Resolución amenaza integridad del Parque Nacional Volcán BarúB

recursos naturales, inversión hotelera y denuncia de ambientalistas

La sentencia de muerte del Parque Volcán Barú

Una resolución de la Anam permitirá a un inversionista construir un hotel en áreas del parque.

DISPUTA. Este es el área de Paso Ancho en el Parque Nacional Volcán Barú, sitio exacto que pelea el empresario Enrique Morales para construir su hotel turístico. ESPECIAL PARA LA PRENSA/Boris Gómez

Boris Gómez
Cerro Punta, Chiriquí

nacionales@prensa.com

La creación de la resolución AG-0911-2009 de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), que modifica la zonificación del Parque Nacional Volcán Barú (Pnvb), abrió una caja de Pandora y ha provocado una tormenta de denuncias contra la institución que debe proteger la ecología en el país.

Mientras que los ambientalistas chiricanos aseguran que la resolución no es más que una sentencia de muerte al Parque Nacional Volcán Barú, el empresario Enrique Luis Morales, representante legal de la empresa Stash Investment Inc., y supuesto beneficiado con el cambio de zonificación, aseguró que fue víctima de extorsión por funcionarios de la Anam, a los que no identificó.

“Hubo incongruencias en la zonificación que mantenían nuestros terrenos en una zona de recuperación y nosotros pedimos la rectificación, pero ellos estaban interesados en que les diéramos dinero y no aceptamos esa presión”, dijo Morales.

Por su parte, al referirse al tema en otro medio de comunicación, el administrador general de la Anam, Javier Arias, negó que la resolución sea para favorecer a una empresa en particular.

Esta resolución, aprobada el 30 de octubre pasado, modifica la zonificación del Pnvb y, según los grupos ambientalistas, deja desprotegidas, de un plumazo, alrededor de 800 hectáreas de bosques en recuperación y se ha hecho para beneficiar a Morales, sin tomar en cuenta el daño que viene como secuela de la decisión.

Si se cambia el estatus de los territorios de Morales, entonces cualquier empresario puede habilitar sus territorios para acciones económicas y eso incluye 800 hectáreas que están hoy dentro de la zonas de protección absoluta o de recuperación y pasarán a la categoría de uso extensivo, explicó Damaris Sánchez de la Alianza para el Desarrollo Ambiental de las Tierras Altas (Adata).

Daños al parque

“Es una acción temeraria el cambiar las zonas del parque. Los ríos más importantes de la provincia nacen allí y el avance de proyectos hacia los únicos bosques vírgenes que nos quedan es ponernos la soga al cuello”, aseguró el ambientalista y biólogo Demetrio Miranda.

El daño se extenderá a bosques vitales para los principales ríos del occidente del país cuando empresas privadas sepan que pueden explotar de diversas maneras los territorios del parque, dijo Sánchez.

Las zonas del parque

El plan de manejo del Pnvb fue aprobado en el año 2004. Los estudios se hicieron al iniciar la década.

En este plan se delimitan 6 subzonas que son: de protección absoluta; subzona de recuperación; de uso extensivo; subzona de uso intensivo y dos subzonas especiales.

Las zonas especiales dentro del plan de manejo son la del camino ecoturístico Cerro Punta, Boquete y la zona de amortiguamiento que incluye un cinturón de 10 kilómetros de ancho a partir de los límites del Pnvb y en el que hay varios asentamientos humanos.

En el plan de manejo del parque se explica que las subzonas de protección absoluta están prohibidas las edificaciones. Ambas, según los ambientalistas, abarcan alrededor del 80% del parque que tiene una extensión de 14 mil 322 hectáreas.

En la subzona de uso intensivo, afectada en alguna medida por la mano del hombre, se permitirá la ubicación de áreas de acampar, miradores, senderos y caminos de acceso peatonal.

La zona de uso extensivo ha sufrido un alto grado de alteración humana y en ella se permite la agricultura, ganadería y proyectos de desarrollo.

La historia de Morales

Morales adquirió más de 160 hectáreas a principios de le década. Fue promotor de actividades de mejoras al ambiente y de control de incendios forestales.

Planificaba un desarrollo ecoturístico en la región y al aprobarse el plan de manejo del parque en el año 2004 sus territorios quedaron dentro de la zona de recuperación.

“Acudimos a funcionarios de alto nivel que vieron el error en la zonificación, pero no quisieron hacer la rectificación, pues no quisimos aceptar presiones económicas. Con el nuevo gobierno, vieron la injusticia que se hizo y se ha rectificado el error”, aseguró Morales.

Morales dijo que el plan de manejo se mantiene y que los ambientalistas que están cuestionando la rectificación nunca han combatido desastres naturales. Aseguró que el proyecto ecoturístico de su empresa Stash Investment, Inc. solo va a realizarse con el apoyo constante de la nueva Anam.

“Estas zonas no pueden ser usadas para residencias, sino para hotelería y senderismo, donde se puedan demostrar a estas nuevas generaciones de panameños los recursos naturales que nos quedan y debemos proteger”, dijo Morales.

Por su parte, el director regional de la Anam, Harmodio Cerrud, dijo que el tema se discute en la Dirección de Áreas Protegidas de la sede central de la institución en ciudad de Panamá.

“Solo podemos decir que la resolución cumple con el plan de manejo del Parque Nacional Volcán Barú”, sostuvo Cerrud.

El río que no existe

David Samudio, de Adata, confirmó que en el mapa de zonificación, en efecto, hubo errores, pero de nomenclatura y no de posicionamiento.

Explicó Samudio que en el informe se registra un río llamado Aguacate, pero en la realidad lo que hay es un cerro Aguacate.

Esta definición se ha prestado, desde hace ya varios años, por propietarios de terrenos, para intentar cambiar los límites de las subzonas marcadas en el mapa número siete. “Nos hemos opuesto los grupos ambientalistas a este cambio”, agregó.

De hecho, el Departamento Nacional de Áreas Protegidas de la Anam y las organizaciones ambientalistas ya habían frenado alguna modificación al mapa de las subzonas.

Mañana, lunes 4 de enero, los organismos ambientales inician acciones contra la resolución de la Anam.

“Nuestra primera tarea es la de demostrar que la resolución es una sentencia de muerte”, añadió Cerrud.

Los grupos ecologistas entregarán formalmente a la Anam la solicitud de reconsideración y no descartan presentar ante la Corte Suprema de Justicia un recurso legal contra la resolución, dijo David Samudio, también de Adata.

Anuncios

CIDH ordena suspender hidroeléctrica Chan 75

CIDH ordena suspender hidroeléctrica

El proyecto Chan 75, que construye la empresa Aes Changuinola, en Bocas del Toro, enfrenta escollos legales debido a los desalojos hechos por la compañía en comunidades indígenas.

JOSÉ ARCIA
jarcia@prensa.com

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió al Gobierno panameño suspender la construcción de la hidroeléctrica Chan 75, que efectúa la empresa Aes Changuinola sobre el río Changuinola, en Bocas del Toro.

Además, la CIDH pidió que se suspendan las actividades relacionadas con la concesión que el Estado le otorgó a la empresa a lo largo del río Changuinola, hasta que el Sistema Interamericano de Derechos Humanos adopte una decisión definitiva sobre las supuestas violaciones a los derechos de los indígenas.

La medida de la CIDH obedece a una denuncia que presentaron la Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD), de Panamá, y Cultural Survival, de Estados Unidos, en representación de las comunidades indígenas afectadas por las obras.

La denuncia se basa en que Aes Changuinola y el Gobierno panameño “violaron” los derechos de los indígenas al desalojarlos de sus comunidades de manera “forzosa” y, además, no se les permitió el libre consentimiento para decidir sobre la construcción del proyecto hidroeléctrico.

La CIDH también pidió al Gobierno panameño adoptar medidas para garantizar la libre circulación, la vida y la integridad personal de los indígenas Ngäbe, con el fin de evitar actos de violencia. Esto, luego que en enero de 2008, la Policía Nacional arrestó a unos 40 indígenas que protestaban en contra del proyecto.

Plazo de 20 días para informar sobre proyecto Chan 75

JOSÉ ARCIA
jarcia@prensa.com

El Gobierno panameño tiene 20 días para presentar un informe a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), sobre el cumplimiento de una medida cautelar que pidió el organismo internacional a favor de las comunidades indígenas ngäbe, afectadas por la construcción del proyecto hidroeléctrico Chan 75 en Changuinola, provincia de Bocas del Toro.

El organismo internacional decidió, el pasado miércoles 17 de junio, adoptar una medida cautelar a favor de los indígenas, a “fin de evitar daños irreparables al derecho de propiedad y a la seguridad del pueblo ngäbe asentado en la provincia de Bocas del Toro”.

En este sentido, la CIDH pidió al Gobierno suspender las obras de construcción del proyecto hidroeléctrico Chan 75, que desarrolla la empresa Aes Changuinola, subsidiaria de Aes Panamá.

El informe sobre el cumplimiento de esa acción debe ser actualizado periódicamente y, luego, la Comisión decidirá si levanta la medida o la prolonga. La CIDH adoptó la medida en respuesta a una demanda –por violación de derechos humanos– que presentaron Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD) y Cultural Survival en nombre de las comunidades indígenas.

Susana Serracín, de la ACD, dijo que la medida “constituye un logro importante en la lucha del pueblo ngäbe, que se encuentra sumido en una situación de gravedad y urgencia por la construcción del proyecto”.

Al consultar a la empresa, esta consideró que es al Gobierno a quien le corresponde emitir comentarios sobre la decisión de la Comisión.

Se intentó, sin éxito, buscar una versión del Gobierno sobre este caso.

