Respeto al pueblo Naso!

Respeto al pueblo Naso!.

Raisa Banfield*

Terminó la primera jornada del regreso de los Naso a la Catedral, su aire hacía falta en la plaza.  El aplomo, rebeldía y suavidad al tiempo de este pueblo maravilloso, enriquecen una plaza que solo puede narrar historias de luchas, derrotas y victorias.

Actos heroicos como el de hoy día, son de aquellos por los que quisiera vivir lo suficiente,  para poder narrarlos incontables veces.  Luego de 10 horas de viaje, nuestro pueblo Naso se emplaza frente a los portones, de los portones, del portón de la puerta de la presidencia; primero a puro pulmón, luego ayudados por megáfono recitan sus derechos, gritan sus agravios y  exigen que se les respete.

La dignidad de un pueblo y la humillación que experimentan, se fundieron en un solo acto:  Encadenados y parados en una pila de estiércol, se bañaron con él mientras sus carteles gritaban:  “Nos tratan como a la mierda de vaca”, ¿quién vale más: las vacas de los Guardia o el pueblo Naso? “Nos sentimos presos de la indiferencia de los gobiernos”.

Entre vergüenza y orgullo, cual testigo mudo, presencié ese acto de indignación de un pueblo excluido y despojado de su tierra, pero no de su valor, ni de su dignidad.  Sin embargo, lo más hermoso estaba todavía por suceder, hermanos gnobes y kunas se sumaron a la vigilia nocturna, que entre cantos, oraciones, palabras de solidaridad espontáneas en todas las lenguas presentes, pero a una sola voz y como  un solo pueblo pedía:  Respeto al pueblo Naso!.

*Directora del CIAM de Panamá

————————–

Campamento de indígenas vuelve a la plaza Catedral

Unos 15 nasos protestaron ayer frente a la Presidencia para exigir una solución al conflicto de tierras que tienen en Bocas del Toro.

RECLAMO. El grupo llegó de Bocas del Toro. LA PRENSA/Carlos Lemos

josé arcia
jarcia@prensa.com

Los indígenas nasos volvieron a la plaza de La Independencia (Catedral) en el Casco Antiguo de San Felipe. Desde ayer instalaron su campamento para demandar del Gobierno una solución al conflicto de tierras que tienen con la empresa Ganadera Bocas, en Changuinola, Bocas del Toro.

El grupo retomó sus protestas un día después de que el viceministro de Gobierno y Justicia, Jorge Ricardo Fábrega, manifestara que el Gobierno deberá tomar una decisión en este tema y que la solución no es invadir propiedad privada.

Ayer, frente a la Presidencia de la República, los nasos derramaron estiércol de vaca y se encadenaron. De esta manera, llegan a seis meses de protestas por los desalojos que el pasado gobierno realizó en las comunidades de San San y San San Druy y en los que los agentes antimotines destruyeron casas e infraestructura comunitaria.

Eliseo Vargas, dirigente de los nasos, dijo que no han visto voluntad de los gobiernos en resolver este conflicto que tiene cuatro décadas.

Los indígenas reclaman las tierras por considerarse dueños ancestrales, mientras que Ganadera Bocas tiene un título de propiedad desde 1962, por lo que pide el desalojo de los nasos.

El sacerdote Félix De Lama cuestionó el hecho de que en el país se hable mucho de seguridad jurídica, sin embargo, los pueblos indígenas nunca han tenido esa seguridad que garantice la tenencia de la tierra.

Los nasos enviaron ayer una carta al presidente de la República, Ricardo Martinelli, en la que le piden una reunión para plantearle los detalles del problema.

Se llamó a la oficina de Relaciones Públicas del ministerio para obtener una declaración y allí indicaron que debía llamarse al viceministro directamente. Se llamó dos veces a su celular, pero no contestó y el buzón no permitía dejar mensajes.

Una comarca para los Naso Teribes

Una comarca para los Naso Teribes

Raúl Leis R.

No hay vuelta de hoja. Universalmente, en proclamas, declaraciones y leyes, se afirma que los pueblos indígenas tienen el derecho histórico a ser reconocidos como pueblos, entidades que expresan particularidades que los diferencian social, política y culturalmente de las sociedades nacionales en las que están insertos. Derecho de acceso a territorios que correspondan al derecho a organizarlo disponiendo de los recursos naturales en beneficio de sus propias actividades. El derecho a ejercer y regirse por su propia normatividad, lo que convierte ese espacio en jurisdiccional. El derecho a la autodeterminación, para controlar con su propia normatividad los procesos económicos, sociales, políticos y culturales gracias a los cuales el grupo asegura su reproducción física y cultural. La afirmación de su cosmovisión, que consideran la naturaleza como parte integral de la vida, por lo que debe armonizarce con ella, con una visión integral de lo ecológico, cultural y económico.

