Colocando los puntos sobre las íes

El siguiente artículo titulado «colocando los puntos sobres las íes» publicado en el diario La Prensa, nos parece un artículo diplomático e informativo, sin embargo no profundiza en el meollo del asunto que nos concierne.

No se describe o explica como un programa como CONFRONTACIÓN que siempre ha sido un programa de Canal 5, que hacía identificar el «Canal de la Iglesia» con la sociedad a la cual se debe, confrontando directamente las situaciones de profundidad que afectan la vida nacional, haya sido clausurado en su mejor momento de sintonía y madurez.

Esta clausura administrativa de contención del gasto, sigue siendo sumamente sospechosa y este artículo, lamentablemente minimiza, lo que realmente está en juego: un espacio libre de CONFRONTACIÓN DE IDEAS QUE NADIE MÁS SE ATREVE A DECIR, al servicio de los que no tenemos medios de comunicación, ni dinero para comprar espacios de opinión o otras sutiles formas de vender ideas. Nuestras ideas, creencias y valores dependen de medios libres como Canal 5.

Como ciudadano sigo exigiendo que este espacio o este tipo de espacios con esa libertad que tenía CONFRONTACIÓN se siga dando por el bien del país y de la iglesia.

Si la iglesia es tan sesuda, se cae de su peso que se ha cometido una injusticia NO con Maribel, sino con el pueblo panameño que creía en un medio sin censura o autocensura.

El artículo no es suficiente para detener nuestras sospechas que detrás del telón, hay muchas más razones de peso que lo que intenta mostrar o minimizar este diplomático artículo del humilde fraile dominico: Manuel Blanquer, que por cierto tiene muy buena percepción de toda la comunidad nacional y de otros propios y extraños.

Valga el siguiente recuento que aparece en un página española:

UN DOMINICO VALENCIANO DIRIGE UNA TELEVISIÓN EN PANAMA
Manuel Blanquer, un dominico nacido en Torrent hace 60 años, empezó a insistirle al arzobispo de la capital en la idea de utilizar la televisión para algo más que para retransmitir misas.
«Tal como es la gente tropical al principio decían que, con un cura al frente, sería una televisión de rezadas», relataba Manuel Blanquer. Sin embargo, la programación, que se ha ido ensanchando hasta alcanzar 13 horas de emisión diarias y 18 los domingos, sólo destina a la meditación la apertura y el cierre. La rejilla se nutre básicamente de espacios educativos, culturales, informativos y de entretenimiento familiar. Han conseguido tanto éxito con algunos, como uno de música pop, que la competencia ha empezado a imitarles.

Como pueden ver el Canal 5 ha servido de múltiples ejemplos a seguir y CONFRONTACIÓN es un ejemplo a seguir.

Ojalá se enmiende.

Atentamente,

Ariel Rodríguez Vargas
arielrdrz@yahoo.com
—————————————————————-

FETV.

Colocando los puntos sobre las íes

Fr. Manuel Santiago Blanquér i Planells o.p.

