Biólogo alemán pronostica grave afectación a la biota en el valle del Rio Changuinola por represas

Biólogo alemán pronostica grave afectación a la biota en el valle del Río Changuinola por represas

En el contexto de la construcción de plantas de generación eléctrica en la cuenca media del Río Changuinola en el noroeste de Panamá, se realizó un estudio que documentó la diversidad de especies en la región. Estos estudios bióticos son la línea base que nunca fue realizada en los supuestos estudios de impacto ambiental que fueron presentados y aprobados por los promotores iniciales de los proyectos hidroléctricos Chan 75, Chan 140 y Chan 220. Una cuarta represa denominada Chan 500 también está siendo evaluada su construcción en la zona.

El científico Stephen Laube del Departamento de Biología y Ciencias Ambientales de la Universidad Car Von Ossietzky de Oldenburg, Alemania ha indicado que el represamiento del río Changuinola cambiará las condiciones ecológicas para plantas y animales en el río y en las inmediaciones y se espera que dichos cambios sean grandes. Las condiciones actuales del ecosistema y los efectos de la congestión planeada del río ha sido examinada por un grupo de investigadores en Limnología, Zoología y Botánica bajo el auspicio científico del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales que fungió como entidad subcontratista para la compañía consultora ambiental Montgomery, Watson y Harza (MWH).

Valle en la cuenca media del Rio Changuinola, en medio de la Reserva de la Biósfera La Amistad, NW de Panamá

Valle en la cuenca media del Río Changuinola, en medio de la Reserva de la Biósfera La Amistad, NW de Panamá

De acuerdo a biólogos panameños consultados, indican que este estudio si bien es importante para la ciencia no ha sido completo, especialmente es deficiente el estudio de peces, invertebrados y artrópodos, donde los muestreos por temporada con técnicas, métodos y cantidad de colecta parecen ser insuficientes para tener un acercamiento adecuado a la riqueza y abundancia de la zona, por lo cual no pudieron localizar varias especies que son comunes en toda esta cuenca, pero según estos especialistas, el principal problema radica en que ahora si se sabe con mayor certeza que el área a inundar en su primera fase incluye poco menos de dos mil hectáreas, pero que en fases posteriores el daño ecológico a esta rica y frágil zona será impresionante y que no existe ninguna medida real que evite este daño, más que la no construcción de estos artefactos.

Se da por descontado que miles de especies y millones de individuos de peces en diferentes estadios de vida, vertebrados terrestres e invertebrados serán erradicados de las áreas a ser inundadas, por lo que se espera un gran impacto sobre este reservorio de biodiversidad, declarado en el año 2003 como Reserva de la Biosfera y su área contigua inmediata es el Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad La Amistad Panamá.

AES Corporation con su filial en Panamá AES Panama/Changuinola en consorcio con el gobierno panameño desean construir una serie de tres proyectos hidroeléctricos dentro de esta prístina área protegida de Panamá. Grupos ecologistas han enfrentado con sendas demandas antea la Corte de Panamá y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos estos proyectos, pero el gobierno no se da por vencido e insiste en hacer dichos proyectos a como de lugar.

Anuncios

Parque Internacional La Amistad, joya ambiental que necesita protección

AMBIENTE. Ante innumerables amenazas, cumple hoy 20 años

PILA: joya ambiental que necesita protección

Posee la mayor franja de selva virgen en Centroamérica y una variada flora y fauna con 250 especies de reptiles, 215 mamíferos y 600 aves.

Marcelino Rosario

PA-DIGITAL

Exuberancia. En el PILA se encuentran siete zonas de vida y seis de transición, puesto que Costa Rica actúa como parte del puente biológico entre América del Norte y Sur.

Entre la construcción de hidroeléctricas, el avance de la frontera agrícola y la amenaza de pobladores por conquistar más territorios, el Parque Internacional La Amistad (PILA) cumple 20 años.

El 2 de septiembre de 1988 la junta directiva del desaparecido INRENARE emitió la Resolución JD-021-88, por la cual se establece el PILA en las provincias de Bocas del Toro y Chiriquí.

Hoy la UNESCO ve con mucha preocupación la situación por la que atraviesa esta parte de la reserva de la biosfera, aunque no fue incluido como patrimonio mundial en peligro, se hicieron fuertes recomendaciones a los gobiernos de Costa Rica y Panamá para que se proteja esta joya ambiental de la humanidad.

Linda Barrera, del Center for Biological Diversity (CBD), quien lideró la petición ante la UNESCO para declarar el PILA en un sitio de patrimonio mundial y dijo que a pesar de que no se declaró en peligro esta joya ambiental, la UNESCO pidió que hagan estudios del impacto de las hidroeléctricas en el sitio de amortiguamiento y en todas las áreas que están conectadas con el PILA.

Además, que se presenten medidas de mitigación sobre las hidroeléctricas que se vayan a construir en los ríos Changuinola y Bonyic.

También se presenta la solicitud de que las personas que tienen propiedades del PILA y que se dedican a la cría de ganado, que le sean transferidas al Gobierno y evitar la expansión de la frontera agrícola.

Le corresponde a la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) presentar ante la UNESCO el estado de conservación del PILA y cumplir con las recomendaciones para garantizar la integridad del parque.

Por su parte, Ezequiel Miranda, dirigente ambientalista de Boquete, asegura que en las travesías que han hecho hasta llegar al Atlántico, encontraron muchas zonas devastadas, y afirma que la decisión de la UNESCO ha sido muy positiva en sus recomendaciones dadas por el Comité de patrimonio mundial, hechas a ambos gobiernos, de Costa Rica y Panamá, para que tomen las medidas para salvar esta joya de la humanidad.

Ambientalistas exigen creación de comité

CHIRIQUÍ. Buscan salvar al Pila y demás reservas.

Ambientalistas exigen creación de comité

Quedan en riesgo los humedales de Volcán, el Parque Nacional Volcán Barú y la reserva de Fortuna.

La Unesco presentó un informe en el que considera en riesgo al Parque Internacional La Amistad.

ESPECIAL PARA LA PRENSA/Boris Gómez
AMENAZA. No hay claridad en la definición tenencial de las tierras dentro del parque, tampoco existen suficientes guardaparques.

Boris Gómez
DAVID, Chiriquí.

El pronunciamiento de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (Unesco) fue el detonante para que los grupos ambientalistas en la provincia de Chiriquí alzaran su voz contra la proliferación de hidroeléctricas y las amenazas a las zonas protegidas en el occidente del país.

La Unesco presentó un informe que considera en riesgo al Parque Internacional La Amistad (PILA), declarado Patrimonio de la Humanidad en 1983.

Así lo establece la Unesco luego de analizar en su XXXII sesión realizada en Canadá, en julio pasado, denuncias que presentaron varios grupos ambientalistas al organismo, corroboradas por representantes de la institución que visitaron la reserva natural administrada por los gobiernos de Costa Rica y Panamá.

Damaris Sánchez, de la Fundación para el Desarrollo Integral Comunitario y Conservación de los Sistemas en Panamá (Fundiccep), con sede en Cerro Punta, indicó que no solo el PILA corre riesgo.

“Son diversas las amenazas sobre toda le reserva de la biosfera La Amistad, que incluye además del PILA los humedales de Volcán, el Parque Nacional Volcán Barú, la reserva de Fortuna y los humedales San San Pon Sac en Bocas del Toro”.

No hay claridad en la definición tenencial de las tierras dentro del parque, tampoco existen suficientes guardaparques, la amenaza de la proliferación de hidroeléctricas y el crecimiento de la frontera agrícola son parte de esas amenazas a nuestras reservas, explicó Sánchez.

