Dolphin capture foes turn up the heat. Panama

Dolphin capture foes turn up the heat. Panama

With a Dichter & Neira poll commissioned by La Prensa showing more than 80 percent of Panamanians opposed to the proposed capture of wild dolphins by Ocean Embassy, several different elements of those against the idea are turning up the pressure on several fronts, while those in favor are moving in a couple of different directions as well.

On the streets, we see a growing movement, mainly middle class and predominantly female, with Catholic animal welfare groups apparently mobilizing more people than environmentalist organizations. The photos taken here, of perhaps 1,000 dolphin capture foes who gathered on March 29 along both sides of Calle 50 near Via Brasil, are representative of this growing movement.

Meanwhile, mayors, representantes and factions of the ruling PRD – Partido Popular coalition are slugging it out in a contest of political endorsements and condemnations. In favor are the mayor of San Carlos and the representantes of that municipality and of Aguadulce in Cocle province. Oppposed are the mayors of Panama City and Bocas del Toro, the latter proposed to be the venue of some of the dolphin captures. The youth wing of the ruling coalition’s junior partner Partido Popular has denounced the plan, and a move by San Carlos representantes for an endorsement of the Ocean Embassy proposal by the Panama Provincial Council — composed of all representantes from all corregimientos in all municipalities in Panama province — was defeated.

On the legal front, what is likely to be but one of several court challenges to the Ocean Embassy proposal was filed on April 1 before the Supreme Court’s Third Bench by a lawyer for the Fundacion Humanitas, the originally Catholic but now broader-based animal welfare group. That lawsuit asserts a legal theory of animal rights, which the Ocean Embassy people scorn and Panamanian courts have never recognized. It also challenges the constitutionality of the new Panamanian Aquatic Resources Authority’s jurisdiction to grant exceptions to the nation’s environmental statutes which, given our Civil Code system of law, would be a much more likely hook for judges to use if they feel inclined to stop the project.

Evolving arguments
On the Ocean Embassy side, there is an increasing estimate of the number of jobs that they say would be created — now they’re saying about 1,200 — and a characterization of opponents as animal rights extremists who would have their ideologies get in the way of people in the San Carlos area having opportunities for decent jobs. There is also the claim that the kids of Panamanians who can’t afford to travel to Florida to visit Sea World deserve an opportunity to become educated and fascinated by close contact with dolphins.

But some of the opponents are also pushing class conflict buttons, particularly in Bocas. Small-time boat owners who derive some of their income from taking tourists out to see the dolphins in the wild are portraying Ocean Embassy as a foreign corporation coming to strip Panama of a natural resource that happens to be their living.

To what extent Ocean Embassy intends to deplete the local dolphin population and for what purpose is the subject of conflicting claims. The company’s application to the Panamanian government talks of taking 80 dolphins over five years. Opponents say that this number is way more than the proposed “swim with the dolphins” pen in San Carlos could handle and is thus surely a back door way toward the capture of wild dolphins for export abroad, at a world price that runs between $100,000 and $120,000 per animal. But Ocean Embassy’s Ted N. Turner flatly denies that his company has any intention to export dolphins.

Then there is the question of what counts and how — is it 80 dolphins that survive capture and confinement, or 80 dolphins total, whether they live or not?

Many dolphins, up to half, don’t survive capture. The National Marine Fisheries Service in the United States (where wild dolphin captures have not been allowed since 1993) has noted that the “animals removed from the wild for permanent maintenance in captivity often represent only a proportion of the total take during a live capture operation,” and the Chicago Zoological Society’s conservation biologist Dr. Randall S. Wells argues that a long-term study he has been conducting since 1970 in Sarasota Bay, Florida has yielded “indications that disruption of the community through losses/removals can adversely impact the animals remaining in the wild, through decreased reproductive success and disruptions of the social structure.” But dolphin park advocates claim that because they are protected from starvation and predators, the animals live as long or longer in captivity as in the wild. The industry statistics, however, exclude those dolphins who die during or shortly after capture.

