Panamá exporta 11,729 Mw de energía a Centroamérica en 35 días

Panamá exporta 11,729 Mw de energía a Centroamérica en 35 días

Burica Press. Energía

Durante los primeros treinta y cinco días del año 2009, Panamá se ha beneficiado de la línea de transmisión eléctrica con Centroamérica. Las empresas generadoras de energía han exportado 11,729 megawatts a Centroamérica, con un promedio de 335 megawatts por día, mientras se importó una irrisoria cantidad de 1,343 megawatts. Estas cifras parecen ser pequeñas, pero son un indicativo de la robustez de la producción eléctrica en Panamá. La represa de Fortuna está a su máxima capacidad a pesar que la tempora seca en Panamá inició el 15 de diciembre pasado. Nuevas generadores se han agregado al sistema y muchos proyectos termoeléctricos e hidroeléctricos se están haciendo, pese a las protestas de los ambientalistas.

En los primeros 35 dias del año 2009, Panamá ha realizado un intercambio de 3072 MW de energia con Centroamérica.  De este total el 90% ha sido exportación y el 10% es importación

En los primeros 35 días del año 2009, Panamá ha realizado un intercambio de 13,072 MW de energía con Centroamérica. De este total el 90% ha sido exportación y el 10% fue importación.

“En ninguno de los dos escenarios (importación y exportación) se pierde, ya que los precios obtenidos por importación de energía se realizan a precios más baratos que los producidos en el país y obviamente la capacidad de exportación es una ganancia asegurada para las compañías generadoras”, opina Ariel Rodriguez Vargas, presidente de la Alianza para la Conservación y el Desarrollo, organización ambientalista que monitorea el estado de la generación eléctrica en el país, con tal de promover un respeto a los ríos que están siendo concesionados a todo lo largo de Panamá para desarrollar proyectos hidroeléctricos.

Rodríguez opina que el gobierno de Martín Torrijos ha demostrado una irreverencia total con las leyes ambientales y con la naturaleza, los ríos y los pueblos indígenas y campesinos afectados por estos proyectos de generación eléctrica, que ya no se consideran energías limpias per se. “No les ha importado la destrucción ambiental de los ríos que producen estas hidroeléctricas”, “no apoyamos las termóeléctricas tampoco, pero estas por lo menos no se toman las áreas protegidas, ni invaden territorios indígenas o campesinos”. “Estamos conscientes que también son causantes de contaminación atmósferica, pero ese precio lo tenemos que pagar dado el alto nivel de consumismo y el despilfarro energético que a su vez promueven las necesidades at infinitum de más generadores eléctricas” acotó el letrado en biología.

La verdadera solución está en la priorización de la eficiencia energética,  la implementación de nuevas normas de construcción y la promoción del ahorro energético. Indica que se debe evitar que se construyan edificios que necesitan aire acondicionado de manera forzosa.  Una solución sería permitir que estas edificaciones se convirtieran en autogeneradoras de energía limpia. “Panamá requiere de energías realmente limpias como son la energía solar y la energía eólica, que ayuden a aumentar de manera significativa la capacidad eléctrica instalada que asegure disponibilidad y sobre todo que asegure el respeto a la madre naturaleza”.

Según los ambientalistas el gobierno panameño en conjunto con los promotores de generación eléctrica están detrás de la comercialización masiva de energía hacia Centroamérica y por ello están dispuestos a irrespetar, cambiar, modificar o derogar cualquier norma que le sea contraria a estos insanos fines de especulación con la energía eléctrica.  Por su parte Centroamérica y Colombia tienen las mismas aspiraciones de exportación de enegía, lo que ha regionalizado la especulación en la construcción de más generadoras en todos estos países también.

Anuncios

El herbario de la Universidad de Panamá

Herbarios de Centroamérica intercambiarán información

Panamá posee biblioteca de plantas herborizadas

Se trata de la colección científica de plantas secas. El Herbario Nacional tiene 65 mil muestras de plantas con flores, lo que representa el 76% de la flora panameña.