Entrevista con Relator Especial de la ONU sobre pueblos indígenas y su visita a Panamá

ENTREVISTA: JAMES ANAYA Relator especial de la ONU

“La lucha indígena es la última que implica cambios sociales profundos”

BEGOÑA ZEGRÍ – Madrid – 11/02/2009

El País.

Panamá. Bosque Protector de Palo Seco, zona de amortiguamiento del Parque Nacional La Amistad, reserva de la biosfera y patrimonio mundial de la humanidad. No era un viaje turístico, pero a finales de enero, James Anaya visitó el lugar. La comunidad ngobe le invitó para que mediara en el conflicto que se les plantea. El Estado panameño ha otorgado la concesión a la empresa AES Corporation para la construcción de tres hidroeléctricas en el río Changuinola. Sólo la construcción de la primera prevé la inundación de cuatro comunidades indígenas.

Y allí llegó James Anaya (China Lake, California, 1958), relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los indígenas, para realizar su trabajo.

“Claro que sería ideal que estas cosas no se hicieran. Yo sólo puedo intervenir para orientar, ayudar, levantar acta de algo que está pasando y no es conocido. Al fin y al cabo, lo que hace falta, lo necesario, es la voluntad política de los que están en el poder para cambiar, o al menos mejorar, sus actuaciones, sus relaciones con los pueblos indígenas, y llevar a cabo estos cambios que permitan poner en marcha los derechos recogidos en la declaración de la ONU”.

Fue elegido el 27 de marzo de 2008. Abogado, titular de una cátedra de Derecho y Políticas de los Derechos Humanos en la Universidad de Arizona, donde realiza sus investigaciones en amplias ramas del derecho, especialmente del indígena. Es un referente de la doctrina jurídica respecto a los pueblos indígenas, donde se ha volcado en la teoría y en la práctica.

Ampliar  James Anaya posa en la sede de AECID, junto al Museo de América, en un descanso de las jornadas de trabajo de la ONU en Madrid.- BERNARDO PÉREZ

Dr. James Anaya posa en la sede de AECID, junto al Museo de América, en un descanso de las jornadas de trabajo de la ONU en Madrid.- BERNARDO PÉREZ

Consiguió el primer pronunciamiento de un tribunal internacional a favor del reconocimiento de los derechos colectivos indígenas sobre sus tierras y recursos. La sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el caso de la comunidad awas tingni contra la República de Nicaragua ha supuesto una revolución, y es estudiado y reproducido por diferentes escuelas y facultades de leyes.

La pasada semana recaló en Madrid para participar en una sesión de trabajo de la ONU patrocinada por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Pregunta. La Asamblea General de la ONU tardó más de dos décadas de negociaciones para aprobar la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas en 2007. ¿Son suficientes las leyes existentes para la defensa de estas comunidades?

Respuesta. Es bueno que los países incorporen a sus Constituciones los derechos fundamentales de los tratados. Está muy bien. El camino a recorrer es menor. Pero aun así, hay que tomar medidas específicas para hacer reales estas leyes. Veo expresiones en todo el mundo de voluntad política. De buena voluntad política. Eso es casi casi unánime. Pero… no es verdad. Falta ver esa buena voluntad en la práctica. Aunque también reconozco que toma su tiempo a los Estados adoptar una política. Puede ser complejo y lento reajustar las prácticas administrativas, adoptar las leyes necesarias, porque muchas veces, la mayoría, lo que implica este reconocimiento eficaz son cambios en las estructuras.

P. ¿Cómo ve entonces el movimiento indígena hoy?

R. La reivindicación de los derechos de los pueblos indígenas ha llevado un largo proceso. Pero no es único. Están los procesos de descolonización, de liberación de la mujer, contra la esclavitud… Todas esas luchas implican un cambio fundamental en las estructuras políticas y sociales dominantes. Y la lucha indígena es, tal vez, la última de estas luchas que implican cambios profundos en las estructuras sociales, políticas y económicas dominantes.

P. Este año se cumplen los 25 años del Movimiento de los Sin Tierra (MST). Han tenido un recorrido singular, con altibajos, y recibido críticas desde todos los bandos. Este movimiento, que nació en Brasil, está en auge, y crece en toda América Latina: en Argentina, Paraguay, Guatemala, Bolivia. ¿Hay una relación especial indígena-tierra?

R. Sí, en general. Es una relación en varios aspectos, económicos, también culturales y sociales, en el sentido de círculos familiares, comunales, de la misma organización de todo un pueblo. Está muy relacionado con las actividades en el territorio. Romper esos lazos significa un choque brutal en todos los aspectos de la vida de los indígenas. Pero todos los sectores de la humanidad tienen relación con algún lugar. Todos tienen una expectativa de que sus derechos a la propiedad, al lugar en que viven, van a ser protegidos y respetados.

P. Actualmente, parece que aumenta el intento de empresas privadas o multinacionales de desplazar a algunas comunidades de los lugares donde viven.

R. El problema a veces es el desconocimiento en los planes de los Estados para el desarrollo de los recursos naturales, como el petróleo o la minería. Pero muchas veces se avanza en esos planes sin conocimiento de la ubicación de los pueblos indígenas. En las cercanías de estas operaciones mineras o petroleras hay un desconocimiento sobre los efectos que estas actividades tienen frente a ellos.

P. En el último Foro Social Mundial, al que ha asistido una representación importante del movimiento indígena se ha planteado emprender batallas al lado de países rupturistas con el capitalismo, como Venezuela, Bolivia y Ecuador. ¿Cree que es posible?

R. Es un movimiento que tiene su propio origen, sus propios protagonistas. Claro que van a hacer alianzas. Es un movimiento social de cambio, y hará alianzas con los movimientos sociales de cambio. Pero no hay que identificarlo siempre con tendencias mayores o con políticas antiglobalización.

P. Sin embargo, el proceso de estos movimientos parece que han seguido caminos diferentes. En Estados Unidos, por ejemplo.

R. Entre los mismos indígenas hay diversidad. En Estados Unidos hay indígenas demócratas y republicanos, los hay que quieren tener empresas y grupos que van en otra onda. Pero lo que une al movimiento es ese reclamo a la igualdad y el respeto a la diversidad, el respeto a la libre determinación de los pueblos. Lo importante es que puedan tomar las decisiones en pie de igualdad con los demás. Y que sean respetadas sus propias formas y maneras de vivir. Lo que no significa necesariamente que vayan a implicarse en política, aunque hagan alianzas en cada momento para promover ese cambio.

P. Se repiten los estudios que muestran en los indígenas una mayor incidencia de la pobreza, y menores ingresos, escolaridad y esperanza de vida; la mortalidad infantil es mayor y menor el acceso a la salud e incluso al agua potable. ¿No significa todo esto que defender sus derechos les cuesta más que al resto?

R. Más… de otra forma. Hay que evitar pensar en ellos como comunidades aisladas. No es el planteamiento de los pueblos indígenas. El planteamiento es de igualdad, de respeto a sus formas de vida. Quieren igualdad clara. Que se entienda que tienen su forma de vida, su propia cultura. Pero eso es lo que nos une a los pueblos indígenas: la diversidad cultural.

P. ¿Qué importancia tiene la educación en su desarrollo?

R. Existe una falta de reconocimiento como pueblo en los sistemas de educación para los indígenas. No se tienen en cuenta la lengua, el idioma, los idiomas indígenas, las maneras, las perspectivas, las filosofías. Hay un gran desconocimiento de su cultura dentro del diseño de los programas de educación. Para mí es importante, primero, la educación de la sociedad, porque lo que hacen los gobernantes, los políticos, es un reflejo de la sociedad en general. Hay que lograr que la sociedad se sensibilice a la existencia de los pueblos indígenas.

P. ¿Cómo lograrlo?

R. Se requiere tiempo. Podemos hacer una comparación con la Transición española. Ha sido un cambio a nivel constitucional y todo un cambio estructural en la creación de las autonomías. El pueblo indígena está en un cambio similar, que requiere voluntad política, atención y comprensión social entre todos los sectores de la sociedad.

P. A los pueblos indígenas hasta los éxitos se les eternizan en apelaciones. Y las celebraciones no llegan a pesar de los casos que van ganando en los tribunales. En Brasil, en Guatemala, contra la esclavitud, la expropiación de fincas… ¿No es frustrante?

R. Todo toma su tiempo. Es frustrante, sí, pero así son las cosas. Lo importante es que en algún momento haya una voluntad política entre los que están en el poder para hacer realmente estos cambios.

Peces en peligro en el Río Changuinola, Bocas del Toro

Peces en peligro en el Río Changuinola, Bocas del Toro

Mucho se discute en estos momentos la factibilidad ambiental de un conjunto de proyectos hidroeléctricos planteados en la Reserva de la Biósfera La Amistad Panamá en Bocas del Toro. Esta reserva contiene áreas protegidas claves como lo son el Parque Internacional La Amistad, el Parque Nacional Volcán Barú, el Bosque Protector de Palo Seco y la Reserva Forestal de Fortuna. Incluye además el Humedal de San San Pond Sak, el Parque Nacional de Isla Bastimentos e incluso las Lagunas de Volcán.

Bosque Protector de Palo Seco, área de amortiguamiento del Parque Internacional La Amistad (ambas áreas protegidas son Reserva de la Biósfera)

Bosque Protector de Palo Seco, área de amortiguamiento del Parque Internacional La Amistad (ambas áreas protegidas son Reserva de la Biósfera). Al centro de la foto se observan los inicios de la construcción de la primera de las represas planteadas para el área protegida. Foto: A. Rodríguez

La mayor discusión se centra en varios puntos claves donde se indica la afectación grave de manera directa, indirecta o sinérgica que los proyectos hidroeléctricos Bonyic, Chan 75, Chan 220 y Chan 500 planteados producen sobre un área protegida con categoría internacional tanto como reserva de la Biosfera como Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad de rica biodiversidad terrestre y acuática y que además es un área indígena de la etnia Ngöbe Bugle en la cuenca media del Río Changuinola y Naso Tjer Di en la cuenca del Río Teribe.

