Árboles de la cinta costera

Árboles y palmeras de la Cinta Costera

Eduardo Esquivel Ríos
Ingeniero Consultor

Dice el Confabulario del Panamá América (19/4/2008), que un artículo mío sobre este proyecto desató una polémica radial entre Mario Velásquez y un tal “Clave Cutarra”, que supongo que es el Lic. Colamarco que funge como titular del MOP. Al parecer, la polémica se centró en que en un artículo mió se planteó que en las áreas de relleno marino no se podían plantar árboles de 5 metros de altura porque el nivel freático marino está a menos de tres metros de profundidad, y la salinidad mataría los árboles en pocos días. Por esto reclamo el derecho a réplica. La suposición del ministro Colamarco, que apoya el Confabulario, es que esto no es cierto, ya que en la Avenida Balboa, y en el Club de Yates, que también es relleno, hay palmeras y árboles de más de cinco metros de altura, como ficus, pinos, almendros, mangos, etc.

Aclaro, primero, que los árboles y las palmeras de esa avenida no fueron plantados de 5 metros de altura. Se plantaron plantones de 1 metro de altura, y crecieron poco a poco, adaptándose a las condiciones de salinidad con los años. No es igual sacar un árbol de 5 metros de un área no salina y transplantarlo en un agujero con agua salada, como pretende el MOP.

Segundo, pocos saben que en la Avenida Balboa se han plantado muchas especies de árboles y palmeras, y muchas han muerto por la salinidad. Sólo quedan aquellas con características halófilas, o sea, resistentes a la salinidad como ficus, almendros, mimosups, flamboyan, parkinsonia, sterculia, eucaliptus y varias especies de palmeras, cuyo sistema radicular es superficial y  resistentes a la salinidad. El “pino” que mencionan no es tal, sino el “ciprés australiano”, casuarina, que es muy resistente a la salinidad. En otros países se utiliza para estabilizar dunas en las playas.

Muchos no recuerdan que, en el relleno frente a ATLAPA, el General Torrijos ordenó plantar guayacanes. Y todos los arbolitos plantados morían a las pocas semanas por la salinidad. Después de muchos intentos, sólo quedaron ciertos árboles, palmeras y otras especies halófilas.

En cuanto a un anuncio publicitario pagado que dice que la “Cinta Costera” será el “Pulmón de la Ciudad ”, señalo que esto es un disparate propio de la ignorancia en el tema. Sólo en el Parque Metropolitano hay mil veces más área verde. Ni siquiera superaría al Parque Omar en ese aspecto. No podría entablar un debate técnico con el Lic. Colamarco, ya que la ética profesional me lo impediría, pues él no es profesional en el asunto, aunque por razones que sólo suceden en Panamá, es el responsable del proyecto.

Lo de los árboles y las palmeras de la Cinta Costera es un aspecto de menor importancia comparado con otros en ese proyecto, como consta en decenas de artículos de profesionales distinguidos. Pero, esta polémica es de fácil solución, ya que en pocos años veremos quién tiene la razón.

Desafortunadamente, el Lic. Colamarco y sus colaboradores, ni la empresa Odebrecht estarán disponibles en responsabilidad para cuando empiecen los problemas, como siempre sucede en Panamá.

Fuente: Panamá Profundo, 25.4.2008

Cinta Costera: Oxígeno o Cemento

“Propuesta de cinta costera es una adefesio”

El “paisajismo” propuesto para la cinta costera es un adefesio. En vez de ofrecernos las tan prometidas áreas verdes –aquel parque que permite el disfrute del entorno marino y mitiga el caos vehicular– nos presenta más pavimento y quioscos de pésimo diseño, a lo que habrá que adicionarle los hangares que terminará construyendo el club privado sobre el relleno que nuestros impuestos costearán.

La ciudad clama por menos concreto, más follaje, y buen gusto. La calzada de Amador nos brinda un ejemplo de lo que, precisamente, no debe ser la cinta costera: un área despejada, espectacular por su sencillez, convertida en una interminable congestión de construcciones de pobre arquitectura y mal gusto.