La autonomía indígena lograda en la constitución de comarcas, no debe entenderse como independencia política ni en soberanía, sino básicamente en la capacidad de escoger libremente su situación dentro del Estado nacional, por lo que “las opciones de autonomía no conducirían a la disolución del Estado, sino solo al reconocimiento del derecho fundamental de los pueblos que lo componen para determinar sin coacciones su propia suerte” (Juan Villoro) en el marco de un Estado multicultural y pluriétnico.

Si el interés colectivo priva sobre el interés particular, negar a una comarca a los Nasos Teribe significaría consagrar la exclusión. Por reclamar su derechos los Naso sido reprimidos y expulsados de sus tierras ancestrales recientemente en actos claramente violatorios de los derechos humanos. Los pueblos Kuna, Ngöble Buglé y Emberá Wounaan que ya poseen sus comarcas, deberían apoyar y expresar su solidaridad con la Comarca Naso Teribe en forma activa, al igual que los diversos sectores de la sociedad civil y política.

El reconocimiento de esta comarca debe ser una prioridad del próximo gobierno. En las áreas indígenas, el Estado debe establecer políticas claras y consultadas de coordinación y comanejo, dando prioridad a los indígenas en la administración y manejo, con responsabilidad y asistencia técnica de ambas partes, respetando la cosmovisión indígena.

Todo proyecto debe incluir genuinos estudios de impacto ambiental; estudios de impacto social, económico y cultural en la región y plan de aseguramiento de la participación indígena en los beneficios del proyecto, en el marco de una política nacional de desarrollo de los pueblos indígenas.

El sector educativo debe implementar lo establecido en la ley sobre educación bilingüe intercultural, fortalecer las instancias involucradas en el proceso de elaboración de los contenidos curriculares, capacitar a los docentes en su aplicación y realizar un diagnóstico de la realidad educativa de las áreas indígenas.

En el ámbito nacional, el sistema educativo debe realizar una revisión a fondo de textos escolares para que los estudiantes puedan conocer las características de las diferentes culturas existentes en el país para generar mayor proximidad entre ellas.

raulleisr@hotmail.com

Indígenas Nasos solicitan ayuda a la ONU

Nasos solicitan mediación

recorrido. Indígenas naso protestaron ayer frente a las Naciones Unidas, en la Ciudad del Saber. LA PRENSA/ Víctor Arosemena

ANA TERESA BENJAMÍN
abenjamin@prensa.com

Un grupo de indígenas naso, acompañado de su rey, Valentín Santana, se congregó ayer frente a la entrada principal de la Casa de las Naciones Unidas, en Clayton, para solicitar la intervención de esa organización frente a acciones en su contra que califican como un “atropello”.

Eliseo Vargas, vocero del grupo de 21 adultos y nueve niños, explicó que todos provienen de la comunidad de San San Drui, en Bocas del Toro, centro de un litigio de tierras que reclaman los naso como “territorios ancestrales”, y la empresa Ganadera Bocas, como dueña de la propiedad, según la ley.

“Nuestras casas están allí desde antes de la República. Hemos pedido respuestas al Gobierno, para que cese la violación de nuestros derechos, pero no las hemos obtenido”, detalló Vargas.

El 30 de marzo pasado, las viviendas y la escuela de la comunidad fueron derribadas por orden de la corregiduría de Teribe. Según información brindada a este diario por Mario Guardia, de Ganadera Bocas, él es dueño de las tierras desde 1962.

Los indígenas se reunieron por varias horas con Jorge Araya, de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, a quien le solicitaron la mediación de la organización en el conflicto.

Los indígenas mantendrán otra reunión mañana viernes con Jorge Eguren, coordinador del Sistema de Naciones Unidas.

Los naso son, junto con los bri bri, las únicas dos etnias indígenas (de siete) que no poseen comarca en Panamá, y el segundo grupo más pequeño: son 4 mil 500 individuos –según sus propios cálculos–. Los bri bri, en tanto, son 2 mil 521 personas, según datos oficiales.

Los indígenas representan el 10% de la población panameña.

Carta de Paco al pueblo Naso Teribe

EL MALCONTENTO

Carta al pueblo naso

Paco Gómez Nadal
paco@prensa.com

Es la segunda vez que escribo este artículo. La primera versión, que llegué a enviar, estaba cargada de rabia, de odio contra el gamonal, de incomprensión, de frustración, de fuerza que si tuviera sería destructora.

