Ciudadela en Howard!

Panamá : ciudad a orillas del Canal

Redacción BBC Mundo


Canal de Panamá

La nueva ciudadela está planeada para construirse a orillas del Canal de Panamá-

El gobierno panameño firmó un contrato de concesión por 40 años con empresarios privados para transformar la antigua base estadounidense de Howard, a orillas del Canal, en una ciudadela industrial y residencial.

La firma británica London & Regional Properties, asociada con el colombiano Jaime Gilinski, anunció inversiones por US$705 millones, incluyendo US$405 millones en los primeros ocho años.

Gilinski fue entrevistado en el programa radial BBC Mundo Hoy acerca de los detalles del proyecto.

El empresario colombiano calificó la obra como “uno de los proyectos inmobiliarios más importantes del mundo”.

La ciudadela, que se extenderá en un predio de más o menos 1.400 hectáreas, ocupa los predios de lo que antes era la base aérea estadounidense de Howard, en la antigua Zona del Canal.

Estados Unidos devolvió los terrenos de la base a Panamá como parte de los tratados que también significaron la entrega del Canal de Panamá y su área aledaña, acordados durante el gobierno del presidente Jimmy Carter (1977-1981)

Empleos

Gilinski dijo que el proyecto no ha tenido inconvenientes por cuenta de posibles sentimientos nacionalistas entre los panameños ante el hecho que los terrenos de la antigua base militar devueltos al país sean ahora desarrollados por capital internacional.

Canal de Panamá

Es calificado como “uno de los proyectos inmobiliarios más importantes del mundo”.

“Ha sido un proceso muy transparente que estuvo bajo supervisión del Banco Mundial”, aseguró.

Al preguntársele si creía que una inversión tan alta encajaba bien en un país como Panamá, con altos niveles de pobreza, Gilinski dijo que “es un país que está creciendo a tasas por encima de ocho o diez% en este momento”.

Es una de las aspiraciones más queridas de los panameños, que los bienes revertidos… sirvan al desarrollo del país

Martín Torrijos, presidente de Panamá

El empresario agregó que Panamá se beneficiará del proyecto mediante la generación de empleo y que también recibirá réditos por la venta de terrenos.

“Le vamos a comprar terrenos al gobierno. Y las hectáreas que no se compren, en donde vamos a tener un arrendamiento por los 40 años, hay un mecanismo dentro del contrato (a través del cual) el estado va a percibir un porcentaje de las utilidades futuras”, manifestó Gilinski.

La empresa espera iniciar los trabajos de construcción en 2008.

En declaraciones citadas por la agencia AP, el presidente de Panamá, Martín Torrijos dijo durante el acto de firma de la concesión que “es una de las aspiraciones más queridas de los panameños, que los bienes revertidos… sirvan al desarrollo del país”

——————————–

Esperemos que no se consuman un solo metro cuadrado de bosques naturales de esta zona.

No sabemos que ha negociado el Gobierno sin nuestro consentimiento ciudadano!

Burica Press.

Defensoría defiende bosques urbanos del Parque Camino de Cruces

TIERRAS
Con sano criterio, el Defensor del Pueblo le ha solicitado al Ministerio de Economía y Finanzas que suspenda la subasta de terrenos de propiedad de la Asamblea, acto que se tiene programado para el lunes 23 de julio.

AMBIENTE
Aduce el Ombudsman que, por no haberse deslindado con certeza si parte de esos polígonos componen el Parque Nacional Camino de Cruces, debe hacerse un levantamiento que no deje lugar a dudas.

INDEPENDENCIA
Además de atinar con su pedido, el Defensor desde muy temprano en su naciente gestión comienza a dar muestras de independencia. Algo de lo que algunos de sus detractores parecían dudar. Saludemos este buen comienzo.

————————

Defensor pide suspender acto para vender tierras

Santiago Cumbrera

El Panamá América, 14 de julio de 2007

EL DEFENSOR del Pueblo, Ricardo Vargas, pidió ayer al ministro de Economía y Finanzas, Héctor Alexander, que suspenda el acto público en el cual se ordena la subasta de una finca propiedad de la Asamblea Nacional.

Vargas fundamentó su petición, tomando como base información que apunta a que las tierras adjudicadas mediante Ley No. 9 del 22 de enero de 1998, se encuentran presumiblemente, dentro del Parque Nacional de Camino de Cruces.

Frente a ello, estimó prudente reevaluar la celebración del acto programado para el próximo 23 de julio, para evitar su posible impugnación.

————————

El Defensor olvidó que los bosques naturales, independientes de ser parte de un parque nacional, son patrimonio nacional que el Estado está obligado a salvaguardar! La Constitución y la Ley Forestal son bien claras. Los convenios internacionales también.

