Cambio climático, «irreversible»

Cambio climático, «irreversible»

BBC Ciencia

Muchos de los efectos dañinos que ha causado el cambio climático en el planeta son irreversibles.

Emisiones de carbono

Muchos de los efectos del cambio climático serán irreversibles durante 1.000 años.

Éste es el pesimista mensaje de un equipo internacional de científicos que afirma que aún si logramos de alguna forma reducir las emisiones de carbono las temperaturas en el mundo seguirán altas durante 1.000 años.

El informe fue llevado a cabo por el Laboratorio de Investigación del Sistema de la Tierra de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA), que depende del Departamento de Energía.

Y fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (Actas de la Academia Nacional de Ciencias).

Los científicos advierten que si los niveles de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera continúan aumentando, habrá cada vez menos precipitaciones en áreas que ya están secas.

Agregan que actualmente los océanos están retrasando el calentamiento global al absorber calor, pero eventualmente liberarán ese calor en la atmósfera.

El futuro, peor

Según los científicos, éste es el momento en que los políticos deben compensar los daños medioambientales que han sido causados por la contaminación causada por el hombre.

Sequia

El principal impacto será en la precipitación de lluvia en áreas que ya están secas.

Porque de lo contrario, lo peor está por venir, expresan.

«Este informe no nos dice que todo está perdido» dijo a la BBC Susan Solomon, principal autora del estudio.

«Lo que afirma es que parte de lo que ya hemos causado es irreversible, pero ahora es el momento de tomar mejores decisiones para el futuro. Porque es en el futuro cuando ocurrirán los mayores cambios en el clima», expresa la científica.

El estudio analiza las consecuencias de permitir que el CO2 continúe concentrándose en distintos niveles más altos del actual (concentraciones de 385 partes por millón, ppm).

Los científicos descubrieron que aún si logramos detener completamente hoy las emisiones de carbono, los cambios en las temperaturas de la superficie, las precipitaciones, y el aumento en los niveles del mar serán en gran parte irreversibles durante 1.000 años.

El aumento en el nivel de los mares causarán cambios irreversibles futuros en la geografía de la Tierra ya que muchas costas e islas eventualmente quedarán sumergidas»
Dra. Susan Solomon

Pero si permitimos que el CO2 continúe aumentando a entre 450 y 600 ppm, los resultados serán persistentes disminuciones en las precipitaciones de lluvia, particularmente en zonas ya secas del sur de Europa, el norte de África, el suroeste de Norteamérica y partes de Australia.

«El calentamiento que ya estamos viendo es de 0,75 grados centígrados» dice Susan Solomon.

«Pero si seguimos produciendo emisiones a la tasa actual será muy fácil que aumente a 1,5 grados centígrados y esto causará enormes cambios, particularmente en las precipitaciones de lluvia», agrega.

La reducción en las precipitaciones de lluvia, dicen los autores, no sólo durarán unas cuantas décadas sino que se cree que permanecen así durante siglos y tendrán una serie de impactos distintos en cada región.

Por ejemplo, una disminución en los abastecimientos de agua para uso humano, aumento en la frecuencia de incendios, cambios en los ecosistemas y expansión de los desiertos.

Y también resultará afectada la agricultura de trigo y maíz en regiones que dependen de la lluvia para la alimentación, como África.

Cambios geográficos

Según los científicos, sólo tomando en cuenta el aumento en la temperatura de las aguas oceánicas, el estudio muestra que para el año 3000 el nivel de mar promedio aumentará entre 0,4 y 1 metros si el CO2 se mantiene a 600 ppm.

Nivel de mar

El aumento en el nivel del mar causará cambios en la geografía del planeta.

Pero si las concentraciones de CO2 llegan a 1.000 ppm, esas cifras se duplicarán.

«Y el aumento en el nivel de los mares causarán cambios irreversibles futuros en la geografía de la Tierra -dicen los autores- ya que muchas costas e islas eventualmente quedarán sumergidas».

¿Hay algo entonces que se pueda hacer para prevenir estos cambios? o ¿nos espera solamente la catástrofe?

Según Susan Solomon, «los seres humanos somos muy adaptables y sin duda nos adaptaremos a los cambios».

«Pero debemos preguntarnos cuánto daño queremos realmente que sufra el planeta, cuánto cambio climático debemos permitir y cuánto tendremos que aceptar como alimento suficiente para la humanidad».

«Creo que éste el momento de plantearnos estas preguntas, de hacer algo para evitar estos cambios, y no sólo sentarnos a esperar que ocurran», expresa la investigadora.

Las conclusiones de la NOAA surgen al mismo tiempo en que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenó a su Agencia de Protección del Medio Ambiente revisar las normativas sobre emisiones de carbono para vehículos particulares.