La biomasa de estos peces se perdería en todo este ecosistema y las consecuencias ecológicas no han sido determinadas ni aguas arriba ni aguas abajo de las megaestructuras planteadas.

De todos los impactos ambientales determinados se espera que el recurso biológico sea uno de los más fuertemente impactados, ya que en conjunto dichos proyectos destruirían alrededor de cinco mil hectáreas de bosques y crearían un poderoso efecto borde y un efecto barrera en medio del Bosque Protector de Palo Seco que afectaría a las especies terrestres que se desplazan entre estas áreas protegidas.

A nivel de la fauna acuática se espera un efecto directo de extirpación de la población de peces diádromos en la mayor parte de la cuenca del Río Changuinola y por ende de una gran extensión territorial en las áreas protegidas directamente afectadas: Bosque Protector de Palo Seco y Parque Internacional La Amistad. Igualmente se espera un fuerte impacto en la dinámica hídrica del Humedal San San Pond Sak que como sitio Ramsar de Importancia Internacional es el ecosistema receptor y beneficiario de las aguas de esta gran cuenca del Río Changuinola que evidentemente disminuirá la cantidad y calidad de las aguas en relación a su condición actual. Ninguno de estos impactos han sido dimensionados, ni podrán ser mitigados.

Cauce del Rio Changuinola en la Reserva de la Biósfera La Amistad Panamá, provincia de Bocas del Toro

Cauce del Río Changuinola en la Reserva de la Biósfera La Amistad Panamá, Provincia de Bocas del Toro. Foto: Florencio Quintero.

Según estudios realizados por la Asociación ANAI de Costa Rica, el río Changuinola contiene por lo menos ocho especies de peces diádromos que realizan viajes desde el estuario y humedal de San San Pond Sak hasta la cuenca alta del Río Changuinola-Teribe y viceversa. La mayoría de estos peces pueden ser considerados catádromos, o sea son peces diádromos que pasan la mayor parte de su vida en las aguas dulces, pero van al mar a reproducirse. Como parte de su mayor alimentación y crecimiento tiene lugar en el río también se les denomina potamotrofos.

Fernando Serrano, Asociación Ambientalista de Chiriqui

Infante de Charco La Pava, con peces boca chica capturados en el Río Changuinola para el desayuno del día. Foto: Fernando Serrano, Asociación Ambientalista de Chiriquí

Entre las poblaciones de peces diádromos a ser afectados con estos proyectos tenemos los siguientes: boca chica –Joturus pichardi –Orden Mugiliformes, Familia Mugilidae; sartén –Agonostomus monticola –Orden Mugiliformes, Familia Mugilidae; anguila –Anguilla rostrata –Orden Anguilliformes, Familia Anguillidae; Ronco –Pomadasis crocro –Orden Perciformes, Familia Haemulidae; guabina –Gobiomorus dormitor –Orden Perciformes, Familia Eleotridae; chupapiedras –Sycidium spp. -Orden Perciformes, Familia Goobidae; chuparenas –Awuaous banana – Orden Perciformes, Familia Goobidae; chupapiedras cabezón –Gobiesox nudus –Orden Gobiesociformes, Familia Gobiesocidae.

La biomasa de estos peces se perdería en todo este ecosistema y las consecuencias ecológicas no han sido determinadas ni aguas arriba ni aguas abajo de las megaestructuras planteadas.

Ojalá la lucidez alumbre a nuestras autoridades para evitar que se invadan y desnaturalicen estas magníficas áreas protegidas, patrimonio de todos los panameños y del mundo.

Autor: Ariel R. Rodríguez Vargas
Universidad de Panamá
Publicado en la Revista Harpyja No.2 de 2008
Patronato del Águila Harpia

Tribunal Latinoamericano del Agua audicionará dos casos de Panamá

Tribunal Latinoamericano del Agua audicionará dos casos de Panamá

Burica Press. Panamá, 17 de agosto de 2008. El Tribunal Latinoamericano del Agua (TLA) ha decidido aceptar dos casos de Panamá para que pasen la audiencia a realizarse en Antigua, Guatemala del 8 al 12 de septiembre de 2008.

Territorio Naso Teribe en Bocas del Toro, Panamá, donde el gobierno nacional de facto pretende auspiciar una hidroeléctrica

Territorio Naso Teribe en Bocas del Toro, Panamá, donde el gobierno nacional de facto pretende auspiciar la hidroeléctrica de Bonyic. Estas tierras en su conjunto forman parte a su vez de un área protegida denominada Bosque Protector de Palo Seco y Reserva de la Biósfera La Amistad. Foto: Cortesía de ACD

El primer caso aceptado es “La construcción de los proyectos hidroeléctricos Chan 75, 120 y 220 en el Río Changuinola y el proyecto Bonyic en la quebrada Bonyic-Teribe, ubicados en la cuenca del Changuinola- Teribe, el Bosque Protector Palo Seco (BPPS) y sus efectos al entorno natural y ecológico de la Reserva de la Biósfera de La Amistad y las comunidades indígenas Naso y Ngobe asentadas en la zona”. Este primer caso fue presentado por la Alianza para la Conservación y el Desarrollo con sede en la ciudad de Panamá.

El segundo caso es: “Posible acaparamiento de fuentes hídricas en Panamá”, presentado por la Coordinadora Nacional de Mujeres Indígenas de Panamá y por representantes de consumidores y usuarios (Consumo Ético) en la mesa de debate de la Comisión de Ambiente, Población y Desarrollo de la Asamblea Nacional de Diputados.

En total el TLA tendrá un total de 10 audiencias con casos de Guatemala, El Salvador, México, Brasil y Panamá.

Este año el TLA se enfocará principalmente en las controversias hídricas que afectan pueblos indígenas. En virtud de todo lo anterior y amparados en las disposiciones contenidas en la Declaración Latinoamericana del Agua, este tribunal ético ha programado una audiencia especializada en juzgar problemáticas hídricas que afecten pueblos indígenas de Latinoamérica. Esta actividad se llevará a cabo en Antigua Guatemala del 8 al 12 de septiembre del 2008 y paralelamente se realizarán foros y talleres que aborden temas afines.

Según el TLA en América Latina no existen los instrumentos necesarios para el control y administración de los sistemas hídricos. Además, tampoco se han establecido procedimientos adecuados para el manejo de las controversias suscitadas por los usos de las aguas.

Denuncia de ecologistas ante MAB-UNESCO sobre Reserva de la Biósfera

Denuncia de no funcionamiento de la Reserva de Biosfera La Amistad Panamá como elemento de conservación

Panamá, Burica Press, 11 de marzo de 2008

En una extensa nota dirigida al señor Natarajan Ishwaran, director de la División Ciencias Ecológicas y de la Tierra, Secretario del Programa del Hombre y la Biosfera (MAB) en París, Francía y al señor Sr. Miguel Clüsener-Godt de la sección Zonas costeras e islas, Programa de cooperación Sur-Sur para América Latina y el Caribe del IberoMAB cuatro ONG ecologistas panameñas han denunciado que “la Reserva de Biosfera La Amistad Panamá se encuentra sumida, no sólo en un inadecuado manejo, sino en una inexistente gestión como Reserva de Biosfera, en la cual se están promoviendo o avalando proyectos que, evidentemente, son contrarios a los principios básicos de una Reserva de Biosfera”, por lo que están solicitando una evaluación inmediata de la Reserva de la Biosfera La Amistad Panamá antes de la revisión periódica establecida de acuerdo al marco estatutario debido a una miríada de razones argumentadas, que las han dividido en temas como Concesiones de áreas protegidas núcleos y de amortiguamiento para el desarrollo de hidroeléctricas; mala política que energética que hace especular con las áreas protegidas de la Reserva y la afectación a pueblos indígenas.

Los solicitantes Ángel Aguirre Sánchez de la Fundación para el Desarrollo Integral Comunitario y la Conservación de Ecosistemas en Panamá (FUNDICCEP), Ezequiel Miranda de la Asociación para la Conservación de la Biosfera, Félix Sánchez de la Alianza Naso y Ariel Rodríguez, Presidente de la Alianza para la Conservación y el Desarrollo argumentaron que “solicitamos a la Secretaría Internacional del Programa del Hombre y la Biosfera (MAB) de la UNESCO una evaluación de la Reserva de Biosfera La Amistad Panamá (RBLAP), con tal de documentar de manera directa lo que a lo largo de esta carta hemos denunciado, con tal de que se le solicite al gobierno panameño una real y verdadera gestión que conserve integralmente los valores naturales y culturales contenidos en las Reservas de la Biosfera, especialmente en sus áreas protegidas claves.”

Indicaron además que no dejarán de hacer denuncias de este tipo hasta que la ANAM cumpla su rol como autoridad rectora del ambiente y las áreas protegidas y los temas de interés nacional sean discutidos de manera directa y transparente. Finalmente argumentaron que “es preciso denunciar a la faz internacional que la Reserva de Biosfera La Amistad Panamá, y por tanto el Parque Internacional La Amistad, es un área protegida núcleo de la RBLAP y Patrimonio Mundial en Peligro, por tanto exigen su rescate de las manos de la depredación empresarial y el descuido institucional.

