Fallo ambiental favorece a comunidades indígenas

bocas del toro.PROYECTOS HIDROELÉCTRICOS EN LA MIRA DE AMBIENTALISTAS.

Fallo ambiental favorece a comunidades indígenas

El Tribunal Latinoamericano del Agua culpó al Estado panameño de agresiones a grupos indígenas. Organismos presentaron demandas en contra del Estado ante el Tribunal de Agua.

LA PRENSA/ Archivo
proyectos. Grupos ambientalistas demandan una mayor protección de los recursos hídricos del país.

José Arcia
jarcia@prensa.com

El Tribunal Latinoamericano del Agua responsabilizó al Estado panameño por el uso excesivo de la fuerza policial contra los habitantes naso y ngöbe de la comunidad de Charco La Pava, en Changuinola, Bocas del Toro, y también por adoptar un modelo inadecuado para el uso de los recursos hídricos en la región.

El Tribunal, que es un organismo ético y cuyas decisiones no son de cumplimiento obligatorio, responsabilizó a la empresa Aes Changuinola por desatender normas ambientales.

Aes construye una hidroeléctrica sobre el río Changuinola que es rechazada por los indígenas de la comunidad de Charco La Pava, donde en enero pasado hubo enfrentamientos entre los moradores y la Policía Nacional.

A la Empresa Pública de Medellín (EPM), por su parte, el Tribunal le pidió incorporar en Panamá los principios de responsabilidad social y ambiental que caracterizan sus proyectos en Colombia. EPM adelanta un proyecto, también hidroeléctrico, en el río Bonyic. El veredicto del Tribunal surge por demandas que presentaron, por separado, los organismos no gubernamentales Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD) y Consumo Ético.

ACD, en representación de las comunidades afectadas por la construcción de las hidroeléctricas, presentó la demanda alegando que los proyectos perjudican a las comunidades y violan su derecho de acceso al agua.

Consumo Ético, por su parte, demandó al Estado por las concesiones de carácter permanentes de agua que otorga la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), incluso en áreas comarcales.

La Anam, mediante un comunicado, dijo que aún no ha sido notificado del fallo del Tribunal, por lo que no podría emitir una consideración. Harley Mitchell, director de Asesoría Legal de la entidad, representó al Gobierno en la audiencia que se realizó en Guatemala la semana pasada.

Roberto Pérez, de EPM, dijo que analizará el fallo para posteriormente emitir una opinión.

Aes, por su parte, dijo que el proyecto se desarrolla cumpliendo las normas ambientales y con el respeto estricto de los derechos humanos de las personas que viven en los alrededores.

Además, dijo de que se realizan consultas públicas y hay un diálogo “franco y directo” con las comunidades.

Panamá en juicio ante Tribunal Latinoamericano del Agua

PANAMÁ SOMETIDA A JUICIO EN TRIBUNAL LATINOAMERICANO DEL AGUA

Burica Press. Antigua, Guatemala, 9 de septiembre de 2008. Según un comunicado oficial del Tribunal Latinoamericano del Agua (TLA) ha podido percibir que las controversias hídricas que afectan pueblos indígenas asumen características muy específicas. Por esa razón, requieren un tratamiento que contemple todas sus especificidades de manera integral. En virtud de todo lo anterior y amparados en las disposiciones contenidas en la Declaración Latinoamericana del Agua, el tribunal ético ha programado una audiencia especializada en juzgar problemáticas hídricas que afecten pueblos indígenas de Latinoamérica. Esta actividad se está llevando a cabo en el Hotel La Real Plaza, Antigua Guatemala, del 8 al 12 de septiembre del 2008 y paralelamente se realizan foros y talleres que aborden temas afines.

El primer caso presentado por sectores de la sociedad civil panameña es: Panamá -Proyectos Hidroeléctricos sobre los ríos Bonyic y Changuinola, Bosque Protector Palo Seco / Parque Internacional La Amistad, Provincia de Bocas del Toro, Comunidades Naso de Bonyic y Ngöbe de Charco La Pava.  Esta denuncia fue presentada por el consorcio de organizaciones Alianza Naso, Asociación para la Conservación de la Naturaleza y la Cultura Ngöbe, Alianza para la Conservación y el Desarrollo y Asociación para la Conservación de la Biósfera. En oposición a esta demanda estarán el Gobierno de Panamá, la Autoridad Nacional del Ambiente, la Empresa de Servicios Públicos de Medellín y la Empresa AES.

