Biólogo alemán pronostica grave afectación a la biota en el valle del Rio Changuinola por represas

Biólogo alemán pronostica grave afectación a la biota en el valle del Río Changuinola por represas

En el contexto de la construcción de plantas de generación eléctrica en la cuenca media del Río Changuinola en el noroeste de Panamá, se realizó un estudio que documentó la diversidad de especies en la región. Estos estudios bióticos son la línea base que nunca fue realizada en los supuestos estudios de impacto ambiental que fueron presentados y aprobados por los promotores iniciales de los proyectos hidroléctricos Chan 75, Chan 140 y Chan 220. Una cuarta represa denominada Chan 500 también está siendo evaluada su construcción en la zona.

El científico Stephen Laube del Departamento de Biología y Ciencias Ambientales de la Universidad Car Von Ossietzky de Oldenburg, Alemania ha indicado que el represamiento del río Changuinola cambiará las condiciones ecológicas para plantas y animales en el río y en las inmediaciones y se espera que dichos cambios sean grandes. Las condiciones actuales del ecosistema y los efectos de la congestión planeada del río ha sido examinada por un grupo de investigadores en Limnología, Zoología y Botánica bajo el auspicio científico del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales que fungió como entidad subcontratista para la compañía consultora ambiental Montgomery, Watson y Harza (MWH).

Valle en la cuenca media del Rio Changuinola, en medio de la Reserva de la Biósfera La Amistad, NW de Panamá

Valle en la cuenca media del Río Changuinola, en medio de la Reserva de la Biósfera La Amistad, NW de Panamá

De acuerdo a biólogos panameños consultados, indican que este estudio si bien es importante para la ciencia no ha sido completo, especialmente es deficiente el estudio de peces, invertebrados y artrópodos, donde los muestreos por temporada con técnicas, métodos y cantidad de colecta parecen ser insuficientes para tener un acercamiento adecuado a la riqueza y abundancia de la zona, por lo cual no pudieron localizar varias especies que son comunes en toda esta cuenca, pero según estos especialistas, el principal problema radica en que ahora si se sabe con mayor certeza que el área a inundar en su primera fase incluye poco menos de dos mil hectáreas, pero que en fases posteriores el daño ecológico a esta rica y frágil zona será impresionante y que no existe ninguna medida real que evite este daño, más que la no construcción de estos artefactos.

Se da por descontado que miles de especies y millones de individuos de peces en diferentes estadios de vida, vertebrados terrestres e invertebrados serán erradicados de las áreas a ser inundadas, por lo que se espera un gran impacto sobre este reservorio de biodiversidad, declarado en el año 2003 como Reserva de la Biosfera y su área contigua inmediata es el Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad La Amistad Panamá.

AES Corporation con su filial en Panamá AES Panama/Changuinola en consorcio con el gobierno panameño desean construir una serie de tres proyectos hidroeléctricos dentro de esta prístina área protegida de Panamá. Grupos ecologistas han enfrentado con sendas demandas antea la Corte de Panamá y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos estos proyectos, pero el gobierno no se da por vencido e insiste en hacer dichos proyectos a como de lugar.

Excusas sobre inminente colapso de la infraestructura energética

HIDROELÉCTRICAS.

La primera piedra de la ignominia

Osvaldo Jordán

Muy bien dice el adagio que una mentira repetida muchas veces se convierte en verdad. Tal vez deberíamos empezar por aceptar que el suministro de electricidad se acerca a un nivel crítico. De allí podríamos deducir que el uso del petróleo contribuye al calentamiento atmosférico y que no se espera que los precios del crudo disminuyan en un futuro previsible.

El problema energético exige del análisis de nuestras mejores mentes, y cualquiera que sea la propuesta, producirá impactos ambientales y no satisfará por completo las aspiraciones de las partes interesadas: gobierno, productores, distribuidores y consumidores.

Hasta aquí creo que la mayoría de los panameños estamos de acuerdo. Lamentablemente, estas nobles intenciones están muy lejos de lo que hace el Gobierno. Cuando se violentan los procedimientos debidos, cuando se ignoran los comentarios ciudadanos, cuando se hacen negocios en base a la necesidad de la gente y, lo más importante, cuando se niegan los derechos de los más pobres entre los pobres de nuestro país, el tema deja de ser el suministro energético y el calentamiento global y se convierte en el estado de derecho, la protección de los ciudadanos y la visión del país que queremos construir.

Es difícil aceptar que Estados Unidos haya lanzado una cruenta guerra, en la que han muerto miles de personas, con tal de saciar el apetito voraz de sus automóviles; pero más difícil sería pensar que estaríamos dispuestos a permitir que un grupo de especuladores de la industria hidroeléctrica, en conjunto con autoridades corruptas e incapaces, maltrate a la población ngöbe y naso de Bocas del Toro, practicando la más abierta discriminación y engañando a quienes ni siquiera saben hablar español, para que nosotros en la ciudad podamos refrescarnos todos los fines de semana en los aires acondicionados de nuestro centro comercial preferido.

Como este no es el país que queremos ser, tenemos que desenmascarar lo que se esconde detrás de los anuncios publicitarios y de la primera piedra que todavía nadie ha podido ver ¡Y es que la misma debía colocarse en un sitio localizado a escasos kilómetros del lugar escogido! Que se escondería en algún promontorio cercano para que los invitados de honor, en vez de colocar una piedra para edificar, terminaran cavando un hoyo para sepultar el pasado de trabajo y dignidad de la población local.

Quisiéramos que alguien nos explicara lo que ha sucedido en la comunidad de Charco de La Pava, en la Reserva de la Biosfera de La Amistad, tal vez la Gobernadora de Bocas del Toro, la Administradora de la Anam, o el Presidente de la República… pero como no hay verdad que al final no salga a la luz, solo miremos con cuidado el rostro de los enterradores y recordemos que así como en Bayano los difuntos siempre volverán a pedir cuentas, allí no valdrán las excusas del calentamiento global, ni del inminente colapso de nuestra infraestructura energética.

El autor es presidente de la Alianza para la Conservación y el Desarrollo.