Sigue lucha indígenas por efectos de hidroeléctrica en sus tierras

Por segundo día chocan con unidades de la Policía Nacional
Crece tensión por protestas de indígenas en Bayano
Davis Cerrud
PA-DIGITAL

El pequeño de 8 meses, de Oneida Lasso, de 19 años, casi muere ayer asfixiado por los gases lacrimógenos que fueron arrojados por las unidades de control de multitudes para abrir la Vía Panamericana cerca del puente del río Bayano, en Chepo.

Ocurre que ella y otros 250 indígenas de la Comnarca Kuna de Madungandí pretendían bloquear la calle, por segunda vez consecutiva, exigiendo el pago de las indemnizaciones que les adeuda el Estado panameño desde los años 1970.

Ellos están claros. Por la construcción de la represa del río Bayano, el general Omar Torrijos Herrera les prometió el pago de las tierras, que hoy son parte de un gran lago, llamado Bayano que alimenta a la Hidroeléctrica de la Corporación AES Panamá.

Pero esta vez no todo fue pacífico, pues cuando a eso de las 10:00 a.m. los antimotines procedieron a despejarlos, recibieron piedras, palo y balas de escopetas. Entonces los agentes intensificaron la fuerza.

Las consecuencias fueron 97 indígenas detenidos (10 menores), 3 tienen lesiones graves en su anatomía, mientras que hay 12 kunas y 7 policías heridos.

El doctor Edgardo Guerrero, de la Policlínica de Cañita, dijo que tres indígenas necesitarán evaluación especial de cirujanos y oftalmólogos, pues habían recibido lesiones de perdigones.

Uno de los que resultaron con heridas graves es Víctor Ávila, de 27 años, quien recibió lesiones en su tórax.

A falta de ambulancias, los bomberos de Chepo trasladaron a los pacientes al Hospital Regional de Chepo. Allá, los galenos explicaron que los afectados permanecerían en observación y cuidados unas 24 horas.

La desesperación hacía que los médicos confundieran a los indígenas con los policías heridos.

«Es una irresponsabilidad del Gobierno porque a los indígenas hasta les invaden sus tierras».

Lo cierto es que un problema de más de 30 años podría terminar con la tranquilidad de la Comarca Kuna de Madungandí.

El alcalde de Chepo, Raúl Acevedo, confesó que maneja información de que se pretende cerrar el puente en Ipetí, Río Cañazas, y bloquear hacia el aeropuerto de San Blas.

«Si no hay ese conversatorio se puede agravar la situación», añadió.

————————-

Hoy el hijo del General Torrijos intenta hacer algo peor en el territorio Naso Teribe y en Palo Seco, Bocas del Toro.

Verdaderamente que los gobernantes de turno son los opresores de siempre.

Burica Press