Chiriquí incursiona en la producción de biodiésel

VENTAJAS. El combustible vegetal será más económico

Chiriquí incursiona en la producción de biodiésel

Son muchos los beneficios porque no contamina el ambiente. El galón podría costar B/.4.00.

Marcelino Rosario

PA-DIGITAL
Cultivo. Para este proyecto se sembraron 5 mil hectáreas de palma de aceite.

Chiriquí. Panamá se prepara para el futuro y por esto en la provincia de Chiriquí ya funcionan dos plantas para producir biodiésel. Estas se encuentran en la comunidad de Burica, en Barú.

Aunque no se trata de plantas de alta producción, la Cooperativa de Productores de Palma de Aceite de Chiriquí (COOPEMAPACHI), decidió llevar adelante el proyecto a pesar de no llegar a un acuerdo comercial con la empresa Texas Biodiesel, con la cual había firmado una carta de entendimiento.

Cada una de estas plantas, que se instalaron hace ocho meses, producen 225 litros diarios del combustible.

José Morales, presidente de la junta directiva de COOPEMAPACHI, explicó que se trata de los primeros ensayos de combustible vegetal y lo han experimentado en los vehículos de la cooperativa.

Se ha demostrado que con este combustible no hay contaminación ambiental y su costo es menor, porque rinde 10 kilómetros más en comparación con el diésel.

————————

Estiman que el costo por galón sería de B/. 4.00, que podría disminuir si se incrementa la producción.

Asesoría.
Al comprar esta planta a una empresa extranjera, también adquirieron asesoría y capacitación para la elaboración del biocombustible.

El costo de las plantas y la asesoría alcanzaron los B/. 40 mil.

Los cooperativistas están conscientes de que en Panamá se puede producir biocombustible sin ningún tipo de dificultad. Pero necesitan una planta extractora de aceite que le permita adquirir la materia prima a un precio mucho más bajo que el actual.

Por eso han invertido B/.7 mil en una pequeña planta para extraer el aceite crudo necesario para producir biodiésel, porque la que requieren cuesta B/ 8 millones y están a la espera del crédito.

Préstamo.
La planta extractora se pretende financiar con créditos de bancos privados.

Se espera procesar 16 mil toneladas de aceite crudo al año, lo que debe ir en incremento, hasta alcanzar en el 2012, 32 mil toneladas al año.

La planta extractora se encamina a abastecer al mercado nacional donde se consume 100 mil toneladas de aceite crudo al año. De estas 64 mil corresponden al aceite de palma, cuya producción es 19 mil toneladas.

No se ha definido dónde se instalará la planta.

Con la planta de biodiésel y la planta extractora de aceite, la cooperativa COOPEMAPACHI se convierte en una de las más competitivas.

Anuncios

Pocos creen en los biocombustibles

Pocos creen en los biocombustibles

María Elena Navas
BBC Ciencia


George Bush

A pesar de las críticas, Estados Unidos y Europa apoyan el uso de biocombustibles.

Los biocombustibles son la opción menos favorecida por los expertos para combatir el cambio climático. Esa es la opinión de más de mil científicos y delegados de 105 países reunidos en la conferencia de Naciones Unidas sobre cambio climático en Bali, Indonesia.

Entre 18 tecnologías para reducir las emisiones de dióxido de carbono en los próximos 25 años, los combustibles producidos a partir de cosechas agrícolas son los de menor potencial.

La tecnología más favorecida por los especialistas es la energía solar.

La encuesta, dada a conocer en Bali, fue llevada a cabo por la organización ecologista Unión Mundial para la Conservación (IUCN en sus siglas en inglés) y el Banco Mundial.

El documento revela también que los expertos piden dar un mayor énfasis a la protección de la biodiversidad.

“Esta es la primera encuesta de varias que seguiremos haciendo durante los próximos dos años”, dijo a BBC Ciencia Julia Marton-Lefèvre, directora general del IUCN.

“Y los resultados revelan que para los expertos, el desarrollo sostenible y la biodiversidad son factores de gran importancia en la lucha contra el cambio climático”.

“Esto demuestra que las creencias no siempre se reflejan en las negociaciones”, afirma la funcionaria.