Puntos que incorporaron en la denuncia ante MAB:

1. En los planes del gobierno nacional de Panamá, al margen de una consulta ciudadana, se impulsan de facto, proyectos hidroeléctricos grandes y de alto impacto ambiental sobre la biodiversidad y las culturas indígenas en las áreas protegidas que forman parte de la Reserva de Biosfera La Amistad, situación que es contraria a los principios de Reserva de Biosfera.
2. El Decreto Ejecutivo No. 25 de 28 de septiembre de 1983 de la República de Panamá fue modificado por el Decreto Ejecutivo No. 71 de 6 de junio de 2006, o sea, a posteriori a la decisión tomada de construir hidroeléctricas en dichas áreas, concediéndole así miles de hectáreas a la Empresa AES Corporation de Norteamérica para la construcción y operación de proyectos hidroeléctricos dentro del Bosque Protector Palo Seco (BPPS) y pretende también concesionarle miles de hectáreas a la Hidroeléctrica del Teribe (HET), afiliada a las Empresas Públicas de Medellín (EEPPM) en donde está asentado el territorio indígena Naso Teribe, en violación directa a las directrices operacionales del Convenio de Patrimonio Mundial de 1975. Igualmente, pretenden hacer nuevas concesiones de miles de hectáreas para dos proyectos grandes adicionales: Chan 220 y Chan 500, cuyas coordenadas de este último proyecto están dentro del Parque Internacional La Amistad (PILA) y del BPPS, siendo ambos área de amortiguamiento de la Reserva.
3. Si bien es cierto, la Convención de Diversidad Biológica de 1992 en el artículo 3 reconoce el derecho soberano de cada Estado para aprovechar sus propios recursos según sus propias políticas ambientales y de desarrollo. Sin embargo, esta Convención en el artículo 8(e) también contempla que cada Estado debe promover un desarrollo ambientalmente adecuado y sostenible en zonas adyacentes a áreas protegidas. Este principio ha sido ignorado y pretenden seguirlo ignorando hasta que se concreten estos megaproyectos innecesarios dentro de la Reserva.
4. No obstante, la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) aprueba Estudios de Impacto Ambiental (EsIA) irregulares violando la Ley General de Ambiente de 1998 para permitir estos proyectos, sin contar con un análisis adecuado de los efectos de la construcción de las represas sobre las especies de peces migratorios y de cómo esta pérdida afectará a especies terrestres dentro del PILA y, por tanto, dentro de la Reserva de Biosfera La Amistad Panamá. Además, a pesar de que la ANAM condicionó a la empresa AES Changuinola a que presentara un nuevo estudio ecológico antes de iniciar trabajos de construcción para la represa Chan-75, AES ya inició los trabajos de construcción de carretera, de adecuación del sitio de presa y campamentos antes de que se completarán los estudios, en violación al Principio Precautorio de daños ambientales irreversibles.
5. Es evidente que la ANAM actúa contraria a las leyes en materia de conservación ambiental. De ahí que se haya interpuesto un amparo de garantías constitucionales por las violaciones a los Derechos Humanos de las comunidades indígenas al ser desplazadas y acosadas policialmente de su territorio sin contar con su consentimiento previo, libre e informado, además de varias denuncias penales por subcategorización de EsIA (de categoría I en lugar de III, puesto que es una zona cuyo fin es de conservación) y también por daños arqueológicos en la zona. Este acoso policial ha sido constante tanto en territorio Naso como en territorio Ngöbe, ambos dentro del BPPS, Reserva La Amistad, y a escasos cientos de metros del PILA.
6. Esta concesión se estaría realizando al margen de un Plan de Concesión de Servicios y de Administración de áreas protegidas que ordena el artículo 70 de la Ley General de Ambiente panameña, ya que no existe el principio de concesión en áreas protegidas para construcción de represas u otro tipo similar de infraestructuras.
7. No cumple con el requisito de contar con el aval de las autoridades indígenas, contemplado en el numeral 5 del Artículo 10 de la Resolución AG-0366-2005, previo al llamado por edicto al resto de la ciudadanía sobre esta concesión. Las áreas protegidas se han concesionado, y se pretenden concesionar miles de hectáreas adicionales, independientemente de lo que digan o reclamen las poblaciones indígenas afectadas. Esto viola normas nacionales e internacionales de respeto a los pueblos indígenas.
8. Ninguna de las empresas solicitantes de concesión cumplen el requisito de ser empresas que han manejado y administrado para conservación un área protegida, que es el único tipo de manejo válido en áreas protegidas. En ninguna ley o norma existe la figura de concesión para la construcción de una represa. De ahí que no sólo sería ilegal otorgarle concesión a HET, sino que también son ilegales las concesiones para construcción de hidroeléctricas dadas a AES Changuinola, subsidiaria de AES Corporation.
9. Tampoco se puede proceder a otorgar una concesión administrativa para la construcción de una hidroeléctrica hasta que se haya realizado una evaluación adecuada de los impactos de la represa sobre la fauna acuática de la Reserva de Biosfera La Amistad Panamá, del BPPS, del Sitio Ramsar de Importancia Internacional de San San – Pond Sak y del PILA, ya que se estaría incumpliendo con el Artículo 66 de la Ley General de Ambiente, y con compromisos internacionales que tiene Panamá para la conservación de áreas protegidas de valor universal, hoy amenazadas por una miríada de proyectos hidroeléctricos ubicados en ellas. De hecho, durante la semana del 18 al 24 de febrero de este año, la UNESCO ha estado evaluando si las concesiones y permisos para realizar represas en el Río Changuinola desvirtúan o afectan la biodiversidad del Sitio de Patrimonio Mundial el PILA. Estas concesiones unilaterales dadas, y otras en proceso de parte de la entidad rectora de las áreas protegidas, indica que Panamá como país tiene áreas protegidas en papel. Tanto es así que ANAM, a día de hoy, tras el paso de muchos años, no ha creado la figura del Administrador de la Reserva de Biosfera en los dos lugares que tienen esta categoría en Panamá: el Darién y La Amistad.
10. El Dr. William McLarney, biólogo acuático y director del Programa de Biomonitorio fluvial Talamanca, señaló que: “es posible hacer daño dentro del PILA y hasta eliminar especies de gran parte de su área sin ni siquiera entrar al parque. Estos ríos se originan dentro de las montañas del PILA y corren a través de la zona de amortiguamiento en el BPPS hasta llegar al mar. Las hidroeléctricas bloquearán la ruta de especies acuáticas que tiene que transitar entre PILA y el mar para completar su ciclo de vida”.
11. Por su parte, Maribel Mafla, Co-Directora de Programa de Monitorio Fluvial Talamanca, precisó que: “Una sola hidroeléctrica en el Río Changuinola tendrá como efecto eliminar la mayor parte de biomasa y gran parte de la biodiversidad en miles de kilómetros de ríos, quebradas y riachuelos en gran parte del PILA y del BPPS”. Además, hace varios años el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) reconoció este hecho y retiró financiamiento para el proyecto hidroeléctrico en el río Bonyic.
12. En octubre de 2005, la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) aprobó de manera condicionada el Estudio de Impacto Ambiental (EsIA) del proyecto Chan 75 sin que existiera un inventario de fauna y flora, ni estudios arqueológicos, ni un listado de las personas afectadas, es decir, fue aprobado al margen de la ley, sin línea base. A día de hoy, tras iniciar trabajos en firme, todavía la línea base se desconoce, lo que indica que el proyecto se construirá independientemente de los hallazgos e impactos ambientales que se generen.
13. El 21 de diciembre de 2006, sin consulta ciudadana, la ANAM aprobó una “actualización” del EsIA de Chan 75, en la que elevaba la altura de la presa a 93 m y se ampliaba el tamaño del embalse a 1.100 Ha, el mismo día en el que la Autoridad Nacional de los Servicios Públicos (ASEP) le aprobó a AES Changuinola una modificación en el contrato de concesión para la poducción de energía, lo cual indica irregularidades que, en un país con estado de derecho, se le llamaría corrupción.
14. En mayo de 2007, ANAM le otorgó a AES una concesión administrativa de 6.215 Ha del Bosque Protector Palo Seco (BPPS). Este contrato se aprobó a pesar de la oposición de la población indígena Ngöbe Bugle de Charco de la Pava. En la actualidad, existe una solicitud de amparo de garantías constitucionales que fue presentada a la Corte Suprema de Justicia el 21/12/07. ANAM también aprobó de manera ilegal un nuevo EsIA de categoría I para modificar la carretera de acceso al Sitio de Presa de Chan 75 proyectada en el 2005. Ante esta ilegal, se interpuso una denuncia penal que en este momento está siendo tramitada por el Ministerio Público.
15. En junio de 2007, AES empezó obras sin haber siquiera terminado los inventarios de flora y fauna. Evaluaciones independientes señalan que se extirparán aproximadamente 9 especies de peces y camarones migratorios que se movilizan entre el Parque Internacional la Amistad (PILA) y el Humedal de San San Pond Sack, Humedal de Importancia Internacional que también es parte integral de la Reserva de Biosfera. Considerando que estas especies representan hasta el 75% de la biomasa del Río Changuinola, Chan 75 tendrá consecuencias aun no determinadas sobre la cadena alimenticia de estos bosques y humedales; y sobre las fuentes de alimentos de la población indígena aguas arriba y aguas abajo del embalse.
Los ecosistemas de la zona de influencia del proyecto forman parte del Corredor Biológico Mesoamericano, y alojan poblaciones saludables de especies en peligro de extinción, como jaguares, puercos de monte y tapires. Además, en esta zona se pueden encontrar más de 300 especies de aves migratorias y en peligro de extinción.
16. AES no ha podido garantizar la existencia de suficientes tierras de IGUAL calidad a las que perderán las más de mil personas que serán reubicadas por Chan 75. Además, en las últimas semanas AES ha entrado por la fuerza a fincas y ha destruido cultivos sin contar con la autorización de las familias que dependen de estas tierras.
17. El 3 de enero, hubo una protesta comunitaria pacífica y la respuesta policial fue una violenta represión en la que arrestaron e incluso golpearon a 13 niños indígenas, contando con vehículos y apoyo logístico de la compañía AES. Luego, desde el 6 de enero de 2008 hasta el día de hoy (60 días después) se ha establecido un campamento permanente de policías que custodia el área de concesión y que priva de libertades fundamentales a los indígenas, los cuales con la fuerza policial no pueden ni siquiera defender sus tierras y cultivos que han sido invadidos a la fuerza por las maquinarias de AES Corporation. La policía igualmente impide la visita de personas que no son residentes del sector afectado. Hay una violación flagrante de los derechos fundamentales de esas personas y de quienes desean visitarlos para constatar los abusos.
18. El proyecto Changuinola-I (Chan 75) tiene dos denuncias penales en fiscalía, una por falsificación de información arqueológica y otra por presentar un EsIA de categoría I para una carretera en un área protegida y en un área indígena. Por ejemplo, en el caso de la carretera en cuestión con un EIA categoría I tiene ahora el problema de tener que escoger entre reubicar por segunda vez a una familia o exhumar los restos de uno de los fundadores de la comunidad de Charco la Pava.
