Lagos todavía tienen capacidad operativa a pesar de fuerte sequía

HIDROELÉCTRICAS. Situación puede mejorar si aumentan lluvias y baja el consumo de energía

Planta de Bayano se acerca a su nivel mínimo operativo

Las medidas de racionamiento de energía han comenzado a dar resultados positivos y se mantendrán según anunció el Gobierno; sin embargo, señaló que no habrá programación de apagones en el país.

Yaritza Mojica

PA-DIGITAL
El lago Bayano está a 3 metros 80 centímetros de entrar en situación de emergencia.

Según Francisco Pousa, ingeniero operacional de AES Panamá, el nivel mínimo es de 50 metros sobre el nivel del mar, mientras que el máximo es de 62 metros.

La última medición realizada ayer en la hidroeléctrica de Bayano registró 53.80 metros sobre el nivel del mar.

Esta es la cifra más baja reportada en esta planta en lo que va del año, a pesar de que está trabajando a su máxima potencia en estos momentos.

“Tenemos un horario de generación de energía de 8 de la mañana hasta las 12 de la noche”, sostuvo Pousa.

En el 2007 la cifra mínima fue de 53.77 sobre el nivel del mar y se registró en mayo.

Situación.

La realidad en el área de Bayano es que no está lloviendo.

Los moradores que habitan en el lugar, aseguraron que la escasez de lluvias ha perjudicado sus sembradíos y también a la hidroeléctrica.

Panamá América constató esta situación a través de un recorrido por el área.

Desde el río Mamoní se observa la sequía que existe en el área; cada quebrada enfrenta problemas de falta de agua.

“La necesidad de lluvias en áreas específicas debe presentarse pronto en el lugar”, afirmó Sixto Maldonado, líder de mantenimiento civil de AES Panamá.

“Si el invierno demora en entrar, también afectaría a las otras plantas termoeléctricas que hay en Chiriquí, que están ayudando en estos momentos”, agregó.
Según el experto de AES, el clima influye mucho en la producción que puede tener la hidroeléctrica de Bayano.

Otros de los factores que influyen, es el problema del calentamiento global que está obligando a la personas a consumir más energía por la ola de calor, lo que contribuye a que el nivel de agua en las cuencas disminuya.

En la década del 80 se registró una situación similar a la actual, destacó Maldonado, tras subrayar que “en ese momento se paró la máquina y se tuvo que racionalizar la energía eléctrica.

Todo lo contrario se registró en 1981, 1988, 1996 y el 2004, cuando hubo un exceso de agua y se procedió a verter el líquido al río, recordó.

Advertencia.
El representante de la empresa AES Panamá fue enfático en señalar que sin la generación de la hidroeléctrica Fortuna, la demanda está exacta con la generación de energía en el país.

El domingo pasado Fortuna dejó de operar porque estaba llegando a su nivel mínimo operacional, según dio a conocer la Empresa de Transmisión Eléctrica (ETESA) el pasado lunes.

Sin embargo, un comunicado de la Planta Fortuna aclara que ha mantenido su disponibilidad y continúa disponible al 100%, pero generando de forma reducida a solicitud del Centro Nacional de Despacho (CND).

Esta petición, según la empresa, corresponde a que Fortuna, debido al bajo nivel de su embalse en la actualidad, es la última reserva del Sistema Interconectado Nacional.

“Por esta razón, el ahorro del agua en estos momentos es de vital importancia en caso de que otras plantas de generación fallen”, indica el comunicado.

La empresa señaló que la implementación de un plan de ahorro energético a lo largo del país y las medidas de racionamiento, buscan esperar el incremento de los aportes hidrológicos que permitan aumentar la generación.

Por esta situación, destaca el comunicado, la empresa está obligada a comprar energía en el mercado ocasional a un precio más elevado para cumplir los contratos.

Niveles.
El nivel del embalse de Fortuna alcanzó ayer 1,009.9 metros sobre el nivel del mar, sin recibir aportes significativos. Su nivel mínimo es de 1,000 metros sobre el nivel del mar.

La empresa también subrayó que “en diversas ocasiones de forma oportuna y pública avisó al Gobierno Nacional, sobre la posibilidad de racionamiento por el crecimiento de la demanda”.

