Un nuevo Sitio Ramsar en Panamá: Damani-Guariviara

Panamá tiene un nuevo Humedal de Importancia Internacional

Panamá ha designado su quinto Humedal de Importancia Internacional en la Comarca Ngoble Buglé: El Humedal de Importancia Internacional Damani-Guariviara. Este humedal se encuentra en la región biogeográfica de los Neotrópicos y el Caribe y comprende humedales costeros e interiores, como playas, pantanos, lagunas saladas y de agua dulce, ríos y manglares.

Fotos © Albatros Media

El nuevo sitio Ramsar posee un elevado valor biológico porque contiene una gran variedad de hábitat que  contiene una gran diversidad de especies de flora y fauna. La zona es un importante lugar de anidación de tortugas, como la carey (Eretmochelys imbricata) una especies que está considera como en peligro crítico de desaparición. Además el sitio tiene especies inscritas en los apéndices I y II de la Convención Internacional sobre Tráfico de Especies de Flora y Fauna (CITES) y en la Lista Roja de la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza, como el manatí antillano (Trichechus manatus), los monos aulladores (Aloutta palliata), la tortuga cabezona (Caretta caretta) y la tortuga verde o cahuama (Chelonia mydas).

Mapa oficial del Sitio Ramsar Damani-Guariviara en la Comarca Ngobe Bugle

El Humedal Damani Guariviara está localizado en la Comarca Ngobe Bugle, en la base de Península de Valiente en el Noroccidente del Istmo de Panamá, frente al Mar Caribe. Este humedal recibe las aguas de los rios Guariviara y Cańas y forman un enorme humedal costero de excepcional belleza escénica y gran riqueza biológica.

El área proporciona además medios de sustento a la comunidad indígena Ngobe – Buglé que habita en la zona. El área se considera que tiene un elevado potencial etno-turístico y eco-turístico. Entre las muchas amenazas que pesan sobre el humedal están la deforestación, las prácticas agrícolas inadecuadas, la caza de subsistencia, la explotación excesiva de los recursos marinos, la minería y la contaminación de su zona de captación; como respuesta, se ha propuesto un plan de ordenamiento del sitio.

En 2004, el sitio fue designado área protegida nacional en la categoría de Humedal de Importancia Internacional, pero ha sido hasta marzo de este ańo que ha sido declarada oficialmente como un sitio Ramsar de Importancia Internacional.
Anuncios

Declaran la Bahía de Panamá como Refugio de Vida Silvestre

Declaran la Bahía de Panamá como un Refugio de Vida Silvestre

BURICA PRESS- Medio Ambiente.

La Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) ha declarado de manera oficial la Bahía de Panamá como un área protegida bajo la categoría de conservación denominada Refugio de Vida Silvestre Bahía de Panamá. Ya el área consta previa a esta declaración de una categoría internacional de conservación denominada Sitio Ramsar de Importancia Internacional.

Esta declaratoria formal indica que el Humedal Bahía de Panamá se conocerá igualmente como “Humedal de Importancia Internacional Bahía de Panamá” o “Sitio Ramsar Bahía de Panamá” por sus reconocimientos internacionales.

De acuerdo a la Resolución de la Autoridad Nacional del Ambiente AG- 0072 -2009 y publicada en la Gaceta Oficial Digital No. 26221 del 11 de febrero de 2009, los límites del Área Protegida Humedal Bahía de Panamá comprende los ambientes terrestres, fluviales, lacustres, estuarinos y marino costeros de la porción de la costa de la Bahía de Panamá entre Costa del Este, en la Ciudad de Panamá, distrito de Panamá, hasta el estero de la comunidad de Chimán en el distrito de Chimán en la Provincia de Panamá, colinda al norte con parte de los corregimientos de Parque Lefevre, Juan Díaz, Tocumen, Pacora, Chepo, Santa Cruz de Chinina, Pásiga, Unión Santeña y Chimán, al este con parte del corregimiento de Chimán, al sur con el Océano Pacífico y al oeste con parte del corregimiento de Parque Lefevre; formando parte de los Distritos de Panamá, Chepo y Chimán, Provincia de Panamá.

