La marcha verde por la vida y el agua de los ríos

DEFENSA DEL AMBIENTE.

La marcha verde por la vida y el agua

Juan B. Gómez
opinion@prensa.com

Después de la “Marcha Verde por la Vida y el Agua” que se efectuó el sábado pasado y como uno de los organizadores de ese evento cívico, es lógico que diga unas palabras al respecto. En primer lugar quiero agradecer al pueblo chiricano y a las representaciones de todo el país que vinieron al llamado de esta cita con la patria. Se esperaba reunir a 300 personas, pero llegaron más de tres mil. Pocas veces se ha visto algo semejante.

Tal vez fuimos la envidia de los políticos –que con sus esfuerzos monetarios y falsas promesas– no llegarán nunca a reunir una multitud como la que congregamos, sin tener que darles ni un dólar ni comida ni transporte. Todos llegaron por su propia voluntad.

Fue el despertar de un pueblo ante el crimen al que asistimos. Aquí se ha decretado la muerte de los ríos chiricanos. Se sabe que donde se instala una hidroeléctrica se muere el río que la nutre. Y nuestros ríos han sido vendidos para cumplir este destino fatal.

Se alega que es creciente la exigencia de energía eléctrica. Y Panamá es rica en aguas que moverán las turbinas que generarán esa energía. Ya se han concedido 54 contratos para que cumplan con este destino. Y ya se ha empezado la labor depredadora.

No sé cuántos años faltan para que los ríos chiricanos –antes sanos y caudalosos– queden convertidos en pedregueros donde solo vivirán insectos, sapos y culebras.

El Gobierno anuncia profusamente que las hidroeléctricas “respetarán al máximo el medio ecológico”. Ellos saben que no es verdad.

Rio Chiriqu con un caudal mnimo por las represas aguas arriba

Río Chiriquí sin caudal ecológico

El hombre más rico del planeta, Carlos Slim, llegó a nuestro país y compró buena parte del río Chiriquí Viejo, para instalar dos hidroeléctricas. Y los que, seducidos por su dinero, están por declararlo “Benefactor de la Patria”, quieren hacer ver que sus hidroeléctricas vienen a dar energía a nuestro país. Es falso. Esa energía eléctrica no se quedará en el país; se irá para otros países, donde se venderá haciendo aún más grande su fortuna. Y nos preguntamos: ¿por qué no compró ríos en su propio país o en Estados Unidos, o en Europa? ¡Es que allá no los venden como acá!

Nuestro objetivo es exigir que se detenga inmediatamente la instalación de las hidroeléctricas. Y para lograrlo es necesario que todo el pueblo panameño se ponga de pie, por encima de los pequeños intereses sectarios y politiqueros que los protegen y los animan.

Que estamos luchando contra intereses enormes. Que ya nadie podrá detener al monstruo que avanza. Califíquenlo como quieran, nosotros continuaremos en la lucha. Y roguemos que, si mañana ellos logran su objetivo y desaparezcan los ríos de nuestra patria, la naturaleza no nos castigue, vengadora, por el crimen que estamos cometiendo contra ella.

El autor es periodista

Anuncios

Ecologistas marcharon por sus ríos y ecosistemas en peligro

ECOLOGISTAS MARCHARON POR SUS RÍOS Y ECOSISTEMAS EN PELIGRO

Burica Press, David, 29 de junio de 2008.

Aproximadamente 1,500 personas de todos los rincones de la Provincia de Chiriquí y de la Comarca Ngobe Bugle acudieron a la cita ecologista denominada Marcha Verde en defensa de las cuencas hidrográficas de los magníficos ríos que están amenazados por 51 proyectos hidroeléctricos.  También los manifestantes mostraron preocupación por otros temas que pueden tener profundos efectos ambientales negativos como son la venta de las costas e islas y las refinerías de petróleo.

Esta marcha de acuerdo al reconocido Periodista Juan B. Gómez, es un hito en la historia de Chiriquí, donde de manera genuina y espontánea la ciudadanía está denunciando el asalto al que están sometidas las fuentes de agua de la Provincia de Chiriquí. Indicó que la demostración de civismo ambiental de esta marcha hace que sin lugar a dudas Chiriquí sea llamada la altiva por la clase de ciudadanos comprometidos que tiene para con las causas que ameritan de mucho valor, civismo y altivez.