Fortuna en su tiempo de mayor operación aporta el 30% de la generación.

Gobierno pone a andar costosa planta de ETESA
Como una alternativa para enfrentar la crisis de energía,  el  Gobierno también recurrió  a la utilización de la estatal Empresa de Generación Eléctrica, S.A. (EGESA); una   de las plantas más costosas del sistema porque funciona  a base de diésel.

La planta, que   posee dos turbinas con capacidad para generar alrededor de 40 megavatios, no produce ganancias para el Estado, ya  que consume  mil galones de diésel por hora, que  compran en el mercado local.

El presupuesto anual para combustible de esta entidad asciende a B/ 10 millones; muy superior al que se destinó en el 2007 que  alcanzó B/ 1.8 millones.

Carlos Carcache, gerente de EGESA, no precisó el monto de lo que han gastado en combustible hasta el momento, pero resaltó   que el consumo ha sido inferior al 60% de lo presupuestado.

En relación con las críticas de los residentes de Condado del Rey, donde está ubicada la planta, Carcache aseguró que los niveles  de ruido producidos están dentro de los decibeles permitidos.

La energía que  produce EGESA está siendo vendida a las hidroeléctricas a B/ 426  el megavatio para que estas puedan cumplir con los contratos que tienen con las distribuidoras.

Cabe recordar que estas  dos turbinas se iban a desmantelar, pero ante el panorama de una  sequía, la Comisión Nacional de Política Energética y la Comisión Nacional de Energía decidieron mantenerlas en su lugar, para usarlas en caso de urgencia.

Próximamente entrarán al sistema energético: Generado del Atlántico, que aportará 100 mw a partir de 2009; el proyecto Suez en Gualaca (28 mw); Remigio Rojas-Egesa (7 mw) y Bonyic (30 mw); Mendre (16 mw) y Bajo de Minas (54 mw), entre otros.

Hubo un ahorro de 11%  en 14 horas
Luego de aplicarse  las medidas de ahorro decretadas por el Gobierno a fin de evitar los apagones controlados, se reportó un ahorro del 11% en las primeras 14 horas de haber entrado en vigencia el plan.

Los reportes de la Secretaría de energía revelan que el pasado martes 13 de mayo, en las primeras 14 horas del día, el consumo de electricidad  en promedio fue de 797 megavatios; mientras que ayer se registró un consumo de 704 megavatios.

Hace dos semanas, el consumo de electricidad en el país  llegó al máximo histórico de mil 59 megavatios, cuando la oferta disponible es de alrededor de mil 200 megavatios.

A pesar del resultado favorable, el Gobierno anunció que el cambio de horario en las oficinas públicas y la prohibición total del encendido de los letreros luminosos se mantendrán hasta que se  normalice el sistema.

Por el momento, no se tienen contemplado programas de racionamiento energético, lo que representa un alivio para los panameños.

Apagar los focos que no se usen, prender el aire acondicionado una hora después de la entrada a las oficinas públicas y apagarlo una hora antes de salir, son algunas de las medidas del Gobierno.

Buena señal. El departamento de Hidrometeorología de  (ETESA)  informó que a partir de hoy hasta el  viernes próximo pueden producirse   lluvias ligeras e intermitentes en ambas cuencas.

El pronóstico de ETESA también da cuenta de que para el sábado  las posibilidades de lluvias se incrementarán, lo que aumentará el nivel de ambas cuencas.

Comarca Madungandí sigue en su lucha

COMARCA.

Kunas de Madungandí no se rinden

Urania Cecilia Molina
umolina@prensa.com

Los indígenas kunas de la Comarca Madungandí siguen dispuestos para la lucha.

Hoy se reunirán en la comunidad de Ipetí para decidir qué otras acciones tomarán para exigir al presidente, Martín Torrijos, que les cancele una indemnización, en efectivo, de 8 millones de dólares.

Los indígenas reclaman una compensación por las afectaciones que sufrieron sus tierras en la década de 1970, por la construcción de la hidroeléctrica Ascanio Villalaz.

El abogado de los indígenas, explicó que además de la compensación, los indígenas piden el desalojo de los “colonos” de sus tierras.

Los aborígenes informaron que no se reunirán con representantes del Ejecutivo hasta que no haya una respuesta a sus demandas.

