Arrecifes de coral en grave riesgo

Arrecifes de coral: en grave peligro

Redacción BBC Mundo

Guillermo Jordán-Garza)

Espectacularmente bellos, vitales y en peligro de muerte. “La situación de los arrecifes de coral es grave y está empeorando”, dijo a BBC Mundo Guillermo Jordán-Garza, experto en corales del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, U.N.A.M, en Puerto Morelos, México.

El calentamiento global no sólo está causando huracanes cada vez más frecuentes y destructivos. El aumento en la temperatura de los océanos está llevando además al blanqueamiento y eventualmente muerte de arrecifes, de los que dependen millones de seres vivos para sobrevivir.

Continuando con nuestra serie sobre respuestas positivas al cambio climático, Jordán-Garza explica a continuación por qué los corales se encuentran en peligro y qué estudios se están haciendo para intentar protegerlos. En la galería de imágenes, el experto mexicano invita a los lectores a conocer más de cerca a estos seres extraordinarios.

Recuerde que puede enviar un mensaje a Guillermo Jordán-Garza o contarnos sobre un proyecto positivo ante el cambio climático en su país utilizando el formulario a la derecha.


¿Sabían ustedes que la Gran Barrera Arrecifal Australiana es la única construcción no humana, que puede verse desde el espacio? Además miles de otras especies usan los arrecifes como casa, de forma que estos ecosistemas son de los más diversos del planeta.

Guillermo Jordán-Garza (izq.) junto al Dr. Eric Jordán Dahlgren, jefe del Laboratorio de Sistemas Arrecifales
Como lo explica el filósofo Arne Naess: sólo cuando la persona alcanza una madurez suficiente en todos los sentidos de su vida, es capaz de auto-realizarse y reconocerse a si mismo en todos los seres vivos del planeta
Guillermo Jordán Garza (der.), en la foto junto al Dr. Eric Jordán Dahlgren

Y la segunda barrera de coral más grande del mundo se encuentra en mesoamérica, comienza cerca de Cancún en México y se extiende por más de 1000 kilómetros pasando por Belice, Guatemala y Honduras.

Bueno pero, ¿qué es un coral? Los corales son animales, miembros de los cnidarios, es decir parientes muy cercanos de las medusas y las anémonas. Son una de las criaturas más extrañas de la vida pues su esqueleto esta hecho de una estructura mineral de carbonato de calcio, la Aragonita.

Y por si esto no fuera lo bastante raro, dentro de cada pólipo viven, en una relación que se conoce como simbiosis mutualista, unas diminutas algas unicelulares que se conocen con el nombre genérico de zooxantelas.

Estas zooxantelas hacen fotosíntesis (si, igual que cualquier planta verde) y parte de la comida que producen se la pasan al coral; por su lado, las algas están en un ambiente controlado, sin herbívoros que se las coman y con la insolación que requieren para su producción primaria. Estas pequeñas algas seguramente han contribuido al éxito evolutivo de los corales, que están en este planeta desde hace más de 200 millones de años.

El impacto del calentamiento global

Corales
Y lo peor es que no entendemos bien como podríamos tomar medidas para ayudar, hasta ahora nadie ha podido vacunar a un coral

Corales y huracanes han convivido por millones de años pero ahora, por efecto del calentamiento global, lo huracanes parecen ser cada vez más destructivos. Y eso no es todo, el calentamiento del agua trae consigo otros males. Se ha visto que la temperatura elevada rompe la simbiosis del coral con sus algas microscópicas. Las algas son expulsadas y el coral pierde su color, quedando completamente blanco. Por esta razón se habla del fenómeno del blanqueamiento del coral.

Pero, al perder las algas, el coral también pierde a su principal socio en cuestiones alimenticias, y si las condiciones adversas se prolongan y el coral no logra recuperar sus algas, entonces morirá. Ya se han observado blanqueamientos con mortalidades masivas que han hecho mucho daño a los arrecifes.

Mayor temperatura también implica mayor actividad de microorganismos, muchos de los cuales son patógenos potenciales. Desde hace alrededor de 25 años se ha observado el surgimiento de enfermedades infecciosas emergentes en muchos animales e incluso en poblaciones humanas. Los corales no se han escapado a este fenómeno y las enfermedades han causado y están causando, reducciones alarmantes de las poblaciones coralinas.