From the Humane Society of the United States come other warnings, that “swim with the dolphins” programs are dangerous to both humans and dolphins because every now and then a dolphin that doesn’t care to play will become aggressive, because there are certain people who out of ignorance or malice are mean to animals and because there are diseases that dolphins and humans can give to one another. Such particular pros and cons of Ocean Embassy’s plan to build a shallow water pen off of San Carlos where people and dolphins will swim together have yet to take center stage in the debate here.

Nor has the challenge to Ocean Embassy’s claim of a scientific purpose to its project been as strident from Panamanian critics as from opponents abroad. At the Calle 50 protest some signs and banners pointed out that the study of dolphin behavior in captivity is an unsound way to learn about how dolphins live in the wild, but there were few comments about the credentials of Ocean Embassy’s team to conduct a proper study of wild dolphin populations on Panama’s Atlantic and Pacific sides as promised. Environmentalist leader and University of Panama biology professor Ariel Rodríguez was one of the exceptions, but even as he scorned the Ocean Embassy team’s credentials he pointed out that “really, we have a serious ethical issue here” rather than much of a scientific controversy.

In the mainstream media, El Panama America appears to be the single news organization with an editorial slant in favor of the Ocean Embassy proposal. In one of the pro-Ocean Embassy columns appearing in that daily, Carmen M. Arias V. played up the scientific and educational benefits that proponents say the project would bring to Panama: “Which is more important, knowledge and the transmission of knowledge, or lack of knowledge and lack of communication?” she rhetorically asked. But blogger Ramón H. Benjamín M. dismissed such contentions, concluding that their makers “want us to remain — profitably — in the clutches of fools.”

To read Ocean Embassy’s formal proposal to the government, which includes the credentials of its team members in the appendices, click here.

photos and story by Eric Jackson








Source: http://www.thepanamanews.com/pn/ yhttp://tursiops.org/modules.php?name=News&file=article&sid=3841

Salvemos los bosques del Camino de Cruces

Estos son algunos de los argumentos legales del Comité Pro-Defensa de los Bosques Urbanos y el Camino de Cruces, que sustentan la lucha por defender los bosques naturales del Parque Nacional Camino de Cruces en la Avenida La Amistad, ciudad de Panamá.  El comité ha invocado principios constitucionales y leyes nacionales.  Por encima de todos los principios legales, están los principios morales y éticos.

¿Cómo viola la venta de tierras con bosques naturales de Camino de Cruces, la Constitución Nacional?

La ley aprobada viola los artículos del capítulo 7º del régimen ecológico de la Constitución Nacional detallados a continuación:

Artículo 118– Es deber fundamental del Estado garantizar que la población viva en un ambiente sano y libre de contaminación, en donde el aire, el agua y los alimentos satisfagan los requerimientos del desarrollo adecuado de la vida humana.

Artículo 119– El Estado y todos los habitantes del territorio nacional tienen el deber de propiciar un desarrollo social y económico que prevenga la contaminación del ambiente, mantenga el equilibrio ecológico y evite la destrucción de los ecosistemas. 

Artículo 120– El Estado reglamentará, fiscalizará y aplicará oportunamente las medidas necesarias para garantizar que la utilización y el aprovechamiento de la fauna terrestre, fluvial y marina, así como de los bosques, tierras y aguas, se lleven racionalmente, de manera que se evite su depredación y se asegure su preservación, renovación y permanencia. 

Artículo 121– La Ley reglamentará el aprovechamiento de los recursos naturales no renovables, a fin de evitar que del mismo se deriven perjuicios sociales, económicos y ambientales. 

También viola la Ley Forestal de Ley Forestal No.1 del 3 de febrero de 1994 en los siguientes artículos: 

Artículo 1.  La presente ley tiene como finalidad la protección, conservación, mejoramiento, acrecentamiento, educación, investigación, manejo y aprovechamiento racional de los recursos forestales de la República. 

Artículo 3.  Se declaran de interés nacional y sometido al régimen de la presente Ley, todos los recursos forestales existentes en el territorio nacional.  Para tal efecto, constituyen objetivos fundamentales del Estado las acciones encaminadas a:  

1-) Proteger, conservar e incrementar al régimen de la presente Ley, todos los recursos forestales existentes en el territorio nacional.