Mapa del Refugio de Vida Silvestre Bahia de Panamá que inicia en Costa del Este hasta Chimán. Protege humedales de agua dulce, manglares y el sistema costero que sostiene millones de aves playeras migratorias y nativas

Mapa del Refugio de Vida Silvestre Bahía de Panamá que inicia en Costa del Este hasta Chimán. Protege humedales de agua dulce, manglares y el sistema costero que sostiene millones de aves playeras migratorias y nativas. Fuente: Gaceta Oficial

El área protegida tiene una extensión de ochenta y cinco mil seiscientos cincuenta y dos Hectáreas con cuarenta y cinco metros cuadrados (85,652 Ha. + 0,045m2) de las cuales treinta y nueve mil seiscientos noventa y uno hectáreas con quinientos setenta metros cuadrados (39,691 Ha. + 0,570m2 ) corresponden a la superficie terrestre, y cuarenta y cinco mil novecientos sesenta hectáreas con nueve mil cuatrocientos setenta y cuatro metros cuadrados (45,960 Ha. + 9,474m2 ) corresponden a la superficie marina de la Bahía de Panamá.

“La Autoridad Nacional del Ambiente ha oficializado un anhelo de muchas generaciones de científicos de la Universidad de Panamá y extranjeros, grupos ambientalistas como la Sociedad Audubon de Panamá, que desde hace muchos años han destacado la importancia biológica estratégica de este ecosistema complejo y la necesidad de proteger esta área para la conservación de un conjunto mixto de humedales de aguas dulces, aguas salobres y aguas saladas de este sector del país”. “Es único este sistema de humedales”, son las declaraciones el biólogo ecologista de la Universidad de Panamá, Ariel Rodríguez al ser consultado sobre esta nueva designación.  “La ANAM debió actuar en esta línea desde hace varios años y  se hubieran evitado daños mayores a este rico ecosistema que está en peligro por un conjunto de urbanizaciones, canalizaciones y rellenos que pretenden hacer en el área” advirtió el biólogo Rodríguez.

ANAM advirtió en dicha resolución que la zona de amortiguamiento del área protegida se regirá por las disposiciones establecidas para el Humedal Bahía de Panamá en la presente Resolución hasta tanto se determine el uso del suelo de dicha zona en el respectivo Plan de Manejo.

Indican además que el objetivo general del Área Protegida de Bahía de Panamá es la conservación y protección de los ecosistemas existentes en el área protegida, fomentando el uso racional de los recursos naturales a fin de mantener procesos evolutivos y ecológicos, el flujo genético y la diversidad de especies de flora y fauna silvestre, que son la base de los bienes y servicios que estos ecosistemas nos ofrecen para beneficio de las presentes y futuras generaciones.

Texto oficial de la Declaración del Sitio como Refugio de Vida Silvestre

Texto oficial de la Declaración del Sitio como Refugio de Vida Silvestre

Entre objetivos específicos de la nueva Área Protegida Humedal Bahía de Panamá, tenemos los siguientes:

1. Conservar y proteger los humedales existentes en el área para sostener su diversidad biológica, con especial interés en las aves playeras y acuáticas migratorias.

2. Conservar y proteger los bosques tropicales y las especies de fauna asociadas, existentes en el área para mantener la integridad y diversidad biológica del país.

3. Proteger el ecosistema de manglar y las especies de flora y fauna asociada a estos ecosistemas, como base de la economía pesquera de nuestro país, sin menoscabar la importancia de los demás bienes y servicios que estos nos ofrecen y que son reconocidos como de vital importancia para mantener la calidad de vida de todos los habitantes y la seguridad ambiental del país.

4. Promover el desarrollo socioeconómico y cultural de las comunidades relacionadas al área protegida fomentando prácticas de manejo racional de los recursos naturales renovables y las actividades de autogestión, con la finalidad de efectuar un aprovechamiento sostenible de los recursos forestales y marinos-pesqueros presentes en el área protegida.

5. Promover actividades científicas, investigativas, recreativas y/o educativas con énfasis en la conservación y protección de especies endémicas o en vías de extinción presentes en el área.

6. Promover la participación ciudadana de manera activa y transparente en la gestión del área protegida, con el fin de que reconozcan que esta área protegida contribuye al mejoramiento de la calidad de vida de todos los ciudadanos que viven dentro y fuera de los límites de la misma.

La resolución también indica que las tierras, bosques y aguas que se encuentran dentro de los límites señalados en el artículo tercero como parte del patrimonio natural del país.

Advierte que las actividades que se realicen en el Humedal Bahía de Panamá deberán ser compatibles con la política de protección y conservación de los recursos naturales y culturales que se establece en la legislación vigente y en el Plan de Manejo del área protegida, y deben garantizar el mantenimiento de las características ecológicas de los ecosistemas de humedales del área.

