Empresa eólica Enrilews iniciaría operaciones en el 2010

energía. varias empresas han solicitado permisos de operación.

Enrilews recibe licencia de la Asep para parque eólico

La filial de la española Fersa instalará 75 aerogeneradores en Toabré, distrito de Penonomé.

Se espera que el parque comience a generar energía en mayo de 2010, precisó la compañía.

Wilfredo Jordán Serrano
wjordan@prensa.com

Enrilews, una empresa filial del grupo español Fersa, recibió licencia definitiva de la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (Asep) para la construcción, explotación, mantenimiento, generación y venta de energía eólica.

El parque, con 75 aerogeneradores, estará situado en el corregimiento de Toabré, distrito de Penonomé, provincia de Coclé, con una capacidad total para generar 225 megavatios. Enrilews tenía una licencia provisional otorgada en 2007, hasta que completara el estudio de impacto ambiental y otros documentos exigidos para desarrollar el proyecto.

La primera fase incluye 40 aerogeneradores en Toabré, a una altura que varía entre 80 y 100 metros, similar al alto de un edificio de 13 pisos.

El 80% de la inversión será de la banca privada, confirmó el representante legal de Enrilews, José Iglesias. Enrilews es filial de Fersa, una empresa española que tiene cinco centrales en España y otras en Alemania, China e Italia.

“Queremos tener el parque en producción en mayo de 2010”, afirmó Iglesias.

En Panamá se construyen otros parques de generación, como Santa Fe Energy, que también se prepara para colocar los aerogeneradores en el área de Santiago de Veraguas.

En la Asep, varias empresas han solicitado licencia para desarrollar parques eólicos, pero muchas de ellas no han cumplido con el estudio de impacto ambiental y las mediciones de viento que se requieren.

Parques eólicos iniciarían en el 2008

Parque eólicos podrían empezar este año

Dos empresas buscan la aprobación de las licencias para producir energía limpia

Más de 20 solicitudes para proyectos en energía eólica ha recibido la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP).
Al menos ocho empresas están a la espera de que esta institución le otorgue una licencia para iniciar operaciones en este sector. Todo dependerá de los estudios que presenten.
Entre las empresas que han mostrado más interés por desarrollar este tipo de energía se encuentran Industria Tecnológica Panameña (ITP), filial del europeo Treco Group, que prevé desarrollar ocho parques eólicos en el territorio nacional.
También se encuentra el grupo energético español Fersa, que pretende construir otros dos parques más. Enrilews, filial de Fersa Energías Renovables S.A., empezaría a operar dos parques eólicos que generarán 400 megavatios entre ambos según anunció recientemente su presidente, José Luis Iglesias.
Los dos parques cuentan con una autorización provisional de producción de 400 megavatios, aunque el desarrollo iniciará en 2009 con 250 megavatios en las comunidades de La Mendoza y Toabré.
Por su parte, la inversión del grupo ITP tendría un valor de entre 150 y 200 millones de dólares que estarán ubicados tanto en áreas rurales como urbanas.
Una vez inicie operaciones estos parques eólicos tendrán la capacidad de producir 250 megavatios.
La Dirección Nacional de Electricidad de la ASEP destacó que este año podrían aprobarse las primeras licencia para estos proyectos, señalando que los estudios que realizan actualmente las empresas muestran gran porcentaje de avance en lo que respecta a la verificación y medición de los vientos para determinar la colocación de las turbinas .
Una fuente de la ASEP mencionó que este año marcará un hito por la introducción de una energía más limpia y que no es contaminante al medio ambiente.
———————-
Si estas cifras de rendimiento de los proyectos eólicos son reales, significa que en los meses de mayores vientos, habrá un superávit de energía eléctrica, mayor a la actual, la cual es bastante alta.
Burica Press

Empresas impulsan proyectos de energía eólica

energía limpia. Los primeros motores arrancarían en 2009.

Enrilews y Santa Fe impulsan eólicos

Enrilews empezará a desarrollar los parques de Toabré en Coclé y Mendoza en La Chorrera.

Santa Fe Energy ya cuenta con el proveedor de los 50 motores para su parque, que se ubica en Veraguas.

BLOOMBERG
FUERZA. Para firmar contratos con las distribuidoras, las plantas eólicas deben contratar la potencia firme con otra generadora, que puede ser térmica. 

Wilfredo Jordán Serrano
wjordan@prensa.com

Las empresas Enrilews y Santa Fe Energy avanzan en el proceso para poner a funcionar dos parques eólicos a más tardar en 2009, aunque la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (Asep) dice que para poder participar en una licitación de compraventa de energía, las empresas deben estar listas para operar.

Después de haber hecho un estudio en ocho parques, “hemos decidido empezar a desarrollar con carácter preferente los parques de Toabré en la provincia de Coclé y Mendoza en La Chorrera, con una capacidad de 400 megavatios”, informó el representante de Enrilews, José Luis Iglesias.

Enrilews, una empresa integrada por inversionistas españoles, espera la aprobación del estudio de impacto ambiental para generar, a más tardar en 2009, los primeros megavatios de energía eólica.

Pasos más rápidos ha dado la empresa de generación eólica Santa Fe Energy, S.A., que ya cuenta con un financiamiento para construir el parque Eólico Santa Fe en Veraguas, con una capacidad para generar 81 megavatios de energía en su primera etapa.

