Declaran a los humedales y manglares como zonas especiales de manejo

Gobierno panameño declara como zonas especiales a humedales marino-costeros
REDACCION

PA-DIGITAL

Hoy fue informado por fuentes oficiales en Panamá que se ha declarado a las áreas de humedales marino-costeros, especialmente los manglares, como zonas especiales, debido a que su alteración puede tener impactos directos en el ambiente.
En este resuelto la Autoridad de los Recursos Marinos (ARAP) prohíbe en las zonas declaradas especiales la tala, uso, comercialización y el desmejoramiento de cualquier humedal marino-costero, de sus productos, partes y derivados.
De igual manera, impide la modificación del perfil del suelo o la construcción de obras de ingeniería o de cualquier otro tipo, que modifiquen o interrumpan el flujo o aporte hídrico que deben recibir estos humedales.
Se exceptúa en esta disposición las medidas que establezca la ARAP, de acuerdo con los reglamentos respectivos, fundamentados en principios de sostenibilidad.
La reglamentación protege áreas específicas de espacios naturales y seminaturales, cuya alteración pudiera generar impactos directos en el orden ecológico, tales como las desembocaduras de los ríos y zonas arenosas, que son importantes para la regulación de los ciclos hidrológicos estacionales.
Los humedales marino-costeros, particularmente los manglares, son bienes de uso público, cuya protección está sustentada en más de cinco leyes, la convención de Ramsar (Irán, 1971) y la Constitución Nacional.
Los manglares funcionan como zona de amortiguamiento a la erosión causada por los oleajes y los fuertes vientos, control de inundaciones, impacto de las tormentas.
Además, como hábitat de aves, reptiles, refugio y vivero de especies marinas de alto valor comercial nacional (camarón, langosta y peces), añade.

—————

Ver texto completo en: https://burica.wordpress.com/2008/02/28/declaracion-de-humedales-marino-costeros-los-manglares-de-la-republica-de-panama-como-zonas-especiales-de-manejo/

El cangrejo azul de Isla Galeta está en peligro

El cangrejo azul de Isla Galeta está en peligro

 
Los cangrejos recorren las playas en busca de animales o vegetación muerta.

Julio A. Jiménez
jjimenez@estrelladepanama.com

Debido a la destrucción de los manglares y a la caza desmedida, el cangrejo azul está en riesgo de desaparecer. El hombre es el mayor depredador causante de la alarmante desaparición de los crustáceos.

John H. Christy, investigador del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI), señala que para los cangrejos, el manglar es como un nido, incluso para los camarones.“Si no tenemos a los manglares, no hay cangrejos. Entre los que usualmente se cazan en el área de Colón están: el cangrejo azul, jaba y el cangrejo de manglar”, expresa.

Recomienda que para mantener estas áreas importantes se hace necesario protegerlas.
“La costa es de gran uso tanto para los humanos como para los animales. Por ello, es importante tener un plan que los proteja”, establece.

Christy, quien lleva 25 años de estar en Panamá, se ha dedicado a estudiar el comportamiento de esta especie del mar.

Jairo Castillo, biólogo ambiental, encargado del programa educativo en Punta Galeta, expresa su preocupación por la pérdida de hábitat de esta especie, en especial el cangrejo azul, en Colón. “En los últimos siete años se han devastado cerca de mil hectáreas, con la finalidad de expandir puertos de comercio y la creación de lugares turísticos”, señala.

Esto incluye como principales causas el acelerado deterioro y contaminación de los manglares, la caza indiscriminada de las hembras con huevos, cangrejos pequeños y los vehículos que transitan a gran velocidad, por los caminos que cruzan en su ruta al mar.

El año pasado, 10 mil personas visitaron el Laboratorio Marino de Punta Galeta, Colón, del STRI. A ellos se les dio información y capacitación de la importancia de los cangrejos, indica Castillo.

En la costa de Colón se han encontrado más de 90 especies, de las cuales 7 viven en las playas arenosas, 17 en los manglares y 67 en la zona de entremareas, por lo que hay que conservar su hábitat.