Cuando, después de la invasión, a instancias de quien suscribe, el arzobispo McGrath preguntó por la posibilidad de tener una frecuencia de televisión (al terminar una entrevista en que había acudido a solicitar el establecimiento de una red de emisoras de radio de la Iglesia, aprovechando las ya existentes), el entonces director de Medios le respondió que se estudiaría el asunto y se le daría una respuesta.
Días después, en carta dirigida al Señor Arzobispo, el ministro de Gobierno y Justicia, Dr. Ricardo Arias Calderón, en nombre del Gobierno, respondió que éste estaba dispuesto a «donar las frecuencias e instalaciones del Canal 5, con tal de que se empezara inmediatamente a emitir». Analizado el asunto, convenimos el arzobispo McGrath y el que suscribe en que aceptar aquello nos dejaba atados de pies y manos y nos ponía en una continuidad que de ninguna manera interesaba, puesto que si algo querríamos de un canal de televisión era desmarcarnos de los contenidos y estilos que se estaban ofreciendo. De modo que, en carta dirigida al Señor Ministro y firmada por el Señor Arzobispo y un servidor, que debe estar en los archivos del mencionado ministerio, el Señor Arzobispo:
Agradecía la posibilidad de obtener la concesión de las frecuencias, mediante el procedimiento que en aquel entonces prescribía la ley en vigor.
En cuanto a los equipos y demás, solicitaba tiempo para organizar, adquirir los medio necesarios, programar, etc., etc.
Presentaba al Señor Ministro como interlocutor sobre dicho asunto, en lo sucesivo a fray Manuel Santiago Blanquér i Planells o.p., quien firmaba dicha carta junto con él.
Se contó con el consejo y asesoría de un grupo de personas, verdaderamente dispuestas a apoyar la iniciativa, unos desde su fe, otros desde su interés de elevar la cultura del país. Y se creó la Fundación para la Educación en la Televisión, que sería la dueña de la televisión, siempre presidida por el que en su momento fuera el arzobispo de la Arquidiócesis de Panamá de la Iglesia católica. Las tres televisoras comerciales de entonces apoyaron, no hay que negar que con deseos promocionales y culturales, pero también para evitar otra televisora totalmente comercial que entrara al reparto del pastel.
El Gobierno nos hizo concesión de las frecuencias, ya que a él es a quien corresponde administrarlas, como propiedad que son del Estado, pero hay que señalar con énfasis que no nos regalaron nada: ni las frecuencias (se pagaron los derechos de la concesión de frecuencias, estipulados por la ley, mediante una colecta, realizada en el llamado «Desayuno Sombrero»), ni los equipos (se adquirieron mediante compra judicial a los tres grupos de ex trabajadores, de Telecinco, de Panavisión y un tercer grupo liderizado por el señor Alex Carbonell, que mediante el juzgado de trabajo, por orden del señor juez Cecilio Cedalise, tenían secuestrados equipos, para resarcirse de las prestaciones que no se les habían entregado al ser despedidos; el grueso de los equipos que no habían sido vandalizados o descuidados, y que estaban secuestrados por COFINA para resarcirse del préstamo que en su momento hicieran y no había sido cubierto, previo avalúo por parte de un ingeniero de COFINA y un ingeniero de la fundación, y con un decreto de gabinete que autorizaba la venta directa, se compró mediante contrato de compra-venta). Para efectuar dichas compras y para las enormes reparaciones que se precisaron a fin de poner en marcha los equipos, se solicitaron préstamos bancarios que FETV ha ido honrando escrupulosamente.
Se habla demasiado alegremente de que se han «fundido» no se cuantos millones. Eso es una difamación que afecta a quienes, día con día, han puesto lo mejor de sí, tanto en la gestión, como en el asesoramiento de la marcha de FETV, tanto de los que todavía están con nosotros, como de los que han estado.
