Estado intenta vender isla Mogo Mogo

Para el Estado la venta inocente de una islita parece poco negocio, a menos que el negocio no esté función del Estado, sino del comprador que ya se debe haber recorrido pasillos ministeriales  para lograr arrebatarle Mogo Mogo a los panameños.

Las islas y costas son un patrimonio nacional y los pillos que nos gobiernan pretenden hacerse de la vista y los bolsillos gordos para terminar de vender este país, incluyendo los paisajes costeros inalienables según la Constitución Nacional!

Qué barbaridad!

Burica Press

——————–

Estado prepara la venta de la mitad de Mogo Mogo

Promoción y Venta de Bienes del Estado subastará la finca. Un avalúo previo cifra el lote en más de 8.3 millones de dólares.

las perlas. Los interesados en hacerse con el terreno tendrán que presentar un proyecto que implique, como mínimo, una inversión de dos dólares por metro cuadrado. LA PRENSA / Archivo

roberto gonzález jiménez
rgjimenez@prensa.com

La División de Promoción y Venta de Bienes del Estado ultima los detalles para lanzar la subasta de la mitad de la isla Mogo Mogo, ubicada en el archipiélago de Las Perlas.

La isla tiene 69 hectáreas de extensión, y el lote en venta será de 34.4 hectáreas.

Según un avalúo previo, el valor de la finca ascendería a 8.3 millones de dólares. Sin embargo, el costo de referencia definitivo será definido en un avalúo que ha de presentar la Contraloría General de la República, último trámite necesario para lanzar la subasta.

“Esperamos que la Contraloría emita el avalúo durante la semana próxima. No creo que el precio varíe mucho de los $8.3 millones”, dijo Marco Tulio Hernández, director de la División de Promoción y Venta de Bienes del Estado.

Los interesados en hacerse con el terreno tendrán que presentar un proyecto “compatible con el entorno” que implique, como mínimo, una inversión de dos dólares por metro cuadrado.

En cuanto a los requisitos medioambientales, Hernández señaló que serán los mismos que establece la ley panameña.

Presentadas todas las candidaturas, el Estado adjudicaría el lote a la mejor propuesta económica que cumpla con los requisitos.

Según Hernández, la subasta de la isla pretende promover el desarrollo de la misma y obtener ingresos para el Estado tanto por la venta como por la actividad que se desarrolle en el futuro.

Álvaro Uribe, urbanista y miembro de Alianza Pro Ciudad, dijo que antes de vender las islas una a una sería bueno tener un plan para que el desarrollo sea de una manera ordenada, y puso como ejemplo el Plan de Ordenamiento Territorial que se está elaborando para Bocas del Toro. “Si hay unas condiciones para la venta, estas deben ser cumplidas. Hay que conjugar los intereses económicos, sociales y ambientales”, añadió.

El Estado prepara la venta de la mitad de Mogo Mogo, mientras la Asamblea Nacional debate el proyecto de ley para titular derechos posesorios en islas y costas.

Se frustra debate de titulación

El proyecto de ley que busca titular las islas y costas del país permanece en el punto número seis del orden del día de la Asamblea Nacional, luego de que ayer se frustrara el inicio de su discusión en segundo debate por falta de quórum.

La discusión de la propuesta, que había sido suspendida en diciembre pasado después de que el presidente de la República, Martín Torrijos, pidiera a los miembros del Comité Pro Defensa de los Derechos Posesorios un plazo para consensuar el proyecto, solo logró reunir ayer a 28 de los 45 diputados oficialistas. Unas 250 personas miembros del comité que defiende el proyecto salieron indignadas del pleno legislativo y cerraron una de las calles paralelas al Palacio Justo Arosemena, como medida de protesta.

LEONARDO FLORES

Anuncios

Destrucción de Isla Viveros se agudiza

De nada ha valido que los ecologistas de Panamá hayan objetado desde hace varios años, la destrucción de los archipiélagos y costas de Panamá por efecto de la Ley 2 de 2006 que permite la especulación inmobiliaria en sus prístinos paraísos insulares y costeros.

