Ingeniero Shelton denuncia hechos graves de la ampliación del Canal de Panamá

El por qué se avanza con una ampliación dañina del Canal de Panamá

Bert G. Shelton, Ingeniero e Investigador Científico

No hay duda que con el logro de completar el Canal de Panamá cien años atrás se creó la octava maravilla del mundo. El servicio que le ofrece al mercado mundial ha crecido a tal grado que a pesar de que sus peajes hayan aumentado más del 1000% en poco más de diez años, hoy la transita más carga que nunca. Está claro que vale la pena ampliarlo.

Precisamente debido a su alta demanda hay que asegurar que sea ampliada de la forma más efectiva posible, teniendo en cuenta a todos los costos junto a los impactos a terceros y al medioambiente. Una ampliación mediocre, o peor aún la que se construye hoy, no es aceptable.

Las esclusas de Miraflores, frente al Oceáno Pacifico tienen la misión de mantener el nivel del Lago Miraflores, ascender y descender barcos que las atraviesan y mantener regulada la intrusión de agua salada al sistema de agua dulce del Lago Miraflores. En los últimos la Autoridad del Canal de Panamá ha tenido que reconocer que las aguas del Lago Miraflores se han salinizado, excepto el sector del Lago adyacente al Parque Nacional Camino de Cruces. Hasta la década de 1970 la intromisión de agua salina por estas esclusas fue poca y manejable, dado el menor nivel de tráfico de barcos que cruzaban diariamente la vía. En la última década y media con el aumento de frecuencias de esclusajes la intrusión salina ha sido evidente y demostrada con la nueva biota acuática que forma parte del Lago MIraflores. Se desconocen los niveles de contaminación salina actuales en el Lago Miraflores. Foto: http://psych.fullerton.edu/navarick/index.html

Costos y daños injustificables

Ahora está en construcción un sistema de esclusas con tinas de reciclaje que es demasiado costoso y complicado para lo que proporcionará. Hay otros sistemas confeccionados de los mismos componentes, y más modernos por una o dos generaciones, que rinden significativamente más servicio usando notablemente menos agua. Es más, por como se han engranado más efectivamente los componentes y sus operaciones, sistemas más modernos logran reducir el número de manejos mecánicos y de traslados de agua.

El sistema en construcción tiene desventajas adicionales. Requerirá más mantenimiento que los sistemas más modernos. Es más, el dique que se construirá encima de fallas activas arriesgará al canal entero, lo cual es perfectamente evitable con sistemas más modernos de mayor rendimiento y más rentables.

Si lo antedicho no fuese suficiente para optar por otro sistema, lo que hoy se construye salinizará al Lago Gatún rápidamente al ser operado, poniendo en riesgo de extinción a muchas de las criaturas. Dañará la valiosa agua dulce de este lago sin necesidad alguna, a excepción de la de pasarles el negocio de abastecerle agua al pueblo a los que recientemente obtuvieron las concesiones del resto de las aguas dulces de los ríos del país.

Finalmente, una vez que esta farsa concluya y el sistema comience a funcionar, no podrá ser transformado a uno menos dañino y los daños a los mares no se podrán anular – no poseemos esa magia.

Sabiendo todo esto, hay que preguntar ¿cómo acabo la ampliación con este plan, y porqué sigue en este rumbo?

Lo explicaré con el siguiente relato.

Armando el Engaño

Dos años antes de que se divulgara la intención de ampliar el canal, ya estaba decidido lo que se iba a hacer. Esta conclusión la baso en mi propia experiencia con el proyecto. A los dos años de haberse anunciado la intención de ampliar al Canal de Panamá – que ocurrió a finales del 2002, seguido al comienzo del 2003 por la presentación en el Discovery Channel – les presenté a los ingenieros de la ACP otro tipo de alzador de naves. Al cabo de mi presentación me informaron que lo que presenté llegó cuatro(4) años “muy tarde”. Es decir, la decisión de cómo se ampliaría el canal se tomó poco después de que los Estados Unidos cedió al Canal en su totalidad al pueblo panameño.

Pregunto entonces, ¿en cuál espacio de tiempo identificaron, formaron, evaluaron y compararon las mejores opciones para alzar naves de las cuales escogieron las esclusas con tinas?

Durante los años del manejo compartido con los Estados Unidos no se hicieron tales estudios. Si en verdad evaluaron algunos casos, ¿cuándo lo hicieron y adónde están los detalles de esas evaluaciones?

Lo que se presentó en el Plan Maestro como las “alternativas” que fueron evaluadas es una burla. El Plan Maestro ni siquiera incluye un listado de los retos y requisitos en cuales basar un diseño de esclusas u otras opciones. Sin esos datos no es posible “diseñar” cualquiera de las alternativas, incluyendo la escogida, y mucho menos hacer comparaciones.

No hay prueba alguna de que los estudios necesarios fueron hechos.

