunas desde Panamá.

La Parte Estatal de Costa Rica informa que los esfuerzos que han puesto algunas de las ONG para enfocar una mejor gobernabilidad entre los grupos indígenas en cuestión, y en especial la de Conservación de La Naturaleza (TNC), parecieran estar ayudando a revertir la intrusión a la propiedad. El informe también hace notar, que el 5.6% de la tierra que se encuentra dentro de dos zonas en el lado de la Costa Caribe de la propiedad y que cubre 6,700 hectáreas son de propiedad incierta (la Isla, y el Sector de Telire).

A pesar de que solamente se permite el uso tradicional innato y sostenible en estas áreas, el informe indica que se requiere realizar un mayor trabajo para asegurar un arreglo a largo plazo que garantice un manejo efectivo. En el lado Pacífico, existen 4,500 hectáreas dentro de la propiedad que son reclamadas por terratenientes privados, sin que existan títulos legales de propiedad alguno (Toda el área, con excepción de unas 125 hectáreas, se encuentra actualmente inalteradas, y regenerándose en forma de bosques naturales).

La Parte Estatal de Costa Rica proporciona un plan de acción detallado sobre los pasos a tomar que han sido propuestos para enfocar estos problemas. El número del personal involucrado en el manejo a tiempo completo aumentó de 7 a 10 guardabosques en el año 2009, más las 3 personas adicionales que brindan apoyo administrativo. La Parte Estatal de Costa Rica ha indicado que existen acuerdos de consolidación conjuntos de apoyo con las ONG locales, los cuales brindan un soporte complementario adicional al manejo de la propiedad. El plan de manejo que se ha creado recientemente requiere de 36 guardabosques solamente para el área del Pacífico, reconociendo la Parte Estatal de Costa Rica que existe la necesidad prioritaria de asegurarle un financiamiento estable.

La Parte Estatal de Costa Rica señala las diferentes estructuras que se encuentran en uso a diferentes niveles, y que son las que proporcionan los marcos para la política y acciones a tomar relacionadas con la coordinación nacional y de a través de las fronteras, con respecto a la conservación de la propiedad, incluyendo al Comité de Manejo de la Biosfera de la Reserva en el sector Pacífico. Se reconoce que la falta de coordinación existente entre estas estructuras da como resultado la perdida de oportunidades y de esfuerzos.

La Parte Estatal de Costa Rica ha demostrado tener buenos conocimientos de las ineficiencias, y ha propuesto acciones prácticas que ayuden a resolverlas, entre ellas la de incorporar las estructuras existentes a dos consejos administrativos locales (Pacífico y Caribe), y a un consejo nacional, cuando sea apropiado. Se anticipa, que al último de estos se le otorgará Poder para participar en las reuniones bilaterales de la comisión con Panamá. Se está considerando hacerle cambios a los marcos transfronterizos actuales de cooperación entre Panamá y Costa Rica a lo largo de la frontera, permitiendo así una mayor participación de la sociedad civil.

La Parte Estatal de Costa Rica hace notar que de los 80 sitios identificados como con potencial para desarrollar hidroeléctricas durante la evaluación nacional que se realizase, 8 de ellos están dentro de la propiedad, pero que actualmente estos no están siendo considerados. A la fecha se han presentado ante las autoridades, dos solicitudes para concesiones de minerías (lado del Caribe). De igual forma, en el pasado se otorgaron permisos para explotaciones petroleras en algunas de los sitios de la propiedad, pero estas fueron abandonadas por diferentes razones. Actualmente no se lleva a cabo ninguna actividad. Con respecto a la reforestación, hace varios años atrás se otorgó una concesión de 4,000 hectáreas, la cual fue posteriormente retirada vía los procedimientos de expropiación. Estos procedimientos no han concluido.

La Parte Estatal de Costa Rica ha indicado que en el año 2009 hará un análisis de estas propuestas de desarrollo. La Parte Estatal de Costa Rica describe las varias iniciativas de monitoreo ecológico que se encuentran en uso, retransmitiendo un número de informes de varias de las ONG y los resultados parciales de estas iniciativas. Hace notar que la cacería es parte de las prácticas indígena y de los colonos, ya que con frecuencia ellos dependen de la carne silvestre para su sustento, sin que a la fecha se haya reportado ninguna comercialización organizada. Aunque ningún tipo de acción con respecto a las decisiones sobre monitoreo tomadas por el Comité de Patrimonio Mundial en el año 2008 haya sido reportada, la Parte Estatal reconoce la necesidad que existe de reorientar parte del trabajo con la finalidad de poder implementar la solicitud que hiciese el Comité de Patrimonio Mundial.

El Comité de Patrimonio Mundial recibió el informe de la Parte Estatal de Panamá, el 24 de marzo de 2009. Las respuestas dadas a los problemas señalados por el Comité de Patrimonio Mundial resultan generales en naturaleza, y proporcionan poco detalles. El informe indica mejoras en el manejo de la presencia de ganado dentro de la propiedad, señalando que al efecto se ha creado una agrupación de ganaderos, e indica que en el año 2008 se desarrolló un plan estratégico de 5 años, con la finalidad de asegurar un desarrollo sostenible de la región.

Aparte de la falta de todo tipo de información con respecto al como el plan propone enfocar el problema, el Comité de Patrimonio Mundial ha tenido conocimiento de que no existen los fondos para su implementación, y que no se ha tomando ningún tipo de acción desde que el plan fue completado.

No existe información de ningún tipo sobre la medida de mitigación en relación con los especies acuáticas que resulten afectadas por la construcción de una represa hidroeléctrico en el Río Changuinola, más allá que la descripción que se brinda sobre los requerimientos legales relacionados con los impactos ambientales y la indicación de las medidas de mitigación que han sido identificadas por las autoridades que habrán de disminuir el impacto sobre estas especies. Se hace referencia a los Estudios de Impacto Ambiental, pero estos no han sido proporcionados por la Parte Estatal.

La Parte Estatal indica que se realizará un monitoreo de las especies en cuestión, y que los resultados que se obtengan serán utilizados para ajustar las medidas de mitigación. Dado que el ciclo de vida de las especies en cuestión requiere que migren entre aguas saladas y riachuelos de aguas frescas ricas en oxígeno, y que la represa habrá de crear una barrera imposible de vencer, el Centro de Patrimonio Mundial y la IUCN se encuentran preocupados de que el monitoreo que se habrá de realizar después de que se haya construido la represa solo llegará a indicar que todas las especies han desaparecido conjuntamente. La vertiente del Changuinola incluye la mayoría de las vías acuáticas dentro de la propiedad, por lo que al colocar una barrera migratoria dentro de este sistema, muy probablemente dará como resultado la pérdida de las 5 especies en un 80% de las vías acuáticas dentro de la propiedad.