Los bosques naturales adyacentes o dentro de ciudades es parte de la riqueza, belleza y patrimonio inalienables que son parte de las ciudades civilizadas.

Panamá merece ser civilizada.

Burica Press.

——————————————————-

Asamblea reitera que tierras en venta son de su propiedad Gustavo A. Aparicio O.

PANAMA AMERICA

LA COMISION de Infraestructura de la Asamblea Nacional se mostró dispuesta a ofrecer toda la información al defensor del Pueblo, Ricardo Vargas para que quede claro que las 15.1 hectáreas de tierras, cuya venta promueve la Asamblea, están fuera del Parque Camino de Cruces.

Vargas pidió el pasado jueves al Ministerio de Economía y Finanzas suspender la subasta de esta finca prevista para el próximo lunes, argumentando que según la Ley 9 del 22 de enero de 1998, estas tierras están presumiblemente, dentro del área protegida.

En este sentido, el presidente de la Comisión de Infraestructura de la Asamblea, el diputado Rogelio Paredes precisó que la propia Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) certificó por escrito que estas tierras están fuera del Parque Camino de Cruces.

Sin embargo, Paredes acotó que si la participación del defensor del Pueblo significa más certeza y más aclaración, con mucho gusto suministrarán la información que solicite.

Panamá América, 16 de julio de 2007

 
 

 

Panamá, bella sí, pero…

Bella sí, pero…

Gerardo Solís Moreno

Nadie duda que nuestra ciudad sea hermosa, más a los ojos de los extraños que a los nuestros. Quizás por lo acostumbrados que estamos a habitar en ella, ya son pocas las cosas que nos causan admiración. Muchos turistas y viajeros que llegan a Panamá no esperan encontrar una ciudad tan cosmopolita como la nuestra, tanto es así que un amigo americano me dijo una vez que le recordaba, proporciones guardadas, a Nueva York, por la cantidad de restaurantes de comidas exóticas, sus supermercados con productos del mundo entero y, sobre todo, por las personas de diversas razas que la habitan. Otros la comparan con Miami y así cada quien, según sus propias experiencias viajeras.

Todo el que llega queda sumamente impresionado, y si no pregúntenle a la gran cantidad de aficionados ticos que vinieron a nuestra tierra en las pasadas eliminatorias del Mundial de Fútbol. Nuestra ciudad y el país generaron artículos de opinión favorables en los diarios costarricenses.

Pero para quienes vivimos aquí, todos sabemos que no es tanto así. Cuando convivimos en nuestra ciudad, nos damos cuenta de que más son las carencias que las buenas cosas que nos puede ofrecer.

Nuestra ciudad, es bonita a los ojos, sí, pero insoportable al resto de los sentidos. Se ha convertido en un lugar hostil, una ciudad que agrede al ciudadano.

Me motivó escribir sobre sus carencias la entrevista que se le hiciera recientemente a una artista panameña que vivió en Santiago de Chile. Ella dijo que añoraba caminar por sus calles, pero que ahora residía en Panamá “y no podía hacerlo”. Es cierto. Cuán difícil es caminar en nuestra ciudad, pues carece de aceras y se hace prácticamente imposible. Las aceras se han convertido en espacios para estacionar o para ampliar los comercios hacia las mismas, complaciendo el capricho de algunos comerciantes, por encima del bien común. Solamente dese una, solo una pasadita por Calidonia, porque dos no creo que se las aguante, para que pueda observar el monumento a lo absurdo. La acera que le pertenece al peatón, prácticamente ha sido sellada por enormes cajas de mercancía, imposibilitando el libre tránsito de la gente de a pie.

Creo que sigue siendo la excepción el barrio de La Exposición, precisamente en Calidonia, donde podemos cotejar la pobre capacidad de unos y la grandeza de otros.

Qué diferente Panamá a otras ciudades, donde las aceras exhiben hileras de árboles y arbustos muy bien cuidados por cierto, para darle belleza a la vía, así como sombra y seguridad al peatón.

Por otro lado, los postes de alumbrado eléctrico y de anuncios publicitarios abundan por doquier, sin simetría alguna, y sin guardar distancia entre uno y otro. Vivimos haciendo la tarea de lo ilógico al colocar dos postes de luz tan juntos, cual fiel pareja de enamorados. ¿Sentido común? No.

La contaminación visual que nos asedia, nos invita a una jaqueca, pues por donde uno se asome se tropieza con un anuncio publicitario. Están puestos por doquier, sin orden ni planificación alguna.

