Cuestionan sanción por daño ecológico

Chiriquí.

Cuestionan sanción por daño ecológico

Ambientalistas pedirán que se reconsidere la multa impuesta a la empresa Hemmsa Technologies, Inc.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/ Sandra Rivera
DAÑO. 150 mil metros cuadrados de bosques fueron afectados.

Sandra Alicia Rivera
DAVID, Chiriquí

El presidente de la Asociación para la Conservación de la Biosfera, Ezequiel Miranda, dijo sentirse sorprendido por el bajo monto de la multa (5 mil 464 dólares con 72) que la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) le impuso a la empresa Hemmsa Technologies, Inc. por el daño ecológico que causó a 150 mil metros cuadrados de bosques primarios, durante la delimitación del Parque Internacional La Amistad y al Parque Volcán Barú.

Miranda dijo que pedirá que se reconsidere la sanción, “porque aunque se pague un millón de dólares, el daño ecológico no será resarcido”.

Dijo que la Anam se “ha equivocado porque un daño de esta magnitud es irreversible. Lo que se perdió, se perdió para siempre y eso debió haber sido tomado en cuenta”.

Miranda indicó que no les queda más que esperar el fallo de la Fiscalía Ambiental y esperan que el veredicto sea más duro y ejemplar.

El director regional de la Anam, Harmodio Santamaría, confirmó que la empresa fue notificada, pagó la multa y ahora debe sufragar las medidas de mitigación y compensación del daño ambiental.

Mencionó que los tres funcionarios de la Anam que participaron en esta delimitación también fueron sancionados por no tomar las precauciones necesarias.

La Prensa intentó obtener una versión de la empresa Hemmsa, sin embargo, en sus instalaciones se explicó que el gerente, cuyo nombre no fue revelado, estaba en una reunión y que no concedería la entrevista.

Peces deformes en caudal ecológico aguas abajo de represas

HIDROELÉCTRICA.

Hallan peces deformes en caudal

Sandra Alicia Rivera
DAVID, Chiriquí

La detección de peces deformes en el caudal dejado por el proyecto hidroeléctrico Estí, en el distrito de Gualaca, preocupa a ambientalistas y profesores de la Universidad Autónoma de Chiriquí, quienes solicitan una investigación en el área.

Uno de los profesores universitarios que participó en la inspección, quien prefirió omitir su nombre, aseguró que los peces fueron recolectados en el caudal ecológico que dejaron en el proyecto hidroeléctrico Estí.

Dijo que se cree que la deformidad puede haberse causado por efecto de la elevación de la temperatura o por venenos, debido a que aparentemente se dejó poco flujo para el caudal ecológico.

“Es la primera vez que observo esta anomalía en los peces de agua dulce de Chiriquí, desde que empecé a trabajar en estas especies, a finales de la década de 1980. Lo malo es que no conozco ni he visto un plan de mitigación para este daño a la ictiofauna”, afirmó el profesor.

Por su parte, Ezequiel Miranda, presidente de la Asociación para la Conservación de la Biosfera, manifestó que el problema de los peces deformes ya ha sido denunciado varias veces.

Según contó, los proyectos hidroeléctricos abandonan algunas zonas y, al bajarles el caudal, perjudican a los animales acuáticos.

Pidió a los funcionarios de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) y del Ministerio de Salud realizar una inspección para ver por qué los peces se deformaron.

La directora nacional de la Dirección de Protección de Calidad Ambiental de Anam, Natalia Young, dijo desconocer la situación. Sin embargo, dijo que los llamará para informarse al respecto y luego mandar a funcionarios a inspeccionar el área.