AES Corporation inside of lands of Panama tribes

AES Corporation Participating in the Demise of the Ngobe Tribe of Panama and La Amistad Biosphere Reserve

Arlington, Va.— La Amistad Biosphere Reserve is a UNESCO-designated site that provides habitat for hundreds of rare, endemic, endangered, and migratory species, and is also home to members of the Ngobe tribe. It is currently threatened by the plans of AES Corporation, a Virginia-based transnational company, to construct three hydroelectric dams on the Changuinola River , the lifeblood of the park. The dams will flood Ngobe villages and create insurmountable barriers for numerous fish species upon which the tribes rely.

AES is moving forward despite this while maintaining it has a “commitment to environmental and social responsibility.” Center for Biological Diversity Conservation Director Peter Galvin attended Thursday’s annual shareholder meeting to make sure AES leadership and shareholders are aware of the irreversible damage the dams will cause.

Galvin spoke and distributed a letter to AES President and Chief Executive Officer Paul Hanrahan and AES shareholders highlighting the developments that have occurred since Galvin last wrote Hanrahan in August 2007, including:

* March 2009: The Ombudsman Office of Panama issued a special report on human-rights violations and the construction of the dam.
* October 2008: The InterAmerican Commission on Human Rights held a public hearing on the legality of the displacement of the Ngobe tribe and the alleged failure of AES to obtain prior, informed consent.
* August 2008: Mr. James Anaya, a UN special rapporteur on indigenous peoples, issued a declaration expressing concern about the Ngobe affected by the dam.
* July 2008: The World Heritage Committee found that there is an “absence of any planned measures to mitigate the impact of the hydroelectric dams…and…absence of an effective participatory management process involving civil society and government authorities,” and requested that Panama develop and implement measures to monitor mitigation, ensure the needs of the community are met, and carry out a cumulative-effects analysis of the dam construction.

Having first attempted to deny Galvin entry to the meeting, AES management relented upon Galvin’s insistence that as a shareholder, he was fully entitled to enter and address the shareholders and management. At the meeting, Galvin announced: “The Changuinola dam project includes the highly controversial forced relocation of Ngobe indigenous people and is causing massive destruction inside the UN-designated La Amistad Biosphere Reserve.” He pointed out that in addition to the destruction of the environment and biodiversity, AES is endangering shareholders by conducting activities that are resulting in massive citizen resistance and protracted litigation and will serve to further stain the reputation of the AES Corporation. He urged AES to withdraw from the ill-fated project.

Many AES shareholders and investment-fund managers appeared eager to receive the information packet on the issue Galvin handed out at the meeting. Said Galvin: “Many of the shareholders appeared surprised and dismayed to learn of the environmental and social atrocities being caused by AES’s Changuinola Projects. With our Panamanian and international allies, we intend to keep up the pressure on AES until the company finally comes to its senses and halts the further planning and construction on the Changuinola River dam projects.”

Galvin further noted that, “Studies have shown that these projects will actually increase greenhouse gas emissions due to the massive amount of methane released from tropical dam reservoirs.”

Anuncios

Comments on Changuinola 1 (Chan 75) Large Hydro Project (Panama)

Comments on Changuinola 1 (Chan 75)

Large Hydro Project (Panama)

August 11, 2008

Comments on the CDM Project Design Document (PDD) for the AES Changuinola I (a.k.a. Chan 75) Large Hydroelectric Dam Project: A Case of “Greenwash Additionality”

Submitted by International Rivers to the project validator TÜV SÜD
August 8, 2008

Project Overview:

  • Location: Changuinola River, La Amistad UNESCO Biosphere Reserve Buffer Zone and Mesoamerican Biological Corridor, Panama
  • Type: 222 MW; 99m concrete dam; 1394 ha reservoir.
  • Project Promoter: AES Corporation
  • Social impacts: Include forced displacement of more than 1000 Ngobe indigenous people and harm to livelihoods of 4000 more. Because of the dam the Ngobe have suffered beatings, arbitrary detention, public humiliation, threats and illegal destruction of crops and homes at the hands of the police and AES.
  • Environmental impacts: Destruction of riverine and forest ecosystems in one of the world’s biodiversity hotspots. The dam is expected to have severely negative impacts on fish and shrimp biodiversity by blocking migrations between the San San Wetlands Ramsar site and the UNESCO World Heritage Site La Amistad International Park (shared with Costa Rica).
  • Status: Under construction. Land clearing started 2005. Subject to numerous ongoing court cases, repression of local communities, and criticism from United Nations Special Rapporteur on human rights and indigenous people.
  • Additionality Status: Non-additional in terms of how CDM “additionality” is normally understood (i.e. that the prospect of CDM registration was necessary for the project to go forward). However the project could be considered as a case of a new form of additionality: “greenwash additionality.” Validation by TÜV-SUD and registration by the CDM could harm local community and environmentalist efforts to stop the project and protect local communities by providing apparent UN support for the project.
  • Quality of PDD: PDD contains numerous fraudulent claims, in particularon project additionality and the strong opposition from local indigenous communities. No mention is made of the intimidation and other repressive tactics used against local communities, the legal irregularities in the project approval process, or the numerous legal challenges against the project.
  • Impact of validating the project: Vindication of repression against local communities and fraud in CDM documents. Could set back legal and political campaigns to stop the project.
  • Estimated generation: 1047 GWh/yr
  • Claimed “emission reductions”: 669,000 tCO2/year (4,683,000 tCO2 over 7 years)

Further comments on project additionality

“Investment Barrier”
AES announced that they would build the dam on the basis of a 10-year power purchase agreement with utility, Union Fenosa, at a meeting with Panama’s President Martin Torrijos on January 26, 2006. Full-scale construction started in 2007. Andres Gluski, president of AES Latin America, told President Torrijos that the dam would “provide a . . . low cost source of electricity for Panama.”

It is inconceivable that AES would have entered a legal contract to supply electricity and committed a $320 million investment if this would only be economically viable if at some point in the future the dam would be issued credits by the CDM. This is especially true given AES experience of its application to the CDM for the Bayano Hydro Expansion Project in Panama. This application was first made in 2001 and is still waiting for validation. (The Bayano Expansion has long since been completed regardless of its not receiving CER income). AES also unsuccessfully tried to get CDM registration for its Bujagali dam in Uganda in 2002. (Although AES is no longer involved the dam is now under construction despite not receiving CER income).

The PDD claims that the Minutes from an AES Board of Directors meeting in October 2006 “demonstrates that the incentive to develop the project activity as a CDM [sic] was considered and played an important role in the decision to go ahead with the project.” This is irrelevant in terms of proving additionality. To be additional the CDM must essential to the decision to develop the project, not just an “important” factor which was “considered.” Given that AES is well aware of CDM rules, and stands to gain revenues of around $70m (@$15/CER) overseven years if they get CDM registration, it would indeed be surprising if their board did not consider how much they would like to get CDM registration. It would even be somewhat surprising if the $70m was not a sufficient inducement for the board to say that the CDM was essential for the project to go ahead regardless of the reality. The CDM process is predicated upon independent evaluation of developer claims, not just taking developers at their word. In any case confidential minutes should not be eligible to be used in CDM validation processes which must be open to public scrutiny.