Advierte además que las personas con títulos de propiedad y derechos posesorios, que se encuentren dentro de los límites señalados por la presente Resolución, deberán adoptar las disposiciones sobre uso de la tierra y otras medidas destinadas a proteger la vida silvestre, los suelos, el régimen hidrológico y demás funciones del humedal.

La resolución tiene un listado de prohibiciones de aquellas actividades incompatibles con los objetivos especificados en los artículos quinto y sexto, en especial, las siguientes:

1. La remoción, tala, desmonte, relleno, desecación, extracción y cualquier otra actividad que afecte el flujo hidrológico de los manglares.

2. El hostigamiento, recolección, captura, cacería, transporte y/o comercialización de especimenes de la fauna silvestre.

3. La introducción de especies exóticas dentro del Humedal Bahía de Panamá.

4. El depósito de desechos sólidos, orgánicos e inorgánicos, y de aguas residuales en cualquier parte del Humedal Bahía de Panamá, excepto en los lugares señalados para tal fin en el Plan de Manejo, previo tratamiento y manejo de los mismos, de conformidad con las normas establecidas por la Autoridad Nacional del Ambiente.

5. El vertimiento de sustancias que contaminan las aguas marinas y fluviales, tales como agroquímicos, hidrocarburos, aguas servidas (industriales, riego, agropecuarias y domésticas) y otras, sin el debido tratamiento de dichas sustancias.

6. La entrada de nuevos ocupantes a los terrenos que conforman el área protegida, sin la debida autorización de la ANAM, previo a un análisis de caso.

7. El establecimiento de actividades que atenten contra la integridad y el mantenimiento de las características ecológicas del ecosistema, así como sus bienes y servicios ambientales, y los fines de conservación y uso sostenible del Humedal Bahía de Panamá, salvo aquellas permitidas por el Plan de Manejo.

8. Toda infraestructura, obra o proyecto hasta tanto el Plan de Manejo respectivo establezca el uso del suelo del Humedal Bahía de Panamá, excepto aquellos que hayan sido aprobados con anterioridad a la promulgación de la presente Resolución, los cuales se regirán por el instrumento de gestión ambiental respectivo.

9. La roza y quema de rastrojos mayores de 5 años.

10. El desmonte (expansión de frontera agrícola), dentro del área protegida.

11. La pesca, salvo la pesca artesanal o de subsistencia debidamente autorizada por la Autoridad Nacional del Ambiente, en coordinación con la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá y reglamentada por el Plan de Manejo.

Según la resolución la ANAM elaborará el Plan de Manejo del Humedal Bahía de Panamá en un plazo no mayor de dos años.

————————————

VEA ADEMÁS

Panamá designa su cuarto sitio Ramsar

Desde el 20 de octubre de 2003, la Bahía de Panamá, en la provincia de Panamá fue declarada como Sitio Ramsar o Humedal de Importancia Internacional para el hemisferio occidental.

Panamá. 48,919 ha. 8°57’7’ N 79°1’8’’ S. Al este de Ciudad de Panamá sobre la costa del Océano Pacífico, el sitio comprende bajos intermareales de lodo divididos por varios estuarios, manglares, bosques inundables y ciénagas y lagunas de agua dulce. Es reconocido por ser un punto de parada importante para las aves playeras migratorias: durante una estación se han contado hasta 360,000 individuos, y se estima que entre 1 y 2 millones de aves se detienen allí durante la migración.

El sitio alberga el 8% de la población mundial del playero occidental Calidris mauri, con registros de más de 280,000 individuos; 20% de la del chorlo semipalmeado Charadrius semipalmatus; y más del 1% de las poblaciones biogeográficas del playero semipalmeado Calidris pusilla, playero de alas blancas Catoptrophorus semipalmatus, zarapito trinador Numenius phaeopus, agujeta gris Limnodromus griseus, y el chorlo gris Pluvialis squatarola. Se cuentan varias especies amenazadas en el lugar, incluyendo al hormiguero gigante Myrmecophaga tridactyla, el tapir centroamericano Tapirus bairdii, el cocodrilo americano Crocodylus acutus, la tortuga cayuma Caretta caretta y el “negrito” Annona spreguei, árbol endémico.

La pesca y la agricultura son las principales actividades humanas en el área, pero dada su proximidad a Ciudad de Panamá, las presiones del desarrollo urbano se han incrementado así como la contaminación por la descarga de aguas negras al mar. Diversas actividades investigativas con aves playeras se han realizado en el sitio, y éste fue recientemente declarado como Área Importante para la Conservación de las Aves o AICA.

