Luchan por la naturaleza citadina

MEDIO AMBIENTE

Amarrados a la naturaleza

LA PRENSA/Carlos Lemos
Ciudadanos amarrados a un gran árbol de corotú en Altos de Curundú.

Familias enteras, residentes en el corregimiento de Ancón, se manifestaron ayer de una manera muy singular: se amarraron a inmensos árboles como medida de protesta contra la destrucción de los bosques de la ciudad.

La protesta duró cerca de dos horas y tuvo como escenario Altos de Curundú y la calle principal de Clayton. Este martes se celebra el Día Internacional de la Tierra.

PROTESTA. CONMEMORACIÓN DEL DÍA INTERNACIONAL DE LA TIERRA.

Se amarran y dicen ‘no’ a la destrucción

En tres puntos del corregimiento de Ancón hubo manifestaciones en defensa de los bosques urbanos.

LA PRENSA/Carlos Lemos
CLAMOR. A los moradores de Clayton les preocupa que se acabe con los bosques por la tala indiscriminada.

José Arcia
jarcia@prensa.com

Residentes del corregimiento de Ancón se amarraron ayer a los árboles en protesta por la destrucción de los bosques urbanos de la ciudad capital.

La medida, que duró dos horas, se realizó en tres puntos del corregimiento: en las escalinatas del Edificio de la Administración del Canal de Panamá, en Altos de Curundú y en la calle principal de Clayton, a la altura de la Embajada de Estados Unidos. Soga en mano, familias enteras llegaban a los puntos de la manifestación y se amarraban para pedir un alto a la destrucción de los bosques.

“Bebé, ¿cómo es qué se dice?”, le preguntaba Nilva de Riviello a su hijo Eugenio de tres años, y el pequeño, bien instruido, respondía: “no es justo que tumben los árboles”. Ambos estaban amarrados a un árbol en Clayton, donde unas 15 personas apoyaban la causa.

En las escalinatas del Edificio de la Administración del Canal de Panamá los manifestantes se encadenaron a un árbol de mango. Allí repartieron plantones de guayacán para concienciar sobre la necesidad de reforestar. “No solo queremos protestar, sino también proponer alternativas”, dijo Bernarda Osorio.

Mientras que en Altos de Curundú los residentes se amarraron a un árbol de corotú centenario. Todos se oponen a la venta de zonas boscosas en las áreas revertidas. La medida de ayer formó parte de una serie de actividades que se llevan a cabo para celebrar el Día internacional de la Tierra, que es mañana martes.

Siguen destruyendo bosques en áreas revertidas

Preocupa tala de bosques por proyectos de vivienda

Moradores de Clayton están molestos por la deforestación que se efectúa en áreas cercanas al Parque Nacional Camino de Cruces, que pone en peligro la biodiversidad.

REDACCION

PA-DIGITAL

<!–

–>

“Boom”. Modernos residenciales surgen en estas comunidades revertidas.

Al parecer, los hermosos árboles de corotú que se encuentran a lo largo de la carretera hacia la comunidad de Clayton están próximos a desaparecer.

Y es que la tala de árboles que se está registrando en este sector revertido como en Albrook, producto de las grandes construcciones de residencias, es el resultado de la escasez de áreas boscosas.

Más de 14,900 personas viven es estos terrenos que fueron comprados bajo el concepto de ‘‘ciudad jardín’’ y que según algunos residentes se está incumpliendo con lo pactado en la compra.

Según Azael Barrera, presidente de la Asociación de Residentes de Clayton, el problema radica en las construcciones en este sector que están dañando la biodiversidad de los bosques y parques.

“Nos vamos a quedar sin bosques y sin naturaleza, un ejemplo es un proyecto cercano a Albrook que se está construyendo encima del Camino de Cruces”, dijo Barrera.

Residentes señalan que ya son varios los proyectos que se están ejecutando y están “pelando” los terrenos y talando grandes y diversas cantidades de árboles.

Barrera meciona que en este sector a futuro existirá un problema más grave con el Parque Nacional Camino de Cruces.

Añade que en la parte trasera del Estadio Nacional, detrás del Camino de Cruces, funcionan dos fábricas de asfalto.

Destaca Young que los proyectos que se ejecutan en Clayton son Categoría 2, pero no todos se desarrollan en áreas boscosas.

En caso que no cumplan con los permisos requeridos, la ANAM sanciona proyectos con multas desde 100 a mil balboas y si exceden con factor de riesgos, desde 10 mil hasta los 10 millones de balboas.

La comunidad puede ayudar a evitar más deforestación y denunciar.

Corte detiene zonificación ilegal en áreas revertidas

ZONIFICACIÓN EN ÁREAS CANALERAS.

Corte suspende otra vez resolución del Mivi

LA PRENSA/Archivo

José Batista

Rafael Pérez G.
rperez@prensa.com

La Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia ordenó la suspensión provisional de los efectos de una resolución del Ministerio de Vivienda (Mivi) que modifica los códigos de zonificación vigentes en el área del Canal de Panamá.

El recurso fue presentado por la Asociación de Propietarios y Residentes de Clayton, la Asociación de Propietarios de Viviendas de Ciudad Jardín Albrook y la Asociación de Residentes de Quarry Height.