Despistando al Público

Repetidamente durante los foros públicos previos al plebiscito se les prometió a los que asistieron que – una vez aprobada la ampliación y una vez conseguido el dinero para hacerlo – sus preocupaciones serían resueltas a su satisfacción antes de comenzar a construir. Pero esas promesas quedaron en el olvido al obtenerse el voto.

Estos hechos son incompatibles con los discursos del alto nivel de transparencia en el manejo del proyecto . Desde el punto de vista técnico y de la lógica era muy difícil entender porqué se gestionaban las cosas de esta manera.

Sin embargo, el porqué quedó muy claro al considerar que todo era una jugada financiera para obtener préstamos de los bancos de desarrollo rápidamente.

En base a lo observado, pareciera que sólo una opción – una que los bancos aceptarían como válida – fue creada. Por lo visto, lo único de importancia era poder cumplir con los requisitos iniciales para completar y presentar las solicitudes de préstamos con prontitud. Esa meta se alcanzó usando las esclusas con tinas.

A partir de ese punto todo parece haber sido un “show mediático” para asegurar que no surgieran discrepancias en la “sustentación” de las declaraciones hechas a los bancos para así obtener los fondos anhelados lo antes posible. Se concluye que ésta es la razón por la cual fueron evadidas las discusiones de puntos técnicos críticos durante los foros.

A todas luces, pareciera que el plan actual está fundado en falsedades.

Perpetuando el Engaño

Para poder repartir los contratos lo antes posible, era de suma importancia que no se retrasara la obtención de los préstamos provenientes de los bancos de desarrollo. La revelación de cualquier problema en desacuerdo con los requisitos de los bancos hubiera requerido evaluaciones reales y hubiera causado el retraso, o la cancelación, de dichos préstamos.

Lo curioso es que – mientras que en Panamá se permitía que los moderadores de los foros esquivaran discusiones claves llegando hasta burlarse de personas que hacían preguntas serias y puntuales – otras instituciones, los bancos intenacionales en particular, daban la impresión de aceptar todas las garantías del proyecto sin, o con un mínimo de cuestionamiento.

Pareciera que se considera que para ser transparente sólo hay que poner a la vista lo que conviene, y simplemente no mencionar lo que no. Por lo visto esa actitud no se limita a Panamá, como fue dejado muy claro por los “WikiLeaks”.

Desde que se anunció el proyecto de ampliación y hasta la fecha – ni en Panamá, ni en paises “más desarrollados” en donde han lanzado proyectos propios que dependen de que se realice este a tiempo – no se ha publicado en medios de alta circulación, ningún artículo que lo critique o que presente otros puntos de vista. Sugiere que todos tienen intereses de por medio.

Que una obra pública – y en particular una tan grande como es la del Canal de Panamá, y de tanta importancia para el mundo – avance a su construcción sin discusiones ni debates abiertos e interactivos, por lo menos con respecto a su elemento más crítico, es inaceptable.

Bert Shelton

En el mundo, nunca ha nacido un proyecto de esta magnitud con la solución “perfecta” ya identificada. Tampoco es éste el primero que lo haya logrado, aunque así pareciera que lo intentan declarar sus promotores. Las esclusas con tinas son altamente ineficientes y dañinas. No obstante, aunque se sabe que hay otras mucho más indicadas, el proyecto avanza tal y como está, sin impedimentos, presuntamente debido a los intereses de terceros.

Una ampliación más rentable

Discusiones acerca de esta ampliación siguen, como desde el inicio, centrados principalmente en su financiamiento y en su rentabilidad, pero jamás se ha divulgado que — por la misma inversión – los ingresos previstos pudieran ser muchísimos más. Más allá de haber sido repetidamente declaradas las esclusas más apropiadas para esta ampliación, en lo que se puede caracterizar como propaganda, los argumentos técnicos para sustentar esa calificación jamás fueron presentados ni debatidos, ni tampoco sustentaron los supuestos beneficios económicos superiores que aportarían.

Desde el siglo antepasado las cuatro técnicas con las cuales se puede variar la cantidad de agua que se desgasta al alzar o bajar buques que transitan sistemas de esclusas se ha conocido. Las esclusas seleccionadas para esta ampliación del Canal de Panamá sólo contienen dos. Las esclusas originales del canal contienen más.

Estudios independientes demuestran que hay arreglos de esclusas de costos comparables que contienen otras combinaciones de las cuatro técnicas. El mejor de estos arreglos aumentaría los tránsitos diarios por al menos dos-tercios, con cada tránsito usando menos de dos-tercios del agua que usarán las esclusas seleccionadas.

Se ha dicho que las esclusas con tinas usarán el 40% del agua que usarían esclusas “normales” operadas como a las actuales. Pero en realidad éstas usarán más cerca al 45%, porque ese 40% no incluye el agua que se gastará de rutina al cambiar la dirección de los tránsitos.

En comparación, el arreglo más sencillo de las mejores alternativas reduciría el uso del agua al 37% de lo “normal”. Este arreglo consistiría meramente de cuatro copias agrandadas de las esclusas de Pedro Miguel, las cuales contendrían una modificación simple – conocida por más de un siglo – a su sistema de ductos internos.