La Sociedad Audubon de Panamá apoyó la preparación de la ficha técnica para la designación.

Protegen manglares pero no los humedales de agua dulce contiguos

Anam declara área protegida manglares de Juan Díaz

JOSÉ ARCIA
jarcia@prensa.com

Desde el pasado lunes, los manglares de Juan Díaz son zona protegida. Así lo declaró la Autoridad Nacional del Ambiente al incluirlos dentro de una nueva área de reserva que se extiende hasta Chimán, en Darién.

JUAN DÍAZ

Protegen zona de manglar

La Anam declaró como área protegida 85 mil 652 hectáreas que comprenden zonas marinas y terrestres en las provincias de Panamá y Darién. Ahora debe crear el plan de manejo.

JOSÉ ARCIA
jarcia@prensa.com

Los ambientalistas panameños tienen razones para celebrar. La Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) declaró los manglares de Juan Díaz, en la provincia de Panamá, parte de una nueva área protegida que se extiende hasta Chimán, en la provincia de Darién.

La zona tiene una extensión de 85 mil 652 hectáreas, de las cuales 39 mil 691 son de superficie terrestre (principalmente manglar) y 45 mil 961 son área marina.

Entre los objetivos de crear la zona protegida está el de conservar los humedales, por la importancia que tienen para la aves playeras y acuáticas migratorias.

La resolución que declara la zona área protegida fue firmada el pasado lunes, cuando se celebraba el Día Internacional de los Humedales. Ayer fue enviada para su publicación en la Gaceta Oficial, y que entre a regir.

Leslie Marín, abogado ambientalista, espera que con la declaración se frene un poco el desarrollo urbanístico “desordenado” que hay cerca de los manglares de Juan Díaz.

Ligia Castro, administradora de la Anam, dijo que los proyectos residenciales y turísticos quedan fuera de la zona protegida. Aclaró que en los casos de terrenos que están en manos privadas y que ahora forman parte del área protegida, la Anam comenzará un proceso de negociación con los dueños.

Rosabel Miró, directora de Sociedad Audubon de Panamá, dijo que la medida ha sido una aspiración desde 2003, cuando los manglares de Juan Díaz fueron declarados como sitio Ramsar (donde llegan las aves migratorias). Ahora, espera que se cree el plan de manejo lo antes posible.

MIVI zonificó manglares para urbanizaciones

JUAN DÍAZ

El Mivi cambió uso de suelo en área de manglar

La dirección de Áreas Protegidas de la Autoridad Nacional del Ambiente criticó al Ministerio de Vivienda por violar normas que protegen los manglares.

josé arcia
jarcia@prensa.com

Unas 18.5 hectáreas de manglar en el área sur de Juan Díaz están en riesgo como consecuencia de un cambio de uso de suelo que aprobó el Ministerio de Vivienda (Mivi) en enero de 2007, para realizar el proyecto Santa María Golf & Country Club. La decisión fue tomada bajo la administración de la entonces ministra Balbina Herrera, quien dejó la cartera en abril de 2008.

El proyecto incluía unas 23.5 hectáreas de manglar, pero el promotor modificó los planos y excluyó nueve hectáreas. Sin embargo, de acuerdo con el estudio de impacto ambiental (EIA), se talarán otras cuatro hectáreas para la canalización del río Juan Díaz. El estudio fue aprobado por la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) en febrero de 2008.

Los grupos ambientalistas están cuestionando al Mivi por haber otorgado los cambios de uso de suelo, que permitirán desarrollos urbanísticos en áreas de manglar que fueron identificadas por el propio Mivi como zonas de reserva ecológica, a través de la Resolución 1-80 del 3 de enero de 1980.

En el año 2000, se aprobó el Decreto Ejecutivo No. 205 de 28 de diciembre, que también estipula que deben conservarse los manglares de Juan Díaz.

Para el viceministro del Mivi, José Batista, para aprobar el proyecto no hubo cambio de uso de suelo porque esas áreas no tenían categorías de uso. “Lo que hicimos fue asignarle al proyecto un uso de suelo en respuesta a un plan de desarrollo que ellos presentaron”, explicó el funcionario.

cambio de zonificación en área protegida

Nuevo uso para el manglar

Parte del proyecto Santa María Golf & Country Club ocupará 18.5 hectáreas de manglar en Juan Díaz, que eran zonas de reserva ecológica.

trabajos. La empresa ya ha empezado el movimiento de tierra en la zona del proyecto. Los grupos ambientalistas consideran que el Ministerio de Vivienda violó las normas. LA PRENSA/Carlos Lemos

JOSÉ ARCIA
jarcia@prensa.com

El Ministerio de Vivienda (Mivi) otorgó un cambio de uso de suelo en la zona sur de Juan Díaz que preocupa a los grupos ambientalistas, porque permite la urbanización de áreas que estaban destinadas a la conservación desde la década de 1980.

