Indígenas rechazan proyectos mineros e hidroeléctricos en sus tierras

PROTESTA: INDIGENAS RECHAZAN PROYECTOS MINEROS E HIDROELECTRICOS
Otorgan concesiones sin consultar
Juan Limachi | Crítica en Línea

haga click para ampliar la imagen
Parvularios municipales de la Alcaldía de Panamá celebraron el Día de la Hispanidad.


[ ver más fotos… ]

Concesiones mineras, centrales eléctricas y petroleras transnacionales amenazan el hábitat de los pueblos indígenas americanos, denunciaron ayer líderes del Congreso Interamericano sobre Pueblos Indígenas, que culminó ayer.

Según Pedro Rodríguez, presidente del Congreso General Ngöbe Buglé, las autoridades otorgan concesiones sin consultar a las comunidades nativas, que por derecho son propietarios de estas tierras.

“A más de 500 años de invasión de nuestras tierras, enfrentamos una realidad apocalíptica: ríos contaminados, deforestación de nuestras tierras, especies animales desaparecidas y amenazas de epidemias”, sostuvo.

Rodríguez precisó que cerca de 150,000 habitantes de la comarca se encuentran también expuestos a enfermedades, desnutrición y al despojo sistemático de sus tierras.

Berbenisio Pepaquito, presidente del Congreso General Emberá, señaló que el 12 de octubre representó el despojo y la marginación de sus culturas originarias.

“Actualmente, en esta zona viven cerca de 12.500 personas que se encuentra aislados debido a que no cuentan con vías de comunicación entre sus comunidades, sólo se comunican por trochas y por los ríos”.

NIÑOS Y NIÑAS CELEBRAN

Con actividades culturales, bailes típicos y representaciones artísticas de Centroamérica Sudamérica y Europa, los trece parvularios municipales de la Alcaldía de Panamá celebraron este viernes, el Día de la Hispanidad.

Desde tempranas horas de la mañana, niños y niñas ataviados con ropa propia de las regiones que representaban, participaron del acto en el centro Juan Ramón Poll, ubicado en Calidonia.

Indígenas luchan por sus tierras en congreso

PUEBLOS ABORÍGENES SE REÚNEN.

La tierra sigue siendo el foco de la lucha indígena

LA PRENSA/Jorge Fernández

El congreso de pueblos indígenas se inauguró ayer.

Eliana Morales Gil
emorales@prensa.com

“Me fui de Panamá en 1988 siendo guaymí, y cuando regresé en 1992 me enteré de que pertenecía a la Comarca Ngöbe Buglé”. Frases como esa resonaron ayer en la inauguración del Congreso Interamericano de Pueblos Indígenas.

Y aunque la identidad, el manejo de los recursos naturales y los objetivos de las metas del milenio están en la agenda, la prioridad de los asistentes es la tierra.

“Aunque en Panamá actualmente tienen demarcadas cinco comarcas, sabemos que hay pueblos indígenas desprotegidos, como es el caso de la tierra colectiva Emberá Wounaan, el pueblo naso, los bri -bri, kunas a orillas del río Tuira, en Darién”, dijo Leovigildo Doviaza, coordinador de los pueblos indígenas en el país.

Para Doviaza, la solución a los problemas sociales que les aquejan –como salud y educación– está condicionada a la seguridad que les brinda un pedazo de tierra. “Las becas no son suficientes, porque cuando cambia el gobierno no se sabe si las vamos a tener. La seguridad para nosotros los indígenas desprotegidos es tener un territorio bajo ley”, explicó.

No obstante, Doviaza también reclama el acceso a una educación digna. “Si el gobierno no nos educa, vamos a seguir siendo los mismos indígenas pobres de siempre, sin educación y sin capacidad”.

Sin embargo, el cubano Miguel Alfonso Martínez, quien ha presidido el grupo de trabajo sobre poblaciones indígenas de las Naciones Unidas, ubica a Panamá junto a Venezuela, Bolivia y Brasil, como uno de los países de la región donde se le ha dado importancia al tema de la autonomía de los territorios aborígenes.

En Panamá hay siete pueblos indígenas establecidos en diferentes sectores del país. Los ngöbe (169 mil 130 habitantes), buglé (18 mil 724 habitantes), kunas (61 mil 707 habitantes), emberá (22 mil 485 personas), wounaan (6 mil 882 habitantes), naso (3 mil 305 habitantes), bri-bri (2 mil 521 personas) y se estima que 477 pertenecen a un grupo no declarado.

Las cinco comarcas son Emberá Wounaan, Kuna Yala, Ngöbe Buglé, Wargandí y Madungandí.