19. La semana del 18 al 24 de febrero de este año, una misión conjunta de UNESCO y UICN visitó Panamá para evaluar la solicitud presentada por más de treinta organizaciones nacionales e internacionales para que se declare al PILA como Sitio de Patrimonio Mundial en Peligro, por la inmensa amenaza que representan los cuatro mega proyectos hidroeléctricos que se pretenden construir en la Cuenca Hidrográfica de Teribe-Changuinola. Otros proyectos adicionales están por ahora sólo mencionados en documentos oficiales,igual que estuvieron estos cuatro proyectos desde principios de la década de 1980.
20. Panamá no cuenta con una política energética, sólo cuenta con lineamientos generales que promueven la especulación para la exportación de energía a costa de nuestros ríos y las comunidades indígenas que viven en armonía con el ambiente.
21. La integración con Centroamérica con el proyecto SIEPAC, implica la construcción de 1.830 kilómetros de línea de transmisión desde Panamá hasta Guatemala con una capacidad de intercambio de 300 MW entre países, basado en el Tratado Marco. También se licitó la línea de interconexión con Costa Rica a voltaje intermedio de 34.5 KV para abastecer la provincia de Bocas del Toro y se avanza en la línea del Anillo de la Amistad de 230 KV para integrar a Costa Rica con una capacidad de intercambio de 120 MW y posibilitar el desarrollo de los proyectos hidroeléctricos e integrar a la provincia de Bocas del Toro al Sistema Interconectado Nacional.
Esto último explica las prisas en desarrollar proyectos hidroeléctricos en las áreas indígenas y áreas protegidas de Bocas del Toro, que son las áreas mejor conservadas del país. Éstos, parecen ser proyectos en proceso y que no obedecen a políticas pre-establecidas. Entonces, no existe efecto de las políticas o es que las políticas sólo relatan lo que está ocurriendo, independientemente de una política previamente establecida. Algo debió ser primero y, es evidente, que el albedrío ha sido la brújula que ha establecido rumbos a seguir. Esto significa que no hay política energética real, ni mucho menos efectiva.
22. Esto sólo desnuda que, efectivamente, lo que se quiere es proseguir con el libre albedrío en los proyectos de generación eléctrica que impulsan los promotores privados, montados al margen del discurso gubernamental no vinculante legalmente y que sólo sirve para agradar a los oídos del Banco Mundial y del BID para que le sigan desembolsando dinero al Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) para gastos burocráticos diversos y para pagarle el insano e inmoral subsidio a las empresas generadoras y distribuidoras de Panamá, que explotan comercialmente a los panameños.
23. La concesiones solicitadas en estas áreas protegidas y Reserva de Biosfera desestiman las dimensiones sociales y ambientales, y sólo dimensionan el beneficio económico del solicitante. No es cierto que el país tenga ninguna crisis energética, mucho menos cuando existe la posibilidad de consolidar decenas de proyectos energéticos fuera de áreas protegidas e incluyendo decenas de proyectos de energía eólica y solar e, incluso, proyectos de generación termoeléctrica y líneas regionales de transmisión eléctrica, a los cuales el Estado Panameño sigue dándoles todas las licencias deseadas para que sean desarrolladas. Esto refleja que no existe una política energética en Panamá y, simplemente, estamos supeditados a lo que establece un consejo político de personas, siendo que muchos de ellos tienen conflictos de intereses relacionados con la promoción de proyectos de construcción de hidroeléctricas y otros tipos de infraestructuras civiles.
24. El Bosque Protector Palo Seco (BPPS) es un área protegida oficialmente desde 1983 y es parte integral de un gran conjunto ecosistémico denominado Reserva de Biosfera La Amistad Panamá. El fin del BPPS es el de proteger el agua de la cuenca media y baja del Río Changuinola. Este bosque mantiene la calidad y curso de las aguas y un flujo biológico desde el nivel del mar, humedales de San San Pond Sak, sitio Ramsar de Importancia Internacional, hasta las montañas de Talamanca, donde está asentado el Parque Internacional La Amistad (PILA), Sitio de Patrimonio Mundial de la humanidad.
25. La Reserva de Biosfera La Amistad Panamá, es un área que contiene muestras representativas de biomas importantes, rasgos naturales singulares, pautas armónicas y estables de uso de la tierra. Fue debidamente reconocida en Panamá con la Resolución JD-09-94 de 28 de julio de 1994 y fue este país el cual solicitó este estatus con reconocimiento internacional. Por tanto, una concesión dentro de este contexto, no tiene sentido, máxime cuando no existe justificación ni política energética que haya evaluado y definido esta opción en estas áreas prístinas de Panamá.
26. Los proyectos hidroeléctricos proyectados en La Amistad Panamá, son contrarios al objetivo que persigue el Programa del Hombre y la Biosfera (MAB), pues no suponen un desarrollo sostenible ya que disminuyen la calidad de vida de las personas e ignoran las dimensiones ambientales, sociales y económicas de la pérdida de la biodiversidad que producirán tanto su construcción como su explotación.
Las represas, por defecto, son una actividad de alto impacto y más a largo plazo. Por ende, son contrarias a los fines de conservación de la biodiversidad y los valores culturales y paisajísticos que contiene esta reserva.
27. Ésta, es una reserva transfronteriza y dañar una parte de ella repercute en todo el conjunto binacional Panamá-Costa Rica. Ignorar esto, es irrespetar un sano principio de convivencia y manejo binacional justo y transparente de esta región única. Así pues, con la concesión se estaría violando el derecho del Estado Costarricense y del resto de los estados miembros a dar opinión de un tema que es de competencia binacional, ya que las convenciones, recomendaciones y resoluciones internacionales existentes en favor de los bienes culturales y naturales, demuestran la importancia que tiene para todos los pueblos del mundo la conservación de esos bienes únicos e irremplazables de cualquiera que sea el país a que pertenezcan. La Reserva La Amistad, como conjunto ecosistémico protegido, sería afectado por impactos indirectos y por impactos sinérgicos, producto de un proyecto hidroeléctrico de alto impacto, especialmente su biodiversidad acuática y terrestre, y su riqueza paisajística.
28. El BPPS es principal zona de amortiguamiento para salvaguardar la integridad del PILA. Este parque posee rasgos naturales y culturales de significación internacional, y contiene muestras de los períodos evolutivos de la tierra, procesos geológicos significativos, rasgos o comunidades naturales singulares o en peligro, con gran valor artístico, científico, cultural, social o tecnológico, o de gran antigüedad. Este valor está reconocido oficialmente en Panamá a través de la Ley General del Ambiente y la Resolución JD-09-94 de 28 de julio de 1994.
29. También, el BPPS es parte integral del gran Corredor Biológico Mesoamericano del Atlántico Panameño y del Corredor Altitudinal que va desde las tierras bajas de Bocas del Toro hasta las tierras altas de la Cordillera Central de Panamá. Es un corredor clave este-oeste y de altura para conservar biodiversidad a largo plazo, es una zona natural y en recuperación que conecta áreas protegidas con el objetivo de mantener el movimiento de especies de la vida silvestre y así conservar la diversidad biológica.
Por un lado, el Estado Panameño obtiene fondos donados y préstamos de organismos multilaterales para consolidar la función de conservación de los corredores biológicos, y por otro decide, de manera unilateral, realizar trámites de concesiones en estas sensibles áreas de conservación, de manera inconsulta y sin ninguna Evaluación Ambiental Estratégica ni la debida participación ciudadana, lo cual es totalmente contrario a la conservación.
30. Dentro de la visión del Corredor Biológico Mesoamerinaco, se encuentra el Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SINAP), el cual se verá desconsolidado pues ya no se podrá garantizar la conectividad de los diferentes ecosistemas en los cuales se desarrollarán los proyectos hidroléctricos. Igualmente se verá afectado negativamente el papel de esta área protegida fronteriza, ya que esta concesión no fortalecerá las iniciativas para la consolidación del Sistema Centroamericano de Áreas Protegidas (SICAP).
31. Según la propia Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), la riqueza biológica y cultural que albergan las áreas protegidas en Panamá ha sido reconocida a nivel internacional en diversas categorías. Así pues, en el SINAP cuenta con dos Reservas de Biosfera (La Amistad y Darién), dos Sitios de Patrimonio Mundial Natural (PILA y Parque Nacional Darién), dos Sitios de Patrimonio Mundial Cultural (fortificaciones de la costa caribeña de Panamá: Portobelo-San Lorenzo) y cinco sitios RAMSAR (la parte este de la Bahía de Panamá en la Ciudad de Panamá (2003), el Golfo de Montijo en Veraguas (1990), San San Pond Sak en Bocas del Toro (1993), Punta Patiño en Darién (1993) y Damani Guariviara en la Comarca Ngöbe Bugle (2004).
32. Esta concesión solicitada para hidroeléctricas es contraria al principio de conservación basado en el Enfoque Ecosistémico (por ecosistemas), que es una estrategia para la gestión integrada de tierras, extensiones de agua y recursos vivos, mediante la que se promueve la conservación y utilización sostenible de modo equitativo (Convenio de Diversidad Biológica, CDB, 1999), ya que el proyecto a desarrollarse sin dudas provocaría que la unidad funcional ecosistémica sea trastocada de manera significativa. También desestima, como parte esencial, al hombre en su interacción con la naturaleza y al hombre en su propio desarrollo; de ahí su poco valor a los efectos de ignorar la dimensión social y ambiental, elementos claves a considerar en un verdadero modelo de desarrollo sostenible.
33. Esta concesión también viola absolutamente el principio ecosistémico debido a que, de manera unilateral, el gobierno central sin política energética, tampoco tiene establecida y consolidada una política hídrica debidamente escrita, discutida, analizada y evaluada ambientalmente, tal y como lo ordena la Ley General de Ambiente panameña. La concesión planteada está al margen de un manejo integral de los recursos hídricos y los ecosistemas acuáticos que sostienen la biodiversidad de la Reserva de Biosfera La Amistad Panamá.
34. Evidentemente, la concesión en esta cuenca hidrográfica afectará a la cuenca del Río Teribe y, por ende, a la cuenca del Río Changuinola y los humedales de importancia internacional San San Pond Sak, localizados en la desembocadura del Río Changuinola. El proyecto produciría procesos de fragmentación y alteración de caudales. Las represas son consideradas las mayores causantes de la degradación de los humedales y promotoras del avance de la frontera agrícola en áreas selváticas.
35. Esta concesión para hidroeléctricas empaña la transparencia en la información relativa a la gestión del agua y le quita la representación en la gestión de los recursos hídricos a los interesados directos que están marginados, grupos indígenas Naso y Ngöbe, y grupos ambientalistas.