“Prevailing Practice Barrier”
AES makes the absurd claim that “under a business as usual scenario hydroelectric technology would not be implemented in Panama.” In reality, hydropower has long supplied the majority of Panama’s electricity. In 2004 hydropower contributed 56% of the country’s installed capacity. The list of “recent hydropower projects in Panama” given in the PDD includes only one hydropower plant commissioned since 1984 and conveniently fails to list AES’s Bayano expansion project, or numerous other hydro projects that are under construction or recently completed. It omits the two other dams for which AES has received concessions on the Changuinola River, the highly controversial Bonyic hydro project, and the 87 hydro projects that have been approved by, or are seeking approval from, Panama’s DNA (CDM authority).

“Barrier due to Project’s Sensitive Location”
This is the one area where the project may indeed be additional. The project is being built in a supposedly protected area and on the lands of an indigenous community which is strongly opposed to the project. This opposition has been manifested in numerous political actions such as the blockading of the road to the construction site in December 2007 and January 2008, as well as a number of domestic and international legal actions (the struggle against the dam is referred to in the PDD only as a “significant discussion”).

One of the more shockingly deceitful claims made by AES in the PDD is that “95% of the population in the region approves the project.” The only evidence given for this claim is a newspaper clipping quoting the leader of an “astroturf” (false grassroots) organization set up and funded by AES to promote their dams and discredit genuine environmental and community organizations. This is typical of the dirty tricks used by AES to promote the dam.

It may be the case that if the Changuinola I dam is registered by the CDM this will give the appearance of UN approval for the project’s “clean” credentials. This could assist AES and the Panamanian government (majority shareholders in AES Panama) to defeat the political and legal challenges to the dam and ensure its completion. This is the only form of additionality – let us call it “greenwash additionality” – for the project which is at all credible.

This “greenwash additionality” is totally unacceptable and contrary to the spirit of the CDM. The CDM is not supposed to help unscrupulous and dishonest developers to steamroller environmentally and socially destructive projects against the wishes of local people or to interfere in ongoing legal processes and petitions. If TÜV-SUD validates this project it will be colluding in the human rights abuses and environmental destruction being caused by Changuinola 1 and the dishonest practices of AES.

The AES PDD claims that the dam “follows the recommendations” of the World Commission on Dams. This is a risible claim. The dam is in breach of numerous essential aspects of the WCD, most importantly perhaps the requirement to gain the “free, prior informed consent” of indigenous people. Clearly AES have paid lip service to the WCD in the hope that this will help ensure that CERs from Changuinola I will be eligible to be used in the European Trading System (which requires WCD compliance).

Proper Consultation and Research

To be legitimate, TÜV-SUD’s validation process must include interviews with stakeholders other than AES and allied groups and the Panamanian government. These stakeholders should include at a minimum Ngobe community leaders, their legal advisors, Panamanian environmental and human rights organizations including ACD, the UN Special Rapporteur on human rights and indigenous people, and members of the UNESCO delegation who visiting the area in January 2008 to assess the request for the La Amistad International Park to be listed as a World Heritage Site in Danger. A validation report based only on discussions with dam supporters would be non-credible and totally unacceptable.

Further reading for TÜV-SUD

“International Rivers Comments on Proposed CDM Methodology for Bayano Large Hydro Expansion (Panama)” http://www.internationalrivers.org/en/node/1331

“Changuinola 75 Hydroelectric facility, Panama”
http://www.power-technology.com/projects/changuinola75/

“AES To Build 150 MW Hydroelectric Plant with Long Term Contract in Panama; Company to Add a Total of 940 MW to Its Global Fleet, Business Wire, Jan 26, 2006 http://findarticles.com/p/articles/mi_m0EIN/is_2006_Jan_26/ai_n26738004

Sarah Cordero et al. “Análisis de costo beneficio de cuatro proyectos hidroelélectricos en la cuenca Changuinola-Teribe.” ACD/Asociación ANAI/CSF, July 2006 http://conservation-strategy.org/files/Changuinola%20FINAL.pdf

Ellen L. Lutz “Dam Nation.” Cultural Survival Quarterly, Winter 2007. “Letter of the Ngobe People affected by Dam Chan 75 of the Company AES Changuinola.” International Indian Treaty Council, March 2008 http://www.treatycouncil.org/document_9111112121211211.htm

Jeffrey D. Stein, “Resistance to Dam Nation: An Analysis of the Stance and Strategies of the Opposition Movement to the Chan-75 Hydroelectric Project in Bocas del Toro, Panama.” BA thesis, Wesleyan University, Connecticut, April 2008.

Jessica Barber, “Paradigms and Perceptions: A Chronology and Analysis fo the Events of the Chan-75 Hydroelectric Project and the Roles and Relationships of Participants.” SIT Panama: Conservation and Development, May 2008.

More information:

Dams Threaten Biodiversity and Indigenous People in Panama

International Rivers Comments on CDM Methodology for Bayano Large Hydro Dam Expansion (Panama)

Contact us:

Patrick McCully
patrick@internationalrivers.org
+1 510 848 1155

—————————————-

The Clean Development Mechanism (CDM) was established under the Kyoto Protocol. It is the most important global carbon trading system. It is intended to lower industrialized countries’ costs of cutting greenhouse gas emissions by allowing them to purchase “carbon credits” that subsidize supposedly low–carbon “sustainable development” projects in developing countries.

International Rivers’ experience in monitoring CDM projects has shown many serious flaws in its theory and application. Project proposal documents are marred by misleading and often patently false claims. International Rivers and others have explained these problems in numerous comments on specific hydro projects submitted during the CDM project approval process.

Many of the projects proposed (and many of those approved) for CDM credits are “non-additional.” This means that they would have taken place without help from sales of carbon credits. The end result is that developed countries are avoiding having to reduce their own emissions by claiming credits for fictitious emission reductions.

The hydropower industry is particularly culpable in cheating the CDM system. By mid-January 2008, 755 hydro projects with an installed capacity of 25,362 MW had applied for credits, almost two-thirds of them in China. International Rivers maintains a spreadsheet with data on hydropower projects in the CDM project pipeline. If the UN body that administers the CDM approves these projects the hydro industry will make billions of dollars from the Northern consumers and taxpayers who will indirectly pay for the credits. Meanwhile the global climate – and the effectiveness and credibility of the Kyoto Protocol – will suffer.