Cuando se cuenta con la majestad de la bahía, no se necesitan quioscos ni fuentes, y mucho menos las mediocridades que proponen. Ahorrémonos las cursilerías y dejemos que sea la naturaleza la que nos cautive, aceptando la recomendación del modernismo, tan apropiada aquí: “Menos es mejor”.

Opinion de La Prensa, 11 de abril de 2008

PLANOS. MOP DESVELA EL DISEÑO PAISAJISTA DE LA OBRA.

Cinta costera con poco espacio verde

Solo el 23% del ‘área verde’ tendrá jardines. Hasta el monumento a Balboa estará rodeado de cemento.

Alianza Pro Ciudad, artífice de la idea, proponía más áreas verdes, y la exclusión del Club de Yates y Pesca.

Mónica Palm
Unidad de Investigación

mpalm@prensa.com

Mucho pavimento y poco espacio verde. Ese es el reclamo de los grupos ambientalistas, luego de conocer el diseño paisajista del proyecto de la cinta costera y nueva vialidad.

El Ministerio de Obras Públicas prometió que el proyecto sería un gran parque público. Ahora se sabe que solo el 23% del espacio denominado como “área verde”, tendrá jardines.

“Hay una plaza de cemento frente a la estatua de Balboa, en lugar de mantener el concepto que tiene, que es estar rodeado de jardín”, indicó Lina Vega, asesora del Centro de Incidencia Ambiental.

El proyecto original nació en la Alianza Pro Ciudad. “En aquel momento, el concepto no incluía al Club de Yates y Pesca ni los estacionamientos del hotel Miramar”, señaló Jorge Riba, arquitecto de la Alianza.

De las 35 hectáreas de relleno, 21 serán áreas verdes y parques, “mucho menos de lo que proponía la Alianza”, dijo.

PARQUE PÚBLICO. Norberto ODEBRECTH PRESENTÓ EL DISEÑO PAISAJÍSTICO DEL PROYECTO.

‘No hay tal cinta costera’

Los urbanistas aseguran que el diseño de la obra dista mucho de la idea original.

Hay plazas, una fuente, mesas para ‘picnic’ y quios-cos; los jardines cubren solo el 23% de las ‘áreas verdes’.

1 | PAVIMENTO “Una autopista con islotes arborizados”. Así define Raisa Banfield la cinta costera, a la vista de los diseños presentados la semana pasada. El proyecto lo construye la brasileña Norberto Odebrecht; debe estar listo en junio de 2009.
2 | MONUMENTO La estatua a Balboa será reconstruida “pieza por pieza” e instalada en una plaza, junto a una fuente dedicada a la india Anayansi. “¿Por qué una fuente frente al mar?”, se pregunta Lina Vega, del Centro de Incidencia Ambiental.
3 | ‘DESPROPÓSITO’ Las proyecciones sobre el mar que aparecen limpias (de color chocolate en la imagen), corresponden al lugar que se deberá rellenar para construir todos los hangares para beneficio de los socios del Club de Yates y Pesca.

Mónica Palm
mpalm@prensa.com

El Ministerio de Obras Públicas (MOP) prometió que la cinta costera sería “un solaz de áreas verdes”. Pero el hasta hace poco desconocido diseño de la obra muestra que las “áreas…” no son tan verdes: apenas el 23% de éstas, estará cubierta de jardines. El porcentaje restante, en lugar de guayacanes, acacias y robles, tendrá quioscos para comercios “de baja intensidad”, mesas para picnic, baños públicos, plazas pavimentadas y una gran fuente en homenaje a la india Anayansi.

“Ahora que se ha conocido el detalle del proyecto, es evidente que el gobierno nos ha tomado el pelo a los ciudadanos”, opinó Lina Vega Abad, directora de asuntos legales e informativos del Centro de Incidencia Ambiental (Ciam).

“No hay tal cinta costera. Se trata de un cuestionable proyecto vial con unos ridículamente pequeños islotes verdes, con mucho cemento alrededor y una gran cantidad de elementos absurdos, como fuentes frente al mar. A eso quedó reducido el gran espacio público verde que fue siempre la intención del proyecto. Este gobierno lo ha transformado en otra cosa”, recalcó.

A la crítica se suma la voz de Raisa Banfield, arquitecta de la Alianza Pro Ciudad.

