Informe de la UNESCO 2009 sobre el Parque Internacional La Amistad (Panamá-Costa Rica)

INFORME DE LA UNESCO 2009 SOBRE EL PARQUE INTERNACIONAL LA AMISTAD EN COSTA RICA Y PANAMÁ

Traducción

Reservas Cordillera Talamanca-La Amistad / Parque Nacional La Amistad (Costa Rica / Panamá) (N 205 Bis)

Foto: Cortesia - BiodiversidadPanama. Sitios de Represas en la cuenca del Rio Changuinola, Panamá

Sitios de Represas en la cuenca del Rio Changuinola, Panamá. Al fondo el Parque Internacional La Amistad en Panamá. Foto: BiodiversidadPanama.


Fecha de inclusión en el listado del Patrimonio Mundial

1983, extendido 1990

Criterios

(vii) (viii) (ix) (x)

Año de inclusión en el listado de Patrimonio Mundial en Peligro

N/A

Ayuda Internacional

N/A

Fondos extraordinarios de la UNESCO

N/A

Misiones previas de monitoreo

Febrero 2008: Centro de Patrimonio Mundial / Misión de monitoreo reactivo de la IUCN

Principales amenazas identificadas en reportes anteriores.

a) Construcción y efectos relacionados con las represas hidroeléctricas cerca a la Propiedad en Panamá, (mayor presencia humana cerca de la propiedad, interrupción del corredor migratorio de especies acuáticas);

b) Intrusión (asentamientos, fincas ganaderas).

Asuntos actuales relacionados con la conservación

El Centro de Patrimonio Mundial recibió el informe de la Parte Estatal de Costa Rica el 27 de febrero de 2009. La Parte Estatal indica que las preocupaciones que existen sobre la presencia de ganado en la propiedad son pocas en el lado Pacífico, pero que existen problemas que van en aumento en lo que se refiere a la costa del Caribe debido a que las fronteras de la agricultura se han extendido al haber sido promovido por los grupos indígenas, y otros colonos, originándose en parte algunas desde Panamá.

La Parte Estatal de Costa Rica informa que los esfuerzos que han puesto algunas de las ONG para enfocar una mejor gobernabilidad entre los grupos indígenas en cuestión, y en especial la de Conservación de La Naturaleza (TNC), parecieran estar ayudando a revertir la intrusión a la propiedad. El informe también hace notar, que el 5.6% de la tierra que se encuentra dentro de dos zonas en el lado de la Costa Caribe de la propiedad y que cubre 6,700 hectáreas son de propiedad incierta (la Isla, y el Sector de Telire).

A pesar de que solamente se permite el uso tradicional innato y sostenible en estas áreas, el informe indica que se requiere realizar un mayor trabajo para asegurar un arreglo a largo plazo que garantice un manejo efectivo. En el lado Pacífico, existen 4,500 hectáreas dentro de la propiedad que son reclamadas por terratenientes privados, sin que existan títulos legales de propiedad alguno (Toda el área, con excepción de unas 125 hectáreas, se encuentra actualmente inalteradas, y regenerándose en forma de bosques naturales).

La Parte Estatal de Costa Rica proporciona un plan de acción detallado sobre los pasos a tomar que han sido propuestos para enfocar estos problemas. El número del personal involucrado en el manejo a tiempo completo aumentó de 7 a 10 guardabosques en el año 2009, más las 3 personas adicionales que brindan apoyo administrativo. La Parte Estatal de Costa Rica ha indicado que existen acuerdos de consolidación conjuntos de apoyo con las ONG locales, los cuales brindan un soporte complementario adicional al manejo de la propiedad. El plan de manejo que se ha creado recientemente requiere de 36 guardabosques solamente para el área del Pacífico, reconociendo la Parte Estatal de Costa Rica que existe la necesidad prioritaria de asegurarle un financiamiento estable.