Naso Teribe en balsa tradicional Rio Teribe, Panama

Foto: S. Atencio (Cortesía de ACD). Un persona de la etnia naso Tjer Di, navegando en su balsa tradicional en el Río Teribe, Comarca Naso Teribe, en la Reserva de la Biosfera La Amistad Panamá, Noroccidente de Panamá.

Según la denuncia los proyectos de embalses inundarían una extensión superior a las 2500 hectáreas, distribuidas en los ríos Bonyic (1 embalse) y Changuinola (3 embalses). La principal causa del conflicto radica en que los embalses se construirían en tierras de las etnias Naso y Ngöbe respectivamente. Desde Octubre del 2007, se han presentado incidentes violentos en la comunidad Naso de Bonyic y en la comunidad Ngöbe de Charco La Pava.

De acuerdo con la información presentada, una población estimada en 5000 habitantes (1000 habitantes Naso y 4000 habitantes Ngöbe), se verían afectados por los citados emprendimientos. Los embalses propuestos se ubicarían en el Bosque Protector Palo Seco, área de amortiguamiento del Parque Internacional La Amistad.

Aunado a lo anterior, los denunciantes sostienen que dichos emprendimientos implican violación a los derechos humanos indígenas que tienen que aceptar de manera forzosa una decisión unilateral del gobierno panameño y una alteración irreversible de las condiciones ecológicas únicas del Parque Internacional La Amistad, en especial a lo que su flora y fauna acuáticas se refiere.

El segundo caso presentado por organizaciones civiles panameñas corresponde al caso: Panamá -Ley de Concesión para el aprovechamiento del agua en Panamá. Territorios de las comarcas indígenas panameñas: Ngöbe-Buglé, Madungandi, Kuna Yala, Wargandi y Emberá-Wounaan. Esta demanda fue interpuesta por los consumidores y usuarios en la mesa de debate de la Comisión de Ambiente, Población y Desarrollo, y Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas de Panamá (CONAMUIP). En oposición a la demanda estarán la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) y la Comisión de Población, Ambiente y Desarrollo de la Asamblea Nacional.

En la Audiencia del Tribunal Latinoamericano del Agua en Antigua, Guatemala se someterá al gobierno panameño a la justicia por intento de enajenación del recurso hídrico y violación a los derechos humanos de pueblos indígenas asentados en la Reserva de la Biósfera La Amistad Panamá. Igualmente se le acusa de dar concesiones ilegales de aguas y ecosistemas de rica biodiversidad para construir represas.

Según los denunciantes el proyecto de Ley # 278 “Marco de Gestión del Recurso Hídrico”, presentado ante la Comisión de Ambiente, Población y Desarrollo de la Asamblea Nacional de Diputados propicia el acaparamiento de aguas. A juicio de los denunciantes, este proyecto de ley iría a facilitar el otorgamiento de concesiones permanentes de agua en desmedro de la participación ciudadana.

En lo que a las poblaciones indígenas compete, este proyecto vulneraría la autonomía indígena sobre sus territorios, y consecuentemente, sobre sus fuentes de agua, en criterio de los actores del contradictorio.

Según el Tribunal Latinoamericano del Agua (TLA) las complejas estructuras legales creadas con el fin de proteger esta invaluable riqueza, frecuentemente, han demostrado sus limitaciones para llevar a cabo su cometido. Muy a menudo, estas tierras se ven enfrentadas a graves riesgos asociados a la expansión desmedida de los procesos de capitalización de recursos, con lo cual, se ven amenazados también los pueblos que las habitan. Tomando en cuenta la gran importancia estratégica que ha adquirido el agua en la actualidad, no es del todo ilícito suponer que los territorios indígenas (en tanto grandes reservorios de agua) pueden ser objeto de feroces disputas político-económicas. En América Latina no existen los instrumentos necesarios para el control y administración de los sistemas hídricos. Además, tampoco se han establecido procedimientos adecuados para el manejo de las controversias suscitadas por los usos de las aguas.