Bien pueden diseñar y planificar áreas como Vía España y Plaza Cinco de Mayo y darle realce turístico a la zona, como lo han hecho grandes ciudades en el mundo.

A todo lo indicado hay que añadir el tráfico desordenado y caótico (no vemos ninguna muestra de solución en este gobierno); y ni hablar de cuando, encima, a cualquier gato se le ocurre cerrar las calles; ¿y los cables eléctricos que se cruzan en las calles?, de esos hay para tirar para el aire.

En tanto, la fetidez que emana de las calles cuando se acumula la basura, no habla bien de nosotros. Me ha tocado ver montones de basura, en lugares tan turísticos como El Cangrejo y a turistas llevándose las manos a la nariz, para controlar las náuseas que le causan las mismas. No sé si la recogen o la desparraman. Pues la basura puede ser recogida, pero igual la ciudad sigue sucia y fétida.

A veces me pregunto ¿qué impresión se llevarán los turistas una vez dejen la ciudad?

Si hay un municipio rico, ese es el Municipio de Panamá, no entiendo por qué quien lo dirige ha sido tan permisivo en dejar hacer y tan ineficiente en no hacer. Es cierto que hay grandes proyectos, pero esperábamos nos solucionara lo sencillo, lo que menos cuesta, lo que le agradecería el ciudadano común y corriente.

“Por una Gran Ciudad”, era su lema de campaña y le creí. Creo que esta vez, si llega a ser candidato a presidente, no tendrá mi confianza, ni mi voto, pues 10 años en el gobierno municipal y que no se hayan solucionado algunas de estas carencias, no habla bien ni de la ciudad, ni de sus ciudadanos.

Que hablen bien o mal de los políticos, a ellos no les interesa. Ya tendrán para su campaña millones de balboas para seguir engañando a la gente.

 

El autor es ciudadano panameño

Más rellenos en la ciudad de Panamá!

Más rellenos frente a Atlapa

Rodrigo Mejía-Andrión
aseviviendas@cableonda.net

OPINIÓN. Antier salió en este diario una perspectiva (no maqueta) de unos grandes edificios que se pretenden construir en nuevos rellenos autorizados a la empresa Ingenieros Civiles Asociados (ICA), como abono al saldo adeudado por la construcción del Corredor Sur. Estos terrenos estarán localizados sobre el propio Corredor, frente al Centro de Convenciones Atlapa y frente a la barriada de pescadores que conocemos como Boca la Caja, cercenándonos otro pedazo de mar, del poco que nos va quedando.

Es triste herencia de un extraño negociado, poco transparente, de la administración Pérez Balladares. En este maremágnum de construcciones que está destruyendo para siempre a nuestra ciudad, estamos levantando descomunales barreras a la brisa marina, que en buena parte del año alivia el intenso calor que nos caracteriza. Desconfiando en exceso de la zonificación que finalmente le otorgará el Ministerio de Vivienda a esas áreas de relleno, no aspiro a que solamente se otorguen normas para viviendas unifamiliares en grandes lotes que, debido al altísimo precio que la especulación le ha otorgado a terrenos frente al mar, bien podrían alcanzar los beneficios que la empresa mexicana aspira a lograr.

Esa sería, en mi concepto, una decisión lógica, basada en conceptos urbanísticos, pero esos los estamos relegando cada vez más, sustentando decisiones solo en cálculos del mayor número de apartamentos que podemos levantar, con el apoyo de normas más que permisivas, incrementadas por bonificaciones que debieron ser eliminadas hace mucho tiempo. Pretendemos construir otro Nueva York, con una infraestructura para chalets. Esta administración pasará a la historia como la que mayor daño ha hecho a nuestra ciudad, pues, aunque aseguren lo contrario, las decisiones urbanísticas que se han dado, en lotes aislados en demasiadas oportunidades, han favorecido los intereses de minorías, destruyendo la calidad de vida de que alguna vez gozamos.

Estos hechos, aunados a la falta de actuación del gobierno en el caso del transporte público, donde hemos perdido tres años, nos presentan un panorama desolador, por decir lo menos. Me comentaba un colega, con mucha ironía, que de construirse las moles de edificios que aparecen en los bosquejos presentados en el periódico, daríamos la misma amarga medicina a quienes en forma nada transparente acumularon varios edificios que quitaron para siempre la vista al mar al Hotel Sheraton, hasta hace poco Caesar Park, el más hermoso de la ciudad. Esas moles fueron construidas exactamente en el borde de unos lotes que fueron creciendo con inexplicables rellenos, lo que no dejó ningún espacio libre entre los edificios y el litoral marino.

El autor es arquitecto y asesor en bienes raíces.