La Parte Estatal de Costa Rica señala las diferentes estructuras que se encuentran en uso a diferentes niveles, y que son las que proporcionan los marcos para la política y acciones a tomar relacionadas con la coordinación nacional y de a través de las fronteras, con respecto a la conservación de la propiedad, incluyendo al Comité de Manejo de la Biosfera de la Reserva en el sector Pacífico. Se reconoce que la falta de coordinación existente entre estas estructuras da como resultado la perdida de oportunidades y de esfuerzos.

La Parte Estatal de Costa Rica ha demostrado tener buenos conocimientos de las ineficiencias, y ha propuesto acciones prácticas que ayuden a resolverlas, entre ellas la de incorporar las estructuras existentes a dos consejos administrativos locales (Pacífico y Caribe), y a un consejo nacional, cuando sea apropiado. Se anticipa, que al último de estos se le otorgará Poder para participar en las reuniones bilaterales de la comisión con Panamá. Se está considerando hacerle cambios a los marcos transfronterizos actuales de cooperación entre Panamá y Costa Rica a lo largo de la frontera, permitiendo así una mayor participación de la sociedad civil.

La Parte Estatal de Costa Rica hace notar que de los 80 sitios identificados como con potencial para desarrollar hidroeléctricas durante la evaluación nacional que se realizase, 8 de ellos están dentro de la propiedad, pero que actualmente estos no están siendo considerados. A la fecha se han presentado ante las autoridades, dos solicitudes para concesiones de minerías (lado del Caribe). De igual forma, en el pasado se otorgaron permisos para explotaciones petroleras en algunas de los sitios de la propiedad, pero estas fueron abandonadas por diferentes razones. Actualmente no se lleva a cabo ninguna actividad. Con respecto a la reforestación, hace varios años atrás se otorgó una concesión de 4,000 hectáreas, la cual fue posteriormente retirada vía los procedimientos de expropiación. Estos procedimientos no han concluido.

La Parte Estatal de Costa Rica ha indicado que en el año 2009 hará un análisis de estas propuestas de desarrollo. La Parte Estatal de Costa Rica describe las varias iniciativas de monitoreo ecológico que se encuentran en uso, retransmitiendo un número de informes de varias de las ONG y los resultados parciales de estas iniciativas. Hace notar que la cacería es parte de las prácticas indígena y de los colonos, ya que con frecuencia ellos dependen de la carne silvestre para su sustento, sin que a la fecha se haya reportado ninguna comercialización organizada. Aunque ningún tipo de acción con respecto a las decisiones sobre monitoreo tomadas por el Comité de Patrimonio Mundial en el año 2008 haya sido reportada, la Parte Estatal reconoce la necesidad que existe de reorientar parte del trabajo con la finalidad de poder implementar la solicitud que hiciese el Comité de Patrimonio Mundial.

El Comité de Patrimonio Mundial recibió el informe de la Parte Estatal de Panamá, el 24 de marzo de 2009. Las respuestas dadas a los problemas señalados por el Comité de Patrimonio Mundial resultan generales en naturaleza, y proporcionan poco detalles. El informe indica mejoras en el manejo de la presencia de ganado dentro de la propiedad, señalando que al efecto se ha creado una agrupación de ganaderos, e indica que en el año 2008 se desarrolló un plan estratégico de 5 años, con la finalidad de asegurar un desarrollo sostenible de la región.

Aparte de la falta de todo tipo de información con respecto al como el plan propone enfocar el problema, el Comité de Patrimonio Mundial ha tenido conocimiento de que no existen los fondos para su implementación, y que no se ha tomando ningún tipo de acción desde que el plan fue completado.

No existe información de ningún tipo sobre la medida de mitigación en relación con los especies acuáticas que resulten afectadas por la construcción de una represa hidroeléctrico en el Río Changuinola, más allá que la descripción que se brinda sobre los requerimientos legales relacionados con los impactos ambientales y la indicación de las medidas de mitigación que han sido identificadas por las autoridades que habrán de disminuir el impacto sobre estas especies. Se hace referencia a los Estudios de Impacto Ambiental, pero estos no han sido proporcionados por la Parte Estatal.

