Panamá: Panel de Inspección del Banco Mundial encuentra violación a derechos territoriales indígenas Ngäbe y Nasos

Panamá – Proyecto de Administración Territorial

Banco Mundial aprueba Plan de Acción luego de discutir informe del Panel de Inspección sobre violación a derechos territoriales indígenas

WASHINGTON, 4 de febrero de 2011 – El Directorio Ejecutivo del Banco Mundial abordo en la víspera el informe de la investigación independiente del Panel de Inspección relativo al Proyecto de Administración Territorial en Panamá,  conocido en Panamá como PRONAT, aprobando el Plan de Acción de la Gerencia contenido en la Respuesta de la Gerencia del Banco a las conclusiones del Panel.

Casa de la Familia Séptimo; Alto del Valle, Pa...

Vivienda Ngäbe en Comarca Ngäbe Bügle (Caribe) Fuente: Lon&Queta via Flickr

La investigación del Panel respondió a dos peticiones relacionadas al reconocimiento legal de las tierras habitadas por dos grupos indígenas, los Naso y los Ngäbe. La investigación del Panel se centró en determinar si se cumplió con la política del Banco en materia de la defensa de Grupos Indígenas, en particular respecto al respaldo del Proyecto a la creación de territorios indígenas y de consultas adecuadas con las comunidades afectadas, y si se cumplió con el papel del Banco de supervisar la correcta implementación por parte del gobierno de las actividades del proyecto.

Aprobado en enero de 2001 y finalizado en junio de 2010, la inversión total del proyecto llegó a US$58,6 millones, financiados parcialmente por un préstamo del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) de US$47,9 millones. El objetivo del proyecto era modernizar la administración territorial en Panamá mediante el establecimiento de procedimientos más simples para el otorgamiento de títulos de propiedad y el mejoramiento de la capacidad de las instituciones locales para mapear casi la mitad del país, estableciendo un sistema integrado de registro y catastro para certificar la propiedad y la correcta titulación, consolidando las áreas protegidas y los territorios de los Pueblos Indígenas.

Roberto Lenton, Presidente del Panel de Inspección, subrayó “la importancia crítica de los temas abordados por los Naso y los Ngäbe en sus Peticiones de Inspección, y del objetivo del Proyecto de asistirles a resguardar sus derechos territoriales como pueblos indígenas.” Indicó que “en ciertos asuntos, la Gerencia cumplió con la política pertinente del Banco, elogiando a la gerencia por haber jugado un papel clave a la hora de involucrarse en los derechos territoriales de los pueblos indígenas. Sin embargo, el Panel también halló instancias importantes de no cumplimiento con la política del Banco, algo que contribuyó en parte a la falta de progreso en el resguardo de los derechos territoriales de los Naso y los Ngäbe.”

La investigación del Panel subrayó dos lecciones importantes respecto al cumplimiento de la política, a saber el requisito de preparar un Plan para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y la necesidad de supervisión adecuada para poder reaccionar inmediatamente ante cualquier problema emergente en el terreno. A nivel sistémico , el Informe corrobora la importancia crucial de la participación integral y el respeto por los derechos de los pueblos indígenas, cumpliendo con la política del Banco, en actividades que les afectan, incluyendo el mapeo y reconocimiento de sus tierras.

El Panel observó que una vez que los problemas fueron identificados, el personal del Banco se involucró de manera intensa y constructiva con las comunidades afectadas para comprender mejor y ayudar a resolver los problemas suscitados. Las personas afectadas le indicaron al Panel que si bien esperan la consolidación de sus derechos territoriales a estas tierras, valoran enormemente las acciones y el esfuerzo del Banco, esperando que éste siga involucrándose en este tema en el país.

Abordar asuntos no resueltos relacionados con el territorio de los Naso y las Áreas Anexadas de los Ngäbe en la provincia de Bocas del Toro requiere la atención inmediata de la recientemente creada Autoridad Territorial (ANATI) de Panamá.

Laura Frigenti, ex Directora del Banco Mundial para América Central

“Le damos la bienvenida a las conclusiones del Panel, esperando que el Plan de Acción aprobado hoy por el Directorio contribuya a resolver los asuntos pendientes de derecho territorial de los Pueblos Indígenas de Panamá.”

