El PNUMA comienza la digitalización de sus publicaciones y documentos oficiales

El PNUMA comienza la digitalización de sus publicaciones y documentos oficiales

Una iniciativa histórica para transformar la biblioteca del PNUMA de física a virtual arranca con el objetivo de llegar a más usuarios

Nairobi, 8 de octubre – La División de Comunicación e Información Pública (DCPI, siglas en inglés) ha lanzado un pionero proyecto de digitalizar los libros de la organización, materiales de referencia y otras publicaciones.La iniciativa, entre las primeras de este tipo en el sistema de las Naciones Unidas, es una colaboración entre DCPI, que coordina la librería del PNUMA y servicios de publicaciones, y la imprenta de la oficina de las Naciones Unidas de Nairobi, y ejemplifica el lema de trabajar “como uno solo” tan defendido por las Naciones Unidas. La imprenta aportará soporte técnico sobre cómo hacer, mientras la librería supervisará que los documentos escaneados sean localizables y accesibles a los empleados e investigadores del mundo. Alrededor de 3000 libros, junto a otras muchas publicaciones, algunos datan de los comienzos del PNUMA en 1972, se escanearán y archivarán.

Nick Nuttall, Director de DCPI, dijo: “El escaneo hoy en día de un documento de 1984 sobre desertificación destaca una pequeña parte de historia del PNUMA y sus archivos de informes y publicaciones”.

“Recientemente tomamos la decisión de transformar nuestra librería de Nairobi de física a virtual de forma que se maximizasen sus beneficios, divulgación y oportunidades para empleados, clientes e investigadores del mundo”, añadió. “El archivo del PNUMA, especialmente los informes y publicaciones de los primeros años de la historia del PNUMA, han estado hasta la fecha en papel. Hoy comienza un proceso que convertirá toda esta riqueza informativa en disponible electrónicamente y digitalmente a través de Internet. También contribuirá a conservar estos documentos valiosos e históricos para futuras generaciones”.

“Me gustaría dar las gracias a la Oficina de las Naciones Unidas de Nairobi, a su equipo de impresión por todo su apoyo. Al contrario que muchas máquinas modernas cuyos trabajos no son visibles, el escáner posee cámaras, un potente ventilador para soplar y separar páginas y clips, y brazos para volverlas – es fascinante de ver”, añadió Nuttall.

El escáner es un gigante de 73 kilos que puede procesar hasta 2400 páginas por hora donado por la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

Un proyecto piloto de 20 documentos de distintos temas está de camino con el objetivo de crear un flujo eficiente de trabajo para digitalizar la colección del PNUMA en los próximos años”.

Los documentos escaneados se guardarán en PDF, y luego añadirán al repositorio de documentos del PNUMA. El escaneado también da la posiblidad de buscar los contenidos de documentos y convertirlos a otros formatos de más sencillo uso. En el futuro, incluso se podrán publicar libros digitales.

Anuncios

Hacia una economía verde: PNUMA

Hacia una economía verde como guía para el desarrollo sostenible

Invertir tan solo el 2% del PIB mundial en diez sectores clave puede impulsar la transición a una economía baja en carbono y con un uso más eficiente de los recursos. El nuevo informe del PNUMA demuestra que la transición a una economía verde es posible invirtiendo el 2% del PIB mundial (actualmente en torno a 1,3 billones de dólares) anualmente, a partir de ahora hasta 2050, para enverdecer sectores fundamentales como la agricultura, la construcción, la energía, la pesca, la silvicultura, la industria, el turismo, el transporte, el agua y la gestión de residuos. Sin embargo, estas inversiones deben ser estimuladas, a través de reformas en las políticas nacionales e internacionales.

Este oportuno informe, elaborado por especialistas a nivel mundial e instituciones de países desarrollados y en desarrollo, confirma que, en una economía verde, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental no son incompatibles. Por el contrario, una economía verde fomenta el empleo y el progreso económico evitando al mismo tiempo riesgos significativos como los efectos del cambio climático, la escasez de agua y la pérdida de servicios de los ecosistemas.

Photovolts

Paneles solares son una opción para reducir la dependencia de energía sucia.

Enverdecer la economía no sólo genera crecimiento, especialmente en términos de capital natural, sino que también implica un crecimiento más elevado del PIB y del PIB per capita. En la simulación realizada para el informe sobre economía verde, bajo un escenario de inversión verde se alcanzan tasas de crecimiento anual más elevadas que el modelo actual en un plazo de 5-10 años.

