El clima amenaza la biodiversidad

 

El clima amenaza la biodiversidad

 

BBC Ciencias


La Tierra. (Nasa)

Cuatro de las grandes extinciones masivas se dieron en condiciones cálidas y húmedas.

El aumento de las temperaturas en los próximos siglos podría provocar una extinción masiva, según advirtió un grupo de científicos británicos.

Las temperaturas previstas se encuentran en el rango de las que se dieron en el pasado en la Tierra en fases en las que hubo elevadas concentraciones de gases de efecto invernadero y que causaron la extinción del 95% de las plantas y de los animales.

Los científicos examinaron la conexión entre el clima y la diversidad en un periodo de 520 millones de años, que comprende la casi totalidad de registros fósiles disponibles.

Encontraron que la diversidad era elevada en los periodos fríos y baja en los cálidos.

“Nuestros resultados proporcionan la primera evidencia clara de que el clima del planeta puede explicar las grandes diferencias en las muestras fósiles de una manera simple y consistente”, afirmó doctor Peter Mayhew, de la Universidad de York, en el Reino Unido.

Lea: Las claves del cambio climático

Extinciones en aumento

Rana

Los anfibios son de las especies más afectadas por el cambio climático.

“Si nuestros resultados son válidos para el actual proceso de calentamiento, la magnitud del cual es comparable con las fluctuaciones a largo plazo que se han dado en el clima de la Tierra, ello sugiere que las extinciones aumentarán”.

La investigación, publicada en la revista Anales de la Royal Society B, comparó los datos de diversidad en los mares y la tierra con la temperatura estimada de la superficie del mar durante el mismo periodo.

Así descubrieron que cuatro de las cinco grandes extinciones masivas en el planeta están asociadas a fases en las que hubo elevadas concentraciones gases de efecto invernadero (condiciones más cálidas y húmedas), y no a épocas glaciares (condiciones frías y secas).

Lea: El calor vuelve más húmedo al mundo

Ello incluye la peor extinción que sufrió la Tierra hace 251 millones de años cuando el 95% de las especies desaparecieron.

“Podríamos, en el peor de los casos, vivir esa experiencia el próximo siglo, tan solo dentro de unas pocas generaciones”, le dijo a la BBC el doctor Mayhew.

Debemos averiguar porque las temperaturas y las extinciones están relacionadas de esta manera.

Un asesino de ranas en Panamá

EXTINCIÓN DE ANFIBIOS. ‘BATRACHOCHYTRIUM DENDROBATIDIS’.

Asesino microscópico

El hongo quíprido se mueve velozmente, y según la Anam ha llegado a Cerro Campana amenazando más especies.

CORTESÍA/Anam/Edgar Griffith

Rana Cristal

Crisly Florez
cflorez@prensa.com

La población mundial de anfibios está mermando a causa de un hongo llamado Batrachochytrium dendrobatidis.

Según estudios publicados en la revista Science, en 2006, un tercio de las 5 mil 743 especies de anfibios en el mundo están amenazadas.

La clase de los anfibios incluye ranas, sapos, salamandras y cecilias, especies que han habitado la tierra desde hace más de 300 millones de años, y que podrían desaparecer a causa de este hongo, también conocido como hongo quítrido, según un informe proporcionado por el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI).

El Batrachochytrium dendrobatidis u hongo quítrido, es un organismo microscópico que pertenece a un grupo de descomponedores de materia orgánica del suelo y se reproduce por esporas que se transportan a través del agua.

“Tiene un movimiento de serpenteo similar al de los espermatozoides”, explica el biólogo Edgardo Griffith, encargado del Centro de Conservación de Anfibios, en El Valle de Antón.

El también investigador del zoológico de Houston señala que la piel de los anfibios está conformada por queratina, y este hongo se alimenta de esa sustancia y además produce esporangios que se meten en la piel de la rana. Cuando la rana percibe este cambio, empieza a producir más queratina, lo que hace que su piel se ponga más gruesa, y esto reduce su capacidad de respirar. Así, la rana muere asfixiada o también pierde la capacidad de excretar y de deshacerse de sustancias tóxicas como la amonia, por lo que muere envenenada por los fluidos corporales. Otro efecto que causa el hongo quítrido es que el animal muere de hambre porque el estrés que causan las esporas en su organismo no le permite buscar alimentos, informa Griffith.

Sin embargo, el hongo puede ser asintomático, es decir, puede estar presente en la rana, más no causarle efectos, pues como vive en estos organismos, si los mata a todos no tendría dónde vivir, agrega Griffith.

El biólogo de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), Jorge García, explica que este hongo proliferó porque en la década de 1930, se utilizaban ranas acuáticas sudafricanas, llamadas Xenopus laevis, para hacer pruebas de embarazo en las mujeres. Esta especie tiene el hongo en su piel y no les afecta. Como fueron exportadas para ser utilizadas en este experimento, el hongo se fue dispersando, causando gran cantidad de muertes en anfibios de todo el mundo.

Según un informe del STRI, el hongo se registró por primera vez en Panamá en el área de Fortuna y el oeste del país en 1998. La doctora Karen Lips, de la Universidad del sur de Illinois, en conjunto con su equipo de trabajo, documentaron la existencia de una progresión geográfica en la infección desplazándose desde Costa Rica hacia el occidente panameño a finales de la década pasada.

A principios de 2006 llegó a El Valle de Antón, amenazando la vida de varias especies endémicas que habitan en esta área, como la rana dorada (Atelopus zeteki) y otros anfibios, asegura García. Pero la preocupación aumenta, pues el hongo se está reproduciendo cada vez más rápido y ha llegado a Cerro Campana, donde será muy difícil su estudio debido a que es un área muy montañosa, agrega.

Ante esta amenaza, con la colaboración del zoológico de Houston, la Anam, la Asociación Americana de Zoológicos y Acuarios, se construyó el Centro de Conservación de Anfibios donde se realizan investigaciones sobre el hongo, y se mantienen varias especies en cautiverio para prevenir su extinción.