En enero de 2007, el Mivi emitió la Resolución No. 02-2007, mediante la cual aprobó cuatro categorías de uso de suelo al proyecto Santa María Golf & Country Club: residencial de mediana densidad (R2B), residencial de alta densidad (RM3), comercial de alta densidad (c-2) y área verde o campo de golf y parque (AV).

Los cambios de zonificación incluyeron zonas de manglar y humedales que el propio Mivi destinó como área restringida y de reserva ecológica desde 1980.

Las preocupaciones

Desde mediados del año pasado, grupos conservacionistas han estado cuestionado este cambio de uso de suelo.

El primero en hacerlo fue la Sociedad Audubon de Panamá, que señaló que las nuevas zonificaciones son “violatorias a las normas vigentes”.

La propia directora de Áreas Protegidas de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), Aleida Salazar, señaló: “Quisiéramos conocer en base a qué norma el Mivi aprobó este proyecto urbanístico”.

Ambas opiniones quedaron plasmadas en los informes que se incluyeron en el estudio de impacto ambiental (EIA) que la sociedad Trilux Holdings, responsable del proyecto, presentó ante la Anam para su evaluación. El EIA fue aprobado por la Anam en febrero de 2008.

El Centro de Incidencia Ambiental (Ciam), por su parte, también ha cuestionado el proyecto y está buscando toda la documentación para demandar ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) los cambios de uso de suelo.

Leslie Marín, abogado de Ciam, dijo que el recurso será presentado en los primeros días de enero de 2009.

Marín explicó que las acciones en contra de la decisión del Mivi se están haciendo ahora porque la entidad les negó, al principio, algunos de los documentos solicitados.

Luego de cuatro meses de haber presentado un hábeas data ante la CSJ, el mes pasado salió el fallo obligando al Mivi a proporcionar la información.

En el centro de estos cuestionamientos están 18.5 hectáreas de manglar que serán taladas porque forman parte del proyecto, en el que se planea construir unas 4 mil viviendas de “lujo”, además de una cancha de golf de 18 hoyos.

“El área propuesta para la ejecución del proyecto urbanístico presenta característica muy especiales, que además de su valor ecológico… cumple importantes funciones climáticas previniendo inundaciones…”, señaló el informe de Salazar, directora de Áreas Protegidas.

Bolívar Zambrano, director de Evaluación de la Anam, dijo que el EIA se aprobó, pero se prohibió la tala de manglar para el desarrollo del proyecto.

Martín Sosa, director general del Santa María Golf & Country Club, dijo que la primera frase del proyecto no incluye áreas de manglar, “y para las siguientes fases haremos las evaluaciones ambientales”.

En el EIA que entregó a la Anam, Sosa plantea que se añadirá al programa de reforestación de manglar en el estero de Chame.

José Batista, viceministro del Mivi y quien ocupaba el cargo de director de Desarrollo Urbano del Mivi cuando se cambiaron los usos de suelo, dijo que el proyecto Santa María Golf ha sido “satanizado”. Se trata de una obra residencial “donde hemos sido estrictos con el tema ambiental”, dijo.

A juicio de Batista, los nuevos usos de suelo no fueron otorgados para las áreas de manglar. Incluso, dijo, a los promotores del proyecto se les obligó a hacer cambios para que sacaran esas áreas protegidas.

PUNTOS PARA RECORDAR

Terreno.
Con más de 200 hectáreas, el proyecto afectará 18.5 hectáreas de manglar.

Usos.
Santa María Golf & Country Club es un proyecto de residencias de lujo que incluye un campo de golf.

Los Sitios Ramsar o Humedales de Importancia Internacional de Panamá

LOS SITIOS RAMSAR DE PANAMÁ O HUMEDALES DE IMPORTANCIA INTERNACIONAL

Por Ariel R. Rodríguez Vargas
Centro de Estudios de Recursos Bióticos, Universidad de Panamá

DEFINICIÓN DE HUMEDAL

De acuerdo a la definición de la Convención Ramsar[1] “Los humedales son las extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de aguas, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros”. Esto incluye los arrecifes de coral de aguas someras.