13-) Establecer, proteger y regular las áreas dotadas de atributos excepcionales que tengan limitaciones y una condición que justifiquen inalienabilidad e indisponibilidad con la finalidad de salvaguardar la flora, la fauna, vida marina, fluvial y el ambiente.

———————————————-

Como se puede apreciar, ninguno de los objetivos de la ley forestal le permite al Estado negociar tierras con bosques naturales centenarios para que sean degradados o destruidos con proyectos incompatibles con la naturaleza boscosa y rica en biodiversidad de bosques semicaducifolios del área, máxime cuando se trata de un áreas dentro Parque Nacional Camino de Cruces y contiguas al Parque Natural Metropolitano, considerada como una zona de amortiguamiento ya que contiene valores o elementos naturales iguales o semejantes a las áreas protegidas que hace que la integridad ecológica o paisajística de estas áreas naturales protegidas no se pierdan. 

También la ley aprobada desconoce la inalienabilidad del patrimonio forestal de Estado en el siguiente artículo: 

Artículo 12.  Declárese inalienable el Patrimonio Forestal del Estado.  Podrá excluirse de esta declaración aquellas tierras estatales de aptitud preferentemente forestal sobre las cuales se están desarrollando actividades agropecuarias u otras dirigidas al bienestar de la población…

————————————–

Como se observa en este artículo se desnuda que ninguna de las premisas que aduce la Asamblea con su nueva ley justifica la venta de bosques para actividades incompatibles con la conservación de esta área de bosques urbanos de la ciudad de Panamá. 

También creemos que la ley aprobada viola los preceptos de conservación y de la política del Estado plasmada en la Ley No. 41 de 1 de julio de 1998 – Por la cual se dicta la Ley General de Ambiente de la República de Panamá, específicamente en los siguientes artículos: 

Artículo 1. La administración del ambiente es una obligación del Estado; por tanto, la presente Ley  establece los principios y normas  básicos para la protección, conservación y recuperación del  ambiente, promoviendo el uso sostenible de los recursos naturales. Además, ordena la gestión  ambiental y la integra a los objetivos sociales y económicos, a efecto de lograr el desarrollo humano sostenible en el país. 

Artículo 4. Son principios y lineamientos de la política nacional del ambiente, los siguientes: 

3. Incorporar la dimensión ambiental en las decisiones, acciones y estrategias económicas, sociales y culturales del Estado, así como integrar la política nacional del  ambiente al conjunto de políticas públicas del Estado. 

Artículo 75. El uso de los suelos deberá  ser compatible con su vocación y aptitud ecológica, de acuerdo con los programas de ordenamiento ambiental del territorio nacional. Los usos productivos de  los suelos evitarán prácticas que favorezcan la erosión, degradación o modificación de las  características topográficas, con efectos ambientales adversos.

——————————————————– 

En este último artículo es obvio que al vender estas tierras de vocación forestal, el uso propuesto, no es compatible.

Asamblea y Ejecutivo depredadores de los templos naturales de Panamá

Una asamblea y un ejecutivo depredadores de los templos naturales de Panamá

Por Ariel R. Rodríguez V.

En la semana que acaba de transcurrir (20 de abril de 2007), como regalo del día de la Tierra, se ha avalado una infamia más en contra de la naturaleza, patrimonio natural de todos los panameños. Increíblemente, desoyendo las voces sabias de la comunidad nacional y ecologistas, el Ejecutivo ha lanzado en subasta pública un bosque centenario perteneciente al Parque Nacional Camino de Cruces y área de amortiguamiento del Parque Natural Metropolitano. Se trata de seis hectáreas o sea sesenta mil metros cuadrados de bosques y áreas inadjudicables que se encuentran a la vera del camino en la Vía La Amistad, frente al Colegio Chino Panameño en el extremo norte de la ciudad de Panamá.

Camino de Cruces en Via La Amistad

La línea verde es el límite del Parque Nacional Camino de Cruces y el lote segregado originalmente es el polígono rojo. La línea blanca es la interpretación errónea que hace la Asamblea de los límites del Parque en este sector, que en todo caso tampoco permite hacer lo pretendido, tal y como lo explica el autor en el artículo.