La publicación del informe de la Unesco coincidió con el inicio del programa en la Universidad Autónoma de Chiriquí denominado Encuentro Cultura de la Naturaleza 2008.

En dicho encuentro los ambientalistas asistieron a la exposición “Comunicación Gráfica y Medio Ambiente”, con la exposición de las viñetas (caricaturas) del dibujante español Andrés Rábago, El Roto, y muestras de la obra Photo Clima, editada por Greenpeace, España.

Hicieron duros señalamientos contra la aprobación de proyectos hidroeléctricos en el marco de la conferencia de Antonio Clement, sobre energías renovables.

“No hay monitoreo del respeto o violaciones a la naturaleza por las autoridades y el Gobierno le ha dejado las manos sueltas a las empresas transnacionales promotoras de hidroeléctricas sin considerar los daños”, aseguró Demetrio Miranda de la Asociación de Ambientalistas de Chiriquí. Esperamos que en el caso del PILA ambos gobiernos se pongan de acuerdo en este caso, explicó el ambientalista.

“Pesa más el interés económico de las transnacionales y los gobiernos no han tenido el personal con calidad técnica ni humana para hacer un balance en este tema”, dijo Miranda.

Raúl Montenegro, ambientalista, estuvo de acuerdo con el conferencista Clement de que el caudal ecológico del 10% dejado por las hidroeléctricas de embalse es ínfimo y están matando muchas especies nativas del lugar.

Ese 10% que se deja en la estación seca no alcanza y se necesita mucha más del 50% del caudal para no afectar a las especies, comentó .

Una foto desde el Reino Naso y madre río

Foto de la Semana

Naso Teribe en balsa tradicional Rio Teribe, Panama

Foto: S. Atencio (Cortesía de ACD). Un persona de la etnia naso Tjer Di, navegando en su balsa tradicional en el Río Teribe, Comarca Naso Teribe, en la Reserva de la Biosfera La Amistad Panamá, Noroccidente de Panamá.
Vea además: Mother River Video
Rey Teribe, Valent�n Santana

Salamandras y plantas nuevas para la ciencia en el PILA

Las nuevas maravillas de Costa Rica

BBC Ciencia


A Monro

La salamandra de la familia Bolitoglossa tiene una raya roja en la espalda.

Un grupo de investigadores británicos descubrió tres nuevas especies de salamandra en una remota reserva forestal de Costa Rica muy cercano a la frontera con Panamá

Científicos del Museo de Historia Natural de Londres hallaron las nuevas especies entre las 5.000 plantas y animales que registraron en tres expediciones a Centroamérica.

Dos de salamandras descubiertas llevan vida nocturna, mientras que la tercera, de tamaño diminuto, mide poco más que un pulgar.

Con este hallazgo el número de salamandras registradas en Costa Rica se eleva a 43.

Las salamandras comen insectos y lombrices, y viven en el agua o en áreas húmedas. Normalmente se alimentan durante la noche y se esconden durante el día.

En el mundo se conocen unas 300 especies de salamandras, la mayor parte de las cuales habita en el Hemisferio Norte.

Patrimonio de la UNESCO

Este es el hallazgo más importante desde 1998, cuando se descubrieron cinco nuevas especies de salamandra en México.

Salamandra Nototriton

La salamandra enana no mide más de tres centímetros.

Las salamandras ticas fueron descubiertas en el parque nacional La Amistad, un paraje declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO situado en la frontera con Panamá.

Dos de ellas pertenecen a la familia de las salamandras nocturnas Bolitoglossa, mientras la tercera viene de la familia Nototriton, y no mide más de tres centímetros.

El parque nacional de La Amistad posee pocas rutas de acceso y un terreno abrupto, por lo que ha sido poco explorado.

Los científicos creen que en esta región habitan las dos terceras partes de las especies nativas de Costa Rica, incluyendo cientos de pájaros, mamíferos, reptiles y otros anfibios, así como miles de plantas.

Las nuevas especies de salamandras serán catalogadas por científicos de la Universidad de Costa Rica.

Los investigadores del Museo de Historia Natural de Londres trabajan junto a científicos de Costa Rica y Panamá en el proyecto, financiado por el gobierno británico a través de la iniciativa Darwin, cuyo objetivos es la promoción de la conservación de la biodiversidad.

———————–

Descubren dos nuevas especies de salamandras y dos de plantas

Ciencia revela cuatro secretos biológicos en Talamanca

El hallazgo se realizó en el Parque Internacional La Amistad
Participaron científicos británicos, costarricenses y panameños

Alejandra Vargas M.
alevargas@nacion.com

Un equipo internacional de científicos descubrió en Talamanca cuatro especies nuevas: dos tipos de salamandras y dos plantas de ortiga.

El hallazgo se llevó a cabo en marzo, en el bosque nuboso del Parque Internacional La Amistad, que se extiende a ambos lados de la frontera entre Costa Rica y Panamá.

El descubrimiento lo realizaron conjuntamente expertos del Museo de Historia Natural, de Londres, y costarricenses del Instituto Nacional de Biodiversidad (INBio) y del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC).

Participaron también especialistas de la Universidad de Costa Rica (UCR), la Universidad de Panamá y la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) de ese país.

La expedición científica fue financiada con fondos de la Iniciativa Darwin del Gobierno del Reino Unido.

Salamandra

Los anfibios. Federico Bolaños, biólogo de la Universidad de Costa Rica, dijo que las dos nuevas especies de salamandras pertenecen al género Bolitoglossa y se caracterizan por ser animales pequeños y nocturnos.

Las salamandras son anfibios con cuerpos delgados, patas cortas y colas largas.

La primera salamandra hallada –que se observa en la fotografía adjunta– se diferencia de todas las de su especie por unas pequeñas y llamativas manchas de color amarillo intenso en la parte baja de su cuerpo, y por una franja roja que se extiende desde la cabeza hasta cola.

“Al consultarle al mayor especialista del mundo en salamandras, David Wake, nos encontramos con que él nunca ha descrito una salamandra con manchas amarillas ni nada semejante”, comentó Bolaños.

Wake lleva 37 años estudiando y describiendo científicamente a estos animales.

La otra salamandra es completamente café, lo cual es singular en una especie que se caracteriza por tener, al menos, dos colores en su cuerpo.

Ninguna de las dos nuevas especies de salamandras ha sido bautizada aún.

Sobre las plantas. Nelson Zamora, botánico del Instituto Nacional de Biodiversidad, explicó que las plantas descubiertas pertenecen al grupo de las ortigas (género Pilea ) .

“Estas son plantas pequeñas que no sobrepasan el metro de altura. Ortigan y tienen un tallo suave y carnoso. Crecen en lugares bastante húmedos y sombreados, como el bosque nuboso”, afirmó el experto.

Zamora enfatizó que las plantas de ortiga tienen hojas pequeñas y no producen flores grandes ni llamativas.

No se conocen aún todas las propiedades de las nuevas plantas o si tendrán alguna aplicación médica.

“Sé que algunas plantas de este género suelen usarse como plantas ornamentales”, agregó.

Necesario. Durante esta investigación, que se extendió por tres semanas, los expertos lograron contabilizar la presencia de 3.500 especies en el parque, entre plantas, insectos y anfibios.

De las especies recolectadas, los expertos todavía están analizando en los laboratorios tres de ranas para determinar si son especies nuevas.

Hasta ahora, se estima que pertenecen al género Craugastor . Sin embargo, ahora hay que comparar las especies recolectadas con lo que ya se conoce del género para poder determinar si son especies de ranas ya descritas.

Este año, se realizarán otras expediciones más al Parque Internacional La Amistad.