Many observers agree that the supposed “sustainable development” benefits of the CDM have failed to materialize. Only a tiny minority of credits are being purchased from “additional” sustainable energy projects with clear environmental and social benefits.

A European Union law called the Linking Directive regulates the use of CDM credits within the EU’s internal carbon trading system. The directive states that large hydro credits entering the European Trading System must comply with the criteria and guidelines of the World Commission on Dams. To date, none of the large hydros in the CDM pipeline have proven WCD compliance. International Rivers is working to ensure that credits from large hydro projects that cannot prove CDM compliance cannot be used within the European Trading System.

Están destruyendo la mejor reserva biológica del país

El artículo denominado Los destructores del Ambiente escrito por Carlos Gonzalez, quien es uno de los abogados del buffete de la compañía de AES Changuinola, y que como abogados que son están tratando de defender lo indefendible.  Hablemos claro: los proyectos hidroeléctricos que defiende este señor están dentro de la Reserva de la Biósfera La Amistad y áreas anexas de la Comarca Ngobe Buglé.  Esta área es de rica biodiversidad y de gran valor estratégico para el país para la conservación de su diversidad biológica y pureza de sus aguas dulces.

El artículo abajo desplegado debe leerlo de manera inversa a como está escrito.  Ha sido un buen intento de confundir a los que no conocen el detalle de lo que están devastando en el Valle del Río Changuinola y otras áreas del país sometidos a este estalinismo hidroeléctrico en nombre de la especulación y la codicia que es ciega a los daños ambientales que estos proyectos causan, tal y como lo plasma el señor Gonzalez en su artículo.

AES a 30% de avances de obras, según declaraciones de ellos mismos, aún no presentan ni siquiera los resultados de la riqueza biológica que sería afectada si el proyecto se concreta.  Además y lo que es grave, se están violando los derechos humanos de los pobladores indígenas, ya que por coacción los están haciendo firmar para ceder sus tierras para el proyecto.  El proceso de evaluación ambiental ha sido totalmente corrupto y el de fiscalización aún peor.  El gobierno de Panamá es juez y parte en este proyecto.

Burica Press

DESARROLLO.

Los destructores del ambiente

Carlos Ernesto González Ramírez
opinion@prensa.com

Hay personas que se oponen a la construcción de hidroeléctricas en Panamá. Alegan oponerse por la protección al medio ambiente o sostienen que el uso del agua por las hidroeléctricas destruye su calidad y limita su uso. Los hay, también, que se oponen alegando destrucción del nacimiento de los ríos, o por el impacto en las poblaciones adyacentes.

Yo me atrevo a asegurarles a estas personas que se equivocan. No es cierto que las hidroeléctricas sean inversiones destructoras de la naturaleza (si se llevan a cabo en apego a las normas vigentes para la protección del medio ambiente). Tampoco destruyen el acceso y la calidad del agua de los ciudadanos. Y no afectan los ecosistemas de forma negativa.

El impacto que estas inversiones tienen es perfectamente mitigable en términos ecológicos. En términos humanos, en aquellos casos en donde hay afectados por los embalses, es indispensable que estas personas sean debidamente compensadas, porque asumen un sacrificio para beneficio de todos los demás panameños.

Reserva de la Biósfera donde AES pretende construir dos represas grandes Chan 75 y Chan 220. Otro grupo promotor promueve el tercer proyecto denominado Chan 500/4. El espejo de agua continuo a lo largo de toda la cuenca media del Río Changuinola serían de alto impacto ambiental sin duda alguna.

Estas afirmaciones no las hago como técnico ni experto. Me baso en la experiencia que tenemos todos los panameños de convivir con una obra de infraestructura entre las más grandes del mundo y de ver que, a lo largo de casi 100 años, su construcción ha significado una bendición para los ecosistemas que le son circundantes. Claro, me refiero al Canal de Panamá.

Cuando se construyó el Canal, se removieron 204.9 millones de metros cúbicos de tierra y piedras, murieron alrededor de 25 mil personas (según cálculos de Gorgas) y se construyó un lago artificial de 423 Km2. Por si fuera esto poco, se desplazaron cuarenta y tres sitios poblados, entre los que se encontraban: Gatún, con 8 mil 887 habitantes; Emperador, con 7 mil 152 personas; Gorgona (mudado completamente al lugar en donde está ubicado hoy), con 3 mil 444; y así, una larga lista de poblaciones que quedaron ya sea inundadas o movilizadas por decisión del Gobierno de Estados Unidos. Es decir, se causó un impacto impresionante en el medio ambiente y, en términos humanos. Si comparamos las cifras de desplazados con la población total del país en la época, nos daremos cuenta que fue de una magnitud inimaginable hoy en día.

Estos datos demuestran el absurdo de la oposición, de algunos grupos organizados, a la construcción y desarrollo de hidroeléctricas. Bajo los criterios que ellos utilizan para oponerse a las mismas, el canal no se hubiese construido. Sin embargo, hoy podemos ver que esa obra también ha servido para preservar ecosistemas. Ha servido para proteger el agua, porque sin ella no funcionaría el Canal (al igual que las hidroeléctricas) y ha mejorado la calidad de vida de los panameños en su conjunto.

Si el Canal no se hubiese construido, probablemente hoy en día gran parte del área inundada serían pueblos y áreas de cultivo extensivo. Sin duda, gran parte de la biodiversidad que allí vemos habría desaparecido y, tal vez, la ciudad de Panamá tendría dificultades en el suministro de agua potable. Es más, es muy posible que las fuentes de agua estuvieran todas contaminadas.

A lo anterior habría que sumarle el impacto económico negativo de la no construcción del canal. Seríamos un país pobre, con infraestructura pobre y sin las opciones que tenemos hoy en día. Esta realidad es similar a lo que significaría, guardadas las proporciones, que detuviéramos la construcción de hidroeléctricas: un tope energético que implicaría un tope de crecimiento económico.

Peor aún, desde el punto de vista de aquellos conservacionistas que se oponen a cualquier tipo de inversión (los cuales, es preciso destacar, no son todos los conservacionistas), su propósito se desvirtuaría, ya que todos los otros tipos de generación de energía son más contaminantes. Generarían más contaminación o afectarían más la vegetación (leña, como en Haití) o destruiría más medio ambiente.

Podemos añadir a lo dicho, el incremento desmesurado del costo energético, la escasez del mismo y lo negativo que representa, para el desarrollo económico en su conjunto, la falta de certeza del suministro energético. Solo pregúntenle a un nica o a un californiano lo que significó o significa vivir con apagones diarios. Cuántos trabajos se perdieron y cuánto ha caído la productividad del ciudadano en conjunto.

Es innegable que Panamá es uno de los países más privilegiados del mundo en biodiversidad y riqueza natural. Esta biodiversidad debemos conservarla. Pero esta conservación no puede darse sin tomar en cuenta el desarrollo humano, el cual requiere de inversión de capital, de mecanismos que incrementen nuestra productividad y de infraestructura. Por tanto, el secreto está en mantener nuestro desarrollo a la vez que conservamos nuestra biodiversidad. Es, simplemente, el desarrollo sostenible.

