Pacora cuasi-destruida por extracción minera no metálica

MINERÍA. Moradores de CARRIAZO se quejan por ruidos y polvo.

Daños por extracción

En distintos sectores de Pacora se está extrayendo material pétreo de forma irregular o ilegal: Gethsa

Lizandro Arias, de la Anam, visitó la mina Gethsa hace cinco días e hizo ‘recomendaciones urgentes’.

LA PRENSA/Carlos Lemos
Incumplimiento. A pocos metros de la mina de arena continental Gethsa Internacional pasa la carretera principal de la zona y el río Pacora. Según el contrato debe haber una distancia de 500 metros.

José Somarriba Hernández
jsomarriba@prensa.com

Particulares y entidades públicas están extrayendo material pétreo del río Pacora, pese a que en el Ministerio de Comercio e Industrias aseguraron que todas las concesiones están suspendidas.

Tal es el caso de la Cantera Las Vegas y de la Junta Comunal de Pacora, que sacan material pétreo sin impedimento.

La actividad minera irregular, sin embargo, se produce también por parte de la empresa Gethsa Internacional, que en el poblado de Carriazo, en el corregimiento de San Martín, extrae arena continental sin cumplir todas las normas.

Lizandro Arias, director de la Región Metropolitana de la Autoridad Nacional del Ambiente, dijo que hizo recomendaciones “urgentes” a los encargados de la mina y que hoy lunes hará otra inspección para verificar si se hicieron las correcciones.

Moradores del área se han quejado de que la mina está trabajando 24 horas al día y que el polvo, la pérdida de árboles y el ruido de los camiones está dañando su calidad de vida.

Gethsa Internacional tiene una concesión de 500 hectáreas en el sector.

RÍO PACORA. LAS CRECIDAS HAN DERRUMBADO PARTE DEL MURO DEL ASILO ‘LOS AÑOS DORADOS’.

Mina afecta a moradores

La extracción de arena continental en Carriazo, San Martín, sigue afectando a los moradores. La Anam confirmó que la empresa Gethsa Internacional debe hacer correcciones urgentes antes de que el daño sea mayor.

Pese a que las concesiones para extraer material pétreo del río Pacora están suspendidas –según Aníbal Vallarino, de Recursos Minerales del Mici– al menos siete empresas siguen sacando arena y piedra sin ningún impedimento.

LAPRENSA/Carlos Lemos
En el cerro desde donde se hizo esta foto, a unos 90 metros del barranco, está la reserva de agua potable de Carriazo. Se teme que los trabajos en la mina de Gethsa causen un derrumbe que afecte el suministro a los moradores.1108860

José Somarriba Hernández
jsomarriba@prensa.com

Moradores de La Mesa, Carriazo, San Miguel, Loma Bonita y otros pueblos del corregimiento de San Martín –al este de la capital–, están preocupados por el daño al ambiente, a las carreteras y a su calidad de vida que está ocasionando una mina de la que se extrae arena continental.

El ruido, el polvo y la velocidad de los vehículos son ahora los problemas cotidianos provocados por la empresa Gethsa Internacional, que extrae arena –en una concesión de 500 hectáreas– en unos cerros de Carriazo y trabaja las 24 horas del día, hace dos meses.

SIN TRANQUILIDAD

Sofía Ríos tiene 12 años de residir en Carriazo, a 200 metros de la mina de arena. Alquilaba una casa hasta hace dos meses, pero la polvareda que provocaba la mina hizo que los inquilinos se fueran.

“El polvo, las vibraciones, paredes rajadas y el ruido día y noche hicieron que los inquilinos se fueran. Además, mis tres hijos viven resfriados”, indicó .

Danilo Baeza, dueño de una finca en Loma Bonita, dijo por su parte que “el peso de los camiones dañó parte del camino a la capital y hay que conducir con cuidado porque los camiones pasan a velocidad”.

La actividad de Gethsa Internacional parece violar lo establecido en el contrato con el Ministerio de Comercio e Industrias (Mici), publicado en la Gaceta Oficial No. 24249.

En la cláusula octava del contrato se lee que “la producción aprobada es de tres mil yardas cúbicas por día”.

Pero según Irving Bravo, habitante de La Mesa, con turnos de 24 horas “sacan mucha arena. Nadie vigila y los camiones que vienen en la noche son más grandes”.

Por otro lado, la cláusula décima del contrato señala que “no se permitirá la extracción (…) a una distancia menor de 500 metros de estaciones de bombeo, de instalaciones para tratar agua o de carreteras”.