La Parte Estatal indica que se realizará un monitoreo de las especies en cuestión, y que los resultados que se obtengan serán utilizados para ajustar las medidas de mitigación. Dado que el ciclo de vida de las especies en cuestión requiere que migren entre aguas saladas y riachuelos de aguas frescas ricas en oxígeno, y que la represa habrá de crear una barrera imposible de vencer, el Centro de Patrimonio Mundial y la IUCN se encuentran preocupados de que el monitoreo que se habrá de realizar después de que se haya construido la represa solo llegará a indicar que todas las especies han desaparecido conjuntamente. La vertiente del Changuinola incluye la mayoría de las vías acuáticas dentro de la propiedad, por lo que al colocar una barrera migratoria dentro de este sistema, muy probablemente dará como resultado la pérdida de las 5 especies en un 80% de las vías acuáticas dentro de la propiedad.

En el reporte se describen los esfuerzos enfocados en educación ambiental que hacen posible disminuir la pesca ilegal. Se cita la legislación que existe y que fue diseñada para reducir la contaminación del agua por los drenaje de la agricultura, sin embargo no se proporciona ningún tipo de detalles sobre la calidad del agua dentro del estuario del Changuinola, ni tampoco se indican las medidas en particular que se están implementado para revertir los niveles actuales de contaminación.

De igual forma, el reporte indica que las autoridades nacionales monitorearán a la compañía que construye que es la responsable por reubicar a los habitantes. El informe indica que el número de guardabosques aumentó de 9 a 14 entre los años 2007 y 2008, y que también se realizan actividades de monitoreo tierra-aire de forma regular. Indica que la cooperación con las comunidades locales ha mejorado, pero no se dan los detalles al respecto. En la Reserva de la Biosfera La Amistad se está implementado un comité que tendrá que tratar con los múltiples interesados. El monitoreo ecológico recibe el apoyo de la Iniciativa de Darwin, y se espera que éste monitoreo establezca los indicadores biológicos bases.

El reporte de la Parte Estatal de Panamá no ha considerado un número de las solicitudes hechas por el Comité de Patrimonio Mundial, en particular: i) No se hacen referencias a los planes a largo plazo de hidroeléctricas que pueden afectar a la propiedad; ii) No se proporciona información sobre los esfuerzos que se hacen para fortalecer los esfuerzos bilaterales de coordinación; iii) No se hace la evaluación sobre la efectividad del seguimiento institucional para obtener reportes de crímenes al ambiente.

El Centro de Patrimonio Mundial y la IUCN consideran que el nivel de análisis detallado que aparenta haberse hecho en Costa Rica, en respuesta a la decisión tomada por el Comité de Patrimonio Mundial en el año 2008 es alentador. Las descripciones en detalle sobre la situación actual de cada uno de los puntos pertinentes elevados por el Comité de Patrimonio Mundial son proporcionados, y seguidamente se incluyen recomendaciones claras sobre el cómo tratar con estos problemas. A pesar de que es poco el progreso que se ha reportado sobre la implementación de las solicitudes hechas por el Comité de Patrimonio Mundial, el informe ofrece un buen marco con el cual se puede iniciar la acción, e implementar futuras acciones de monitoreo que resulten efectivas, e indican que la acción a tomar ante muchos de estos problemas se inicia en el año 2009.

El Centro de Patrimonio Mundial y la IUCN están complacidos con el hecho de que el proceso delineado por Costa Rica contribuirá de forma significativa al manejo de varios de los retos impuestos por la conservación, que fueron indicados por el Comité de Patrimonio Mundial en el año 2008, y también indican que existe un número de acciones que están actualmente siendo implementadas. Sin embargo, el progreso alcanzado en Panamá es limitado, por lo tanto el estado de conservación de esta propiedad transfronteriza se encuentra aún amenazado, por lo que por la Parte Estatal de Panamá requiere de hacer mayores esfuerzos. A pesar de algunos de los puntos que fueron señalados por el Comité de Patrimonio Mundial, el reporte presentado por la Parte Estatal de Panamá contiene muy poca información clara sobre lo que se está haciendo en respuesta a la decisión tomada por el Comité de Patrimonio Mundial durante su sesión 32, y no incluye ninguna indicación clara sobre los que serían los planes a futuro. Por lo que la Parte Estatal de Panamá deberá asegurar:

a) Que las especies acuáticas en las riberas del Río Changuinola, que es la principal cuenca de la propiedad, no sean extirpadas por la construcción de la represa hidroeléctrica, a pesar de la existencia de medidas efectivas de mitigación. Según la decisión 32 COM 7B.35 se hace necesario medidas adicionales para poder tratar con la pesca ilegal y la contaminación de las aguas del estuario;

b) Que la presencia de Ganado dentro de la propiedad sea monitoreada cuantitativamente, a fin de asegurar que los esfuerzos que se hacen para manejar este problema, los cuales fueron descritos en el informe, puedan ser medidos;

c) Que el desplazamiento humano que se deba a la construcción de la represa no llegue a impactar el Valor Universal Satisfactorio de la propiedad de forma negativa;

d) Que el número actual de personal que maneja y se dedica a la propiedad, y las descripciones detalladas de los arreglos de administración conjunta que se hacen con las ONG o con cualquiera otro grupo sean proporcionados, de forma tal, que la presencia administrativa pueda ser debidamente monitoreada;

e) Que el Comité de manejo de la Reserva de la Biosfera sea activado y se le otorgue mandatos y obligaciones claras.

Fuente: Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD)

——————————————-

La forma, contenido y visión de dos informes de países a la UNESCO son un vivo ejemplo cuando hay intereses creados y mandatos para faltar a la verdad y a la ética cuando se trata de justificar obras ilegales como es el caso de las hidroeléctricas en Panamá que afectan de manera significativa los ecosistemas, las especies y los hábitat tanto de la Reserva de la Biósfera La Amistad y el Sitio de Patrimonio Mundial La Amistad Panamá.

Qué vergüenza con la Autoridad Nacional del Ambiente que está secuestrada por los intereses de los promotores de hidroeléctricas y no puede aplicar las normas nacionales e internacionales de salvaguarda de un hermoso y valioso patrimonio mundial.

Burica Press

Entrevista con Relator Especial de la ONU sobre pueblos indígenas y su visita a Panamá

ENTREVISTA: JAMES ANAYA Relator especial de la ONU

«La lucha indígena es la última que implica cambios sociales profundos»

BEGOÑA ZEGRÍ – Madrid – 11/02/2009

El País.

Panamá. Bosque Protector de Palo Seco, zona de amortiguamiento del Parque Nacional La Amistad, reserva de la biosfera y patrimonio mundial de la humanidad. No era un viaje turístico, pero a finales de enero, James Anaya visitó el lugar. La comunidad ngobe le invitó para que mediara en el conflicto que se les plantea. El Estado panameño ha otorgado la concesión a la empresa AES Corporation para la construcción de tres hidroeléctricas en el río Changuinola. Sólo la construcción de la primera prevé la inundación de cuatro comunidades indígenas.

Y allí llegó James Anaya (China Lake, California, 1958), relator especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los indígenas, para realizar su trabajo.

«Claro que sería ideal que estas cosas no se hicieran. Yo sólo puedo intervenir para orientar, ayudar, levantar acta de algo que está pasando y no es conocido. Al fin y al cabo, lo que hace falta, lo necesario, es la voluntad política de los que están en el poder para cambiar, o al menos mejorar, sus actuaciones, sus relaciones con los pueblos indígenas, y llevar a cabo estos cambios que permitan poner en marcha los derechos recogidos en la declaración de la ONU».

Fue elegido el 27 de marzo de 2008. Abogado, titular de una cátedra de Derecho y Políticas de los Derechos Humanos en la Universidad de Arizona, donde realiza sus investigaciones en amplias ramas del derecho, especialmente del indígena. Es un referente de la doctrina jurídica respecto a los pueblos indígenas, donde se ha volcado en la teoría y en la práctica.