Dicho crecimiento económico se caracteriza por un evidente desacoplamiento de los impactos ambientales . Según las previsiones, la relación entre huella ecológica mundial y biocapacidad disminuirá del 1,5 actual a menos de 1,2 en 2050 (acercándose mucho al limite de sostenibilidad, situado en 1), en contraposición al incremento más allá de un nivel de 2 bajo el escenario del modelo vigente.

Si bien la demanda mundial de energía ascendería en cierta manera, esta recuperaría los niveles actuales en 2050, lo cual significa un 40% menos del modelo vigente, gracias a avances notables en la eficiencia energética. Según las previsiones, bajo un escenario de inversiones verdes se reducirían de aproximadamente un tercio las emisiones de CO2 relacionadas con el consumo energético para 2050, tomando como referencia los niveles actuales. La concentración de las emisiones en la atmósfera debe mantenerse por debajo de 450 ppm en 2050 para tener alguna posibilidad de limitar el calentamiento global a un máximo de 2°C.

Una economía verde valora e invierte en el capital natural. Una cuarta parte de las inversiones verdes analizadas – el 0,5% del PIB (325 miles de millones de dólares) – se destina a sectores relacionados con el capital natural: silvicultura, agricultura, agua dulce y pesca. El valor añadido en el sector forestal será, en 2050, un 20% superior al obtenido con el modelo actual. Las inversiones en agricultura verde, que oscilarán entre los 100.000 y los 300.000 millones de dólares anuales en el periodo 2010-2050, permitirían mejorar la calidad del suelo e incrementar los rendimientos de los principales cultivos en todo el mundo, con lo que se obtendría un aumento del 10% respecto a lo que pueden ofrecer las estrategias de inversión actuales. La mayor eficiencia de los sectores agrícola, industrial y municipal implicaría una reducción de aproximadamente una quinta parte de la demanda de agua para 2050, en comparación con la tendencia actual. De ese modo se reduciría la presión sobre el agua subterránea y las aguas superficiales tanto a corto como a largo plazo.

Una economía verde contribuye a aliviar –la pobreza. El alivio a la pobreza está inevitablemente ligado a una gestión racional de los recursos naturales y los ecosistemas, ya que los flujos de beneficios del capital natural llegan directamente a los más desfavorecidos. Este enfoque se hace especialmente necesario en los países de renta baja, en los que los bienes y servicios de los
ecosistemas constituyen un componente significativo en el sustento de las comunidades rurales pobres, a las que protegen de los desastres naturales y de las crisis económicas.

En la transición a una economía verde se crearán nuevos puestos de trabajo que, a la larga, superarán la pérdida de empleo asociada a la «economía marrón». La creación de empleo es especialmente evidente en los sectores de la agricultura, construcción, energía, silvicultura y transporte. No obstante, en aquellos sectores cuyo capital se encuentre gravemente agotado, como el de la pesca, el enverdecimiento acarreará una pérdida de puestos de trabajo e ingresos en el corto y mediano plazo, con el fin de recuperar las reservas naturales y evitar que se pierdan para siempre ingresos y puestos de trabajo. Es posible que también haya que invertir en el desarrollo de nuevas capacidades y la re-educación de la fuerza de trabajo.

Es indispensable dar prioridad a la inversión y a los gastos estatales en áreas que impulsen el enverdecimiento de los sectores económicos. Reformar los subsidios costosos y perjudiciales en todos los sectores permitirá disponer de un margen fiscal y de recursos para la transición a una economía verde. Con la sola eliminación de los subsidios a los sectores de energía, agua, pesca y agricultura se ahorraría cada año el 1-2% del PIB mundial. Los susidios al sector pesquero, por ejemplo, que se estima alcanzan los 27mil millones de dólares anuales, resultan a largo plazo más perjudiciales que beneficiosos para las economías nacionales y el bienestar social. Los subsidios a los precios y a la producción de combustibles fósiles alcanzaron, en conjunto, más de 650 mil millones de dólares en 2008; semejante estímulo desalienta la transición a las energías renovables.

El uso de instrumentos como las medidas fiscales, los incentivos y las cuotas de emisión para promover la inversión y la innovación verdes es muy importante, pero también lo es invertir en el desarrollo de capacidades, formación y educación, así como en fortalecer la gobernanza internacional y los mecanismos de apoyo a la transición a nivel mundial. La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible de 2012, también llamada Río+20, será una buena oportunidad para establecer un nuevo rumbo hacia un mundo más sostenible, seguro y justo.

