Reparando el sistema eléctrico

EL GOBIERNO PANAMEÑO SE HA NEGADO A INCLUIR A LOS USUARIOS Y ECOLOGISTAS EN LA APERTURA DE LA VERDAD DEL SISTEMA ELÉCTRICO CON TAL DE MANTENER LA VERDAD O LA MENTIRA CUSTODIADA SÓLO POR LA SECRETARIA DE ENERGÍA, CUYOS MIEMBROS POR DEFECTO TIENEN CONFLICTO DE INTERESES DE COMPRENDER CON MENTE ABIERTA TODA LA GAMA DE OPCIONES Y OPORTUNIDADES QUE TIENE EL PAÍS PARA QUE EL TEMA DE ENERGÍA ELÉCTRICA EN PANAMÁ Y QUE NO SEA LO QUE ES HOY, UN RÍO REVUELTO CON GANANCIA DE PESCADORES COMO LA EMPRESARIA MONOPOLICA AES PANAMA (aes cORP) Y AFINES.

BURICA PRESS

RECOMENDACIONES.

Reparando el sistema eléctrico

Julián Rosales
opinion@prensa.com

Cuando comencé mi práctica profesional como ingeniero independiente, mi primera actividad fue asesorar a empresas sobre el uso eficiente de la energía eléctrica, y una cosa que tuve clara era que cualquier iniciativa de reducción de costos debía hacerse sin pérdidas en la productividad. Las medidas de ahorro que la Secretaría de Energía y la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos proponen son insuficientes y generan pérdidas en productividad para el Estado, la empresa privada y los ciudadanos. Esto, unido a la especulación en los mercados, ocasiona altos costos que todos pagamos. Recordemos que las privatizaciones en el sector eléctrico se hicieron para evitar los demonios que hoy nos atormentan.

Las acciones que describo a continuación tienen el propósito de brindar alivio al sistema eléctrico y reenfocarlo de manera que contribuya al desarrollo nacional. Los grandes usuarios deben ser organizados e inventariados para que utilicen sus plantas de respaldo y reduzcan la presión sobre el sistema durante las horas de alta demanda. Un inventario de las plantas de las empresas y edificios confirmaría que tienen capacidad para reducir la carga del sistema.

El Centro Nacional de Despacho (CND) debe incluir en su lista a estas plantas y usarlas como método de regulación para que, en el peor de los casos, el precio del mercado spot de energía no esté influenciado por la especulación. Otras recomendaciones son: activar el parque de plantas eléctricas en Rodman y Howard; liberar el mercado para que todo aquel que tenga excesos de energía lo pueda vender a la red, como es el caso de los ingenios azucareros; relajar las reglas de compra de energía para que las contrataciones a largo plazo permitan mantener un negocio lucrativo en generación sin caer en especulaciones; permitir que las distribuidoras generen una mayor parte de su consumo; y reducir los requisitos de respaldo que requieren las hidroeléctricas en sus contrataciones a fin de que estos precios bajen.

También se requiere incluir la representación de los usuarios en las comisiones de asuntos energéticos, ya que estos son los que hacen que el sistema funcione mediante el pago de sus cuentas, y tomando en cuenta que la posición del Estado está comprometida al ser socio de distintos agentes de mercados de los que percibe altos ingresos.

Los ingresos que el Estado recibe de las actividades de concesión de sus monopolios naturales deben ser considerados como un impuesto al consumo. También recomendamos reducir las barreras a la inversión de líneas de transmisión operadas por terceros, a fin de que generadores en Colombia y México compitan en el mercado local; tasar la exportación de energía hidráulica al punto de que no sea económicamente rentable hacerlo. No hace sentido que exportemos la producción de energía barata, quedándonos con la térmica que es más costosa; estimular el desarrollo de energías alternativas; promover las inversiones en más generación eléctrica, particularmente las hidroeléctricas; fortalecer técnicamente la Secretaría de Energía; pasar una legislación que incentive el diseño y construcción de edificios energéticamente eficientes. El Estado debe tomar el liderazgo adoptando prácticas de diseño y construcción en sus instalaciones, que por ley establezcan niveles de iluminación, ventilación y climatización eficientes, y exigir mayor eficiencia a los agentes del mercado eléctrico. Instituciones como el Sindicato de Industriales, Cámara de Comercio y otras que representen los grandes usuarios de energía, como puertos, supermercados, etc., deben organizarse como grandes usuarios de energía. Además hay que exigir mayor compromiso de los concesionarios para que cumplan a corto plazo sus promesas de inversión y puesta en marcha de nuevas generadoras.

La falta de acción es el impedimento que nos separan de alcanzar una solución al problema energético que tenemos.

El autor es ingeniero

ACP producirá más energía eléctrica

energía. El Canal cuenta actualmente con seis plantas termoeléctricas.

ACP instalará tres unidades térmicas nuevas

La compra de las nuevas plantas aparece en el presupuesto del Canal para el año fiscal 2008.

La eficiencia de estos nuevos motores será la más alta en el mercado de generación panameño.

AFP /Yuri Cortez
FUERZA. La ACP utiliza energía para sus operaciones y vende al mercado eléctrico el excedente de su generación.

Wilfredo Jordán Serrano

wjordan@prensa.com

Tres unidades térmicas de 30 megavatios cada una comprará la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), como parte del presupuesto de inversión para el año fiscal 2008 que inicia el 1 de octubre de 2007.

La ampliación del plantel termoeléctrico busca enfrentar el aumento de carga en el área canalera, y garantizar un suministro de energía de alta confiabilidad a bajo costo, detalla el presupuesto del Canal.

“La bondad de estas plantas se sustenta en que cuentan con tecnología muy eficiente”, afirmó Esteban Sáenz, vicepresidente ejecutivo de Ambiente y Energía de la ACP.

Las plantas serán las más eficientes en el mercado eléctrico panameño, y deben entrar en operación en 2010.

“Si nosotros logramos hacer esto, tendremos las plantas más eficientes del país”, afirmó Sáenz.

La eficiencia en la generación se mide en función del mayor porcentaje de energía que se logre producir con el menor número de calorías o combustible, precisó Sáenz.

Las tres unidades nuevas tienen una eficiencia de 45%, que sería la más alta del mercado local, ya que las existentes rinden en promedio un 39% de energía.

El parque energético de la ACP está integrado por seis unidades térmicas, dos de las cuales serán reemplazadas por motores más eficientes.