Tecnología

Se espera que en la conferencia sobre cambio climático la comunidad internacional se comprometa a un nuevo plan de dos años que conduzca a mayores reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero.

Éste sería puesto en vigor cuando el actual Protocolo de Kyoto expire en 2012.

Tal como afirman los expertos, la base de este nuevo compromiso y la respuesta del mundo al cambio climático será la tecnología.

Pero hasta ahora, nadie sabe con certeza cuál tecnología se debe adoptar.

Panel solar

La tecnología más favorecida por los expertos es la solar.

Es por eso que la IUCN preguntó a los más de 1.000 científicos, representantes de gobierno y organizaciones no gubernamentales reunidos en Bali, cuál es la tecnología en la que más confían.

De las 18 tecnologías propuestas por la IUCN, la actual generación de biocombustibles quedó en el último lugar de la lista.

Sólo 21% de los expertos cree que estos combustibles “tienen potencial para disminuir los niveles de carbono en la atmósfera sin efectos secundarios inaceptables en los próximos 25 años”.

Un 40% cree en el potencial de la energía nuclear de próxima generación, que actualmente está en desarrollo.

Y la energía solar para agua caliente y electricidad es la tecnología sostenible más favorecida, con el voto de 74% de los expertos.

Más estudio

“Necesitamos estudiar más cómo usar los biocombustibles”, afirma la funcionaria del IUCN.

“Porque ya se ha visto que no podemos utilizar biocombustibles sin pensar en las necesidades de los más pobres y su acceso a la tierra”, agrega.

Los expertos creen en general que mejorar el uso eficiente de energía y reducir la demanda podría producir más beneficios que las fuentes “limpias” de energía.

La encuesta contradice los esfuerzos de la Unión Europea y Estados Unidos que intentan aumentar el uso de biocombustibles.

No podemos utilizar biocombustibles sin pensar en las necesidades de los más pobres y su acceso a la tierra
Julia Marton-Lefèvre, directora general del IUCN

La evidencia científica reciente afirma sin embargo que éstos sólo podrán producir ahorros meramente marginales comparados con el combustible convencional y el diesel.

Y como ha quedado demostrado en Indonesia, se están talando bosques para cultivo de aceite de palma para la producción de biocombustibles.

Según los científicos, la evidencia muestra que dejar a los bosques intactos resulta en mayores beneficios y al mismo tiempo se protege a la biodiversidad.

“Un gran problema que tenemos es que en las negociaciones sobre cambio climático nunca hablamos de biodiversidad” afirma Julia Marton-Lefèvre.

“Pero esta encuesta demuestra que para los expertos la protección de la biodiversidad debe guiar los esfuerzos para combatir el cambio climático”, señala.

Poca fe

Quizás la respuesta más reveladora de la encuesta es que a pesar de que los expertos afirman que el cambio climático es el factor determinante de sus actividades profesionales, sólo 27% cree que es probable lograr un acuerdo para el 2009.

Sobre los posibles componentes de un acuerdo global post Protocolo de Kyoto en el 2012, una gran mayoría (92%) favorece la inclusión de todos los principales países emisores de carbono en el mundo.

Emisiones contaminantes

La conferencia intenta lanzar un plan de dos años para reducir más las emisiones.

Asimismo, 84% de los encuestados cree que los países ricos deben comprometerse a ofrecer ayuda para transferencia de tecnología a los países en desarrollo para que éstos puedan cumplir sus metas.

77% cree que esas metas deben ser obligatorias y 76% cree que debe haber diversos tipos de compromiso dependiendo del nivel de desarrollo de cada país.

En la conferencia se está discutiendo una reducción de emisiones de entre 25 y 40% para el 2020.

Es una opción que apoya la Unión Europea, pero Estados Unidos, Australia, Canadá y Japón se oponen a la inclusión de metas concretas.

Quizás por eso, hay pocas esperanzas de que pueda lograrse un consenso en los próximos tres días.

“Sin duda los acuerdos que logremos ahora serán los más importantes y para eso todos esperamos las elecciones en Estados Unidos”, dice Julia Marton-Lefèvre.

“Porque todos sabemos que sin el compromiso de Estados Unidos no podemos hacer mucho cuando hablamos de un sistema global de reducción de emisiones”.