El pasado mes de octubre, agentes de control de multitudes y de frontera de la Policía Nacional (PN) se enfrentaron a un grupo de indígenas, que, en busca de reivindicaciones sociales y económicas, trancaron la vía a la altura de Lago Bayano.

 

El resultado de los enfrentamientos fue de 14 personas heridas, entre unidades de la PN, civiles e indígenas, además de 97 detenidos.

Huertas explicó que hoy en la tarde podría conocerse la decisión a la que lleguen los moradores de la Comarca Madungandí.

Indígenas siguen víctimas de la hidroeléctrica Bayano después de 30 años

Madugandí reclama terrenos en Lago Bayano
REDACCION
PA-DIGITAL

Por más de 12 horas se interrumpió el transporte de mercancía y pasajeros desde Darién hacia Panamá y viceversa.

Pobladores de la comarca Madugandí, en el lago Bayano, en Chepo, se tomaron la vía para reclamar la presencia del Presidente de la República.

Dirigentes comarcales aseguran que esperan desde hace más de más de 30 años las indemnizaciones que, a su criterio, nunca llegaron, luego de que se inundara la zona para construir la represa e hidroeléctrica y consecuentemente se formara el Lago Bayano.

A su criterio, además de tener que luchar con los colonos, que poco a poco se adueñan de las tierras, nunca se les reconoció el sacrificio de ceder sus terrenos, por lo que hoy carecen de ellos.

Los ánimos se caldearon cuando un centenar de indígenas se pintó de guerra y armados con machetes se negaban a abrir la vía terrestre, por lo que las autoridades solicitaron la presencia de Unidades del Control de Multitudes. Las autoridades comarcales no descartan otro cierre de la vía para ser escuchados y se les de soluciones.

Rechazan construcción de hidroeléctricas en Panamá

Rechazan construcción de hidroeléctricas en Panamá

DPA

Ciudad de Panamá. Representantes de organizaciones ambientalistas y dirigentes indígenas rechazaron hoy en Panamá varios proyectos hidroeléctricos, por considerar que causan un grave daño a los ecosistemas.

El presidente de la no gubernamental Alianza para la Conservación y el Desarrollo, Osvaldo Jordán, manifestó que existen evidencias de que el represamiento de ríos caudalosos amenaza a las poblaciones pobres en cuencas y áreas ribereñas.

Jordán hizo este pronunciamiento en el marco del Día Internacional de las Represas, instituido en 1997 en Brasil, a favor de los ríos, el agua y la vida, y en el que se busca la participación democrática.

Indicó que una de las regiones afectadas por la construcción de hidroeléctricas es la reserva del Parque La Amistad, limítrofe con Costa Rica.

Sostuvo que existe “complicidad” entre la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) y firmas concesionarias privadas para el desarrollo de grandes embalses en zonas de bosques tropicales.

“En vez de la construcción de megaproyectos hidroeléctricos, Panamá debería apelar a la generación de energía eólica para satisfacer la demanda de la industria y el consumo doméstico”, subrayó Jordán.

La empresa española Unión Fenosa anunció en febrero de 2006 que finalizará un estudio para la construcción de un sistema eólico, que incorpora una planta con capacidad de 40 Megavarios en las provincias occidentales de Chiriquí y Veraguas.

Previamente, en julio de 2005, el gobierno panameño adjudicó a la compañía internacional Winpower varias hectáreas en Cerro Tute, en Veraguas, para el desarrollo de un proyecto eólico.

Se estima que en Centroamérica hay potencial para abastecer con energía eólica a cerca de 12 millones de personas.

El cacique Panezo Garabato, de la etnia Emberá, que habita en Alto Bayano, a unos 100 kilómetros de la capital panameña, abogó por la energía eólica y recalcó que hay una “mala experiencia” con represas que significaron la pérdida de suelos cultivables.

Garabato recordó la construcción de la hidroeléctrica de Bayano, en la década de 1970. Cerca de 4.000 indígenas de las etnias Emberá y Kuna y campesinos pobres fueron obligados a trasladarse a otros lugares. Precisó que en la cuenca Teribe-Changuinola, en la caribeña provincia de Bocas del Toro, están localizados los principales proyectos hidroeléctricos, que son rechazados por los indígenas.

Publicado en La Nacion (Costa Rica)