En el reporte se describen los esfuerzos enfocados en educación ambiental que hacen posible disminuir la pesca ilegal. Se cita la legislación que existe y que fue diseñada para reducir la contaminación del agua por los drenaje de la agricultura, sin embargo no se proporciona ningún tipo de detalles sobre la calidad del agua dentro del estuario del Changuinola, ni tampoco se indican las medidas en particular que se están implementado para revertir los niveles actuales de contaminación.

De igual forma, el reporte indica que las autoridades nacionales monitorearán a la compañía que construye que es la responsable por reubicar a los habitantes. El informe indica que el número de guardabosques aumentó de 9 a 14 entre los años 2007 y 2008, y que también se realizan actividades de monitoreo tierra-aire de forma regular. Indica que la cooperación con las comunidades locales ha mejorado, pero no se dan los detalles al respecto. En la Reserva de la Biosfera La Amistad se está implementado un comité que tendrá que tratar con los múltiples interesados. El monitoreo ecológico recibe el apoyo de la Iniciativa de Darwin, y se espera que éste monitoreo establezca los indicadores biológicos bases.

El reporte de la Parte Estatal de Panamá no ha considerado un número de las solicitudes hechas por el Comité de Patrimonio Mundial, en particular: i) No se hacen referencias a los planes a largo plazo de hidroeléctricas que pueden afectar a la propiedad; ii) No se proporciona información sobre los esfuerzos que se hacen para fortalecer los esfuerzos bilaterales de coordinación; iii) No se hace la evaluación sobre la efectividad del seguimiento institucional para obtener reportes de crímenes al ambiente.

El Centro de Patrimonio Mundial y la IUCN consideran que el nivel de análisis detallado que aparenta haberse hecho en Costa Rica, en respuesta a la decisión tomada por el Comité de Patrimonio Mundial en el año 2008 es alentador. Las descripciones en detalle sobre la situación actual de cada uno de los puntos pertinentes elevados por el Comité de Patrimonio Mundial son proporcionados, y seguidamente se incluyen recomendaciones claras sobre el cómo tratar con estos problemas. A pesar de que es poco el progreso que se ha reportado sobre la implementación de las solicitudes hechas por el Comité de Patrimonio Mundial, el informe ofrece un buen marco con el cual se puede iniciar la acción, e implementar futuras acciones de monitoreo que resulten efectivas, e indican que la acción a tomar ante muchos de estos problemas se inicia en el año 2009.

El Centro de Patrimonio Mundial y la IUCN están complacidos con el hecho de que el proceso delineado por Costa Rica contribuirá de forma significativa al manejo de varios de los retos impuestos por la conservación, que fueron indicados por el Comité de Patrimonio Mundial en el año 2008, y también indican que existe un número de acciones que están actualmente siendo implementadas. Sin embargo, el progreso alcanzado en Panamá es limitado, por lo tanto el estado de conservación de esta propiedad transfronteriza se encuentra aún amenazado, por lo que por la Parte Estatal de Panamá requiere de hacer mayores esfuerzos. A pesar de algunos de los puntos que fueron señalados por el Comité de Patrimonio Mundial, el reporte presentado por la Parte Estatal de Panamá contiene muy poca información clara sobre lo que se está haciendo en respuesta a la decisión tomada por el Comité de Patrimonio Mundial durante su sesión 32, y no incluye ninguna indicación clara sobre los que serían los planes a futuro. Por lo que la Parte Estatal de Panamá deberá asegurar:

a) Que las especies acuáticas en las riberas del Río Changuinola, que es la principal cuenca de la propiedad, no sean extirpadas por la construcción de la represa hidroeléctrica, a pesar de la existencia de medidas efectivas de mitigación. Según la decisión 32 COM 7B.35 se hace necesario medidas adicionales para poder tratar con la pesca ilegal y la contaminación de las aguas del estuario;

b) Que la presencia de Ganado dentro de la propiedad sea monitoreada cuantitativamente, a fin de asegurar que los esfuerzos que se hacen para manejar este problema, los cuales fueron descritos en el informe, puedan ser medidos;

c) Que el desplazamiento humano que se deba a la construcción de la represa no llegue a impactar el Valor Universal Satisfactorio de la propiedad de forma negativa;

d) Que el número actual de personal que maneja y se dedica a la propiedad, y las descripciones detalladas de los arreglos de administración conjunta que se hacen con las ONG o con cualquiera otro grupo sean proporcionados, de forma tal, que la presencia administrativa pueda ser debidamente monitoreada;

e) Que el Comité de manejo de la Reserva de la Biosfera sea activado y se le otorgue mandatos y obligaciones claras.

Fuente: Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD)

——————————————-

La forma, contenido y visión de dos informes de países a la UNESCO son un vivo ejemplo cuando hay intereses creados y mandatos para faltar a la verdad y a la ética cuando se trata de justificar obras ilegales como es el caso de las hidroeléctricas en Panamá que afectan de manera significativa los ecosistemas, las especies y los hábitat tanto de la Reserva de la Biósfera La Amistad y el Sitio de Patrimonio Mundial La Amistad Panamá.

Qué vergüenza con la Autoridad Nacional del Ambiente que está secuestrada por los intereses de los promotores de hidroeléctricas y no puede aplicar las normas nacionales e internacionales de salvaguarda de un hermoso y valioso patrimonio mundial.

Burica Press

Anuncios

Fishes population in Changuinola River are threatened

National Institute of Water and Atmospheric Research
PO Box 8602
Christchurch,
New Zealand

13 February 2008

Dr .W. O. McLarney
Director, Stream Monitoring Program
Asociacion ANAI
San José
Costa Rica

Re: Listing of La Armistad World Heritage Site as a Site in Danger

You request my response to the assertion that “it is common knowledge” that the effects of impoundment “can be efficiently mitigated, guaranteeing the permanence” of diadromous species in the rivers of the region.

Based on my broad knowledge of diadromous fish, globally, and over more than 30 years of research on these fishes, the claim that the impacts of impoundment can be mitigated” is simply not credible. There are several reasons for this.

There has been substantial development of fish pass technology to assist the passage of large anadromous fishes like salmonids and shad, where there are major impoundments on river systems in both eastern and western North America, and also in Europe. However, firstly, it is well recognized that these fish passes are of only limited effectiveness, and intense effort has to be invested in facilitating passage by the fish, despite the expenditure of huge sums to design and construct fish passage facilities. In essence, they only work to a limited degree and much effort is invested in also facilitating passage by trucking of the fish past impoundments.