Susana Serracín, que defiende la primera de las dos demandas, indicó “queremos que un veredicto del TLA ayude a garantizar que se respete los Derechos Humanos, la seguridad jurídica ambiental y que se dé un alto a la modificación amañada de las leyes en perjuicio de las colectividades”. Según la jurista también comentó que “es necesario impulsar la transferencia de tecnologías limpias y ambientalmente idóneas, fortaleciendo el respeto a una participación verdadera de la ciudadanía que garantice la Justicia Ambiental y la Justica Social para los panameños y los pueblos indígenas directamente afectados”.

———————————–

La Prensa, 12 de septiembre de 2008

TRIBUNAL DEL AGUA.

Anam pide nulidad de demanda

José Arcia
jarcia@prensa.com

La Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) solicitó al Tribunal Latinoamericano del Agua anular la demanda que presentaron los organismos no gubernamentales Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD), y la Asociación Consumo Ético.

El director de Asesoría Legal de la Anam, Harley Mitchell, presentó la solicitud alegando incumplimiento al manual de procedimientos del Tribunal y a los principios elementales del debido proceso que “ han dejado en indefensión nuestra posición”.

ACD, en conjunto con las comunidades indígenas de Bocas del Toro –afectadas por proyectos hidroeléctricos sobre el río Changuinola y Bonyic– demandó al Estado ante el Tribunal de Agua por los posibles daños sociales y ambientales que padecerán por la construcción de las obras.

La Asociación Consumo Ético, que preside Yakarta Ríos, demandó al Estado por posibles peligros que enfrentarían los ríos si se aprueba un proyecto de ley sobre manejo integrado de recursos hídricos.

Mitchell, en su solicitud, solicita imparcialidad y establece que las pruebas presentadas no comprueban los daños ambientales que alegan.

Hoy termina la sesión del Tribunal –en Guatemala– y de allí debe salir un veredicto que solo tiene peso moral, porque el Estado no está obligado a cumplirlo.

Tribunal Latinoamericano del Agua audicionará dos casos de Panamá

Tribunal Latinoamericano del Agua audicionará dos casos de Panamá

Burica Press. Panamá, 17 de agosto de 2008. El Tribunal Latinoamericano del Agua (TLA) ha decidido aceptar dos casos de Panamá para que pasen la audiencia a realizarse en Antigua, Guatemala del 8 al 12 de septiembre de 2008.

Territorio Naso Teribe en Bocas del Toro, Panamá, donde el gobierno nacional de facto pretende auspiciar una hidroeléctrica

Territorio Naso Teribe en Bocas del Toro, Panamá, donde el gobierno nacional de facto pretende auspiciar la hidroeléctrica de Bonyic. Estas tierras en su conjunto forman parte a su vez de un área protegida denominada Bosque Protector de Palo Seco y Reserva de la Biósfera La Amistad. Foto: Cortesía de ACD

El primer caso aceptado es “La construcción de los proyectos hidroeléctricos Chan 75, 120 y 220 en el Río Changuinola y el proyecto Bonyic en la quebrada Bonyic-Teribe, ubicados en la cuenca del Changuinola- Teribe, el Bosque Protector Palo Seco (BPPS) y sus efectos al entorno natural y ecológico de la Reserva de la Biósfera de La Amistad y las comunidades indígenas Naso y Ngobe asentadas en la zona”. Este primer caso fue presentado por la Alianza para la Conservación y el Desarrollo con sede en la ciudad de Panamá.

El segundo caso es: “Posible acaparamiento de fuentes hídricas en Panamá”, presentado por la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas de Panamá y por representantes de consumidores y usuarios (Consumo Ético) en la mesa de debate de la Comisión de Ambiente, Población y Desarrollo de la Asamblea Nacional de Diputados.

En total el TLA tendrá un total de 10 audiencias con casos de Guatemala, El Salvador, México, Brasil y Panamá.

Este año el TLA se enfocará principalmente en las controversias hídricas que afectan pueblos indígenas. En virtud de todo lo anterior y amparados en las disposiciones contenidas en la Declaración Latinoamericana del Agua, este tribunal ético ha programado una audiencia especializada en juzgar problemáticas hídricas que afecten pueblos indígenas de Latinoamérica. Esta actividad se llevará a cabo en Antigua Guatemala del 8 al 12 de septiembre del 2008 y paralelamente se realizarán foros y talleres que aborden temas afines.

Según el TLA en América Latina no existen los instrumentos necesarios para el control y administración de los sistemas hídricos. Además, tampoco se han establecido procedimientos adecuados para el manejo de las controversias suscitadas por los usos de las aguas.