Legisladores deben liderar lucha ambiental

ENTREVISTA

Legisladores deben liderar lucha ambiental

Elliot Morley asegura que en América Latina los políticos deben asesorar a la gente sobre los efectos del cambio climático.

VOCACIÓN. Antes de dedicarse a la política, el actual presidente de Globe International fue maestro. AP/ Nicolas Bouvy

zoraida chong
zchong@prensa.com

El parlamentario del Reino Unido Elliot Morley es reconocido en su país y en Europa por luchar desde su trinchera por la conservación del medioambiente.

Desde 2007 es presidente de Globe Internacional, organismo mundial de legisladores a favor del medioambiente, y como tal ha promovido la participación de los diputados de todo el mundo en la creación de leyes para proteger a la naturaleza.

Entrevistado durante el foro Globe de Legisladores de las Américas, en noviembre pasado, Morley explicó cómo el parlamento del Reino Unido consiguió el apoyo unánime para comprometer al país, a través de una ley, a reducir sus emisiones de gases contaminantes en 80% para el año 2050.

La referencia para esa reducción serán los niveles de 1990, no obstante, es más ambiciosa que la meta de los países del G8 para esa fecha, que es del 50%.

“Lo que pasó en el Reino Unido fue que a lo largo de la última década, más y más personas han aceptado que el cambio climático es un problema serio. Entonces, todos los partidos políticos lo aceptaron también”, explicó Morley.

El parlamentario asegura que en su momento se dieron discusiones sobre las medidas que se debían tomar para reducir ese 80% de emisiones, cuál debía ser su alcance y qué tan rápido se debían aplicar. “Pero eso no es un problema, porque estamos en una democracia”.

Morley recuerda que durante los debates, los parlamentarios solicitaron asesoría científica, y todas las evidencias indicaban que para tener un verdadero impacto en la reducción mundial de emisiones, el país debía superar la meta del G8.

Ahora, los sucesivos gobiernos del Reino Unido tendrán que reportar anualmente al parlamento, con el aval de un comité sobre cambio climático independiente del gobierno, los avances en esta materia, “y si no son satisfactorios, ese gobierno será muy criticado”, apuntó.

¿Qué hizo que la población percibiera el cambio climático como un problema grave?

En Reino Unido tenemos en común con muchos de los países europeos que hemos vivido situaciones climáticas extremas: terribles inundaciones, en las que las casas de muchas personas fueron dañadas. En Francia muchas personas murieron por la ola de calor. En España sufrieron grandes devastaciones por los incendios forestales. Entonces muchas personas en Europa han podido ver y sufrir el impacto del cambio climático, y esto pasará también en las Américas.

Muchos ya hablan de esas afectaciones en la región…

Sí, hay gran presión sobre las aguas y en los bosques, los niveles del mar están aumentando, se está incrementando la intensidad de los huracanes. La gente se da cuenta de esto porque se ve impactada directamente, y una vez que la gente hace la liga entre sus experiencias con los eventos extremos y el cambio climático, por supuesto que empieza a presionar al Gobierno por acciones concretas.

¿Qué mecanismos utilizó la población en su país para presionar a sus representantes?

Fue a través de los organismos no gubernamentales. Muchos de ellos orquestaron peticiones colectivas, enviaron miles de cartas a los miembros del parlamento, organizaron una gran campaña para hacer a la gente reaccionar y la motivaron a pedir a los políticos medidas para combatir el cambio climático. Y claro que los parlamentarios respondieron a las peticiones de la gente a la que representan.

¿Cuál es el papel de los legisladores en América Latina, donde el interés de la población por el cambio climático no está tan marcado?

Los legisladores tienen la obligación de asesorar a la gente y dar información, de explicar por qué debemos tomar acción. El foro Globe es muy importante en esto, porque da la oportunidad de actuar juntos en acciones regionales. Es bueno compartir experiencias e ideas y llevarlas luego a las comunidades porque no vas a lograr nada si no apoyas a la gente, la informas y le permites tomar decisiones.

Los legisladores tienen la obligación de asesorar a la gente y dar información, de explicar por qué debemos tomar acción (a favor del medio ambiente).

Elliot Morley

En el foro hay legisladores que no tienen un gran peso en sus respectivas asambleas, y además países como Panamá que no están participando. ¿Cuál será entonces el impacto del foro?

Tenemos que comprometer a todos los países, pero, por supuesto, cada país tiene sus propios procesos y no podemos tomar las decisiones por ellos. Pero podemos discutir acciones y compartir experiencias. Y claro, muchos de los países que no están participando, estarán en otros foros internacionales sobre el tema, de manera que verán a sus vecinos de la región, hablarán con ellos, y esta es la forma en que difundiremos las ideas, así es como lograremos el bienestar y el compromiso de más países. Es parte del proceso.