Es lamentable que organizaciones como ANCON en vez de objetar este dañino modelo de desarrollo pretenden hacer ver solamente que el relleno, gota que derrama el vaso de desastre ambiental, sea lo que les preocupe. Lo que en refleja un discurso equivocado, oportunista y acomodaticio. Es hora que ANCON, así como los demás grupos ecologistas y ambientalistas de Panamá sean más directos y menos hipócritas de cara a la defensa de los caros intereses nacionales, hoy depredados rampantemente por especuladores que se dizfrazan de saco y corbata y se camuflan en los corrillos gubernamentales para lograr “aprobaciones legales” de tales crímenes ambientales en nombre del desarrollo, que evidentemente no es de desarrollo. Es realmente un vulgar mercado especulativo que destruye nuestros recursos y los enajena.

La destrucción en el Archipiélago de Las Perlas continúa a grandes pasos y Ligia Castro, Administradora General de la Autoridad Nacional del Ambiente sigue permitiendo este nefasto concepto de desarrollo en nuestro país. La corrupción y la ineptitud nuevamente hacen festín por doquier y es lo que lamentablemente uno puede esperar en un país parasitado con tráfico de influencia y corrupción en el funcionarato de la cosa pública, que cual adláteres de este sistema mercantilista se presten para permitir que este tipo de proyectos de sus jefes inversionistas y los capos superiores del gobierno sean desarrollados con éxito arrogante y estrépito de ignorancia.

Es evidente que ANAM al mando de Ligia Castro y/o Eduardo Reyes, quien es la mano que mece la cuna en esa institución, están dejando un pérfido legado de venta de nuestro país a cambio quien sabe de qué. Será corrupción, ignorancia, estupidez? Qué será?

Amerita que todo este proyecto sea detenido y punto.

Burica Press.
———————————————–

NUEVA POLÉMICA EN ISLA VIVEROS

Pista de aterrizaje en el mar

Grupos ambientalistas advierten que la extensión de un aeródromo hacia el pacífico pone en peligro un corredor biológico de ballenas jorobadas.

Rafael E. Berrocal R.
rberrocal@prensa.com

La empresa Viveros Development presentó un modificación de su proyecto en isla Viveros, el cual establece la ampliación de un aeródromo de mil metros de longitud hacia el mar a través de un relleno de piedra y arena.

El relleno ha levantado voces de protestas entre los biólogos y grupos ambientalistas, como la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (Ancon), que temen que la estructura interrumpa un corredor biológico de ballenas jorobadas en medio del archipiélago de Las Perlas.

Belisario Polo, representante de Viveros Development, aceptó que cerca de la isla hay un corredor ocasional de ballenas, pero asegura que el relleno terminará antes de su interrupción.

La empresa sostiene que la ampliación del aeródromo que construye es necesaria para poder recibir vuelos internacionales. El aeródromo es el complemento de un proyecto turístico de 100 millones de dólares que incluye la construcción de tres hoteles y la venta de residencias.

Alida Spadafora, presidenta de Ancon, calificó de preocupante todas las afectaciones que está teniendo el ecosistema del archipiélago de Las Perlas con los proyectos turísticos que se están construyendo en el área.

“Las autoridades deben evaluar con detenimiento el caso del aeródromo en isla Viveros y, de ratificar la afectación sobre el corredor de ballenas, deben negar su construcción sobre el mar”, concluyó. El Smithsonian confirmó que el sitio es paso de ballenas.

Viveros Development ya ha sido sancionada dos veces por daños ambientales, según confirmó la Autoridad Nacional del Ambiente.

