El hielo del Ártico se derrite sin precedentes

El Ártico se calienta sin precedentes

Richard Black

BBC

Las temperaturas del Ártico son ahora las más elevadas de los últimos 2.000 años, según investigadores.

Los cambios en la órbita de la Tierra llevaron a siglos de enfriamiento, hasta hace 100 años cuando la temperatura empezó a incrementarse de forma acelerada en la medida que aumentaban las emisiones de gas que producen el efecto invernadero.

Para el estudio publicado en la revista Science, científicos tomaron muestras de núcleos del hielo, de anillos de árboles y de sedimentos de lagos en 23 lugares. Un muestreo lo suficientemente bueno para obtener una idea, década a década, de las temperaturas en la región.

Lago en región del ÁrticoDe los sedimentos de los lagos se pueden obtener registros de temperatura del Ártico.

El resultado es muy parecido a un “palo de hockey”, cuya curva está en los últimos diez años (entre 1998-2008), que aparecen como lo más calurosos de toda la serie.

“La señal más persuasiva en la reconstrucción (de las temperaturas) es el enfriamiento general que tuvo lugar durante los primeros 1.900 años (de registro)”, explica el jefe de la investigación Darrell Kaufman, de la Universidad del Norte de Arizona, Estados Unidos.

“El siglo XX contrasta con el ritmo de enfriamiento que debió continuar. Los últimos 50 años han sido los más calurosos del estudio de 2.000 años, siendo la última década especialmente dramática”, le dijo a la BBC.

En promedio la región se enfrió a un ritmo de 0,2ºC por milenio hasta el año 1900. Desde entonces la temperatura aumentó un 1,2ºC.

Dos milenios de temperatura ártica

Buena parte del debate sobre cambio climático se centra en el período templado medieval, o mejor conocido como Anomalía Medieval del Clima, un período que ocurrió hace 1.000 años, y que sugiere que los vikingos que colonizaron Groenlandia pudieron cultivar uvas.

Análisis recientes muestran que en efecto la temperatura era más cálida en esa región hace 1.000 años, pero no tan alta como lo es ahora.

“Esto es una prueba de que el Período Templado Medieval es real, y que es una excepción de la tendencia general de enfriamiento”, comentó Eystein Jansen de la Universidad de Bergen, Noruega.

“También muestra que hay mucha variabilidad en una escala del tiempo de 100 años, y probablemente más en el Ártico que en ninguna otra parte”.

El profesor Jansen fue la persona que coordinó y escribió el capítulo de paleo clima en la última evaluación del Panel Intergubernamental del Cambio Climático.

Fluctuación ártica

GlaciarUna de las pruebas más visibles del aumento de temperatura es el derretimiento de glaciares.

La raíz de la causa del lento enfriamiento era la “fluctuación” orbital que lentamente varía, a lo largo de miles de años, mes en el cual la Tierra pasa más cerca del sol.

Esta oscilación disminuye lentamente la cantidad total de la energía solar que llega a la región ártica en verano, lo que tuvo efecto en la temperatura hasta que empezó el efecto invernadero.

“El siglo XX es el primero en que la energía que proviene del sol no es la fuente más importante de la temperatura del Ártico”, dijo otro miembro del equipo, Nicholas Mckay, de la Universidad de Arizona.

El reciente calentamiento del Ártico se ha manifestado con mayor claridad la drástica contracción de la extensión de hielo en el mar.

Calentamiento global, antes de lo esperado

Calentamiento global, antes de lo esperado

Laura Plitt

BBC Mundo, Medio Ambiente

TierraEl estudio incluye entre sus variables la incidencia del fenómeno de ‘El Niño’, la actividad volcánica y el ciclo del sol.

Durante los próximos cinco años la temperatura promedio del planeta aumentará mucho más rápido de lo previsto, concluyó un estudio llevado a cabo por dos científicos estadounidenses, que atribuyen este aumento a la intensificación de la actividad solar.

Ésta es la primera investigación que evalúa a medio plazo el impacto en la temperatura global de cuatro factores: los gases con efecto invernadero, las fases del ciclo solar (cuya duración se extiende por 11 años), la actividad volcánica y el fenómeno conocido con el nombre de ‘El Niño’, que se produce aproximadamente cada cuatro años, cuando se calientan las aguas superficiales del Pacífico Central.