Esta opción de dos carriles, sin tina alguna, requeriría casi la misma cantidad de concreto para construirla y necesitaría menos mantenimiento. No presentaría el riesgo de un cierre a tránsitos como tendrá el sistema de un carril.

Otra opción, similar a la descrita de tipo Pedro Miguel tendría dos tinas entre sus dos carriles, y requeriría cerca de 20% más concreto para construirla. Sin embargo usaría sólo el 25% del agua que usarían esclusas “normales” operadas como las actuales, comparada a la selección actual que usará 40% más.

Debido a la marcada reducción de agua consumida por cada buque transitando a esta opción más eficiente, se podrían transitar hasta 20 barcos al día con la misma agua que transitará los 12 previstos para la ampliación actual, y hasta 22 cuando haya más agua. .

En resumen, con poca inversión adicional se lograría como mínimo 160% de los ingresos que ahora se prevén.

Más capacidad, mejor futuro

Considerando lo antedicho, hay varias formas para incrementar el rendimiento de la inversión que se está haciendo en esta ampliación. Sus riesgos y daños se pueden evitar con un mejor uso de la tecnología disponible en la actualidad y un mayor rendimiento se puede obtener sin costo adicional de importancia. La selección actual no tiene sentido así que ¿cuál es el beneficio de introducirle un riesgo catastrófico al sistema canalero y de dañar al medio ambiente irremediablemente?

Mejores arreglos de esclusas añadirían otros beneficios. Ocuparían menos espacio, permitirían eliminar el dique peligroso sobre fallas activas – que podrá ocasionar la pérdida del Lago Gatún – y reducirían marcadamente la entrada de agua salada al sistema. Además, incluirían un método efectivo para mitigar la intrusión salina al lago Gatún, a largo plazo.

Los ejemplos presentados serían compatibles con los requisitos de los préstamos, y sin engaños. Además, proporcionarían mejores posibilidades para el crecimiento futuro del canal.

Con tantas ventajas al alcance hay que preguntar ¿cuál es el beneficio para los negocios del transporte marítimo y del canal de gastar tanto dinero en esclusas que, con peajes más altos, rendirán sólo dos-tercios del servicio de tránsitos que rendiría una ampliación que utiliza el mejor de los sistemas de esclusas hoy disponibles? Y, aún falta considerar los impactos negativos evitables a la población causadas por la ampliación en su forma actual.

Nuevamente, ¿cuál es la lógica de este proyecto en su rumbo actual?

Disponibilidad de Agua

En la actualidad se escucha desde la zona de la cuenca oriental del canal – zona cuyas aguas están reservadas para el futuro uso del canal – que a los moradores se les ha informado que ya deben empezar a desalojar el área para dar paso a la inclusión de esa zona en la cuenca.

Esto es inaceptable!

Previo al plebiscito se declaró que no sería necesario ampliar la cuenca para este proyecto. Como la cuenca de hoy recibe más que suficientes lluvias para abastecer a esta ampliación, se propuso hacerle ajustes al sistema de esclusas y cambios al manejo del Lago Gatún para mejorar la utilización de las aguas de la cuenca actual .

Pero, la validez de ese plan complicado nunca fue sustentado.

Sin embargo, con ese plan – y con la aprobación de una ley “en contra de embalses” – se declaró que las preocupaciones de los moradores de la zona oriental habían sido “atendidas”, y de allí se procedió al voto que aprobó al proyecto..

Ahora, con el voto en el bolsillo, pareciera que se pretende proceder a ampliar la cuenca, completando así el engaño.

Esos sucesos sugieren que nunca hubo intención de hacerle ajustes a la cuenca actual para obtener el agua requerida para un Canal ampliado.

No han sido investigadas a fondo las formas de mejorar el manejo de la cuenca. Eso habría que hacerse antes de decidir ampliarla e impactar áreas nuevas.

Un plebiscito fraudulento

Lo que al pueblo se le preguntó era si querían o no que se ampliara el canal. No se les preguntó más nada. Sin embargo, pareciera que el “sí” que el pueblo dio se ha convertido en una entrega total de éste bien a los promotores de la obra. En efecto, el pueblo panameño ha perdido todo derecho de involucrarse en asuntos de la ampliación; no importa cómo impacte al público, ni que el pueblo se oponga, “va como va” porque va.

no hay democracia en el mundo en el cual los gobernantes pueden poner todo el peso del gobierno para apoyar el resultado que ellos buscan”

Bert Shelton

Al plebiscito, lo denuncio como no-democrático, porque no hay democracia en el mundo en el cual los gobernantes pueden poner todo el peso del gobierno para apoyar el resultado que ellos buscan.

Al igual denuncio los foros previos al plebiscito por no haber sido imparciales. Alego que fueron manipulados para evadir discusiones serias que pudiesen haber cambiado el resultado del voto.