“Ya tenemos la empresa que nos venderá 50 motores para iniciar la instalación de los molinos que generarán la energía”, informó ayer el presidente de Santa Fe Energy, S.A., Roberto A. Moreno.

Pero el administrador de la Asep, Víctor Urrutia, dijo que las plantas eólicas no tienen potencia firme. Esto se debe a que la energía de viento no se puede garantizar y, por tanto, solo pueden participar en contratos de venta de energía con las distribuidoras, pero no de potencia firme. En cambio, necesitarían contratar la potencia firme con una planta de otra tecnología, por ejemplo, una térmica.

———————

La pregunta del millón:

¿Equipararán el precio de la energía eólica a los precios de la energía que utiliza bunker, así como lo hicieron con la energía hídrica?

¿Por qué el gobierno no destruye esta aberración jurídica que tanto daño económico le causa al panameño?

Simplemente no lo hace por la corrupción que existe para proteger este negociado multimillonario a costa de nuestros bolsillos.

Burica Press

¿Energía eólica en Panamá?

Panamá producirá energía eólica por primera vez a partir de 2009

El estudio de impacto ambiental ya fue presentado a la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), que inspeccionó el parque de Toabré y próximamente lo hará con el de La Mendoza. Foto/Archivo
Panamá, (EFE).- Panamá producirá energía eólica a “costo cero” para el país a partir de 2009 y con capacidad de exportar, según reveló hoy a Efe la dirección de la empresa española que invertirá más de mil millones de dólares en el proyecto.La empresa Enrilews, filial de la española Fersa Energías Renovables, S.A., empezará a operar dos parques eólicos que generarán 400 megavatios entre ambos como muy tarde en dos años, según reveló su presidente, José Luis Iglesias.La empresa, dijo, tiene ya ocho autorizaciones provisionales para la generación de un total de 3.400 megavatios y ya se trabaja en dos parques eólicos, con un inversión de 1.050 millones de dólares.

Uno de los parques estará ubicado en el sector de La Mendoza en el Distrito de Chorrera, a 30 kilómetros de la capital, y otro en Toabré, provincia de Coclé, a 149 kilómetros, ambos en el oeste del país.

Los dos parques cuentan con una autorización provisional de producción de 400 megavatios, aunque el desarrollo se inicia en 2009 con 250 megavatios en La Mendoza y 150 en Toabré.

Según Iglesias, la empresa se adaptará así a las características de las líneas de enganche de la Empresa de Transmisión Eléctrica S.A. (ETESA), de Panamá.

El empresario explicó que lo que está “muy adelantado” es la medición de los vientos de la zona porque hace tres meses están funcionando dos torres de 100 metros de altura cada una, con cuatro medidores de velocidad de viento y un medidor tropical.

Entre las dos torres habrán unos 200 molinos, con un equivalente de casi un molino por hectárea sin ningún efecto en el medio ambiente “porque (cada uno) será como un árbol más”, indicó.

Al cabo de ocho meses aproximadamente, estas mediciones darán el viento real de la zona y el tipo de máquina que le corresponde, información que no se había registrado antes en el país.

El estudio de impacto ambiental ya fue presentado a la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), que inspeccionó el parque de Toabré y próximamente lo hará con el de La Mendoza.

Iglesias no precisó cifras, pero aseguró que no se escatimó en el costo de este estudio de impacto ambiental, que fue “bastante alto”, y que piensan empezar la producción de 400 megavatios en el 2009 “siempre y cuando no haya retraso en estas aprobaciones”.

Resaltó que sus años de vinculación con Panamá lo motivaron a iniciar esta inversión, que confía ayude al país a resolver sus necesidades de energía y su dependencia del petróleo para producir electricidad.

Para Panamá como país todo esto tiene “un costo cero, porque todo el valor añadido se queda en casa” y además “no hay que comprarle nada a nadie para que funcione, ni depende del capricho del petróleo ni de los vaivenes de los precios”, agregó.

“Espero que sí haya un futuro para estas inversiones, si no arriesgaríamos la inversión de la que estamos hablando. Nadie va a poner millones de dólares si no ve perspectiva”, subrayó.

Destacó que en Panamá se han dado otras autorizaciones “que no se desarrollaron nunca. Somos los primeros que estamos instalándonos en serio y que tenemos unos proyectos para funcionar en el menor tiempo posible”.

Faltan aún unos cinco meses para concluir los estudios de medición del viento, que incluyen la temporada de verano -“que es la mejor”- y no esperan encontrar mayores complicaciones ni obstáculos de la ANAM, cuya valoración está pendiente, porque es un proyecto “amigo del medio ambiente” y “Panamá necesita energía”.

Iglesias resaltó, por otra parte, que en España y otros países se han aprobado leyes especiales para favorecer este tipo de empresas mediante subvenciones y que así lo han sugerido a las autoridades panameñas “por la vía ordinaria y sin ningún trato especial”.

El presidente de Enrilews señaló que cuando pidieron autorización para más de 3.000 megavatios lo hicieron pensando en exportar en un futuro y en producir otras energías alternativas, lo que es “conveniente” para el país. EFE