Manifestaba con crudeza mi odio hacia alguien que no conozco llamado Mario Guardia, propietario de Ganadera Bocas; disparaba mis torpes palabras –torpes como todo lo poseído por el odio– hacia los funcionarios sin alma que ejecutaron una fraudulenta orden de desalojo contra los naso de San San y San San Drui, en Bocas del Toro; denunciaba la mancuerna Estado–empresa que gobierna y destruye el ingenuo sueño de justicia para nuestro país…

Sigo odiando y sigo sin comprender este extraño mundo en el que nos aplastamos como insectos ignorando el alma del otro, blandiendo las leyes que torcemos a nuestro favor e ignorando la justicia humana, la más básica.

Pero decidí reescribir el artículo después de saber que los empleados de Ganadera Bocas estaban tratando de atemorizar –más– a los naso a punta de bala (gamonal, gamonal de otras épocas que nunca fue exterminado…). El corazón arrugado me pidió más bien que le escribiera a los hermanos y hermanas que resisten acampados en San San, desprotegidos por su supuesto Estado, ignorados por sus teóricos compatriotas, silenciados por los medios de comunicación, incapaces de entender su papel integrador de un territorio. Aquí va:

“Queridos hermanos y hermanas,

Lo sois no por indígenas ni por excluidos, sino por seres humanos que padecéis y reís como yo, que miráis a vuestros hijos e hijas con los mismos temores y anhelos que cualquier humano dotado de alma. Os escribo desde la más absoluta tristeza y orgullo. Vosotros, que cómo hubiera dicho José María Arguedas, tenéis “corazón de piedra y de paloma”, no permitís que el mundo duerma.

Los colonizadores y los republicanos, en momentos tan diferentes con excusas tan dispares, buscaron vuestra asimilación y vuestro fin. Ahora, con forma de modernidad legalista, son los exterminadores empresarios angurrientos a los que la dignidad les parece un capricho étnico y los derechos ancestrales un exotismo postmoderno.

Sé que es difícil mantener la calma en estas circunstancias, no responder con fuego al fuego, no vengar el dolor que os han infligido una vez más: el despojo, la humillación, la violencia estatal y policial. Sin embargo, si queréis que el vientre de la tierra siga vivo, si queréis seguir sembrando la semilla del arco iris para que otros tiempos nos respeten, os debo animar a seguir la resistencia tozuda, pacífica y ruidosa.

Con vosotros compartí agua y penas, de vosotros escuché la fortaleza y la suavidad del cauce del Teribe… os diría que no estáis solos. Y no lo estáis. Hay miles de personas que os comprenden y os apoyan, pero son tan pocos… Vivimos un mundo endurecido de corazón e individualista de espíritu. Y vosotros… ¡ay vosotros! Que creéis en lo colectivo y en las razones que no figuran en las leyes ni en los libros…

Os toca resistir mientras tratamos que el corazón agazapado en la ciudad palpite de nuevo, sufra con la injusticia que os toca y sonría con las pequeñas batallas ganadas al sistema de explotación. No invoquéis la causa indígena, porque os acusarán de trasnochados. Tampoco, la multiculturalidad, porque es palabra inventada sólo para los salones políticamente correctos. Que no se os ocurra hablar de justicia a secas o de hermandad, porque os lloverán pedradas por filocomunistas o por ingenuos.

Toca aferrarse a los Derechos Humanos, a esa declaración tan hermosa como ignorada pero que, a veces, da miedo a los gobernantes ciegos. No apeléis a la conciencia, que esa es elástica como el caucho; no llaméis a la solidaridad de los movimientos sindicales o de las oneges, cada cuál –con contadas excepciones– ocupados en mantener su propia maquinaria funcionando. Sí podéis recurrir a los líderes de otras comunidades, a los que entienden en carne propia lo que es quedar en la calle de la noche a la mañana, lo que es el golpe torpe y seco de los antimotines –bestias alienadas por un mísero salario–, lo que es la exclusión social y cultural –mucho más perversa que la pobreza–.

Desde acá, desde las estribaciones del pesimismo y la tristeza, os ofrezco tan sólo palabras y algo de la energía que no tengo. Se gane o se pierda la pelea, los párpados del universo se abren un poquito más gracias a vuestra fuerza”.

Nasos Teribes desean comarca, no tierras colectivas

Comunidad de Sieyllik

 Sede del Territorio Naso

Distrito de Changuinola

Provincia de  Bocas del Toro

Republica de Panamá

Miércoles 27 de marzo del 2008.