Desde el mismo principio estuvo muy claro que FETV tal como se proponía no era un negocio. Ciertamente Adveniat y Misereor no subvencionaban este tipo de obras, por lo que se buscaba el modo de financiar la operación. Se realizó una cena de gala, a la que se invitó como orador de fondo al señor Ted Turner, que asistió acompañado de su esposa, la actriz Jane Fonda, en la que se levantaron los fondos iniciales. Posteriormente, en una reunión en la casa del arzobispo McGrath, en la que, entre otros, participaba D. Fernando Eleta Almarán, se llegó a la decisión de preguntar al Gobierno si, caso de poder conseguir la compra de los activos de VISAT, podríamos optar a la concesión de la distribución de la televisión por cable. Recibida la respuesta afirmativa, se comenzaron unas muy arduas negociaciones con el señor Augusto García, que a la sazón figuraba como dueño. Finalmente, con nuevos préstamos bancarios se adquirieron los activos de VISAT y se fundó CABLEONDA 90, para que fuera la fuente que financiara básicamente la operación de FETV, que no precisamente para ponerla a tono y ofrecerla en bandeja como un negocio súper.
No fue menos compleja ni económica la tarea de poner en orden los contratos con las diversas programadoras de los canales que se distribuían, lo que también supuso una cuantiosa inversión.
Cuando las nuevas tecnologías iban exigiendo mayor inversión para que permaneciera rentable el cable, se estimó que era el momento de vender y se convocó a una licitación privada (nada que ver con las afirmaciones gratuitas que al respecto se han vertido) manejada por el CITIBANK. Se adjudicó al mejor postor, un norteamericano, que al momento de la adjudicación no había puesto el bono de garantía, se le dio prórroga y no lo puso y automáticamente se le adjudicó al segundo mejor postor, la corporación MEDCOM (nosotros sí que sabemos lo ocurrido y todo ello en su momento fue comunicado a la ciudadanía a través de los medios).
Cuando se vendió CABLEONDA 90, se canceló, muy generosamente por cierto, a quienes la habían gestionado, así como las prestaciones sociales a todos los empleados que laboraban hasta el momento, se cancelaron los préstamos pendientes (de FETV y CABLEONDA 90), hubo que contratar abogados y hacer frente a una demanda de la que el CITIBANK, involucrado en el asunto, no quiso saber nada. Después de esto, se reservó para poner al día el equipo (estábamos trabajando con equipos más que obsoletos [antediluvianos] y exprimiéndoles hasta el máximo en su rendimiento) y para la construcción de la nueva sede, que cada día se hacía más apremiante, dado el volumen de trabajo y de gente, y la estrechez de los espacios de que disponíamos. Asesorándonos de la mejor manera posible, se hicieron las inversiones, dejando bien claro en qué no se debía invertir y procurando el mayor grado de rendimiento, siempre dentro de unos parámetros de seguridad. Se está siguiendo bien de cerca las inversiones y su rendimiento por un grupo muy responsable. Los estados financieros son analizados y aprobados mensualmente, con las recomendaciones pertinentes, por la Junta de Directores y una vez al año somos auditados por la firma de auditores KPMG. En los tres últimos años, la caída de los intereses nos ha obligado a intensificar la búsqueda de publicidad, con las dificultades que están a la vista, lo que nos ha forzado a cubrir el déficit, pignorando parte del capital. La alarma se ha desatado, cuando he cortado por lo sano y no permito que ya se vuelva a tocar el fondo capital.
Es de todo punto inaceptable que no se valore la preparación y el buenhacer de nuestros trabajadores, en cada uno de los campos. Si así fuera, desearía que me explicaran por qué les ofrecen más de lo que nosotros podemos ofrecerles y se los llevan otros medios. Y esto a todo nivel: técnicos, producción, administración, etc. Cuando ha habido que prescindir de quienes no estaban rindiendo, se ha hecho y se ha cumplido con todas las prestaciones que exige la ley. Es requisito de conciencia, dentro los objetivos de FETV.
En la sesión de la Junta de Directores previa a mi viaje, solicité a los señores miembros de la misma que, a partir de diversos escenarios ya analizados por la Mesa de Gerentes de FETV, estudiasen diversas posibilidades a tener en cuenta para hacer frente a la situación económica que enfrentamos, recomendaciones que podían incluir reducción de horarios y de personal, en la medida en que fuera necesario.