Ampliar  James Anaya posa en la sede de AECID, junto al Museo de América, en un descanso de las jornadas de trabajo de la ONU en Madrid.- BERNARDO PÉREZ

Dr. James Anaya posa en la sede de AECID, junto al Museo de América, en un descanso de las jornadas de trabajo de la ONU en Madrid.- BERNARDO PÉREZ

Consiguió el primer pronunciamiento de un tribunal internacional a favor del reconocimiento de los derechos colectivos indígenas sobre sus tierras y recursos. La sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en el caso de la comunidad awas tingni contra la República de Nicaragua ha supuesto una revolución, y es estudiado y reproducido por diferentes escuelas y facultades de leyes.

La pasada semana recaló en Madrid para participar en una sesión de trabajo de la ONU patrocinada por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

Pregunta. La Asamblea General de la ONU tardó más de dos décadas de negociaciones para aprobar la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas en 2007. ¿Son suficientes las leyes existentes para la defensa de estas comunidades?

Respuesta. Es bueno que los países incorporen a sus Constituciones los derechos fundamentales de los tratados. Está muy bien. El camino a recorrer es menor. Pero aun así, hay que tomar medidas específicas para hacer reales estas leyes. Veo expresiones en todo el mundo de voluntad política. De buena voluntad política. Eso es casi casi unánime. Pero… no es verdad. Falta ver esa buena voluntad en la práctica. Aunque también reconozco que toma su tiempo a los Estados adoptar una política. Puede ser complejo y lento reajustar las prácticas administrativas, adoptar las leyes necesarias, porque muchas veces, la mayoría, lo que implica este reconocimiento eficaz son cambios en las estructuras.

P. ¿Cómo ve entonces el movimiento indígena hoy?

R. La reivindicación de los derechos de los pueblos indígenas ha llevado un largo proceso. Pero no es único. Están los procesos de descolonización, de liberación de la mujer, contra la esclavitud… Todas esas luchas implican un cambio fundamental en las estructuras políticas y sociales dominantes. Y la lucha indígena es, tal vez, la última de estas luchas que implican cambios profundos en las estructuras sociales, políticas y económicas dominantes.

P. Este año se cumplen los 25 años del Movimiento de los Sin Tierra (MST). Han tenido un recorrido singular, con altibajos, y recibido críticas desde todos los bandos. Este movimiento, que nació en Brasil, está en auge, y crece en toda América Latina: en Argentina, Paraguay, Guatemala, Bolivia. ¿Hay una relación especial indígena-tierra?

R. Sí, en general. Es una relación en varios aspectos, económicos, también culturales y sociales, en el sentido de círculos familiares, comunales, de la misma organización de todo un pueblo. Está muy relacionado con las actividades en el territorio. Romper esos lazos significa un choque brutal en todos los aspectos de la vida de los indígenas. Pero todos los sectores de la humanidad tienen relación con algún lugar. Todos tienen una expectativa de que sus derechos a la propiedad, al lugar en que viven, van a ser protegidos y respetados.

P. Actualmente, parece que aumenta el intento de empresas privadas o multinacionales de desplazar a algunas comunidades de los lugares donde viven.

R. El problema a veces es el desconocimiento en los planes de los Estados para el desarrollo de los recursos naturales, como el petróleo o la minería. Pero muchas veces se avanza en esos planes sin conocimiento de la ubicación de los pueblos indígenas. En las cercanías de estas operaciones mineras o petroleras hay un desconocimiento sobre los efectos que estas actividades tienen frente a ellos.

P. En el último Foro Social Mundial, al que ha asistido una representación importante del movimiento indígena se ha planteado emprender batallas al lado de países rupturistas con el capitalismo, como Venezuela, Bolivia y Ecuador. ¿Cree que es posible?

R. Es un movimiento que tiene su propio origen, sus propios protagonistas. Claro que van a hacer alianzas. Es un movimiento social de cambio, y hará alianzas con los movimientos sociales de cambio. Pero no hay que identificarlo siempre con tendencias mayores o con políticas antiglobalización.

