Panamá no tiene energía alternativa

TENDENCIA.alta dependencia del petróleo debe ser superada.

Energía alternativa, en pañales

Corporación Panamericana de Desarrollo recomienda impulsar estas inversiones creando nuevos incentivos.

Expertos destacan que las opciones no se limitan a los biocombustibles, paneles solares y campos eólicos.

LA PRENSA/Jorge Fernández
DEBILIDAD. Panamá no cumple con la regla N-1: si falla el principal generador eléctrico del país (hidroeléctrica Fortuna), el sistema colapsaría, advierte Eduardo Vallarino. 

Marianela Palacios Ramsbott
marianelap@prensa.com

Panamá está a la cabeza de América Latina en muchos índices de competitividad económica, pero si el país fuese evaluado por su nivel de desarrollo de proyectos de energía alternativa, la calificación sería muy mala.

“Hay la necesidad, están los recursos y el interés del sector privado, pero falta la visión y la voluntad política, y por eso el país no ha podido dar el salto que necesita para poder empezar a romper nuestra dependencia del petróleo y los combustibles fósiles”, destaca el presidente de la Corporación Panamericana de Desarrollo (CPD), Eduardo Vallarino.

La Organización de Estados Americanos recomienda a los gobiernos de la región seguir los pasos de Brasil y Colombia, que se han posicionado como líderes latinoamericanos en estos menesteres, por las leyes de incentivos que han sancionado para motivar la ejecución de proyectos energéticos alternativos, desde la producción de biocombustibles, etanol y biomasas, hasta el establecimiento de campos eólicos y paneles solares.

“En Panamá aún estamos muy lejos de eso: no hay leyes marco para el sector, tenemos inseguridad jurídica, no existen leyes que respalden la producción y comercialización de biocombustibles, y hay una inercia burocrática en el otorgamiento de licencias y concesiones”, comentó Vallarino.

Además, acotó el empresario, hay opciones de energía alternativa que ni siquiera se han explorado aún en el país, como la posibilidad de producir electricidad a partir del manejo de olas o corrientes submarinas; desarrollar biodiésel a partir de algas o coquillo; o usar las nuevas celdas fotoeléctricas nanotecnológicas, cuyo costo de instalación por megavatio es de 1.7 millón de dolares, lo que es menor que el de las hidroeléctricas (dos millones por megavatio).

———————————-

Por lo menos a Eduardo Vallarino no se le ocurrió decir que las hidroeléctricas es una energía limpia.  El tiempo ha demostrado que es de alto impacto y al ser de alto impacto ambiental no puede ser limpia, y además está manchada de sangre, ya que los promotores alrededor del mundo han masacrado gente que defienden sus tierras.  En Panamá estamos cerca de esto.

Burica Press

Panamá producirá energía eólica a partir de 2009

Panamá producirá energía eólica a partir de 2009

La empresa española Fersa Energías informó que la capacidad será de 400 megavatios
 
Los parques estarían localizados en las provincias de Coclé y Panamá. / Foto archivo
Panamá / EFE. —Panamá producirá energía eólica a “costo cero” para el país a partir de 2009 y con capacidad de exportar, según reveló a Efe la dirección de la empresa española que invertirá más de mil millones de dólares en el proyecto.
La empresa Enrilews, filial de la española Fersa Energías Renovables, S.A., empezará a operar dos parques eólicos que generarán 400 megavatios entre ambos como muy tarde en dos años, según reveló su presidente, José Luis Iglesias.
La empresa, dijo, tiene ya ocho autorizaciones provisionales para la generación de un total de 3.400 megavatios y ya se trabaja en dos parques eólicos, con un inversión de 1.050 millones de dólares.
Uno de los parques estará ubicado en el sector de La Mendoza en el Distrito de La Chorrera, a 30 kilómetros de la capital, y otro en Toabré, provincia de Coclé, a 149 kilómetros, ambos en el oeste del país.
Los dos parques cuentan con una autorización provisional de producción de 400 megavatios, aunque el desarrollo se inicia en 2009 con 250 megavatios en La Mendoza y 150 en Toabré.
Según Iglesias, la empresa se adaptará así a las características de las líneas de enganche de la Empresa de Transmisión Eléctrica S.A. (ETESA) de Panamá.
El empresario explicó que lo que está “muy adelantado” es la medición de los vientos de la zona porque hace tres meses están funcionando dos torres de 100 metros de altura cada una, con cuatro medidores de velocidad de viento y un medidor tropical.
Entre las dos torres habrán unos 200 molinos, con un equivalente de casi un molino por hectárea sin ningún efecto en el medio ambiente “porque (cada uno) será como un árbol más”, indicó.
Al cabo de ocho meses aproximadamente, estas mediciones darán el viento real de la zona y el tipo de máquina que le corresponde, información que no se había registrado antes en el país.
El estudio de impacto ambiental ya fue presentado a la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), que inspeccionó el parque de Toabré y próximamente lo hará con el de La Mendoza.
Iglesias no precisó cifras, pero aseguró que no se escatimó en el costo de este estudio de impacto ambiental, que fue “bastante alto”, y que piensan empezar la producción de 400 megavatios en el 2009 “”siempre y cuando no haya retraso en estas aprobaciones”.
Resaltó que sus años de vinculación con Panamá lo motivaron a iniciar esta inversión, que confía ayude al país a resolver sus necesidades de energía y su dependencia del petróleo para producir electricidad.
Para Panamá como país todo esto tiene “un costo cero, porque todo el valor añadido se queda en casa” y además “no hay que comprarle nada a nadie para que funcione ni depende del capricho del petróleo ni de los vaivenes de los precios”, agregó.
—————
Como es presentada esta noticia paraciera que el país finalmente se librará de los especuladores de energía que desean represar cada río de este país.
Burica Press