36. En junio de 2007, el Centro de Patrimonio Mundial de UNESCO admite una petición presentada por el Center For Biological Diversity (CBD) y más de 30 organizaciones ambientalistas panameñas para que el Parque Internacional La Amistad (PILA) sea declarado Sitio de Patrimonio Mundial en Peligro. También admite un Reporte Binacional (2004) de las Cancillerías Panameña y Costarricense, confirmando que la integridad y valores internacionales del PILA están en peligro.
37. Durante la semana del 18 al 24 febrero de 2008, una delegación de este Comité y la Unión Mundial para la Conservación (UICN) visitaron Panamá para evaluar la situación y reunirse con organizaciones ambientalistas y autoridades panameñas con tal de deslindar las responsabilidades y recopilar información complementaria de primera mano en el área afectada. El Comité lamentó que Panamá no reportase la existencia de propuestas de proyectos hidroeléctricos al Centro de Patrimonio Mundial, tal y como es requerido por el Convenio de Patrimonio Mundial.
38. La Petición establece claramente que los proyectos hidroeléctricos masivos en la cuenca baja y media del Río Changuinola, en el Bosque Protector Palo Seco (BPPS), perjudica el conjunto ecosistémico de la Reserva de Biosfera La Amistad Panamá, afectando el modo de vida de las etnias Naso y Ngöbe, además de severos daños al ambiente.
39. El 31 de enero de 2008, la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) publicó un Boletín de Prensa en el que desestimó esta Petición, aunque el PILA es reconocido a nivel internacional como área núcleo de esta Reserva de Biosfera, parte del Corredor Biológico Mesoamericano y Patrimonio Natural de la Humanidad por UNESCO, y aunque estudios en biología acuática elaborados por la Asociación ANAI y análisis elaborados por juristas internacionales fundamentan la Petición.
40. Entre las obligaciones de Panamá como parte de la Convención sobre Patrimonio Mundial, está: “procurará actuar . . . hasta el máximo de los recursos de que disponga” para proteger y conservar el patrimonio natural dentro de sus fronteras. Sin embargo, ANAM otorgó concesiones para cuatro proyectos hidroeléctricos masivos incongruentes con los fines de conservación en territorios Naso y Ngöbe, ubicados en el BPPS, dentro de la zona de amortiguamiento del PILA.
41. Estas concesiones, junto con otros problemas normativos y de gestión, amenazan seriamente al parque. Su inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro, puede resaltar la amenaza de las represas hidroeléctricas a la biodiversidad única del PILA y proporcionar un incentivo a Panamá para mejorar la gestión de este sobresaliente Sitio de Patrimonio Mundial.
42. El Comité del Patrimonio Mundial identificó seis características del PILA que merecieron su inclusión como Sitio de Patrimonio Mundial. Todas estas características enfrentan peligros confirmados y potenciales, serios y específicos, debido a las represas y el desarrollo relacionado con las mismas, conflictos armados, intrusión humana, y una inadecuada gestión. El bosque del parque, que es el bosque intacto más grande en Centroamérica, está siendo deforestado a medida que los asentamientos humanos, la ganadería y la agricultura, continúa avanzando hacia dentro. La construcción de represas afectará su especial biodiversidad al afectar a peces migratorios y reducir las poblaciones de especies terrestres. La caza ilegal y la pérdida de hábitat, han diezmado y puesto en peligro animales grandes amenazados, tales como el jaguar. La combinación de estas amenazas, disminuirá su actual belleza natural excepcional. En resumen, el Parque está enfrentando devastación y amenazas a su integridad sin precedentes.
43. Contrario a lo señalado por ANAM, la inclusión de un sitio en la Lista de Patrimonio Mundial en Peligro le permite al Comité de Patrimonio Mundial designar asistencia inmediata con Fondos para Patrimonios Mundiales en Peligro y desarrollar medidas correctivas para minimizar las amenazas a la integridad del PILA. Estas medidas correctivas deben incluir justamente la denegación de la construcción de estas represas en el Río Changuinola y Teribe.
44. Se requiere una gestión eficaz para reducir el impacto de estas amenazas y limitar el potencial de amenazas futuras. Además, una gestión adecuada detendría las actividades ilegales futuras como la caza y la tala de árboles. También, una adecuada gestión es necesaria para controlar la expansión de los asentamientos humanos establecidos en el PILA, y de las actividades agrícolas y ganaderas que producen impactos ambientales significativos que se realizan dentro del parque.
45. Un programa de “medidas correctivas” sería un resultado importante de la inclusión en la Lista del Patrimonio Mundial en Peligro. Los peticionarios sugieren que estas medidas correctivas deben enfocarse en la necesidad de detener la construcción de represas hidroeléctricas, prevenir un conflicto armado dentro y fuera del parque, y evitar mayor intrusión humana ilegal dentro del mismo. Por este motivo, los peticionarios sugieren varias medidas que podrían ser efectivas de dicho programa.
46. En resumen, el PILA es un ejemplo excelente de Patrimonio Mundial Natural y, por tanto, lo es la Reserva de Biosfera La Amistad Panamá. Sin las acciones conjuntas de la inclusión del PILA en esta lista y una evaluación inmediata de la Reserva, el área enfrenta el grave peligro de perder sus singulares características biológicas y su integridad.
47. Con esta concesión a AES Changuinola en el Bosque Protector Palo Seco (BPPS), el cual es parte integral de la Reserva de Biosfera La Amistad Panamá, previa a la legalización de las tierras indígenas de los Naso Teribe que son parte del mismo sector oeste de dicha área protegida, el Estado desconoce los derechos históricos de la Nación Naso Teribe. Se desconoce, por tanto, que los Naso constituyen un pueblo que estaba en la misma zona desde antes de la colonización española y se ha mantenido en la misma hasta la actualidad. Limitar o pretender que el Estado es el único que puede tomar esa decisión por ellos de dar concesiones es un error histórico como un ejemplo de etnocidio (Citado de Francisco Herrera, Antropólogo Panameño). Por tanto, bajo el principio de estricto derecho, la concesión es una concesión lesiva a los intereses colectivos de los Nasos y de todo el pueblo panameño.
48. Desmejorará la calidad de vida de los Naso Teribe. De hecho, ya ha provocado en estos dos últimos años un conflicto social y un caos político enormes, y creación de facciones y desasosiego por el temor a la pérdida de sus tierras ancestrales de unos y la oportunidad de empleos de otros, especialmente de los que están muy cerca de perder su identidad cultural.
49. Esta concesión no elevará las condiciones sociales, económicas y culturales del pueblo Naso, y mucho menos del resto de los panameños, necesarias para un medio ambiente sostenible y ,con ello, se estaría actuando contrario a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), en particular el Objetivo 7 sobre sostenibilidad del medio ambiente.
50. De darse este proyecto y la concesión, se estaría avalando todo el proceso inconsulto de hacer a la fuerza este proyecto en áreas protegidas y legítimo territorio indígena de inmenso valor, lo que implica que ante una decisión tomada no existe otra posibilidad de una toma de decisiones participativa.
51. Desmejora la cobertura y funcionamiento de la Red Mundial de Reservas
de Biosfera (RMRB), ya que los fines propuestos en la concesión son contrarios a la conservación y no son necesarios ni imprescindibles para Panamá. Por tanto es antiético e ilegal, de acuerdo a los convenios internacionales de respeto a los pueblos indígenas, intentar concesionar un área con pueblos indígenas sin su consentimiento libre e informado, sin coacción, ni presiones políticas, como de hecho ha sucedido hasta el momento.
52. Debilita significativamente los vínculos entre la diversidad cultural y la diversidad biológica, disminuyendo la conciencia sobre el papel de los sitios sagrados, los paisajes culturales, y el patrimonio intangible en la gestión de ecosistemas y el uso sostenible de los recursos naturales y la biodiversidad.
53. Promueve y auspicia el conflicto que, de hecho, ya existe desde que el proyecto fue planteado a los Nasos hace varios años. Ha provocado desestabilización, cambio de autoridades tradicionales, disputas serias y profundas entre bandos que defienden sus tierras y bandos que han sido coaccionados y manipulados por las empresas promotoras de semejante proyecto en el área. Este conflicto ha generado que la policía nacional fuertemente armada, haya incursionado en varias ocasiones al territorio de los Nasos Tder Ji para imponer el orden y sosiego (ver publicación El Tigre de la Turbina de Jason Paiment). Incluso han detenido de manera ilegal a varios dirigentes Naso que defienden sus tierras. Las denuncias penales por tales abusos han sido interpuestas sin éxito. Por tanto, se puede afirmar sin duda alguna que el proyecto produce mucho daño ambiental y, sobre todo, ha causado y sigue causando enorme daño socio político a una de las culturas indígenas más antiguas de Panamá en este momento, los Naso Teribe.
54. La violación a los derechos humanos de los pueblos indígenas que habitan el BPPS es flagrante y afecta también a los Ngöbe Bugle. La integridad física y la vida de los indígenas y lugareños que están siendo desplazados a la fuerza por la empresa AES Changuinola, en complicidad con la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), la Gobernación de Bocas del Toro, la Alcaldía de Changuinola y el Corregidor de Vallé Riscó; están corriendo peligro, pues el pasado 11 de enero ingresaron más grupos de policías armados a la zona y se desconoce con certeza qué está sucediendo en esas comunidades. Además, el poco dominio del español y de manejo de documentación, les hace más vulnerables al engaño y el abuso por parte tanto de la Administración Pública como de la empresa privada implicadas.
55. Este proyecto obedece a un fin supremo privado, mientras que el área protegida es un bien supremo nacional que salvaguarda valores y recursos naturales tangibles e intangibles incalculables y, además, salvaguarda patrimonio mundial.
56. Esta concesión se pretende hacer previo al reconocimiento oficial o creación por ley de la Comarca Naso Tjer Di, ya que el actual gobierno no ha dejado que este proyecto se concrete y, en su defecto, ahora le proponen otro modelo de tenencia denominada tierras colectivas, el cual ilegitima el principio de soberanía indígena y el manejo de sus tierras.
57. Cuando vemos la violación flagrante a los derechos humanos de los pueblos indígenas en Panamá, que como en el caso de los Ngöbes del gran Valle del Río Riscó en su confluencia con el Río Changuinola, Nance de Riscó, Lazo, Charco La Pava y Changuinola arriba entre otros, donde enfrentan esta expulsión forzada por parte del Estado Panameño y ejecutado por la Corporación AES (AES Changuinola); o el caso de la comunidad Naso de Bonyic, donde pretenden entrar a la fuerza para hacer un proyecto hidroeléctrico en medio de un territorio ancestral Naso Tjer Di; vemos que el Estado de Derecho se ha perdido y el Estado arbitrario se consolida para robar tierras y recursos naturales, tan valiosos como lo es el agua entre otros, que no les pertenecen más que a sus verdaderos dueños: los aborígenes panameños.