1594723
Una especie de planta ortiga pequeña del género Pilea que fue descubierta en el Parque La Amistad.
Alexander Rodríguez/INBio para LN
1594731
Esta es la otra especie de ortiga.
Alexander Rodríguez/INBio para LN

La Reserva de la Biósfera La Amistad Costa Rica – Panamá

Reserva de la Biósfera La Amistad Costa Rica – Panamá

En Panamá la Reserva de la Biósfera La Amistad incluye las siguientes áreas protegidas y sus respectivas zonas de amortiguamiento: Parque Internacional La Amistad, Parque Nacional Volcán Barú, Parque Nacional Isla de Bastimentos, Reserva Forestal de Fortuna, Bosque Protector de Palo Seco , Humedales de San San Pond Sak y las Lagunas de Volcán

Las Reservas de Biósfera son zonas que pertenecen a ecosistemas terrestres o costeros, reconocidas por el programa internacional “El Hombre y la Biosfera” (MAB), promovido por la UNESCO para fomentar y mostrar una relacion equilibrada entre la humanidad y el medio ambiente. Para la designacion de Reservas de Biosfera, son los distintos paises los que proponen zonas de su territorio que cumplen determinados criterios. Las Reservas de Biosfera deben combinar tres funciones basicas, que son las siguientes:
  1. conservación, contribuyendo a la conservacion de paisajes, ecosistemas, especies y diversidad genética;

  2. desarrollo, fomentando un desarrollo humano y económico que sea ecológica y culturalmente sostenible;

  3. apoyo logístico, que comprende investigación cientifica, seguimiento, formación y educacion relativas a la conservacion y desarrollo sostenible a escala local, regional, nacional y global.

Las Reservas de Biosfera estan diseñadas para afrontar uno de los mayores desafios a los que se enfrenta el Mundo, a las puertas del siglo XXI: conservar la diversidad de plantas, animales y microorganismos que integran nuestra “biosfera” viviente y mantener ecosistemas naturales sanos, y al mismo tiempo, satisfacer las necesidades materiales y deseos de un creciente nœmero de seres humanos? Como compatibilizar la conservacion de recursos biologicos con el uso sostenible de los mismos?

Las tendencias actuales en el crecimiento y distribucion de la poblacion, la creciente demanda de energia y recursos naturales, la globalizacion de la economia y los efectos de las modalidades de comercio en zonas rurales, la erosion de las peculiaridades culturales, la centralizacion de la informacion relevante y su dificil acceso, y la propagacion desigual de las innovaciones tecnologicas dibujan, en conjunto, una imagen bastante complicada de las perspectivas del medio ambiente y el desarrollo en los proximos años.

DATOS DE LA RESERVA DE LA BIÓSFERA LA AMISTAD PANAMA-COSTA RICA

 

Localización:

En el sudeste de Costa Rica y el noroeste de Panamá en el Complejo de Talamanca, incluyendo las vertientes del Pacífico y del Caribe, incluyendo la montaña más alta en cada país. Se localiza aproximadamente dentro de los 8°44 ‘ – 9°48’LN y 82°16’-83°52’LW.

 

Área:

6126 km² en la Reserva de la Biósfera de Costa Rica y 4000 km² en Panamá.

 

Altitud:

0-3819 m en Costa Rica y 0-3475 m.

 

Vegetación:

Diez vida-zonas en gradiente altitudinal del bosque húmedo tropical al páramo lluvioso subalpino. Incluye bosques exuberantes de roble y el 90% de los páramos centroamericanos.

 

Flora:

Muy rica. c. 10.000 especies de plantas vasculares; alto endemismo, c. del 30% incluye las unidades de la conservación de los países con la mayor diversidad y endemismo.

 

Plantas útiles:

Hay especies para madera, artesanías; ornamentales; extractos para propósitos medicinales, ceremoniales, etc.

 

Valores sociales y ambientales:

Grupos indígenas habitan dentro de la Reserva. Protección de cuencas hidrográficas, refugio de especies de fauna y flora amenazada, conservación de recursos genéticos y ecoturismo.

 

Evaluación económica:

Amenazas:

Conversión de bosques a granjas y a pastos de subsistencia; pesticidas tala; incendios, crecimiento de cultivos de plantas alucinógenas, minería y carreteras de acceso para aumentar frontera o industrial.

 

Conservación:

Un sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad en Costa Rica y una parte en Panamá. Más un red de Parque Nacionales y otras áreas protegidas de Costa Rica y Panamá.

 

Location:

In south-east Costa Rica and north-west Panama in Talamanca range, including Pacific and Caribbean slopes and highest mountain in each country. Approximately within 8°44′- 9°48’N and 82°16′-83°52’W.

Area:

6126 km² in Costa Rica in biosphere reserve, over 4000 km² in Panama.

Altitude:

0-3819 m in Costa Rica and 0 – 3475 m in Panamá

Vegetation

Ten life-zones in altitudinal gradient from tropical humid forest to subalpine rain páramo. Includes exhuberant oak forests and over 90% of Central American páramos.

Flora

Very rich – c. 10,000 vascular plant species; high endemism – c. 30%. Includes the conservation units of both countries with most diversity and endemism.

Useful plants

Species for timber, thatching, artisanal crafts; ornamentals; extracts for medicinal, ceremonial and dyeing purposes of indigenous inhabitants.

Social and environmental values

Several Amerindian peoples inhabit reserve; watershed protection; wilderness; refuge for many faunal species, including endangered species; genetic resources; ecotourism.

Threats

Conversion of forests to subsistence farms and pasturage; logging; human-set fire, growing of marihuana, pesticide runoff; mining prospects, planned transmontane highway and trans-isthmian oil pipeline.

Conservation

A World Heritage site. In Costa Rica: three national parks, one protected zone, two biological reserves, one forest reserve, seven Amerindian reserves, one botanical garden. In Panama: existing units planned for biosphere-reserve core are three national parks, one forest reserve, one protection forest, one Amerindian reserve. Other areas being evaluated for addition.

Geography

La Amistad Biosphere Reserve (RBA) in south-eastern Costa Rica includes most of the Talamanca range and its slopes, in fifteen conservation units. Six neighbouring protected areas in Panama’s provinces of Chiriquí, Bocas del Toro and possibly Veraguas are planned for inclusion (MIRENEM et al. 1990).

La Reserva de la Biósfera La Amistad (RBA) está localizada en el sudeste de Costa Rica e incluye la mayoría del Complejo Talamanca y sus vertientes, enmarcada dentro de quince unidades de conservación. Seis áreas protegidas vecinas en las provincias de Chiriquí, y Bocas del Toro en Panamá: Parque Internacional La Amistad, Parque Nacional Volcán Barú, Parque Nacional de Bastimentos, Reserva Forestal de Fortuna, Humedales de San San Pond Sak, Las Lagunas de Volcán y el Bosque Protector de Palo Seco.

The uplifting of the Talamanca range occurred 35-15 million years ago, mainly during the Oligocene and Miocene, with folding and intrusive events. The influence of Pleistocene glaciations is evident on the highest peaks (Cerro de la Muerte, Chirripó, Kamuk, Barú), which have for example glacial cirques, U-shaped valleys and moraines (Weyl 1955). The highest peak of each country is within the RBA: Cerro Chirripó (3819 m) in Costa Rica and Barú Volcano (3475 m) in Panama. Most soils within the reserve have loam or clay textures and are acid to very acid, with low permeability.