“Nuestro proyecto era un parque con una avenida, no una autopista con islotes arborizados”, acotó. O, como lo define otro arquitecto de la Alianza, Álvaro Uribe, la cinta costera quedó como “un parque con una arteria de tránsito abierta”.

Coincidentalmente, en Alianza Pro Ciudad militan los dos arquitectos paisajistas contratados por la constructora brasileña Norberto Odebrecht, contratista de la obra.

“El hecho de que el gobierno haya dado prioridad al tema de la vía rápida, ha diezmado enormemente el tema del parque urbano”, dijo Banfield.

La indignación de los defensores del parque urbano surgió luego de que el Ministerio de Obras Públicas (MOP) desvelara, con bombos y platillos, el diseño paisajístico de la cinta costera, en un acto celebrado en la Presidencia de la República, hace una semana.

Sueño o pesadilla

El titular del MOP, Benjamín Colamarco, recordó que de la cinta costera se viene hablando desde la década de 1980. De hecho, la propia Avenida Balboa es un área rellenada desde 1954.

“Mucha teoría, muchos estudios, mucho diseño, muchas promesas… Y ninguna realidad. Nosotros estamos transformando esos sueños en realidades palpables”, indicó el ministro.

De los 189.1 millones de dólares que cobrará la brasileña Norberto Odebrecht por diseñar, construir y financiar la obra, 3.4 millones de dólares serán destinados al área de parques y paisajismo. El acceso del público a las áreas verdes será a través de seis puentes peatonales, que costarán casi 1.4 millón de dólares.

El diseño del paisajismo es obra de los arquitectos Boris Aguilar y Alberto Arosemena. Ambos provienen de las filas de Alianza Pro Ciudad. “Después de la construcción del Canal de Panamá, este es uno de los proyectos más importantes”, apuntó Aguilar.

Aguilar y Arosemena intentan convencer de las bondades anticongestionantes y recreativas del nuevo diseño: que si se plantarán más de 50 variedades de árboles, que la vegetación será tropical nativa, que la estatua de Balboa se va a reconstruir exactamente igual, “pieza por pieza”… Pero, como dijo Colamarco, “una imagen vale mil palabras”. Y lo que está en las imágenes preparadas por los arquitectos paisajistas, no es del agrado de los que creyeron que el proyecto sería un pulmón verde de la ciudad.

Está el tema de las mesas para picnic. Lina Vega, del Ciam, dijo que es un peligro que la gente se siente a comer al lado de los vehículos que transitarán, a toda velocidad, por los tramos viales libres de semáforos.

También consideró “absurdo” instalar una fuente, “cuando tenemos el mar a la vista”. La fuente en honor a la india Anayansi estará ubicada, precisamente, en una saliente hacia el mar, acompañando al monumento a Vasco Núñez de Balboa.

Igualmente, preocupa que el libre tránsito por las veredas y ciclovías se interrumpe en dos puntos: el hotel Miramar Intercontinental y el Club de Yates y Pesca. Los pliegos de cargos especifican la construcción de accesos particulares a estos dos puntos. Según Álvaro Uribe, “esto es un despropósito”.

“Hay que redefinir la relación con el club. Se queda o no se queda, y bajo qué condiciones”, apuntó Uribe.

Según una ley de 1959, la finca que ocupa el club –que fue un regalo de la Asamblea– deberá ser revertida a la Nación, si en la bahía se desarrolla un proyecto “de interés nacional”. Pero en el MOP, en lugar de aplicar la ley, reservarán tres de las 35 hectáreas del relleno que hará Odebrecht para uso exclusivo de los socios del Yates y Pesca, a cambio de las tierras que hoy ocupan.

Los “módulos” son otra historia. Según el pliego de cargos, serán cinco, ubicados en las inmediaciones de los pasos peatonales. Cada módulo tendrá baños sanitarios, teléfonos públicos, fuentes de agua… y facilidades para que operen comercios “de baja intensidad”. De hecho, el MOP prevé dos quioscos por cada módulo.

Además, Norberto Odebrecht deberá construir una oficina de al menos 150 metros cuadrados, destinada a la administración y mantenimiento de la cinta.

Los arquitectos paisajistas también han dejado espacios para que, a futuro, se construya un anfiteatro para mil personas, y otra fuente, esta vez “de agua interactiva”.