Pero en un recorrido hecho por el lugar, se observó que, a menos de 10 metros del camino principal, se extrae material, y que a unos 200 metros –sobre un cerro en la parte posterior de la mina–, está ubicado el tanque de reserva de agua de Carriazo.

Por si fuera poco, a menos de 300 metros del frente de la minera corre el río Pacora.

En el lugar también se cavó una zanja que actúa como desagüe para llevar desechos al río, aunque el encargado de la mina –quien no quiso dar su nombre– negó que fueran ellos quienes la hicieron.

Tras acudir a las oficinas de Gethsa, ubicadas en el Centro Comercial Los Pueblos, un trabajador dijo que ellos estaban cumpliendo con el contrato. “Reparamos las calles, no tiramos desechos al río y estamos a 400 metros de la carretera” (ver foto 1).

Prometió que el gerente se comunicaría para dar su versión –pues no estaba en ese momento–, pero nunca lo hizo.

REMEDIOS URGENTES

Lizandro Arias, director de la Región Metropolitana de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), realizó un recorrido por la zona y se percató de algunas anomalías.

“Hice observaciones urgentes. Hay que reparar las calles, limpiar cunetas, construir un sistema de tinas para que el agua sucia, las impurezas, la arena y los sedimentos no lleguen al río”, explicó el funcionario. Reconoció que la reserva de agua de Carriazo está cerca, pero “según el técnico [de la Anam] que subió al cerro, está a 400 metros y no corre peligro”.

EL RÍO PACORA, EN RIESGO

Aunque la actividad de la empresa Gethsa Internacional es la única autorizada en el corregimiento de San Martín por el Mici, la riqueza de material pétreo del río Pacora parece estar poniéndolo en grave riesgo. Varios sectores del afluente están secos, con gran cantidad de piedras expuestas y árboles caídos. Cada vez que llueve, la corriente arrastra parte de la tierra de las orillas.

Aníbal Vallarino, subdirector de Recursos Minerales del Mici, dijo que todas las concesiones para la extracción de material “están suspendidas y ninguna empresa o entidad debe extraer nada de allí”.

Pero en Loma Bonita está la Cantera Las Vegas, que extrae material del río Pacora. Según Vallarino se les ha sancionado, y aún así continúan. La empresa saca piedra y arena del río y deposita el material a unos 20 metros del cauce. Luego lo deja secar y más tarde es depositado en camiones o triturado.

Alfred Bondurant, hijo del propietario de la cantera, aseguró que lo que hace es dragar el río para evitar inundaciones, y que esto lo viene haciendo luego de que el río “se metiera 80 metros dentro de mi finca. Desde 2005, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) dijo que había que rectificar el cauce y, como no hizo nada, lo estoy haciendo yo”.

Bondurant señaló además que para hacer esto tiene autorización de la Anam y del Sistema Nacional de Protección Civil (Sinaproc). Las Vegas, insistió, tiene 16 años de funcionar, y en mayo de 2007 se venció la concesión dada por el Mici para extraer material. La finca en la que está la cantera tiene 360 hectáreas.

“Ten cuidado con lo que escribas, porque el material que saco del río lo regalo a las comunidades. Este año he dado 584 viajes [camiones] que me han costado 42 dólares cada uno”, comentó Bondurant.

MÁS ANOMALÍAS

La extracción ilegal de material del río no es solamente hecha por particulares. En el pueblo de Pacora, entrando por el jardín Brisas del Río, este diario encontró a dos funcionarios de la junta comunal cargando material con una retroexcavadora del río a un camión.

El conductor del camión, molesto, dijo que estaba autorizado por el representante Hugo Henríquez. “Vayan a ver cómo saquean río arriba; este material es para beneficio del pueblo. Ahora, van a decir que lo estamos vendiendo”, gritó.

El edil Henríquez, por su parte, reconoció que no tiene permiso, pero dijo que “la extracción industrial es la que destruye al río”. Además, explicó que el material se usa en beneficio de la comunidad y “estamos reparando las calles, pues viene el 3 de noviembre y hay que tapar los huecos”.

Henríquez afirmó que Las Vegas vende material, que la concesión se venció hace un año, y que el Mici no se pronuncia. “ Hay cinco compañías sacando material río abajo y más de 100 carros que lo sacan a diario”, indicó el representante Henríquez.