Es más, previo al plebiscito toda la información relevante para la importante decisión a mano no era de libre acceso. Había que presentar una solicitud para obtener información adicional y explicar porqué se necesitaba. Eso no sólo desalentaba el proceso de investigación por terceros, pero también impedía que uno revisara todos los aspectos libremente para descubrir todo el detalle.

Como fue manejado, detalles críticos podían quedar fuera de la respuesta a la solicitud, ya que el trámite aseguraba que el investigador no encontrara los contenciosos. Él no sabría por antemano cómo preparar su solicitud con la exactitud necesaria para asegurarse de recibir esos detalles.

El proceso que condujo al plebiscito no fue transparente, y nada ha cambiado desde entonces.

Hay tiempo para mejorar, sin defraudar

En base a lo antedicho, rechazo rotundamente la excusa de que ya es “muy tarde” para echar atrás la selección de esclusas para esta ampliación del Canal de Panamá. El convertir la tarea de completar la obra en un asunto de orgullo nacional – para ganar el respaldo del pueblo para un plan inefectivo, dañino, y de segunda – es repugnante.

La irresponsabilidad nunca es aceptable y no ha de ser premiada.

Decir que ya no es factible hacer cambios porque es “muy tarde” es totalmente falso.

Si uno asesora el costo del tiempo requerido para recapacitar y lo mide contra todo el trabajo que se puede eliminar de la ampliación actual en combinación con el aumento en capacidad que se obtendrá con la misma, no hay duda que cambiar las esclusas a unas mejores lo haría mucho más rentable.

Sépase que lo que no fue divulgado al pueblo panameño – pero que no es un secreto en el extranjero – es que hay una segunda ampliación ya planificada. Esa segunda ampliación es igual de ineficiente y dañina por ser una copia de la primera.

Las mismas mejoras requeridas por la ampliación actual – que reducen costos y aumentan capacidad – beneficiarían a cualquiera futura ampliación. Al cambiar el tipo de esclusas ahora a unas que rinden más, no tendría que hacerse una segunda ampliación tan pronto como se prevé actualmente.

sería preferible pagarles a los contratistas por no construir nada a que se complete lo pretendido”

Bert Shelton

No obstante, si “va como va”, el crecimiento futuro del canal quedará severamente reducido, y eso será irreversible. Hasta sería preferible pagarles a los contratistas por no construir nada a que se complete lo pretendido.

Entiéndase que aquí sólo se están discutiendo las esclusas del proyecto. La colocación del concreto para ellas no ha empezado. Los trabajos de ampliar los cauces de navegación existentes y los de excavar cauces nuevos que ya están en marcha no se pierden al cambiar la selección de las esclusas.

Junto con mis argumentos en contra de las esclusas elegidas, denuncio el plan de ampliar la cuenca hidrográfica del canal hacia el noroeste porque la necesidad de ampliarla está íntegramente ligada a las esclusas que cuestiono y porque falta hacerse un asesoramiento veraz de las diversas mejoras que podrían introducirse en la cuenca existente. Hay que subsanar estas faltas antes de proceder con la ampliación de la cuenca.

Conclusión

Pareciera que el plan actual de ampliación del Canal de Panamá tiene todo que ver con maximizar la construcción en materia de excavaciones y estructuras, más asegurar la incorporación de las reservas de agua lo antes posible debido al trabajo que eso agrega. Maximizar el potencial del mismo canal no parece formar parte del plan, pero sí las ganancias de los involucrados en la obra. Daños a terceros y al medioambiente ni figuran.

El apuro de repartir contratos lucrativos, junto con el apuro en sacarle provecho a todos los recursos del país de un tiro – algo que nunca se haría en verdaderos países de primer mundo con dirigentes responsables – crea la fuerte impresión que lo que motiva a los que están a cargo es hacerse multi-millonarios a costillas del pueblo.

Bert Shelton

Hay que ponerle un alto a estos fraudes. Si este rumbo se mantiene quedará poco de la joya que fue Panamá en el siglo pasado.

Vale la pena ampliar al Canal de Panamá y tenemos los conocimientos y la tecnología para hacerlo bien.

No hay justificación alguna para una ampliación mediocre que expone a este canal al peligro permanente de su pérdida total a causa de un dique construido irresponsablemente encima de fallas activas. Poner fuera del alcance al potencial máximo del Canal de Panamá y arriesgar a especies acuáticas a causa de unas esclusas mal escogidas de ineficiencia perpetua que salinizarán al Lago Gatún, sería descartar – con desprecio total – a más de un siglo de estudios y evaluaciones responsables.

***

Lea además:

Slave tank locks system for the Panama Canal

La intrusión de agua salina en el Canal de Panamá

Canal ampliado no prevé sistemas para evitar intrusión salina

El problema ignorado de la salinización

Intrusión salina en el Canal de Panamá

El costo ambiental de ampliar el Canal de Panamá – bosques

DEFORESTACIÓN contra COMPENSACIÓN

El costo ambiental de ampliar el Canal de Panamá

En 2006 los panameños decidieron ampliar el Canal de Panamá. Implícitamente también aprobaron la tala de 470 hectáreas de bosque.