Secondly, and of much more importance, none of this technology is relevant to the passage of migrating amphidromous fishes which predominate in the rivers of Central America and the Caribbean. This is because the upstream migrating life stages of these fish are quite different from large, strong-swimming anadromous salmonids and shads. Amphidromous gobies, like those in the rivers of Central America, migrate upstream as small juveniles, usually less than 40 mm long; these lack powerful swimming and jumping abilities, and proven fish pass technology is inapplicable to the migration of these species. They achieve their upstream movement by climbing up wetted surfaces where dams impede migration. As far as I am aware, there is no seriously effective technology for assisting upstream passage by these fishes, and the assertion that the effects of impoundment can be efficiently mitigated is, to my knowledge, untrue.

Moreover, even if passage past impoundments can be achieved, which remains unproved and dubious, there remains the loss of very substantial distances of stream channel in which these fishes would customarily live as a result of the conversion of flowing river and stream channels, to near-stationary lake habitat so that the outcome of impoundment also generates the loss of substantial areas of aquatic habitat suitable for these fish species to inhabit.

I therefore suggest that ANAM, the Panamanian Natural Resources Authority is likely to be unable to provide an assurance of successful and efficient mitigation of the effects of impoundment on riverine fish faunas, and thereby meet its requirements for acceptable management or mitigation of environmental impacts.

R. M. McDowall
Fisheries Scientist (PhD, Harvard University; Fellow of the Royal Society of New Zealand)

Tiburones amos y guardianes del mar

ESPECIES.  EQUILIBRIO NATURAL EN LOS OCÉANOS.

Guardianes del mar

Los tiburones tardan entre cinco y siete años en llegar a su madurez sexual y estar listos para su reproducción.Pueden producir desde uno hasta 100 organismos por camada, y el índice de mortalidad es de 50%.

CORTESÍA/Fundación Mar Viva
Tiburón martillo

Crisly Florez
cflorez@prensa.com

Aunque los tiburones tienen una mala reputación, porque en ocasiones han causado la muerte de seres humanos, son parte importante de la cadena alimenticia.

Además, son animales que contribuyen en gran medida con el equilibrio natural de los océanos, eliminando a los peces u otros animales viejos, enfermos o heridos; de esta manera, los que sobreviven son animales en plenitud y pueden reproducirse manteniendo la fuerza genética de las especies, explica el biólogo marino de la Universidad de Panamá, Aramís Averza.

Los tiburones existen hace 400 millones de años. Hay unas 340 especies de distintas formas y hábitos. Los hay tan grandes, como el tiburón ballena, que puede medir hasta 15 metros, y otros tan pequeños que llegan a medir solo medio metro.

Son animales de hábitos alimenticios nocturnos, y principalmente comen peces, moluscos y crustáceos; un grupo minoritario se alimenta de mamíferos, tortugas y aves marinas e, incluso, de otros tiburones, cuenta Gabriela Etchelecu, directora ejecutiva de la Fundación Mar Viva.

Tienen un ciclo de reproducción lento. Tardan de cinco a siete años en llegar a su madurez sexual para su reproducción. Pueden producir de uno a 100 organismos por camada, y el índice de mortalidad es de 50%, dice el biólogo marino.

Averza añade que algunos de los tiburones presentan lo que se conoce como canibalismo intrauterino (el primer animal en formarse dentro del útero de la madre se alimenta de los demás, dando como resultado un solo bebé, muy fuerte). Otros ponen huevos y algunos, que se consideran los más evolucionados, tienen una especie de cordón umbilical.

La mayoría de las especies se reproduce una vez al año, pero hay algunas que deben esperar hasta dos años para ello.

El biólogo hace referencia al explorador y científico Jaques Cousteau quien decía, según un artículo publicado en la revista Selecciones en 1977, que los grandes depredadores sobre la tierra habían sucumbido ante el hombre, menos el tiburón. Pero esto ha cambiado en los últimos años.

Etchelecu afirma que los tiburones contribuyen a mantener estables las poblaciones de determinadas especies, que si llegaran a sobrepoblar los mares causarían un desequilibro tremendo en el ecosistema. Esto ocurrió en Australia, cuando al disminuir las poblaciones de tiburones, también disminuyeron las de langostas debido a que eran depredadas por los pulpos. Estudios determinaron que los tiburones contribuían a mantener las poblaciones de pulpo equilibradas, de manera tal que estas no depredaran excesivamente las langostas.

En el caso de Panamá, dice Averza, en la isla Taboga hay un incremento en la población del pez globo, también llamado puercoespín de mar, cuyo nombre científico es Arothron meleagris, el cual depreda todos los organismos que tienen conchas, como almejas y caracoles, entre otros.

Este pez normalmente sirve de alimento a los tiburones, pero ha habido una disminución de tiburones por el aumento del consumo de productos hechos a base de su aleta.

Actualmente, algunas especies se encuentran bajo la categoría de la lista roja de la Unión Mundial para la Naturaleza como “especie vulnerable” o “especie próxima a ser amenazada”, lo cual da una alerta sobre el descenso en algunas de sus poblaciones.

DATOS CLAVES

PROBLEMÁTICA – Los pescadores industriales y artesanales cortan las aletas del animal y luego lo tiran vivo al mar, dejando al tiburón sufriendo y desperdiciando el resto del cuerpo.

PRODUCTOS – No solo la aleta del tiburón es un producto consumible, también lo es el cuero y la carne, que puede ser usada para hacer ceviche, explican los expertos.

Protección de especies

En Panamá se prohíbe la descarga de aletas que no estén pegadas parcialmente al cuerpo del animal.

CORTESÍA/Fundación Mar Viva
ESPECIES. En el país los tiburones más capturados son el punta negra, azul, oceánico, sierra, toro, tigre y el zorro ojón.

Crisly Florez
cflorez@prensa.com

El aumento del consumo de aleta de tiburón mantiene a estos animales en peligro y amenaza con hacerlos desaparecer. Algunas especies ya se encuentran en listas rojas.

En el mercado, la aleta de tiburón se vende como un afrodisíaco, sin embargo, esto no funciona como tal, explica el biólogo marino Aramís Averza. El especialista afirma que esos “son cuentos, la aleta no sirve para eso, pero con esa falsedad es que la venden”.

Explica que como consecuencia, cada vez se ven menos especies donde antes eran abundantes, como por ejemplo, en Taboga, Taboguilla y Las Perlas, entre otros sitios. Además, sus tallas han disminuido, ahora los tiburones son más pequeños.

Las principales actividades de pesca que están impactando negativamente en algunas poblaciones son: el aleteo (cortar la aleta y desechar el cuerpo), la captura incidental (cuando un arte de pesca no selectiva captura especies no objetivos que luego son desechados) y la pesca de juveniles (cuando aún no se han reproducido ni una sola vez), explica Gabriela Etchelecu, bióloga marina y directora ejecutiva de la Fundación Mar Viva.