Se intentó entrevistar a los arquitectos paisajistas de Norberto Odebrecht, pero no atendieron el requerimiento de este diario.

Colamarco debe dar explicaciones

El jueves 17 de abril, el ministro de Obras Públicas, Benjamín Colamarco, tiene una cita en la Comisión de Obras Públicas de la Asamblea. El tema: el relleno de tres hectáreas que Norberto Odebrecht construirá para uso exclusivo del Club de Yates y Pesca.

Norberto Odebrecht calculó que construir el relleno del club le costará 9.8 millones de dólares.

Esto es parte de un acuerdo del MOP con el club, que, a cambio del relleno, cederá una finca de 8 mil 88 metros cuadrados.

La comparecencia de Colamarco la solicitó el jefe de la bancada panameñista José Blandón, para que explique por qué se llegó a este acuerdo y no se cumple con la Ley 3 de 1959, que señala que el Estado puede hacer uso de las tierras del club, en aras del relleno de la bahía.

La Comisión legislativa de Obras Públicas la preside Geovany Castillo (PRD) y la completan Susana de Torrijos, Eloy Zúñiga y Antonino Rodríguez, del PRD; Arturo Araúz, de Unión Patriótica; Marcelino Mudarra, de Molirena, y Osmán Gómez, del Panameñista.

————–

CRITICAN DISEÑO DE LA CINTA COSTERA: ES UN ADEFESIO

Vea más de CINTA COSTERA de la ciudad de Panamá.

Revelan diseño de la cinta costera de Panamá

RELLENO PARA EL CLUB DE YATES Y PESCA.

Colamarco evita hablar del acuerdo

LA PRENSA/Jorge Fernández
Obras de relleno en la Avenida Balboa. 1008136

Mónica Palm
mpalm@prensa.com

El proyecto de la cinta costera seguirá como está: con un relleno de tres hectáreas para uso exclusivo de los socios del Club de Yates y Pesca.

Al menos eso es lo que se vio en la presentación del diseño final de la cinta costera, que construye Norberto Odebrecht por encargo del Ministerio de Obras Públicas (MOP).

Ayer, el ministro Benjamín Colamarco evitó ahondar sobre el acuerdo que pactó el MOP con el club. Ni siquiera precisó si se revisó la Ley 3 de 1959, antes de negociar con el club. “Vamos a cumplir con la ley y este proyecto va a ser una realidad”, dijo.

La Ley 3 adjudicó de forma gratuita, al club, una finca. Esa misma ley dice que el terreno revertirá al Estado en caso de realizarse una obra “de interés nacional”, como es el caso de la cinta costera.

CINTA COSTERA. ARQUITECTOS PRESENTAN DISEÑO A LA SOCIEDAD CIVIL.

Revelan diseño de la cinta costera

El 57% de las 25 hectáreas de parque será cubierto con palmas, guayacanes y otros árboles tropicales.

Los responsables del diseño proponen instalar una garita policial y un centro de información turística.

LA PRENSA/Jorge Fernández
AFÁN. La cinta costera debe estar terminada en junio de 2009

José González Pinilla
Mónica Palm

panorama@prensa.com

Boris Aguilar y Alberto Arosemena, los arquitectos que diseñaron el proyecto de la cinta costera y nueva vialidad, presentaron ayer el concepto paisajístico de la obra.

En el evento, realizado en la Casa Amarilla de la Presidencia de la República, Aguilar y Arosemena explicaron que la obra contará con un parque de vegetación tropical, con una extensión de 25 hectáreas, frente a la bahía de Panamá.

“Será un pulmón para la ciudad y para la Avenida Balboa”, sostuvo Aguilar.

Los trabajos de la cinta, realizados por la empresa constructora de capital brasileño Norberto Odebrecht, empezaron en diciembre de 2007 con el diseño aún no terminado.

De acuerdo con Aguilar, que fue contratado por Norberto Odebrecht, faltaba afinar algunos detalles que más bien eran de corte paisajístico.

Las novedades

Entre los detalles nuevos que Aguilar y Arosemena introdujeron al diseño original de la cinta costera, presentado casi a finales del año pasado, está la siembra de 100 árboles de guayacán, 15 especies de palma y la instalación de jardines.