Más información:

http://www.inspectionpanel.org

Anuncios

Banco Mundial culpa a los biocombustibles del encarecimiento de la comida

Un informe del BM culpa a los biocombustibles del encarecimiento de la comida

Plantas de arroz en Bangkok (Tailandia). Tailandia es el más grande exportador de arroz del mundo y podría aprovechar un proceso desarrollado por científicos chinos para convertir espigas de arroz, el tallo que no se usa y las hojas de la planta, en Biogas. EFE
Londres, 4 jul (EFE).- Los biocombustibles han hecho que los precios de los alimentos se elevasen en un 75 por ciento en todo el mundo, según un informe confidencial del Banco Mundial (BM) filtrado al diario “The Guardian”.Esos datos desmienten las afirmaciones del Gobierno estadounidense en el sentido de que los combustibles de origen vegetal contribuyen a la carestía de los alimentos en menos de un 3 por ciento, señala el periódico.

Según algunas fuentes, el informe, terminado en abril, no se ha publicado hasta ahora para no poner en apuros al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, que ha atribuido ese encarecimiento fundamentalmente a la mayor demanda de alimentos en China y la India, y evitar tensiones entre la Casa Blanca y el BM.

El informe del Banco Mundial explica que “el rápido crecimiento de la renta en los países en desarrollo no se ha traducido en un fuerte aumento del consumo de cereales y no ha contribuido de modo importante a la subida de precios”.

Incluso las sequías en Australia han tenido sólo un pequeño impacto en ese fenómeno, señala el informe, que atribuye por el contrario el máximo impacto a la fuerte demanda de biocombustibles por parte de Europa y Estados Unidos.

“Sin el incremento de (la demanda de) biocombustibles, las reservas mundiales de trigo y maíz no habrían caído sensiblemente y los aumentos de precios debidos a otros factores habrían sido moderados”, explica el documento.

El documento confidencial del Banco Mundial llega en un momento crítico para las negociaciones multilaterales sobre la futura política mundial en materia de combustibles.

La carestía de los alimentos será u no de los temas que se tratará en la cumbre de países industrializados (G8) que se celebra la próxima semana en Hokkaido (Japón).

Según Robert Bailey, experto de Oxfam, “los dirigentes políticos parecen empeñados en suprimir e ignorar las claras pruebas de la importante contribución de los combustibles a los recientes aumentos de precios de los alimentos”.

“Los políticos se dedican a contentar a los lobbies industriales, pero la gente en los países pobres no tiene qué comer”, denuncia Bailey.

El incremento del precio de los combustibles ha hundido en la pobreza a otros cien millones de personas en todo el mundo y ha desencadenado desórdenes en numerosos países, desde Bangladesh hasta Egipto.

El precio de la cesta de alimentos examinados en el estudio del Banco Mundial aumentó un 140 por ciento entre el año 2000 y el pasado febrero.

Según el informe, el encarecimiento de la energía y de los fertilizantes sólo contribuyó en un 15 por ciento de ese incremento mientras que un 75 por ciento corresponde a los biocombustibles.

Esto último se debe a tres factores: en primer lugar, buena parte de la producción de cereales se ha dedicado a combustibles en vez de a alimentos.

Así, más de un tercio del maíz estadounidense se utiliza actualmente para producir etanol y más de la mitad de los aceites vegetales en la UE se dedican a producir biodiesel.

En segundo lugar, se ha animado a los agricultores a dedicar una superficie mayor a la producción de biocombustibles y todo ello ha desencadenado además la especulación financiera en torno a los cereales, lo que ha contribuido a elevar aún más los precios.

El informe precisa, sin embargo, que los biocombustibles derivados de la caña de azúcar, una especialidad del Brasil, no han tenido un impacto tan fuerte como los del maíz y otros productos.

“Esta claro que algunos biocombustibles tienen un enorme impacto en el precio de los alimentos, comentó anoche el ex principal asesor científico del Gobierno británico, David King.

“Al apoyar a los biocombustibles subvencionamos los incrementos de precios de los alimentos sin hacer nada a favor del cambio climático”, denunció King.