Según le dijo a BBC Mundo Judith Lean, del Laboratorio de Investigación Naval de Estados Unidos y co-autora del estudio junto a David Rind, del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA, si ‘El Niño’ no gana fuerza ni se produce una erupción volcánica, “se acelerará el aumento de la temperatura a partir de ahora hasta 2014, aproximadamente, y desde esa fecha hasta 2020 tendrá lugar un período de temperaturas más bajas”.

clic Vea: El regreso de “El Niño”

El estudio se dio a conocer poco después de que los climatólogos anunciaran que ‘El Niño’ había comenzado a tomar forma. Ello produjo cierta alarma por las devastadoras consecuencias que el fenómeno trajo en 1998, cuando provocó una serie de desastres naturales que causaron miles de muertes y cuantiosos daños materiales.

Si tenemos un ‘El Niño’ importante, en aproximadamente medio año se superarán las temperaturas récord alcanzadas en 1998

Judith Lean, autora del estudio

Entonces, ¿qué podría pasar si este año ‘El Niño’ cobrara la misma fuerza que en 1998?

“Si tenemos un ‘El Niño’ importante, en aproximadamente medio año se superarán las temperaturas récord alcanzadas en 1998”, el año más caluroso del milenio, señala Lean.

“Sobre todo”, agrega, “porque el contexto, diez años más tarde, es mucho más cálido debido a los gases con efecto invernadero. Aunque las temperaturas máximas, tomando en cuenta la actividad solar, dijo Lean, “podrían alcanzarse en 2015”.

Menos argumentos para los escépticos

Sol

La actividad solar alcanzará su punto máximo en aproximadamente cinco años.

Otra de las conclusiones de la investigación hecha por tierra los argumentos de los escépticos, que niegan el cambio climático basándose en que en los últimos siete años las temperaturas no han registrado aumentos significativos.

“El hecho de que durante los últimos años la temperatura no haya mostrado un gran aumento no significa que el clima ha dejado de responder al incremento de los gases con efecto invernadero”, le aseguró Lean a BBC Mundo. “El calentamiento ha tenido lugar, pero no se ha evidenciado por las variaciones naturales del clima”.

Muchos se confunden y creen que si la temperatura no está aumentando, la tierra entonces no se está calentando por los gases contaminantes

Judith Lean

Entre estas variaciones naturales la científica menciona el bajo grado de actividad solar, la ausencia de ‘El Niño’ y la erupción de un volcán, que, cuando ocurre, provoca una disminución global de las temperaturas de 0,3º centígrados.

“La gente e incluso los científicos tienden a pensar que si los gases con efecto invernadero provocan calentamiento global, deberíamos registrar como consecuencia un aumento constante de la temperatura. Se olvidan de las variaciones naturales. Muchos se confunden y creen que si la temperatura no está aumentando, la tierra entonces no se está calentando por los gases contaminantes”, explica Lean.

Complementarios, no contradictorios

Si como explica el estudio la temperatura aumentará más rápido de lo previsto en los próximos cinco años, ¿cometió un error en sus cálculos el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés)?

“En absoluto”, aclara Lean. “El IPCC hizo una evaluación a largo plazo, concentrándose en lo que pasará al final del siglo. Nosotros en cambio pusimos el foco en una escala de tiempo más pequeña para ver lo que pasará en unos cinco o diez años”.

La información no es contradictoria sino complementaria. Eventualmente, la temperatura aumentará en cien años, “pero en el medio, no va a continuar aumentando a un ritmo promedio”, concluye Lean.

El estudio aparecerá en la publicación especializada Geophysical Resarch Letters.

Primeras víctimas económicas del cambio climático

PRODUCTORES LUCHAN CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

FRENTE FRÍO

MELISSA NOVOA Y SANDRA RIVERA
mf@prensa.com

imagen

EVALUACIÓN. Informe de pérdidas sin finalizar.LA PRENSA/Sandra Rivera

Las condiciones climáticas de los primeros meses del año tienen a los productores en corredera.

A la temporada seca, que algunos agricultores esperan con ansias para cosechar y para vender sus productos en el mercado local o exportarlos al  internacional, ya le llegaron los efectos del calentamiento global y no hay vuelta atrás. Al menos en el corto plazo.

Chiriquí, Veraguas, Bocas del Toro y Herrera han sido las provincias más afectadas por lluvias inusuales, fuertes vientos e inundaciones que se han registrado en esta época provocados por un frente frío, y los productos que presentan más daños fueron el  plátano, café, melón y sandía.