——————————-

LA EMPRESA ASEGURA QUE LA ESTRUCTURA NO INTERRUMPIRÁ EL CANAL BIOLÓGICO

Relleno de isla pone en peligro paso de ballenas

Viveros Development ha pedido permiso para rellenar mil metros de longitud en el mar, para concluir la pista aérea del proyecto turístico.

CICATRICES QUE NO SANAN. La empresa que desarrolla el proyecto ha sido sancionada en dos ocasiones por daños al ambiente y tala ilegal en la isla. LA PRENSA/Carlos Lemos

Rafael E. Berrocal R.
UNIDAD DE INVESTIGACIÓN

rberrocal@prensa.com

La problemática por los rellenos en el mar ya no es un tema exclusivo de la Avenida Balboa o la calzada de Amador. La empresa Viveros Development, multada en dos ocasiones por daños ambientales, ha pedido autorización para realizar un relleno de mil metros de longitud en pleno corazón del archipiélago de Las Perlas, poniendo en peligro un área incluida dentro del corredor biológico de las ballenas jorobadas en Panamá.

La empresa ha determinado que las 17 hectáreas de terreno que deforestó en la isla Viveros para construir una pista para aviones no son suficientes.

Viveros Development dice ahora que necesita más espacio del que le brinda el ancho de la isla, y que su única salida es rellenar mil metros de longitud en el mar.

La solicitud fue presentada a la Autoridad Marítima de Panamá (AMP), la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) y la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP). Pero el estudio de impacto ambiental del relleno presenta unas dimensiones distintas a las señaladas a un grupo de funcionarios que realizó una gira al proyecto.

El pasado 27 de octubre, Viveros Development llevó a los inspectores y técnicos de la AMP, Anam y ARAP al sitio de la obra, donde les notificó que el relleno es de 150 metros de longitud.

Sin embargo, la solicitud que está pendiente de aprobación señala que serán 550 metros de longitud solo para la ampliación de la pista o aeródromo, y que el relleno total será de mil metros de longitud en el mar.

La región metropolitana de la Anam está elaborando un cuestionario sobre las diferencias que encontró en el proyecto; entre ellas, el tema de las dimensiones exactas del relleno y de dónde se sacará el material para realizarlo.

Viveros Development aceptó, dentro del estudio de impacto ambiental, que el área que intervendrá es parte del sistema marino costero de la isla, donde conviven especies pelágicas, demersales, fito y zooplancton, algas marinas y fauna betónica. También reporta que esa zona es área de paso de las ballenas jorobadas.

“Pero no encontramos evidencias que sustenten que dichas ballenas utilizan el canal existente en la isla Viveros para su desplazamiento”, sostiene Viveros Development en la información reportada a la Anam.

Lo que afirma la empresa contrasta con opiniones de biólogos y ambientalistas que confirman que el sector es paso de las ballenas jorobadas y que, además, forma parte de un importante ecosistema marino que ya ha sufrido el impacto del proyecto turístico en la isla Viveros.

Alida Spadafora, directora de la Asociación Nacional para la Conservación de la Naturaleza (Ancon), calificó la situación de preocupante, ya que, dijo, se trata de un ecosistema muy sensible y que el país debe conservar como patrimonio natural.

Indicó que las autoridades deben revisar bien este proyecto, y de confirmar la afectación sobre el área de paso de las ballenas deben negar su aprobación.

“Sí pasan ballenas jorobadas por el lugar”, aseveró Héctor Guzmán, experto del Instituto Smithsonian.

Informes de esa entidad indican que el paso de estos animales tiene sus temporadas y que muchas veces las ballenas no salen a la superficie, sino que pasan cinco metros por debajo del mar.

El propio ambientalista de la compañía, Belisario Polo, reconoció que hay un canal de tránsito de las ballenas que pasa cerca de la isla Viveros. Aunque señaló que el relleno terminará antes de la intercepción con el canal.

La Autoridad Marítima de Panamá (AMP) le notificó a la compañía que no es la institución responsable de aprobar o negar este proyecto, sino el Ministerio de Economía y Finanzas.