LA CONVENCIÓN RAMSAR Y SU FILOSOFÍA

Se le denomina Sitio Ramsar a un humedal que es considerado de importancia internacional debido a su riqueza biológica y a que sirve de refugio de un número significativo de aves acuáticas migratorias estacionales. Los sitios Ramsar nacieron con la Convención Ramsar, que es la única convención ambiental mundial que trata un ecosistema en particular –los humedales. Es un convenio intergubernamental que proporciona el marco para la acción nacional y la cooperación internacional en beneficio de la conservación y el uso racional de los humedales en el mundo.

La Convención fue establecida en la ciudad de Ramsar, Irán, el 2 de febrero de 1971. Actualmente, cuenta con 144 partes contratantes que han designado 1,401 sitios en el mundo, con un total de 122,845,706 hectáreas, de las cuales el continente americano ha aportado 228 sitios con 47,929,018 hectáreas, designadas en los 27 países miembros de la región.

Esta Convención además reconoce la interdependencia del hombre y su medio ambiente y reconoce además que los humedales prestan servicios ecológicos fundamentales y son reguladores de los regímenes hídricos, así como fuentes de biodiversidad a todos los niveles –diversidad de especies, diversidad genética y diversidad de ecosistema y reflejan las interacciones entre la diversidad cultural y biológica, constituyendo un recurso de gran valor económico, científico y recreativo para la comunidad.

Inicialmente esta Convención sólo reconoció estos ecosistemas como hábitat de fauna y flora características, especialmente de aves acuáticas, pero hoy incluye otras riquezas y valores de estas áreas, aunque sigue siendo de gran importancia el concepto de los humedales como hábitat claves de las aves migratorias hemisféricas.

También la Convención reconoce que los humedales constituyen un recurso de gran valor económico, cultural, científico y recreativo, cuya pérdida sería irreparable, por tanto promueve que no sigan habiendo intrusiones en estos, sobre todo porque afecta a las poblaciones de aves acuáticas migratorias estacionales que pueden atravesar las fronteras, y que en consecuencia deben ser consideradas como un recurso internacional.

Finalmente reconoce que la conservación de los humedales y de su flora y fauna pueden asegurarse armonizando políticas nacionales previsoras con una acción internacional coordinada.

PANAMÁ Y LA CONVENCIÓN RAMSAR

Panamá se hizo signataria de la Convención Ramsar mediante la Ley 6 del 3 de enero de 1989[2] y cuenta con cinco sitios Ramsar o humedales de importancia internacional: la parte este de la Bahía de Panamá en la Ciudad de Panamá (2003), el Golfo de Montijo en Veraguas (1990), San San Pond Sak en Bocas del Toro (1993), Punta Patiño en Darién (1993) y Damani Guariviara en la Comarca Gnobe Bugle (2004).


Aquí se incluirá información detallada de cada Sitio Ramsar de Panamá

[1] http://www.ramsar.org/key_conv_s.htm

[2] http://www.asamblea.gob.pa/NORMAS/1980/1989/1989_010_0675.PDF

Bahía de Panamá, Sitio Ramsar de Importancia Internacional

Declaran la bahía sitio migratorio de aves

Mapa donde aparece Panamá, como sitio estratégico para aves migratorias

Alex E. Hernández
PANAMA AMERICA

LA Bahía de Panamá fue declarada como sitio de importancia por la Red Hemisférica de Reservas de Aves Playeras (RHRAP), debido al gran número de aves migratorias que llegan todos los años a sus aguas.

De acuerdo con Rosabel Miró, presidenta de la Sociedad Audubon de Panamá, con esta designación, Panamá se convierte en el primer país en Centroamérica en formar parte de la RHRAP.

Se estima que durante los meses de septiembre, octubre y diciembre que comprenden el período de migración, llegan a la bahía de Panamá dos millones de aves procedentes del Hemisferio Norte para luego seguir su camino hacia el sur.

De acuerdo con la presidenta de la sociedad Audubon Panamá, este reconocimiento traerá múltiples beneficios para nuestro país, entre ellos, donaciones de agrupaciones conservacionistas y aumento del turismo.

Además, servirá para atraer grupos de científicos interesados en el comportamiento de las aves, como el servicio canadiense de vida silvestre, que ya está en conversación para estudiar en nuestro país aves originarias de Canadá y que durante el invierno se trasladan a zonas calientes como Panamá, agregó.
———————