Además, en los 2 mil estacionamientos públicos que tendrá el proyecto, estarán ubicado los árboles, que servirán como un paraguas natural contra el sol, dijo Aguilar.

El 57% del relleno será cubierto con grama, jardines y arbustos. El resto lo cubrirán siete kilómetros de veredas y una ciclovía.

Aguilar indicó que también se cambió el diseño de los puentes peatonales, que estarán sobre las cuatro nuevas vías del proyecto.

La propuesta original consistía en puentes con rampas instalados de forma horizontal. Ahora, los puentes tendrán en cada extremo un diseño estilo caracol, que permitirá el acceso al lugar a las personas con impedimentos al andar.

Los arquitectos también incluyeron dentro del proyecto la creación de cuatro paradas de buses: una en la salida de calle 28; otra frente al Hospital del Niño, y las otras dos, entre las calles Uruguay y Aquilino de la Guardia.

Arosemena indicó que en esta ocasión diseñaron la cinta sin aceras, a un costado de la avenida, para tratar de disminuir los atropellos.

Según él, esto obligará al peatón a adentrarse en la cinta costera, donde habrá aceras y puentes peatonales.

Boris Aguilar, por su lado, propuso la construcción de un puesto policial y una oficina de información turística dentro del proyecto, aunque el contrato no contempla la construcción de estas estructuras.

Plazas y fuentes

Los arquitectos definieron la creación de siete plazas que estarán ubicadas a lo largo de los 3.5 kilómetros de extensión que tendrá la cinta.

Se prevé también la construcción de una fuente con imitación de piezas de orfebrería, que representará las distintas culturas indígenas que existen en el país.

Habrá cinco módulos facilitadores para el público, que incluirá baños.

De acuerdo con Aguilar, habrá un auditorio que servirá para actividades culturales. Tendrá un diseño de concha, pero podría experimentar cambios a medida que avanza la construcción de la obra, dijo.

El ministro de Obras Públicas, Benjamín Colamarco, reiteró que el proyecto, que será entregado en junio de 2009, ayudará a aliviar el congestionamiento vehicular en la Avenida Balboa. Sostuvo que sobre la vía cruzan a diario 80 mil vehículos, y adelantó que en los próximos cinco años transitarán 125 mil.

Agregó que el proyecto tendrá seis carriles que irán desde las afuera hacia el centro de la ciudad, y cuatro carriles en sentido contrario.

Asimismo, prometió que desaparecerán “esas galeras horribles” que tiene actualmente el Club de Yates y Pesca en el lugar. El club será integrado al proyecto de la cinta costera.

La conveniente ambivalencia del ministro Benjamín Colamarco

A Benjamín Colamarco le sobran las palabras para hablar de la cinta costera, sus fuentes, ciclovías, parques y estacionamientos. Pero cuando se le pregunta por el relleno para uso exclusivo de los socios del Club de Yates y Pesca, recurre a la ambivalencia.

“Haremos lo que la ley diga que tenemos que hacer para que el proyecto camine en función de recuperar áreas públicas y verdes”, dijo. Agregó que también respetará el contenido del pliego de cargos y las adendas con las que trabaja Odebrecht, contratista de la cinta costera. El MOP acordó otorgar un relleno de tres hectáreas al Yates y Pesca, a cambio de una finca de 8 mil 88 metros cuadrados que tiene el club en Avenida Balboa. La finca le fue adjudicada al club, a título gratuito, mediante la Ley 3 de 1959, promulgada por la Asamblea Nacional. Sin embargo, esa ley dice que el terreno revertirá al Estado “en caso de que por el proyectado relleno de la bahía o cualquier otra obra portuaria de interés nacional no pueda dedicarse a los fines motivo de la cesión“.

Ello incluye las mejoras construidas, es decir, la marina y las galeras. En ningún lado la ley menciona que al club se le resarcirá con nuevas tierras o rellenos. Así, no se sabe cómo Colamarco honrará el contenido de la Ley 3 y, a la vez, el del pliego de cargos, ya que este establece que el club sí cederá la finca que le regaló la Asamblea, pero a cambio de tres hectáreas de relleno. Como parte del acuerdo privado con el MOP, el club dejará sin efecto una concesión para el uso de 2.06 hectáreas de fondo de mar. Por ese espacio, el Yates y Pesca paga un canon de un centavo por metro cuadrado al mes: es decir, 206 dólares mensuales.

