Indígenas transfronterizos Panamá Costa Rica lanzan manifiesto

Los Pueblos Indígenas Panamá-Costa Rica
(Naso / Ngäbe / Bribri / Cabecar)

Reunidos en la comunidad El Norteño, Comarca Ngäbe-Bugle, República de Panamá, más de 150 líderes y liderezas indígenas, hemos compartido tres días de intercambio de experiencias de lucha, conocimientos tradicionales y el análisis de las amenazas que atentan contra la vida de nuestros pueblos y de la madre naturaleza.

Este espacio permitió conocer más sobre nuestros derechos humanos y como indígenas y a identificar nuestros problemas para consolidar una agenda de acciones de lucha y resistencia conjunta.

Al ver que las causas y efectos de los megaproyectos y concesiones de recursos naturales dentro de nuestros territorios están desplazando, dividiendo y destruyendo todo a su paso, en nombre de un desarrollo insostenible, incoherente y empobrecedor, que no respeta la vida, ni la diversidad cultural.

Declaramos

  1. Rechazar y exigir la anulación de todos los megaproyectos, proyectos, miniproyectos y concesiones aprobadas o en trámite de exploración y explotación minera, hidroeléctricas, turismo de alto impacto y otras actividades de inversión negativa que invaden territorios indígenas.
  2. Demandamos el cumplimiento inmediato de las medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a las comunidades Ngäbe, afectadas por el proyecto hidroeléctrico Chan 75 de la empresa transnacional AES.
  3. Distinguir como traidores y non gratos a todos esos dirigentes y autoridades tradicionales que venden a su pueblo con los gobiernos, empresarios criollos y grandes transnacionales.
  4. Exigir el inicio de discusión en la Asamblea Nacional de Diputados de Panamá, para la ratificación del convenio 169 de la OIT , sobre pueblos indígenas y tribales en países independientes antes del 12 de octubre de 2009.
  5. Respaldar la Marcha Nacional del Pueblo Ngäbe y Naso en Panamá y todas las manifestaciones y actividades que se desarrollen el 12 de octubre, en el marco de los 517 años de resistencia de los pueblos indígenas.
  6. Continuar con el fortalecimiento de las organizaciones de base y el trabajo en alianza de nuestros pueblos transfronterizos, tomando como referencia y guía la Agenda Indígena Mesoamericana: “Por la Defensa de Nuestra Madre Tierra”.
  7. Poner plazo de 1 año, a partir de la firma de esta declaración para que el gobierno de Panamá y de Costa Rica hagan las gestiones necesarias para:
    • La creación de la Comarca Naso Tjër-Di
    • La demarcación y ordenamiento del territorio indígena Kekoldi
    • La definición por ley de las áreas anexas de la Comarca Ngäbe Bugle.

    Dado en la comunidad El Norteño, Rep. De Panamá, a los 24 días del mes de agosto de 2009.

    Publíquese y cúmplase

    Firman las organizaciones participantes

    • PANAMA VERDE – Rosalva Jiménez
    • ARBOL DEL MAÑANA (ASAAM) – Roberto Baken
    • COMITÉ DE SALUD DE NORTEÑO – Alfonso Rodríguez
    • COMITÉ DE ARTESANIA DE NORTEÑO – Florina Hernández
    • ASOCIACION KEKOLDI – Gloria Mayorga
    • ASOCIACION Y COMISION DE MUJERES INDIGENAS TALAMANCA – Edith Villanueva
    • ASOCIACION DE MUJERES PRODUCTORAS WATSI – Minta Morales
    • CONSEJO COMUNAL – Heiner Gallardo
    • ASOCIACION DE DESARROLLO INDIGENA DE TERRITORIO BRIBRI (ADITIBRI) – Agustín López
    • RED DE RESISTENCIA INDIGENA DE BOCAS DEL TORO (RRIB) – Reynaldo Gonzáles
    • FUNDACION NASO TJËR DI – Félix Sánchez
    • ODESEN – Edwin Sánchez
    • CEDETENG – Pedro Abrego
    • CONGRESO AREA ANEXA – Leonardo Donald
    • COMITÉ DE DESARROLLO (CODESCON) – Dionicio Clemente
    • ASOCIACION DE JUVENTUD DE SILICO CREEK – Yin Gallego
    • ASOCIACION DE PRACTICAMENTES DE LA MEDICINA TRADICIONAL NASO – Antonio Sánchez
    • ASOC. DE PROD. AGROPECUARIO, ARTESANAL, ECOTURISMO, INDUSTRIAL – Martínez Abrego
    • COMISION CONGRESO REGIONAL ÑO KRIBO – Ricardo Clemente

c.c. Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)
c.c. Organización Internacional del Trabajo (OIT)
c.c. Presidencia de Panamá y Costa Rica
c.c. Medios de comunicación.

Anuncios

Indígenas ngäbe buglés piden a AES y el gobierno suspender proyecto hidroeléctrico

Indígenas piden suspender proyecto hidroeléctrico

PROTESTA. Indígenas ngäbe buglés realizaron piquetes en dos sitios de Calle 50 para exigir al Gobierno la suspensión del proyecto hidroeléctrico Chan 75 que construye la empresa AES Panamá en Changuinola. Los indígenas protestaron en horas del mediodía frente al edificio donde están las oficinas de AES Panamá; mientras que en la tarde se presentaron a la Defensoría del Pueblo. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos pidió, en julio, suspender la obra.