La transición a una economía verde requiere una escala de financiamiento considerable, pero inferior de un orden de magnitud a la inversión anual mundial. En este sentido, merece la pena señalar que el 2% del PIB mundial que se menciona en la modelización de este informe corresponde a una pequeña parte de la formación bruta de capital (alrededor del 22% del PIB mundial en 2009). Esa suma puede movilizarse poniendo en marcha políticas públicas racionales y mecanismos de financiación innovadores. El rápido crecimiento de los mercados de capital, el creciente interés del mercado por las iniciativas verdes y la evolución de instrumentos alternativos como la financiación y la microfinanciación del carbono, están creando las condiciones propicias para el financiamiento a gran escala de una transformación económica mundial. Sin embargo, las cifras siguen siendo pequeñas respecto al volumen total necesario, por lo que es necesario aumentarlas lo antes posible.

El cambio hacia una economía verde está sucediendo a una escala y a una velocidad sin precedentes. Para 2010, se esperaba que las nuevas inversiones en energías limpias alcanzasen la cifra récord de 180.000-200.000 millones de dólares, superando los 162.000 millones de 2009 y los 173.000 millones de 2008. El crecimiento está siendo impulsado cada vez más por los países fuera de la OCDE, cuya participación en la inversión mundial en energías renovables pasó del 29% en 2007 al
40% en 2008. Brasil, China y la India son responsables de la mayor parte.

Se prevé que la inversión verde generará tanto crecimiento y empleo, si no más, que los generados por el modelo actual, y las proyecciones económicas son mejores a mediano y largo plazo, ofreciendo al mismo tiempo mayores beneficios ambientales y sociales. Sin embargo, la transición a una economía verde no está libre de riesgos ni de dificultades – desde el enverdecimiento
de sectores «marrones» tradicionales hasta la satisfacción de la rápidamente cambiante demanda de mercado en un mundo que debe limitar sus emisiones de carbono. Así pues, es necesario que los líderes mundiales, la sociedad civil y las principales empresas trabajen conjuntamente para replantearse y redefinir las formas tradicionales de medir la riqueza, la prosperidad y el bienestar. Lo que está claro es que el mayor riesgo de todos sería continuar con el statu quo.

Cómo las inversiones ambientales pueden contribuir a las metas globales de sustentabilidad

Cómo las inversiones ambientales pueden contribuir a las metas globales de sustentabilidad

Nueva York, 20 de septiembre de 2010— Invertir en áreas como energía limpia , transporte sustentable, bosques y modos de agricultura amigables con el medio ambiente, puede contribuir significativamente al logro de los objetivos internacionalmente acordados con relación a la pobreza.

Esta es una de las principales conclusiones del documento titulado “Un resumen para tomadores de decisiones sobre Economía Verde y los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODMs)”, dado a conocer el día de hoy, cuando los Jefes de Estado y Ministros se reúnen en la sede de Naciones Unidas para revisar el progreso en el logro de las metas, cuando restan cinco años para llegar al plazo fijado para alcanzarlas plenamente.

La degradación ambiental, por un lado, está dificultando cumplir el reto de mejorar la salud ambiental y la provisión de agua potable para combatir el hambre y la enfermedad.

En cambio, algunos países y comunidades están encontrando que las mejoras ambientales generadas por la adopción de políticas deliberadas, por inversiones inteligentes y, muchas veces, por asociaciones del sector privado, pueden ser una importante parte de la solución, indica el estudio.

Achim Steiner, Subsecretario General de Naciones Unidas y Director Ejecutivo de Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), explicó: “Existe cada vez más evidencia de que acelerar la transición a una Economía Verde, baja en carbono, eficiente en el uso de recursos, y generadora de empleos podría no sólo ser clave para el logro de las metas de sustentabilidad del siglo 21, sino que puede también contribuir significativamente al logro del resto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio”.

El informe – recopilado por el equipo de Economía Verde del PNUMA – cita numerosos casos de estrategias verdes que están redituando múltiples dividendos y generando numerosas oportunidades con relación a los ocho ODMs.