Objeciones legales a concesión adicional en Bosque Protector de Palo Seco

OBJECIÓN A CONCESIÓN DE ADMINISTRACIÓN Y MANEJO DEL BOSQUE PROTECTOR DE PALO SECO, RESERVA DE LA BIÓSFERA A LA EMPRESA HIDROECOLÓGICA DEL TERIBE PARA PROYECTOS DE CONSTRUCCIÓN, OPERACIÓN Y ADMINISTRACIÓN DE UNA CENTRAL HIDROELÉCTRICA

Dra. Ligia Castro de Doens
Administradora General
Autoridad Nacional del Ambiente
República de Panamá

CONSIDERANDO

Que la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) ha anunciado a través de un edicto el interés de concederle mil doscientas hectáreas (1200 ha) (12,000,000 m2) a la Empresa Hidroecológica del Teribe (HET), afiliada con Empresas Públicas de Medellín (EEPPMM) para el desarrollo de una represa para un complejo de generación eléctrica denominada Bonyic, y ubicada en la quebrada del mismo nombre en la subcuenca del Río Teribe, Cuenca del Río Changuinola.

SOLICITAMOS LA DENEGACIÓN DE DICHA SOLICITUD DE CONCESIÓN DEBIDO A LAS CONSIDERACIONES SIGUIENTES:

PRIMERO: Que el Parque Internacional la Amistad (PILA), es una de las regiones con mayor endemismo y biodiversidad del Planeta, reconocido a nivel internacional como área núcleo de la Reserva de la Biosfera La Amistad, es parte del Corredor Biológico Mesoamericano y Patrimonio de la Humanidad por UNESCO.

Comarca Naso Teribe, Bosque Protector de Palo Seco, al Fondo el PILA

Río Teribe, tributario del Río Changuinola. Bosque Protector de Palo Seco. Comarca Naso Teribe, Provincia de Bocas del Toro. Foto: S. Atencio (Cortesía de ACD)

SEGUNDO: Que las áreas protegidas son la piedra angular de la conservación in situ de la diversidad biológica. Su importancia, que abarca la conservación de la biodiversidad, el almacenamiento de material genético, el suministro de servicios esenciales de los ecosistemas a favor del bienestar humano y la contribución al desarrollo sostenible, ha sido reconocida en distintos ámbitos, desde los organismos internacionales y gobiernos nacionales hasta las agrupaciones locales y las comunidades.

TERCERO: Que el Corredor Biológico Mesoamericano (CBM), del cual el Parque Internacional La Amistad (PILA) es un eslabón de importancia, “constituye un concepto de desarrollo, que parte de un sistema territorial, y un concepto de ordenamiento, que incluye las áreas naturales protegidas entre el sur de México y la península del Darién en Panamá en donde se alberga una enorme diversidad biológica y cultural. El concepto del CBM integra conservación y uso sostenible de la biodiversidad, manteniendo o restableciendo la función de conectividad de los ecosistemas”.

CUARTO: Que actualmente esta frágil zona de inmensa riqueza biológica, sufre la embestida de proyectos hidroeléctricos e infraestructuras en territorios Naso y Ngobe ubicados en el Bosque Protector Palo Seco, quienes son poseedores de culturas muy complejas, en violación a los más elementales principios de respeto a la vida, la equidad y la libre determinación de los pueblos. De allí que es urgente adoptar medidas que mejoren la cobertura, representatividad y gestión de las áreas protegidas a escala nacional, regional y global.

QUINTO: Que el proceso progresivo de cambios en el uso de la tierra, acompañado de la fragmentación de los hábitat y paisajes, el aislamiento de poblaciones vegetales y animales, la extinción de especies, y la amenaza de hacer desaparecer una de las muestras de biodiversidad más ricas del Planeta, son factores que reducen la posibilidad de alcanzar un desarrollo humano sostenible.

SEXTO: Que los Teribe, Naso o Tjer-di son un grupo indígena localizado al noroeste de Panamá, específicamente al oeste de la provincia de Bocas del Toro, en un área de 1,300 km². Este territorio abarca gran parte de la cuenca del Teribe y del río San San. Existen alrededor de 3,500 habitantes.

Rey Naso Valentin Santana, la tierra no debe ser vendida ni regalada

“La tierra de nuestra gente no puede ser vendida, ni regalada”: Rey Naso Valentín Santana. Foto: Holly Pickett y Benjamin Shors. Publicado como multimedia en el Miami Herald bajo título Mother River.

SÉPTIMO: Que actualmente existe una enorme presión tanto en esta área protegida por diferentes proyectos hidroeléctricos que tienen serias implicaciones en lo ambiental, cultural y social, especialmente en comunidades indígenas altamente vulnerables, como los Naso y Ngobes.

OCTAVO: Que la creciente invasión de proyectos de represas que vienen imponiendo las grandes transnacionales y organismos multilaterales en alianza con los gobiernos de la Región Mesoamericana atentan contra la sobrevivencia e idiosincrasia de nuestros pueblos ante la expulsión indiscriminada de sus territorios.

NOVENO: Que los Teribe, Naso o Tjer-di viven ancestralmente en estos territorios y áreas protegidas, ahora son blanco de persecución y hostigamiento institucional, para favorecer intereses lucrativos y particulares y por ello se oponen a la construcción del proyecto hidroeléctrico de Bonyic, en defensa del ambiente y su territorio.

DÉCIMO: Que la proliferación de los proyectos hidroeléctricos no obedece a las necesidades energéticas de los pueblos, sino que responde a la necesidad de crear infraestructura para desarrollar un modelo económico que prioriza la rentabilidad económica sobre la conservación ambiental.

UNDÉCIMO: Que la Red Internacional de Ríos, con sede en los Estados Unidos, plantea que los impactos sociales y ambientales de la construcción de represas son cuantiosos, pues según el Informe de la Comisión Mundial de Represas, en el mundo han sido desplazadas unas 80 millones de personas y destruido numerosos hábitats naturales.

DUODÉCIMO: Que “los beneficios en la generación y utilización de energía son especialmente para las grandes corporaciones que la necesitan en grandes cantidades, para la banca internacional que financia los proyectos y para las compañías consultoras y constructoras de las represas; pero los costos medioambientales y sociales sólo son para los pobladores que son desplazados de sus tierras y que sufren los efectos medioambientales”.