Banco Mundial salvaguarda a poblaciones indígenas

Políticas de salvaguarda social


Las políticas de protección social del Banco Mundial son una base fundamental para el apoyo que éste ofrece a las iniciativas de reducción sostenible de la pobreza. El objetivo de estas políticas es evitar y reducir daños indebidos a las personas que se encuentran en proceso de desarrollo. Como resultado de la atención otorgada a estas políticas, la efectividad y el impacto del desarrollo de los proyectos y programas respaldados por el Banco han aumentado sustancialmente.

Las políticas de protección suelen ser una plataforma que permite que las partes interesadas participen en el diseño de un proyecto y han sido un importante instrumento para la formación del sentido de pertenencia entre las poblaciones locales. Los miembros del equipo de Desarrollo Social para la región de América Latina y el Caribe no sólo revisan los proyectos financiados por el Banco para asegurarse de que cumplan con los estándares de protección social, sino que además ofrecen capacitación en políticas de protección, revisión de políticas y divulgación de mejores prácticas.

PUEBLOS INDÍGENAS

La política del Banco Mundial sobre pueblos indígenas, Directriz Operacional (OD) 4.20: Pueblos Indígenas, resalta la necesidad de que los prestamistas y el personal del Banco identifique a los pueblos indígenas, les consulte, se asegure de que participen y se beneficien de las operaciones financiadas por el Banco, en una forma culturalmente adecuada y evitando los impactos adversos que pudieran afectarles, o cuando no sea posible, al menos se reduzcan.

REASENTAMIENTO INVOLUNTARIO

Los proyectos de desarrollo que requieren tierras para su implementación a veces originan el desplazamiento involuntario de la población que vive en las áreas afectadas. El desplazamiento involuntario puede causar graves impactos a largo plazo, a menos que se planifiquen y se lleven a cabo acciones adecuadas para evitarlos. Por lo tanto, desde 1980 el Banco ha desarrollado políticas y pautas para el reasentamiento de poblaciones afectadas por proyectos; la Política de Reasentamiento del Banco se ha modificado varias veces, de acuerdo con las experiencias en su aplicación y a las nuevas situaciones que surgen. En la actualidad, la política vigente es la Política Operacional sobre Reasentamiento Involuntario OP 4.12. El objetivo principal de esta política es colaborar con los esfuerzos de las personas desplazadas, a fin de que mejoren su calidad de vida o al menos la restauren al nivel que tenían antes del desplazamiento.

En general, los proyectos que podrían originar desplazamientos involuntarios son: proyectos de infraestructura (por ejemplo: diques, caminos, suministro de agua e higiene ambiental), gestión de recursos naturales, mejoramiento de zonas y prevención de riesgos (personas que viven en áreas de alto riesgo). En los primeros dos tipos de proyectos, el desplazamiento es una condición para la implementación del proyecto, mientras que en el caso de los últimos dos, el reasentamiento es un vehículo para mejorar las condiciones de vida de la población.

En la región de América Latina y el Caribe, el crecimiento urbano sin planificación ha generado un grave déficit de viviendas, infraestructura para transporte y servicios básicos, en especial en los sistemas de agua y alcantarillado. Actualmente, 75% de la población vive en las ciudades. De acuerdo con esta situación, el 85% de los proyectos financiados por el Banco y que impliquen reasentamiento se encuentran en las áreas de desarrollo urbano, suministro de agua, higiene ambiental y transporte urbano, y el 95% de la población desplazada vive en ciudades. Los proyectos de desarrollo urbano, suministro de agua e higiene ambiental producen una mejora en las viviendas y en el medio ambiente, tanto para los residentes como para la población reasentada. Por esa razón, 80% de la población desplazada se está reasentando por beneficio propio y no como condición para el desarrollo de un proyecto. De este modo, el reasentamiento se ha convertido en una estrategia para reducir la pobreza y en un medio para reducir la cantidad de viviendas informales en las ciudades de América Latina.

Estrategia

El Banco ha llevado a cabo una revisión de los proyectos que financia en la región y, de acuerdo con los resultados, prepara pautas para la aplicación de la Política de Reasentamiento. Además, está elaborando una pauta para el reasentamiento urbano, basándose en las lecciones aprendidas en la región. También piensa desarrollar pautas sobre reasentamiento y administración de recursos naturales, y reasentamiento para prevención de desastres.