Climatic conditions within the RBA are very diverse (Herrera 1986), due to the region’s large expanse, its geographic location which includes both the Pacific and Caribbean watersheds, the great altitudinal differences, and its irregular and abrupt topography, with slopes from 17° to over 40°. The predominant climate of the Pacific watershed is hot and humid, with a dry season from December to April. The Caribbean watershed is hot and wet throughout the year, with a not well-defined short dry season. At low and middle elevations mean annual temperatures may vary from 21°-26°C and mean annual precipitation from 2800-6840 mm. The climate in the central area of the RBA, which includes the high mountains, is predominantly cold and wet, with the mean annual precipitation 2800-5300 mm and mean annual temperatures 6°-23°C, including temperatures below freezing in the dry season.

 

El levantamiento del Complejo de Talamanca ocurrió hace 35-15 millones de años, principalmente durante el Oligoceno y Mioceno, con eventos de intrusivos y de dobleces. La influencia de las glaciaciones del Pleistoceno es evidente en los picos más altos (Cerro de la Muerte, Chirripó, Kamuk y Barú), que tienen por ejemplo rastros de glaciares, valles en forma de “U” y morrenas (Weyl 1955). El pico más alto de cada país dentro del RBA son el Cerro Chirripó (3819 m) en Costa Rica y el volcán de Barú (3475 m) en Panamá. La mayoría de los suelos dentro de la reserva tienen texturas de la arcilla y son ácidos a muy ácidos, con baja permeabilidad. Las condiciones climáticas dentro del RBA son muy diversas (Herrera 1986), debido a la gran extensión de la región, su localización geográfica que incluye las líneas divisorias de las aguas del Pacífico y del Caribe, las grandes diferencias altitudinales, y su topografía irregular y precipitada, con pendientes excesivas de 17° a 40°. El clima predominante de la vertiente Pacífico es caliente y húmedo, con una estación seca a partir de diciembre a abril. La vertiente Caribe es caliente y muy húmeda todo el año, con una estación seca corta no bien definida. En las elevaciones bajas y medias las temperaturas anuales pueden variar de 21°a 26°C y la precipitación anual de 2800- 6840 milímetros. El clima en el área central del RBA, que incluye las montañas altas, es predominante frío y húmedo, con la precipitación anual de 2800ª 5300 milímetros y las temperaturas anuales de 6°a 23°C, incluyendo las temperaturas bajo cero en la estación seca.

Vegetation

Because of the extensive altitudinal and climatic ranges within the RBA, the majority of the Holdridge life-zones of both countries are represented. The RBA lands are mainly above 2000 m in both watersheds. In Costa Rica eight of its twelve life-zones are present: tropical humid and wet forests, premontane wet and rain forests, lower montane wet and rain forests, montane rain forest and subalpine rain páramo (Bolaños-M. and Watson-C. 1993). In Panama two other life-zones are added: premontane humid and montane wet forests (Selles-A. 1992).

 

 

Debido a la gama altitudinal y climática extensiva dentro del RBA, la mayoría de las zonas de vida de Holdridge de ambos países están representadas. Las tierras de RBA están principalmente sobre los 2000 m en ambas vertientes. En Costa Rica ocho de sus doce vida-zonas están presentes: los bosques húmedos y muy húmedo tropicale, los bosques lluviosos y premontanos muy húmedos, los bosques lluviosos y muy húmedos montanos bajos y los bosques lluviosos montano y los bosques lluvioso de páramo subalpino (Bolaños-M. y Watson-C-C. 1993). En Panamá se agregan dos otras vida-zonas: el bosque húmedo premontano y los bosques muy húmedos montanos (Selles-A. 1992).

 

a. The tropical belt, extending from sea-level to 600 m (-800 m), has forests with a canopy c. 30 m high. Emergent trees 45-55 m tall and 1-3 m in dbh with large buttresses are frequent. Representative tree species are Dipteryx panamensis, Terminalia amazonia, Carapa nicaraguensis, Ceiba pentandra and Hyeronima laxiflora. In the lower forest strata Rubiaceae, Leguminosae, Melastomataceae and Flacourtiaceae abound, together with many palm species. Common palm genera are Socratea, Astrocaryum, Bactris, Geonoma and Asterogyne. The understory is relatively sparse, occupied by for example grasses, ferns and species of Marantaceae, Zingiberaceae and Araceae.

In Panama four special vegetation types in this belt are: mangroves, with large stilt-rooted Rhizophora mangle; homogeneous forests of Prioria copaifera; a Campnosperma panamensis association with trees 30 m tall near Bahía de Almirante; and a Pterocarpus officinalisSymphonia globulifera association near Changuinola River (Selles-A. 1992; ANCON 1993).

 

a. La faja tropical, se extiende desde el nivel del mar hasta los 600 m (-800 m), tiene bosques con un dosel c. 30 m de alto. Los árboles emergentes 45-55 m alto y 1-3 m en dap con los contrafuertes grandes son frecuentes. Las especies representativas de árboles son: Dipteryx panamensis, Terminalia amazonia, Carapa nicaraguensis, Ceiba pentandra y Hyeronima laxiflora. En los estratos más bajos del bosque abundan las rubiaceas, las leguminosas, melastomataceas y flacourtiaceas, junto con muchas especies de palmas. Los géneros comunes de palma son Socratea, Astrocaryum, Bactris, Geonoma y Asterogyne. El sotobosque es relativamente escaso, ocupado por hierbas, los helechos, las marantaceas, de zingiberaceas y de araceae. En Panamá encontramos cuatro tipos especiales de vegetación dentro de esta faja: mangles, con grandes raíces aéreas del género Rhizophora; un bosques homogéneo de Prioria copaifera; una asociación de Campnosperma panamensis con árboles 30 m cerca de la Bahía de Almirante; y una asociación del Symphonia globulifera y Pterocarpus officinalis cerca del río de Changuinola (Selles-A. 1992; ANCON 1993).

 

b. The premontane belt (600-800 m to 1300-1500 m) has the most biodiversity and physiognomic complexity in the RBA. These forests, with a canopy 30-40 m high, have large cylindric trunks with well-formed crowns, supporting many epiphytes. Representative species of the canopy and subcanopy include Brosimum utile, Terminalia amazonia, Vochysia spp., Sacoglottis amazonica, Hirtella racemosa, Symphonia sp. and Mouriri sp. Ferns and palms are abundant in the ground layer (Holdridge et al. 1971; MIRENEM et al. 1990; Selles-A. 1992).

In premontane wet forest, Las Tablas Protected Zone is one of the last remaining forests on acid intrusive and Quaternary materials over Pliocene terrain. The soils differ from others in the vicinity. This substrate and the area’s distinctive Pacific- slope climate are responsible for a vegetation type with great richness and biodiversity (Gómez 1989).

 

b. La Faja Premontana (600-800 m to 1300-1500 m) contiene la mayoría de la biodiversidad y la complejidad fisionómica en la RBA. Estos bosques, con un dosel de 30-40 m de alto, tienen troncos grandes cilíndricos con las coronas bien formadas, soportando muchas plantas epífitas. Las especies del dosel y subdosel representativos incluyen Brosimum utile, Terminalia amazonia, Vochysia spp., Sacoglottis amazonica, Hirtella racemosa, Symphonia sp. y Mouriri sp. Las palmas y los helechos son abundantes a nivel del suelo (Holdridge et el al. 1971; MIRENEM et al. 1990; Selles-A. 1992).