Hydro plant splits jungle kingdom as tribe feels damned by new way of life

Hydro plant splits jungle kingdom as tribe
feels damned by new way of life

Power project deal forced Naso king out as people look to preserve ancestral lands and age-old way of life

* Rory Carroll in Seiyik
* The Guardian, UK
* Monday June 16 2008

The ancient Naso kings knew what they were doing when they settled by the banks of the river Bonyic. This fast-flowing water, deep in Panama’s rainforest sustained the tribe for millennia, irrigating crops, transporting canoes, yielding fish and offering creeks in which to bathe and play.

Centuries passed and the mighty Aztec and Mayan empires rose and fell, and the European invaders brought havoc, but somehow the tiny Naso realm survived in its jungle pocket. Today, it is one of the few tribal kingdoms in the Americas with a royal inheritance system recognised by the state.

And now fate has played a trick. The river which was its lifeblood is at the heart of a dilemma which is tearing the tribe apart. The Panama government wants to build a hydroelectric station on its banks, a project which will bring development – and possibly destruction. The prospect of the outside world’s vices and virtues penetrating their jungle has split the 3,500-strong Naso and left them with a dynastic feud, two rival monarchs, an abandoned palace and an uncertain future.

“This is the first time in our history something like this has happened, it’s very sad,” said Ilvia Pietterson, 54, a community leader in Seiyik, a village of palm-thatch huts on stilts, which is the Naso capital.

The discord reflects an anguished debate about Naso identity and the balance between heritage and modernity. It also reflects two men’s ambition to wear a crown of bird feathers – a power struggle between an uncle and nephew redolent of a tropical Shakespearean drama.

It began in 2004, when Tito Santana, the Naso’s young king, agreed a deal between the government and the Colombian company, Empresas Publicas de Medellin, to build a $50m (£25.6m) hydroelectric project, part of a nationwide effort to harness rivers for Panama’s burgeoning energy needs.

The station, relatively small by international standards, was outside tribal territory but a 17-hectare reservoir would be sited about 7 miles from Seiyik, well within traditional hunting grounds. Tito embraced the project.

Giant butterflies may flit between mango trees but the kingdom was no idyll. The tribe was isolated and impoverished.

In exchange for accepting “minor” environmental damage, the Naso would receive a school and a clinic, plus $322,000 for scholarships, a water pump and land purchases. According to Tito this would empower the tribe to defend its cultural heritage.

“We are seeing a modern world and we have to engage with it,” the king, 40, told the Guardian. “Our grandparents could not speak Spanish and could not stand up for themselves. My followers are being educated to be able to adapt. That doesn’t mean abandoning our culture, it means defending it by
mastering technology and science.”

In appearance Tito embodied old and new: a crown of parrot feathers on his head, LA Gear runners on his feet, a ceremonial spear in one hand, a mobile phone in the other.

But pathos tinged the pride. This 200-strong community of Naso was not in its jungle home, but downriver in a new settlement near the town of Changuinola, a humid bustle of supermarkets, internet cafes and daily
flights to Panama City.

King Tito is in exile and his neighbours comprise a rump split from the main tribe. A revolt forced the would-be moderniser to flee the palace in Seiyik four years ago, and with loyalist followers he ended up making a new home in hills outside Changuinola.

The government, keen to see the hydro project go ahead, still recognises him as “Rey Tito” (King Tito). With royal spin the monarch said he retained popular support and had merely “relocated” to this shrivelled semi-urban realm. “I am the one and only true king of the Naso. If there is another one, he is false.” He was referring to Valentin Santana, his uncle and rival. “He has a small ceremonial spear, much smaller than this one. It’s tiny.”

On a canoe-ride to Seiyik the cause of the strife can be glimpsed on the riverbanks: earth-movers are slicing ribbons through the jungle for roads and bridges. Trek up the mountains and you see fleets of heavy vehicles, concrete pipes and prefab housing for engineers. Panama is central America’s economic tiger and it is serious about boosting energy supplies. The Bonyic, a tributary of the River Teribe, is a torrent swollen and muddied by recent rains.

The most imposing building in Seiyik, the palace, was its most empty. A six-room concrete bungalow, it was no Versailles. With peeling paint, insects nested in dank corners, and graffitti-daubed walls, there was a
smell of dereliction and decay.