La inversión en generación hidroeléctrica, por empresas serias y responsables, es uno de los mejores ejemplos de desarrollo sostenible. Es generación de energía limpia y seguridad de conservación y progreso para la población. El que diga otra cosa, hay que mandarlo a que conozca el Canal de Panamá.

El autor es miembro de la Fundación Libertad

————————–

RÍOS EN GALICIA HAN SUFRIDO IRREPARABLES DAÑOS.

Una salvajada ecológica

Juan B. Gómez
opinión@prensa.com

Dice el señor Carlos Ernesto González Ramírez, en un artículo publicado en La Prensa el 21 de julio pasado: “ Yo me atrevo a asegurarles a estas personas [las que nos oponemos a la construcción de hidroeléctricas] que se equivocan. No es cierto que las hidroeléctricas sean inversiones destructoras de la naturaleza [si se llevan a cabo en apego a las normas vigentes para la protección del medio ambiente…]. Y no afectan los ecosistemas de forma negativa”

Vamos a ver todas estas cosas con calma, señor González Ramírez. Tengo en mi poder una caudalosa información que nos ha entregado un amigo español en la que se expresa todo lo contrario.

En esta valiosa documentación van enumerando, uno a uno, cómo se han destruido los ríos en Galicia, luego de instaladas las hidroeléctricas. Leamos:

“En pleno río Limia, un río histórico, Energía Orensana S.A. mete una minicentral que es una auténtica salvajada. No respeta nada, ni el caudal ecológico, ni tiene escalas ni nada que se le parezca… es la explotación a costa de todo. Una vergüenza…”

Y lo mismo ha ocurrido en todos los ríos en que se han construido hidroeléctricas. El río Tuño (“da pena verlo, ha quedado inservible”); el Edo, “esta minicentral es penosa. Las escalas son una burla al ciudadano”. El Cerves. El Deva. El Barbantiño…

Sería muy largo enumerar todos los desastres ecológicos, turísticos y sociales que trajo a la región de Galicia la instalación de las hidroeléctricas. Pero ahora los gallegos quieren salvar la situación y dicen:

“El Ministerio de Medio Ambiente frena 4 minicentrales hidroeléctricas en Burgos y Orense” (viernes, 18 de enero, 2008).

“El Ministerio de Medio Ambiente frena dos minicentrales hidroeléctricas en la demarcación del Ebro”.

“Fenosa renuncia a minicentrales en el Ulla por la presión social”.

“La Xunta frena nueve minicentrales concedidas por el PP en el río Ulla”.

“La Xunta revisa el Plan Hidroeléctrico y pone en jaque 71 minicentrales”.

“Los ríos gallegos, en general, no soportan ninguno el impacto ambiental de las minicentrales, debiera pararse su construcción y desmantelar la mayoría de las que hay construidas, aunque el mal sea ya irreversible”.

“Las minicentrales que se construyen son la mayoría privadas y por lo tanto sujetas a obtener el máximo lucro”.

“El número de minicentrales, de momento 300 en Galicia, es de locos. Son todas subvencionadas, por lo tanto es un auténtico negocio y por el contrario el control, al menos de las de Orense, es nulo. Son los amos y hacen lo que les viene en ganas con el río. No hay vigilancia de ningún tipo y producen la muerte del río en muchos kilómetros”.

“Desaparece la trucha y otras especies”.

“El lugar queda desgraciado turísticamente e incluso las orillas se vuelven lugares peligrosos”.

“Ultimamente empieza uno a enterarse de que las construcciones producen mortandad en muchos kilómetros, por ejemplo fallos con el cemento”.

“El 10% del caudal ecológico, generalmente es de vergüenza y no permite vivir ni a las ramas”.

“Inunda los cauces de arena por los desmontes, y dejan el río inservible en varios kilómetros”.

“Podredumbre es todo lo que queda debajo”.

“Las especies migratorias, truchas, salmón, anguilas, se les corta el ciclo, además muchas mueren en las turbinas de la central”.

“Las desgracias están preparadas en cualquier río que tenga una presa”.

A propósito de esto último, decía Carmencita Tedman (líder del movimiento por la conservación del medio ambiente) que ella retaba a que le señalaran un solo río en donde hubieran construido una hidroeléctrica que no hubieran destruido su curso. Todos quedan destruidos.

Podría seguir argumentando sobre lo peligroso que es, para nosotros los chiricanos y todos los panameños, que se construyan hidroeléctricas por todas partes. En Chiriquí ya se han otorgado 56 concesiones.

Y lo más peligroso es que vengan millonarios como Carlos Slim a comprar la energía para llevarla a otros países.

Para terminar, me permito decirle al señor González Ramírez, que no veo la relación que puede tener el temor que se destruyan nuestros ríos y la construcción del Canal de Panamá, o las torres gemelas o las pirámides de Egipto.

En los primeros tiempos de la historia la prescripción de crecery multiplicarse era buena. Hoy es nefasta y obedecerla sería desastroso.

El humorista español Julio Canba dijo en su obra Los perros de mister crutz: “Todos sabemos que la propiedad privada, por unas razones o por otras, es en nuestros días punto menos que intransmisible en casi todo el mundo, y que de padres a hijos solo se transmiten ya el bosio, la tuberculosis, el cretinismo, el genio y demás taras fisiológicas de la triste humanidad”.

Y Mark Van Doren decía en La profesión de Don Quijote: “Lo que realmente importa en últimos términos es manifestar grandeza de ánimo”.

De lo anterior se saca la siguiente conclusión: es muy importante pensar bien las decisiones que se toman, sobre cosas tan importante como es el caso de la construcción de hidroeléctricas, que sin duda destruirían los ríos chiricanos.

El autor es periodista

Reserva de la Biósfera La Amistad Panamá en manos de AES Corporation

Las siguientes imágenes corresponden a fotos tomadas por Fernando Serrano de la Asociación Ambientalista de Chiriquí, quien se desplazó a Charco La Pava y Valle del Rey a inicios de mayo de 2008 para ver parcialmente la destrucción del Bosque Protector de Palo Seco, Reserva de la Biósfera La Amistad y la zozobra en la que viven miles de personas Ngbes, que deben ser desalojadas por la inundación de miles de hectáreas que involucra la primera de tres represas grandes planteadas para la cuenca media del Río Changuinola.