Se intentó conocer la opinión del defensor del Pueblo, Ricardo Vargas, frente a la posible afectación causada por la cesión de áreas públicas, tanto al Club de Yates como al hotel Miramar Intercontinetal, y si pensaba pedir la nulidad del acuerdo o tomar alguna acción legal al respecto, pero no contestó las múltiples llamadas. Decía estar en reuniones.

VEA ADEMÁS: CRITICAN DISEÑO DE CINTA COSTERA: ES UN ADEFESIO

Cinta costera con club de yates, hotel y otros artefactos

El club de yates, ICA y sus rellenos

17 DE MARZO.Dos publicaciones recientes de La Prensa sobre el tema urbanístico en nuestra ciudad capital merecen atención particular.La primera es el interesante artículo del arquitecto Brooke Alfaro, titulado “Colamarco y el club”, del viernes 14 de marzo, en referencia a la indiferencia del Ministro de Obras Públicas ante el uso privado de ciertos terrenos de la futura cinta costera.Alfaro da en el clavo al alertarnos sobre el gravísimo error del ministro, uno todavía corregible, de mantener la presencia del cada vez más extenso Club de Yates y Pesca entre la Avenida Balboa y la bahía de Panamá.

Como bien lo expresa el autor, el proyecto de la cinta costera quedará seriamente afectado en su mitad por una inmensa mole de piedras y estructuras que solo beneficiarán a ese exclusivo club de unos centenares de miembros, frente al perjuicio que causará a más de tres millones de panameños que tenemos el derecho al mejor aprovechamiento visual y físico de nuestra bahía.La degradación estética del lugar, el continuo tráfico de entrada y salida de carros, camiones y remolques, el fraccionamiento de un espacio verde que se suponía reservado a peatones y ciclistas, deben convencer al Gobierno de que ese club puede ser trasladado a un sitio mucho más apropiado como Amador, Diablo, Paitilla o Punta Pacífica.

El Gobierno debe actuar pronto y con firmeza, recordando que el club ocupa terrenos que son propiedad del Estado y que por lo tanto se encuentran bajo el control de las autoridades.La segunda publicación, en la portada de la edición del lunes 17 de marzo, se refiere a unos rellenos que la empresa mexicana ICA comienza a realizar frente a Boca La Caja, en principio para destinarlos como un “espacio público”.Sin embargo, en la gráfica que aparece bajo el encabezado de la noticia (“ICA devuelve espacio público”) se observa claramente que los rellenos en prospecto no son únicamente para áreas verdes y deportivas.

En el lado derecho, próximos a las casetas de peaje del Corredor Sur, se aprecian los dibujos de nuevos rascacielos de apartamentos a ser construidos sobre esos mismos rellenos.La noticia del lunes 17 de marzo se quedó corta, pues todo indica que ICA está realizando los rellenos más para su venta a empresas constructoras (seguramente a precios mucho mayores que los 800 mil dólares invertidos en todo el espacio rellenado) que para el bienestar de los residentes de ese sector capitalino.

Mercedes de González

—————–

También pretenden dejar el empedrado del hotel Miramar que fue construido en espacio inadjudicable…

Qué barbaridad de país!

Tan chiquitos y tan corruptos.

Burica Press

Saneamiento de la Bahía de Panamá avanza

PARQUE LEFEVRE

Limpieza de la bahía, viento en popa

LA PRENSA/Carlos Lemos

Los trabajos de saneamiento de la bahía de Panamá tienen, a la fecha, un 15% de avance. En sectores como calle 90 este, en Parque Lefevre, intersección con la Avenida Santa Elena, ya se observa maquinaria en los trabajos de colocación de tuberías colectoras.

limpieza de la bahía.Las obras se realizan en Panamá, San Miguelito y Arraiján.

Saneamiento avanza 15%

El director del Idaan, Juan Antonio Ducruet, dijo que se usarán tuneladoras en parte de la obra.

Algunos empresarios de Parque Lefevre se quejaron porque no les advirtieron de posibles afectaciones.