Desde las 9:00 de la mañana del sábado 28 de junio centenares de personas fueron llegando a las inmediaciones del Hospital Regional de David, como hormiguitas desde diversos sectores como Paso Canoas, Barú, Sortová, Gariché, Bugaba, Volcán, Dolega, Boquete, Tabasará, Comarca Ngobe Bugle, Chorcha,  San Lorenzo, Gualaca, Río Sereno, Piedra Candela, etc.  También participó una pequeña delegación de la ciudad de Panamá y ciudadanos de diferentes grupos de la urbe chiricana. Todos traían diversas maneras de expresarse tales como cartulinas, telas, pañoletas, sombreros, disfraces, parlantes.  La jornada transcurrió de manera amena y cívica sin ningún tipo de incidentes.

La marcha fue cubierta por todos los medios de comunicación, escritos, radiales y televisivos  residentes en la capital provincial y donde dicha marcha verde mostró una fortaleza admirable dado la naturaleza del problema y empatía hacia esta causa, donde usualmente ni siquiera las personas afectadas toman parte de este tipo de actos cívicos, sin embargo en esta marcha se demostró que las comunidades afectadas y los ciudadanos de la ciudad están en una excelente mancuerna de no permitir que sus ríos sean concesionados y acaparados para medio centenar de proyectos hidroeléctricos planteados en Chiriquí, indicó un vocero de una ONG ecologista capitalina que participó de dicho acto.

Decenas ecologistas adultos mayores y jóvenes tomaron parte de la actividad, como son Raúl Montenegro, Raquel Coba, Demetrio Miranda, Damarís Sánchez, David Samudio, Ezequiel Miranda, Carmen Tedman, Dimas Ortega, Lucho Gerviz, Edidio Bonilla, Jorge Moreno, entre otros.

Por tus hijos y los míos defendamos nuestros ríos; aguas para la vida no para la muerte; Martín Torrijos dónde está, está vendiendo nuestros ríos; y la ANAM dónde está, está vendiendo a Panamá; qué hace Chiriquí en  la calle, defendiendo sus ríos; y así una veintena más de frases coreadas fueron desplegadas a lo largo de la ruta de poco más de tres kilómetros de recorrido que culminó en un mitin cívico cultural que duró una hora después de arribada la marcha al Parque de Cervantes en el centro de la ciudad de David.

Se observó la satisfacción de todos los participantes y organizadores que con sus palabras de despedida en el mitín así lo hicieron saber.

Fotos: Burica Press

Ambientalistas se toman capital chiricana en protesta pacífica

Por: Milagros Sánchez Pinzón (Semanario Culturama)
Email: mspinzon@gmail.com

“Tan solo después de que el último árbol sea derribado,
el último pez muerto, el último río envenenado, usted se dará cuenta
que el dinero no se come” (Indígena del Amazonas)

Reflexiones como éstas exhibían las pancartas portadas por las casi tres mil personas (según TVN-Canal 2) que inundaron las principales calles de la ciudad en la Gran Marcha Verde “Por la vida y el agua”, convocada para el sábado 28 de junio de 2008 por todos los grupos ambientalistas de la región.

cemcope.JPG

La protesta pacífica que avanzó desde la Vía Interamericana, a la altura del Hospital Regional de David, culminó en el anfiteatro del Parque de Cervantes, donde se congregaron los manifestantes para plantear sus exigencias a las autoridades encargadas de otorgar las concesiones a los proyectos que atentan contra el equilibrio del ecosistema y reducen con sus acciones las fuentes hídricas de Chiriquí y el país en general.

juan-b.JPG
Estudiantes universitarios y de secundaria, grupos religiosos con sus sacerdotes a la cabeza; niños, jóvenes y adultos de familias enteras; agrupaciones cívicas y delegaciones de los trece distritos: Alanje, Barú, Boquete, Boquerón, Bugaba, Dolega, Gualaca, David, Remedios, Renacimiento, San Lorenzo, San Félix y Tolé, unieron sus voces parar corerar:
¿Dónde está Torrijos?… Vendiendo nuestros ríos…

¿Dónde está la ANAM?… Vendiendo a Panamá….