——————————————

Utilizando artilugios y mucha frialdad los diputados de la República, de manera calculadora han ignorado todo lo establecido legalmente para arrancarle de tajo y de manera abusiva, un lote boscoso al Parque Nacional Camino de Cruces para vendérselo a especuladores inmobiliarios, quienes codician estas hermosas áreas verdes de la ciudad de Panamá.

La fechoría, que atenta contra nuestro patrimonio, ha sido publicada en la Gaceta Oficial Electrónica No. 25777 del día 24 de abril de 2007 y que sin desparpajo dice que autoriza la venta de una finca de propiedad de la Asamblea Nacional, mediante el procedimiento de subasta pública de bienes públicos, por intermedio del Ministerio de Economía y Finanzas, y que el importe de la venta sea depositado en una cuenta bancaria oficial de la Asamblea Nacional, para la construcción de un nuevo anexo al edificio legislativo.

Nunca antes había sucedido un exabrupto ambiental institucionalizado y orquestado al unísono por dos órganos del Estado, como el pretendido. De concretarse este acto no sólo se viola Constitución Nacional, sino que se viola en cascada varias leyes que rigen el ordenamiento territorial y que custodian los bienes naturales de Panamá.

Los ecologistas serios de este país nos oponemos vehementemente a este desatino del Gobierno Nacional y de la Asamblea Nacional, ya que Camino de Cruces, no se vende, ni se subasta al mejor postor. Esto es una pillería mayúscula y no estamos dispuestos a permitirla. Ante este escenario, demandaremos ante la Corte Suprema estos actos lesivos al patrimonio nacional, santuario de biodiversidad, belleza escénica y dador de calidad de vida, presente y futura de todos los panameños.

La pretensiones de enajenar bosques urbanos protegidos, no sólo es insano e inmoral. Es un intento de crimen ecológico y nadie en Panamá lo debe permitir, por ello, solicitamos, un vez más, al Órgano Ejecutivo y a la Asamblea Nacional que desistan de esta intención, que definitivamente, si se concreta, los marcará por siempre, como depredadores de los templos naturales de Panamá.

El autor es Directivo y Científico del
Comité Pro-defensa de los Bosques Urbanos y el Parque Nacional Camino de Cruces

Historia de una cría de orca rescatada en las aguas de Nayarit, México

Salvando a Pascuala: El varamiento, rescate y supervivencia de una cría de orca

por: Jessica Soler Hampejsek

Pascuala, una cría hembra de orca (orcinus orca), con escasos días de nacida, tuvo la mala fortuna de vararse en la Bahía de Matanchén, a 7km al sur de San Blas, Nayarit, el pasado 10 de Abril. Los pescadores que la encontraron la bautizaron con este nombre, por aparecer justamente en la semana de Pascua.

orca bebé 

Esta pequeña fue separada de su madre y su grupo, al parecer, por caer atrapada en unas redes de pesca, evidentes marcas en su piel lo sugieren. Deshidratada, debilitada y con múltiples heridas, se pensó que difícilmente sobreviviría.

ballenato-orca.jpg

Dieciséis días después, el panorama resulta muy distinto: su notable mejoría es evidente. Pascuala tiene aproximadamente tres semanas de haber nacido. Al ser rescatada, aun tenía restos del cordón umbilical y bigotes, una característica de los cetáceos recién nacidos. En los delfines, los bigotes suelen desaparecer a los 4-5 días de nacidos. Actualmente no tiene dientes y se alimenta exclusivamente de leche. Las orcas son mamíferos marinos y su período de lactancia dura poco más de un año.

Días 1 y 2 • Abril 10 y 11, 2007

Una marejada arrastró a la orca y la arrojó a la playa donde fue hallada. Mientras se realizó una búsqueda para localizar a su madre y su grupo, se intentó devolverla al mar; tarea que resultó infructuosa y el animal terminó por ser azotado nuevamente contra las piedras y la arena. Su familia no fue localizada. Con el propósito de salvaguardar su vida, las autoridades decidieron trasladarla.

