Experto de las Naciones Unidas sobre los Pueblos Indígenas denuncia violaciones de derechos en Panamá

Experto de las Naciones Unidas sobre los Pueblos Indígenas denuncia violaciones de derechos en Panamá

8 Agosto 2008

Ginebra: – – El Relator Especial de Las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los pueblos indígenas, el señor James Anaya, expresa su preocupación por la información recibida de distintas fuentes en relación con los desplazamientos arbitrarios y otros abusos sufridos por los miembros de la comunidad de Charco la Pava, que forma parte de la comunidad indígena Ngöbe, en el distrito de Changuinola, Bocas del Toro, Panamá, en relación con la construcción del Proyecto Hidroeléctrico CHAN 75.

“Observo con preocupación las violaciones de derechos humanos sufridas por miembros de la comunidad de Charco la Pava en Panamá, tales como el desplazamiento arbitrario de sus tierras, la pérdida de viviendas y destrucción de los cultivos agrícolas, y otros abusos, como el uso excesivo de la fuerza y la detención de los miembros de la comunidad que se han opuesto a la construcción del Proyecto Hidroeléctrico, entre ellos mujeres y niños.

Del mismo modo, quiero expresar profunda preocupación que la situación está empeorando y al parecer, dada la presencia de una fuerza de policía armada en la zona, la situación podría empeorar y pone en riesgo la vida y la integridad física de los miembros de la Comunidad de Charco la Pava. Además, he recibido información que la empresa está avanzando sin el control o la supervisión debida de las autoridades gubernamentales. A la luz de esta situación, hacemos una llamado urgente a Panamá a adoptar todas las medidas necesarias para: (1) proteger los derechos y libertades de las comunidades indígenas afectadas, (2) investigar la presunta violaciones de derechos humanos y castigar a los responsables, ( 3) la reparación de cualquier daño causado a las víctimas y (4) adoptar las medidas necesarias para impedir la repetición de tales actos.

También queremos insistir que los actores políticos, sociales y empresariales tomen en cuenta las recomendaciones formuladas por diversas instituciones encargadas de velar por el cumplimiento de las obligaciones de derechos humanos. En este contexto, quisieramos llamar la atención del Gobierno a la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, aprobada el 13 de septiembre de 2007, y en particular el artículo 10, que establece que “Los pueblos indígenas no serán desplazados por la fuerza de sus tierras o territorios. No traslado se llevará a cabo sin el consentimiento libre, previo e informado de los pueblos indígenas interesados y previo acuerdo sobre una indemnización justa y equitativa y, siempre que sea posible, con la posibilidad de regreso. “

A finales de 2007, la Compañía AES Changuinola inició la construcción del Proyecto Hidroeléctrico CHAN 75, que podría dar lugar a la completa inundación de los indígenas de comunidad de Charco la Pava y otras comunidades indígenas vecinas, sin obtener el consentimiento informado de las comunidades afectadas, en conformidad con las normas internacionales.

El 8 de abril de 2008 y 3 de junio de 2008, el Relator Especial envió llamamientos urgentes al Gobierno de Panamá sobre la situación en Charco la Pava. El Relator Especial lamenta no haber recibido una respuesta del Gobierno de Panamá a las preguntas y preocupaciones expresadas en esas comunicaciones.

El 26 de marzo de 2008, el Consejo de Derechos Humanos nombró al profesor James Anaya como el nuevo Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los pueblos indígenas, por un período inicial de tres años. El señor James Anaya es Profesor de Derechos Humanos, Derecho y Política en la Universidad de Arizona, Facultad de Derecho en los Estados Unidos.

CIDH acoge denuncia de ecologistas

CASO CHANGUINOLA.

CIDH acoge queja de ecologistas

José Arcia
jarcia@prensa.com

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con sede en Costa Rica, acogió una queja que presentaron grupos ambientalistas y comunidades afectadas por la construcción de un proyecto hidroeléctrico en Charco La Pava, en Changuinola, Bocas del Toro.

Niño golpeado por intervención de la Polic�a Nacional de Panamá en sus tierras Gnobes

Niño golpeado por intervención de la Policía Nacional de Panamá en sus tierras Gnobes/ Burica Press

El pasado martes 8 de julio, la Comisión le envió a la organización no gubernamental Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD) –uno de los grupos ambientalistas que presentaron la queja–, un informe sobre la denuncia formulada.

La denuncia de los ambientalistas  se dió por  las supuestas violaciones de los derechos humanos en contra de los indígenas, al ser “forzosamente desalojados” de sus tierras para construir el proyecto.

La Comisión acogió la denuncia y le solicitó al Gobierno de Panamá un informe al respecto, que fue entregado el 6 de junio.

En el informe –que lleva la firma de Aristides Royo, embajador de Panamá ante la Organización de Estados Americanos– se niega que en Charco La Pava se estén violando los derechos humanos.

El 8 de julio pasado, la Comisión le pidió a ACD responder, en un término de 15 días, el informe del Gobierno panameño.