Algunos de estos casos que destaca el Informe, preparado para presentarse durante la Cumbre de las Naciones Unidas sobre ODMs en Nueva York, son:

  1. Políticas adoptadas e inversiones realizadas en Costa Rica para impulsar la expansión de áreas protegidas y Parques Nacionales a más del 25% de la superficie terrestre del paísDesde que la estrategia fue adoptada ha habido un incremento en el ecoturismo atrayendo a más de un millón de visitantes al año y generando 5 millones de dólares anuales de ingresos solamente de la cuota de entrada. Los estudios indican que las comunidades que habitan en o cerca de parques nacionales tienen mayores salarios, tasas de empleo y menores tasas de pobreza.
  2. La política energética que China ha establecido en su 11º plan a cinco años cubriendo el período 2006-2010, impulsando un incremento rápido en la manufactura e instalación de energía renovable. Actualmente, China es el segundo país con mayor potencia eólica en el mundo y el mayor exportador de fotovoltaicos: 10 % de los hogares cuentan con calentadores solares – 1.5 millones de personas están empleadas en el sector de las energías renovables en China con una generación de 300 mil empleos en 2009.
  3. La planeación urbana creativa y con visión de futuro, en alianza con políticas de transporte sustentable, que han permitido que la ciudad brasileña de Curitiba crezca hasta seis veces a la vez que ha mejorado la movilidad y la calidad de vida de sus habitantes. El promedio de espacios verdes por persona se ha incrementado de un metro cuadrado a alrededor de 50 metros cuadrados; 45 por ciento de los viajes se realizan en transporte público; el uso excesivo de combustible por persona debido a la congestión es 13 veces menor que en Sao Paulo y los bajos niveles de contaminación del aire resultan en beneficios a la salud de los ciudadanos locales.
  4. En Nepal, 14,000 Grupos de Comunidades Usuarios de los Bosques han revertido las tasas de deforestación con relación a 1990, a través de políticas inteligentes y centradas en la comunidad, que incluyen la determinación de reglas para el aprovechamiento del bosque y precios de los productos, y la distribución de beneficios. Entre 2000 y 2005, el área boscosa de Nepal se incrementó en más del 1.3 %; hay una mejor gestión para asegurar la calidad del suelo y mantener la oferta de agua y el empleo local se ha incrementado.
  5. Uganda, un país en el que 85% de la población trabajadora está empleada en la agricultura, se ha volcado hacia la producción orgánica para impulsar sus exportaciones e ingresos. Los precios a pie de granja de productos orgánicos de vainilla, jengibre y piñas son más altos que los producidos de manera convencional. Desde 2004, el número de granjeros orgánicos se ha incrementado de 45.000 a más de 200,000 y el área de tierra bajo cultivo orgánico pasó de 185.000 hectáreas a cerca de 300,000 hectáreas.

El Sr. Steiner dijo: “La tarea subyacente para el siglo 21 es la de proveer una forma de vida segura y sustentable a la población mundial, que durante las siguientes cuatro décadas se incrementará en un tercio. Este reto fue lo que motivó a los líderes del mundo a adoptar los ocho ODMs en septiembre de 2000”.

“De acuerdo a las tendencias actuales es probable que no se alcanzarán los ODMs en 2015. En parte debido a que las respuestas, hasta el momento, se han concebido (con un enfoque) bajo las visiones del siglo 20 ante los nuevos retos del siglo 21”, añadió.

“La Economía Verde da una mirada fresca a los retos y destaca las múltiples oportunidades costo-efectivas que desde el punto de vista económico y social se presentan para la inversión y re-inversión en sistemas de energía con tecnologías limpias modernas, así como para el manejo de los recursos naturales que constituyen infraestructura ecológica de planeta. Al haceresto, se atiende el objetivo económico, social y ambiental del desarrollo sustentable, y se subraya la riqueza de elecciones y opciones disponibles para el alcanzar progreso sostenido, considerando las realidades de nuestro tiempo”, dijo el Sr. Steiner.

Algunos puntos clave para el Informe – Sustentabilidad Ambiental y los ODMs Inseparablemente entrelazados

El informe, ” Un resumen para tomadores de decisiones sobre Economía Verde y los Objetivos de Desarrollo del Milenio”, subraya que los bienes y servicios ambientales que sustentan a la economía global – y en particular el PIB de los pobres – se están encogiendo a una tasa rápida.

Destaca cómo la perdida de infraestructura ecológica está minando no sólo el ODM7 relativo a la sustentabilidad ambiental sino a casi todos, sino todos, los demás ODMs y sus metas asociadas.

Por ejemplo, los arrecifes de coral del Caribe se han reducido en 80 por ciento y globalmente el 30% de los manglares se ha perdido en las últimas dos décadas.

Ambos ecosistemas proveen defensas costeras, rendimientos por el turismo y otros servicios e ingreso a las comunidades locales.