José Somarriba Hernández
jsomarriba@prensa.com

Los empresarios y comerciantes de la Avenida Santa Elena, en el corregimiento de Parque Lefevre, pueden estar tranquilos, pues los trabajos del proyecto de saneamiento de la bahía de Panamá –que incluyen instalar 7.5 kilómetros de tuberías bajo esa vía– no implicarán romper la calle.

Se utilizarán máquinas tuneladoras (TBM), como explicó el director del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan), Juan Antonio Ducruet, quien agregó que la obra registra a la fecha un avance general de 15% y se espera que en 36 meses esté concluida.

Los trabajos de saneamiento de la bahía de Panamá, con un costo aproximado de 350 millones de dólares, se realizan en corregimientos de los distritos de Panamá y San Miguelito, además de Veracruz, que pertenece a Arraiján.

La obra abarca 65 subcuencas de unos cinco ríos que desembocan en el Golfo de Panamá.

AVANCES DE LA OBRA

Ante el poco adelanto del proyecto, Ducruet dijo que “ese avance del 15% es general, pero si lo vemos de forma individual, hay sectores en que las obras registran 40% y hasta 60% de construcción”.

Los trabajos –que ya empezaron– incluyen colocación de tuberías colectoras de aguas residuales en los ríos Palomo, Matías Hernández, Río Abajo, entre otros afluentes y quebradas de la capital y San Miguelito.

El proyecto también requiere la edificación de una planta de tratamiento de aguas en el río Juan Díaz, la que, una vez recibidas las descargas contaminadas, las purificará y enviará de vuelta al mar.

Además, se prevé erigir una planta de acopio de gas metano que servirá para generar y proporcionar parte de la energía eléctrica con la que funcionará la planta colectora de aguas residuales.

“Se necesita mucha energía eléctrica y el costo va a ser mitigado aprovechando el metano obtenido de los digestores de los lodos de aguas residuales. Esto está incluido en el proyecto original”, sostuvo.

PENDIENTES

Pese a que aún falta por iniciar buena parte de la obra, las proyecciones son alentadoras, pues en los próximos meses, según Ducruet, arrancará la mayoría de los aspectos pendientes.

“Este año iniciaremos la construcción del túnel interceptor este, la colectora sobre el río Curundú y, en conjunto con la firma Odebretch, se construye la colectora de la Avenida Balboa. También la del río Tocumen y las redes adicionales de ese cauce”, indicó el Director del Idaan.

Las colectoras tienen en promedio un período de construcción de 18 meses; la planta de tratamiento, 24 meses; y el túnel, hasta 36 meses, por lo que el sistema debe empezar operaciones en unos tres años.

AFECTACIONES

Ducruet reconoció que, a pesar de la planificación de la obra, hay lugares como calles secundarias, en que se han causado algunas incomodidades porque muros y construcciones menores han sido afectados, pero el proyecto contempla la restitución de los sitios afectados.

Por otro lado, el funcionario señaló que se han encontrado con que muchas personas han invadido las servidumbres de los ríos y las tuberías deben pasar por esos lugares.

En ese caso, agregó, se trata de negociar con los propietarios para buscar la forma de afectar lo menos posible, aunque hayan invadido la servidumbre pública.

Auriel Villalobos, gerente de Detailing Center –taller de chapistería ubicado frente a la Avenida Santa Elena–, dijo que “nadie nos ha dicho nada sobre el proyecto, y los trabajos en la parte posterior de nuestro negocio han causado algunas molestias… algunos no pueden entrar a sus casas”.

Pese a ello, Villalobos ve con buenos ojos que se utilice la tecnología de tunelación “porque un carro entero podría caer en una de las zanjas, en caso que rompieran las calles”.

UNA OBRA MILLONARIA

.COSTO: Se estima en 350 millones de dólares.

.SECTORES: El proyecto millonario se ejecuta en corregimientos de los distritos de Panamá, San Miguelito y Arraiján.

.ÁREAS: La obra se realiza en unos cinco ríos y 65 subcuencas que desembocan en ellos.

.ENTES: Las instituciones involucradas son: el Idaan, el MOP, el Municipio de Panamá, la Anam, el MEF, el Mivi y el Minsa.