P. Sin embargo, el proceso de estos movimientos parece que han seguido caminos diferentes. En Estados Unidos, por ejemplo.

R. Entre los mismos indígenas hay diversidad. En Estados Unidos hay indígenas demócratas y republicanos, los hay que quieren tener empresas y grupos que van en otra onda. Pero lo que une al movimiento es ese reclamo a la igualdad y el respeto a la diversidad, el respeto a la libre determinación de los pueblos. Lo importante es que puedan tomar las decisiones en pie de igualdad con los demás. Y que sean respetadas sus propias formas y maneras de vivir. Lo que no significa necesariamente que vayan a implicarse en política, aunque hagan alianzas en cada momento para promover ese cambio.

P. Se repiten los estudios que muestran en los indígenas una mayor incidencia de la pobreza, y menores ingresos, escolaridad y esperanza de vida; la mortalidad infantil es mayor y menor el acceso a la salud e incluso al agua potable. ¿No significa todo esto que defender sus derechos les cuesta más que al resto?

R. Más… de otra forma. Hay que evitar pensar en ellos como comunidades aisladas. No es el planteamiento de los pueblos indígenas. El planteamiento es de igualdad, de respeto a sus formas de vida. Quieren igualdad clara. Que se entienda que tienen su forma de vida, su propia cultura. Pero eso es lo que nos une a los pueblos indígenas: la diversidad cultural.

P. ¿Qué importancia tiene la educación en su desarrollo?

R. Existe una falta de reconocimiento como pueblo en los sistemas de educación para los indígenas. No se tienen en cuenta la lengua, el idioma, los idiomas indígenas, las maneras, las perspectivas, las filosofías. Hay un gran desconocimiento de su cultura dentro del diseño de los programas de educación. Para mí es importante, primero, la educación de la sociedad, porque lo que hacen los gobernantes, los políticos, es un reflejo de la sociedad en general. Hay que lograr que la sociedad se sensibilice a la existencia de los pueblos indígenas.

P. ¿Cómo lograrlo?

R. Se requiere tiempo. Podemos hacer una comparación con la Transición española. Ha sido un cambio a nivel constitucional y todo un cambio estructural en la creación de las autonomías. El pueblo indígena está en un cambio similar, que requiere voluntad política, atención y comprensión social entre todos los sectores de la sociedad.

P. A los pueblos indígenas hasta los éxitos se les eternizan en apelaciones. Y las celebraciones no llegan a pesar de los casos que van ganando en los tribunales. En Brasil, en Guatemala, contra la esclavitud, la expropiación de fincas… ¿No es frustrante?

R. Todo toma su tiempo. Es frustrante, sí, pero así son las cosas. Lo importante es que en algún momento haya una voluntad política entre los que están en el poder para hacer realmente estos cambios.

Biólogo alemán pronostica grave afectación a la biota en el valle del Rio Changuinola por represas

Biólogo alemán pronostica grave afectación a la biota en el valle del Río Changuinola por represas

En el contexto de la construcción de plantas de generación eléctrica en la cuenca media del Río Changuinola en el noroeste de Panamá, se realizó un estudio que documentó la diversidad de especies en la región. Estos estudios bióticos son la línea base que nunca fue realizada en los supuestos estudios de impacto ambiental que fueron presentados y aprobados por los promotores iniciales de los proyectos hidroléctricos Chan 75, Chan 140 y Chan 220. Una cuarta represa denominada Chan 500 también está siendo evaluada su construcción en la zona.

El científico Stephen Laube del Departamento de Biología y Ciencias Ambientales de la Universidad Car Von Ossietzky de Oldenburg, Alemania ha indicado que el represamiento del río Changuinola cambiará las condiciones ecológicas para plantas y animales en el río y en las inmediaciones y se espera que dichos cambios sean grandes. Las condiciones actuales del ecosistema y los efectos de la congestión planeada del río ha sido examinada por un grupo de investigadores en Limnología, Zoología y Botánica bajo el auspicio científico del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales que fungió como entidad subcontratista para la compañía consultora ambiental Montgomery, Watson y Harza (MWH).