Especies invasoras, cambio climático y Panamá

Especies invasoras, cambio climático y Panamá

BURICA PRESS –Ciencia

——————————————————

Jessica Hellmann del Departmento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Notre Dame y otros tres colaboradores de otras universidades de Estados Unidos han publicado recientemente en la revista Conservation Biology cinco consecuencias potenciales del Cambio Climático para especies invasoras.

Una especie invasora es cualquiera forma de vida animal o vegetal que no es nativa de un área o región y luego que coloniza los ecosistemas de la nueva región donde ha sido llevado o transportada, domina de manera numérica y ecológica a las especies nativas, que usualmente no están adaptadas para competir con la especie foránea.

Hellmann y sus colaboradores indican que los enigmas científicos y sociales dificultan la predicción de los efectos de los cambios ambientales globales, como el cambio climático y las invasiones biológicas, sobre los sistemas ecológicos. En el largo plazo, estos cambios pueden tener efectos que interactúen y componen la incertidumbre asociada con cada factor individual. Sin embargo, es probable que las especies invasoras respondan de maneras que serían pronosticables cualitativamente, y algunas de esas respuestas serán distintas a las de sus contrapartes nativas.

Ellos utilizaron las etapas de invasión conocidas como la «vía de invasión» para identificar 5 consecuencias no exclusivas del cambio climático sobre especies invasoras: (1) mecanismos de transporte e introducción alterados; (2) establecimiento de especies invasoras nuevas; (3) alteración en el impacto de las especies invasoras existentes; (4) alteración en la distribución de especies invasoras existentes; y (5) alteración en la efectividad de las estrategias de control. Posteriormente utilizaron estas consecuencias para identificar hipótesis comprobables sobre las respuestas de especies invasoras al cambio climático y aportar sugerencias para planes de manejo de especies invasoras. Las cinco consecuencias también enfatizan la necesidad de un monitoreo ambiental mejorado y la expansión de la coordinación entre entidades involucradas en el manejo de especies invasoras.

En el caso de Panamá se ha introducido muchas especies invasoras animales y plantas que han causado profundas consecuencias ambientales, sociales y económicas, quizás el caso más conocido es el de la paja canalera o paja gringa, Saccharum spontaneum, que fue introducida en la zona canalera de Panamá por el ejército de Estados Unidos para simular escenarios de guerra del sudeste asiático en la década de 1960. La semilla de esta especie fue lanzada por toneladas desde helicópteros militares en la mayoría de los polígonos de tiro que utilizaba el ejército norteamericano en Panamá. Hoy esta plaga vegetal amenaza con extender sus dominios invasores a todo el país y avanza rápidamente sin que exista hasta el momento una política o proyecto de estado que contrarreste las especies invasoras peligrosas en Panamá.

Paja canalera, paja elefante originaria del sudeste de Asia fue introducida en la década de 1960 a Panamá por el Comando Sur del Ejército de Estados Unidos

Paja canalera, paja elefante originaria del sudeste de Asia fue introducida en la década de 1960 a Panamá por el Comando Sur del Ejército de Estados Unidos. Esta foto es en su hábitat natural en Indochina.

El caso animal más emblemático de una especie invasora en los ecosistemas acuáticos de Panamá fue el pez sargento, Cichla monoculus, que se introdujo hace varias décadas en las aguas del Canl de Panamá desde la cuenca del Amazonas, junto con otras especies como el «Oscar» (Astronauts ocellaris). Según los registros científicos el sargento es un depredador agresivo y prolífico que en poco tiempo dominó las aguas de los lagos y ríos conexos del Canal de Panamá, desplazando a las especies nativas. Una de las especies más desplazadas fue el pez llamado «vieja». Un pez muy común en los trópicos, aunque es muy raro ver un ejemplar grande en esta región. Hoy luego de muchas décadas el pez ha dado indicios de ser menos dominante en el Lago Gatún, pero esto no ha sido confirmado científicamente.

«!Cuidado VIEJAS, que allá van los pescadores intrépidos. ! «A todo esto, hoy las VIEJAS ya no dominan por el CANAL… están extintas, ni por el Canal, ni el Chagres, ni por el lago Gatún. Ahora predomina asuntos de «rango»: ahora están los «seargents», todos, toditos son «sargentos». Y curiosamente, son más rápidos de pescar y en cantidades. Vaya, esas «VIEJAS » «sabían más por viejas que por rangos».

Extracto del cuento de La Vieja en el sitio SOMOS PANAMA

—————————————–

Más información sobre la Paja Canalera o Paja Elefante

Saccharum spontaneum (Wild sugarcane)

El costo ambiental de usar Google

El costo ambiental de «googlear»

Greg Morsbach
BBC

Página de Google

Una búsqueda estándar en Google produce 7 gramos de CO2, según Wissner-Gross.

Realizar dos búsquedas en el sitio de internet Google produce tanto dióxido de carbono (CO2) como calentar agua para preparar un café instantáneo, según asegura un investigador de la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.