Adicionalmente, existen viveros de peces de los cuales depende el suministro de proteína de mil millones de personas – es así que el destino de los arrecifes de coral y los manglares se relaciona directamente con el el logro de varios ODMs incluyendo el ODM relativo al hambre.

Los bosques son fuente principal de agua potable y de nutrientes para la agricultura, a la vez que proveen bienes esenciales tales como alimentos silvestres y medicinas.

Es por ello que al destino de los bosques también se vinculan varios de los ODMs incluyendo el ODM relativo al hambre; los ODM4 y 5, y las metas del ODM7 tal como reducir a la mitad la proporción de la población sin acceso a agua potable.

La tasa de deforestación se está desacelerando: en la pasada década la pérdida anual de bosques fue de 13 millones de hectáreas en promedio, comparada a los 16 millones de hectáreas al año en la década de los 90s.

Aún así, sigue siendo una tasa que está causando un daño ambiental duradero, y actualmente cerca de 30 países han perdido 90% de su cobertura forestal original.

Invertir y reinvertir en los bosques no solo contribuirá a alcanzar los ODMs, sino que también reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero relacionados con la deforestación.

Si bien no hay un ODM especifico para energía, el informe señala que la provisión de energía limpia sustentará el éxito de muchos de los objetivos, tanto en términos directos de desarrollo sustentable como indirectos si no se atiende el cambio climático, vinculado a la a quema de combustibles fósiles.

Por ejemplo, 14% de la población de países en desarrollo y alrededor de la quinta parte de los habitantes de las ciudades, viven en zonas costeras bajas y, por tanto se encuentran en riesgo ante los impactos relacionados con el clima tales como el aumento de los niveles del mar, inundaciones costeras y erosión del suelo.

Subsidios – Una posible fuente para financiamiento adicional hacia el logro de los ODM

Una manera de financiar el logro de los ODMs es mediante el re-direccionamiento de los subsidios.

Por ejemplo, a los combustibles fósiles aún se dedican cerca de 500 mil millones de dólares al año de subsidios gubernamentales – y existe abundante evidencia de que esta subvención rara vez llega a los pobres a pesar de las mejores intenciones de los gobiernos.

* En Indonesia en 2005, 60 %de los subsidios a los combustibles fueron directamente al 40% más rico de la población

* En 2003, los subsidios al gas en Argentina llegaron hasta el Sur del país – donde habita solo el 3 por ciento de los pobres.

* En Mongolia, cerca del 85 por ciento de una reciente tarifa de “línea de vida” se dirigió a los “no pobres”.

Invertir todo o parte de estos subsidios en tecnologías de energía renovable, tales como solar y eólica, podría impulsar nuevas formas de empleo, facilitar acceso más rápido a electricidad y alcanzar mayor equidad social y un mejor estándar de vida.

Ello generarara también ganancias para el medio ambiente, incluyendo mejoras en la calidad del aire junto a una reducción estimada anual de 6 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Hay otros enfoques de economía verde: en Bangladesh una subsidiaria del Banco Grameen – Grameen Shakti – ha sido pionera de un micro-financiamiento para ayudar a la población local a comprar sistemas solares de calefacción.

Esto ha creado casi 20,000 empleos “verdes” , muchos de los cuales han sido para mujeres, con el objetivo de llegar a 100,000 en 2015. Así, el proyecto se ajusta a muchos de los ODM, incluyendo el ODM3 relacionado con el género.

Argumentos similares se hacen con relación a la pesca, donde los subsidios ascienden a unos 27 mil millones dólares al año, y son en parte la razón por la cual las poblaciones de peces en muchas partes del mundo están en declive.

Re-dirigir alrededor de 8 mil millones de dólares de subsidios en medidas tales como una mejor gestión de áreas marinas protegidas, cuotas transferibles, el retiro de buques y el re-entrenamiento de los pescadores, podría aumentar las capturas y conservar las poblaciones.

El informe también señala los múltiples beneficios de otras políticas, por ejemplo de aquellas que promueven la certificación de los productos agrícolas amigables con la biodiversidad.

El mercado de estos productos podría tener un valor de 210 mil millones dólares en 2020 frente a los 40 mil millones de dólares en 2008 si cuenta con el respaldo adecuado, generando nuevos flujos de ingresos, a la vez de conservar el capital natural del planeta.

Este informe forma parte de una serie de informes especiales que se basa en las conclusiones preliminares de su principal publicación, el informe sobre Economía Verde, que está programado darse a conocer a principios de 2011.

Copia del Informe: policymakers_brief_GEI&MDG