Por su parte, Leyka Martínez, directora general de ordenación y manejo integral de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), explica que en el país se está capacitando con talleres a los cerca de mil 500 pescadores industriales y a casi 13 mil 060 pescadores artesanales para que se conciencien sobre la pesca adecuada y aprovechamiento del animal.

Además, afirma la funcionaria que se está informando sobre la llamada ley del aleteo, que es la Ley 9 de 16 de marzo de 2006, por medio de la cual se prohíbe la práctica del aleteo de tiburones y se incentiva a utilizar el resto del producto.

Además, prohíbe la descarga de aletas que no estén pegadas parcialmente al cuerpo del animal. Tampoco se están dando nuevas licencias de pesca de tiburón.

Según un informe de la Fundación Mar Viva, en Panamá las especies de tiburón más capturadas son: punta negra, azul, oceánico, sierra, toro, tigre, zorro ojón, y tres especies de tiburones martillo, la mayoría de ellos aparecen en la lista roja 2007 de la Unión Mundial para la Naturaleza, bajo las categorías de especies vulnerables o como especies con bajo riesgo de amenaza. “Lo que indica que si no tomamos acciones preventivas ahora para mantener sus poblaciones, en unos años pudieran ubicarse en otras categorías más críticas, como es la de especie amenazada o especie críticamente amenazada (disminución del 80% de su población)”.

El informe agrega: “basados en los datos de exportación de carne de tiburón, suministrados por la Contraloría General de la República y los datos de oferta y demanda registrados por el Mercado de Marisco, en Panamá, para 1997 el 72% de la producción de carne de tiburón fue absorbida por el mercado nacional (este dato no incluye las ventas de otros mercados, supermercados y pescaderías ni plantas procesadoras a lo largo y ancho de la República)”.

Biotic passage through the Panama Canal, with particular reference to fishes

Biotic passage through the Panama Canal, with particular reference to fishes

J. E. McCosker1 and C. E. Dawson2

(1) Steinhart Aquarium, California Academy of Sciences, San Francisco, California, USA

(2) Gulf Coast Research Laboratory Museum, Ocean Springs, Mississippi, USA

Marine Biology, Volume 30, Number 4 / junio de 1975, Editor: Springer Berlin-Heidelberg

Abstract:

The effectiveness of the Gatun Lake fresh-water barrier to fish migration of the Panama Canal was examined, based on literature records and recent collections. Six species have migrated to the Pacific and three to the Atlantic Oceans. New records include: Hypleurochilus aequipinnis, Barbulifer ceuthoecus and Oostethus lineatus of Atlantic origin, and Gnathanodon, speciosus of Pacific origin. The majority of Atlantic migrants are known in the Pacific only from the Miraflores Third Lock, a unique ectogenic meromictic lake attached to the Pacific entrance of the canal. The hydrography and biota (including Atlantic algal and crustacean species previously unknown as canal migrants) of the lake are discussed. It is presumed that certain fish migrants transited the canal by associating with fouling material on the underside of ships. The euryhaline species, H. aequipinnis, Lupinoblennius dispar, Lophogobius cyprinoides and Omobranchus punctatus survived in freshwater (0.0permilS) for periods longer than réquired for ship transit of the canal (ca. 8h). The stenohaline migrant Gobiosoma nudum died after 2 h in freshwater, but survived more than 50 h at 2.5permilS. Plans to increase Panama Canal ship transits through the pumping of seawater into Gatún Lake might remove the biological barrier and allow the migration of euryhaline and stenohaline species. We find those plans unwise, and the potential consequences dangerous.

—————

Other aquatic biotic surveys in the Panamá Canal are:

Decisión del Comité de Sitios Patrimonio Mundial sobre amenazas del Sitio de Patrimonio Mundial La Amistad

Talamanca Range – La Amistad Reserves / La Amistad National Park (Costa Rica and Panama) (N 205 bis)

Decision: 31 COM 7B.36

The World Heritage Committee,

1. Having examined Document WHC-07/31.COM/7B.Add,

2. Recalling Decision 28 COM 15B.33, adopted at its 28th session (Suzhou, 2004),

3. Regrets that plans for hydroelectric dams adjacent to the property’s boundaries have

not been communicated to the World Heritage Centre, as per Paragraph 172 of the

Operational Guidelines;

4. Notes with concern that the Outstanding Universal Value of the property may be at risk

from these dams, from poaching, and from encroachment by local farmers on both sides of the international boundary;

5. Requests the States Party of Panama and Costa Rica to jointly invite a World Heritage Centre/IUCN monitoring mission in 2008 to asses the state of conservation of the property with a particular focus on evaluating the status and impacts of hydroelectric dam construction, of assessing the extent of incompatible land uses and measures in place to deal with them, and assessing other conservation threats to the property.

6. Also requests the States Party of Panama and Costa Rica to submit to the World Heritage Centre by 1 February 2008 a report on the state of conservation of the property, including the implications of the proposed hydroelectric dams on the aquatic biodiversity of the Changuinola /Teribe watershed, the presence of incompatible land uses within the property’s boundaries, updated information on poaching activities, and on the measures taken to deal effectively with these issues, for examination by the World Heritage Committee at its 32nd session in 2008.

UNITED NATIONS EDUCATIONAL, SCIENTIFIC
AND CULTURAL ORGANIZATION
CONVENTION CONCERNING THE PROTECTION OF
THE WORLD CULTURAL AND NATURAL HERITAGE
WORLD HERITAGE COMMITTEE
Thirty-first session
Christchurch, New Zealand
23 June-2 July 2007
WHC-07/31.COM/24
Paris, 31 July 2007
Original: English/French

Especies marinas en peligro

AMBIENTE

Especies marinas en peligro


AMPLIAR

Panamá es el país con mayor diversidad de peces costeros de la región del Pacífico Oriental Tropical y la cuna de especies endémicas en los golfos de Panamá y Chiriquí.(Foto: EFE)

Aleida Samaniego C

PANAMA AMERICA

MIENTRAS QUE el valor comercial de algunas poblaciones de peces ha decaído, en otras su supervivencia está amenazada. En Panamá, la anchoa de Chame (anchoa chamensis) y el bagre cabeza chata, conocido científicamente (Notarius Planiceps), y otra especie de Chaenopsido (Protemblemaria perla) que habita únicamente en al Archipiélago de Las Perlas son tres ejemplos de especies endémicas en peligro.

La pesca, el cambio climático y la destrucción de los manglares arrecifes y otros hábitats costeros, son algunas de las razones, expuestas en el Taller de Evaluación Global de Especies Marinas: Peces Costeros del Pacífico Oriental Tropical realizado por el Instituto de Investigaciones Tropicales Smithsonian.