 

c. The lower montane belt starts at c. 1500 m on the Pacific slope and c. 1300 m (-1400 m) on the Caribbean slope. Covering the largest area within the reserve, it has a wide variety of species, especially in Lauraceae. Canopy species include Cornus disciflora, Roupala complicata, Sapium spp., Hyeronima poasana, Magnolia poasana, Didymopanax pittieri and Podocarpus macrostachyus. The oak Quercus seemannii, sometimes as tall as 40 m, is frequent, whereas Q. oocarpa and Q. rapurahuensis are common. Quercus copeyensis appears at the higher elevations (Jiménez-Marín and Chaverri-Polini 1991). Common epiphytes reported from Panama are Anthurium carnosum, A. testaceum, Elleanthus glaucophyllus and Odontoglossum chiriquense, as well as bryophytes and lichens (ANCON 1993).

 

c. La Faja montano bajo inicia c. 1500 m en la vertiente del Pacifico y c. 1300 m (-1400 m) en la vertiente del Caribe. Cubre el área más grande de la Reserva, esta tiene una amplia variedad de especies, especialmente Lauraceae (Aguacatillos-bambitos). Las especies del dosel incluyen Cornus disciflora, Roupala complicata, Sapium spp., Hyeronima poasana, Magnolia poasana, Didymopanax pittieri and Podocarpus macrostachyus. El roble Quercus seemannii, con alturas de hasta 40, es frecuente, mientras que Q. oocarpa and Q. rapurahuensis son comunes. El Quercus copeyensis aparece en la elevaciones más altas (Jiménez-Marín y Chaverri-Polini 1991). Epifítas comunes reportadas en de Panama son: Anthurium carnosum, A. testaceum, Elleanthus glaucophyllus y Odontoglossum chiriquense, así como briófitas y líquenes (ANCON 1993).

 

 

d. The montane belt, from 2300 m (-2400 m) to 3200 m (- 3300 m), includes montane wet forest and montane rain forest. The latter life-zone covers large areas within the RBA and is relatively homogeneous floristically, with Quercus predominant. The two main oaks, Q. copeyensis and Q. costaricensis, show very high abundance and basal area (Jiménez et al. 1988; Orozco 1991; ANCON 1993; Koomen 1993). Some Q. copeyensis trees with large buttresses are 50 m in height and 1.5 m in dbh. Other common species in this belt are the conifers Podocarpus macrostachyus and Prumnopitys standleyi, along with Magnolia poasana, Cleyera theaeoides, several species of Ilex and Weinmannia and many genera and species of Lauraceae (Ocotea, Persea, Nectandra, Phoebe) and Araliaceae.

Four types of forest communities in the montane belt have oak species associated with Chusquea bamboo. Within them, ten phytosociological groups have been described for the c. 190 plant species (Kappelle, Cleef and Chaverri 1989). In the understory species of Rubiaceae, Melastomataceae and Myrsinaceae are common, as well as several species of Chusquea (Jiménez et al. 1988).

 

d. La faja Montana, de 2300 m (-2400 m) a 3200 m (- 3300 m), incluye los bosques montanos muy húmedos y los bosques lluviosos. La última zona de vida cubre áreas grandes dentro del RBA y es relativamente homogénea florísticamente, con el roble de montaña (Quercus) como especies predominantes. Los dos principales robles, Q. copeyensis and Q. costaricensis, son de área basal muy grande y son muy abundantes (Jiménez et al. 1988; Orozco 1991; ANCON 1993; Koomen 1993). Algunos árboles de Q. copeyensis tienen grandes gambas (raíces tabulares) y tienen altura de 50 m y diámetro de 1.5 m. Otras especies comunes es esta faja son las coníferas Podocarpus macrostachyus y Prumnopitys standleyi, junto con Magnolia poasana, Cleyera theaeoides, muchas especies de Ilex y Weinmannia y muchos géneros y especies Lauraceae (Ocotea, Persea, Nectandra, Phoebe) and Araliaceae.

Cuatro tipos de comunidades de bosques en la faja montana tienen especies de robles asociadas con Chusquea bamboo. Dentro de ellos, diez grupos fitosociológicos para cerca 190 especies de plantas (Kappelle, Cleef and Chaverri 1989). Entre las especies de sotobosque destacan las Rubiaceae, Melastomataceae and, así como muchas especies de Chusquea (Jiménez et al. 1988).

 

e. Subalpine rain paramo, which occurs above 3100 m (-3400 m), is one of the life-zones of least area within the RBA. Having many grass species and shrubs to 3 m tall, this vegetation characterizes the summits of Cerro de la Muerte, Chirripó (which has the largest páramo, c. 60 km²) and Kamuk in Costa Rica and Fábrega, Echandi and Barú in Panama. In general the shrubs are short and rounded, with robust strong branches and small sturdy leaves. The dwarf bamboo Chusquea subtessellata has the most local biomass (Weber 1959; Weston 1981).

Three distinct vegetational zones may be distinguished in the páramo: subpáramo (the subalpine dwarf forest, from 3100-3400 m), páramo proper and superpáramo. Floristically, c. 25 plant communities may be recognized – 10 zonal, c. 15 azonal. They are in very wet, very humid or rocky and dry habitats. Well-represented zonal species are Chusquea subtessellata, Hypericum irazuense, H. costaricense, Festuca dolichophylla and Muhlenbergia flabellata, whereas each of the species Aciachne pulvinata, Azorella biloba, Isoetes storkii, Carex lehmanniana and others predominate in separate azonal communities (Cleef and Chaverri-P., in prep.). Among the most commonly found families in the páramo, Gramineae, Asteraceae, Cyperaceae, Rosaceae and Ericaceae stand out for their large numbers of species.

 

e. Subalpine rain paramo el cual ocurre sobre los 3100 m (-3400 m), es una de las vida-zonas con menos área dentro de la RBA. Tiene muchas muchas especies de pastos y arbustos de 3 m de alto, esta vegetación se caracteriza en las cumbres de Cerro de la Muerte, Chirripó (que tiene el páramo más grande, c. km² 60) y Kamuk en Costa Rica y Fábrega, Echandi y Barú en Panamá. En general los arbustos son cortos y redondeados, con los ramas fuertes robustas y las hojas robustas pequeñas. El bambú enano Chusquea subtessellata tiene la mayor biomasa local (Weber 1959; Weston 1981). Tres zonas vegetacionales distintas se pueden distinguir en el páramo: 1- subpáramo (el bosque del enano del subalpino, a partir de los 3100-3400 m), del páramo apropiado y del superpáramo. Floristically, c. 25 comunidades de plantas pueden ser reconocidas: 10 zonales, c. 15 azonal. Hay hábitat húmedos y muy húmedos, rocosos y secos. Entre las especies zonales bien representativas tenemos: Chusquea subtessellata, Hypericum irazuense, H. costaricense, Festuca dolichophylla y Muhlenbergia flabellata, mientras que las especies Aciachne pulvinata, Azorella biloba, Isoetes storkii, Carex lehmanniana y otras predominan en zonas azonales separadas. Entre las familias más comunes que se encuentran en el Páramo tenemos las Gramineae, Asteraceae, Cyperaceae, Rosaceae y Ericaceae representada por un gran número de especies.

 

Flora

High biodiversity and endemism are evident in the RBA in both Costa Rica and Panama (MIRENEM et al. 1990; Selles- A. 1992; ANCON 1993). The RBA is one of four regions with the highest endemism in Costa Rica – c. 90% of the country’s known flora may be found there, with c. 30% being endemic. Some 10,000 vascular and 4000 non-vascular plant species are estimated to occur in the reserve. About 80% of Costa Rica’s known ferns, 67% of the known orchids and almost all the known lichens are found in the RBA (Gómez 1989; MIRENEM et al. 1990).