HUELLA. En la medida que avanza el proyecto de ampliación del Canal una zona boscosa desaparece. LA PRENSA/ Gabriel Rodríguez

JOSE ARCIA
jarcia@prensa.com

Con la detonación de explosivos en cerro Paraíso el 3 de septiembre de 2007 se iniciaron los trabajos de ampliación del Canal de Panamá. El hecho también marcó el inicio de la destrucción de 470 hectáreas de bosque secundario, de las cuales 332 ya sucumbieron por el paso de los tractores.

Hasta ahora, la ampliación de la vía interoceánica también ha representado la destrucción de 22 hectáreas de mangles.

El proyecto de ampliación del Canal de Panamá tiene un “costo ecológico desde el punto de vista de vegetación”, señala el Estudio de Impacto Ambiental (EIA).

“La duración del impacto será larga dado que las áreas verdes en la zona donde será removida la vegetación no se recuperarán por mucho tiempo”, señala el EIA.

Los efectos de la obra no se limitan a la devastación de bosques. El ensanche de la ruta, la construcción de las tinas de reciclaje de agua y del nuevo juego de esclusas también traen consigo la erosión de suelos y el desvío de los ríos Grande y Cocolí.

Son las consecuencias ambientales de un proyecto que fue aprobado en un referendo, de forma mayoritaria: un 76% de los panameños se manifestó a favor y 21.94% lo rechazó. En esa ocasión –22 de octubre de 2006–, 905 mil 445 panameños acudieron a las urnas, de los 2 millones 132 mil 842 habilitados para votar.

Cuatro años después y el proyecto en pleno desarrollo los ambientalista no están fiscalizando la obra. Félix Wing, director de asesoría legal del Centro de Incidencia Ambiental (Ciam), admite que no está pendiente del tema. Mir Rodríguez, director de Almanaque Azul, indicó lo mismo.

Resarcimiento

Por la tala de las 332 hectáreas de bosque secundario, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) ha pagado $3 millones a la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) como compensación ecológica.

La ACP también ha desembolsado la suma de $455 mil 800 a la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), en concepto de compensación ecológica por las 22 hectáreas de manglar afectadas en el Pacífico.

De igual forma desarrolla un programa de reforestación en parques nacionales, tanto en la ciudad capital como en el interior del país (Ver mapa).

Arizmendis Montoya y Abdiel Delgado, especialista ambiental y jefe de proyecto de reforestación de la ACP, respectivamente, son los responsables de que se cumpla con el plan de mitigación, que incluye el plan de reforestación. Además, son los encargados de garantizar que se realicen los inventarios de especies de las áreas que son devastadas.

Sobre el proceso, los especialistas explicaron que antes de iniciar el desmonte del bosque el lugar tiene que ser saneado, es decir, se realiza un inventario de los animales para su reubicación. Hasta la semana pasada se habían rescatado y reubicado 2 mil 353 animales, entre los cuales había osos perezosos, monos, culebras, armadillos, iguanas, caimanes y puercoespines.

Hasta la fecha se han reforestado 450 hectáreas, mientras que otras 65 serán reforestadas en lo que resta del año, para completar 515, aseguró Montoya.

Delgado, por su parte, dijo que esta semana se debe abrir la licitación para la reforestación por la afectación de la zona de manglar. Precisó que en coordinación con la ARAP se escogió la desembocadura del río Chiriquí Viejo, en Chiriquí.

Dificultades

En cuanto a las áreas donde se realizarán las reforestaciones por las zonas de bosque afectadas, los funcionarios explicaron que la Anam es la que decide en qué lugar se harán.

En este proceso han tenido algunas dificultades.

Delgado explicó que este año suspendieron un proyecto de reforestación en La Yeguada, provincia de Veraguas, por problemas de tenencia de tierra.

Es importante, comentó, que la reforestación se realice en zonas que no presenten conflictos territoriales, para garantizar el proyecto. Ahora, comentó, la Anam debe ubicar otro lugar para completar la cantidad de terreno que se debe reforestar por las 332 hectáreas que hasta la fecha han sido devastadas. El compromiso es reforestar el doble de lo que se destruye y con una especie nativa, enfatizó.

Sólo 30 egresados del Inadeh trabajan en la ampliación

Empleo | Se espera que este año 1.500 panameños laboren en esta obra

Sólo 30 egresados del Inadeh trabajan en la ampliación

La mayoría de quienes laboran en el dragado de la entrada del Pacífico son extranjeros

Orlando Rivera
Capital Financiero

Aunque la mano de obra panameña contratada para la ampliación del Canal de Panamá podría llegar a 1.500 personas este año, actualmente sólo 30 panameños de los 900 capacitados por el Instituto Nacional de Formación Profesional y Capacitación para el Desarrollo Humano (Inadeh) en el manejo de equipos pesados, perforadores y explosivitas, se encuentran trabajando en este megaproyecto.