Primero estuvo en una pequeña alberca en un restaurante en la Playa del Borrego, donde recibió los primeros cuidados. Se le administró solución hartman con electrolitos, para hidratarla. Fue llevada a la ciudad de Tepic y de ahí, transportada por vía aérea al delfinario “Dolphin Adventure” en Nuevo Vallarta, donde permanece actualmente. Pascuala se encuentra bajo la custodia de la Semarnat y es atendida por un equipo conformado por especialistas y personal del delfinario, además de voluntarios externos, entre ellos biólogos del Instituto Tecnológico de Bahía de Banderas, Conexión con la Vida Silvestre, A.C. y Grupo Ecologistas de Nayarit, A.C. La veterinaria Paola Smolenski, especialista en delfines y mamíferos marinos, ha estado a cargo de su cuidado médico desde el inicio.

Día 3 • Abril 12, 2007

En el delfinario, Pascuala fue instalada provisionalmente en una alberca inflable de 10m2 y 2m de profundidad para facilitar las labores de cuidado. Cuando fue rescatada no sabía respirar por si misma, no sabía comer, no sabía flotar y mucho menos, nadar. Para evitar su muerte por inmersión, permaneció con un chaleco salvavidas los primeros cuatro días. Relevos de dos personas estuvieron con ella las 24 horas, para ayudarla a salir a respirar y mantenerla a flote.

Desde el primer día se le administró antibiótico para evitar riesgos de infección y se le aplicó pomada cicatrizante en sus lesiones, localizadas principalmente en la aleta dorsal, la cola y la nariz o trompa. Se optó por alimentarla a través de una sonda, para garantizar su ingesta diaria. Una orca de esta edad debe aumentar su peso aproximadamente un kilogramo al día. El veterinario Jim McBain, experto en orcas, de Sea World, se integró al equipo de apoyo, y brinda su asesoría para el tratamiento.

Día 4 • Abril 13, 2007

Por ser tan pequeña y no lactar leche materna, Pascuala no contaba con anticuerpos, así que se le administró una inyección intramuscular de inmoglobulinas de orca, proporcionada por Sea World.

El chaleco salvavidas se le retiró una vez que inició a girar por sí misma para salir a respirar. Las orcas respiran por un orificio llamado espiráculo, que es una especie de tapa de piel, diseñada para abrirse y cerrarse bajo el control voluntario del animal, situado en la parte superior de la cabeza.

Como casi no movía su cola y tendía a flotar de costado, se sospechó que tuviera lesiones en las vértebras. Cuidadosamente se le aplicaron terapias de movilidad y natatorias, para estimular el movimiento de sus aletas y evitar el entumecimiento de sus músculos.

Día 6 • Abril 15, 2007

Se añadió pescado a la fórmula láctea que se le da como alimento. Nunca antes se había alimentado a una cría tan pequeña, así que se está experimentando. Su ingesta está en 8.5 litros diarios, repartidos en tomas cada dos horas. El fragmento del cordón umbilical que aún tenía finalmente se desprendió. Entre sus múltiples cuidados, recibe cepillados en la piel para ayudarla a sanar. Las heridas de su aleta dorsal presentan un tejido blancuzco, característico de una buena cicatrización.

Día 8 • Abril 17, 2007

Pascuala fue trasladada a una alberca de mayor tamaño y con una profundidad de 4m. Alejandro Gómez Rubio, director general del delfinario, quien, junto con Paola, ha estado supervisando y dirigiendo el tratamiento que se le brinda, comenta que esta decisión se tomó para estimular el nado; en la alberca inflable flotaba y nadaba un poco, mas no movía la cola, quizá por falta de espacio. Le fueron tomadas unas placas de rayos-X, que no resultaron exitosas. Por las características del equipo usado y el grosor del cuerpo de la orca, apenas se distinguían las vértebras, siendo imposible determinar la existencia de algún tipo de lesión.

 

El trabajo que se realiza con Pascuala es monumental y agotador. No hay estudios, referencias, ni experiencias previas, en las cuales basarse. No hay antecedentes de crianza y supervivencia de una orca recién nacida, huérfana. Es un caso único. Sus indicios de recuperación, rebasan la capacidad de asimilación y de asombro de todos. Las ganas de vivir de este animalito nos ha robado el corazón a todos los que con ella convivimos. (Continuará).