Augusto De León, jefe de concesiones de la AMP, dijo que “el caso de la pista aérea fue enviado por error a nuestro despacho”. “A nosotros solo nos compete el caso de un atracadero que ellos también quieren construir en la isla”, dijo De León.

Aeródromo para ‘jets’ privados

Viveros Development sustenta el relleno para su pista en que necesita tener capacidad para atender a dos jets privados por semana, los cuales podrían traer al país entre 200 y 500 turistas. Se trata de vuelos directos a la isla Viveros, sin tener que llegar al Aeropuerto Internacional de Tocumen.

La inversión total del proyecto, según la empresa, asciende a 100 millones de dólares, incluyendo 5 millones por el relleno. El estudio de impacto ambiental enumera de forma somera los daños que causaría el proyecto: contaminación del agua superficial por derrames de combustible, cambios en los niveles de turbiedad del agua, eliminación de la fauna en el área del relleno y en el sitio de la extracción de la arena submarina, y contaminación del aire. Viveros Development acepta que por cada una de las 17 hectáreas devastadas para la pista de aviones se eliminaron 169 árboles. Unos 2 mil 873 árboles en total, sin incluir la tala por la construcción de las carreteras y los tres hoteles.

Carta a ANAM sobre islas en peligro

Señores
ANAM
Ciudad de Panamá
E. S. D.

Señores,

La presente tiene por objeto transmitirles mi preocupación por la devastación de nuestras islas y zonas costeras, específicamente las islas de Naos y Viveros. Es alarmante ver como se destruyen nuestros recursos más valiosos sin ninguna consideración, y aún más alarmante es ver cómo las instituciones y los funcionarios que tienen el deber de protegerlos, no lo hacen.

 

Es desalentador ver cómo es el mismo ser humano quien, en busca de satisfacer sus necesidades cada vez más complejas, ha roto el balance con la naturaleza hasta llegar a límites que amenazan su propia existencia. Es posible conservar nuestros recursos naturales y a la vez obtener beneficio económico y un desarrollo sostenible, entonces, ¿por qué no lo ponemos en práctica?.

Como ciudadana preocupada por mi país, tengo todo el derecho y la obligación de hacer sentir mi opinión y de exigir que se respete el patrimonio de todos los panameños para que ésta y futuras generaciones tengan un Panamá próspero en base a un verdadero DESARROLLO SOSTENIBLE. El verdadero concepto de desarrollo sostenible no representa la destrucción irreversible de nuestros recursos, no va en detrimento de nuestra comunidad y nuestra nación y permite a las futuras generaciones también gozar de los mismos beneficios y el mismo patrimonio que tenemos hoy en día.

Atentamente,

Yamel Gozaine G.
Arquitecta Estructural.
————————
Estimados amigos:

Esta carta es una muestra de que los ciudadanos tenemos voz y es nuestro deber y derecho hacerla sentir. Exigir a las autoridades que cumplan con el papel que les toca desempeñar en la custodia de nuestro Patrimonio, es imperativo!. Llegar después del que daño está hecho a multar al agresor, es una triste y cómoda figura. Esperemos que cada día más voces de todos los puntos del país, nos hagamos sentir en una sola voz que clame por un desarrollo más equilibrado y aprovechamiento más justo y sostenible de nuestros recursos.

Necesitamos que las Organizaciones Ambientalistas tradicionalmente establecidas y los gobiernos locales de cada punto del país, jueguen un papel más beligerante en la defensa y custodia de nuestra riqueza natural seriamente amenazada.

En este sentido es necesario resaltar el excelente comunicado del día de hoy del Instituto de Investigaciones Tropicales Smithsonian; es un gran paso adelante y ojalá ésta importante institución sea más consultada y tomada en cuenta en adelante para cualquier tipo de desarrollo en este sensible y codiciado sector del país, tan amenazado en la actualidad.

Saludos,

Raisa Banfield