Foto: Fernando Serrano, Asoc. Ambientalista de Chiriquí. Mayo 2008

Agradecemos a los ecologistas de Chiriquí por el envío de este material y también agradecemos al profesor Rodríguez por hacernos llegar su artículo que por contenido encajaba bien dentro del entorno de las fotos aquí presentadas de Charco La Pava y la construcción de la Represa Chan 75

Burica Press

————————-

Energía: monopolios, abusos y robos en Panamá

Por Ariel R. Rodríguez Vargas
Biólogo, académico y ecologista

Nadie en Panamá sabría quién es Francisco Santos e Isabel Becker si no fuera porque han sido líderes comunales de Charco La Pava en las áreas anexas de la Comarca Ngobe que han luchado contra un monstruo grande que pisa fuerte denominado AES Corporation, que en Panamá está representada por la Corporación AES Panamá y la nueva subsidiaria AES Changuinola. Empresa que genera el 34% de la energía eléctrica en Panamá y que pretende generar por lo menos un 25% adicional, o sea, cinco más cuatro igual nueve, tres más dos igual cinco, que resulta en un 59% de la generación eléctrica del país. Quizás llegue a ser un poco menos pero no menos del 50% cuando entren en funcionamiento otras nuevas plantas térmicas e hídricas que ya se construyen por aquí y por allá.

En un país civilizado con un estado de derecho real se le llamaría monopolio u oligopolio puro y duro, pero aquí los funcionarios nos dicen sin sonrojarse que simplemente ellos no pueden ser monopolio debido a que si bien técnicamente son monopolio, las reglas establecidas de operaciones y mercadeo se lo impiden! Advertimos que en Panamá por la Ley 6 de 1997 que privatizó los servicios públicos de electricidad y un Decreto Ejecutivo del 2005 una compañía generadora no puede rebasar la friolera de 35% de la capacidad instalada de generación eléctrica total, que es la capacidad máxima que impuso el gabinete de turno, justo cuando AES entraría en oligopolio al inaugurar la Hidroeléctrica de Estí en Chiriquí! Por otro lado y con un cinismo propio de AES indican que como ellos invierten cientos de millones en el país como ninguna otra compañía eléctrica, por lo que ellos tienen derecho a superar la barrera de 35% y el gobierno por supuesto que le ha dicho que sí se puede, a pesar que la ley lo impide, pero la leyes están para ser cambiadas y un raudo decreto ejecutivo que se negocie solucionará todo los berrinches que invocan los ingenuos ambientalistas apegados a la ley de este país!

El problema de Francisco y de Isabel y sus familias y de más de mil personas de esas comunidades indígenas Ngobes a ser inundadas por los maravillosos proyectos insostenibles de AES, que a primera vista no parecen ser las víctimas del monopolio de esta empresa en Panamá no se dan cuenta que justo es la violación a las leyes nacionales de libre competencia, de áreas protegidas y de derechos humanos lo que los tiene en serios problemas de ser desalojados a la fuerza de la comunidad donde han vivido casi toda su vida y han criado a sus hijos y nietos, ya que la única promesa en firme que le han hecho tanto el gobierno como AES es que si no salen a la buena de sus tierras, tendrán que salir en cayuco cuando las aguas inunden sus casas y sin derecho a nada, porque ellos no tienen ningún derecho y sólo pretenden tenerlo como dice un documento de ANAM!

Hoy todos los Ngobes del Valle del Changuinola se debaten entre su futuro personal y familiar y su futuro como pueblo Ngobe lleno de valores incomprendidos por el mundo panameño occidentalizado y citadino que nunca supo de ellos, ni les importó su suerte hasta cuando les interesó tomarse sus tierras y aguas para alimentar a los insaciables aires acondicionados ineficientes de las miles de oficinas refrigeradas del gobierno y el despilfarro de la empresa privada. Ahora AES y los funcionarios del gobierno ven con horror que los Ngobes de Charco La Pava comen pescados frescos del río, camarones y los cocinan juntos en una olla con ñame o yuca en un fogón levantado a un metro del piso de tambo de las residencias del sector. Todos viven juntitos en familia y a menos de cinco minutos de la escuela primaria. Pobre gente de Charco La Pava! Sólo AES les puede aliviar de la pobreza, ya que como gobiernos somos incapaces! Hay que arrebatarles este estilo de vida y volverlos dependientes igual que sus paisanos de la ciudad de Changuinola. Sin advertir, producto de su ignorancia que los indígenas en Changuinola bananera sí están realmente en problemas, ya que sufren racismo, mal nutrición, viven rodeados de canales de aguas negras y bebiendo agua “potable” contaminada y muchos niños pidiendo limosnas en la calle o haciendo trabajos para poder comer ya que son totalmente dependientes de una economía bananera que sólo les ha dado recursos para que no se mueran de hambre y no para vivir decentemente.

Francisco e Isabel y el resto de las mujeres Ngobes de Charco La Pava, héroes anónimos, merecen que el pueblo panameño les apoye e impida que el Gobierno y AES Corporation se tomen a la fuerza las tierras Ngobes del Valle del Changuinola y el área protegida del Bosque Protector de Palo Seco para proyectos hidroeléctricos que sólo tienen por afán el exportar superávit de energía al resto de Centroamérica, apropiarse de las aguas del Río Changuinola, destruir la ecología del río, destruir el ecosistema terrestre de una enorme área bien conservada, destruir el humedal de San San Pond Sak, acapar para sí el negociado junto con ANAM de los créditos perversos del mercado internacional de captura de carbono entre otras bellezas, donde mucha gente tiene que dar explicaciones de hasta dónde se puede violar los derechos humanos de los Ngobes y los derechos difusos de todos los panameños, sin consecuencias penales! Alto a venta de lo mejor del país para beneficio ajeno a los intereses nacionales. Alto al oligopolio de AES y alto a la violación a los derechos humanos de estas hermosas personas. Gracias Francisco e Isabel por dar un ejemplo de valor y tenacidad que si bien muchos hoy no lo comprenden, no significa que no están haciendo lo correcto.

Panamá, 14 de junio de 2008

Historia de una represa en tierras Ngobes de Panamá

Charco La Pava: desarrollismo e integración energética contra el pueblo ngöbe de Panamá

La gente me pregunta qué voy a hacer si la empresa viene a tomar nuestra casa. No tenemos salida. Entonces aquí vamos a morir o no sé qué quieren ellos que nosotros hagamos“.

Sergio de Castro Sánchez
Kaos en La Red










ampliar
Charco La Pava

La Sra. Ábrego ha vivido desde siempre en Charco La Pava. Su marido y sus cinco hijos, también. Ahora, entre sollozos, nos cuenta que la quieren tirar de su tierra. La labor del traductor le permite tomar aliento mientras los ruidos de las escavadoras y los camiones tejen un macabro telón de fondo a sus palabras de indignación e impotencia. En la colina de enfrente, a unos pocos centenares de metros de nosotros, la montaña sufre la acción depredadora de las máquinas. En pocas semanas, la nueva carretera, a sumar a la que ya se construyó al otro lado del río por encima de parte de la comunidad, llegará hasta sus casas. Nadie sabe qué ocurrirá cuando eso suceda. “La gente me pregunta qué voy a hacer si la empresa viene a tomar nuestra casa. No tenemos salida. Entonces aquí vamos a morir o no sé qué quieren ellos que nosotros hagamos”, nos responde Fernando Quintero.