Ni las autoridades ni los productores tienen aún la cifra precisa de cuántas han sido las hectáreas perjudicadas, pero aseguran que solo a orillas del río Santa María se estima que 150 hectáreas se inundaron.

“Los cultivos de esas áreas fueron arrasados por el río, sobre todo los de melón y sandía, que estaban destinados para la exportación. Algunos estaban por salir al extranjero esta semana y otros a finales del mes de marzo”, asegura el presidente de la Gremial de Agroexportadores No Tradicionales de Panamá (Gantrap), Edwin Pérez.

Admite que algunos agricultores podrán resembrar, pero otros no tendrán una segunda oportunidad.

En cada provincia la situación varía.

Heofilio González perdió el 60% de su producción de plátano y café en Renacimiento- Chiriquí y se estima que la pérdida podría ascender a 180 mil dólares.

Él espera poder tumbar todas las plantaciones para resembrar y esperar un periodo de dos años para que el producto crezca.

Mientras que en Volcán la destrucción del vado que accede a algunas fincas del área impide que los productores de café especial puedan sacar su cosecha al mercado local e internacional.

Amadiz Jiménez, de la finca Los Cantares, exporta seis contenedores de café especial, y le preocupa no cumplir con sus compromisos por esta situación.

Se estima que en Chiriquí los productores de plátano, sobre todo los de tierras altas en Renacimiento, han perdido en promedio el 40% de sus siembros. Pero esto es tan solo el resultado de una primera gira que hizo el Ministerio de Desarrollo Agropecuario (Mida).

“En estos momentos estamos levantando la información en el campo, visitando finca por finca del área para determinar cuál fue el grado de afectación, si la hubo, y el tipo de producto que ha sido perjudicado”, expresa.

Aunque Henry Ledezma, director regional del Mida en esa provincia, señala que estas lluvias fuera de temporada están ayudando a algunos productores porque están minimizando el uso de sistemas de riego y de pastoreo de fincas ganaderas.

En Veraguas, el director regional del Mida, Agustín Barría, estima que en el área ha habido daños considerables y comenta el caso de un agricultor que perdió la totalidad de la parcela, “casi 40 hectáreas de sandía”.

“Le llevó parte de la fruta que ya estaba cosechada y los sistemas de riego”, dice Barría.

En Bocas del Toro las autoridades no han podido llegar a todas las áreas afectadas en la provincia, por lo que aún no pueden dar cifras precisas de las pérdidas que ha habido en el lugar.

Hasta el momento solo se conoce de pérdidas en la producción de plátano y se ha informado de la muerte de ganado en las poblaciones ubicadas en el cordón fronterizo con Costa Rica.

En estos tiempos es mejor asegurarse

Para protegerse los productores deben asegurar todos los frentes, aplicando medidas de mitigación y cubriendo sus cultivos a través de seguros.

En el último año agrícola (1 de mayo de 2008 a 30 de abril de 2009), que aún no ha terminado y que se ha visto afectado por dos frentes fríos, el Instituto de Seguro Agropecuario (ISA) estima que tendrá que pagar indemnizaciones por el orden del millón y medio de dólares.

Los productores están asegurando sus siembros cada vez más, pero aún hay terreno por cubrir. Según Cayetano Guzmán, gerente del ISA, en 2004 se colocaron primas por medio millón de dólares y se aseguraron 15 mil hectáreas, y en la actualidad se está vendiendo alrededor de 3 millones y medio de dólares en primas y se están cubriendo 35 mil hectáreas.

Cambio climático, “irreversible”

Cambio climático, “irreversible”

BBC Ciencia

Muchos de los efectos dañinos que ha causado el cambio climático en el planeta son irreversibles.

Emisiones de carbono

Muchos de los efectos del cambio climático serán irreversibles durante 1.000 años.

Éste es el pesimista mensaje de un equipo internacional de científicos que afirma que aún si logramos de alguna forma reducir las emisiones de carbono las temperaturas en el mundo seguirán altas durante 1.000 años.

El informe fue llevado a cabo por el Laboratorio de Investigación del Sistema de la Tierra de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA), que depende del Departamento de Energía.

Y fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (Actas de la Academia Nacional de Ciencias).

Los científicos advierten que si los niveles de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera continúan aumentando, habrá cada vez menos precipitaciones en áreas que ya están secas.