La urgencia con que se percibió esta necesidad abocó a unas decisiones que, por no ser interpretadas en su contexto, precipitaron una situación, que a nadie beneficia y añade tensiones a todas luces innecesarias en la situación muy seria que está viviendo el país, en donde hay problemas realmente importantes, que deberían estar reclamando nuestra atención.
En lo que se refiere a los programas Confrontación y 3600″, baste señalar que estos programas son nuestros, de FETV. Cuando digo nuestros me refiero a que los ideamos nosotros, definimos el nombre y la dinámica entre todos, asumimos todos la propuesta de la estructura y escogimos los presentadores, que consideramos mejor podían confrontar sus opiniones al analizar las noticias. No se trató de un productor independiente, externo, que hubiera venido y presentado una propuesta, que el canal aceptara. Éste no es el caso, sin embargo parece que así lo han percibido algunos televidentes.
La precipitación, en busca de un ahorro inmediato, hizo cortar radicalmente por donde se presentara la oportunidad para hacerlo. Y esta oportunidad la vio la Junta de Directores en la finalización de un contrato por servicios profesionales que terminaba el 30 de junio. Y así se le notificó verbalmente con antelación a la licenciada Maribel Cuervo de Paredes y en nota fechada 30 días antes de la expiración del contrato, como el mismo requería, nota que, lamentablemente, no pudo llegar a su poder, sino al regreso de su viaje al exterior.
En la nueva etapa de FETV, que se inicia el 1º de agosto, cumpliremos estrictamente los compromisos contractuales previamente adquiridos, hasta la fecha de terminación de los mismos, aun siendo conscientes, en algún caso, de la situación pactada, que nos perjudica, ya que ni siquiera cubre los costos mínimos de operación y exigiremos que, por respeto a nuestra pantalla y sus objetivos, se respeten nuestro talante y nuestros principios.
Sería desleal de mi parte no salir, con toda la vehemencia que amerita la cuestión, en defensa del licenciado Carlos Manuel Lee Vásquez, de cuya vida y opciones de fe soy testigo desde su juventud. En fidelidad al Evangelio y a la Iglesia, se ha entregado plenamente al servicio de los más necesitados desde su capacitación profesional como abogado y su conocimiento profundo de la Doctrina Social de la Iglesia. Cuando requerí su ayuda en FETV, no dudó ni un instante en poner plenamente a contribución sus capacidades, sin medir tiempo ni esfuerzo. Sepan quienes se han dedicado a calumniarlo y difamarlo, que al igual que con el robo, mientras no restituyan la fama y la honra, no hay en ellos arrepentimiento sincero ni perdón de su pecado. De modo que los emplazo ante el único Juez, que penetra más allá de la doblez de sus corazones y la hipocresía de sus actitudes.
Invitamos a la ciudadanía a que continúe viendo nuestra pantalla y juzguen por lo que en ella vean. Los hechos hablarán por nosotros. Si la conclusión fuere que no estamos preparados para ayudar a los televidentes a crecer a imagen del Dios que nos creó, o que no estamos ayudando a crear una conciencia y un pensamiento críticos y responsables, o que darle esto a los televidentes, no es optar por los sin voz u optar por la justicia, o si esto no es acorde con el Evangelio y por tanto no evangeliza, entonces sí que podemos entender que nos hemos desviado de nuestra razón de ser, y ningún problema para rectificar. Entre tanto, las palabras apócrifas de Don Quijote a su escudero siguen alentando nuestro caminar: «Sancho, hermano, ¿ladran? Luego cabalgamos».
Y como dijo el poeta:
«¿que no cesa la lucha ni un minuto?,
¿que a todas luces buscan tu fracaso?,
¿que te cansa el luchar?… No lo discuto; pero oye, amigo, esta lección de paso:
Se apedrean las plantas que dan fruto.
¿Quién del árbol estéril hace caso?’…»
Tal como estoy viendo las cosas, la considero necesaria. En ella hay parte de la carta que en su momento y previendo lo que podía ocurrir, le escribí al Señor Arzobispo.
Terminaba diciéndole lo que a ustedes les digo: Sigan viendo en mi al sencillo fraile dominico, profundamente consciente del servicio que le ha tocado prestar a lo que, por lema, le entregó su Orden: «Véritas».

El autor es presidente ejecutivo de FETV

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: