Salvar el planeta, un desafío a la humanidad

Salvar el planeta: un desafío para la humanidad

Pierre Henri Guignard

El cambio climático es una realidad que afecta a todos los países. Hoy, nadie puede dudar de la necesidad de enfrentar de manera global este fenómeno. No responder a la amenaza que representa el calentamiento global, sería una derrota para la humanidad.

Para lograr este ambicioso objetivo Francia está convencida que es necesario involucrar no solo a los gobiernos, sino también a toda la sociedad: ciudadanos, mercados, empresas investigadores, ONG.

Todos debemos entender que el desarrollo bajo en carbono no es un obstáculo, sino un factor de crecimiento. Es inclusive el elemento principal, puesto que el crecimiento siempre se obtiene al responder a una necesidad imperiosa. Y salvar el planeta es una. Asimismo, se debe hallar imperativamente un apoyo a la transferencia de tecnología. Ello permitirá innovar y lograr una eficacia mejor. Luchar contra el cambio climático ya es un factor fundamental de desarrollo: moviliza inversiones, crea empleos y genera crecimiento.

En Bali, se adoptó en diciembre pasado una hoja de ruta, un mandato de negociaciones sobre compromisos claros y cuantificados, para reducir las emisiones de los países industrializados.

Es cierto, ha llegado la hora de los compromisos y de las metas internacionales para todos. Francia está en armonía total con la postura ambiciosa de la Unión Europea en este ámbito. Los países europeos, en efecto, se comprometieron a reducir en un 20% las emisiones de gases de efecto invernadero, entre hoy y el 2020. Estamos dispuestos también a ir hasta 30% cuando se alcance un nuevo acuerdo mundial sobre el calentamiento global.

Estamos también convencidos de la necesidad de desarrollar la cuota de las energías renovables. Compartimos plenamente el objetivo europeo para que estas energías representen el 20% en 2020.

Pero todos los países, independientemente de su nivel de desarrollo, tendrán que juntarse al esfuerzo global. Los estados ricos pueden ayudar a los menos favorecidos a hacerlo. Tenemos también que avanzar, a escala internacional, sobre el fondo para la adaptación. Para esto se necesitan importantes recursos financieros. Mi país está a favor de estudiar el desarrollo de financiamientos innovadores y especificos, en particular la posibilidad de una forma de impuesto sobre los flujos financieros mundiales. Asimismo, Francia apoyará programas vitales de lucha contra la deforestación, la desertificación y la degradación de los suelos.

Pero se necesitan señales claras, normas, incentivos, visibilidad y legibilidad. Así, por ejemplo, necesitamos nuevas normas sobre energías renovables, sobre la eficiencia energética de los edificios o en materia de emisiones de los automóviles.

Hay que destacar que el cambio climático será, con la lucha contra la pobreza, uno de los dos temas prioritarios de la V Cumbre de la Unión Europea, América Latina y el Caribe, que se llevará a cabo en Lima en mayo próximo.

Por primera vez, este asunto estará en el centro del diálogo entre nuestros dos continentes. Esperamos que se adopte en la capital peruana un plan de acción preciso para enfrentar este reto global. Sería un gran éxito que tendría un fuerte impacto internacional. Sería más que todo una oportunidad para imaginar juntos como la lucha contra el cambio climático puede tranformarse en una extraordinaria ocasión para eradicar la pobreza y así fortalecer la inclusión social.-

El autor es embajador de Francia en Panamá.