Ya en junio de 2007, la Sala Tercera había suspendido los efectos de una resolución del Mivi que regulaba esta materia. Sin embargo, 14 días después de esa decisión del tribunal contencioso, el 11 de julio de 2007, el ministerio emitió un nuevo acto administrativo.

Ese nuevo acto del Mivi, dijo la Sala Tercera, bajo la ponencia del magistrado Víctor Benavides, reproduce lo establecido en el acto inicialmente impugnado, y agrega una serie de conceptos que hacen el documento un poco más extenso que el original, pero conserva en esencia las mismas disposiciones que en su momento fueron suspendidas. Con esa resolución, dijo la Sala, el Mivi violó la Ley de Transparencia que ordena la participación ciudadana en todos los actos de la administración pública que puedan afectar sus intereses y derechos.

Pero José Batista, viceministro encargado del Mivi, piensa que la Corte solo entra en el terreno de la forma y no del fondo. La nueva reglamentación, dijo, no requería consulta ciudadana porque se dictan normas referentes a la altura de los edificios y no a la densidad en el área. Por eso, dijo, no viola intereses de la colectividad.

Importancia de los bosques urbanos de Panamá

Importancia de los bosques urbanos de Panamá

Ariel R. Rodríguez V.
Biólogo y Ecologista

Los bosques urbanos de Panamá lo comprenden las áreas forestales ricas en biodiversidad que estuvieron cerca o en la periferia de las instalaciones civiles, residenciales y militares de las bases militares estadounidenses en Panamá. También corresponde a bosques incluidos dentro de las áreas de operación del Canal de Panamá, cercanos a la ciudad de Panamá y Colón.

Los bosques urbanos en el sector Pacífico de la antigua Zona del Canal corresponden a los bosques localizados en el Cerro Ancón, Farfán, Rodman, Punta Bruja, Kobe, Howard, Albrook, Los Ríos, Cárdenas, Corozal, Clayton, Llanos de Curundú, Parque Natural Metropolitano y los bosques periféricos del Parque Nacional Camino de Cruces. En el sector Atlántico corresponde a los bosques de Galeta, Davis, Espinar, Sherman. Incluyen también los bosques de mangle del sector de Colón y Bahía Limón.

Estos bosques tienen edades que oscilan entre 85 y 150 años de edad y forman parte del corredor biológico Atlántico-Pacífico en el sector del área del Canal. Estos bosques tienen características ecológicas muy particulares por su ubicación geográfica dentro del Istmo de Panamá. Los bosques de la región atlántica (o Caribe) son bosques más húmedos que los del Pacífico.

Los bosques del Pacífico se consideran bosques semideciduos de tierras bajas. Estos bosques contienen una riqueza avifaunística insuperable en proporción a su tamaño con relación a cualquier otra parte del mundo. Hoy estos bosques en Panamá están en peligro de extinción dado que han sido erradicados en la mayor parte de su existencia y los remanentes presentes en la antigua Zona del Canal en el sector Pacífico están siendo codiciados para ser transformados o desnaturalizados con proyectos urbanísticos, carreteras de acceso y otras infraestructuras de “desarrollo”. También los bosques urbanos de las áreas revertidas de Colón están amenazados, ya que actualmente es evidente la masacre de bosques de mangle para construcciones civiles. Muchos otros sectores de bosque se han vendido o están en venta para crear infraestructuras urbanas, muchas no planificadas. El panorama peligroso que se observa es que los planes de “desarrollo” a costa de estos incomparables áreas verdes continúa y no parece haber forma de detener el “desarrollo” y por ende la destrucción de estos hermosos bosques.

Bosque semideciduo de Kobbe

Bosque urbano, semideciduo de Fuerte Kobbe, áreas revertidas. Foto: www.almanaqueazul.org

Estos bosques especialmente los del Pacífico también son sitios claves e importantes de convergencia de aves rapaces migratorias. A estos bosques llegan desde Norteamérica en los meses de septiembre y octubre grandes bandadas de gavilanes aludos, gavilanes de Swainson y los gallinazos cabecirrojos de Norteamérica. Igualmente estos bosques son hábitat de mamíferos grandes y pequeños, incluyendo especies amenazadas.

La ley 21 de julio de 1997 que aprueba el Plan Regional y el Plan General para el desarrollo, uso, conservación de las áreas revertidas en la región interoceánica y que estableció el marco normativo para la incorporación de los bienes revertidos al desarrollo nacional es la única ley que protege estos bosques urbanos, sin embargo, su destrucción lenta y continua amenaza la existencia a largo plazo la existencia de estos.

Pocas ciudades, tienen el privilegio de la Ciudad de Panamá o la de Colón de contar con hermosos y ricos bosques naturales en su periferia, que le dan gran atractivo, belleza incalculable y valor agregado para todas las actividades que se desarrollan dentro de éstas, especialmente el turismo, la recreación, la contemplación y los beneficios propios de los bosques como es la riqueza biológica, el clima local, la belleza escénica, la regulación de las aguas de los ríos que drenan al canal de Panamá y áreas cercanas, entre otras cosas.

Mientras el país no vea a estos bosques urbanos como riqueza del país, promoverá o avalará su destrucción. Hoy estamos a tiempo de salvar estos bosques. Súmate a los esfuerzos de grupos u organizaciones que velan este noble fin. El beneficio de ello será para todos nosotros.