Valle en la cuenca media del Rio Changuinola, en medio de la Reserva de la Biósfera La Amistad, NW de Panamá

Valle en la cuenca media del Río Changuinola, en medio de la Reserva de la Biósfera La Amistad, NW de Panamá

De acuerdo a biólogos panameños consultados, indican que este estudio si bien es importante para la ciencia no ha sido completo, especialmente es deficiente el estudio de peces, invertebrados y artrópodos, donde los muestreos por temporada con técnicas, métodos y cantidad de colecta parecen ser insuficientes para tener un acercamiento adecuado a la riqueza y abundancia de la zona, por lo cual no pudieron localizar varias especies que son comunes en toda esta cuenca, pero según estos especialistas, el principal problema radica en que ahora si se sabe con mayor certeza que el área a inundar en su primera fase incluye poco menos de dos mil hectáreas, pero que en fases posteriores el daño ecológico a esta rica y frágil zona será impresionante y que no existe ninguna medida real que evite este daño, más que la no construcción de estos artefactos.

Se da por descontado que miles de especies y millones de individuos de peces en diferentes estadios de vida, vertebrados terrestres e invertebrados serán erradicados de las áreas a ser inundadas, por lo que se espera un gran impacto sobre este reservorio de biodiversidad, declarado en el año 2003 como Reserva de la Biosfera y su área contigua inmediata es el Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad La Amistad Panamá.

AES Corporation con su filial en Panamá AES Panama/Changuinola en consorcio con el gobierno panameño desean construir una serie de tres proyectos hidroeléctricos dentro de esta prístina área protegida de Panamá. Grupos ecologistas han enfrentado con sendas demandas antea la Corte de Panamá y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos estos proyectos, pero el gobierno no se da por vencido e insiste en hacer dichos proyectos a como de lugar.

Querella penal por destrucción de Hotel Central

RESTAURACION

Interponen querella penal por trabajos en el Hotel Central

Durante la restauración se dañó una escalera traída de Nueva York, en 1883.

Grisel Bethancourt

PA-DIGITAL

La UNESCO declaró al Casco Antiguo, donde está el Hotel Central, como Patrimonio de la Humanidad.

Los trabajos de restauración en el antiguo Hotel Central, ubicado en San Felipe, provocaron que residentes del área formularan una querella penal por los supuestos delitos contra el patrimonio, abuso de autoridad e infracción de los deberes de servidor público.

Las Organizaciones Unidas Pro Salvaguarda del Patrimonio de San Felipe (OUPSAF) presentaron la querella contra Lineth Montenegro, directora Nacional de Patrimonio Histórico; Nilson Ariel Espino, director de la Oficina del Casco Antiguo (OCA) y el representante legal de Central Hotel Investment, Inc.

Adán Cerrud, de la OUPSAF, explicó que el Hotel Central es considerado una joya arquitectónica del siglo XIX y con los trabajos se permitió que se destruyera la escalera traída de Nueva York, en 1883.

Al mismo tiempo, las paredes exteriores corren el riesgo de colapsar, porque no han sido apuntaladas.

Cerrud expresó que hay recomendaciones para la protección de los conjuntos históricos, las cuales no se tomaron en cuenta por Patrimonio Histórico al dar el aval.

El Decreto Ejecutivo Nº. 51 de 2004 prohíbe destruir elementos de gran valor. Por esto, este diario se comunicó con Espino de la OCA, pero dijo que devolvería la llamada.

UNESCO notificada sobre amenaza al Parque Isla de Coiba

UNESCO notificada sobre atentado legal al Parque Nacional Marino Isla de Coiba

Panamá, 17 ago (EFE).- La UNESCO fue notificada de la desprotección en que ha quedado el parque nacional marítimo de Isla Coiba, Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 2005, por una nueva ley que permite la pesca de atún con redes de cerco en Panamá, informó hoy la prensa local.

