Petaquilla corruption mining

Petaquilla hit with maximum fine, partial restitution, market rejection

by Eric Jackson

Richard Fifer’s Petaquilla Minerals, the parent company of Petaquilla Gold, which runs the illegal Molejon gold mine, has been hit by the National Environmental Authority (ANAM) with the maximum million-dollar fine for violating environmental laws and ordered to pay $934,694 in restitution for those affected by its road building and strip mine development activities, which have been carried out without an environmental permit or any of the ordinarily required damage control measures. Runoff from Petaquilla’s operations has silted streams, damaging fisheries and muddying surface waters upon which people and farm animals depend.Despite the lack of approval for its activities, the company is threatening in international press releases to begin gold production in December, which will mean the introduction of cyanide and mercury into the environment. These toxic chemicals are used to separate gold from the quartz in which it is embedded. Though the norm is to build a retaining pond for toxic residues from the separation process, the usual thing in Panama has been that at the height of rainy season these ponds overflow and mining companies say that the resulting fish kills and long-term heavy metal contamination of streams and rivers are “acts of God.”A movement of farmer, community, environmentalist and Liberation Theology Catholic groups that has for a number of years been doing battle with Fifer and Petaquilla has denounced ANAM’s restitution order as “really ridiculous” because it’s only based upon the cost of reforestation of the big hole that Petaquilla is digging at El Molejon and doesn’t contemplate the degradation of water quality stretching along streams and rivers and running out to the Caribbean Sea.

ANAM has ordered a stop to all operations in all Petaquilla mining concessions. Fifer split the original Petaquilla concession in northern Cocle and western Colon provinces into Petaquilla Gold, which he still controls, and Petaquilla Copper, which was taken over in a hostile process by Canadian-based Inmet and has changed its name to Minera Panama. The copper concession is much further from production and its Canadian proprietors are less prone to outright defiance of Panamanian environmental laws than is Fifer. The latter has been blessed by the support of President Torrijos, even in the face of charges that Fifer embezzled public funds as governor of Cocle during the Moscoso administration and Fifer’s brazen defiance of ANAM and the courts. Petaquilla, however, was one of the main reasons why the US Congress adjourned its lame duck session without taking up the US-Panama free trade pact ratification. Yes, the Torrijos administration agreed back in 2007 that environmental laws would be enforced, but the timing of the latest action against Petaquilla only on the eve of the post-election congressional session bore all the hallmarks of insincerity and, along with President Bush’s pleas, it was ignored on Capitol Hill.


President Torrijos doing a Palacio de las Garzas  publicity photo with Fifer, left, and a Petaquilla publicity

If Fifer has been able to set up roadblocks to exclude environmentalists and reporters, paint the angry neighbors as a bunch of crazy radicals, mobilize the president’s backing and convince the Catholic hierarchy to pull anti-mine Claretan missionaries from the affected communities, it turns out that he has been less effective with the ordinary capitalist machinations of world markets. Petaquilla Minerals stock has risen and fallen with world gold prices, but apart from that it has fallen much more severely than trends in the industry can explain. That’s because, despite published misrepresentations of his embezzlement troubles — in many cases actually because of these, once the truth has become known — and all of the glowing press releases, over the years the company’s claims haven’t added up, its predictions have not come to pass, and Fifer’s inability to get along with industry heavyweights like Teck Cominco and Inmet have been telling to sophisticated mining investors. As far as the markets are concerned, Fifer is not to be trusted and his charmed relationship with the government is not expected to last after next year’s change of administrations. Thus the dive in Petaquilla Minerals share prices.
References

Foto satelital de la tormenta que afecta a Panamá

tormenta-sobre-panama-y-costa-rica-caribe-suroeste

Esta es la foto satelital del día 25 de noviembre de 2008 donde se observa una gran área de una tormenta sobre Costa Rica, Nicaragua y Panamá que continúa sobre el Mar Caribe Suroeste en asociación con una amplia banda de baja presión. El sistema permanece pobremente organizado y no se espera que si hubiera un desarrollo adicional como ciclón este será bien lento. Fuertes lluvias e inundaciones se esperan en porciones del norte de Colombia, Panama, Costa Rica, Nicaragua y el oriente de Honduras durante los próximos días mientras la tormenta se desplaza lentamente hacia el oeste. Foto: NOAA

Tormenta en Panamá versión animada

Agua embotellada: indicio que las personas se están alejando

Agua embotellada: indicio que las personas se están alejando

Publicado por Joseph B. Treaster en 1h2o.org

Miami – La campaña de los ambientalistas contra el agua embotellada puede estar ganando atracción, con una considerable ayuda de parte de caída de la economía mundial.

La última evidencia proviene de Pepsi Cola, uno de los más grandes compañías en este campo.

Pepsi dice que su más recientes ingresos trimestrales cayeron un 10 por ciento, en parte debido a una caída en la venta de agua embotellada, según la Beverage Digest, una publicación de la industria, el crecimiento en las ventas de agua embotellada se redujo al 1 por ciento en el primer semestre de 2008 después de casi una década de gran crecimiento.

El agua embotellada no sólo cuesta 1000 veces más que el agua del grifo, sino que además se utiliza una enorme cantidad de petróleo para hacer las botellas de plástico, el proceso de fabricación contribuye al calentamiento global y botellas vacías se suman a los desechos a nivel mundial.