Los 30 capacitados por el Inadeh que trabajan en la ampliación, es un número que está muy por debajo de las estimaciones de colocación de personal que maneja Juan Planells, director de esa entidad.

Fotos/Infos:

  • Demanda de puestos de trabajo durante ampliación del Canal de Panamá
  • “En el 2007, capacitamos 800 operadores de equipos pesados, 60 perforadores y 40 explosivitas, de los cuales 400 están trabajando en la ampliación”, considera Planells.

    Sin embargo, Ilya de Marotta, gerente de planificación de recursos del programa de ampliación de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), reveló la realidad, al aseverar que “a la fecha el número de panameños capacitados por el Inadeh que se encuentran trabajando en la ampliación supera los 30 empleados”.

    Planells se reconforta en saber que de los 900 trabajadores capacitados en equipos pesados, perforadores y explosivitas, el 70% se encuentra laborando no sólo en la ampliación canalera, sino también en otros proyectos como la Cinta Costera y la autopista Panamá-Colón.

    El director de Inadeh confía en que más panameños capacitados por esa entidad participen en la ampliación el próximo año, cuando debe iniciar la construcción de las dos nuevas esclusas del Canal (uno en el Atlántico y otro en el Pacífico) con un costo estimado de $2.730 millones, que representan el 60% del valor total del proyecto.

    Según Planell, para el 2008 se espera capacitar a más de 300.000 panameños, lo que es oportuno porque la construcción de las dos esclusas post-panamax no sólo requerirá operadores de equipo pesado, explosivitas y perforadores, sino también electricistas, soldadores, mecánicos, albañiles y reforzadores.

    Mano de obra extranjera en la ampliación

    La gerente de planificación de recursos del programa de Ampliación fue enfática, al afirmar que la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) no ha contratado personal extranjero para la ampliación del Canal, pero admitió que entre las empresas que se han adjudicado los más de 50 contratos licitados hasta el momento como parte de este proyecto existen compañías extrajeras que traen su propio personal.

    El proyecto de dragado de la entrada del Pacífico adjudicado a la empresa Dredging International de Bélgica es un ejemplo de esto. Roderick Lee, administrador de este proyecto por la ACP, admitió que la gran mayoría de los que trabajaran en el dragado serán extranjeros, mientras que a nivel local se espera contratar sólo 40 trabajadores y en forma estacional.

    Lee explicó que el proyecto consiste en el ensanche a 225 metros y la profundización a 15,5 metros debajo del nivel medio de las mareas bajas del cauce de navegación de la entrada del canal en el Pacífico, por lo que requieren operadores de dragas muy especializados.

    El manejo de estas dragas se hará a bordo de varios navíos que requieren 40 ayudantes, todos extranjeros, precisó Lee.

    Sin embargo, en el caso del primer y segundo contrato de excavación seca para la ampliación del Canal de Panamá, adjudicados a Constructora Urbana, S.A (Cusa) y el consorcio Cilsa-Minera María, la mayoría de los contratados son panameños. De acuerdo con la gerente de planificación de recursos del programa de Ampliación, la primera excavación seca cuenta con un 98% de nacionales laborando y 96% en la segunda excavación seca.

    Según los estudios de la ACP, el proyecto de tercer juego de esclusas impulsará la generación de 250.000 empleos nuevos, entre lo años 2015 y 2025, como resultado del crecimiento en la actividad económica del conglomerado de servicios que se desarrolla en torno al Canal de Panamá.

    ——————————-

    Lo que decia la ACP en su época de propaganda para pedirle al pueblo panameño la ampliación del Canal de Panamá

    Miércoles, 03 de Mayo de 2006

    La ampliación del canal de Panamá creará 250.000 empleos

    El proyecto de ampliación del Canal de Panamá costará unos 5.250 millones de dólares y generará entre 150 mil y 250 mil empleos adicionales en 2025, estimó hoy la Autoridad del Canal de Panamá (ACP).

    La ampliación del canal de Panamá creará 250.000 empleos
    Según los estudios, la ampliación generará entre 35.000 y 40.000 puestos de trabajo adicionales durante el desarrollo de la obra, en la cual participarán hasta 7.000 trabajadores durante el período más activo de las obras, entre 2009 y 2011.

    El director de Planificación Corporativa y Mercadeo de la Autoridad del Canal de Panamá, Rodolfo Sabonge, aseguró que se crearán entre 10 y 15 por ciento más empleos en la economía si el Canal se amplía.

    Se calcula que en 2025 habrá aproximadamente 1,5 millón de personas empleadas por el crecimiento de las actividades económicas en Panamá que serán impulsadas a través del incremento de los servicios, sector que se beneficiará por el crecimiento del tráfico de carga y buques sobre el Canal.