Charco La Pava es una pequeña comunidad de 350 habitantes herederos de unas tierras que los ngöbe han habitado desde hace generaciones. Situada en la provincia de Bocas del Toro, al noroeste de Panamá, y a orillas del río Changuinola, sus tierras se sitúan en pleno Bosque Protector Palo Seco, parte de la Reserva de la Biosfera La Amistad. Si nada lo remedia, en unos meses será inundada por las aguas del nuevo proyecto hidroeléctrico de la empresa AES Changuinola: la represa Chan-75.

Progreso a toda costa

Cuando a principios de 2007 la compañía llevó a Isabel Becker hasta sus oficinas en Ciudad de Panamá, ella apenas había salido de Charco unas pocas veces, y nunca más allá de la pequeña localidad de Changuinola, donde los edificios no rebasan las dos alturas. Recibida en la planta 25 de un flamante rascacielos capitalino, ella ni siquiera sabía cómo usar el ascensor. Su indefensión ante un mundo que le es ajeno, sirvió a los beneficiarios de la filosofía del progreso y el desarrollo para hacerle firmar un contrato de venta de sus tierras. Doña Isabel, que no habla español, tras horas y horas de ser presionada a través de una traductora, creyendo que si no firmaba no podría salir de allí y sin dinero para volver a su hogar, acabó estampando su huella dactilar en un documento que, escrito en español, creía que suponía únicamente alquilar las tierras por un limitado periodo de tiempo. Los constantes reclamos obligaron a la compañía a darle una copia del contrato meses más tarde.

Después de ser desalojada con la ayuda de un fuerte dispositivo policial y tras que su casa fuera arrasada por las máquinas, lloró durante toda una noche. Ese mismo día, el proyecto fue inaugurado por el Gobierno. Su hija y el resto de la familia también perdieron sus hogares mediante ardides similares. Su búsqueda de apoyo en las instituciones resultó infructuosa.

Represión

A finales de noviembre de 2007, la compañía pretendía dinamitar el lugar de donde Isabel Becker fue desalojada. Los ngöbe de Charco La Pava y de otras comunidades afectadas acudieron al lugar y colocaron un campamento de protesta con la intención de impedir que sus tierras saltaran por los aires. La promesa por parte de AES Changuinola de que habría conversaciones antes de continuar adelante con las obras hizo que abandonaran el lugar. Al día siguiente, los trabajos se reanudaron en medio de dispositivos policiales que buscaban en la comunidad a los responsables de la protesta.

Entre 200 y 300 comunitarios retomaron de nuevo las movilizaciones. “Nosotros no queríamos que detonaran y fuimos a protestar. Ellos mandaron como 3 camiones de antimotines”, nos cuenta Francisco Santos, líder de la comunidad. La policía utilizó coches de la empresa para llegar al lugar en donde los comunitarios exigían que se respetaran sus derechos. La orden, nos cuentan, llegó de la alcaldesa, la Gobernadora y el Corregidor. Mujeres embarazadas, niños y ancianos no se salvaron de los golpes, las vejaciones y las burlas de la policía. Alrededor de 50 personas fueron detenidas e incomunicadas, sin agua ni comida, por 36 horas. “Nos preguntaban quién era el dirigente nuestro”, recuerda Quintero Miranda. La policía entró en las casas en busca de los líderes y tres de ellos se vieron obligados a huir a las montañas mientras eran perseguidos por helicópteros.

“Cuando la policía me agarró y me esposó, me dijo que no tenía derecho a contradecir a la empresa, porque no tengo derechos aquí y debo aceptar lo que dicen la empresa y la policía. Si volvía a protestar, pasaría seis meses en la cárcel”, cuenta Manuel López Miranda. Tras ser amenazado, la propia policía le entregó en comisaría un documento de la empresa para que lo firmara: “Pensé que era un contrato de desalojo, así que no puse mi huella dactilar en él”.

Tras estos sucesos, la comunidad quedó incomunicada durante 3 meses. Nadie que no fuera de la empresa podía acercarse al lugar. Algún periodista que consiguió burlar los controles fue posteriormente retenido por la policía. “Los medios de comunicación local los tiene comprados la empresa; así como a las organizaciones que han venido aquí”, se lamenta Luberto Serrano. En el programa diario de dos horas que tiene AES Changuinola en una radio local, se quejan de la llegada a la comunidad de un periodista extranjero. “¿Por qué no viene a hacer un reportaje sobre la compañía y sí sobre los inconformes de Charco la Pava?”, reclaman indignados.

Despojo indígena

Según relatan los comunitarios, las mentiras, las manipulaciones y los engaños por parte de la compañía han sido constantes. Las negociaciones, cuando las ha habido, han sido sin abogados, con personas que en muchos casos no hablan español y que no sabían qué firmaban ni recibían copia de los contratos. Y, en contra de las tradiciones ngöbe, siempre con particulares, nunca con la comunidad al completo, con la intención aprovecharse de su desconocimiento así como de dividir y enfrentar a los comunitarios.

Según nos cuentan, muchos de los que han firmado no han recibido el dinero prometido, se les ha entregado un coche a cambio o una casa muy por encima del valor por el que vendieron sus tierras, quedando endeudados quién sabe si de por vida y sin forma alguna de ganar el dinero que ahora deben. Algunos defienden que el desarrollo de Panamá y el bienestar de la mayoría están por encima de estos casos que resultan marginales si se comparan con el beneficio general que supone la construcción de la hidroeléctrica. Un empresario que conocemos de casualidad en Changuinola nos cuestiona: “¿Y tiene Vd. en cuenta a los otros afectados? ¿A los que no somos competitivos por el alto precio de la energía? Algunos defienden que la comunidad va a perder su cultura: ¿Es cultura el aislamiento, la enfermedad y el analfabetismo? La empresa les está dando la oportunidad de vivir como humanos”. Y nos vienen ahora a la memoria las palabras de Francisco Santos: “Sólo la empresa tiene derechos. ¿Y nosotros?, ¿no somos humanos?”.

Complicidad institucional

Charco quedó fuera de la Comarca Ngöbe-Buglé cuando se negoció la creación de ésta con el Gobierno. La Ley 10 de 1998 dejó fuera de la Comarca a varias comunidades, nos cuentan, debido precisamente al potencial que las aguas del río Changuinola tienen en materia energética. La Comarca, sin embargo, a pesar de que legalmente está protegida contra injerencias externas que busquen explotar sus recursos naturales, también se está viendo acosada por proyectos energéticos. Pero la situación en las comunidades que no fueron reconocidas como parte de la Comarca es más difícil. El Gobierno considera sus tierras como nacionales a pesar de ser habitadas ancestralmente por pueblos indígenas. Ello permitió a Martín Torrijos entregar las tierras de Charco y otras comunidades afectadas a la empresa AES Changuinola, subsidiaria de la estadounidense Allied Energy Systems Corporation (AES Corporation), para la realización del proyecto Chan-75.

La Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) ha jugado un papel activo en favor de la compañía. Por ejemplo, ha tolerado cambios en el diseño del proyecto posteriores a la aprobación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) en 2005. En lugar de demandar un nuevo EIA, se conformó con una “actualización” que no incluía todos los cambios realizados.

En enero de 2007, ANAM aprobaba un contrato de concesión parcial de administración del Bosque Protector Palo Seco en favor de AES Changuinola para “en primer lugar, mejorar la calidad del manejo del BPPS, asimismo para actividades inherentes a, y relacionadas con el desarrollo, construcción, aprovechamiento, explotación y operación de una Central de Generación Hidroeléctrica”. A pesar de que la ley dispone que tales concesiones deben darse con el consentimiento de las autoridades tradicionales cuando afectan a territorios indígenas, 6.125 hectáreas de zona protegida quedaban en manos de una empresa cuyo interés es el de desalojar a sus pobladores para construir una represa que inundaría completamente los terrenos en los que actualmente se encuentra Charco La Pava.

Desarrollismo y beneficio económico

Chan-75 es sólo el comienzo. Chan-140 y Chan-220 convertirán el río Changuinola en la fuente energética más importante del país y al conjunto del proyecto en el de mayor proporciones de Panamá después de las obras de ampliación del Canal. Un total de 5.000 afectados, de los cuales 1.000 deberán ser reubicados, permitirán a AES Corporation afianzar su posición dominante en el panorama energético panameño. Ya en 2005, el Presidente Martín Torrijos decidió modificar mediante decreto la ley que limitaba al 25% la energía que una empresa podía aportar al país, situándolo en el 40%. Ese mismo año, la ANAM aprobaba el Estudio de Impacto Ambiental de Chan-75. Algunos apuntan que AES Corporation, tras la puesta en funcionamiento de sus proyectos en el río Changuinola, superará ese 40%. Actualmente AES Panamá S.A. es responsable del 32% de la energía eléctrica que se produce en el país.

Según datos de la misma empresa, AES Corporation tiene “negocios” en 28 países de los 5 continentes. Especializada en energías “renovables”, específicamente hidroeléctricas y parques eólicos, en Panamá tiene en funcionamiento las represas de Estí, La Estrella, Los Valles y Bayano (los pueblos kuna y emberá, en cuyos territorios fue construida ésta última, luchan desde 1976 por recibir sus indemnizaciones). Todas ellas son administradas por la compañía AES Panamá S.A., de la que el Gobierno posee el 50’5% de las acciones y AES Corporation el 49%.

El proyecto de AES Changuinola, filial de AES Panamá S.A., ha sido declarado de interés social y público por el gobierno panameño. La razón: la crisis energética que, dicen, vive el país. La capacidad de generación eléctrica de Panamá en 2004 era de 1,507 MW. Está previsto que en el 2017 la demanda sea de entre 1,502 MW y 1,818 MW. Datos meramente indicativos dado que la demanda dependerá de los proyectos privados que se pretendan implementar. La labor del Estado, por tanto, se limita a alimentar esos proyectos sin poner límite alguno a la iniciativa privada. En ese sentido, en febrero de 2004, 70 concesiones de proyectos hidroeléctricos estaban a trámite en el Ente Regulador de los Servicios Públicos (¿Públicos?) de Panamá, con una capacidad para generar 1,749 MW.


Integración energética

Más allá de las dudas que este modelo de desarrollismo pueda plantear, lo cierto es que algunos analistas ponen en duda la necesidad de este tipo de proyectos para satisfacer las “necesidades” energéticas de los panameños. Mientras, como es habitual en este tipo de casos, la alianza Gobierno/AES Corporation promete energía respetuosa con el medio ambiente, más barata y al alcance de todos, muchos son los que defienden que esa energía tiene como destinatarios, por un lado, los megaproyectos inmobiliarios y turísticos previstos en Panamá así como las obras de ampliación del Canal de Panamá; por otro, los mercados exteriores accesibles a través del Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central (SIEPAC).

El SIEPAC, financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y parte del Plan Puebla Panamá, es una red de 1.800 Km. que conectará todas las fuentes de energía eléctrica centroamericanas entre sí (Panamá con Guatemala y Belice), extendiéndose posteriormente hasta México y el mercado estadounidense. Prevista su entrada en funcionamiento para el 2009, el tramo panameño atravesará el sur de la Comarca Ngöbe-Buglé, en donde el 99% de la población carece de electricidad.

Pero la integración también busca extenderse hacia el sur. Para ello Panamá resulta un punto geoestratégico fundamental en la pretensión de establecer una conexión entre el SIEPAC y la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA) que provocará, según manifestó en enero pasado la Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI), un “gigantesco impacto de etnocidio y ecocidio”.Tras que el 1 de noviembre de 2004 los Gobiernos panameño y colombiano firmaran un memorando, en la actualidad siguen desarrollándose los estudios de factibilidad para la Integración Energética entre ambos países. Un proyecto que, según los datos facilitados por la Empresa de Transmisión Eléctrica S.A. de Panamá (ETESA), consistirá en una línea de transmisión de 230 KV (la misma que el SIEPAC) de 614 Km. de longitud, incluido un tramo submarino de 55 Km. El Congreso General Kuna celebrado en 2004 ya manifestaba su intención de no dejar que el cable submarino, las carreteras y las torres de Alta Intensidad invadan la comarca indígena de Kuna Yala, tal y como tiene previsto el gobierno panameño.

Energía contra los pueblos

En 2004, en Centroamérica existían 395 plantas hidroeléctricas. Alrededor del SIEPAC están surgiendo proyectos que, como el del río Changuinola, son vendidos como fuente de bienestar para los pueblos. La realidad es, sin embargo, bien diferente, y allí donde se mire, el despojo y la represión son una constante. Y los pueblos afectados siguen esperando los beneficios prometidos.

En Charco La Pava, nos cuentan, la empresa AES Changuinola destruye las plantaciones y envenena las aguas que bebe la comunidad, provocando falta de alimentos y enfermedades. En estos tiempos de hambre motivada, entre otros factores, por las políticas neoliberales encaminadas a que los pueblos pierdan su soberanía alimentaria, el comunitario Quintero Miranda nos confiesa: “Esta es la única tierra que nos queda. Nos hemos manifestado no por plata, no por empleo, sino por nuestros derechos sobre la tierra, que es la que nos da de comer”.