Creciente extinción de anfibios en el mundo

Un estudio evidencia la creciente extinción de los anfibios en el mundo
     
 
(EFE)
 
Los anfibios que sobrevivieron a los dinosaurios, erupciones volcánicas y otras catástrofes durante millones de años se extinguen rápidamente debido a que no pueden adaptarse a los cambios que se registran en el mundo, revela un estudio publicado en la revista “BioScience”. EFE/Archivo

Washington, 1 may (EFE).- Los anfibios que sobrevivieron a los dinosaurios, erupciones volcánicas y otras catástrofes durante millones de años se extinguen rápidamente debido a que no pueden adaptarse a los cambios que se registran en el mundo, revela un estudio publicado en la revista “BioScience”.

Según Andrew Blaustein, zoólogo de la Universidad estatal de Oregón, los anfibios, especialmente los batracios (sapos, ranas y salamandras), han sido los animales de mejor adaptación entre casi todos los vertebrados del planeta.

“Aparecieron antes que los dinosaurios, han vivido bajo climas diferentes y han seguido multiplicándose mientras se extinguían otras especies. Pero, ahora, ya no pueden más”, señaló.

El estudio de “BioScience” indica que entre esos cambios se incluyen la pérdida del hábitat, la contaminación de las aguas causada por los pesticidas, las infecciones y la mayor exposición a la luz ultravioleta.

Ya en julio del año pasado, un informe de la revista “Science” afirmó que, de las 5.743 especies de batracios conocidas, un tercio estaba en peligro de extinción debido a los cambios ambientales.

Por otra parte, según ese mismo informe, desde 1980 han desaparecido al menos 122 especies de batracios, que son parte importante del ecosistema debido a que se alimentan de insectos y son a su vez presa de animales mayores en un permanente proceso de equilibrio ecológico.

Según los expertos, la extinción de especies ha sido especialmente importante en países como Ecuador, Panamá, México, Costa Rica, Colombia, Venezuela y Brasil.

En relación con el informe de “Science”, alrededor de 50 científicos de todo el mundo instaron a que se tomen medidas urgentes para evitar la extinción de los anfibios.

Para ello, propusieron un plan que incluye la asignación de 400 millones de dólares a tareas de conservación de diferentes tipos de batracios.

En el informe publicado en “BioScience”, los científicos de la Universidad estatal de Oregón indican que en las condiciones actuales de contaminación, se calcula que la extinción no sólo de anfibios sino que de otros animales y plantas es la mayor de los últimos 100.000 años.

Los anfibios atraen un interés particular porque, según los científicos, su fisiología y su ciclo de vida los exponen a una amplia variedad de cambios ambientales.

Los anfibios tienen piel permeable, viven en el agua y el suelo y sus huevos no tienen caparazón dura como los de las aves en general.

Además, ponen los huevos en aguas poco profundas y bajo la luz directa del sol para proporcionarles mayor oxigenación, ayudar en su crecimiento y reducir la depredación.

Sin embargo, el aumento de la radiación de la luz ultravioleta causado por la erosión de la capa de ozono en la atmósfera origina mutaciones y altera el sistema inmunológico de sus especies, según los científicos.

Por otra parte, antes el agua era pura y limpia. Ahora, el uso cada vez mayor de fertilizantes modernos, el vertido de desechos y de estiércol en su hábitat natural han aumentado la incidencia de infecciones parasitarias.

Además, la contaminación química de los sistemas acuáticos es un hecho cada vez más común en todas partes, según los científicos.

“Históricamente, los anfibios evolucionaban y se adaptaban a las nuevas condiciones. Pero ahora está perdiendo la batalla”, según manifiestan en el informe.

El año pasado, los científicos manifiestan que de todas las especies de anfibios que hay en la Tierra, el 43 por ciento está en descenso, el 32 por ciento bajo amenaza y se creen que hasta ahora la extinción total afecta a 168 especies.

Según Blaustein, esos anfibios demuestran que los cambios ambientales en el mundo no tienen precedente por su rapidez.

El científico agrega un comentario más funesto sobre las consecuencias de las modificaciones ambientales.

“Muchas otras especies tampoco podrán evolucionar con suficiente rapidez como para enfrentar estos cambios. Debido a sus características, los anfibios sólo son los primeros en desaparecer”, señala.