Iris Franco

PA-DIGITAL
Colección. El Herbario de la Universidad tiene 40 años de estar funcionando y tiene 65 mil muestras de plantas con flores. Lucía Guillén es una bióloga especialista en plantas encargada de mantener ordenada esta magnífica colección que es patrimonio nacional.

El Instituto de Biodiversidad de Costa Rica y el Gobierno de Noruega suscribieron un acuerdo, para la ejecución del proyecto “Desarrollando capacidades y compartiendo tecnología para la gestión de la biodiversidad en Centroamérica”.

Uno de los principales objetivos del proyecto es integrar y fortalecer la capacidad de los herbarios centroamericanos, a fin de lograr una base de datos digitalizada de una gran parte de la biodiversidad vegetal.

Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica y Panamá participan en la ejecución del proyecto, que trata sobre la colección científica de plantas secas o herborizadas.

El Herbario de la Universidad de Panamá o Herbario Nacional se encuentra en la lista, con unas 65 mil muestras de plantas con flores, lo que representa el 76% de la flora panameña.

Fue fundado en 1968 con los aportes económicos que brindó esta casa de estudios superiores. Es una fuente de información y un instrumento para estudiantes, investigadores a nivel mundial o regional de Centroamérica y público en general.

El Herbario de la Universidad de Panamá tiene 40 años de estar funcionando.

Las plantas que allí reposan son superiores o con flores (angiospermas y gimnospermas), aunque también pueden comprender al grupo de los helechos y afines (pteridófitas), así como musgos (musci) y hongos o setas e incluso algas (excepto los organismos microscópicos, que como colecciones suelen depositarse con otro sistema).

Aquí se puede obtener información del nombre de la planta, dónde ocurre, cuándo fue colectada y también se pueden observar caracteres, como por ejemplo en las plantas con flores, de tallo, hojas y fruto. En otras más pequeñas se podría observar si tiene o no una nervadura en las hojas, mientras que en los líquenes y los hongos las estructuras de reproducción.

Los herbarios también estudian la variabilidad taxonómica y su distribución en tiempo y espacio.

En este sentido, Correa manifestó que los estudios permiten conocer mejor la composición y distribución de la flora, además son utilizados para el análisis del medio terrestre sobre aspectos biológicos, ecológicos, de ordenación territorial e impacto ambiental.

Se conoció que las orquídeas están mal representadas en el herbario, debido a que son plantas protegidas. Sin embargo, hay una gran variedad de plantas, que se recolectaron antes de que se formara el Lago Bayano, al igual que en Fortuna, antes de que se construyera la hidroeléctrica.

Otro de los herbarios que posee Panamá, es el del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), fundado en 1964, dirigido también por la profesora Correa.

Con unas 14 mil muestras representativas de plantas panameñas, este herbario sirve para dar apoyo a los proyectos de investigación científica.

Centroamérica pierde anualmente 450 mil hectáreas boscosas

Tegucigalpa, 6/9/2007, (Agencias).-

Centroamérica pierde anualmente450 mil hectáreas boscosas por la ausencia de leyes precisas y coordinación entre las entidades encargadas de velar por la preservación de estas, aseguraron ecologistas.

 

Marco Pastora, secretario general de la Comisión de Medio Ambiente de Centroamérica y el Caribe, instó por estas razones a incluir la preservación del ecosistema en las constituciones de los países de la región, incluyendo a República Dominicana.

 

El deterioro que sufre la biodiversidad en el mundo se debe a la falta de políticas claras pero también a la ausencia de conciencia ciudadana sobre la dimensión del problema, agregó el experto, citado por Hondudiario.

 

Pastora recordó que Panamá fue el primero en incorporar el tema en su Constitución, en 1972. La importancia de Centroamérica en el equilibrio medioambiental regional, de acuerdo con el defensor de la naturaleza, radica en que alberga casi el 12 por ciento de la
biodiversidad de la masa terrestre, posee más de 250 ecosistemas y 350 áreas protegidas.

 

En opinión de este, la responsabilidad de las entidades públicas y privadas es prevenir los daños, que podrían ser irrecuperables.