 

 

 

Honorable Diputado. Bernardo Abrego

Presidente

Comisión de Asuntos Indígenas

Asamblea Nacional de Diputado

Ciudad de Panamá.

E.        S.        D.

 

Respetado H D. Abrego,

 

Es para nosotros un verdadero honor dirigirnos a usted en representación oficial del pueblo Naso, con la finalidad de presentarle de manera formal y por escrito a usted y a la Comisión a la que usted preside, nuestra posición  como territorio y comunidades indígenas y como lideres de esa región al proyecto de ley que actualmente impulsan los gobernantes políticos que lleva por nombre “Propiedad colectiva de tierras de los pueblos indígenas” que actualmente impulsa el gobierno panameño. Nosotros, el Pueblo Naso, rechazamos rotundamente la actual ley de Tierras Colectivas que se propone para nuestro territorio. Nosotros insistimos en que queremos una Comarca.

 

Por ello, queremos dejar de manera clara y objetiva nuestro planteamiento el cual consta de lo siguiente.

 

  • Los Nasos somos uno de los siete (7)  grupos étnicos de Panamá establecidos en once (11) comunidades en las riberas del río Teribe en la Provincia de Bocas del Toro, Republica de Panamá, y que por épocas milenarias hemos vivido en este territorio. Con nuestras particulares costumbres tradiciones y nuestra propia cultura. Tenemos nuestra propia estructura política y de gobierno territorial que nos ha identificado de generación en generación y a nivel internacional como la única monarquía existente en América Latina.

 

  • En el devenir de los años, nuestro pueblo y nuestro territorio hemos venido sufriendo serias amenazas en nuestro entorno territorial, natural, socio-cultural, económico y político debido a nuestro incierto estatus jurídico especialmente en el tema de la tenencia de la tierra y de los recursos naturales con los que allí contamos.

 

  • Estos escenarios nos han servido para organizar a las comunidades, líderes y dirigentes voluntarios, como también a organizaciones existentes dentro de nuestro territorio Naso, con la finalidad de estructurar nuestra propia plataforma de desarrollo acorde a nuestro propio enfoque de desarrollo de nuestra región y nuestra cosmovisión como pueblo indígena. 

 

  • En la actualidad nuestra población y nuestro territorio, estamos siendo seriamente amenazados por la presencia de empresas transnacionales que con el apoyo de algunos funcionarios inescrupulosos del actual gobierno político panameño, pretenden apoderarse de gran parte de nuestro territorio para llevar acabo un proyecto de represas. Estos proyectos además de no conllevar a ningún beneficio para las comunidades indígenas y su sostenibilidad son propicios para desestabilizar y especular con los recursos de  nuestras las comunidades indígena Naso.  Actualmente, la compañía esta solicitando a la ANAM una concesión de 1200 hectáreas de nuestro territorio.

 

  •  Al analizar esta propuesta de ley concluimos que el actual gobierno no ha tenido la voluntad política para contribuir con nuestro pueblo Naso, e impulsar nuestro proyecto de ley en el cual se crea nuestra Comarca Naso Tjërdi. Sin embargo, el pasado gobierno mostró interés en darle seguimiento y aprobación a nuestra propuesta de ley. Esta aptitud por parte de los gobernantes políticos panameño, muestra claramente el total irrespeto, abuso de autoridad y violación a nuestros derechos inembargable, inalienable, como pueblo indígena a la reivindicación jurídico-legal de nuestro territorio que por ley y por derecho nos corresponde.  

 

  • Señalamos que la propuesta de ley (“régimen de propiedad colectiva de tierras de los pueblos indígenas”), que ha sido presentado por los actuales políticos gobernantes de nuestro país, en ningún momento fue consultado con las comunidades ni con los verdaderos lideres y dirigentes escogidos por el pueblo Naso. No aceptamos que se utilice el aval del depuesto rey Tito Santana para demostrar la aceptación de Pueblo Naso a esta ley ya que esta persona no ha entrado a nuestro territorio desde que fue expulsado hace mas de tres años.

 

  • Al manifestar que no se hizo los procesos correctos, no significa que estamos solicitando que se realicen esos “procesos”, si no mas bien que estamos totalmente en contra de esa ley y exigimos que se nos respeten nuestros derechos y que se apruebe nuestra ley en el cual se crea la Comarca Naso Tjërdi, como pueblo indígena. Este es un derecho que tenemos y que esta consagrado en la constitución política de nuestro país y por el cual hemos venido peleando por 38 años

 

Si existe algún otro grupo, población u otra comunidad indígena que este de acuerdo con el régimen de esta propuesta de ley que actualmente impulsa el gobierno panameño, ese es un asunto muy particular de ese grupo. Nosotros respetamos su posición. No obstante, queremos dejar muy claro que el pueblo Naso no aspira a quedar dentro de esta propuesta de ley por un sin numero de razones que a continuación detallaremos.