NOTAS RELACIONADAS
La ONU discute, el mundo marcha

08 12 07 |  Ciencia y Tecnología
Lula pide revolución… del combustible

15 10 07 |  América Latina
ONU: ojo con los biocombustibles

09 05 07 |  Ciencia y Tecnología

VÍNCULOS

El hambre y los biocombustibles

El hambre y los biocombustibles

 
Los biocombustibles pueden desatar el hambre en el mundo y Panamá no escapa de esta catástrofe. Los pronósticos hablan de un cambio radical en la producción de materia prima alrededor del mundo”.
 
Eduardo L. Lamphrey R.
mf@prensa.com

 

BLOOMBERG

La proliferación de los biocombustibles puede tener un grave impacto en la producción de alimentos, lo que puede incrementar aún más las alarmantes cifras de hambrientos, según alerta un informe elaborado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La rápida idea de convertir comida -como maíz, trigo, azúcar o palma en combustible es una receta para el desastre, señala el informe de la relatoría sobre el derecho a la alimentación de la ONU, que será presentado ante la Asamblea General el próximo 24 de octubre. Por ello, aunque el relator aplaude la producción de biocarburante como un método efectivo para limitar el cambio climático, al mismo tiempo considera “inaceptable” que ponga en peligro el derecho a la alimentación humana.

Para el futuro, se estima que para elevar el uso de biocarburantes Europa tendría que dedicar el 70% de su producción agrícola y Estados Unidos toda su cosecha de maíz y soja. Por tanto, los países industrializados están muy interesados en que sean las naciones del sur las que produzcan biocombustibles para que ellos puedan alcanzar sus objetivos. Estados Unidos debe pasar de producir 20 mil 400 millones de litros de etanol de maíz a 132 mil 400 millones en solo 10 años.

Esto supone, además de expandir la superficie cultivada de maíz, soja y caña de azúcar, invertir en investigación para aumentar la productividad, crear granos genéticamente modificados para producir etanol, crear infraestructuras para la comercialización como los “alcoholductos” con el objetivo de crear un mercado de commodities energéticas. Para cumplir estos objetivos, Brasil debe pasar de los 4 mil millones de galones de etanol que exporta actualmente a 35 mil millones en 2017. Se construirán 77 usinas de etanol antes de 2012, con una inversión de 2 mil 500 millones de dólares. En los próximos años, Brasil impulsará en los países vecinos los cultivos extensivos, la construcción de usinas, ductos y redes de transporte financiados con los abultados fondos con los que cuenta el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

Tenemos 80 millones de hectáreas en la Amazonia que van a transformarse en la Arabia Saudí del biodiésel, afirmó el ingeniero químico brasileño Expedito Parente, quien es propietario de la primera patente registrada en el mundo para producir biodiésel a nivel industrial. Definitivamente la alianza Estados Unidos-Brasil puede jugar un papel destacado para estimular la producción de etanol en América Central y el Caribe, donde ya existen importantes cultivos de caña, en asociación con capitales privados.

La energía puede ser un factor de competitividad y desarrollo para América Latina, en un mundo en que la futura escasez de petróleo ya elevó los parámetros de costos energéticos y los biocombustibles aparecen como una alternativa económica. En ese sentido, Guatemala, Perú y Colombia, grandes cultivadores de caña de azúcar en la región, podrían beneficiarse del boom en la demanda de etanol. Los tres, considerados productores muy eficientes, extraen más azúcar por hectárea que Brasil, cuyos productores a su turno son ocho veces más eficientes que los productores estadounidenses de etanol de maíz. Colombia también, como el quinto principal exportador de aceite de palma, podría convertirse en fuente de biodiésel.

En América Central y el Caribe, Guatemala, El Salvador y Costa Rica son considerados los países más preparados para recibir inversiones y expandir la industria de biocombustibles.

Otros países con potencial son Honduras, Panamá y Nicaragua, que están un poco menos avanzados en infraestructura y legislación adecuada. En el Caribe, Jamaica tiene un rol importante en el mercado de etanol y República Dominicana y Granada muestran potencial. La ONU identificó potencial para biodiésel en Haití.

Para el caso Panamá, se sabe que un grupo de inversionistas brasileños está interesado en desarrollar la producción de etanol, utilizando como materia prima la caña de azúcar. El proyecto intentará poner en producción 70 mil nuevas hectáreas de caña. El proyecto contempla la producción de etanol para el mercado interno y para la exportación, aprovechando los buenos precios que se ofrecen por este combustible.