 

La biodiversidad y el endemismo son evidentes en la RBA en Costa Rica y Panamá (MIRENEM et al. 1990; Selles- A. 1992; ANCON 1993). La RBA es una de regiones con el endemismo más alto de Costa Rica y de Panamá, c. del 90% de la flora sabida de Costa Rica y cerca c del 80 % de la Flora de Panamá país se pueden encontrar allí, y c. del 30% es endémica. Contiene unas 10.000 especies vasculares y 4.000 no- vasculares. Cerca del 80% de los helechos conocidos de Costa Rica, y el 67% de las orquídeas conocidas y casi todos los liquenes conocidos se encuentran en el RBA (Gómez 1989; MIRENEM et al. 1990).

 

 

The high biodiversity and endemism are the result of natural and disturbed vegetation occurring at elevations from sea-level to over 3800 m, in conjunction with the varied topography, array of soil types and range of different humidity regimes, which help create a myriad of habitats. Geological events related to formation of the Talamanca range, including long periods of isolation, contributed additionally to the development of a rich and diverse flora.

Several locations within the RBA have high endemism. Small populations of endemic ferns such as Costaricia werkleana, Hyalotrichipteris sp., Polybotrya sp., as well as tree ferns (Nephelea, Cyathea, Trichipteris, Sphaeropteris) grow within the Río Macho Forest Reserve (Gómez 1989). Endemism is also found in montane and páramo vegetation. Within the oak forests, Quercus copeyensis, Q. costaricensis and Prumnopitys standleyi as well as Ilex tristis and Magnolia poasana are endemic to the Talamanca range (Elizondo et al. 1989; MIRENEM et al. 1992). The epiphytes Anthurium globosum and A. pittieri var. morii are endemic in Panama (ANCON 1993). In the páramo, the abundant Chusquea subtesselleta is endemic, as well as rare plants such as Wernera nubigena, Iltisia repens, Myrrhidendron donnell-smithii, Rumex costaricensis and several species of Westoniella (MIRENEM et al. 1990; ANCON 1993; Cleef and Chaverri-P., in prep.).

Phytogeographically, in montane oak forests the 253 vascular plant genera collected (excluding bromeliads and orchids) show a stronger affinity with the tropics (75%) and neotropics (46%) than with temperate (17%) or cosmopolitan (8%) elements (Kappelle, Cleef and Chaverri 1992). A different pattern is evident for the 150 vascular plant genera collected from the páramo, which have more temperate affinity (53%) than tropical (36%) and neotropical (25%) or cosmopolitan (11%) elements. Almost 95% of these páramo genera also occur in the Andes (Cleef and Chaverri-P. 1992).

 

La alta biodiversidad y endemismo son el resultado de vegetación natural y perturbada que ocurren en elevaciones que van desde el nivel del mar hasta los 3400 en Panamá y 3800 en Costa, en conjunto con una gran variedad de topografía, arreglo de tipos de suelo y rangosde diferentes regímenes de humedad, lo cual ayuda a crear una miriada de habitat. Eventos geológicos relacionados a la formación del Complejo de Talamanca, incluye largos períodos de aislamiento, lo cual contribuyó adicionalmente al desarrollo de una rica y diversa flora.

Muchas localidades dentro de la Reserva tienen alto endemismo. Endemismo también se encuentra en la vegetación montana y de Paramo. Dentro de los bosques de roble, Quercus copeyensis, Q. costaricensis and Prumnopitys standleyi así como Ilex tristis and Magnolia poasana son endémicos del complejo de Talamanca (Elizondo et al. 1989; MIRENEM et al. 1992). Las epífitas Anthurium globosum and A. pittieri var. morii are endemic in Panama (ANCON 1993). En el páramo, la abundante Chusquea subtesselleta es endémica, así como plantas raras tales como Wernera nubigena, Iltisia repens, Myrrhidendron donnell-smithii, Rumex costaricensis y muchas especies de Westoniella (MIRENEM et al. 1990; ANCON 1993; Cleef and Chaverri-P., in prep.).

Fitogeograficamente, en los bosques montanos de roble las 253 plantas vasculares colectadas (excluyendo bromelias y orquídeas) muestran una fuerte afinidad con los trópicos (75%) y neotrópicos (46%) que con los templados (17%) o los elementos cosmopolitas (8%) (Kappelle, Cleef and Chaverri 1992). Un patrón es evidente para las 150 género de plantas vasculares colectados del páramo las cuales tienen más afinidada los climas templados (53%) que tropical (36%) y neotropical (25%) o elementos cosmopolitas (11%). Casi el 95% de estos géneros de páramo ocurren en los Andes (Cleef and Chaverri-P. 1992).

Useful plants

Many forest species within the RBA have a high commercial value as timber. Some species in the lowlands with potential for sustainable timber management are: Carapa guianensis, Hyeronima alchorneoides, Aspidosperma megalocarpon, Terminalia amazonia, Virola spp. and Vochysia spp.; at middle elevations: Alnus acuminata and Cedrela tonduzii; and in the high mountains: the oak species, which also have excellent qualities for charcoal, plus Magnolia, Podocarpus and several Lauraceae species. In the Panamanian highlands, Magnolia sororum is considered the most valuable tree species, producing an excellent timber.

Plants with medicinal value are used by indigenous and non- indigenous people. Medicine men (“awápas”) use a large variety of plants to treat a wide range of ailments from anemia and ulcers to snake bites – e.g. Dorstenia contrajerva, Petiveria alliacea, Psidium guajava, Quassia amara, Drimys granadensis, Senecio spp., Smilax spp. and Dioscorea spp. Other plants for example in Palmae, Araceae, Moraceae and Bignoniaceae are used in handicrafts to construct baskets, hammocks, crates and bags; in wood carving to manufacture drums, bows and arrows and water containers; and in house construction. Many food plants are also found in the RBA, among them Euterpe sp. for its palm heart (Ocampo 1989; ANCON 1993).

 

Muchas especies de plantas dentro del RBA tienen un alto valor comercial como madera. Unas ciertas especies en las tierras bajas tienen potencia para el manejo sostenible de la madera tales como : Carapa guianensis, Hyeronima alchorneoides, Aspidosperma megalocarpon, Terminalia amazonia, Virola spp. y Vochysia spp.; a elevaciones medias: Alnus acuminata and Cedrela tonduzii; y en las altas montañas: las especies de roble, las cuales también tienen excelente cualidades para carbón, además Magnolia, Podocarpus y muchas especies de Lauraceae. En las tierras altas panameñas, Magnolia sororum se considera la especie de árbol más valiosa, produciendo una madera excelente. Las plantas con valor medicinal son utilizadas por la gente indígena y no indígena. Los hombres de medicina (“awápas”) utilizan una gran variedad de plantas para tratar una amplia gama de dolencias de anemia, de úlceras y de picaduras de serpientes, p. e. Dorstenia contrajerva, Petiveria alliacea, Psidium guajava, Quassia amara, Drimys granadensis, Senecio spp., Smilax spp. y Dioscorea spp. Otras plantas por ejemplo en Palmae, Araceae, Moraceae y Bignoniaceae se utilizan en artesanías para construir cestas, las hamacas, los cajones y los bolsos; para tallar madera, para fabricar los tambores, arcos y flechas y envases del agua; y en la construcción de la casas. Muchas plantas que sirven de alimento también se encuentran en el RBA, entre los ellas destacan el corazón de palma de la sp. Euterpe (Ocampo 1989; ANCON 1993).

Social and environmental values

The region is a portion of two Endemic Bird Areas (Stattersfield et al., in press). The relatively small highlands of Costa Rica and western Panama (EBA A18) are home to an incredible 52 restricted-range bird species. La Amistad BR, in the Cordillera de Talamanca, protects over 10% of this highland zone. The RBA is one of the rare areas that has both montane and lowland forests in a continuous tract, thus allowing for the seasonal altitudinal migrations of many of the highland endemics. Some of the 13 restricted-range species of the Central American Caribbean Slope EBA (A16) also occur in the lower reaches of the cordillera.