Las empresas que venden agua embotellada dicen que prestan un servicio público por la prestación segura, el agua potable. Pero los investigadores dicen que el agua del grifo es buena en la mayoría de los Estados Unidos y Europa y que la mayoría de las personas con necesidad de agua limpia son los residentes de los países pobres en África, América Latina y partes de Asia.

El agua embotellada es conveniente y puede ayudar a mantener saludable a los viajeros y personas que viven en las partes más pobres del mundo. Pero no es la mejor solución para el largo plazo.

La incidencia ambiental robustece la democracia

El siguiente artículo ejemplifica la participación de la sociedad civil organizada en la construcción de un país más democrático y menos corrupto, por lo menos en el tema ambiental.

Burica Press
————————————————-

EL MALCONTENTO

Petaquilla’s dream

Paco Gómez Nadal
paco@prensa.com

Hay situaciones negativas que pueden sonsacar lo mejor de los seres humanos… hasta de las instituciones. Así son las guerras, esos espectáculos patéticos y machistoides que han permitido dibujar los rasgos de la solidaridad y el humanismo más conmovedor. Así son las dictaduras, que sacan de seres aparentemente pusilánimes el carácter y la fuerza que la vida en libertad les adormecía. Así parecen ser algunos despropósitos, que provocan reacciones inesperadas y esperanzadoras.

Eso parece haber conseguido Petaquilla, ese coro de arcángeles inversionistas que se han pasado la legislación del país por donde han querido y el patrimonio natural por una segadora mecánica. Durante los últimos años, estos próceres del capitalismo han obviado estudios de impacto ambiental, límites de concesiones y todos los extremos morales en pro de un beneficio que sale del país dejando como herencia hectáreas devastadas, ríos contaminados y futuro campesino hipotecado con intentos de camuflaje gracias a la bendita responsabilidad social empresarial.

Si no fuera por colectivos como CIAM, ACD, o Mar Viva o Albatros (y otras de su estirpe) no habría cámaras ni ojos para ver y denunciar lo acontecido en Petaquilla, o en Charco La Pava, o en Isla Colón, o en Coiba, o en las comarcas indígenas. La existencia de estas organizaciones robustece esta débil y precaria democracia.

El proyecto minero de Petaquilla ha logrado sacar lo mejor de una institución que casi todos los sectores habían dado por muerta o, como mínimo, perdida para la causa ambiental. La Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) ha impuesto una millonaria multa a Petaquilla por sus desmanes. Estamos tan mal acostumbrados que en los corrillos de Panamá se exponen todo tipo de conjeturas sobre las razones que han hecho a la Anam defender de forma tan contundente la legalidad que normalmente mancilla. ¿Carácter bipolar? ¿Presión de organizaciones y medios? Sea lo que sea, yo, que tan duro le he dado a la Anam desde estas páginas, hoy le reconozco la osadía. En realidad, ninguna osadía: el cumplimiento de su deber. Ahora nos queda la duda de si pagarán la multa, de si el Estado utilizará todas sus herramientas para que estos corta palos hagan el estudio de impacto ambiental, incluso de si se avanzará en el debate realmente importante: el de declarar a Panamá como país libre de minería.

Miles de personas desplazadas con sus derechos conculcados por el Estado Panameño perderán todos sus bienes colectivos y tendrán que hacer una nueva vida en otro lado. AES Corporation ha destruido a la fuerza las casas de quienes se reusan a abandonar el área

Miles de personas desplazadas con sus derechos conculcados por el Estado Panameño perderán todos sus bienes colectivos y tendrán que hacer una nueva vida en otro lado. AES Corporation ha destruido a fuerza de intimidación y coacción los bienes y propiedades de los indígenas Ngobes, muchos de los cuales se rehusan a abandonar el área, que les ha sido concesionada de maneral ilegal por ANAM. Ellos un día amanecieron con sus tierras cedidas a la transnacional para el desarrollo de hidroeléctricas. Foto: Florencio Quintero.

Hay que aprovechar este momento, entonces, para reconocer varios fenómenos. El primero es la fortaleza que han adquirido las nuevas organizaciones sociales centradas en la incidencia y en la formulación de propuestas de futuro para el país. Si no fuera por colectivos como CIAM, ACD, o Mar Viva o Albatros (y otras de su estirpe) no habría cámaras ni ojos para ver y denunciar lo acontecido en Petaquilla, o en Charco La Pava, o en Isla Colón, o en Coiba, o en las comarcas indígenas. La existencia de estas organizaciones robustece esta débil y precaria democracia.

El segundo es el del mensaje contundente que se está lanzando a los inversionistas aviones. Los problemas legales y de imagen que enfrentan Red Frog, Chan 75 de AES, Petaquilla o los ya casi olvidados teleférico de Ancón o el delfinario de San Carlos deberían ahuyentar a otros de su calaña. O eso espero.

El tercero y último (aunque hay muchos más) es el de la connivencia de algunas instituciones y empresas que crecen a la sombra de los proyectos dudosos. ¿Se plantearán publicitarias y agencias de la mal llamada comunicación estratégica el reto ético de seleccionar mejor a sus clientes? ¿Llegará el momento en que empresas locales de servicios se declaren objetoras de conciencia cuando uno de estos proyectos inmorales llegue con la chequera manchada de sangre y abusos? ¿Cuestionarán en algo su posición programas de radio o medios en general que cambian de posición en función de la lista de anuncios contratados? Las respuestas las puede ir buscando usted mismo, están a la vista.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 504 seguidores