Susana Serracín, abogada y ambientalista de ACD, dijo que en estos momentos están elaborando el documento para responder el informe.

“Ni ngöbe nünadi kóre” –El pueblo ngöbe vivirá siempre

Solicitan al CIDH justicia sobre la violación a los derechos humanos de indígenas en Bocas del Toro

Panamá, Burica Press, 10 de marzo de 2008.

Cultural Survival y la Alianza para la Conservación y el Desarrollo (ACD) interpusieron el pasado 7 de marzo de 2008 una petición a la Comisión Interamericana sobre Derechos Humanos (CIDH) por violación a los derechos humanos por el gobierno de Panamá en contra de las comunidades e individuos indígenas Ngobe en el Valle del Río Changuinola, Bocas del Toro. La propuesta final de esta petición fue realizada por Ellen Lutz de Cultural Survival en la sede de este organismo internacional de justicia con sede en Washington.

Cultural Survival, una ONG establecida en Cambridge, Massachusetts, USA, y la Alianza para la Conservación y el Desarrollo, con sede en la ciudad de Panamá han interpuesto esta petición ante la CIDH luego de agotar las instancias locales de justicia, luego que ACD recurriera el 22 de diciembre de 2007 a la Corte Suprema con un amparo de garantías constitucionales el cual luego de más de dos meses, los magistrados aún no se pronuncian a favor, ni en contra de los derechos indígenas Ngobes y de una resolución de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) que adjudica una concesión de administración de más de seis mil hectáreas a la empresa AES Changuinola dentro del área protegida denominada Bosque Protector de Palo Seco, contrato que le permite a esa empresa, por encima de los derechos territoriales indígenas y la libre determinación de estos pueblos, desarrollar un enorme proyecto hidroeléctrico denominado Chan 75 (Changuinola I) con una capacidad proyectada de más 250 megawatts por hora.

AES Changuinola en las puertas de Valle del Rey

Fig. 1. Buldozers de AES Corporation ya han llegado en marzo a la Comunidad Ngobe de Valle del Rey, con el uso de la fuerza policial permanente en el área, con tal que las personas Ngobes no pudieron defender la invasión de sus tierras. 

La petición de justicia ante esta instancia internacional de justicia hace un recuento completo de todo el proceso que ha llevado a estas ONGs ha solicitar tal petición. Incluyen relatos de personas y hechos que aparentan ser efectivamente hechos que violan derechos y garantías fundamentales.

Investigadores que han participado de la conformación técnica de esta petición han avalado y alabado dicha solicitud y han considerado que el documento presentado y sus pruebas representan “¡un trabajo magnífico!” “Un documento muy impresionante” el cual “sólo requiere una tapa de libro para serlo”. Uno de ellos a los cuales se le protege su identidad indicó que “ni ngöbe nünadi kóre” (El pueblo ngöbe vivirá siempre), abrigando esperanzas que la CIDH hará justicia para el pueblo Ngobe del Valle del Río Changuinola, justicia que hoy el Estado panameño le niega.

 

La petición de manera específica solicita a la CIDH que declare nula y rechace los acuerdos entre la Corporación AES e individuos Ngobes y restaure todas las tierras y propiedades de los Ngobes y las comunidades como un todo. Solicitan se establezca un cuerpo creíble e independiente que investigue todas las violaciones a los derechos humanos contra individuos y comunidades Ngobes ocurridas entre diciembre de 2005 hasta el presente y que provea reparaciones de tales violaciones. También solicitan que se deberá establecer un cuerpo investigativo independiente con capacidad técnica para investigar los daños ambientales causados por el proyecto de represa y remediar el ambiente degradado resultante de carreteras y otras construcciones.

Por otro lado solicitan que el gobierno panameño deberá proveer compensación por todas las violaciones que no pueden ser remediadas con restitución, incluyendo daños pecuniarios y morales resultantes de los arrestos y detenciones, daños irreparables a la propiedad y al ambiente y dolor, sufrimiento y humillación.

Igualmente los peticionarios exigen garantías de no repetición de hechos y para ello el gobierno debe realizar un Estudio de Impacto Ambiental y una Evaluación Ambiental Estratégica para asegurar que los proyectos futuros son consistentes con la protección de tierras, recursos y el ambiente de los Ngobes.

El gobierno nacional debe aclarar, demarcar y titular todas las tierras indígenas previo al inicio de negociaciones para el desarrollo de proyectos en aquellas tierras.

Finalmente solicitan que el Gobierno panameño debe adoptar una legislación que garantice que todas las tierras indígenas están protegidas de invasiones a menos que las comunidades indígenas hayan participado en un proceso, en conformidad a sus costumbres y tradiciones, que les permita dar su consentimiento libre, previo e informado, considerando el desarrollo de hidroeléctricas dentro de sus territorios.