    Crisis económica y el Canal de Panamá

    Crisis económica y el Canal de Panamá

    Marco A. Gandásegui, hijo
    gandasegui@hotmail.com

    La crisis económica mundial —centrada en EEUU— tiende a agudizarse en la medida en que avanza el tiempo. En Washington se toman las medidas —aunque tímidas— del caso y en el resto del mundo se elaboran estrategias para enfrentar el problema. Mientras tanto, en Panamá, el gobierno hunde la cabeza en la arena con la esperanza de que todo pase sin mayores consecuencias. Es la política tradicional de los gobiernos que solo piensan en los negocios rápidos. Al final de cuentas, son los trabajadores y el pueblo panameño los que pagarán los perjuicios millonarios causados por los malos gobernantes.
    En un reciente comunicado, el Frente Panamá Soberana (FPS) planteó que “la política económica del gobierno norteamericano y su militarismo han creado las condiciones para que ese país caiga en una recesión”.
    Durante una recesión los productores son obligados a paralizar sus actividades, los trabajadores pierden sus empleos y los bancos restringen sus actividades por temor a los riesgos. En esta coyuntura, EEUU tiene dos alternativas: Por un lado, ponerle un techo al crédito del cual pueden disponer los especuladores, regresando a una política productiva. Por otro, pedirle a sus acreedores (China, Europa y otros) que le extiendan los plazos correspondientes al pago de su deuda.
    Los últimos gobiernos de Panamá han jugado a la ruleta rusa negociando con EEUU un TLC (atascado aún en los corredores del Congreso norteamericano) y suscribiendo acuerdos militares. La apuesta más riesgosa de Panamá ha sido el impulso que el gobierno le ha dado a la ampliación del Canal a un costo inicial de $5,250 millones. La crítica de fondo que le hace el FPS al gobierno nacional radica en su error al considerar “que la ampliación no constituye un riesgo por la forma en que se ha estructurado el comercio marítimo mundial en los últimos lustros”. A partir de la década de 1990, China se sumó a Japón como socio comercial marítimo principal de EEUU que utiliza el Canal. Sobre la base del surgimiento del gigante asiático, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) proyectó un crecimiento anual del 10% hasta 2020. El pronóstico de la ACP justificó equivocadamente todos sus cálculos para la construcción del nuevo juego de esclusas.
    El jefe de mercadeo de la ACP, Rodolfo Sabonge, ya anunció que la ruta perderá dinamismo en el período 2007-2008. Pronostica, para tranquilizar a los inversionistas, que a partir de 2009 el comercio regresará a su normalidad. Según el FPS, “Sabonge, pierde de vista que el comercio entre China y EEUU no puede regresar a su tasa de crecimiento anterior”. El FPS agrega que “si Panamá no toma las medidas correctivas, el país se perjudicará producto de los cambios que se avecinan. La solución es suspender el proyecto de construcción de las nuevas esclusas. A la crisis financiera … se suma la subestimación de los costos de la propuesta… así como la apertura de las rutas árticas”.
    El FPS concluye que “el gobierno de Panamá tiene la obligación de incorporar el futuro del Canal en un plan de desarrollo nacional para garantizar que sus excedentes contribuyan a generar riquezas en todo el territorio nacional y protegerlo de las crisis internacionales que se repiten en forma cíclica”.

    -El autor es profesor de la Universidad de Panamá e investigador del CELA.

    Publicado en La Estrella de Panamá, 10 de abril de 2008

    Desaceleración en EEUU golpea comercio en el Canal de Panamá

    Desaceleración en EEUU golpea comercio en el Canal de Panamá en 4to trimestre

    CIUDAD DE PANAMA (Reuters) – El comercio a través del Canal de Panamá se redujo en los últimos tres meses del 2007, en medio de una desaceleración de la economía de Estados Unidos y elevados precios del petróleo, dijeron funcionarios de la vía interoceánica.

    La carga que transitó por el canal cayó un 2 por ciento a 79 millones de toneladas PC/UMS desde 80.6 millones de toneladas PC/UMS del mismo trimestre del 2006.

    PC/UMS es el Sistema de Medida Universal del Canal de Panamá, que mide el volumen neto total de los barcos.

    El número de barcos que transitó por el canal descendió en el periodo un 1.4 por ciento a 3,518.

    Barco Panamax ingresando a aguas del Canal de Panama en el Pacifico

    Barco Panamax ingresando a  las  aguas del Canal de Panamá en el Pacífico. Foto: Cortesía de BiodiversidadPanama/Panoramio

    Funcionarios del Canal dijeron que las cifras apuntan a una caída en el volumen de manufacturas exportadas a Estados Unidos, en respuesta a una menor demanda de los consumidores.

    “Elevados precios del petróleo y una desaceleración económica general, incluyendo la crisis hipotecaria en Estados Unidos, los problemas crediticios y (la debilidad del) el dólar han impactado la producción y el comercio global,” dijo Rodolfo Sabonge, vicepresidente de investigación y análisis de mercado de la Autoridad del Canal de Panamá, la noche del martes.

    El canal, con 94 años de operación, es la principal ruta de embarques entre China y la costa este de Estados Unidos.