PELIGRO EN ASILO MUNICIPAL

En Pacora, el edificio del asilo municipal ‘Los Años Dorados’ está en peligro de derrumbarse debido a las crecidas del río Pacora y a la extracción indiscriminada de materiales, denunció María Eugenia Gerbaud, defensora del río. El muro trasero se cayó al río, mientras que tres dormitorios y la clínica tuvieron que ser desalojados, porque la erosión de sus cimientos causó rajaduras en las paredes. Los 86 ancianos que allí vivían debieron ser reubicados en otras áreas.

El gerente de Desarrollo Social del Municipio de Panamá, Hugo Morgado, dijo que “enviamos cartas a cuatro ministros de Obras Públicas sobre el problema y, por ahora, no se ha hecho nada”. De acuerdo con Morgado, fue construido un muro de gaviones (piedras dentro de cajas de alambre de ciclón usadas como barreras) por 100 mil dólares, y el río se lo llevó hace año y medio.

Los trabajos incluyeron una canalización a desnivel y la construcción de una terraza. Debido a la falta de respuesta, Morgado dijo que tienen un plan para evacuar si se presenta alguna emergencia. Pero la preocupación persiste porque los ancianos entran a los dormitorios vacíos –aún con las puertas cerradas– a “cuidar” sus cosas, lo que los pone en riesgo.

“Los fines de semana pido personal adicional y tenemos el apoyo del Sistema Nacional de Protección Civil y de la Cruz Roja”, dijo. Para el asilo se tiene un presupuesto de 120 mil dólares para reparaciones, pero se ha pensado en una mudanza, aunque no han hallado un nuevo lote.

—————————

EXTRACCIÓN DE ARENA. SAN MARTÍN.

8 nuevos permisos en estudio

El ministro de Comercio encargado dijo que si los moradores no lo aprueban, no se dan las concesiones.

En la zona nacen el río Cabobré, ocho quebradas y, detrás de los cerros, está el origen del río Pacora.

José Somarriba Hernández
jsomarriba@prensa.com

El ministro encargado de Comercio e Industrias, Manuel José Paredes, reconoció que se evalúa otorgar ocho concesiones más para extraer arena continental en los cerros Los Molejones, en La Mesa, corregimiento de San Martín, del distrito de Panamá.

“Hay solicitudes que están en evaluación, mientras se aprueban los estudios de impacto ambiental y se realiza la consulta ciudadana. Si ellos [los moradores] no lo aprueban, no se da nada”, dijo Paredes.

Los Molejones son un conjunto montañoso cerca de La Mesa, en donde nace el río Cabobré y unas ocho quebradas.

Detrás de los cerros tiene su origen el río Pacora, en donde está la potabilizadora del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales, que suministra agua a unas 50 mil personas, según el director Juan Antonio Ducruet.

Milson Cornejo, consultor legal del comité Pro defensa de San Martín, señaló que “esos cerros son protectores naturales que retienen las tormentas”, y que por allí pasan varios acueductos rurales.

El ministro acudió a La Mesa para mediar en una protesta de los lugareños, quienes exigen cerrar la mina de arena continental que, desde hace 7 años, maneja Gethsa Internacional.

Según la queja, los camiones causan daños a las calles, mientras que la mina afecta el ambiente y la calidad de vida de los moradores.

Por todo esto, ayer cerraron la carretera por 10 horas –desde las 6:00 a.m.– y la abrieron luego de que una resolución firmada por Paredes ordenó la suspensión de la extracción al comprobar que se vierten “sedimentos y lodo al río Pacora […] y por lavar arena en el lugar”, entre otras anomalías.

Manuel Pérez, gerente de Gethsa, dijo que denunciará al comité por las pérdidas económicas que le causó.

MICI SUSPENDE EXTRACCIÓN DE ARENA.

Moradores de San Martín cierran la vía por 10 horas

Manuel Pérez, gerente de Gethsa, dijo que el material de la mina es usado en la cinta costera y otras obras.

LA PRENSA/Carlos Lemos
Los vecinos durante la protesta.

José Somarriba Hernández
jsomarriba@prensa.com

El gerente de Gethsa Internacional, Manuel Pérez, anunció que denunciará penalmente al comité Pro defensa de San Martín, que propició un cierre de calle ayer durante 10 horas en la vía principal que conduce a La Mesa, Loma Bonita, Carriazo, San Miguel y otros poblados del corregimiento de Pacora.

La empresa Gethsa tiene una concesión de 500 hectáreas para extraer arena continental en San Miguel. Dicho material es vendido, principalmente, para los trabajos de la cinta costera, informó Pérez.