Los científicos mostraron su interés en detener la destrucción de los manglares, donde habitan estas especies, así como desarrollar programas destinados a la conservación.

Para el científico y biólogo marino, Arturo Dominici coordinador de la base de datos para esta evaluación, el problema de especies como las anchoas del Golfo de Panamá es que los pescadores las capturan en redes junto con los demás peces sin conocer que son endémicas de Panamá.

Agrega que en nuestro país son pocas las especies endémicas en esta situación, sin embargo, los ejemplos mencionados son notables.

EVALUACION INTERNACIONAL
Los especialistas provenientes de Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, El Salvador, Estados Unidos, México, Australia, Brasil y Francia investigan la situación de más de 1, 200 especies de peces costeros de la región.

Dominici explicó que Panamá fue seleccionado como sede de este taller debido a que es uno de los países con mayor diversidad de peces costeros de toda la región del Pacífico Oriental Tropical y cuna de especies endémicas que habitan los grandes golfos de Panamá y Chiriquí.

Mientras que los especialistas consideran esta abundante diversidad como un privilegio, por ello representantes de la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá participaron como invitados al evento y colaboraron en la preparación de la lista inicial de especies a analizar.

La revisión, la primera en el ámbito global, se enfocó en el estado de conservación de todas las especies de vertebrados marinos y de algunos invertebrados y plantas en el mundo.

Esta es la primera vez que se realiza una categorización de las especies de peces costeros del Pacífico Oriental Tropical (desde Perú hasta México) para analizar el estado actual de sus poblaciones y planificar su conservación y protección a largo plazo.

De acuerdo con Héctor M. Guzmán, biólogo marino del Smithsonian, de aproximadamente 1, 200 especies de peces costeros que existen en el Pacífico Oriental Tropical, 676 se evaluaron e incluirán en la Lista Roja tras el ejercicio de Panamá. De todas las especies que se incluyeron en es lista, el 15.3% podría ser clasificado en categorías de Críticamente Amenazadas (CR), Amenazadas (EN) y Vulnerables (VU), de acuerdo con los criterios de la IUCN.

 

AMPLIAR

Las tortugas marinas, también corren riesgos.

 

AMPLIAR

La pesca con desconocimiento causa la pérdida de especies endémicas en Panamá.

Las represas: una grave amenaza a la biodiversidad de la Reserva de la Biósfera La Amistad-Panamá en Changuinola

William O. McLarney, Maribel Mafla H., Xenia Villavicencio L. y Winston Bent F.

Asociación ANAI

No es un secreto que dentro de las posesiones del istmo mesoamericano abundan recursos hídroelectricos. Tampoco es una novedad que el desarrollo de estos recursos puede ser polémico; como tiempo atrás, en 1982, protestas sobre la construcción de la represa Chixoy en el río del mismo nombre en Guatemala culminaron en no menos de 444 muertos en la aldea de Río Negro. Lo que es nuevo es el número de represas hídroelectricas que actualmente están propuestas como parte del Plan Puebla-Panamá promocionado por el presidente mexicano Vicente Fox, la red de trabajo de interconexión eléctrica para las naciones de América Central (SIEPAC) y otras manifestaciones de el movimiento de libre tratado. Se estima que entre el istmo de Tehuantepec en México y la frontera entre Panamá y Colombia existen actualmente 381 planes para represas hidroeléctricas en varias etapas de desarrollo (Burgues 2005) y este número no agotaría sitios hídroelectricos factibles.

Esto representa una amenaza inaudita para la biodiversidad acuática de la región, donde barreras artificiales para la migración de animales acuáticos son potencialmente hasta mas dañinas que en los ríos que atreviesen el interior de las grandes masas continentales. (Pringle, et al. 2000 ofrecen una excelente revisión de daños pasados y amenazas presentes ocasionados por represas hidroeléctricas en Sur y Norteamérica). Como consecuencia de un aislamiento periódico durante un tiempo geológico, el movimiento de los peces de agua dulce de Sur y Norteamérica hacia Centroamérica ha sido limitado, favoreciendo la difusión de formas eurihalinas y especialmente diádromas (Bussing 1985, Smith & Bermingham 2005). Tal vez igualmente importante, los sistemas de ríos del istmo son necesariamente cortos, así que, como en la mayoría de las islas del mundo, una gran proporción de las especies de peces y la mayor parte de los camarones son diádromas (principalmente anfídromos y algunas formas catádromas).

Al parecer paradójicamente, cuanto mas arriba en la cuenca o cuanto mas pequeño el río a menor elevación, mayor la proporción de animales diádromos. En nuestro propio trabajo en la cuenca del Sixaola/Telire de Costa Rica, nosotros encontramos que en elevaciones entre el nivel del mar y 100 m, 10-91% de los individuos de peces, en muestras tomadas con electropesca, usando el protocolo de colecta para el Índice de Integridad Biótica, son especies diádromas. Si nosotros solo consideramos ríos con áreas de cuenca de 11 km2 o menos, el rango es de 70-91% (McLarney, Mafla et al., no publicado). Arriba de las caídas de agua los único peces presentes tipicamente son los chupapiedras (Sicydium spp.), los cuales junto a los camarones tienen la habilidad de ascender paredes verticales.

Si consideramos que los peces junto a los camarones (principalmente Palaemonidae y Atyidae), los cuales son casi enteramente diádromos, representan la gran mayoría de los animales de cuerpo grande en esos ríos, la mayor parte de la biomasa debe comprender a animales que pasan algunos estadios tempranos de vida en el ambiente marino.

Lógicamente, las consecuencias ecológicas de la eliminación de esta biomasa serian profundas. No hemos encontrado estudios publicados relevantes de Mesoamérica, aunque un reciente estudio informal ha revelado una ausencia virtual de peces de las cabeceras arriba de las represas hidroeléctricas en la cuenca del río Reventazón en Costa Rica (Chris Lorion CATIE/U. Idaho, comunicación personal).