La denuncia fue interpuesta el viernes por la organización ambientalista no gubernamental MarViva, cuya directora Gabriela Etchelecu advirtió que el parque puede ser incluido en una lista «negra» por parte de la Organización de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), indica el diario La Prensa.

Playas de la Isla de Coiba, Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad

Playas de la Isla de Coiba, Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad, Panamá. Foto: Laia en Picassa Albumes Web

La Asamblea Nacional derogó el artículo 11 de la ley 44 cuando aprobó la ley 55, el 6 de agosto pasado, que regula el comercio marítimo, que fue firmada por el presidente panameño, Martín Torrijos, y publicada al día siguiente en la Gaceta Oficial.

Por su parte, el administrador de la Autoridad de los Recursos Acuáticos (ARAP), Reynaldo Pérez-Guardia, declaró al Panamá América «desconocer por completo» las denuncias de los ambientalistas en torno a la derogación del artículo 11 de la ley 44 de julio de 2004, que prohíbe la pesca con redes de cerco en las aguas de Coiba.

Según este funcionario, la ley 55 incluye el Sistema de Monitoreo Satelital, que se encarga de vigilar y regular los barcos que pesquen en áreas protegidas a través de un dispositivo que debe poseer cada barco que navegue en aguas panameñas.

No obstante, en publicaciones anteriores La Prensa ha denunciado que algunos capitanes dejan el dispositivo en una lancha anclada en un área comercial y se van con sus barcos a zonas como Coiba para pescar burlando a las autoridades, que no cuentan con suficientes naves ni inspectores para vigilar las aguas panameñas.

La ley 44 protege a las especies únicas en su gran mayoría que viven en sus aguas, como corales, peces, tortugas marinas, ballenas, delfines y marsopas, indica La Estrella de Panamá, decana de la prensa panameña.

Las especies serían arrastradas con las redes de cerco, que tienen una dimensión similar a tres campos de fútbol juntos, o la altura de un edificio de 20 pisos, y los delfines serían sus principales víctimas, según Luis López Ramírez, secretario de la Asociación de Clubes de Pesca Deportiva.

La directora ejecutiva de la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (ANCON), Alina Spadafora, declaró que esta nueva norma es un total irrespeto a la participación ciudadana que se llevó a cabo para crear la ley 44.

Por su lado, Etchelecu advirtió que «si permitimos que esa derogación siga vigente, vamos a terminar sin ley de Coiba, porque así como derogaron ese artículo pueden hacerlo uno a uno con el resto».

Reiteró que «nadie fue consultado» para incluir el artículo que permite la pesca industrial en aguas del Pacífico panameño que, añadió, interferirá con las actividades turísticas, de pesca deportiva y artesanal.

MarViva y ANCON fueron los principales grupos ambientalistas que cabildearon por varios años para que la UNESCO declarara patrimonio mundial al parque de Isla Coiba, creado en 1991 con 270.125 hectáreas de extensión, de las que 216.543 son marinas.

El parque se encuentra situado en aguas del Pacífico que bañan los distritos de Montijo y Soná, en la provincia central de Veraguas y dista unos 50 minutos en vuelo desde Ciudad de Panamá o 10 horas de trayecto por tierra desde la capital y es considerado parte del circuito conservacionista que incluye a la isla Coco (Costa Rica), Malpelo (Colombia) y Galápagos (Ecuador).

Más del 80 por ciento de la Isla está cubierta por vegetación original, posee manglares y cativales de significativa magnitud, en ella llegan a desovar al menos 3 especies de tortugas marinas, tiene algunos de los mejores arrecifes coralinos del Pacífico panameño y un innegable valor paisajista provisto para el turismo, según el portal electrónico visitapanama.com.

En junio pasado delegados de Colombia, Corea del Sur, Costa Rica, Ecuador, España, Estados Unidos, El Salvador, Francia, Guatemala, Japón, México, Nicaragua, Perú, Vanuatum, Venezuela y Panamá celebraron en este país la 78 Reunión de la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT), en la que elogiaron la «pesca responsable» ejercida por los panameños.