DÉCIMO TERCERO: Que la Constitución Política de la República de Panamá de 1972, establece en el artículo 114 lo siguiente:
ARTÍCULO 114. Es deber fundamental del Estado garantizar que la población viva en un ambiente sano y libre de contaminación, en donde el aire, el agua y los alimentos satisfagan los requerimientos del desarrollo adecuado de la vida humana…”.
Por tanto, el Estado tiene la obligación de garantizar un ambiente sano y libre de contaminación para beneficio de la población.

DÉCIMO CUARTO: Que la Constitución Política de la República de Panamá de 1972, con relación al tema de las concesiones, se inspira en principios que atienden al interés público y el bienestar social:
Artículo 259. Las concesiones para la explotación del suelo, del subsuelo, de los bosques y para la utilización de agua, de medios de comunicación o transporte y de otras empresas de servicio público, se inspirarán en el bienestar social y el interés público.
La norma constitucional en cita se enfoca en el desarrollo humano y la importancia que ello comporta en la calidad de vida de las comunidades, en la promoción de actividades, en este caso, las concesiones deben orientarse en un sano principio de equilibrio entre las metas sociales y económicas de la nación, y que no sólo se basen en argumentos estrictamente económicos, generando injusticias sociales.

DÉCIMO QUINTO: Que la Ley General del Ambiente, en el Capítulo II del Título I, artículo 2 de las definiciones básicas, define Concesión de Administración en los siguientes términos:

Concesión de Administración: Contrato mediante el cual se otorga a un municipio, gobierno provincial, patronato, fundación o empresa privada, la faculta de realizar actividades de manejo, conservación, protección y desarrollo de un área protegida, en forma autónoma.

De acuerdo al concepto citado, se entiende que las concesiones administrativas tienen el objetivo primordial de coadyuvar en las tareas de conservación ambiental para consolidar de esta forma, el manejo del área protegida con actividades que sean congruentes con los fines de protección y desarrollo sostenible de la zona, en donde la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), desempeña un papel importante como autoridad rectora en materia ambiental.

DÉCIMO SEXTO: Que adjudicar una concesión de administración para la construcción de un Proyecto Hidroeléctrico en el Bosque Protector Palo Seco (Bonyic), se estaría avalando una actividad incompatible con los fines de conservación ambiental, por su alto impacto ambiental y la construcción de infraestructura que las obras conllevan. Además, se atentaría contra el modo de vida, cultura, costumbres, patrones de subsistencia y el desarrollo social de la población Naso que allí habita.

DÉCIMO SÉPTIMO: Que el espíritu de la Ley General de Ambiente y la Política Ambiental en este país es el de brindarle una protección especial a las áreas protegidas a través de un enfoque holístico que atienda a una verdadera visión de desarrollo para la comunidad, que proteja los corredores de conservación, las cuencas hidrográficas, la promoción de prácticas para la mejor utilización de la tierra y la educación ambiental que fortalezca los valores y las prácticas culturales de los pueblos.

DÉCIMO OCTAVO: Que Panamá ha ratificado el Convenio sobre Diversidad Biológica, el cual tiene como objetivo la conservación de la biodiversidad, el uso sostenible de los recursos naturales y la participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven del uso de los recursos naturales. El artículo 8j del Convenio establece también que los Estados, con arreglo a su legislación, respetarán, preservarán y mantendrán, los conocimientos, las innovaciones y las prácticas de los pueblos indígenas en materia de uso de los recursos naturales que se encuentran en sus territorios. Esto significa que los Estados deben respetar el principio de la espiritualidad y de lo sagrado, que practican los pueblos indígenas en materia del uso de los recursos naturales que les rodean.

DÉCIMO NOVENO: Que la Ley General de Ambiente en el artículo 99 señala que:

Artículo 99. Los estudios de exploración, explotación y aprovechamiento de los recursos naturales que se autoricen en tierras ocupadas por comarcas o pueblos indígenas, no deben causar detrimento a su integridad cultural, social, económica y valores espirituales.

Por lo tanto, otorgar una concesión administrativa en esta zona de rica biodiversidad y de gran valor cultural y étnico para construir esta represa, sería un craso error que fomentaría la promoción de una política de desarrollo descontrolado y de gran impacto, lo cual atenta contra la fragilidad ecosistémica que caracteriza a esa zona y atenta contra la integridad cultura, social, económica y los valores espirituales del pueblo Naso.

VIGÉSIMO: Que existe el Principio de Precaución o Indubio Pro Natura que debe tenerse presente y el cual establece que: “Cuando hay amenaza de un daño serio o irreversible, la incertidumbre científica no puede utilizarse para posponer medidas efectivas de prevención de la degradación ambiental”. Por esto, los elementos mencionados deben tenerse en cuenta, no porque produzcan resultados exactos del valor de medio ambiente, sino porque aportan criterios para la evaluación cualitativa, que finalmente habrá que realizar para avanzar hacia la integración de las consideraciones ambientales en la toma de decisiones.

VIGÉSIMO PRIMERO: Que el rol del Estado debe orientarse a incrementar el apoyo de la sociedad civil a la conservación de la herencia natural y cultural contenida en el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, siempre que prime el interés de conservación sobre cualquier otro, evitando los conflictos sociales y fortaleciendo la participación comunitaria plena en los asuntos de su interés.

Comarca Naso Teribe, Bosque Protector de Palo Seco, al Fondo el PILA

Río Teribe. Comarca Naso Teribe. Los nasos han convivido en esta área por más de 500 años y aún está en excelente estado de conservación toda la biodiversidad del Bosque Protector de Palo Seco y el Parque Internacional La Amistad (al fondo). Foto: S. Atencio (Cortesía de ACD).

VIGÉSIMO SEGUNDO: Que la magnitud y el impacto de las operaciones que allí se realizarían no son consecuentes con los principios de biología de la conservación y el régimen legal vigente, al favorecer un interés particular privado, frente al supremo principio del interés colectivo, pues se desvirtúa la naturaleza jurídica de la figura de la concesión, en contra de lo que establecen la Constitución y las leyes de la República.

VIGÉSIMO TERCERO: Que los parámetros adoptados por las metodologías para evaluar los impactos ambientales, EIA, prescriben que las intervenciones humanas en los sistemas naturales deben guiarse por el conocimiento de los límites de resiliencia. El concepto de resiliencia es estrictamente ecológico y se refiere a la facultad que tienen los sistemas naturales para asimilar tanto las intervenciones externas como los cambios en sus procesos internos, sin perder su identidad. Cada sistema natural tiene sus propias fronteras de resiliencia más allá de las cuales cualquier intervención humana puede inducir no solamente la recesión del sistema, sino el colapso.

CONSIDERACIONES DE IMPORTANCIA:

En virtud de todas las consideraciones científicas y legales expuestas, teniendo presente que para mitigar la extinción de las especies silvestres y reducir la pérdida de biodiversidad se requiere prevenir y reducir la fragmentación excesiva de esta importante área protegida, consideramos que el proyecto hidroeléctrico Bonyic, no es factible por ser contrario a las leyes vigentes que rigen la materia, por sus graves e irreversibles impactos tanto al ambiente como a la forma de vida de estas comunidades indígenas Naso que debe ser respetada.

Proteger la diversidad biológica, es una compleja tarea que implica no sólo la conservación de estos hábitats, sino también asegurar un nivel suficiente de interconexión. Este proceso implica también el respeto a la integridad étnica y cultural del pueblo Naso, así como el fortalecimiento y la plena participación ciudadana.

SOLICITUDES ESPECIALES:

Exigimos a la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), buscar formas alternativas a la generación de energía eléctrica, impulsar verdaderos programas de ahorro de energía y de mejoramiento de las represas existentes y no permitir la construcción de proyectos hidroeléctricos en áreas protegidas, por ser contrario a los fines de conservación y mejoramiento ambiental para los cuales fueron creadas.

Exigimos al Gobierno y a las Corporaciones involucradas que respeten los derechos de los pueblos indígenas, particularmente al pueblo Naso, que ha manifestado de manera pública y firme su rechazo a este proyecto hidroeléctrico Bonyic, mediante protestas pacíficas, mientras que autoridades locales de la Provincia de Bocas del Toro y empresarios, con el uso de represión policial y abuso de poder, violan sus Derechos Humanos persiguiéndolos, acosándolos y encarcelándolos ilegalmente para “sanear” el área, anteponiendo el interés particular sobre el interés colectivo.

En vista del enorme riesgo, el daño ambiental y a las poblaciones indígenas que allí habitan, invocamos el respeto al Principio Indubio Pro Natura y con base en los argumentos científicos y de derecho expuestos, solicitamos de la manera más firme y enérgica que la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), cumpla su rol como la entidad autónoma rectora del Estado en materia de recursos naturales y del ambiente, y no adjudique esta Concesión de Administración y Manejo del Bosque Protector de Palo Seco, Reserva de la Biósfera a la Empresa Hidroecológica del Teribe para proyectos de construcción, operación y administración de una Central Hidroeléctrica (Bonyic), toda vez prioriza la rentabilidad económica sobre la conservación ambiental en áreas protegidas y atenta contra la cultura, modo de vida, costumbres y autodeterminación del pueblo Naso decidido a defender su tierra y su agua.

FUNDAMENTO DE DERECHO:

Artículo 259 de la Constitución Política de la República de Panamá de 1972.
Artículos 2 y 99 de la Ley 41 de 1998.
Convenio de Diversidad Biológica.

Panamá a la fecha de presentación.

Atentamente,

Licda. Susana A. Serracín Lezcano
Abogada ambientalista
Tel. (507) 66212122

CC:

Administrador — ANAM Bocas del Toro
Director– Asesoría Legal de ANAM
Director—Áreas Prot
egidas