Y lo peor es que no entendemos bien como podríamos tomar medidas para ayudar, hasta ahora nadie ha podido vacunar a un coral.

El planeta es de todos

La situación es grave y esta empeorando, es necesario investigar y hacer buena ciencia para poder tomar las decisiones adecuadas, también es necesario involucrar a más personas, el planeta es de todos y si lo perdemos nos perdemos a nosotros mismos.

Guillermo Jordán-Garza)
Cuando nos damos cuenta que estos recursos no son eternos y que lo que antes era, nunca volverá a ser lo mismo, nos asustamos un poco. Después de todo ¿quién va a venir a mi hotel si ya no hay un hermoso arrecife para visitar?

Tendemos a ver a la naturaleza en términos de los recursos que podemos explotar de ella: los hermosos paisajes son sitios para construir hoteles, los animales son comida o alhajas o ropa, los árboles son muebles o estorbos por dónde queremos hacer pasar nuestros cableados o tuberías, etc.

Cuando nos damos cuenta que estos recursos no son eternos y que lo que antes era, nunca volverá a ser lo mismo, nos asustamos un poco. Después de todo ¿quién va a venir a mi hotel si ya no hay un hermoso arrecife para visitar? Pero la naturaleza siempre pierde cuando se trata de negocios.

Investigación en México

La Unidad Académica Puerto Morelos del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México es uno de los centros de investigación científica de la Península de Yucatán. En la Unidad, encabezada actualmente por el Dr. Roberto Iglesias Prieto, y en dónde laboran 12 investigadores, todos dedicados al estudio del ecosistema arrecifal.

La ciencia que se genera a través de estos estudios busca obtener el conocimiento necesario para enfrentar los efectos negativos de los cambios que nuestras actividades están generando y hacer planes integrales de manejo que sostengan los beneficios sociales de los arrecifes al mismo tiempo que se preserven estos ecosistemas naturales para las generaciones futuras.

Reconocernos en otros seres vivos

Guillermo Jordán-Garza)
El beneficio es doble pues al cuidar la naturaleza estaremos al mismo tiempo asegurando que nuestros descendientes tengan un lugar dónde vivir

Los servicios ambientales y sociales que brindan los arrecifes pueden valuarse en millones de dólares, pero la protección y sustento de estos y muchos otros de los ecosistemas hoy en día amenazados no será posible hasta que las personas reconozcan el valor intrínseco de la vida misma.

Como lo explica el filósofo Arne Naess: sólo cuando la persona alcanza una madurez suficiente en todos los sentidos de su vida, es capaz de auto-realizarse y reconocerse a si mismo en todos los seres vivos del planeta. Y de igual forma en que cuidamos nuestra vida y la vida de nuestros hijos, debemos ser capaces de valorar y cuidar la vida de los demás organismos del planeta. El beneficio es doble pues al cuidar la naturaleza estaremos al mismo tiempo asegurando que nuestros descendientes tengan un lugar dónde vivir.

Guillermo Jordán-Garza trabaja en el Laboratorio de Sistemas Arrecifales Coralinos, Instituto de Ciencias del Mar y Limnología, U.N.A.M., Unidad Académica Puerto Morelos.

Arrecifes de coral en peligro

Arrecifes de coral están en peligro

Explotación pesquera debe ser controlada para que tanto algas como corales mantengan su espacio

Peces nadan alrededor de un coral en el mar de Andaman, en la popular playa de Railay en Krabi, Tailandia —–>

Mónica Martín
EFE-REPORTAJES

Estamos ante una gran problemática que se ha desarrollado como causa del cambio climático, es la desaparición de los arrecifes de corales. Hay que actuar de manera inmediata antes que esta desaparición afecte tanto a especies animales como al hombre. Y es que cuando las aguas se calientan, las algas adheridas a la superficie de los corales desaparecen, esto genera que el coral se blanquee y muera, en la gran mayoría de los casos.

La extinción de arrecifes supone la pérdida de barreras naturales ante desastres climatológicos como tsunamis o tormentas tropicales.

Las medidas que se están estableciendo en las áreas damnificadas para el resguardo de los arrecifes de corales son inútiles, puesto que no existen fondos suficientes para mantener esta protección.
El cambio climático está trayendo graves consecuencias no sólo por la reducción en la capa de ozono sino también en los mares. Porque además del deshielo de las placas de las zonas árticas y antárticas se esta produciendo la desaparición de los arrecifes de corales.