Isabel Becker y la Corporación AES Changuinola

ISABEL BECKER Y LA CORPORACIÓN AES –

HISTORIA DE UNA INJUSTICIA

Por: Ariel R. Rodríguez Vargas

Si la poetisa chiricana, María Olimpia de Obaldía estuviera viva estamos seguros que escribiría una nueva versión del poema Ñatore may, en honor a una mujer Gnobe llamada Isabel Becker, que resistió durante tres años el acoso y fue finalmente expulsada el 31 de octubre de 2007 de su casa y sus tierras a la vera del Río Changuinola por la corporación eléctrica AES, disfrazada en ese prístino entorno natural con el nombre de AES Changuinola. Hoy 6 de noviembre de 2007 con cinismo inaudito dicha corporación publica un espacio pagado en la prensa escrita celebrando la rendición de la heroína y haciendo alarde de las baratijas que le ha atarugado al pueblo Gnobe cuyas chozas estorbaban en el área de primer sitio presa: Chan 75.

La Señora Becker al igual que otras cientos de personas han sido expulsadas por esta corporación eléctrica bajo coerción e intimidación de reubicarse a la buena o perderlo todo a la mala si no salían rápidamente de una inmensa área concesionada de manera ilegal por el gobierno panameño a estos especuladores con la energía.

Isable Becker y familia en Charco La Pava antes de ser expulsados

Foto: ACD. Isabel Becker y familia en Charco La Pava antes de ser expulsados del primer sitio presa Chan 75 en el corazón de la Reserva de la Biósfera La Amistad. La fecha de la foto está errada. Esta foto es del mes de agosto 2007.

Uno a uno fueron doblegados y cedieron ante la poderosa corporación eléctrica AES que sin escrúpulos y apadrinada por el gobierno de turno, ha ingresado a un área protegida denominada Bosque Protector de Palo Seco que es a su vez, un área indígena Gnobe, un área de amortiguamiento del Sitio de Patrimonio Mundial de la Humanidad La Amistad y área núcleo de la de la Reserva de la Biósfera del mismo nombre. Ninguna de estas categorías nacionales o internacionales de conservación, ni por el hecho fundamental de ser un gran asentamiento indígena ha sido suficiente argumento para detener a estos usureros y sus cómplices, que pala en mano, se pavonean en el área y hacen alarde de su abuso de autoridad e infracción de los deberes públicos para imponer a la fuerza, el primero de cinco proyectos planteados en la misma área, que ninguno de ellos puede demostrar que el país lo necesita, mucho menos al costo social y ambiental que representan. Por eso es que invoco a María Olimpia de Obaldía y la remedo para gritar con espada de justicia la injusticia que se comete a un noble pueblo y a una valiente mujer:

“¿Comuniyó?” le pregunto a la señora Isabel Becker, que en pos de su nueva casa, lejos de Charco La Pava marcha con lento andar. “Ñatore may” contesta sin levantar los ojos: -tan sólo mira el lodo, remedo de su faz.

“Ñatore”… y la doblega la carga a la espalda y la agobia la curva de su destino fatal…Su cuerpo y alma macerada por AES Changuinola, caldeada por la piedra en donde ya no muele el pan: mezclado con fermentos de incógnitos rencores de anhelos subconscientes inmensos como el mar.

¡”Ñatore”… y sus vestidos no son sucios pues es una mujer digna, no son harapientos por que es una mujer virtuosa; su hogar húmeda choza, su lecho, una dura cañaza…porque es una mujer humilde.

“Ñatore”… y siempre tuvo mimos y besos de su amada familia. Descanso jamás tuvo
su cuerpo siempre ha sido incansable…!

¡Y la llaman “hermana” los que siguen a Cristo y “víctima de AES” dicen
los que en ayuda van, pero ella no comprende, ni aquél ni el otro idioma, ella tan sólo sabe decir: “Ñatore may”…!

Prosigue con los pocos fardos que AES no le ha arrebatado, sin que el “hermano” diga: “he de aliviar tu carga, he de calmar tu mal”; sin que llegue todavía activo “humanista” y logre en noble esfuerzo su vida humanizar.

Continuará su marcha hacia donde ha sido expulsada, doblada sobre el lodo que pisaron caciques del nativo solar, diciendo a su destino: “Ñatore may, ñatore” porque piensa que es éste su destino fatal…

Los últimos tres años fueron sobre su casta humilde tres hojas desprendidas del árbol secular; las humanas reformas no han rozado su vida, en ella se hizo carne todo el zumo ancestral.
Retornará a la tierra sin saber que vinieron hombres de gran espíritu su raza a libertar:
¡Humanistas bravíos; ecologistas, con su espada de la justicia, y, sobre todo ellos, la ley de la verdad…!

Y al caer a la tumba cual mujer fatigada y acosada por AES, gozará las caricias de la madre eternal y entonces, sólo entonces será justa su frase al decir resignada al Espíritu Santo: “Ñatore may”…!

Gracias María Olimpia por tu maravillosa pluma, y prestarme tus palabras, para desenmascarar a los que abusan de otros y solicitar justicia para estas humildes personas, que han sido abusadas en su buena fe, generación tras generación, por los mismos que de manera hipócrita le regalan baratijas para canjearlas por agua y oro.

————

Comuniyó: Cómo estas

Ñatore may: muy bien, gracias