 

 

The RBA offers adequate habitat for 70% of the wild animals found in Costa Rica. The Talamanca range in Costa Rica and Panama is also important for faunal endemism: 37 bird species and 75 subspecies, and 11 mammal species, are considered endemic (Elizondo et al. 1989). Endemism is also found in reptiles and amphibians, of which 75% of all the species known in Costa Rica are present in the RBA. The region has sufficient habitat for such endangered species as the West Indian manatee (Trichechus manatus), harpy eagle (Harpia harpyja), resplendent quetzal (Pharomachrus mocinno costaricensis and harlequin frog (Atelopus chiriquensis – the only bufonid present in the 1800- 2000 m cloud forests in Panama). Six cat species (including the jaguar), Baird and Andean tapirs and the giant anteater (Myrmecophaga tridactyla) probably have ample habitat in the reserve. The insect fauna also is diverse; La Amistad is reputed to harbour the world’s second most diverse butterfly fauna (MIRENEM et al. 1990; ANCON 1993).

Several large Amerindian groups inhabit the RBA. The Bribri and Cabecar peoples in Costa Rica, together numbering 12,000, represent almost two thirds of Costa Rica’s indigenous population. In Panama three of the country’s five ethnic groups inhabit the reserve, including the Teribe and many Guaymí. About 165,000 indigenous inhabitants, c. 65% of the country’s Amerindians, live and carry on activities within the reserve (MIRENEM et al. 1990; Castro-Chamberlain 1993).

Important watersheds with a high hydroelectric value occur in the RBA and supply water for drinking to the cities of Limón and San Isidro de El General (Costa Rica) and David (Panama), and for agriculture and animal husbandry in the surrounding regions. Ecotourism is important in the RBA, with potential socioeconomic benefits for the surrounding communities (MIRENEM et al. 1990).

Economic assessment

Limitations in land use are due to high rainfall, abrupt slopes, acid soils and medium to low temperatures above 2000 m. Although much of this region is still covered by forests, especially in the Caribbean watershed, large areas have been cut for cattle-ranching and agriculture. Traditionally no special attention was given to using the land in an ecologically sound manner, and the soils have been degraded through erosion and fire. In recent years, however, long-term forestry has gained importance, including two projects by the Universidad Nacional and CATIE in Costa Rica for sustainable management of the montane oak forests.

The possibility is under study to produce secondary products sustainably from the forests. Many plants show economic potential, including ornamental, dyeing and medicinal species. Ornamental plants, including seeds, germinated seeds, seedlings or leaves in Chamaedorea, Geonoma, Carludovica, Zamia, Anthurium and Syngonium, are being marketed on a small scale and could be produced sustainably in the future, providing an economic gain to the inhabitants (Ocampo 1989). The infrastructure for ecotourism has placed a demand on palm leaves for thatching.

 

Threats

 

Although the RBA has experienced little development in comparison to most regions of both countries, several factors menace its stability and preservation. Permits for oil mining exploration, which has provoked deforestation and pollution, have been issued since the 1980s. In Costa Rica, 23 additional permits for exploitation of coal and minerals have been presented (MIRENEM et al. 1990). Logging, growing marihuana (Cannabis sativa subsp. indica) and pesticide runoff from banana plantations also cause problems.

In the Amerindian reserves in Costa Rica, pressure for the land and exploitation of natural resources by non-indigenous people is ever present. In Panama, the expansion of the agricultural frontier is also a major threat – an accelerated process of colonization and deforestation accompanied by soil and watershed degradation. Major areas being affected are Cerro Punta and the communities of Guadalupe, Las Nubes and the highlands of Boquete, in Chiriquí Province (ANCON 1993; Armien 1993). Hydroelectric projects are under evaluation in both countries. Two additional projects menace the biological integrity of the RBA: construction of a trans-Talamanca highway and a trans-isthmian oil pipeline.

Aunque la RBA ha experimentado poco desarrollo en comparación a la mayoría de las regiones de ambos países, varios factores amenazan su estabilidad y preservación. Permisos para la exploración de petróleo, que ha provocado la tala de árboles y la contaminación, se han emitidos desde los años 80. En Costa Rica, 23 permisos adicionales para la explotación de carbón y de minerales se han presentado (MIRENEM et el al. 1990). La tala legal e llegal también causan problemas. En las reservas indígenas en Costa Rica, la presión para la tierra y la explotación de recursos naturales de la gente no-indigena está siempre presente. En Panamá, la expansión de la frontera agrícola es también una amenaza importante. Hay un proceso acelerado de la colonización y tala de árboles acompañado de la degradación del suelo y las cuencas hidrográficas. Las áreas importantes que son afectadas son Cerro Punta y las comunidades de Guadalupe, Las Nubes y de las tierras altas de Boquete, en la provincia de Chiriquí (ANCON 1993; Armien 1993). Los proyectos hidroeléctricos están bajo evaluación en ambos países. Dos proyectos adicionales amenazan la integridad biológica del RBA: la construcción de una carretera de trans-Talamanca y de un oleoducto -transístmico.

Conservation

A resolution of the 1974 First Central American Meeting on Conservation of Natural and Cultural Resources was the establishment of an international park in the Talamanca range, including important natural vegetation in both countries. In 1979 the presidents of Costa Rica and Panama signed an agreement for cooperation in the Talamanca region, which involved binational efforts for preservation of the environment, management of natural resources, improvement of education and public health, and technical assistance in agriculture (MIRENEM et al. 1990). In 1992 La Amistad BR was one of eleven areas given priority under the region’s Convenio para la Conservación de la Biodiversidad y Protección de Areas Silvestres Prioritarias en América Central. The development of binational projects and conservation are coordinated by the countries’ Executive Secretariat of the Agreement for Border Cooperation, and the National Resources Bilateral Commission.

La Amistad International Park (PILA) was decreed in Costa Rica in March 1982, with a similar decree in Panama four years later. Also in 1982 UNESCO recognized PILA plus fourteen adjacent protected areas in Costa Rica as a MAB biosphere reserve, and in 1983 as a World Heritage site (Morales, Barborak and MacFarland 1983; MIRENEM et al. 1990; Wallace 1992). The Costa Rican sector of the reserve, which covers 6126 km² and 12.1% of the country’s area, includes protection and sustainable management of fifteen varied units: La Amistad International Park-Costa Rica (1939 km²), Chirripó National Park (501.5 km²), Tapantí NP (51 km²), Las Tablas Protected Zone (196 km²), Barbilla Biological Reserve (128 km²), Hitoy Cerere Biological Reserve (91.5 km²), Río Macho Forest Reserve (674 km²), Chirripó, Tayní, Telire, Talamanca, Ujarrás, Salitre and Cabagra Indigenous Reserves (2543 km²) and the Robert and Catherine Wilson Botanical Garden (1.4 km²), at Coto Brus.

In Panama, Volcán Barú National Park was established in 1976. The official designation as biosphere reserve in Panama was in 2000, it include conservation nucleus of six existing protected units has been suggested and added 4000 km² to the reserve: La Amistad International Park-Panama (2070 km²), Volcán Barú National Park (143 km²), La Fortuna Forest Reserve (200 km²), Palo Seco Protection Forest (1250 km²), Islas Bastimentos Maritime NP (132 km²) and Laguna de Volcán. The protection of new areas, such as the Cricamola watershed, is under discussion.