Mientras los dientes afilados de las escavadoras y las gigantescas ruedas de los camiones todoterreno siguen perforando y llevándose la tierra de los ngöbe, Charco La Pava sigue decidida a resistir. No importa que, como dice Francisco Santos, “el gobierno y la empresa estén tratando de matar a la gente afectada sin que nadie se dé cuenta”.

Energía y especulación un gran negocio

A pesar de haber superávit energético en Panamá, el gobierno y la empresa privada como partes interesadas, sin consulta con nadie están desarrollando una campaña mediática para hacer que el pueblo panameño crea que existe déficit y que puede haber crisis. Todo esto es deshonesto y hay que desenmascararlo.

El último párrafo marcado en rojo de la –noticia– abajo desplegada nos indica quien es una parte muy interesada en sus proyectos hidroeléctricos en la Reserva de la Biosfera La Amistad Panama y áreas anexas de la Comarca Ngobe Bugle y de hecho con ello se explica la cantidad enorme de anuncios con apariencia de noticias para justificar lo injustificable.

Es una truculenta campaña mediática bien montada y financiada por el gobierno y la empresa privada para hacer ver necesidad donde hay abundancia.

AES juega y siempre ha jugado sucio.  Si sólo alguien investigara los abusos y violación a los derechos humanos en el Valle del Río Changuinola se darán cuenta quien es AES Corporation en Panamá.

Le corresponde al pueblo panameño no dejarse engañar por mercaderes de la energía.

Si hubiese necesidad el país está en la obligación de acogerse a ahorro y el uso y montaje de energías realmente alternativas que no dañan ecosistemas acuáticos y ríos y que tampoco contaminen la atmósfera con fuente de petróleo, o en el peor de los casos se debe utilizar térmicas en base a gas no dependientes del fluctuante precio internacional del petróleo.

Por ahora con políticas honestas y sabias que respeten el ambiente y su gente, el país puede subsistir muchas décadas sin problemas de energía e incluso con la colaboración internacional por interconexiones es muy probable que si se detuviese la especulación, nuestros países perfectamente cancatenarían sus ofertas y demandas sin necesidad de seguir construyendo por la libre y sin control una miríada de proyectos de generación donde sólo quienes las instalan ganan.  Todos los demás perdemos mucho más de lo que se pudiera ganar.

Para que Panamá no quede a merced de los especuladores como hoy ocurre, merece gobiernos realmente honestos y comprometidos con el país, la ética y los caros valores nacionales.  Eso parece ser una utopía de mal gusto en el escenario actual.

Debemos cambiar.

Burica Press

———————–

Gobierno en alerta por tema energético

El crecimiento y el consumo tienen que ir de la mano. La demanda no se detiene

Alexis Charris Palacios y Gilberto Pérez
periodistas@estrelladepanama.com

Hay preocupación en el Palacio de las Garzas. El presidente Martín Torrijos y su Gabinete prevén días difíciles. Las advertencias del sector empresarial sobre el peligro de una crisis energética en el país, parece más grave de lo que pintaba en un principio.

No es un tema fácil de abordar. El secretario nacional de Energía, Danny Kuzniecky le “tocó bailar con la más fea”, es la cara del Ejecutivo en este sentido. Para Kuzniecky el problema energético va más allá de un asunto coyuntural.

El elevado crecimiento económico que experimenta Panamá, trajo consigo una serie de problemas colaterales, propios de un país que no estaba preparado para el boom financiero. Para el funcionario lo importante ahora es definir cómo combinar el crecimiento con el consumo de energía. “Hay que pasar a una etapa más seria, ¿cómo vamos a tener la luz que necesitamos para que el país pueda crecer, y todos tener la energía que se utiliza?”, se preguntó Kuzniecky.

El secretario de Energía aceptó hablar con los medios de comunicación luego que el Consejo Nacional de la Empresa Privada, alertara sobre un posible colapso energético para finales de mayo próximo.
Kuzniecky evitó precisar cuándo podría haber una crisis, pero explicó que el factor climatológico es crucial en este caso.

El también ministro para Asuntos del Canal, confía en que la “madre naturaleza” haga su trabajo y le ahorre otro dolor de cabeza al gobierno, para “finales de mayo deben empezar las lluvias”, con lo que esperan podría normalizarse la situación.

Mientras tanto, el gobierno mantiene una campaña para reducir el consumo. Pero, para Kuzniecky, aumentar la producción no es una cosa “de un día para otro”.

El gerente general de AES Panamá, Javier Giorgio tiene una visión distinta del problema. El empresario se enfoca en que no es “irrazonable” pensar que el aumento de la demanda se mantenga, así que se torna imprescindible “resolver la causa del problema” a través de la rápida construcción y puesta en marcha de proyectos de energía limpia y de bajo costo que garanticen la estabilidad energética de Panamá.

—————-

Hidroeléctricas de AES en Bocas del Toro

PINTADA DE VERDE — REPRESAS DE AES EN BOCAS

DEVASTACIÓN. Algunos funcionarios son realmente impresentables. Al parecer, nada saben sobre los conflictos de intereses y la dignidad que el cargo que ocupan les exige. Siguiendo la tónica del anuncio del Ministerio de Trabajo haciéndole reverencias a la minera Petaquilla, esta semana hemos visto un despliegue publicitario de la empresa AES, en el que dan cuenta del inicio de la construcción de la hidroeléctrica Changuinola I (Chan 75). En el anuncio aparece el sub-administrador de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), Eduardo Reyes, participando con emoción en la “primera palada”, junto a –como no- el diputado bocatoreño Benicio Robinson, una de las manos que mecen la cuna por esos lares.

Guardando distancias, la acción de Reyes es comparable a que la procuradora Ana Matilde Gómez fuera pillada en alegre cháchara con la ex primera dama Ruby Moscoso. ¿Será que el subdirector de la Anam no está consciente de que su papel es fiscalizar que la corporación AES cumpla con las medidas de mitigación impuestas como contrapartida a la devastación que causarán en una importante zona boscosa del país y que las relaciones públicas empresariales no son parte de sus competencias? El tema me lleva a comentar los planes de llenar el país de hidroeléctricas para suplir la demanda que el insaciable consumismo de estos tiempos ha impuesto. Solo en el río Changuinola se construirán tres, devastándose al menos 2 mil 600 hectáreas de bosques primarios e impactando gravemente la cadena alimenticia de la región.

Además, las obras implican el sacrificio de humildes panameños obligados a abandonar sus tierras y su modo de vida para que en la “cosmopolita” ciudad de Panamá, se sigan construyendo esas enormes moles que consumen más energía que algunos pueblos del país. Ya es hora de que reflexionemos sobre lo que le estamos haciendo a Panamá en particular y al planeta en general. Algún día lo pagaremos porque la naturaleza, a diferencia de nuestra administración de justicia, no permite la impunidad.

Lina Vega Abad

lina@prensa.com