This was Tito’s home and the seat of his rule until the Naso’s hybrid system of hereditary monarchy and elected community leaders broke down in 2004 over the project. A mob, angered by the king’s stance, surrounded the palace and forced him to flee, according to Lorenzo Sanchez, 60, the village teacher.
Scenes of rock-throwing and intimidation prompted police intervention. “He had to go, he had no choice.”

Violence ebbed but polarisation endures. Some, such as Avelino Rodriguez, 20, endorse Tito’s view that the hydro project would deliver benefits without major cultural or environmental damage. “In this era we need
education and healthcare.” Others, such as Lopita Vargas, 57, believe the king was bribed or fooled into betraying the Naso’s heritage. “Tito is dead for us, he sold us out.”

Opponents of the hydro project back Valentin, Tito’s uncle and former deputy, as the new king. He lacks the consensus needed to occupy the palace so he remains in his home village of Druy, a six-hour canoe and trek away.

During an interview with the Guardian, Valentin, 63, wore a crown of eagle feathers and carried a ceremonial spear but, in contrast to his nephew, he had no mobile phone and spoke little Spanish.

Considered a usurper by some, a champion by others, Valentin said the Naso chose him to defend a way of life. “In the conquistador era we lost a lot of gold. Now our treasure is green. It is the mountains, the forests, the rivers.

“This hydro project is going to dam thousands of hectares of water and restrict our ability to roam, to hunt. For centuries we have lived freely in these lands. Now they are going to deprive us of that right.”

More hydro projects would follow, he warned. “And then what’s going to happen to our ancestral lands, our archaeological sites where our ancient kings were buried? They are going to disappear beneath the water.”
——————-

The webpage on which this piece appears includes a video file and an audio file – to access these go to
http://www.guardian.co.uk/environment/2008/jun/16/endangeredhabitats.conservation

Grupos amenazan territorio indígena NASO

Bocas del Toro

Hidroeléctrica de la Empresa Colombiana, Empresas Públicas de Medellín

Grupos armados amenazan territorio indígena NASO

Oilwacht, Panamá, 22 de mayo de 2008. Desde varios años la EMPRESAS PUBLICAS DE MEDILLIN, empresa de origen colombiano, pretende desarrollar el proyecto Hidroeléctrico Bonyic. Proyecto, que el 21 de octubre del 2007, el pueblo Naso, en Asamblea General, en Resolución No. 7, reiteró su rechazo total y demandó del gobierno su derecho a la autodeterminación, ya que el Estado Panameño ha negado autonomía territorial a este pueblo en varias ocasiones.

El pueblo NASO se ha mantenido en lucha, realizando actividades para dar a conocer su posición a la sociedad con respecto al Proyecto Hidroeléctrico Bonyic y sus reclamos de autodeterminación. Pero éste domingo 18 de mayo, a las 10:30 de la noche, unas 50 personas con armas de fuego se apostaron cerca de los territorios NASO, y se han dedicado a realizar disparos al aire e intimidar a los miembros de las comunidades.

El 19 de mayo, unas cien personas foráneas se unieron a los agresores durante horas laborales, a manera de intimidación sobre las comunidades indígenas. Líderes comunitarios NASOS han denunciado que estos individuos llegaron con apoyo vehicular y económico de la Empresas Públicas de Medellín (EEPPM).

Ya las autoridades de la provincia han sido informadas de la situación, incluyendo la Gobernadora de Bocas del Toro, Esther Mena de Chiu, pero no han actuado para detener a estas bandas armadas, denunció un comunicado de la organización Alianza para la Conservación y el Desarrollo y la Alianza Naso. “..La Corregidora del Teribe sólo se presentó ayer con dos unidades de la policía y realizó allanamientos buscando armas en la comunidad. En ningún momento visitó, ni requisó, el sitio donde todavía se encuentran las personas que atacaron el domingo por la noche…”, denuncian los lugareños.

Según notas de prensa internacional, Empresas Pública de Medellín, tiene antecedentes en su país de origen en casos de derechos humanos, denunciados por la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), con desplazamiento de comunidades indígenas bajo amenaza paramilitar en zonas de construcción de megaproyectos*.

Este martes, la Alianza para la Conservación y el Desarrollo y la Alianza Naso interpusieron formal denuncia ante las instancias legales correspondientes, sin embargo a la fecha la situación aún continua igual.