El precio del maíz en el mercado internacional mantiene una tendencia alcista, situación que se refleja en Panamá, y los expertos prevén que esta situación irregular en el mercado se mantenga hasta el 2015. Una de las razones de este abrupto incremento obedece a la decisión de Estados Unidos de utilizar el maíz para la producción de etanol. Los panameños consumen unos 600 mil quintales de maíz al año, pero para la alimentación de los animales se utilizan 7 millones de quintales. El maíz ahora tiene un tercer uso que es la elaboración de etanol, lo que ha registrado algún nivel de desabastecimiento en el mercado internacional.

Como consecuencia del aumento de los granos y sus derivados, Colombia, España, México, Guatemala, Uruguay, República Dominicana, Estados Unidos, Inglaterra, Chile, Costa Rica, Bolivia, Panamá, entre otros, han sufrido el encarecimiento del pan, la arepa, las empanadas y las tortillas. También la oleada de incrementos está golpeando a los productores de carne, puerco, pollo y huevos que utilizan maíz para alimentar a estos animales. “Tenemos capacidad considerable para la plantación de caña de azúcar (materia prima para producir etanol) y de palma aceitera (para biodiésel), y está a estudio un proyecto de ley para incentivar la contrucción de usinas de etanol”, afirma el presidente Torrijos.

Así mismo, Panamá hará obligatoria la mezcla de 10% de etanol en la gasolina que se consume en el país, que suma 160 millones de galones anuales. El Gobierno panameño también apuesta a su potencial logístico, como base de exportaciones hacia mercados asiáticos y Estados Unidos. En Panamá, a pesar de que no se comercializan biocombustibles, el maíz aumentó en el último mes de 2.30 dólares por quintal (45 kilogramos), un alza de 13% respecto al mes pasado.

BLOOMBERG

La producción de etanol en Panamá utilizando caña de azúcar alcanzaría un rendimiento de mil galones por hectárea, en otros países la producción supera las mil 500 toneladas por cada hectárea, además de que el costo por galón sería de 1.60 dólar, muy por encima del que presenta Brasil de 0.70 centésimos.

A pesar de las dudas sobre una producción rentable y eficaz en el país, sugerida por un estudio encomendado por el Gobierno a la firma Intracorp, dueños de los cuatro ingenios azucareros ya fueron a Brasil a conocer el proceso y pidieron ofertas de plantas.

Según cifras de la industria, en Panamá se siembran 26 mil hectáreas de caña y para producir etanol sería necesario añadir otras 15 mil, pero todavía se discute si la productividad es baja. No obstante, aunque el costo de una destilería de 250 mil litros diarios es de 20 millones de dólares y se corre el riesgo de que para alimentar a los autos falte azúcar, los empresarios panameños parecen embriagados por la idea de vender etanol a Estados Unidos.

El auge del etanol, sumado al inestable precio del petróleo ha motivado un encarecimiento de los alimentos en el mundo, y Panamá no escapa a esta situación. Solo en el mes de agosto incrementaron sus costos al consumidor el arroz, el queso amarillo, el aceite vegetal y la leche grado A. Otro rubro que experimentó alza fue la carne, con un incremento de 0.15 centésimos la libra. Pero la situación es aún más delicada para los panaderos y pasteleros, quienes anunciaron que en los próximos días solicitarán un aumento del 10% en los precios del pan, ya que las ganancias se han reducido en un 50% en comparación al año pasado.

Definitivamente, no solo la Organización Estados Americanos (OEA) y todos sus países miembros tienen que estar vigilantes, no podemos permitir que para garantizar la producción de biocombustibles se vaya a atentar contra la producción de alimentos, y menos aun destinar los suelos americanos para producir etanol en vez de producir alimentos, ya que esto puede poner en riesgo el futuro de nuestras sociedades. El panorama mundial hace prever a los expertos que el precio de la comida continuará aumentando, debido al crecimiento económico , el aumento de la producción de etanol y la inestabilidad del mercado petrolero.

  • El autor es economista.
  • Publicado en Martes Financiero,9 de octubre de 2007–La Prensa