In 1990 Panama’s Institute of Renewable Natural Resources (INRENARE) (Today ANAM) asked the Organization of American States (OAS/OEA) for cooperation in planning and development of the Panamanian sector of the PILA. This effort is being carried out by Panama’s Ministry of National Planning and Economic Policy (MIDEPLAN) and INRENARE, with assistance from the OAS, Conservation International and the Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON). Activities include wildlands and regional planning, environmental education programmes for the surrounding communities (in conjunction with seven more conservation groups) and enforcement activities in four critical zones (Castro-Chamberlain 1993; ANCON 1993).

References

ANCON (1993). La Amistad-Panamá. Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON). 8 pp.

Armien, I.L. (1992). Determinación de los patrones de uso y tenencia de la tierra en las provincias de Chiriquí y Veraguas (distrito de Cañazas, La Palma y Santa Fe). In Informe de diagnóstico: estrategia para la formulación e implementación de políticas para el ordenamiento ambiental de la región de La Amistad- Panamá. Organización de Estados Americanos (OEA), San José, Costa Rica.

Bolaños-M., R.A. and Watson-C., V. (1993). Mapa ecológico de Costa Rica, según el sistema de clasificación de zonas de vida del mundo de L.R. Holdridge. Scale 1:200,000. Centro Científico Tropical, Instituto Costarricense de Electricidad, San José. 9 maps.

Castro-Chamberlain, J.J. (1993). Proyecto de cooperación técnica binacional Reserva de la Biósfera La Amistad Costa Rica-Panamá. OEA. 11 pp.

Cleef, A.M. and Chaverri-P., A. (1992). Phytogeography of the páramo flora of Cordillera de Talamanca, Costa Rica. In Balslev, H. and Luteyn, J.L. (eds), Páramo: an Andean ecosystem under human influence. Academic Press, London. Pp. 45-60.

Cleef, A.M. and Chaverri-P., A. (in preparation). An outline of the Chirripó and Buena Vista páramo vegetation, Cordillera de Talamanca, Costa Rica.

Elizondo, L.H., Jiménez, Q., Alfaro, R. and Chaves, R. (1989). Contribución a la conservación de la biodiversidad de Costa Rica: 1. Areas de endemismo, 2. Vegetación natural. Consultoría realizada para The Nature Conservancy y U.S. Fish and Wildlife Service. Fundación Neotrópica, San José, Costa Rica. 124 pp.

Gómez, L.D. (1989). Unidades naturales; estado y uso actual de los ecosistemas y recursos naturales, beneficios potenciales y riegos naturales en la región de la Reserva de la Biósfera de Talamanca-Amistad. Consultoría para la OEA, San José, Costa Rica. 13 pp.

Herrera, W. (1986). Clima de Costa Rica. Editorial Universidad Estatal a Distancia, San José, Costa Rica. 118 pp.

Holdridge, L.R., Grenke, W.C., Hatheway, W.H., Liang, T. and Tosi, J.A., Jr. (1971). Forest environments in tropical life zones. A pilot study. Pergamon Press, Oxford, U.K. 747 pp.

Jiménez, W., Chaverri, A., Miranda, R. and Rojas, I. (1988). Aproximaciones silviculturales al manejo de un robledal (Quercus spp.) en San Gerardo de Dota. Turrialba 38: 208-214.

Jiménez-Marín, W. and Chaverri-Polini, A. (1991). Consideraciones ecológicas y silviculturales acerca de los robles (Quercus spp.). Ciencias Ambientales (Costa Rica) 7: 49-63.

Kappelle, M., Cleef, A.M. and Chaverri, A. (1989). Phytosociology of montane ChusqueaQuercus forests, Cordillera de Talamanca, Costa Rica. Brenesia 32: 73-105.

Kappelle, M., Cleef, A.M. and Chaverri, A. (1992). Phytogeography of Talamanca montane Quercus forests, Costa Rica. J. Biogeogr. 19: 299-315.

Koomen, K. (1993). Effect of overstory density and basal area on natural regeneration of Quercus copeyensis and Quercus costaricensis in a Costa Rica oak forest. B.S. thesis, International Agricultural College Larenstein, Velp, The Netherlands. 66 pp.

MIRENEM (Ministerio de Recursos Naturales, Energía y Minas), MIDEPLAN (Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica), CI and OEA (1990). Estrategia para el desarrollo institucional de la Reserva de la Biósfera “La Amistad”. Conservación Internacional (CI) and Organización de Estados Americanos (OEA), San José, Costa Rica. 174 pp.

MIRENEM, Museo Nacional de Costa Rica, and Instituto Nacional de Biodiversidad (1992). Estudio nacional de biodiversidad. Costos, beneficios y necesidades de financiamiento de la conservación de la diversidad biológica en Costa Rica. MIRENEM, San José. 164 pp.

Morales, R., Barborak, J.R. and MacFarland, C.G. (1983). Planning and managing a multi-component, multi- category international biosphere: the case of the Amistad/Talamanca Range/Bocas del Toro wildlands complex of Costa Rica and Panamá. Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE), Turrialba, Costa Rica. 10 pp.

Ocampo, R. (1989). Desarrollo de productos secundarios del bosque tropical: una alternativa económica. Consultoría para la OEA, San José, Costa Rica. 14 pp.

Orozco, L. (1991). Estudio ecológico y de estructura horizontal de seis comunidades boscosas de la Cordillera de Talamanca, Costa Rica. CATIE, Turrialba, Costa Rica. 34 pp.

Selles-A., F.E. (1992). Recursos naturales. In Informe de diagnóstico: estrategia para la formulación e implementación de políticas para el ordenamiento ambiental de la región de La Amistad- Panamá. OEA, San José, Costa Rica. Pp. 10-45.

Stattersfield, A.J., Crosby, M.J., Long, A.J. and Wege, D.C. (in press). A global directory of Endemic Bird Areas. BirdLife Conservation Series. BirdLife International, Cambridge, U.K.

Wallace, D.R. (1992). The quetzal and the macaw: the story of Costa Rica’s national parks. Sierra Club Books, San Francisco, Calif. 222 pp.

Weber, H. (1959). Los páramos de Costa Rica y su concatenación fitogeográfica en los Andes suramericanos. Instituto Geográfico de Costa Rica, San José. 67 pp.

Weston, A.S. (1981). Páramos, ciénagas and subpáramo forest in the eastern part of the Cordillera de Talamanca. Tropical Science Center, San José, Costa Rica. 15 pp.

Weyl, R. (1955). Contribución a la geología de la Cordillera de Talamanca. Instituto Geográfico de Costa Rica, San José. 77 pp.

Autores:

Adelaida Chaverri and Bernal Herrera (Universidad Nacional, Escuela de Ciencias Ambientales, Programa ECOMA, Heredia, Costa Rica) and Olga Herrera-MacBryde (Smithsonian Institution, Department of Botany, NHB-166, Washington, DC 20560, U.S.A.).

 

Traducción, modificaciones leves y diseño:

Ariel R. Rodriguez Vargas, Centro de Estudios de Recursos Bióticos, Universidad de Panamá: arielrod@ancon.up.ac.pa

 

Fotos:

Sharon Akers, U. S. A. /packrat742@yahoo.com

NOTA: Este documento ha sido traducido parcialmente y levemente modificado para fines didácticos y de educación y concienciación ambiental, que sirva de referencia básica a personas interesadas en conocer mejor la RESERVA DE LA BIOSFERA LA AMISTADA PANAMÁ, sobre todo con el grave peligro sobre el Parque Nacional Volcán Barú con un proyecto de Carretera que le atraviesa en sentido Este-Oeste, desvirtuando su razón de existencia.