Agregan que actualmente los océanos están retrasando el calentamiento global al absorber calor, pero eventualmente liberarán ese calor en la atmósfera.

El futuro, peor

Según los científicos, éste es el momento en que los políticos deben compensar los daños medioambientales que han sido causados por la contaminación causada por el hombre.

Sequia

El principal impacto será en la precipitación de lluvia en áreas que ya están secas.

Porque de lo contrario, lo peor está por venir, expresan.

“Este informe no nos dice que todo está perdido” dijo a la BBC Susan Solomon, principal autora del estudio.

“Lo que afirma es que parte de lo que ya hemos causado es irreversible, pero ahora es el momento de tomar mejores decisiones para el futuro. Porque es en el futuro cuando ocurrirán los mayores cambios en el clima”, expresa la científica.

El estudio analiza las consecuencias de permitir que el CO2 continúe concentrándose en distintos niveles más altos del actual (concentraciones de 385 partes por millón, ppm).

Los científicos descubrieron que aún si logramos detener completamente hoy las emisiones de carbono, los cambios en las temperaturas de la superficie, las precipitaciones, y el aumento en los niveles del mar serán en gran parte irreversibles durante 1.000 años.

El aumento en el nivel de los mares causarán cambios irreversibles futuros en la geografía de la Tierra ya que muchas costas e islas eventualmente quedarán sumergidas”
Dra. Susan Solomon

Pero si permitimos que el CO2 continúe aumentando a entre 450 y 600 ppm, los resultados serán persistentes disminuciones en las precipitaciones de lluvia, particularmente en zonas ya secas del sur de Europa, el norte de África, el suroeste de Norteamérica y partes de Australia.

“El calentamiento que ya estamos viendo es de 0,75 grados centígrados” dice Susan Solomon.

“Pero si seguimos produciendo emisiones a la tasa actual será muy fácil que aumente a 1,5 grados centígrados y esto causará enormes cambios, particularmente en las precipitaciones de lluvia”, agrega.

La reducción en las precipitaciones de lluvia, dicen los autores, no sólo durarán unas cuantas décadas sino que se cree que permanecen así durante siglos y tendrán una serie de impactos distintos en cada región.

Por ejemplo, una disminución en los abastecimientos de agua para uso humano, aumento en la frecuencia de incendios, cambios en los ecosistemas y expansión de los desiertos.

Y también resultará afectada la agricultura de trigo y maíz en regiones que dependen de la lluvia para la alimentación, como África.

Cambios geográficos

Según los científicos, sólo tomando en cuenta el aumento en la temperatura de las aguas oceánicas, el estudio muestra que para el año 3000 el nivel de mar promedio aumentará entre 0,4 y 1 metros si el CO2 se mantiene a 600 ppm.

Nivel de mar

El aumento en el nivel del mar causará cambios en la geografía del planeta.

Pero si las concentraciones de CO2 llegan a 1.000 ppm, esas cifras se duplicarán.

“Y el aumento en el nivel de los mares causarán cambios irreversibles futuros en la geografía de la Tierra -dicen los autores- ya que muchas costas e islas eventualmente quedarán sumergidas”.

¿Hay algo entonces que se pueda hacer para prevenir estos cambios? o ¿nos espera solamente la catástrofe?

Según Susan Solomon, “los seres humanos somos muy adaptables y sin duda nos adaptaremos a los cambios”.

“Pero debemos preguntarnos cuánto daño queremos realmente que sufra el planeta, cuánto cambio climático debemos permitir y cuánto tendremos que aceptar como alimento suficiente para la humanidad”.

“Creo que éste el momento de plantearnos estas preguntas, de hacer algo para evitar estos cambios, y no sólo sentarnos a esperar que ocurran”, expresa la investigadora.

Las conclusiones de la NOAA surgen al mismo tiempo en que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ordenó a su Agencia de Protección del Medio Ambiente revisar las normativas sobre emisiones de carbono para vehículos particulares.

Legisladores deben liderar lucha ambiental

ENTREVISTA

Legisladores deben liderar lucha ambiental

Elliot Morley asegura que en América Latina los políticos deben asesorar a la gente sobre los efectos del cambio climático.

VOCACIÓN. Antes de dedicarse a la política, el actual presidente de Globe International fue maestro. AP/ Nicolas Bouvy

zoraida chong
zchong@prensa.com

El parlamentario del Reino Unido Elliot Morley es reconocido en su país y en Europa por luchar desde su trinchera por la conservación del medioambiente.