Mas directamente comparables son los datos de ríos en las islas mas grandes de las Antillas, las cuales en su estado natural mantienen una fauna fluvial parecida. En Puerto Rico, Holmquist, et al. (1998) y Benstead, et al. (1999) encontraron una total o casi total ausencia de peces diádromos y camarones en ríos corriente arriba de las represas, incluso aquellas con canales de desagüe en teoría transitables para peces y camarones. Bacheler, et al. (2004) apuntan que casi todos los ríos en Puerto Rico se encuentran represados, con el resultado que prácticamente todas las especies nativas de camarones y peces han sido eliminadas en las partes de arriba de todas las cuencas importantes en la isla. Fievet, et al. (2001a, 2001b) observaron efectos similares en la isla Guadeloupe. March, et al. (1998, 2002, 2003) y Pringle et al. (1999) demostraron que la eliminación de camarones y peces que alcanzan la parte superior de los ríos tiene como resultado un incremento en la sedimentación, cambios en la composición del asemblaje de insectos y aumentos en la biomasa de algas. En resumen, la amenaza es una masiva alteración de los ecosistemas fluviales de Mesoamérica, con la extirpación de un alto porcentaje de especies de peces y camarones de varios sistemas y efectos de cascada impredecibles.

Se puede argumentar que en Norte América, algunas formas diádromas, notablemente anádromas como la trucha arco iris, tipo “steelhead” (Oncorhynchus mykiss) y lobina estriada (Morone saxatilis) fueron capaces de sobrevivir y prosperar en embalses aislados del mar. Existe un ejemplo reportado de un anfídromo, guavina (Gobiomorus dormitor) sobreviviente en un río arriba de un embalse en Puerto Rico (Bacheler, 2002), indicando que no requiere siempre acceso a agua salina para completar su ciclo de vida. Sin embargo la catádroma anguila americana (Anguilla rostrata, encontrada en todos los sistemas de ríos de la vertiente atlántica de Mesoamérica) no ha prosperado en sistemas de ríos encerrados en represas en los Estados Unidos (Smith, 1985, Robison & Buchanan, 1988, Etnier & Starnes, 1993, Jenkins & Burkhead, 1993, Mettee et al., 1996, Burkhead et al., 1997). En general parecería que formas anfídromas y anádromas son mucho mas susceptibles a la eliminación que las especies anádromas cuando son aisladas detrás de barreras.

En esta consideración se puede mencionar la importancia de los camarones “de agua dulce”. Mientras que a ellos les puede faltar el carisma de los peces y por lo general tienen una menor importancia económica, ellos son posiblemente mas importantes en el mantenimiento del ecosistema fluvial y constituyen un recurso alimenticio importante, el cual se podría perder para peces como G. dormitator, si es que sobreviven en un embalse. Bright (1982) documentó que camarones diádromos forman la mayor parte de la producción secundaria en rios en Puerto Rico. Afuera de los trópicos, Horne & Beisser (1977) y Miya & Hamano (1988) evidenciaron la extirpación de camarones a causa de represas en ríos en Texas y Japón, respectivamente.

Joturus pichardi (Boca Chica)

Una epidemia de construcción de represas tal vez no es inevitable. Planes para siete represas en el río Usumacinta de Guatemala y México han sido suspendidos y recientemente el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) anunció su retractación sobre sus planes propuestos para las represas Boroi, Tanari, Atirro, Pacuare y Siquirres en el Río Pacuare. En ninguno de esos casos fue biodiversidad la mayor preocupación; el río Pacuare es un río recreativo muy conocido, la protección de su integridad física puede ser justificada bajo una gran base económica y estética. Mientras que la conservación del Usumacinta, que puede ser ciertamente justificada en base a la biodiversidad (ver Rodiles-Hernandez, et al. 2005 sobre el descubrimiento de una nueva especie y familia de peces barbudos en el Usumacinta.) esta reclamada por su fama de ser la pieza central de uno de los lugares mas importantes históricamente, cultural y arqueológicamente del hemisferio. Pero que pasa con aquellos ríos biológicamente importantes, los cuales, a diferencia del Pacuare o del Usumacinta no hacen contribuciones obvias para sus economías nacionales?

En el mismo momento en el que el destino del Pacuare fue un alto perfil de preocupación en Costa Rica, nosotros estábamos envueltos en el debate sobre la represa de Bonyic propuesta para construirse en el río Bon, un remoto tributario del río Teribe en Bocas del Toro, provincia de Panamá, localizado en territorio de la tribu Naso. El Teribe es parte del gran sistema del río Changuinola; ambos nacen en el Parque Internacional y Reserva de la Biosfera La Amistad, un Sitio de Patrimonio Mundial.

El estudio de impacto ambiental para la represa Bonyic (Planeta Panamá Consultores, 2005) discute las posibles consecuencias biológicas por la construcción y operación de la represa, embalse y conducto, pero no hace referencias a La Amistad (la cual en este caso se extiende hasta adentro a menos de 100 m arriba de donde termina lo que seria el embalse). Esto aparentemente ignorando la primera justificación para el establecimiento del parque, la cual era “Proteger una muestra significativa de la diversidad biológica de una de las zonas mas ricas en flora y fauna que aún permanecen poco alteradas en la República de Panamá “ (Alvarado, 1989).

De hecho, mientras que existe algún nivel de conocimiento sobre la ictiofauna del sistema Changuinola/Teribe (comunicación personal, Jorge García, Universidad Nacional de Panamá), no existen colecciones de la cuenca de la parte dentro del parque La Amistad. Nosotros fuimos capaces de entrenar a dos parataxónomos Nasos y los equipamos con redes y máscaras, para poder llevar a cabo un estudio y demostrar la presencia (y en muchos casos la abundancia) de siete especies de peces diádromos y dos familias de camarones diádromos en el sistema del río Teribe dentro del parque (además de una confirmación en forma de anécdota de otro pez diádromo). Cinco del total de siete especies encontradas arriba del sito de la represa del Bonyic eran diádromas y de un total de 318 peces muestreados 303 (95.3%) pertenecen a esas 5 especies diádromas (Mafla, et al., 2005). Camarones diádromos de dos familias (Palaemonidae and Atyidae) fueron frecuentes hasta abundantes en todos los sitios.

Casi la mitad de los peces diádromos comprendían a las dos especies mas apreciadas como recursos alimenticios de los Nasos y otros habitantes de la cuenca del Changuinola (boca chica, Joturus pichardi y sartén, Agonostomus monticola). Esta evidencia junto a preocupaciones culturales levantada por los Nasos y la ONG panameña Alianza para la Conservación y el Desarrollo, fue bastante para convencer al Banco Interamericano de Desarrollo de retirar la consideración para el financiamiento de la represa Bonyic, mencionando impactos potenciales en el ecosistema del río (comunicación personal, Dr. Robert Montgomery, Banco Interamericano de Desarrollo).

La represa Bonyic puede aún ser construida con otro financiamiento. Existen otros problemas similares justo al otro lado de la loma con tres grandes represas propuestas en el cauce principal del río Changuinola en el territorio vecino de la tribu Ngobe. En estudios conducidos por 2 Ngobe parataxónomos, también capacitados por nosotros, en nueve ríos tributarios, que serían aislados por las represas, siete de 18 especies de peces identificadas eran diádromas y formaron entre un 36-100% de los peces presentes. Palaemonidae y/o Atyidae fueron frecuentes hasta abundantes en todos los sitios (Mafla, et al. 2005).