Por tus hijos y los míos… Defendamos nuestros ríos…

Hidroeléctricas para qué…Si la rebaja no se ve.

kevin-verde.JPG
hermanitos-verdes.JPG

La disconformidad por el otorgamiento excesivo de concesiones para el establecimiento de hidroeléctricas fue la más evidente en los mensajes plasmados por los manifestantes, en su mayoría vestidos de verde y, que a simple vista, pertenecían a distintas clases sociales.

drpardo.JPG

Ricos y pobres, indígenas, empresarios y profesionales, elevaron su clamor para que el gobierno priorice la calidad de vida de los panameños (sobre todo el abastecimiento permanente de agua para las necesidades básicas) antes que la explotación desmedida de los recursos naturales.

indio-amazonas.JPG

Aunque las agrupaciones ambientalistas citaron en el Parque de Cervantes a todos los alcaldes de la provincia para hacerle entrega del Manifiesto, solamente se presentó el alcalde Boquete, Manolo Ruiz y los representantes de los corregimientos de San Andrés, Luis López; de Rovira, Noriel Morales y de Dolega, Maxi Barría. Para los defensores del ambiente, corresponde a los detentadores del poder la decisión de suspender todos los proyectos que atenten contra la naturaleza y, en directa proporción, contra las formas sustentadoras de vida del panameño.

alcalde-boquete.JPG
parque.JPG
Fotos siguientes: Eduardo Espinosa (Diario La Prensa)
fila.jpg
m-10-tabasara.jpg
veragu-y-santenas.jpg
parque-2.jpg

Manifiesto al país de los ecologistas chiricanos

GRAN MARCHA VERDE EN DEFENSA DE LA VIDA, EL AGUA Y
LOS RECURSOS NATURALES EN LAREPÚBLICA DE PANAMÁ

“Manifiesto al País”

David, 28 de junio de 2008.

El poder ciudadano, representado en el liderazgo de organizaciones ambientalistas, grupos cívicos y ciudadanos patriotas manifestamos lo siguiente:

1. El despiadado despilfarro y abuso del patrimonio de los panameños: ríos, reservas naturales, reservas minerales, suelos, costas, islas, montañas, terrenos nacionales, manglares y la biodiversidad, ante la actitud indiferente y cómplice de la explotación y saqueo de los recursos antes mencionados, por parte del Gobierno Nacional; cuya responsabilidad recae en el Presidente de la República, Ministros de Estado, Diputados y funcionarios comprometidos bajo la Constitución Nacional, leyes y convenios que salvaguardan y regulan el uso adecuado de los recursos naturales, y además los obliga a garantizar la conservación de los mismos; en beneficio de las presentes y futuras generaciones.

2. La irresponsabilidad de los gobernantes, autoridades y funcionarios en la administración y cumplimiento de lo estatuido en la Constitución Nacional que rige para todos los panameños sin fueros ni privilegios.

3. El abuso de poder que se les ha dado y tolera a los inversionistas nacionales e internacionales, quienes han recibido concesiones del gobierno para proyectos de hidroeléctricas, minerías, oleoductos, refinerías y el mal llamado turismo residencial destructivo, en complicidad con las entidades gubernamentales, lo que ha causado desplazamiento forzoso de comunidades campesinas e indígenas sin consideración a las mismas: vejándolas en sus más íntimos sentimientos, derechos humanos y de panameños.

4. La riqueza natural (en la que destaca el agua, esencial fundamento de la vida) ha sido concedida, privatizada de manera arbitraria e irresponsable, causando mayor sufrimiento y empobrecimiento. Por consiguiente se está provocando en nuestro país la escasez acelerada de la producción alimenticia, que traerá como consecuencia hambruna y violencia generalizada.

5. La exclusión, por parte del Gobierno Nacional, en el uso de fuentes inagotables de energía limpia – no destructivas — como lo son: la energía solar, eólica, geotérmica, marina. Su explotación industrial, no generaría serios daños irreversibles al planeta, como lo hace la energía hidroeléctrica.