Desde 2007 es presidente de Globe Internacional, organismo mundial de legisladores a favor del medioambiente, y como tal ha promovido la participación de los diputados de todo el mundo en la creación de leyes para proteger a la naturaleza.

Entrevistado durante el foro Globe de Legisladores de las Américas, en noviembre pasado, Morley explicó cómo el parlamento del Reino Unido consiguió el apoyo unánime para comprometer al país, a través de una ley, a reducir sus emisiones de gases contaminantes en 80% para el año 2050.

La referencia para esa reducción serán los niveles de 1990, no obstante, es más ambiciosa que la meta de los países del G8 para esa fecha, que es del 50%.

“Lo que pasó en el Reino Unido fue que a lo largo de la última década, más y más personas han aceptado que el cambio climático es un problema serio. Entonces, todos los partidos políticos lo aceptaron también”, explicó Morley.

El parlamentario asegura que en su momento se dieron discusiones sobre las medidas que se debían tomar para reducir ese 80% de emisiones, cuál debía ser su alcance y qué tan rápido se debían aplicar. “Pero eso no es un problema, porque estamos en una democracia”.

Morley recuerda que durante los debates, los parlamentarios solicitaron asesoría científica, y todas las evidencias indicaban que para tener un verdadero impacto en la reducción mundial de emisiones, el país debía superar la meta del G8.

Ahora, los sucesivos gobiernos del Reino Unido tendrán que reportar anualmente al parlamento, con el aval de un comité sobre cambio climático independiente del gobierno, los avances en esta materia, “y si no son satisfactorios, ese gobierno será muy criticado”, apuntó.

¿Qué hizo que la población percibiera el cambio climático como un problema grave?

En Reino Unido tenemos en común con muchos de los países europeos que hemos vivido situaciones climáticas extremas: terribles inundaciones, en las que las casas de muchas personas fueron dañadas. En Francia muchas personas murieron por la ola de calor. En España sufrieron grandes devastaciones por los incendios forestales. Entonces muchas personas en Europa han podido ver y sufrir el impacto del cambio climático, y esto pasará también en las Américas.

Muchos ya hablan de esas afectaciones en la región…

Sí, hay gran presión sobre las aguas y en los bosques, los niveles del mar están aumentando, se está incrementando la intensidad de los huracanes. La gente se da cuenta de esto porque se ve impactada directamente, y una vez que la gente hace la liga entre sus experiencias con los eventos extremos y el cambio climático, por supuesto que empieza a presionar al Gobierno por acciones concretas.

¿Qué mecanismos utilizó la población en su país para presionar a sus representantes?

Fue a través de los organismos no gubernamentales. Muchos de ellos orquestaron peticiones colectivas, enviaron miles de cartas a los miembros del parlamento, organizaron una gran campaña para hacer a la gente reaccionar y la motivaron a pedir a los políticos medidas para combatir el cambio climático. Y claro que los parlamentarios respondieron a las peticiones de la gente a la que representan.

¿Cuál es el papel de los legisladores en América Latina, donde el interés de la población por el cambio climático no está tan marcado?

Los legisladores tienen la obligación de asesorar a la gente y dar información, de explicar por qué debemos tomar acción. El foro Globe es muy importante en esto, porque da la oportunidad de actuar juntos en acciones regionales. Es bueno compartir experiencias e ideas y llevarlas luego a las comunidades porque no vas a lograr nada si no apoyas a la gente, la informas y le permites tomar decisiones.

Los legisladores tienen la obligación de asesorar a la gente y dar información, de explicar por qué debemos tomar acción (a favor del medio ambiente).

Elliot Morley

En el foro hay legisladores que no tienen un gran peso en sus respectivas asambleas, y además países como Panamá que no están participando. ¿Cuál será entonces el impacto del foro?

Tenemos que comprometer a todos los países, pero, por supuesto, cada país tiene sus propios procesos y no podemos tomar las decisiones por ellos. Pero podemos discutir acciones y compartir experiencias. Y claro, muchos de los países que no están participando, estarán en otros foros internacionales sobre el tema, de manera que verán a sus vecinos de la región, hablarán con ellos, y esta es la forma en que difundiremos las ideas, así es como lograremos el bienestar y el compromiso de más países. Es parte del proceso.