En estas zonas se concentra una gran biodiversidad y tienen por tanto una gran importan- cia ecológica. El aumento de la temperatura de los océanos está teniendo actualmente sus consecuencias con el blanqueamiento de los corales. La desaparición de los corales ha sido provocada no solo por la subida de temperaturas sino también por el aumento del nivel de acidez en el agua. Pero esto es solo un anuncio de lo que va a ocurrir en los próximos años.

En un estudio realizado recientemente por científicos de siete países, la revista Science confirma que el aumento de dos grados en la tempe-ratura provocará la desaparición de los arrecifes de corales de nuestros mares.

Consecuencias

Entre las principales consecuencias que conlleva la pérdida de estos arrecifes cabe destacar, la falta de protección a la que se verán sometidas millones de personas que viven en las costas tropicales y en países en vías de desarrollo.

Por otro lado, el mantenimiento de los arrecifes es fundamental, ya que estos generan el mantenimiento de los bancos de peces en las aguas y por tanto se puede desarrollar la pesca en el lugar.

Pero siempre habrá que establecer un control sobre la explotación pesquera, puesto que los peces mantienen el control de algas en la zona. Permiten que tanto algas como corales mantengan su espacio.
En algunas zonas del Pacífico norte de Costa Rica, México, Nicaragua, Panamá y Colombia, los arrecifes coralinos están bajo un gran riesgo, ya que no se ha establecido el control sobre la intrusión de un tipo de alga sobre el hábitat del coral.

Esta propagación se debe en gran medida a las corrientes marinas y que los barcos las trasladan de un lugar a otro.

El cambio de los nichos ecológicos a causa de la desaparición de los corales está teniendo una repercusión sobre diferentes especies, es el caso de los delfines y las ballenas de Borneo (Malasia), que se ven afectadas por la contaminación de estas zonas a manos del hombre.

Y otra de las consecuencias de la extinción de los arrecifes sería la pérdida de millones de dólares, puesto que se perdería el turismo de estas zonas dedicadas principalmente al submarinismo. En estos sitios turísticos es necesario establecer un control de la polución generada por el rápido desarrollo de zonas costeras.

———————–

‘Hace falta mano dura para salvar los corales’, dicen ambientalistas

La extinción de arrecifes supone la pérdida de barreras naturales ante desastres climatológicos

Indonesia cuenta con la mayor variedad de corales del mundo, pero la supervivencia de sus arrecifes está seriamente amenazada. / Foto archivo

Hace falta mano dura

Es necesaria una reacción por parte de las principales autoridades de los países industrializados, para remitir de forma considerable las emisiones de carbono y ayudar a los países más vulnerables a reducir los riesgos ante este problema.

Las medidas que se están estableciendo en las áreas damnificadas para el resguardo de los arrecifes de corales son inútiles, puesto que no existen fondos suficientes para mantener esta protección. Se ha demostrado a través de estudios como el de la revista Science que solo un 18.7% de los arrecifes están incluidos en las Áreas Marinas Protegidas (MPA) y sólo un 2% tiene una protección completa.
Las áreas que se están viendo más afectadas por la desaparición de los arrecifes son la cuenca indo-pacífica (Indonesia, Filipinas y Papua Nueva Guinea) y el Caribe.

En lugares como Permuteran (Bali) están trabajando para la conservación de los arrecifes, ya que fueron víctimas en 1998 de una gran tormenta que destrozó las zonas y su forma de vida.

El australiano Chris Rock buscó ayuda en la Agencia de Cooperación Internacional del Gobierno de Australia, además, ha desarrollado un programa de restauración de arrecifes a través de corrientes eléctricas.

Mediante esta técnica los corales crecen a una velocidad de entre tres y cinco veces superior a la normal, lo que ha permitido recupe- rar la fauna y flora marina del lugar.

En países como México, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales se ha comprometido a crear un plan nacional para proteger los arrecifes, tras los incidentes generados con las barreras de coral situadas en las aguas del país, ya que se produjo el choque de dos embarcaciones que encallaron en un enclave coralino.

Las medidas que se tomarán son la colocación de boyas en las zonas más sensibles y el cambio de algunas rutas de navegación.