Haciéndose eco de la preocupación de los especialistas en ciencias ambientales por el impacto de las tecnologías de la información en el medio ambiente, Alex Wissner-Gross llevó a cabo un estudio sobre el impacto de «googlear» en la emisión de gases con efecto invernadero.

Una investigación reciente señaló que este sector genera tantas emisiones como todas las aerolíneas del mundo juntas.

Wissner-Gross descubrió que una búsqueda estándar en Google produce 7 gramos de CO2.

En caso de que se hagan dos búsquedas, esa cantidad se multiplica por dos, lo que equivale a calentar agua para hacerse un café.

El investigador de Harvard afirma que estas emisiones provienen de la electricidad utilizada por el computador y de la energía que consumen los enormes bancos de datos que Google tiene alrededor del mundo.

200 millones de búsquedas

Mujer utilizando computador

Cada segundo que pasamos conectados a internet producimos 0,02 gramos de CO2.

Pese a que al famoso buscador se le conoce por la rapidez de sus resultados, según Wissner-Gross, ello sólo es posible porque utiliza varios bancos de datos al mismo tiempo, produciendo más CO2 que alguno de sus competidores.

Según el investigador, cada segundo que pasamos conectados a internet producimos 0,02 gramos de CO2.

Puede que no parezca mucho, pero cada día se llevan a cabo en el mundo unos 200 millones de búsquedas en internet.

En un comunicado, Google reconoció que los computadores se han convertido en un elemento más de la vida diaria de las personas que cada vez consume más energía, «un hecho que la compañía se toma muy serio».

Google afirma haber diseñado y construido los «bancos de datos más eficientes del mundo».

«De hecho, en el tiempo que toma realizar una búsqueda en Google, su computador personal utilizará más energía que la que gastamos nosotros para responder a su búsqueda», señaló la compañía.

«Mandato global» sobre cambio climático

«Mandato global» sobre cambio climático

Redacción BBC Mundo

Un sondeo de opinión en 11 países ha generado lo que sus organizadores describen como un «mandato global» para llevar a cabo acciones para combatir en cambio climático.

Panel solar en el Vaticano

En el Vaticano están usando energía renovable.

Cerca de la mitad de los consultados quiere que los gobiernos jueguen un rol más importante en la disminución de las emisiones de gases contaminantes y sólo un cuarto aseguró que sus líderes estaban haciendo lo suficiente.

En países en vías de desarrollo la mayoría de las personas estaban preparadas para hacer «cambios en su estilo de vida» con el fin de reducir el cambio climático.

La encuesta fue comisionada por el HSBC Climate Partnership, que incluye empresas y grupos defensores del medio ambiente.

Lord Nicholas Stern, consejero especial de esa institución, afirmó que estos resultados deben traducirse en un mandato global para acciones más contundentes. Stern lideró el equipo que elaboró en 2006 el llamado «Informe Stern», un estudio sobre el impacto económico del cambio climático.

«Muestra que la gente en el mundo espera que sus gobiernos tomen acciones más fuertes (…) y esperan que trabajarán con otros gobiernos para actuar», dijo a la BBC.

El sondeo está siendo publicado apenas a cinco días de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Clima que este año se lleva a cabo en la ciudad de Poznan, en Polonia.

Más que dinero

La consulta reveló que 43% de la gente a la que se le pidió su opinión puso al cambio climático antes que la inestabilidad financiera mundial como un tema de preocupación actual, pese a que el sondeo se llevó a cabo en septiembre y octubre, los peores meses de la crisis.

Lord Nicholas Stern

Lord Stern dice que la encuesta es un «mandato global».

«Pese a que esta investigación se llevó a cabo en momentos en que la crisis financiera estaba despegando, el cambio climático estaba muy presente en las mentes de la opinión del público como un tema de preocupación», comentó Francis Sullivan, consejero para el medio ambiente de HSBC y ex director de conservación del grupo Fondo Mundial para la Naturaleza.

Sin embargo, los números indican que quienes están dispuestos a cambiar su estilo de vida se han reducido entre la última encuesta realizada en 2007 y la actual.

En todo caso, es importante el hecho de que es una mayoría representativa el número de personas en países en desarrollo como Brasil, India, Malasia y México que están dispuestos a hacer cambios.

En China fue casi la mitad, así como aquellos que participaron en el sondeo en países industrializados como Australia, Canadá, Francia, Alemania, Reino Unido y Estados Unidos.

Los hallazgos concuerdan ampliamente con el sondeo comisionado a la BBC el año pasado que encontró que dos tercios de las personas encuestadas en 21 países apoyaron acciones urgentes en el tema del cambio climático.

La encuesta de HSBC entrevistó a 1.000 personas en los 11 países nombrados en esta nota.