 

  • La propuesta de ley que ha presentado los actuales políticos gobernantes de nuestro país, sobre el régimen de propiedad colectiva de tierras de los pueblos indígenas, no cuenta con la consulta previa, libre, e informada.  De esta manera, se violan no sólo nuestras leyes y costumbres tradicionales, sino que además se violan los tratados de carácter internacional tales como el Convenio 107 de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), y la Declaración Universal del 13 de septiembre de 2007, de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), sobre los Derechos Universal de los pueblos Indígenas.

 

  • Además, esta propuesta de ley pretende crear una nueva figura denominado “regidor especial”, y este funcionario será nombrado  por el Alcalde Municipal. Este artículo de esta propuesta de ley, atenta, violenta e impone decisiones dentro de nuestro territorio sin consulta a los verdaderos líderes y dirigentes escogidos tradicionalmente por la Asamblea del pueblo Naso según nuestras costumbres y tradiciones. Consideramos un insulto que se le de toda la autoridad sobre nuestro territorio y vida a una figura municipal impuesta, especialmente si no queda claro la jerarquía entre este “regidor especial” y nuestro Rey y Congreso Naso.

 

  • Al introducir una figura neocolonial con jerarquía de corregidor y nombrado por el Alcalde Municipal, los gobernantes políticos, dejarían sin efecto las leyes tradicionales con las que siempre nos hemos identificado y respetado como etnia indígena. Estarían por lo tanto violando el artículo 3, 4 y 5 de la Declaración Universal de los Pueblos Indígenas que hablan de la autodeterminación y autogobierno de los pueblos.

 

  • Esta ley cambiaria la forma de elegir a la autoridad,  introduciendo un nuevo paradigma occidental que no respeta la manera tradicional. Cambia y viola totalmente las costumbres y cultura ancestrales y las autoridades tradicionales pierden toda su autonomía.

 

  • Además, esta ley habla de “obligación” de facilitar proyectos de inversión que sean “autorizados” por el Estado. Nuevamente con esta ley se violaría la Declaración Universal de los Pueblos Indígenas que en sus artículos 26 y 32 determina que los pueblos indígenas tienen derecho a controlar sus recursos, y por lo tanto, tienen derecho al consentimiento de manera libre e informada sobre proyectos de desarrollo antes de que se de la autorización del Estado. Con la actual ley de tierras colectivas, el tema ambiental será presa de cualquier foráneo y de las transnacionales y los verdaderos dueños no serán tomados en cuenta para las decisiones transcendentales. Se especulara con la voluntad y se desestabilizará la seguridad socio-cultural con el que nos hemos identificado.

 

  • También objetamos la frase que habla de que tendremos la obligación de preservar los recursos naturales “sin costo alguno para el Estado”. ¿Quiere decir esto que los fondos que maneja el Estado para preservar nuestro medio, como los del ANAM, no serán destinados a nuestro territorio? ¿Quiere decir esto que no podemos aplicar al pago por servicios ambientales?

 

Por esta razón hacemos una ves mas nuestro pronunciamiento a los actuales políticos gobernantes de nuestros país para que conozcan cual es nuestra posición frente a su proyecto de ley y que mientras nuestro pueblo Naso exista y haya vida, mantendremos nuestra firme convicción y aspiración de lograr nuestro legitimo derecho de la creación de nuestra Comarca Naso Tjërdi.

Adjuntamos fotos que testimonian el rechazo del Pueblo Naso a esta ley de Tierras Colectivas y copia del acuerdo del 25 de Junio del 2007 con Patricio Montezuma (durante su mandato como Presidente de Asuntos Indígenas) donde se comprometió a no entorpecer el proyecto de ley para crear la comarca Naso, y donde El Rey Valentín Santana rechaza la ley de tierras colectivas.

 

 

Adolfo Villagra                                    Feliz Sánchez

Presidente del Consejo Naso                          Asesor del Consejo Naso

 

 

                                   Lucho A. Gamarra

                                   Fiscal del Consejo Naso a ruego del Rey Valentin Santana

 

Ver además:

Historia del grupo indígena Naso Teribe de Bocas del Toro

Historia de la colonización y los pueblos indígenas de Bocas del Toro

El tigre en la turbina publicado en revista mexicana:Historia Naso y una hidroeléctrica