    (Con reporte de Andrew Beatty)

    Vea además: Polémica sobre crisis de EEUU en las actividades de Canal de Panamá y sus planes de ampliación

    Nuevos costos de la ampliación del Canal

    Costos de la ampliación

    Eduardo Esquivel Ríos

    INGENIERO

    Ya se me hacia raro que la maquinaria publicitaria de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) no había contestado a la noticia -Los costos de la Ampliación subirán-, fundamentada y realista que apareció hace unos días en este diario. Es claro que el trabajo del Departamento de Comunicación de la ACP es decir y repetir que todo está muy bien. Nunca he visto que digan algo malo o denuncien alguna corrupción en la ACP.

    Hay que recordar que el costo calculado por la ACP se ajustó porque los expertos ya habían dicho que si la obra costaba más de 7 mil millones no era rentable, y había que pasar por un referéndum. También que expertos de EE.UU. declararon públicamente que la ampliación terminaría costando entre 15 y 25 mil millones de dólares. Yo, en varios artículos, calculé que pasaría de los 20 mil millones, intereses y adendas incluidos.

    Aunque la ACP dice que ha destinado más de mil millones de dólares para “contingencias”, la realidad es que, dejando aparte el ilusionismo retórico, con sólo el aumento del petróleo a más de 100 dólares el barril, se van los mil millones, pues no es sólo el combustible lo que va a subir de precio, sino todos los servicios, materiales y otros insumos. El problema de esos cálculos es que la obra tiene una duración muy grande, y es imposible calcular qué pasará dentro de un año, menos lo que pasará en 10 años. Y los responsables de los cálculos hoy, de seguro no van a estar en ese momento para responder por sus equivocaciones.

    Respecto a las licitaciones, casi nunca lo más barato es sinónimo de mejor calidad. Lo barato sale caro, como dice el refrán. Y qué decir de una empresa relacionada con altos funcionarios de la APC, que se ha ganado varios contratos.

    Sobre el famoso “Rendimiento de cuentas”, realmente no es tal cosa. La ACP lo que se limita es a informar de lo que hizo y a presentar las cuentas de lo que dice que hizo ante un Comité de “Convidados de Piedra” y aplaudidores. Para que la transparencia sea efectiva, todas estas transacciones y cuentas se deben someter a una auditoría técnica y financiera independiente. Apenas estamos en el primer año de la ampliación y ya estamos con estas dudas. ¿Cómo será dentro de cinco años, con otro gobierno y otra situación socioeconómica?

    eesquivelrios@gmail.com

    Inflación elevará costos de la ampliación del Canal

    Inflación podría elevar costos de la ampliación

    El administrador de la ACP, Alberto Alemán Zubieta, pidió la semana pasada la revisión de los gastos que ocasionará el proyecto ante el constante alza del precio del petróleo.

    Obra. El Canal de Panamá contará con un tercer juego de esclusas.

    Santiago Cumbrera

    PA-DIGITAL

    La situación podría ser más delicada si se toma en cuenta que el rubro muestra una tendencia alcista. Sin embargo, el costo estimado de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) solo incorpora una inflación promedio anual de 2%.

    Aún así esta situación no les quita el sueño a las autoridades. Ilya de Marotta, gerente de Planificación de Recursos de Ingeniería de la ACP, aseguró que dicho costo incluye un poco más de B/.1,000 millones para contingencias en caso de que algunos insumos suban de precio en sus respectivos mercados.

    Adicionalmente, recalcó la funcionaria, se tomó en consideración alrededor de B/.530 millones en caso de inflación para el desarrollo de la obra.

    A pesar de su optimismo, el administrador de la ACP, Alberto Alemán Zubieta, fue claro al señalar la semana pasada que cuando el petróleo sube, igual sucede con el cemento y el acero.

    En tal sentido, mencionó, no muy convencido, que esto se contempló en el análisis de riesgo. “Estimamos que por ahora el proyecto se mantiene en el margen establecido”, sostuvo Alemán Zubieta, al momento de presentar el informe trimestral del proyecto en la Asamblea.

    El economista basó sus señalamientos en que el nivel de inflación es mucho mayor a lo planificado por la ACP.

    Complementó su teoría recalcando que a raíz de la inflación a nivel mundial cualquier entidad bancaria que preste el dinero para financiar la obra de expansión del Canal, cobrará más arriba de la tasa común.

    ————————-

    Le faltó a decir a Zubieta que el precio del cemento y de acero también estan disparados desde hace meses, incluso antes del referéndum y ahora se da cuenta.

    A nadie que no tuviera conflicto de intereses con el proyecto y que no fuera ignorante, era lógico saber que este proyecto es un gran fraude a la nación panameña.

    Este proyecto con el dinero líquido ya invertido desde hace años, más dinero líquido actual que no se contabiliza como dinero para obras de ampliación, pero que en efecto lo es, más los costos de infraestructuras no incluidas en el proyecto, más las medidas de manejo ambiental, más las represas y obras para traer agua de la cuenca occidental (Río Indio) nos lleva a costos con cifras irrecuperables.

    Burica Press