Los estudios de impacto ambiental para las tres represas en el Changuinola (De los Santos et al. 2004a-c) no incluyen estudios de fauna, reunen a J. pichardi y a A. monticola en una sola especie, ni siquiera mencionan camarones, y ofrecen un esquema de acuacultura poco probable como solución al bloqueo para el paso del movimiento animal arriba y abajo en el río. Existen problemas paralelos en todos los países mesoamericanos, con una posible excepción en El Salvador (Burges, 2005), algunos de ellos envueltos en áreas protegidas de importancia comparable a La Amistad.

El área total de la cuenca Changuinola/Teribe es de 3202 km2., de los cuales 2070 km2 están dentro del Parque La Amistad, y aproximadamente 700 km2. localizados dentro de otra área protegida, El Bosque Protector Palo Seco. Solamente dentro de La Amistad se estiman aproximadamente 848 km de ríos permanentes (de los cuales 40 km se encuentran dentro de Costa Rica). Y seguro un aislamiento de un área inmensa en los ríos arriba de las represas afectaría profundamente el ecosistema y pesca río abajo, incluyendo el ecosistema de la laguna del Changuinola (parte de una tercera área protegida, Humedales San San/Pondsak con 59 km2, declarado como sitio Ramsar). Todo esto representa una pequeña fracción del área de cuencas y ríos puesta en peligro por planes de represas en Mesoamérica en este momento.

Nosotros sugerimos que consideraciones de diadromía y áreas protegidas no sean omitidas de los estudios de impacto ambiental maliciosamente, pero mas bien representan una consecuencia de ignorancia prevenible. Como los casos de Bonyic y Pacuare prueban, grandes agencias gubernamentales y agencias internacionales de préstamo pueden ser susceptibles a argumentos razonables, pero nosotros que nos llamamos a nosotros mismos biólogos conservacionistas deberíamos ser mas inminentes con respecto a la ayuda para entender las consecuencias biológicas de proyectos de infraestructura.

Las formas de represas propuestas no están siempre sin apoyo popular. En el caso de Panamá, la electricidad usada en la provincia Bocas del Toro es proporcionada por plantas de petróleo y la provincia tiene las tarifas mas elevadas del país (17 centésimos de dólar el kw/h). La promesa de electricidad mas barata y limpia es atractiva para los consumidores locales urbanos y para los conservacionistas preocupados por la contaminación del aire y otras inquietudes relacionadas al uso de combustible basado en petróleo. A largo plazo conservacionistas deberían promover estudios y aplicaciones de tecnologías hidroenergéticas, las cuales no requieren la construcción de barreras para el movimiento animal (Davis, 2005).

Sin embargo, no hay duda que en la economía a niveles nacionales e internacionales esta la fuerza que maneja por detrás el empuje de múltiples represas. Nada menos que un personaje como el anterior presidente de Costa Rica, galardonado con el premio Nobel, Oscar Arias ha apoyado públicamente las represas de Pacuare y el igualmente controvertido proyecto de Boruca en la vertiente del Pacífico del país.

Para evitar que las iniciativas del tratado de libre comercio que manejan las represas den como resultado el mayor golpe que se haya dado a la biodiversidad fluvial en Mesoamérica, biólogos conservacionistas deben ser mucho más activos – y proactivos. Específicamente, recomendamos que todos lo que estén preocupados por la problemática de biodiversidad en la región:

  1. Deben estar preparados para formar alianzas con otros interesados desde las tribus indígenas hasta recreacionistas de agua blanca. Anuncien a tales grupos sobre la disponibilidad de su profesionalismo.
  2. Apoyen la iniciativa de la International Rivers Network en promover la adopción del equivalente a los Lineamientos del Sector de Infraestructuras de Agua Dulce para instituciones prestamistas. Este documento, adoptado como póliza en HSBC Holdings de Londres, prohíbe préstamos para represas que no siguen los lineamientos de la Comisión Mundial en Marcos de Trabajo para la Decisión de Construcciones de Represas, o que impactarían el hábitat natural de Sitios Ramsar, o sitios UNESCO de Patrimonio Mundial.
  3. Sean proactivos en insistir que ingenieros, firmas consultoras, entidades financieras y agencias gubernamentales relacionadas con el asentamiento de represas insistan en una revisión de estudios de impacto ambiental (o planes preliminares) por biólogos competentes para comentar efectos potenciales en los ríos arriba y abajo del lugar de la represa. La escala apropiada para predecir impactos ambientales es tal vez determinada por los límites de la cuenca, ciertamente no debe ser limitada por las líneas de orilla del embalse propuesto.
  4. Sigan activamente oportunidades para comentar estudios de impacto ambiental. Los comentarios de ANAI sobre los estudios de impacto ambiental de Bonyic y Changuinola no fueron solicitados por el gobierno o por interesados en pro de la represas, pero eran resultados lógicos de nuestras conversaciones con los Naso y Ngobe.
  5. Hagan un uso máximo de la prensa científica, de conservación y popular a niveles locales, nacionales e internacionales para exponer el peligro hacia la biodiversidad y otros recursos heredados puestos por un gran número de represas hidroeléctricas mal concebidas.

Nuestras observaciones en los probables efectos sobre la biodiversidad de las represas propuestas para Bocas del Toro apoyan el caso para acciones inmediatas en todas partes de Mesoamérica. No son principalmente consecuencias de estudios originales. Mas bien era cuestion de obtener deducciones fáciles de los hechos que ya son conocidos, particularmente para los habitantes indígenas de la región. Nosotros no fuimos los primeros biólogos en aprender sobre estas propuestas de represas. No debimos ser los primeros en llamar y publicar la lógica conclusión. En una escala más grande, no se deberían estar escuchando estos argumentos por primera vez de nosotros.

William O. McLarney*, Maribel Mafla H., Xenia Villaviciencio L. y Winston Bent F.

ANAI, Inc., 1120 Meadows Rd., Franklin, NC 28734. U.S.A., email anaiinc@dnet.net

Asociacion ANAI, Apdo. 170-2070, Sabanilla de Montes de Oca, Costa Rica, email: mmafla@ancaicr.org.

_______________________________________________________

Literatura Citada

Alvarado, R. 1989. Procedimiento para el Manejo Inicial de Parques Nacionales, dos Estudios de Caso de Panamá. MS Thesis, Universidad de Costa Rica – CATIE. 142 pp.

Bacheler, N.M. 2002. Ecology of bigmouth sleepers, Gobiomorus dormitor (Eleotridae) in a Puerto Rico reservoir. MS Thesis, NC State U., Raleigh, NC.