JOSÉ ARCIA

Inicios de la construcción del proyecto hidroeléctrico Chan 75 en la Reserva de la Biosfera La Amistad Panamá
Inicios de la construcción del proyecto hidroeléctrico Chan 75 en la Reserva de la Biosfera La Amistad Panamá


CIDH solicita detener construcción de hidroeléctrica Chan 75

CIDH solicita detener controversional represa en Panamá

Burica Press –Derechos Humanos y Ambiente

El Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Santiago Cantón, ha confirmado que han solicitado al Gobierno de Panamá medidas cautelares en beneficio del pueblo indígena Ngäbe asentado en el Valle del Río Changuinola con el fin de evitar daños irreparables al derecho de la propiedad y la seguridad de los ciudadanos Ngobes afectados por un megaproyecto de energía hidráulica denominado Chan 75 en el noroccidente de Panamá. Este proyecto está siendo desarrollado por AES Changuinola, subsidiaria de AES Corp., donde el Estado panameno también es accionista.

La CIDH solicita suspender las obras de construcción y demás actividades relacionadas con la concesión otorgada a AES-Changuinola a lo largo del Río Changuinola en la provincia de Bocas del Toro, hasta tanto los órganos del Sistema Interamericano de Derechos Humanos adopten una decisión definitiva sobre el asunto planteado en la petición P-286/08, en la cual se alega que el Estado panameno a incurrido en violaciones a los derechos consagrados en varios artículos de la Convención Americana sobre los Derechos Humanos”.

La denuncia ante la CIDH se realizó el 7 de marzo de 2008 y fue admitida en junio de 2008. Ahora luego de un ano ha resuelto de manera provisional solicitar medidas cautelares del caso denunciado. En veinte días el Gobierno de Panamá debe rendir un informe de actuación donde se observe el acatamiento de las medidas cautelares impuestas.

El gobierno de Panamá ha negado de manera reiterada que el Estado panameno haya incurrido en violaciones a los Derechos Humanos de los indígenas residentes en el valle del Río Changuinola. Sin embargo, los propios indígenas Ngobes, junto a los peticionarios han reiterado las violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos en los diferentes procesos administrativos y civiles que ha ejecutado el Estado panameno y la empresa AES Changuinola en el área del conflicto donde el Estado también es parte interesada por ser accionista.

Vista del Valle del Río Changuinola, área del primer sitio presa del Proyecto Hidroeléctrico Chan 75 de AES Corporation (AES Changuinola)

Vista del Valle del Río Changuinola, área del primer sitio presa del Proyecto Hidroeléctrico Chan 75 de AES Corporation (AES Changuinola). Reserva de la Biosfera La Amistad Panamá. Foto. Cortesía de ACD.

El fundamento de esta decisión de basa en el artículo 25 del Reglamento Oficial de la CIDH, que trata sobre medidas provisionales. Este artículo menciona que “en cualquier estado del procedimiento, siempre que se trate de casos de extrema gravedad y urgencia; y cuando sea necesario para evitar daños irreparables a las personas, la Corte, de oficio o a instancia de parte, podrá ordenar las medidas provisionales que considere pertinentes…”.

La Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD) de Panamá y Cultural Survival (CS) de EE.UU. ratificaron en julio de 2008 con documentación adicional y nuevas pruebas, la solicitud de medidas cautelares. Los peticionarios refutaron la defensa del Gobierno de Panamá ante esta instancia internacional que evalúa el avance del Proyecto Hidroeléctrico Changuinola I (Chan 75) y los daños que está causando a los bienes, honra y cultura de los Ngäbe asentados en el valle del Río Changuinola, área indígena y área legalmente protegida denominada Bosque Protector de Palo Seco, además es Reserva de la Biósfera y área de amortiguamiento del Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad La Amistad .

Larissa Duarte, Directora de ACD, ha dicho que “hoy como organización nos sentimos complacidos por la decisión de la CIDH y esperamos el cumplimiento inmediato por parte del Estado panameno“.

ACD como organización ha argumentado a través de un comunicado que el Estado de derecho real y efectivo es una prioridad que como organización civil del país hemos estado exigiendo para evitar danos irreparables a las culturas indígenas y a la magnífica área protegida de categoría internacional como lo es La Amistad, que protege la inmensa riqueza biótica, paisajística y cultural de la cuenca del Río Changuinola.

A nivel internacional el Center for Biological Divers (CBD), quien ha catalogado como atrocidad ambiental este proyecto, ha mostrado su complacencia por la decisión adoptada por la CIDH en favor de los Ngäbes.

Burica Press todavía no ha podido obtener la reacción de los indígenas del valle del Río Changuinola beneficiados por estas medidas cautelares que debe cumplir el Estado panameno.

MEDIDAS CAUTELARES DE LA CIDH

1-) Suspensión de las obras de construcción y demás actividades relacionadas con la concesión otorgada a AES Changuinola a lo largo del Río Changuinola en la Provincia de Bocas del Toro, hasta tanto los órganos del Sistema Interamericano de Derechos Humanos adopten una decisión definitiva sobre el asunto planteado en la petición P-286/08, en la cual se alega presuntas violaciones a los derechos humanos consagrados en los artículos 5, 7, 8, 13, 19, 21, 23 y 25 de la Convención Americana de Derechos Humanos.

2-) Adopción de las medidas que sean necesarias para garantizar la libre circulación y la vida e integridad personal de los miembros de la comunidad Ngobe con el fin de evitar actos de violencia o medidas intimidatorias adicionales.