“Me han ocasionado un grave perjuicio económico. Gethsa no tiene camiones y los permisos para transitar los sacó Odebretch [constructora de la cinta costera]”, aclaró. “Hemos cumplido con todos los requerimientos ambientales, pero cuando llueve hay escorrentías y los residuos llegan a las riberas del río Pacora… Eso no es culpa nuestra”, añadió el empresario.

Según los manifestantes aglutinados en el comité, los más de 100 camiones que cargan el material han dañado gran parte del camino de salida del sector.

Por otro lado, se quejan de que el polvo producido tras el paso del equipo pesado y el ruido de la maquinaria en la mina es insoportable, porque la actividad se produce durante las 24 horas del día.

Delfilia Espinosa le reclamó al ministro encargado Manuel José Paredes, que se presentó en el lugar, que no sabía qué hacer porque su casa estaba rajada. “Tengo una sobrina enferma de los nervios por el ruido. La reserva de agua de Carriazo está en peligro por lo cerca que está de la excavación, y mil personas dependemos de ella”, manifestó.

Tiburcio Rodríguez, por su parte, confirmó que “deben usar las cunetas para caminar porque han dañado el camino”.

Y como si esto fuera poco, se pudo observar en un camino rural de San Miguel –frente a la mina de Gethsa– que una porqueriza envía sus desechos al río Pacora, antes de la toma de agua del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales.

Anuncios

Concesiones areneras por doquier

El país pareciera estar en una acefalía ambiental sin precedentes.  Se requiere instituciones más robustas y funcionarios cuyas decisiones sean científicas para detener la depredación acelerada de los recursos naturales. Igualmente hace falta funcionarios que con alto compromiso ético que no confunda la defensa del bien colectivo con la sus propios intereses.

Evidentemente en todas estas concesiones, en alguna etapa de su aprobación definitiva se ha dado juego vivo, tráfico de influencia, en fin corrupción.

Al ritmo que vamos en la roca madre quedarán todas las playas de todos los panameños, ya que la gula es el mayor de los pecados capitales que consume a pedazos este país.

Burica Press

————————-

MICI. LA CONSTRUCCIÓN HA CRECIDO 52% EN OCHO MESES.

‘Abuso’ en concesiones

Comunidades y grupos ambientales denuncian que se está abusando de las concesiones de arena.

Actualmente están vigentes 40 contratos de extracción en las provincias de Coclé, Veraguas y Panamá.

LA PRENSA/Carlos Lemos
DENUNCIA. Moradores de Pacora han denunciado que la extracción de arena en el área es indiscriminada y que esa es la causa de las inundaciones que se producen.

José Arcia
jarcia@prensa.com

40 contratos para la extracción de arena submarina, continental y de playa en Coclé, Veraguas y Panamá se encuentran vigentes en el Ministerio de Comercio e Industrias.

La noticia, que para muchos es buena, es motivo de preocupación para moradores, grupos ambientalistas e investigadores, que afirman que hay un “abuso” en la explotación del recurso y que, además de las molestias sociales que provoca, tiene un impacto severo sobre el medio ambiente.

La actividad es impulsada por la industria de la construcción, que en los primeros ocho meses del año creció 52% en relación con el mismo período del año anterior.

Arena. crecimiento de la construcción presiona al ambiente.

Extracción con poco control

Conservacionistas y comunidades manifiestan su preocupación por la extracción de arena.

El Ministerio de Comercio e Industrias señala que se aplican los controles necesarios para la actividad.

LA PRENSA/ Carlos Lemos
EXPLOTACIÓN. En la comunidad de El Despertar de la Cabanga, en Pacora, la extracción de arena continental preocupa a los productores.

José Arcia
jarcia@prensa.com

Epifanio González y Daniel Suman tienen muy pocas cosas en común.

González es agricultor y vive en una comunidad de Pacora que suena a esperanza : El Despertar de la Cabanga. Suman, por su parte, vive en Estados Unidos y es profesor de derecho ambiental y manejo costero de la Facultad de Ciencias Marinas de la Universidad de Miami.

Aunque en mundos muy distintos y sin conocerse, a ambos los une una preocupación: la extracción creciente de arena en Panamá.

González tiene una finca y es uno de los casi 20 campesinos que forman la Asociación de Pequeños Productores de la comunidad. Este grupo se dedica a la siembra y comercialización de verduras y frutas.

Desde hace dos meses, contó, ha habido “una invasión” de camiones y retroexcavadoras en Pacora –a 38 kilómetros de la capital– que se dedican a extraer arena continental. “Es la fiebre de la arena”, dice González .