6. Denunciamos y responsabilizamos al Gobierno Nacional, funcionarios, empresarios e inversionistas por cualquier daño moral, emocional, físico, económico u otro, presente y futuro; como resultado directo-indirecto de cualquier acción, intento, que se cometa o pudiera cometerse contra campesinos, indígenas, ambientalistas y organizaciones que luchan por sus Derechos Humanos y protección a la Naturaleza.

Por la paz social, equidad, justicia, conservación de la naturaleza, la vida y el agua, exigimos:

1. Que el Gobierno Nacional de Panamá y otros responsables, detengan y cancelen inmediatamente la construcción presente y futura de todo proyecto de HIDROELÉCTTRICAS en la Provincia de Chiriquí y en la República de Panamá.

2. Asegurar agua, no contaminada, para abastecer los acueductos rurales y las potabilizadoras en todo el territorio nacional, en toda época, invierno y verano.

3. Cancelar toda concesión de agua para futuros proyectos hidroeléctricos y otros que atenten contra la seguridad de la vida y la producción de alimentos para los panameños y residentes en el territorio.

4. Asegurar la autosuficiencia en el uso de las energías alternas (solar, mareomotriz, energía del viento, geotérmica, biomasa etc.) para la construcción de futuros proyectos – de cualquier tipo— que se pretenda instalar en la Provincia de Chiriquí y en la República de Panamá.

5. Vigilar para que los proyectos de todo tipo, incorporen una planta para el tratamiento de aguas residuales.

6. Igualmente rechazamos y exigimos el cese de todo tipo de proyecto que contamine el ambiente y atente contra la salud humana, como lo son los proyectos para la exploración y explotación minera, proyectos de refinería, de petroleras y el mal llamado turismo residencial.

7. Reclamamos, al Gobierno Nacional del Señor Martín Torrijos Espino, respeto a los derechos humanos y constitucionales de los panameños.

Asociaciones Ambientalistas, Grupos Cívicos y patriotas de la Provincia de Chiriquí y la República de Panamá.

C. c.

Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), Autoridad de los Servicios Públicos (ASEP),Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), Ministerio de Comercio e Industria (MICI). Ministerio de Salud (MINSA), Instituto Panameño de Turismo (IPAT), Ministerio de Relaciones Exteriores, Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), BANCO NACIONAL., BANCOS Y FINANCIERAS PRIVADAS, Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF), OILWATCH Internacional, Greenpeace Internacional, Organización Panamericana de Salud (OPS), Instituto Indigenista Americano, Indian Law Resources, Organización Interamericana de los Derechos Humanos, La Corte Interamericana de Derechos Humanos, Organización de los Estados Americanos (OEA), Comisión para los Derechos Humanos en Centro América – (CODEHUCA), Federación Internacional de Derechos Humanos – (FIDH), Corte Internacional de Justicia (CIJ), Organización de los Estados Americanos, Banco Mundial, Comité Interinstitucional sobre el Desarrollo Sostenible, Banco Interamericano Desarrollo (BID), Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura –UNESCO– Fondo de las Naciones Unidas para la Colaboración Internacional (UNFIP) – Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) -Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP), Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) – Fondo Monetario Internacional (FMI), Comité Permanente de Nutrición del Sistema de las Naciones Unidas, Dependencia Común de Inspección (DCI), Coordinadora contra la Represión Policial e institucional (ORREP), Fondo de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), Comité de Alto Nivel sobre Gestión (HLCM), Brigadas Internacionales de Paz, La Iglesia Católica, La Comisión Ecuménica de los Derechos Humanos, Equipos NIZKOR, Centro de Comercio Internacional (CCI), Comisión de Indemnización de las Naciones Unidas (CINU), Grupos de apoyo a ONGs, Acción Ecológica, Grupo ADELA; OILWATCH Mesoamérica y otros Organismos Internacionales, medios de comunicación nacional e internacional.

Dado a los 28 días del mes de junio de 2008, en el anfiteatro del Parque de Cervantes Saavedra, en la ciudad de David, Provincia de Chiriquí, República de Panamá.