Bacheler, N.M., J.W. Neal and R.L. Noble. 2004. Reproduction of a landlocked diadromous fish population: bigmouth sleepers Gobiomorus dormitor in a reservoir in Puerto Rico. Caribbean Journal of Science 40(2): 223-232.

Benstead, J.P., J.G. March, C.M. Pringle and F.N. Scatena. 1999. Effects of a low-head dam and water abstraction on migratory tropical stream biota. Ecological Applications: 9: 656-668.

Bright, G.R. 1982. Secondary benthic production in a tropical island stream. Limnology and Oceanography. 27: 472-480.

Burgues A., I. 2005. Inventario de Proyectos de Infraestructura en Mesoamérica. Report to: Conservation Strategy Fund.

Burkhead, N.M., S.J. Walsh, B.J. Freeman and J.D. Williams. 1997. Status and restoration of the Etowah River, an imperiled southern Appalachian ecosystem. Pages 375-444 in G.W. Benz and D.E. Collins, editors. Aquatic Fauna in Peril: The Southeastern Perspective. Lenz Design and Communications, Southeast Aquatic Research Institute Special Publication 1. Decatur, Georgia.

Bussing, W.A. 1985. Patterns of distribution of the icthyofauna. p. 453-473. In: F.G. Stehli and S.D. Webb, editors. The Great American Biotic Interchange. Geobiology Series, Plenum Press, New York.

Davis, J. 2005. Alexander´s. Marvelous Machine. OnEarth. 27 (1): 34-37..

De los Santos, E.J., N. Barranco, I. Allen, M. Fruto, 2004a. Estudio de Impacto Ambiental. Categoría III. Construcción y Operación de la Central Hidroeléctrica El Gavilán (CHAN-75). Report to ANAM. Panamá.

De los Santos, E.J., N. Barranco, I. Allen, M. Fruto, 2004b. Estudio de Impacto Ambiental. Categoría III. Construcción y Operación de la Central Hidroeléctrica Cauchero II (CHAN-140). Report to ANAM. Panamá.

De los Santos, E.J., N. Barranco, I. Allen, M. Fruto, 2004c. Estudio de Impacto Ambiental.
Categoría III. Construcción y Operación de la Central Hidroeléctrica CHAN 220. Report to ANAM. Panamá.

Etnier, D.A. and W.S. Starnes. 1993. Fishes of Tennessee. University of Tennessee Press,
Knoxville, Tennessee.

Fievet, E. S; S. Dolodec and P. Lim. 2001a. Distribution of migratory fishes and shrimps along multivariate gradients in tropical island streams. Journal of Fish Biology (2001) 59:
390-402.

Fievet, E.L., Tito de Marais, A., Tito de Morais, D., D. Monti and H. Tachet. 2001b. Impacts of an irrigation and hydroelectric scheme in a stream with a high rate of diadromy: Can downstream alterations affect upstream faunal assemblages? Archiv fur Hydrobiologie 151(3): 405-425.

Holmquist, J.G; J.M. Schmidt-Gengenbach and B. Buchanan Yoshioka. 1998. High dams and marine-freshwater linkages: Effects on native and introduced fauna in the Caribbbean. Conservation Biology 12 (3): 621-630.

Horne, F. and S. Beisser. 1977. Distribution of river shrimp in the Guadalupe and San Marcos Rivers of central Texas, U.S.A. (Decapoda: Caridea). Crustaceana 33: 56-60.

Jenkins, R. E. and N.M. Burkhead. 1993. Freshwater Fishes of Virginia. American Fisheries Society. Bethesda, Maryland.

Mafla H., M., A. Bonilla, M. Bonilla, F. Quiroz, H. Sanchez y W. O. McLarney. 2005. Caracterización Ictiológica y Valoración de Habitats en ríos de la Provincia Bocas del Toro (Panamá), un Trabajo Inicial Participativo y Comunitario. Informe a Asociación ANAI, San José Costa Rica.

March, J.G; J.P. Benstead, C.M. Pringle and F.M Scatena, 1998. Migratory drift of larval freshwater shrimps in two tropical streams, Puerto Rico. Freshwater Biology 40: 261 – 273.

March, J.G., C.M. Pringle, M.J. Townsend and A. I. Wilson. 2002. Effects of freshwater shrimp assemblages on benthic communities along an altitudinal gradient of a tropical island stream. Freshwater Biology 47: 1-14.

March, J.G. and C.M. Pringle. 2003. Food web structure and basal resource utilization along a tropical island stream continuum, Puerto Rico. Biotropica 25: 84-93.

Mettee, M.F. P..E. O’Neill and J.M. Pierson. 1996. Fishes of Alabama and the Mobile Basin. Ozmoor House. Birmingham, Alabama.

Miya, Y. and T. Hamano. 1988. The influence of a dam having no fishway on the distribution of decapod crustaceans in the Yokinoura River, Nagasaki, Japan. Nippon Suisan Gakkaishi 54: 429-435. (In Japanese with English abstract).

Planeta Panamá Consultores, 2005. Proyecto Hidroeléctrico Bonyic. Optimización del Diseño. Estudio de Impacto Ambiental. Categoría III. Tomos I y II. Panamá.

Pringle, C.M., N. Hemphill, W.H. McDowell, A. Bednarek and J.G. March. 1999. Linking species and ecosystems: Different biotic assemblages cause interstream differences in organic matter. Ecology 80: 1860-1872.

Pringle, C.M., M.C. Freeman and B.J. Freeman. 2000. Regional effects of hydrologic alterations on riverine macrobiota in the New World: Tropical-temperate comparisons. Bioscience,50 (9): 807-823.

Robison, H.W. and T.M. Buchanan. 1988. Fishes of Arkansas. Univrsity of Arkansas Press.
Fayetteville, Arkansas.

Rodiles-Hernandez, R, D. A. Hendrickson, J. G. Lundberg and J. M. Humphries. 2005. Lacantunia enigmatica (Teleostei: Siluriformes) a new and phylogenetically puzzing freshwater fish from Mesoamerica. Zootaxa 1000: 1-24.

Smith, C.L. 1985. The Inland Fishes of New York State. The New York State Department of Environmental Conservation. Albany, New York.

MAS INFORMACION EN:
http://filaman.ifm-geomar.de/Summary/SpeciesSummary.php?id=338

https://burica.wordpress.com/2006/03/16/salvemos-la-reserva-de-la-biosfera-la-amistad-y-la-cuenca-del-rio-changuinola/

Fuente Secundaria: Alianza para la Conservación y el Desarrollo, ACD, 14 enero 2006

Foto del Río Changuinola: Outscape.net