Por esa “fiebre”, donde antes había siembros ahora hay huecos que se repletan de agua cuando llueve. Además, las calles comienzan a deteriorarse de forma alarmante. Toda esta situación provocó que el martes pasado los moradores protestaran en contra de esta actividad que, más que beneficios, solo les está complicando la vida.

Industria insaciable

De enero a agosto de 2008, la industria de la construcción creció 52% –en comparación con el año pasado– pero la noticia podría no ser del todo buena.

A la par de este auge, en el Ministerio de Comercio e Industrias (Mici) hay información de que existen 14 contratos para la extracción de arena continental (en 4 mil 379 hectáreas), y 26 contratos para la extracción de arena submarina (8 mil 390 hectáreas) (ver infografía). En total, se trata de 12 mil 769 hectáreas.

Además hay contratos para la exploración de arena submarina que comprenden un área total de 4 mil 564 hectáreas. Más allá de las concesiones dadas por las autoridades, también hay denuncias ciudadanas sobre la extracción ilegal del recurso. En la página web del Mici, por ejemplo, no aparecen contratos otorgados en Bocas del Toro para la extracción de arena –ni continental ni submarina– pero en esa región atlántica hay “impulsores”.

Es aquí donde González y Suman “se encuentran”. Como parte del desarrollo de un proyecto sobre manejo costero en Bocas del Toro, el docente viaja con regularidad a la provincia, y desde su casa en Miami narró, a través de correo electrónico y llamadas telefónicas, lo que había visto.

En agosto pasado, Suman estaba en playa Bloff de Isla Bocas y durante dos horas vio cómo tres camiones llegaban a sacar arena. Iker Lasa, representante local de The Nature Conservancy, también ha sido testigo de esto. Lasa contó que ahora los camiones hacen hasta 30 viajes diarios. Lo que más le preocupa a Suman de todo esto es que la extracción ocurre en una playa donde anida la tortuga baula, especie incluida en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza porque está en “peligro crítico de extinción”.

“Destruir su hábitat representa una gran amenaza para su sobrevivencia”, dijo Suman.Para el investigador, el auge de los proyectos turísticos ha impulsado esta actividad hasta el punto de que se comercializa clandestinamente, aseguró.En horas de la noche, agregó, los comerciantes entran a las playas de Cayo Zapatilla, un área protegida donde anidan las tortugas carey, y extraen arena. El volumen es tanto, que en un proyecto turístico en Isla Pastor, en Almirante, se ha logrado armar una playa donde no había.

Pero la extracción de arena no solo provoca voces en contra en Pacora y Bocas del Toro.Alcidis Palma, ex alcalde del distrito de Santa Isabel, en la provincia de Colón, dijo que cada día son más camiones los que llegan a las playas a extraer material.

Por su parte, los moradores del corregimiento de San Martín, en el distrito capital, se reunieron anoche para analizar las acciones que tomarán en contra de una concesión de extracción de arena que se concedió desde hace 11 años.Antes, contó Danilo Baeza, los camiones entraban esporádicamente.

El año pasado empezaron a llegar todos los días, y desde hace un mes la actividad la realizan las 24 horas del día, explicó.El Centro de Incidencia Ambiental (Ciam) ha denunciado en reiteradas ocasiones la extracción de arena submarina en el Archipiélago de las Perlas, y el Instituto Smithsonian ha advertido de los peligros ambientales que representa esta actividad en el sector.

Leslie Marín, abogado de Ciam, dijo que si bien es cierto el país tiene el derecho soberano de explotar sus recursos naturales, no menos cierto es que tiene la obligación de proteger y preservar el ambiente. Se intentó hablar con el ministro de Comercio Interior, Manuel José Paredes, pero solo se obtuvieron reacciones de la oficina de Relaciones Públicas del Mici.

Según la oficina, la entidad mantiene todos los controles para esta actividad, refiriéndose a la aplicación del Código Minero y a la imposición de multas cuando se comprueba que se extraen recursos minerales de forma ilegal. Para González y para Suman, sin embargo, los controles parecen ser más bien laxos. Si no, no andarían tan preocupados.

ACCIONES CIUDADANAS

.COCLÉ: El pasado mes de marzo, residentes de la Ciénaga Vieja de Antón protestaron en la calle por la extracción de arena en el río Antón, La Estancia, río Chico y en Los Pantanos.

.VERAGUAS: En abril pasado, habitantes de Bahía Honda, en el distrito de Soná, provincia de Veraguas, denunciaron la extracción de arena en tres playas de esa región.